El entrenamiento musical en la infancia estimula al cerebro en la adultez

Posted at — Oreste González Torres — noviembre 6th, 2013 — 0:07 under ORL al día

Si usted tiene que soportar horas de melodías chirriantes mientras su niño practica su música, tome ánimo. Un nuevo estudio ha mostrado que un poco de entrenamiento musical en la temprana infancia tiene un efecto duradero y positivo sobre el procesamiento del sonido por el cerebro.

Investigadores de la Universidad de Northwestern plantean que tocar un instrumento musical cambia la anatomía y el funcionamiento del cerebro. Pero se preguntaron si estos cambios continuaban después de que cesara el entrenamiento musical.

Para el estudio, divulgado en The Journal of Neuroscience, los investigadores evaluaron a 44 adultos, algunos de los cuales había tenido entrenamiento musical y otros sin entrenamiento anterior en absoluto.

Los grupos musicales comenzaron su entrenamiento alrededor de los 9 años de edad, la edad común para en las escuelas comenzar la enseñanza musical. Los investigadores evaluaron los cerebros de los participantes para ver cómo respondían a cambios rápidos de sonidos.

El estudio revela que cuando las personas envejecen, pueden experimentar cambios en sus cerebros que comprometen la audición y que podrían afectar la capacidad de una persona para interpretar el habla.

Los investigadores notan que otros estudios han mostrado que estos cambios no son un efecto inevitable del envejecimiento, así como estudios realizados por músicos  que indican que el entrenamiento musical de toda la vida puede retrasar o compensar tales disminuciones cognitivas.

Para el estudio, los participantes escucharon sílabas del habla sintetizadas mientras los investigadores medían la actividad en el tallo cerebral auditivo.

Los investigadores descubrieron que, a pesar de no haber tocado un instrumento en casi 40 años, los participantes que completaron de 4 a 14 años de entrenamiento musical a temprana edad, tenían respuesta más rápida para el sonido del habla (aproximadamente una milésima de segundo más rápido que los que no poseían entrenamiento musical).

Mientras un milisegundo no parece ser tan impresionante, sus efectos podrían ser acumulativos. El profesor Michael Kigard, que estudia cómo el cerebro procesa el sonido en la Universidad de Texas en Dallas, y quién no está involucrado en el estudio, explica: “Encontrar una milésima de segundo más rápido no podría parecer mucho, pero el cerebro es muy sensible a la coordinación y cálculo acumulativo de milisegundos sobre millones de neuronas que pueden marcar una diferencia real en las vidas de los adultos más viejos”

El equipo de la Universidad de Northwestern descubrió, que cuanto más años gastaron sus instrumentos cuando jóvenes los participantes del estudio, sus cerebros respondieron más rápido a los sonidos del habla.

El profesor Kraus plantea: “El hecho de que el entrenamiento musical en la infancia afectara en nuestro estudio el tiempo de la respuesta para el habla en adultos más viejos, es especialmente convincente porque la coordinación neural es lo primero en perderse en el adulto envejecido”

Los hallazgos indican que nuestras experiencias tempranas de aprendizaje pueden generar dividendos en los años posteriores. El profesor Kraus añade: “Este estudio indica la importancia de la educación musical para niños en la actualidad y para el envejecimiento saludable a partir de ahora”. nov 6, 2013

Medical News Today

Older Adults Benefit from Music Training Early in Life: Biological Evidence for Long-Term Training-Driven Plasticity; Travis White-Schwoch, Kali Woodruff Carr, Samira Anderson, Dana L. Strait and Nina Kraus; The Journal of Neuroscience 6 November 2013. Abstract

No responses yet