AAD para VHC: también en la insuficiencia renal

Posted at 8:30 under NotiGastro

Una terapia oral de antivirales de acción directa (AAD), eficaz en pacientes con VHC e insuficiencia renal grave.
Una terapia oral combinada de antivirales de acción directa (AAD) abre perspectivas inéditas de tratamiento en pacientes crónicos de hepatitis C con insuficiencia renal grave sin cirrosis, según los resultados del estudio Ruby-I llevado a cabo por investigadores americanos en pacientes con genotipo 1 (GT1) que no habían sido tratados previamente. Estos datos preliminares, dados a conocer en el Congreso Internacional de Hígado (ILC, en sus siglas en inglés) celebrado en Viena, muestran que el tratamiento con el trío ombitasvir/paritaprevir/ritonavir más dasabuvir, con o sin ribavirina, suprime la carga viral en estos pacientes sin fracaso virológico y con buena tolerancia.

El ensayo Ruby-I abierto fase III, en el que participan ocho hospitales y centros de investigación norteamericanos, evalúa la seguridad y eficacia de la citada combinación de AAD a las 12 y 24 semanas de tratamiento en sendas cohortes de pacientes adultos no tratados previamente con hepatitis C crónica GT1 con insuficiencia renal avanzada (prediálisis, estadio 4) o con enfermedad renal terminal (hemodiálisis, estadio 5), con o sin cirrosis compensada. Los datos actuales se refieren a la primera cohorte de 20 pacientes, los no cirróticos, de los que la mitad han alcanzado una respuesta virológica sostenida del cien por cien en la cuarta semana después de finalizar el tratamiento.

El investigador principal, Paul Pockros, jefe del Departamento de Hepatología y Gastroenterología del Instituto Scripps de La Jolla (California), ha explicado a DM la importancia de estos resultados para pacientes con enfermedad renal grave, sobre los que no hay estudios con los nuevos AAD.

Fallo renal
“No existían terapias eficaces, pues las que combinan interferón mas ribavirina podían desencadenar fallo renal, incluso rechazo en los pacientes trasplantados, y si reducíamos las dosis, no eran efectivas. De ahí la alta morbilidad y mortalidad de este grupo de pacientes, bien por complicaciones del VHC o de la propia enfermedad renal”.

Pockros, que preside el consorcio de investigación en hígado (SCLRC, en siglas inglesas) con más de 80 centros clínicos de Estados Unidos y Canadá, subraya que la efectividad de este régimen terapéutico se debe principalmente a que el fármaco se metaboliza en el hígado en vez del riñón. Esta cualidad farmacocinética lo diferencia de otros tratamientos para el VHC que por este motivo no pueden indicarse en pacientes con enfermedad renal avanzada. La combinación de AAD del ensayo fue bien tolerada, con complicaciones leves o moderadas, sobre todo anemia, fatiga y diarrea. En España se aprobó recientemente como Viekirax (ombitasvir/paritaprevir/ritonavir) y Exviera (dasabuvir) para el tratamiento de hepatitis C crónica, con o sin ribavirina.

“La eficacia en el Ruby-I supera significativamente los únicos datos disponibles en este grupo de enfermos cuando se tratan con interferón mas ribavirina, cuyo porcentaje de curación oscila entre el 10 y el 15 por ciento”, agrega, y alerta sobre el extremo cuidado que hay que tener en los ensayos para no empeorar la enfermedad renal o hepática de estos pacientes, que en buena parte reciben hemodiálisis.

Fuente: Diario Médico.