Diabetes mellitus

5 marzo 2015

Insulina inteligente ajusta automáticamente la glucemia

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:15

inyeccion-insulina

Para los pacientes con diabetes tipo 1, la responsabilidad de un seguimiento constante de su glucemia y, juzgar cuándo y cuánta insulina se deben inyectar, no es demasiado precisa. Lo que es peor, un error de cálculo o lapso en el régimen puede causar que los niveles de glucemia aumenten demasiado, conduciéndoles a enfermedades del corazón, ceguera y otras complicaciones a largo plazo, o a hipoglucemias, lo que puede producirles el coma o incluso la muerte.
Para mitigar los peligros inherentes a la dosis de insulina, en la Universidad de Utah, Estados Unidos, los científicos han creado Ins-PBA-F, una insulina “inteligente” de larga duración que se activa cuando la glucemia se eleva. Ha sido probado en modelos de ratón para la diabetes tipo 1 y muestran que una inyección funciona por un mínimo de 14 horas, tiempo durante el cual se pueden observar los niveles de glucemia varias veces.
Ins-PBA-F actúa más rápido y es mejor en la reducción de glucemia, que la insulina de acción prolongada, comercializado como LEVEMIR. De hecho, la velocidad y la cinética de tocar a mantener seguros de glucemia son idénticas en modelos diabéticos de ratón tratados con INS-PBA-F y en ratones sanos cuya glucemia está regulada por su propia insulina.
Se abririan nuevas perspectivas ya que la insulina sensible a la glucosa que se activa automáticamente cuando los niveles de glucemia son altos eliminaría la necesidad de dosis adicionales de insulina, y reduciría los peligros de una dosificación incorrecta.

http://endocrinologia.diariomedico.com/2015/02/09/area-cientifica/especialidades/endocrinologia/insulina-inteligente-ajusta-automaticamente-glucemia

24 noviembre 2014

Verapamilo y potencial curación de la diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:52

Científicos que previamente han curado la diabetes en ratones utilizando un fármaco común para la presión arterial ahora están avanzando a un estudio clínico para aplicación en seres humanos.
El estudio, realizado por la Dra. Anath Shalev e investigadores asociados de la Universidad de Alabama en el Centro de Diabetes de Birmingham estudiaron los efectos del fármaco verapamilo en ratones con diabetes documentada. Demostraron cómo la elevada concentración de azúcar en la sangre produce en exceso una proteína llamada TXNIP, la cual se incrementa en las células beta como una respuesta a la diabetes. Demasiada TXNIP impide la producción de insulina y contribuye a la diabetes.
A través del empleo del fármaco verapamilo, que ya está indicado para el tratamiento de la hipertensión arterial, pudieron reducir las concentraciones de TXNIP en las células beta a un grado en que se erradicó por completo la presentación de diabetes.
La Dra. Shalev considera que sus hallazgos, a diferencia de estudios previos que fracasaron después de avanzar a la fase de estudios clínicos humanos, tienen el potencial de aplicación en seres humanos debido a este enfoque singular dirigido específicamente a la TXNIP.
«TXNIP está muy bien conservada en la diferentes especies, casi de manera idéntica en ratas, ratones y seres humanos», dijo.
El próximo estudio humano controlado con placebo («La readaptación de verapamilo como tratamiento para la supervivencia de la célula beta en la diabetes de tipo 1») iniciará el alistamiento de pacientes a principios del 2015 y pretende alistar 52 personas en los primeros tres meses de habérseles establecido un diagnóstico de diabetes de tipo 1.
La nueva investigación realizada en la Universidad de Alabama en Birmingham ha demostrado que el fármaco antihipertensor de uso frecuente verapamilo contrarresta por completo la diabetes en modelos animales. Ahora, gracias a una beca de tres años de 2,1 millón de dólares del JDRF, investigadores de la UAB comenzarán a realizar un estudio clínico potencialmente innovador en el 2015 para determinar si pueden hacer lo mismo en seres humanos.
El estudio, conocido como “La readaptación de verapamilo como tratamiento para la supervivencia de la célula beta en la diabetes de tipo 1″ está programado para comenzar a principios del próximo año y ha sido el producto de más de una década de esfuerzos de investigación en el Centro Integral de Diabetes de la UAB.
Referencias:

http://www.uab.edu/news/innovation/item/5508?+frontdoornews


http://www.medcenter.com/contentnews.aspx?pageid=128787&resource_center=346&tax

10 noviembre 2014

Las células madre y las esperanzas para la cura de la diabetes tipo 1

Filed under: General — Arturo Hernández Yero @ 9:29

En lo que podría ser un paso adelante hacia una cura para la diabetes tipo 1, los investigadores afirman haber desarrollado un método a gran escala para convertir células embrionarias humanas en células beta totalmente funcionales capaces de producir insulina.
La diabetes tipo 1, un trastorno autoinmune que afecta a más de tres millones de estadounidenses, se caracteriza porque el cuerpo destruye sus propias células beta pancreáticas, que son las productoras de la insulina. Sin insulina, que se necesita para convertir la comida en energía, la regulación del azúcar en la sangre se sale de control de forma peligrosa.
Actualmente, las personas con diabetes tipo 1 necesitan inyecciones diarias de insulina para mantener el control del azúcar en sangre. Pero “las inyecciones de insulina no curan la enfermedad”, señaló el coautor del estudio, Douglas Melton, de la Universidad de Harvard. Los pacientes son vulnerables a cambios metabólicos que pueden provocar complicaciones graves, como ceguera y la pérdida de extremidades, señaló esta semana en una teleconferencia.
“Deseábamos reemplazar las inyecciones de insulina con la solución de la naturaleza misma, la célula beta pancreática”, comentó Melton. Ahora, “reportamos la capacidad de producir cientos de millones de esas células”, añadió.
Melton tiene la visión de que, al final, un paquete de células beta del tamaño de una tarjeta se podrá trasplantar con seguridad en un paciente de diabetes y dejarse implantado un año o más, antes de que deba ser reemplazado.
Pero entre ese momento y la actualidad, se deben realizar ensayos en humanos, un proyecto que Melton cree que podría comenzar en unos tres años.
Si esa investigación aporta resultados, los hallazgos del equipo de Harvard podrían convertirse en un hito en el esfuerzo de varias décadas por hacer cumplir la promesa de la investigación con células madre como una forma de acceder a nuevos tratamientos para todo tipo de enfermedades.
Melton, codirector del Instituto de Células Madre de Harvard, describió su trabajo como una “cruzada personal”, dado que tiene dos hijos con diabetes tipo 1.
Melton y sus colaboradores describieron los resultados recientes en la edición del 9 de octubre de la revista Cell.
Las células madre son en esencia células no diferenciadas a las que se puede inducir para que se conviertan en células especializadas específicas de un tejido u órgano, según los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.
En algunos casos, esas células se extraen del tejido embrionario. Una alternativa es la posibilidad de derivar células madre de células adultas antes de la especialización, que entonces se reprograman para que vuelvan a un estado no diferenciado. Se conocen como células madre pluripotentes inducidas.
Dado que el estudio actual se inició antes de la innovación de las células madre pluripotentes inducidas, Milton dijo que su equipo llevó a cabo el trabajo usando células madre embrionarias. Sin embargo, dijo que la capacidad recién encontrada de generar grandes cantidades de células beta funcionará usando cualquiera de los dos tipos.
Las personas sin diabetes tienen en promedio mil millones de células beta, pero en realidad se necesitan apenas alrededor de 150 millones para realizar su función, comentó Melton. Producir esa cantidad ya no es un problema, según los investigadores.
Las células beta inducidas tienen más o menos la misma expresión genética, estructura y función que las células beta humanas que se producen de forma natural, explicaron los autores del estudio. Y las pruebas actuales con animales sugieren que cuando se trasplantan en ratones, no solo controlan la diabetes, sino que la curan.
“Cuando se proveen a un ratón con el sistema inmunitario afectado, podemos curar la diabetes de inmediato, en menos de diez días”, aseguró Melton.
En el futuro, el escollo será replicar ese escenario en animales cuyo sistema inmunitario está sano y en guardia. Es posible que la activación de una respuesta inmunitaria automática pueda detener la curación, dijeron los científicos.
Pero ya se está trabajando para resolver ese problema. Hasta ahora, dijo Melton, “las células han vivido seis meses en los animales. Pero esto todavía está en proceso, así que no sabemos cuánto tiempo sobrevivirán en última instancia”.
Además, los expertos anotan que los hallazgos con animales con frecuencia no se replican en los humanos.
Albert Hwa, director de investigación de descubrimientos de la JDRF, que antes se conocía como la Juvenile Diabetes Research Foundation, afirmó que los resultados del equipo hasta la fecha son un “hito importante”.
“Siempre hemos sabido del potencial de la investigación con células madre para producir este tipo de resultado”, comentó. “Una de las promesas de la investigación con células madre ha sido la medicina regenerativa para reemplazar órganos o tejidos con el fin de curar enfermedades. Y este es un ejemplo de esa promesa. Así que es algo muy significativo”.
Hwa añadió que en la diabetes “permitir el acceso fácil a este tipo de producción celular probablemente tenga un impacto potentísimo en el tratamiento en el futuro”.
Más información
Para más información sobre la diabetes, visite la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).
JUEVES, 9 de octubre de 2014 (HealthDay News) –
Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com
© Derechos de autor 2014, HealthDay

http://www.healthfinder.gov/news/newsstory2.aspx?Docid=692619&source=govdelivery&utm_medium=email&utm_source=govdelivery

18 mayo 2014

Interferón alfa y diabetes mellitus tipo 1

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 9:59

Lic. Alieski Cruz Ramírez(I), MSc. Lic. Yoima Rodríguez Marin(II), Dr. C. Iraldo Bello Rivero(I)

(I)Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). La Habana, Cuba.

(II)Instituto Nacional de Endocrinología (INEN). La Habana, Cuba

Revista Cubana de Endocrinología

12 mayo 2014

Las redes de microbiota intestinal pueden influir en los procesos autoinmunitarios en la diabetes de tipo 1

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:16

Las interacciones de la microbiota intestinal de niños con autoanticuerpos de diabetes característicos difieren de las observadas en niños sanos. El hecho de que estas diferencias ya existan antes que sean detectables los anticuerpos en la sangre respalda la evidencia creciente de que el ADN microbiano, el llamado microbioma, puede intervenir en el despliegue de los procesos autoinmunitarios. Científicos de Helmholtz Zentrum München han publicado sus hallazgos en la revista especializada Diabetes

Como parte del estudio BABYDIET, los científicos compararon la composición y la interacción de la microbiota intestinal en niños presentaron autoanticuerpos específicos de la diabetes en su sangre con datos de niños que tenían negatividad para autoanticuerpos. En el estudio BABYDIET se analizó los factores nutricionales que pueden influir en el riesgo de diabetes.

Bacterias similares – interacciones diferentes

En el curso del estudio, el equipo dirigido por PD Dr. Peter Achenbach y la Profesora Anette-Gabriele Ziegler del Instituto de Investigación de Diabetes así como el Dr. David Endesfelder y el Dr. Wolfgang zu Castell de la Unidad de Investigación de Computación Científica del Helmholtz Zentrum München, comprobaron que la diversidad y el número de bacterias presentes en el intestino eran similares en los dos grupos. Sin embargo, las redes de interacción bacteriana en el intestino variaron significativamente en los dos grupos −incluso en los primeros años de vida, meses o años antes que un grupo formara los autoanticuerpos de diabetes característicos−.

Colonias de bacterias forman lo que se conoce como microbioma y la información genética que contiene el mismo influye en el organismo del hospedero. Por algún tiempo, el microbioma se ha relacionado con diferentes enfermedades; se considera que el microbioma intestinal, en concreto, desempeña un papel en la patogénesis de enfermedades metabólicas como la diabetes. Los hallazgos de los científicos muestran que no sólo la composición microbiana sino también la forma en que interactúa en poblaciones funcionales podría afectar al sistema inmunitario del organismo.

¿Cuáles factores influyen en el microbioma?

“Una gama de factores externos como el tipo de alimentación, la higiene o incluso el tipo de parto pueden influir tanto en la composición de las bacterias intestinales como en la forma en la que interaccionan las bacterias”, explica el profesor Ziegler, quien dirigió el estudio. “Si podemos identificar esas variables que tienden a indicar características de microbioma más negativas, podremos crear nuevos enfoques para evitar los procesos autoinmunitarios -por ejemplo, en la diabetes de tipo uno-“.

Bibliografía:

Publicación original: Endesfelder, D. et al. (2014): Compromised gut microbiota networks in children with anti-islet cell autoimmunity, Diabetes. Publicada antes de la versión impresa el 7 marzo 2014, doi:10.2337/db13-1676 1939-327X

Helmholtz Zentrum München – Centro Alemán de Investigación para la Salud Ambiental

http://www.medicalnewstoday.com/releases/273975.php

18/03/2014

Fuente: Medical News Today

http://www.medcenter.com/contenthighlights.aspx?pageid=128789&id=132922&langtype=15370&tax_id=271&resource_center=344

14 octubre 2013

Desarrollan un método de creación de células madre que podría establecer futuras terapias de trasplante

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 13:15

Posibilitaría su uso para las terapias regenerativas y reparación de órganos o tejidos dañados y para el tratamiento de enfermedades como diabetes tipo 1 o enfermedad hepática.

Investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, han desarrollado un nuevo método para la creación de células madre para el hígado y el páncreas que podría permitir el cultivo de ambos tipos de células en cantidades suficientes para su uso clínico. Con esta técnica, los científicos han sido capaces de hacer crecer una población pura de células madre específica para el aparato digestivo, según publica Stem Cell Reports.

Las “células madre del aparato digestivo superior” podrían entonces desarrollarse aún más para producir células hepáticas o del páncreas. El método mejora de forma significativa las técnicas existentes para el cultivo de este tipo de células madre y plantea la posibilidad de que, con más trabajo, podrían cultivarse en grandes cantidades en biorreactores.

“Hemos desarrollado un sistema de cultivo celular que nos permite aislar específicamente a las células madre del aparato digestivo superior en el laboratorio”, ha explicado el doctor Nicholas Hannan, de Wellcome Trust MRC Stem Cell Institute de la Universidad de Cambridge. Hannan dirigió el estudio, que se llevó a cabo en el laboratorio del Dr. Ludovic Vallier.

“Estas células tienen enormes implicaciones para la medicina regenerativa, ya que son los precursores de las vías respiratorias superiores, de tiroides, pulmón, vías biliares, páncreas y estómago. Ahora tenemos un sistema en el que puede ser capaz de crear todos estos tipos de células de la misma partida población”.

Como se informó en la revista Stem Cell Reports, el método también significa que los investigadores serán capaces de analizar el desarrollo embrionario de las células del aparato digestivo anterior con mayor profundidad. “Ahora tenemos una plataforma desde la cual podemos estudiar los patrones de eventos tempranos que ocurren durante el desarrollo humano para formar los distintos órganos “, agregó Hannan .

El enfoque supone un gran avance porque supera algunos de los problemas que actualmente limitan las capacidades de los científicos de hacer crecer las células asociadas con el hígado, el páncreas y otras partes del intestino anterior en cifras suficientemente elevadas para uso clínico.

El crecimiento de las células madre comienza con las células madre pluripotentes humanas (hPSCs), con el potencial de transformarse o diferenciarse en cualquiera de las tres capas principales de células de las que todos los tejidos y órganos se desarrollan. Como estas células también se auto-renuevan, creando copias de sí mismas, ofrecen el potencial de proporcionar una fuente infinita de células clínicamente útiles para la medicina regenerativa.

Sin embargo, lograr esto supone que los científicos tienen que desarrollar métodos eficaces para poder influir en la diferenciación de hPSCs. Para hacer crecer células del hígado o de páncreas, hPSCs se diferencian en el endodermo, lo que proporciona una base de población de progenitores que los investigadores pueden tratar de desarrollar como células más especializadas.

Lamentablemente, el enfoque está lejos de ser perfecto y, en particular, es difícil producir una población pura y células “contaminantes” de un tipo incorrecto se encuentra típicamente dentro del cultivo celular, lo que hace que sea difícil identificar las células diana para la diferenciación adicional en el laboratorio y puede complicar la aplicación de estas células en las terapias de trasplante. En algunos casos, hPSCs también producen un gran número de células contaminantes que convierten a la población precursora en inservible.

Para hacer frente a estas limitaciones, el equipo de investigación llevó a cabo un estudio detallado de las condiciones en las que las células madre se diferencian específicamente en el intestino anterior humano, la parte del sistema digestivo que se extiende desde la boca hasta el duodeno e incluye el hígado y el páncreas.

Mediante la manipulación de las vías de señales de las células, y variando el entorno en el que se desarrollaron y el sustrato sobre el que se cultivaron, fueron capaces de aislar el cultivo preciso necesario para la diferenciación. Cuando se desarrollaron poblaciones de células madre muy contaminadas bajo estas condiciones, los contaminantes eventualmente dejaron de proliferar y desaparecieron gradualmente.

La naturaleza universal de este sistema de cultivo da un paso hacia un sistema universal que podría ser utilizado para tratar cualquier célula que requieran los pacientes con fines de trasplante. El resultado fue un mucho más puro: la auto-renovación de la población de células madre del intestino anterior humano (hFSCs), de forma que las células generadas son verdaderas células madre debido a que son capaces de auto-renovarse y pueden diferenciarse hacia cualquier parte del intestino anterior.

Los autores también demostraron que estas células madre del aparato digestivo superior humano no forman tumores, lo que significa que se pueden inyectar de forma segura para los propósitos terapéuticos, sin tener efectos secundarios adversos.

El equipo está construyendo la investigación mediante el estudio de los mecanismos fundamentales que controlan la diferenciación de hFSCs específicamente como las células hepáticas o células pancreáticas para mejorar aún más la producción de estos tipos de células para la medicina regenerativa.

12-14/10/2013 – E.P.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/122245/desarrollan-un-metodo-de-creacion-de-celulas-madre-que-podria-establecer-futuras-terapias-de-trasplante

27 septiembre 2013

Estrategias para la prevención de la diabetes mellitus tipo 1

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 7:57

Revista Cubana de Salud Pública. 2013; 39(4)

Dr. Manuel Emiliano Licea Puig(I), Dra. Teresa Marqarita González Calero(II)

(I) Centro de Atención al Diabético. La Habana, Cuba.

(II) Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.

2 julio 2013

Una elevada frecuencia de hipoglucemias en personas con diabetes se asocia a un mayor riesgo de mortalidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:48
La hipoglucemia es la complicación aguda más frecuente en el tratamiento de la diabetes. Más del 35% de pacientes con diabetes tipo 1 (DM1), y de 1 a 3% pacientes con diabetes tipo 2 (DM2), experimentaran al menos un episodio de hipoglucemia grave a lo largo de su enfermedad. Se trata de una complicación que limita el control intensivo de la diabetes ya que, en palabras del Dr. Manuel Gargallo “cuanto más se intensifica el control de la glucosa, mayor riesgo de hipoglucemia existe”.
Durante la Sesión de Riesgo Cardiometabólico patrocinada por la Alianza Boehringer – Lilly en diabetes, que se ha celebrado en el marco del 55º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el experto ha hablado sobre el papel de la hipoglucemia en la morbimortalidad cardiovascular: “la hipoglucemia puede producir accidentes cardiovasculares agudos, como angina de pecho o infarto de miocardio, y se asocia a un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular. Sin embargo, no está claro si esta complicación por sí sola es directamente responsable de las enfermedades cardiovasculares, o se trata tan sólo de un marcador de riesgo”.  
Aunque los estudios no son concluyentes al respecto, el grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de la SEEN recomienda como objetivo prioritario de la DM2 evitar la hipoglucemia por su asociación con mayor probabilidad de abandono del tratamiento, mayor coste y mayor deterioro de la calidad de vida.
El Dr. Gargallo ha explicado también que el perfil del paciente que sufre hipoglucemias es el de “una persona mayor, fumadora, con muchos años de evolución de la diabetes, que además tiene deterioro de la función renal y complicaciones microvasculares”. La hipoglucemia se produce cuando la glucosa desciende de forma brusca hasta situarse por debajo de 70 mg/dl. Las causas que la provocan suelen ser un “desajuste en la alimentación, o bien en la dosis de los fármacos administrados”.
Por ello, el endocrinólogo asegura que la mejor forma de prevenir esta complicación es revisando y adecuando el tratamiento farmacológico al modo de vida del paciente. En este sentido, ha señalado que, en los últimos tiempos, “están proliferando fármacos más seguros que reducen la glucemia de valores elevados a valores normales, pero no a valores inferiores de los recomendados. Se trata de los fármacos incretínicos: por un lado, los inhibidores DDP-4 y, por otro, los  análogos de la GLP-1″.
Despistaje de cardiopatía isquémica
El Dr. Pedro María Azcárate, Cardiólogo del Hospital San Pedro (Logroño), por su parte, se ha referido a la controversia existente sobre si está justificado realizar exploraciones rutinarias en diabéticos asintomáticos para diagnosticar la presencia de cardiopatía isquémica, una enfermedad que provoca la muerte de más de dos tercios de pacientes con diabetes. De hecho, la diabetes lesiona el aparato cardiovascular de tal forma que las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos constituyen la primera causa de mortalidad en los diabéticos.
Mientras algunos estudios sugieren que el riesgo cardiovascular de los pacientes con diabetes equivaldría al de los pacientes que ya han sufrido un infarto de corazón, otros expertos señalan que dichos ensayos no tuvieron en cuenta que las personas con diabetes no forman una población homogénea y existen diferentes niveles de riesgo entre ellos, lo que no justificaría el control preventivo de la cardiopatía isquémica en pacientes asintomáticos.
El Dr. Azcárate se ha referido a la opinión de los principales expertos en este campo que, según asegura, “consideran que la detección a tiempo de la cardiopatía isquémica de forma precoz facilitaría su tratamiento. Sin embargo el uso de técnicas no invasivas para este fin como la TAC y la resonancia magnética todavía está investigación y actualmente no puede recomendarse su uso de forma rutinaria”.
El cardiólogo formado en este campo en el Hospital Royal Brompton de Londres, ha defendido la realización del despistaje utilizando la resonancia magnética en pacientes con riesgo moderado-alto de padecer enfermedad coronaria y en los que se sospeche clínicamente la presencia de la misma;  “es una técnica muy versátil, precisa y con una gran resolución espacial. Además, es muy segura porque, a diferencia del TAC, no utiliza radiación.”
 
Fuente: Hill + Knowlton Strategies

27 junio 2013

Hallazgos ecocardiográficos en niños y adolescentes con diabetes mellitus tipo 1

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 11:36

 Echocardiographic findings in children and adolescents with type 1 diabetes mellitus
 Dr. Pedro González Fernández(1), Dr. Javier Ozores Suárez(2), Dr. C. Joel Gutiérrez Gil(3)
(1)Hospital Pediátrico Docente “William Soler”. La Habana, Cuba.
(2)Cardiocentro Pediátrico “William Soler”. La Habana, Cuba.
(3)Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía. La Habana, Cuba.

20 junio 2013

La presencia de dos autoanticuerpos indican un riesgo de un 70% para padecer de diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 13:12

 Con frecuencia, parece como si el diagnóstico de diabetes tipo 1 saliera de la nada. Pero investigadores alemanes afirman que pueden predecir quién tiene probabilidades de desarrollar la enfermedad crónica.
Unas muestras de sangre tomadas de niños con un mayor riesgo genético de diabetes tipo 1 revelan unas pistas “preclínicas” significativas, hallaron los investigadores. El predictor más potente es la presencia de dos autoanticuerpos relacionados con la diabetes, reportaron en la edición del 18 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.
“Si alguien porta dos o más autoanticuerpos, es casi inevitable que desarrolle la enfermedad. La mayoría de las personas, ni siquiera los médicos, se dan cuenta de este riesgo”, señaló el Dr. Jay Skyler, subdirector de investigación clínica del Instituto de Investigación para la Diabetes y profesor de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami. Skyler no participó en la investigación.
Casi el 70 por ciento de los jóvenes con dos autoanticuerpos relacionados con la diabetes desarrollaron diabetes tipo 1 en un periodo de diez años, frente a menos del 15 por ciento de los niños que tenían un solo autoanticuerpo, hallaron los investigadores.
Skyler, coautor de un editorial acompañante en la revista, dijo que este estudio resalta la necesidad de estrategias de prevención para la diabetes tipo 1.
Se cree que la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico del cuerpo ataca por error a las células beta del páncreas, que producen la insulina. La insulina es una hormona necesaria para convertir los carbohidratos de los alimentos en combustible para el cuerpo.
Para sobrevivir, las personas con diabetes tipo 1 deben monitorizar su ingesta de alimentos y reemplazar la insulina perdida mediante inyecciones o una bomba de insulina.
La diabetes tipo 1 puede ocurrir a cualquier edad, y actualmente no hay ninguna forma conocida de prevenirla o curarla, según la JDRF (antes conocida como la Asociación de Investigación de la Diabetes Juvenil). Y a diferencia de su contraparte más común, la diabetes tipo 2, el desarrollo de la diabetes tipo 1 no se vincula con las opciones del estilo de vida.
El estudio actual incluyó a niños de Colorado, Finlandia y Alemania a quienes se dio seguimiento desde que nacieron y hasta durante incluso 15 años. Los niños de los grupos de estudio de Colorado y Finlandia fueron incluidos en el estudio si portaban un genotipo específico que indicaba una predisposición genética a desarrollar diabetes tipo 1. Los niños en el estudio alemán debían tener un padre con diabetes tipo 1 para ser incluidos en el estudio.
En total, se reclutó a más de 13,000 niños. Durante el seguimiento del estudio, los investigadores hallaron que casi 1,100 niños (o alrededor del 8 por ciento del total del grupo) desarrollaron uno o más autoanticuerpos, que son marcadores de la destrucción de las células beta productoras de insulina en el páncreas.
A pesar del riesgo más elevado, la mayoría de los niños permanecieron libres de diabetes tipo 1 y de señales de que la enfermedad podría desarrollarse.
“Los autoanticuerpos son un marcador del riesgo de diabetes. [Pero] son solo marcadores, no provocan la enfermedad”, señaló el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.
De los niños que desarrollaron los autoanticuerpos, 585 desarrollaron dos o más. Según el estudio, los 474 niños restantes solo tenían un autoanticuerpo.
Entre los niños con autoanticuerpos múltiples, el 43.5 por ciento desarrollaron diabetes tipo 1 en un plazo de cinco años, alrededor del 70 por ciento tenían diabetes tras diez años y alrededor del 84 por ciento sufrían de la enfermedad tras 15 años. A los 10 años, apenas el 14.5 por ciento de los niños con un solo autoanticuerpo habían desarrollado diabetes tipo 1.
Los investigadores también hallaron que los niños que tenían autoanticuerpos múltiples antes de los tres años de edad eran más propensos a desarrollar diabetes tipo 1 rápidamente. Los niños con ciertos genotipos (el genotipo HLA DR3/DR4-DQ8) eran más propensos a desarrollar diabetes tipo 1 con una mayor rapidez. Y las chicas eran más propensas a avanzar a la diabetes tipo 1 más rápidamente que los chicos si tenían autoanticuerpos múltiples, según el estudio.
“Los hallazgos de este estudio sugieren que debe haber un mayor énfasis en que [las personas con autoanticuerpos múltiples] se inscriban en estudios que podrían retrasar o prevenir la diabetes tipo 1″, apuntó Skyler.
Zonszein comentó que estos hallazgos pueden ayudar a predecir mejor quién está en alto riesgo de diabetes tipo 1. “[Sin embargo], aún nos falta mucho para detener el desarrollo de la diabetes tipo 1″, añadió.
También señaló que casi todos los niños de los estudios eran blancos, así que estos hallazgos quizás no apliquen a otras poblaciones, como los negros o los hispanos.
MARTES, 18 de junio (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Jay Skyler, M.D., professor, University of Miami Miller School of Medicine, and deputy director for clinical research, Diabetes Research Institute, Hollywood, Fla.; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; June 18, 2013 Journal of the American Medical Association
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_137972.html

« Página anteriorPágina siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus