Diabetes mellitus

11 agosto 2020

El 35% de las personas que no ha pasado el covid-19 podría tener cierta protección por resfriados comunes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:57

Covid invest.En un artículo en la revista científica ‘Nature’, los investigadores explican que la razón probable de este hecho es que el SARS-CoV-2 comparte ciertas similitudes estructurales con los coronavirus que son responsables del resfriado común.
El 35% de las personas que no ha pasado el covid-19 podría tener cierta protección por resfriados comunes

Un estudio dirigido por la Charité – Universitätsmedizin Berlin y el Instituto Max Planck de Genética Molecular (Alemania) ha mostrado que algunas personas sanas, que no han enfermado nunca de covid-19, poseen células inmunes capaces de reconocer el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2. La razón podría encontrarse en anteriores infecciones con coronavirus que producen resfriados comunes. Según sus hallazgos, el 35 por ciento de los participantes que no habían pasado el covid-19 presentaban linfocitos-T pese a que dieron negativos en anticuerpos IgG. En un artículo en la revista científica ‘Nature’, los investigadores explican que la razón probable de este hecho es que el SARS-CoV-2 comparte ciertas similitudes estructurales con los coronavirus que son responsables del resfriado común.

..
Para su estudio, los investigadores aislaron células inmunes de la sangre de 18 pacientes con covid-19 que recibían tratamiento y confirmaron que la PCR era positiva para el SARS-CoV-2. También aislaron células inmunes de la sangre de 68 personas sanas que nunca habían estado expuestos al nuevo coronavirus. Los investigadores estimularon estas células inmunes utilizando pequeños fragmentos sintéticos de las “proteínas de punta” del SARS-CoV-2, las características protuberancias en forma de corona en la superficie exterior de los coronavirus que permiten al virus entrar en las células humanas. Posteriormente, probaron si las células T se activarían por contacto con estos fragmentos de proteínas. Encontraron que este era el caso en 15 de los 18 pacientes con covid-19 (85%).El 35% de las personas que no ha pasado el covid-19 podría tener cierta protección por resfriados comunes

“Esto era exactamente lo que esperábamos. El sistema inmunológico de estos pacientes estaba en proceso de combatir este nuevo virus, y por lo tanto mostraba la misma reacción ‘in vitro’. El hecho de que no todos los pacientes con covid-19 mostraran esta respuesta de las células T ayudantes a los fragmentos virales se debe probablemente a que las células T no pueden activarse fuera del cuerpo humano durante una fase aguda o particularmente grave de una enfermedad”, explica una de las tres autoras principales del estudio, Claudia Giesecke-Thiel. Sin embargo, el equipo se sorprendió al encontrar células T ayudantes de la memoria capaces de reconocer fragmentos del SARS-CoV-2 en la sangre de individuos sanos. Se encontraron en un total de 24 de los 68 individuos sanos examinados (35%). De hecho, los investigadores observaron que las células inmunitarias de los pacientes con covid-19 reaccionaban a fragmentos de la envoltura viral diferentes a los de las células inmunitarias de los individuos sanos. Mientras que las células T de los pacientes reconocieron la proteína punta en toda su extensión, las células T aisladas de personas sanas se activaron principalmente por secciones de la proteína punta que mostraron similitudes con las secciones correspondientes encontradas en las proteínas espigas de los inofensivos coronavirus del resfriado común.

“Esto sugiere que las células T de individuos sanos reaccionan al SARS-CoV-2 debido a la exposición previa a los coronavirus endémicos del ‘resfriado común’. Una de las características de las células T es que no sólo son activadas por un patógeno con un ‘ajuste exacto’, sino también por patógenos con ‘suficiente similitud'”, detalla Giesecke-Thiel. En particular, los investigadores pudieron demostrar que las células T aisladas de participantes sanos que reaccionaron al SARS-CoV-2 también fueron activadas por varios coronavirus del resfriado común, mostrando lo que se conoce como reactividad cruzada..Sin embargo, los efectos que esta reactividad cruzada podría tener en una persona previamente sana infectada con el SARS-CoV-2 no fueron abordados en este estudio. “En general, es posible que las células T de reacción cruzada tengan un efecto protector, por ejemplo ayudando al sistema inmunológico a acelerar su producción de anticuerpos contra el nuevo virus. En este caso, un reciente brote de resfriado común probablemente resultaría en síntomas menos severos de covid-19. Sin embargo, también es posible que la inmunidad reactiva cruzada pueda conducir a una respuesta inmunológica mal dirigida y a efectos potencialmente negativos en el curso clínico de covid-19. Sabemos que esto puede ocurrir con la fiebre del dengue, por ejemplo”, argumenta el coautor principal, Leif Erik Sander.
Se necesitarán estudios prospectivos para determinar de manera concluyente si las anteriores infecciones por coronavirus del resfriado común confieren protección contra la infección posterior por el SARS-CoV-2, y si ello podría explicar la gran variabilidad de las manifestaciones clínicas. Para analizar esta cuestión, los investigadores han lanzado un nuevo estudio financiado por el Ministerio Federal de Salud y el Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos de Alemania.

Fecha:30/7/2020
fuente:https://www.heraldo.es/noticias/salud/2020/07/30/el-35-de-las-personas-sanas-podrian-tener-cierta-proteccion-frente-a-coronavirus-por-resfriados-comunes-1388616.html

29 julio 2020

El fenofibrato puede convertir el Covid-19 en un proceso común

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:01

CoronavirusUn grupo de investigadores de la Universidad Hebrea (Israel) y del Centro Médico Mount Sinai de Nueva York (Estados Unidos) han descubierto que el medicamento fenofibrato puede bloquear o desnutrir las acciones del SARS-Cov-2 a nivel pulmonar lo cual podría convertir al Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, en un resfriado común.

De acuerdo con los resultados de las investigaciones este fármaco podría inhibir la capacidad de reproducción de Covid-19 en las células pulmonares, dado que se ha observado que es eficaz para tratar el tejido humano infectado y reducir de manera muy significativa los efectos dañinos el virus. No obstante, su eficacia ahora tendrá que ser probada en ensayos clínicos en humanos. Los virus son estructuras parasitarias que carecen de la capacidad de replicarse por sí mismos, por lo que toman el control de nuestras células para ayudar a cumplir esa tarea. “Al comprender cómo el SARS-CoV-2 controla nuestro metabolismo, podemos recuperar el control del virus y privarlo de los mismos recursos que necesita para sobrevivir”, han explicado. Esta nueva comprensión del nuevo coronavirus puede ayudar a explicar por qué los pacientes con niveles altos de glucemia y colesterol a menudo tienen un riesgo particularmente alto de desarrollar Covid-19.

Los resultados experimentales son muy prometedores. Ya que, al lograr que las células pulmonares quemen más grasa, el fenofibrato rompe el control que tiene el virus sobre esas células e impide su reproducción. Es más, en cinco días de tratamiento sobre los cultivos de tejidos del laboratorio, el nuevo coronavirus desapareció casi por completo, según estos resultados.

No obstante los esfuerzos internacionales en varios paises para desarrollar una vacuna contra el coronavirus, los estudios sugieren que las vacunas solo pueden proteger a los pacientes durante unos pocos meses. Por lo tanto, lograr bloquear la capacidad de funcionamiento del virus, en lugar de neutralizar su capacidad de ataque en primer lugar, puede ser la clave para cambiar la evolución de la epidemia. “Si nuestros estudios clínicos confirman nuestros hallazgos, este curso de tratamiento podría convertir a Covid-19 en nada peor que un resfriado común”, concluyen los investigadores.
Fecha: 23/7/2020

https://www.milenio.com/ciencia-y-salud/coronavirus-cura-medicamento-tricor-desnutrir-covid-19

15 julio 2020

Revelan otro factor que puede agravar el estado de pacientes con coronavirus

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:31

212736Un grupo de científicos encabezado por Yang Jin, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong en Wuhan, China, ha revelado que un nivel elevado de glucosa en sangre es un factor agravante para los pacientes con COVID-19. Las conclusiones de su estudio fueron publicados este viernes en la revista Diabetologia.
Los investigadores analizaron los datos de 605 infectados en dos clínicas de Wuhan, admitidos entre el 24 de enero y el 10 de febrero y a los que no se les había diagnosticado diabetes. 114 de esos pacientes fallecieron en hospital.
El análisis estadístico mostró que, junto a la avanzada edad y el género masculino, una gran cantidad de glucosa en sangre en el momento de la hospitalización era uno de los factores vinculados a una mayor mortalidad en los pacientes con COVID-19.
El estudio explica que el control de glucosa es una de las pruebas clave para los pacientes con COVID-19, dado que suelen padecer trastornos de metabolismo de carbohidratos. En este sentido, los científicos aconsejan a los médicos prestar más atención a los infectados con niveles elevados de glucosa, al ser más propensos a sufrir complicaciones durante la enfermedad.
FECHA: 12/7/2020
Fuente: http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/07/12/covid-19-en-el-mundo-revelan-otro-factor-que-puede-agravar-el-estado-de-pacientes-con-coronavirus/

Científicos rusos logran obtener por primera vez anticuerpos capaces de neutralizar al coronavirus

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:27

ciencia-covid-580x326Por primera vez desde que comenzara la pandemia de la COVID-19 provocada por el virus SARS-CoV-2, se logran obtener anticuerpos capaces de neutralizar al nuevo coronavirus.
El mérito se lo llevan los especialistas del Instituto de Biología Molecular, ubicado en la ciudad de Novosibirsk, en Rusia, según anunció el centro, que forma parte de la Sección Siberiana de la Academia Rusa de las Ciencias.
De acuerdo con lo que refirieron los científicos en un comunicado, en su trabajo, utilizaron muestras de sangre de varios donantes que se recuperaron de la COVID-19 y “una tecnología única para clasificar linfocitos B individuales”.
“Los anticuerpos obtenidos son capaces de bloquear la interacción del virus y el receptor de células ACE2 y, en consecuencia, evitar su penetración en las células objetivo”, detalla el documento.
Desde el instituto indican que el desarrollo posterior de esta investigación servirá como base para la creación de terapias específicas de pacientes con COVID-19 y para la prevención del contagio.
Por otra parte, los avances obtenidos permitirán estudiar las características de la inmunidad protectora durante la infección por coronavirus y mejorar las vacunas contra el SARS-CoV-2, señalaron los autores.

Fecha:15/7/2020

Fuente: http://www.cubadebate.cu/noticias/2020/07/15/cientificos-rusos-logran-obtener-por-primera-vez-anticuerpos-capaces-de-neutralizar-al-coronavirus/

10 julio 2020

Una nueva mutación del coronavirus lo hace más infeccioso pero menos patógeno, según un nuevo estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:49

Un equipo internacional de investigadores reveló en un nuevo estudio, publicado en la revista Cell, que una variación en el genoma viral del SARS-CoV-2 mejoró su capacidad de infectar células humanas, con lo cual se convirtió en la cepa dominante en el mundo en este momento.
Durante la investigación se descubrió que la nueva cepa es más infecciosa en cultivos celulares en condiciones de laboratorio. La mutación, llamada ‘D614G’, provoca un pequeño cambio en la glucoproteína, la llamada ‘espiga’ que sobresale de la superficie del virus y que este utiliza para ingresar e infectar células humanas. Este cambio efectivo posibilita que el virus sea más infeccioso que la cepa original, pero al mismo tiempo causa una enfermedad menos grave.
Para sacar esas conclusiones, investigadores del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México y la Universidad de Duke en Carolina del Norte (EE.UU.) trabajaron junto con el grupo de investigación de Genomics UK de la Universidad de Sheffield (Reino Unido) para analizar muestras de genoma publicadas en GISAID, una base de datos internacional de secuencias genómicas.
Fecha: 6/7/2020

https://actualidad.rt.com/actualidad/358666-nueva-mutacion-coronavirus-mas-infeccioso?utm_source=Email-Message&utm_medium=Email&utm_campaign=Email_daily

9 julio 2020

¿Cómo ha cambiado la cepa actual del Covid-19 a nivel mundial? ¿Es más infecciosa?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:37

CoronavirusMADRID, 4 Jul. (EUROPA PRESS).  Un estudio liderado por la Universidad de Sheffield (Reino Unido) ha apuntado que una variación en el genoma viral del COVID-19 ha mejorado su capacidad de infectar las células humanas y ha ayudado a que se convirtiera en la cepa dominante que circula en todo el mundo hoy en día. El estudio, publicado en la revista’Cell’, muestra que la variación es más infecciosa en cultivos celulares en condiciones de laboratorio. La variante, llamada ‘D614G’, realiza un pequeño pero efectivo cambio en la glicoproteína ‘spike’ que sobresale de la superficie del virus, que utiliza para entrar e infectar células humanas.
¿Cómo ha cambiado la cepa actual del Covid-19 a nivel mundial? ¿Es más infecciosa?

La variante D614G de COVID-19 se convirtió rápidamente en la cepa dominante poco después de su primera aparición, con muestras geográficas que muestran un cambio significativo en la población viral desde la original, a la nueva cepa del virus. Los investigadores del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, y de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, se asociaron con el grupo de investigación COVID-19 Genomics UK de la Universidad de Sheffield para analizar las muestras de genoma publicadas en el GISAID, un recurso internacional para compartir secuencias de genoma entre investigadores de todo el mundo. “Hemos estado secuenciando las cepas del SARS-CoV-2 en Sheffield desde el principio de la pandemia y esto nos permitió asociarnos con nuestros colaboradores para demostrar que esta mutación se había convertido en dominante en las cepas circulantes. El estudio completo revisado por pares confirma esto, y también que la nueva variante de la mutación del genoma D614G es también más infecciosa en condiciones de laboratorio”, explica uno de los líderes del estudio, Thushan de Silva. Según sus hallazgos, la nueva cepa se asociaba con mayores cargas virales en el tracto respiratorio superior de los pacientes con COVID-19, lo que significa que la capacidad del virus para infectar a las personas podría aumentar. “Afortunadamente en esta etapa, no parece que los virus con D614G causen una enfermedad más severa”, tranquiliza el investigador …

Leer más: https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-cambiado-cepa-actual-covid-19-nivel-mundial-mas-infecciosa-20200704075945.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

Fecha:8/7/2020

29 mayo 2020

Por qué los diabéticos son grupo de riesgo frente a la infección Covid-19

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:47

CoronavirusUna persona con diabetes presenta altos niveles de glucemia. Con el paso del tiempo esto puede ocasionar problemas en ciertas partes del cuerpo como los riñones, los nervios, los pies, los ojos, según alerta el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales estadounidense.
Aparte, menciona que al tener diabetes se puede aumentar el riesgo de tener enfermedades cardíacas, así como trastornos óseos o articulares, o bien problemas en la piel, en el aparato digestivo, disfunción sexual, e incluso problemas en los dientes y en las encías.
Mientras, la Federación Internacional de Diabetes recuerda que frente a la pandemia actual de Covid-19, las personas mayores y aquellas que presenten afecciones médicas preexistentes, como diabetes, enfermedades cardíacas y asma, parecen ser más vulnerables a enfermarse gravemente al infectarse por el nuevo coronavirus Sars-Cov-2.
“Cuando las personas con diabetes desarrollan una infección viral puede ser más difícil de tratar debido a las fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre y, posiblemente, a la presencia de complicaciones de la diabetes”, indica.
En concreto, cita que parece que hay dos razones para esto: En primer lugar, el sistema inmunitario se ve comprometido, lo que dificulta la lucha contra el virus y probablemente conduce a un período de recuperación más largo. En segundo lugar, el virus puede prosperar en un entorno de glucosa elevada en la sangre.
En este sentido, en una entrevista con Infosalus, el presidente electo de la Sociedad Española de Diabetes (SED) el doctor Antonio Pérez explica que los diabéticos, las personas mayores y a aquellas con enfermedades cardíacas o asma, son más vulnerables a enfermar de forma más grave con cualquier infección viral, sea la gripe o la infección por el Covid-19.
“En el caso de la infección por Covid-19, la información disponible sugiere que las personas con diabetes tienen en general un mayor riesgo de complicaciones, incluida la muerte. Además, la infección vírica, como cualquier situación de enfermedad, puede suponer un deterioro del control glucémico durante los días de enfermedad, lo que también puede contribuir a la mayor gravedad de la infección”, asegura el experto.
El también miembro del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona) añade que las razones de esta mayor gravedad en las personas con diabetes se han atribuido, en primer lugar, a que el sistema inmunitario se ve comprometido, lo que dificulta la lucha contra el virus y probablemente conduce a un período de recuperación más largo.
“Esto se ve favorecido por la existencia de un mal control de la glucosa, de las fluctuaciones en los niveles de glucosa en la sangre por la infección y la presencia de complicaciones de la diabetes y otras enfermedades”, agrega.
En la actualidad no hay ninguna información relativa a que unas diabetes sean más peligrosas que otras frente al Covid-19, según puntualiza el doctor Pérez: “La evolución depende de otros factores como la edad, el grado de control de la diabetes, la presencia de complicaciones crónicas u otras patologías. Las formas graves de Covid-19 son más frecuentes en las personas mayores con complicaciones, mientras que los niños y adultos jóvenes con diabetes bien controlada no parecen tener más riesgo ante la infección por coronavirus”.
Así, el presidente electo de la SED quiere dejar claro que el riesgo que tiene una persona con diabetes de contraer la infección que causa Covid-19 es el mismo que el de la población general, aunque si se contrae la infección su gravedad y evolución pueden ser diferentes, según la edad, el grado de control de la diabetes y la presencia de complicaciones crónicas u otras patologías, según matiza.
“Aunque las personas con diabetes tienen la misma probabilidad de contagiarse por el coronavirus que la población general, si la contraen su gravedad y evolución puede ser peor”, insiste el especialista del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau (Barcelona).
Además, recuerda que hay que tener en cuenta que la diabetes insuficientemente compensada incide sobre la evolución en caso de contraer la enfermedad, por lo que es fundamental en este período epidémico ajustar al máximo la glucemia.
“Es importante que las personas con diabetes sigan de forma estricta las medidas de protección y aislamiento recomendadas por las autoridades sanitarias, mantengan el mejor control glucémico posible, dispongan del material necesario para el tratamiento, aparte de tener a mano las instrucciones de su médico o enfermera en caso de enfermedad”, aconseja el especialista en última instancia.
Fecha:21/4/2020
Fuente:https://www.infosalus.com/asistencia/noticia-diabeticos-son-grupo-riesgo-frente-infeccion-covid-19-20200420082733.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

18 mayo 2020

La OMS sigue sin encontrar pruebas concluyentes de contagio de coronavirus por contacto con objetos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:37

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) –
La Organización Mundial de la Salud (OMS) todavía no ha encontrado pruebas concluyentes de que el coronavirus pueda contagiarse a través de un contacto con una superficie artificial como pomos de puerta o teclados, según un último informe de la agencia médica de la ONU.
Sin embargo, la organización mantiene su recomendación a favor de la desinfección de superficies y objetos, siempre que sea posible y para tranquilidad de la población.
El estudio hace referencia a otro informe en el que se precisaba que el virus podría sobrevivir hasta siete días sobre una superficie. En este sentido, la OMS recuerda que estas pruebas fueron realizadas en un laboratorio, lejos de las condiciones del mundo real.
“La enfermedad Covid-19 se transmite principalmente a través de un contacto físico cercano y por residuos respiratorios”, según el documento.
“En el momento de la publicación de este informe no se ha relacionado de manera concluyente el contagio con una superficie medioambiental contaminada, según los estudios disponibles”, de acuerdo con el documento.
No obstante, y aunque no se tiene constancia por el momento de este tipo de casos, la OMS no descarta que estas superficies puedan alojar otro tipo de virus, de ahí que se insista en su desinfección habitual.
Fecha: 16/5/2020

Fuente: https://www.europapress.es/internacional/noticia-oms-sigue-encontrar-pruebas-concluyentes-contagio-coronavirus-contacto-objetos-20200516161921.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

6 mayo 2020

Al SRAS-CoV-2 no le gusta tomar el sol

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:47

Arco de Triunfo, ParisLas costumbres víricas apuntaban a la estacionalidad del nuevo coronavirus. Varios estudios parecen ir confirmando su repulsión hacia la humedad y las temperaturas elevadas.

Una de las dudas, y esperanzas, frente a la pandemia por el SRAS-CoV-2 era si se vería afectado por la temperatura, por la llegada del calor. Varios estudios chinos ya habían alentado esa posibilidad, así como experimentos de laboratorio y experiencias previas con otros coronavirus y virus de la gripe. Así, un ensayo en laboratorio publicado en abril en The Lancet Microbe había comprobado que el SRAS-CoV-2 era muy estable a 4 °C pero sensible al calor. El tiempo de supervivencia del virus fue de 5 minutos a una temperatura de incubación de 70 °C, y a 22 ºC el virus desaparecía a los 14 días y duraba un día a 37 ºC. ¿Tendría por tanto características estacionales? Tres estudios que se acaban de publicar en Science of the Total Environment parecen confirmar esas sospechas.
En el primero de ellos, un equipo de la Universidad Federal de Tocantins, en Brasil, ha analizado la relación entre la temperatura y los casos confirmados recopilados del 27 de febrero al 1 de abril en las 27 capitales de estado de Brasil afectadas por el coronavirus. Los modelos aplicados sugieren una relación lineal negativa entre las temperaturas y los casos diarios acumulados de Covid-19 en el rango de 16,8 °C a 27,4 °C. Cada aumento de temperatura de 1 °C se asoció con una disminución de -4,8% en el número de casos diarios confirmados. En este estudio, que presenta las temperaturas tropicales de Brasil, la variación en las temperaturas promedio anuales osciló entre 16,8 °C y 27,4 °C. Los resultados indican que la curva se aplanó en un umbral de 25,8 °C, si bien no hay evidencia, por falta de datos, que respalde que la curva disminuyera para temperaturas superiores a 25,8 °C.
El segundo estudio, a cargo de Al Asyary y Meita Veruswati, de dos universidades de Indonesia, analiza la correlación entre la exposición a la luz solar y el pronóstico de enfermos de Covid-19 en Yakarta (Indonesia). Examinaron las tasas de incidencia, muerte y recuperación. Solo el número de pacientes recuperados se correlacionó significativamente con la exposición a la luz solar. Los autores matizan que la luz solar no basta para eliminar al virus, por lo que no previene la infección, pero ayuda a mantener el estado de salud de los contagiados. Es sabido que la luz solar estimula el sistema inmunitario, lo que ralentiza el desarrollo de agentes como la influenza, la tuberculosis y el SARS. En este caso, los pacientes de Covid-19 que disfrutaron de luz solar mientras eran atendidos, ya sea en hospitales o en el hogar, tenían más probabilidades de recuperarse de la enfermedad. Puede que a ello contribuya la producción de vitamina D, que potencia la inmunidad.
En el tercer estudio, el equipo de Yu Wu, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Pekín, ha explorado los efectos de la temperatura y humedad en los casos diarios y muertes por Covid-19 en 166 países, excluida China. Basándose en la influencia de los parámetros meteorológicos sobre las infecciones respiratorias, han observado que la temperatura y humedad relativa se relacionaron de modo negativo con la progresión de la infección. Un aumento de 1 ºC se asoció con un 3,08% de reducción en los nuevos casos diarios y con un 1,19% menos de nuevas muertes, mientras que un aumento del 1% de la humedad relativa causaba un 0,85% de reducción de nuevos casos y un 0,51% de reducción en las muertes. La baja humedad parece que facilita que las partículas virales sobrevivan más tiempo en el aire. Además, reduce la capacidad de las células ciliares de las vías respiratorias para eliminar esas partículas virales y secretar moco, exponiendo así al huésped al virus.
De Hokkaido a Okinawa
En la misma línea, el equipo de Mugen Ujiie y Shinya Tsuzuki, del Centro Nacional de Salud Global de Tokio, en Japón, publica en International Journal of Infectious Diseases otro trabajo sobre la temperatura y la infectividad del SRAS-CoV-2. Con datos de las prefecturas (provincias) japonesas, evaluaron la relación entre el número de pacientes acumulado por millón de habitantes y la temperatura media en febrero de 2020 en cada prefectura. Tuvieron en cuenta el número de visitantes llegados de China en enero y la tasa de envejecimiento a fin de reflejar la heterogeneidad de las situaciones. Aunque la estacionalidad del SRAS-CoV-2 no ha sido empíricamente demostrada, es plausible que muestre alta infectividad en el invierno, como otros betacoronavirus. “Nuestros resultados sugieren que la baja temperatura puede acrecentar la infectividad de este virus. Okinawa, por ejemplo, la zona japonesa más meridional, de clima subtropical, solo ha registrado 3 casos. En cambio, Hokkaido, la más septentrional, en la zona subártica, tuvo el mayor número de casos registrados de Japón”.
Los epidemiólogos nipones advierten de que hay que desglosar bien los focos de contagios y sus contactos sociales, así como las aglomeraciones urbanas, factores que lógicamente aumentan los casos. Aun así, observan que en Hokkaido hay una menor densidad de población que en Tokio y se ha visto más afectada que la capital japonesa. Es decir, tras ajustar otros factores, “sí parece que las bajas temperaturas muestran una fuerte relación con un mayor número de casos”.
Quizá esta susceptibilidad al calor explique en parte el menor número de contagios, por ejemplo, en Andalucía. Sin embargo, la existencia de casos en África o en Australia indica que la elevada infectividad del SRAS-CoV-2 puede vencer en ocasiones temperaturas altas, por lo que no hay que confiarse demasiado y, mientras no desaparezca achicharrado por el calor o frenado por una vacuna, haya que seguir defendiéndose de sus garras con mascarillas, higiene, distanciamiento social y rápido control de los contagiados y sus contactos. La llegada del calor puede ser una tregua bienvenida, pero la presunta estacionalidad del nuevo coronavirus es a la vez una amenaza latente para el próximo invierno que se sumaría a la gripe anual y a las otras infecciones respiratorias que huyen del agua y de la luz.
José R. Zárate

Fecha:6/5/2020
Fuente:Diario Médico, España. https://diariomedico.com/medicina/medicina-preventiva/al-sras-cov-2-no-le-gusta-tomar-el-sol.html

30 abril 2020

COVID-19: El distanciamiento social podría ser necesario de forma intermitente hasta 2022

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:47

CoronavirusLa revista Science ha publicado esta semana un estudio que modeliza las futuras estrategias de distanciamiento social para frenar la pandemia por COVID-19. Los expertos afirman que podría ser necesario alternar estas medidas hasta 2022 y apuntan que la incidencia total del virus hasta 2025 dependerá de la duración de la inmunidad humana, de ahí la necesidad de realizar estudios serológicos lo antes posible.
Desde el comienzo del brote mundial de COVID-19, la sociedad se pregunta si el SARS-CoV-2 permanecerá en la población humana después de esta etapa pandémica inicial o podrá erradicarse como pasó con la epidemia de SARS de 2002.
Sin tratamientos farmacéuticos disponibles, las intervenciones se han centrado en el rastreo de contactos, la cuarentena y el confinamiento. La intensidad, duración y urgencia requeridas de estas respuestas dependerán tanto de la forma en que se desarrolle esta primera ola como de la propagación posterior del virus.
Un nuevo estudio sobre la dinámica de transmisión y la modelización de futuras estrategias de distanciamiento social, publicado esta semana en la revista Science, apunta que la incidencia total hasta 2025 del SARS-CoV-2 dependerá de la duración de la inmunidad, de la que los científicos saben poco por ahora.
Los autores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (EE UU) reclaman, por tanto, que se realicen de forma urgente estudios serológicos longitudinales -como el que España plantea iniciar esta semana- para determinar el grado de inmunidad de la población, y si esta disminuye y a qué ritmo.
Basándose en proyecciones de posibles escenarios de propagación del virus, el trabajo sugiere que, si bien el distanciamiento social puede suprimir muchos casos críticos, la infección resurgirá una vez que se levanten estas medidas recargando de nuevo los hospitales.
Así, los expertos plantean la posibilidad de que se necesiten repetidas medidas de distanciamiento social para mantener niveles manejables de hospitalizaciones y muertes por COVID-19 durante varios años, al menos hasta 2022.

“Las medidas de distanciamiento social puntuales probablemente sean insuficientes para mantener los casos dentro de los límites de la capacidad de cuidados intensivos en EE UU”, explicó en rueda de prensa Stephen M. Kissler, uno de los especialistas que dirigió la investigación. “Por lo tanto, en ausencia de otros tipos de tratamientos parecen necesarios los períodos de distanciamiento social intermitentes”.

El SARS-CoV-2 será un virus estacional
Los expertos en salud pública consideran cada vez más improbable que el SARS-CoV-2 siga a su primo más cercano, el SARS-CoV-1, que fue erradicado después de causar una breve pandemia que duró desde 2002 hasta 2003.
En cambio, la transmisión podría asemejarse a la de la gripe pandémica y circular por temporadas. Por eso, conocer la probabilidad de este escenario es clave para montar una respuesta efectiva.
Para Rowland Kao, profesor de Epidemiología Veterinaria y Ciencia de Datos en la Universidad de Edimburgo, “a medida que la pandemia disminuye, un posible resultado es que el número de casos disminuya lo suficiente como para que la enfermedad sea erradicada. De no ser así, el COVID-19 volverá”.
Utilizando datos sobre la estacionalidad de coronavirus humanos conocidos y suponiendo cierta inmunidad cruzada entre el SARS-CoV-2 y otros virus de la misma familia, el equipo de Harvard construyó un modelo para analizar cuánto tiempo deben mantenerse las medidas de distanciamiento social, proyectando la potencial dinámica de la enfermedad en los siguientes 5 años.
Basándose en sus simulaciones, el factor clave que modula la incidencia del virus en los próximos años es la velocidad a la que disminuye la inmunidad del virus, un factor que aún está por determinar. No obstante, el equipo advierte de que en todos los escenarios simulados -incluido el distanciamiento social único e intermitente- las infecciones resurgen cuando se levantan las medidas de distanciamiento social simuladas.
Según los autores, “cuando el distanciamiento social se relaje y al aumentar la transmisibilidad del virus en otoño, puede producirse un intenso brote invernal, que se superponga a la temporada de gripe y supere la capacidad de los hospitales”.
El trabajo publicado en Science modela otro escenario posible en el que se muestra un resurgimiento del SARS-CoV-2 en un futuro tan lejano como 2025. “Las nuevas terapias podrían aliviar la necesidad de un distanciamiento social riguroso, pero en su ausencia, la vigilancia y el alejamiento intermitente tendrían que mantenerse hasta 2022″, argumentan.
Para los autores, esto daría tiempo a los hospitales a aumentar la capacidad de sus cuidados intensivos y permitiría que la inmunidad de la población se incrementara. “Es fundamental distinguir entre esos escenarios para formular una respuesta de salud pública eficaz y sostenida”, afirman.

Limitaciones de este trabajo
No obstante, es importante recalcar que este estudio sugiere posibles hipótesis en lugar de hacer predicciones firmes. Según Mark Woolhouse, profesor de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Edimburgo, “es un excelente estudio que utiliza modelos matemáticos para explorar la dinámica de COVID-19 durante varios años. Pero es importante reconocer que se trata de una guía; coherente con los datos actuales pero basada en una serie de supuestos que aún están por confirmar”.
“Como predicción de futuro debe considerarse con cautela, a pesar de la excelencia del propio trabajo”, afirma Rowland Kao. “Pero su valor depende de poder desenmarañar los efectos combinados de tres factores que se producen simultáneamente (inmunidad de la manada, distanciamiento social y estacionalidad); algo que resulta sumamente difícil”.
Además, habrá que tener en cuenta que otras intervenciones adicionales, como la ampliación de la capacidad de los cuidados intensivos y una terapia eficaz (con fármacos o vacunas), mejorarían el éxito del distanciamiento intermitente y acelerarían la adquisición de la inmunidad de la manada.
“Una debilidad del documento es que los autores no modelan las intervenciones sociales específicas, como las dirigidas a subconjuntos de la población -lo que se conoce como segmentación- o las destinadas a proteger a las personas más vulnerables a la enfermedad -el llamado blindaje-“, añade Woolhouse.
“Y en ausencia de tratamientos o vacunas, la segmentación y el blindaje ofrecen formas de minimizar los impactos más amplios del distanciamiento social. Eso será aún más importante si, como sugiere este trabajo, vamos a vivir con COVID-19 durante mucho tiempo”, termina.
Necesidad de estudios de seroprevalencia
Por último, los autores dejan claro la necesidad urgente de estudios serológicos longitudinales para determinar el alcance y la duración de la inmunidad contra el SARS-CoV-2. Los resultados serán muy valiosos para tratar de entender lo que sucederá con el nuevo virus en los próximos años.
“Estos análisis son especulaciones importantes y presentan un fuerte argumento a favor de la necesidad tanto de pruebas serológicas extensas para determinar cuán extendida podría ser la inmunidad, como de una mejor comprensión del tiempo que los individuos retendrán la inmunidad después de la infección”, afirma por suparte Kao.
“Los estudios serológicos van a ser muy importantes para comprender el alcance de la inmunidad de la población; el grado y la velocidad con la que disminuye. Cuando se conozcan, esos factores tendrían que ser incluidos en estos modelos”, insisten. “Incluso en el caso de una aparente eliminación se debe mantener la vigilancia, ya que podría darse un resurgimiento del contagio incluso en 2024″.
Referencia:
Kissler; C. Tedijanto; E. Goldstein; Y.H. Grad; M. Lipsitch. ‘Projecting the transmission dynamics of SARS-CoV-2 through the postpandemic period’. Science, 14 de abril de 2020 DOI: 10.1126/science.abb5793
Fecha:17/4/2020
Fuente: Agencia SINC

https://mednetconnect.org/Post/42717

« Página anterior

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus