Diabetes mellitus

21 septiembre 2020

Epidemiología de la diabetes mellitus tipo 2 y sus complicaciones

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:57

farmacias-1024x680A nivel mundial, el número de personas con diabetes mellitus se ha cuadruplicado en las últimas tres décadas, y la diabetes mellitus es la novena causa principal de muerte.

Autor: Yan Zheng, Sylvia H. Ley, Frank B. Hu. Nat Rev Endocrinol. 2018 Feb;14(2):88-98.

Resumen
-A nivel mundial, el número de personas con diabetes mellitus se ha cuadruplicado en las últimas tres décadas, y la diabetes mellitus es la novena causa principal de muerte.
-Aproximadamente 1 de cada 11 adultos en todo el mundo ahora tiene diabetes mellitus, el 90% de los cuales tiene diabetes mellitus tipo 2 (DM2). Asia es un área importante de la epidemia global de DM 2 que está emergiendo rápidamente, con China e India como los dos principales epicentros.
-Aunque la predisposición genética determina en parte la susceptibilidad individual a la DM2, una dieta poco saludable y un estilo de vida sedentario son importantes impulsores de la epidemia mundial actual.
-Los factores de desarrollo tempranos (como las exposiciones intrauterinas) también tienen un papel en la susceptibilidad a la DM2 más adelante en la vida.
-Muchos casos de DM2 podrían prevenirse con cambios en el estilo de vida, que incluyen mantener un peso corporal saludable, consumir una dieta saludable, mantenerse físicamente activo, no fumar y beber alcohol con moderación.
-La mayoría de los pacientes con DM2 tienen al menos una complicación, y las complicaciones cardiovasculares son la principal causa de morbilidad y mortalidad en estos pacientes.
-Esta revisión proporciona una visión actualizada de la epidemiología global de la DM2, así como de la dieta, el estilo de vida y otros factores de riesgo para la DM2 y sus complicaciones.

Puntos clave
• A nivel mundial, aproximadamente 1 de cada 11 adultos tiene diabetes mellitus (el 90% tiene diabetes mellitus tipo 2 (DM2)), y Asia es el epicentro de esta epidemia mundial de DM2.
• Los principales factores impulsores de la epidemia mundial de T2DM incluyen sobrepeso y obesidad, estilo de vida sedentario y un mayor consumo de dietas poco saludables que contienen altos niveles de carne roja y carne procesada, granos refinados y bebidas azucaradas.
• Dada su influencia global, es esencial romper el círculo vicioso de la diabetes mellitus engendrando más diabetes mellitus durante generaciones mediante la implementación de estrategias efectivas para prevenir la diabetes mellitus gestacional.
• Entre los pacientes con DM2, las complicaciones cardiovasculares son la principal causa de morbilidad y mortalidad, y las complicaciones renales son altamente prevalentes en pacientes con diabetes mellitus en Asia.
• Ensayos clínicos importantes han demostrado que las modificaciones en la dieta y el estilo de vida son efectivas para prevenir la DM2 en individuos de alto riesgo.
• Las estrategias de manejo de la DM2 que incluyen modificaciones en el estilo de vida, apoyo social y asegurar la adherencia a la medicación son clave para reducir la incidencia de complicaciones de diabetes mellitus.
Puntos clave
• A nivel mundial, aproximadamente 1 de cada 11 adultos tiene diabetes mellitus (el 90% tiene diabetes mellitus tipo 2 (DM2)), y Asia es el epicentro de esta epidemia mundial de DM2.
• Los principales factores impulsores de la epidemia mundial de T2DM incluyen sobrepeso y obesidad, estilo de vida sedentario y un mayor consumo de dietas poco saludables que contienen altos niveles de carne roja y carne procesada, granos refinados y bebidas azucaradas.
• Dada su influencia global, es esencial romper el círculo vicioso de la diabetes mellitus engendrando más diabetes mellitus durante generaciones mediante la implementación de estrategias efectivas para prevenir la diabetes mellitus gestacional.
• Entre los pacientes con DM2, las complicaciones cardiovasculares son la principal causa de morbilidad y mortalidad, y las complicaciones renales son altamente prevalentes en pacientes con diabetes mellitus en Asia.
• Ensayos clínicos importantes han demostrado que las modificaciones en la dieta y el estilo de vida son efectivas para prevenir la DM2 en individuos de alto riesgo.
• Las estrategias de manejo de la DM2 que incluyen modificaciones en el estilo de vida, apoyo social y asegurar la adherencia a la medicación son clave para reducir la incidencia de complicaciones de diabetes mellitus.

Fisiopatología y principales factores de riesgo
Cuando las asas de retroalimentación entre la acción de la insulina y la secreción de insulina no funcionan correctamente, la acción de la insulina en los tejidos sensibles a su acción como el hígado, los músculos y el tejido adiposo (resistencia a la insulina) y la secreción de insulina por las células β del islote pancreático se ven afectadas, lo que resulta en niveles anormales de glucosa en sangre.
En la DM2, la resistencia a la insulina contribuye al aumento de la producción de glucosa en el hígado y a la disminución de la absorción de glucosa en el músculo y el tejido adiposo a
un nivel establecido de insulina. Además, la disfunción de las células β produce una liberación reducida de insulina, que es insuficiente para mantener los niveles normales de glucosa.
En las últimas tres décadas, los avances en la investigación epidemiológica en DM2 han mejorado nuestra comprensión de una amplia gama de factores de riesgo para el desarrollo de DM2.
Los determinantes de la DM2 consisten en una matriz de factores genéticos, epigenéticos y de estilo de vida que interactúan entre sí y operan dentro del entorno físico-sociocultural más amplio.
Aunque la predisposición individual a la DM2 tiene una base genética sólida, la evidencia de los estudios epidemiológicos sugiere que muchos casos de DM2 pueden prevenirse con modificaciones en el estilo de vida.
Sobrepeso y obesidad
La prevalencia de DMT2 está aumentando en paralelo con la creciente incidencia de obesidad en la mayoría de los países desarrollados, como los Estados Unidos, así como en los países en desarrollo, como China.
Por el contrario, se observó una reducción sustancial en la incidencia de diabetes mellitus luego de una reducción en la población del peso corporal a principios de la década de 1990 en Cuba como resultado de una crisis económica.
A nivel mundial, la prevalencia de obesidad estandarizada por edad (definida como un IMC ≥30 kg / m2) aumentó de 3.2% en 1975 a 10.8% en 2014 en hombres y de 6.4% a 14.9% en mujeres. Si estas tendencias continúan, lo global se estima que la prevalencia de obesidad alcanzará el 18% en hombres y superará el 21% en mujeres para 2025.
El exceso de adiposidad, evaluado por un IMC alto, es el factor de riesgo más fuerte para T2DM y está asociado con muchas anormalidades metabólicas que resultan en resistencia a la insulina. Además, la obesidad abdominal evaluada por la circunferencia de la cintura o la relación cintura-cadera predice el riesgo de DM2 independientemente del IMC.
A nivel individual, el tratamiento de la obesidad con cirugía de pérdida de peso (bariátrica) ha demostrado su eficacia en la prevención y resolución de la T2DM. Sin embargo, este enfoque es costoso y es poco probable que revierta la epidemia actual de diabetes mellitus.
Por lo tanto, las estrategias a nivel de población para la prevención de la obesidad son críticas. Para abordar la doble epidemia de obesidad y diabetes mellitus, debemos considerar las
causas fundamentales de estas enfermedades, en particular las elecciones de alimentación y estilo de vida poco saludables.

Factores de dieta y estilo de vida
La modificación de la dieta y el estilo de vida es un aspecto importante de la prevención de la DM2. Los principales ensayos clínicos han demostrado que las intervenciones intensivas en el estilo de vida pueden reducir la incidencia de diabetes mellitus en un 58% en comparación con los grupos de control.
Sin embargo, cuando las intervenciones en el estilo de vida no son factibles, la terapia farmacológica puede considerarse como una estrategia para prevenir el desarrollo de DM2.
Por ejemplo, la metformina redujo la incidencia de DM2 en un 31% durante un período de seguimiento promedio de 2.8 años entre individuos de alto riesgo de los EE. UU. que no tenían diabetes mellitus. Del mismo modo, la metformina redujo el riesgo de DM2 en ensayos clínicos en India y China.
Una dieta que contiene grasas y carbohidratos de alta calidad (es decir, baja en ácidos grasos trans, alta en ácidos grasos poliinsaturados y con un bajo índice glucémico y carga glucémica) en lugar de las grasas y carbohidratos de baja calidad es más importante que la cantidad relativa de estos nutrientes para la prevención de la DM.
Las recomendaciones dietéticas para prevenir la DM2 suelen promover dietas ricas en granos enteros, frutas, verduras, nueces y legumbres y bajas en granos refinados, carne roja o procesada y bebidas azucaradas.
La adhesión a una dieta de alta calidad, como la dieta mediterránea estuvo fuertemente asociada con un riesgo reducido de DM2.
En los países asiáticos, como China y Corea del Sur, una rápida transición nutricional en las últimas dos o tres décadas que se caracterizó por una mayor ingesta energética de azúcares, productos animales y granos refinados y un menor consumo de cereales es uno de los principales contribuyentes a la epidemia de diabetes tipo 2. Además, la desnutrición (por ejemplo, la exposición a la hambruna) durante la vida temprana podría aumentar el riesgo de DMT2 más adelante en la vida.
Actividad física
El aumento de la actividad física es un componente esencial de todos los ensayos efectivos basados en el estilo de vida para la prevención de la DM2.
La evidencia prospectiva ha demostrado que tanto el ejercicio aeróbico como el entrenamiento de resistencia tienen efectos beneficiosos para prevenir la T2DM.
Tabaquismo
Un metaanálisis encontró una relación dosis-respuesta entre el número de cigarrillos fumados y el riesgo de DM2, y los fumadores actuales tenían un riesgo 45% mayor de DM2 que los no fumadores. Un alto nivel de exposición al humo de segunda mano se ha asociado con un mayor riesgo de T2DM.
Los fumadores tienen más probabilidades de tener acumulación de grasa central que los no fumadores, y se sabe que fumar induce resistencia a la insulina y respuestas compensatorias de secreción de insulina lo que podría explicar el mayor riesgo de DMT2 en las personas que fuman.
Consumo de alcohol
El consumo moderado de alcohol se ha asociado con un riesgo reducido de T2DM. Un metaanálisis de 20 estudios de cohortes encontró una relación en forma de U entre el consumo de alcohol y el riesgo de DM2 para ambos sexos. Puede haber diferencias de sexo en la relación alcohol-DM2 debido a posibles diferencias de sexo en la farmacocinética del alcohol que dependen en gran medida de la composición corporal.
Los mensajes de salud pública sobre el consumo moderado de alcohol deben difundirse con cautela dentro de un contexto culturalmente apropiado, particularmente teniendo en cuenta el aumento constante del consumo de alcohol en muchos países asiáticos y la carga de salud del consumo excesivo de alcohol en el este de Europa.
Genómica e interacciones genético-ambientales
Aunque muchos casos de DM2 podrían prevenirse manteniendo un peso corporal adecuado y siguiendo un estilo de vida saludable, algunas personas con prediabetes mellitus son más susceptibles a la DM2 que otras, lo que sugiere que existen diferencias individuales en respuesta a las intervenciones de estilo de vida.
Evidencia sustancial de estudios de gemelos y familiares ha sugerido una base genética de T2DM. Durante la última década, sucesivas oleadas de estudios de asociación de genoma de T2DM han identificado > 100 señales de asociación robustas, lo que demuestra la naturaleza
de alcohol y el riesgo de DM2 para ambos sexos. Puede haber diferencias de sexo en la relación alcohol-DM2 debido a posibles diferencias de sexo en la farmacocinética del alcohol que dependen en gran medida de la composición corporal.
Los mensajes de salud pública sobre el consumo moderado de alcohol deben difundirse con cautela dentro de un contexto culturalmente apropiado, particularmente teniendo en cuenta el aumento constante del consumo de alcohol en muchos países asiáticos y la carga de salud del consumo excesivo de alcohol en el este de Europa.

Biomarcadores y metabolómica
Los biomarcadores de las vías de señalización anormal de adipocitos, inflamación subclínica, disfunción endotelial y sobrecarga de hierro han mejorado nuestra comprensión de la complejidad de la fisiopatología T2DM.
Sin embargo, la capacidad de estos biomarcadores para predecir el riesgo futuro de DM2 más allá de las medidas antropométricas, los factores de estilo de vida y los niveles de glucosa y lípidos en ayunas aún es discutible.
En los últimos años, un conjunto novedoso y complementario de biomarcadores de T2DM ha sido generado en gran medida por estudios metabolómicos, que analizan sistemáticamente los metabolitos en una muestra biológica.

Orígenes en el desarrollo de la diabetes tipo 2
La hipótesis del “genotipo ahorrador” postula que los genes que favorecen el metabolismo eficiente y el almacenamiento de energía fueron seleccionados positivamente como resultado de la presión evolutiva por ciclos repetidos de hambrunas. Estos genotipos son desadaptativos en muchos entornos modernos.
En contraste con la hipótesis del “genotipo ahorrador”, la hipótesis del “fenotipo ahorrador” (orígenes en el desarrollo) postula un desajuste entre los entornos de desarrollo temprano (intrauterino) y los entornos de la edad adulta.
Esta hipótesis propone que las adaptaciones en respuesta a la desnutrición fetal que conducen a cambios metabólicos y estructurales. Los cambios (por ejemplo, la disminución de la masa y la función de las células β y el aumento de la resistencia a la insulina) son beneficiosos para la supervivencia temprana, pero podrían aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, como la DM2, en la edad adulta.
Otros factores
El interés en el papel del microbioma intestinal en el desarrollo de T2DM ha estallado en los últimos años, y la variación en la diversidad y composición de la microbiota intestinal se ha relacionado con la aparición de diabetes.
La evidencia también sugiere que la contaminación del aire ambiental es un factor de riesgo emergente para diabetes tipo 2, especialmente en los países en desarrollo donde el rápido aumento de la urbanización ha introducido altos niveles de contaminación exterior e interior.
Además, el uso de algunos medicamentos, como las estatinas, las tiazidas y los betabloqueantes, se ha asociado con un mayor riesgo de diabetes.
Epidemiología de complicaciones de la diabetes
Las complicaciones de la diabetes mellitus se han dividido tradicionalmente en complicaciones macrovasculares (enfermedad cardiovascular (ECV)) y microvasculares (afectan el riñón, la retina y el sistema nervioso).
Enfermedad cardiovascular
Incluye enfermedad coronaria, enfermedad vascular periférica y enfermedad cerebrovascular, es la causa principal de morbilidad y mortalidad en los Estados Unidos. En pacientes con DM2, la ECV generalmente se desarrolla 14.6 años antes y con mayor severidad, que en individuos sin diabetes mellitus.
Además, los individuos con DM2 tienen el doble de probabilidades de desarrollar ECV que aquellos sin DM2, independientemente de la edad, el tabaquismo, el IMC y la presión arterial
sistólica. La diabetes mellitus se ha asociado con un riesgo de muerte por causas vasculares más del doble. Este exceso de riesgo afecta desproporcionadamente a las mujeres.
Enfermedad renal
Aproximadamente el 10% de las muertes en personas con DM2 son atribuibles a insuficiencia renal. La diabetes mellitus causa el 44% de los casos incidentes de enfermedad renal en etapa terminal en los Estados Unidos. Alrededor del 25% de los pacientes con DM2 tienen enfermedad renal diabética, que se define como albuminuria persistente, tasa de filtración glomerular estimada reducida persistente o ambas.

Otras complicaciones
-La prevalencia de la retinopatía diabética es aproximadamente del 28,5% en los Estados Unidos y oscila entre el 16% y el 35% en los países asiáticos.
-La DM2 es la principal causa de amputaciones no traumáticas de miembros inferiores en los EE. UU.
-Directa o indirectamente, la DM2 también podría aumentar los riesgos de trastornos en los sistemas músculo-esquelético, hepático y digestivo, así como la función cognitiva y los trastornos de salud mental, y podría aumentar la incidencia de algunos cánceres, por ejemplo, los de hígado, páncreas y endometrio.
-Varias comorbilidades clave, como la enfermedad del hígado graso no alcohólico, la apnea obstructiva del sueño y la depresión, están asociadas con la DM2.
Gestión de la diabetes tipo 2
La modificación del estilo de vida, incluida la pérdida de peso, el aumento de la actividad física y la adopción de una dieta saludable, sigue siendo una de las estrategias de primera línea para el tratamiento de la DM2.
En el ensayo Look AHEAD (Acción para la salud en la diabetes) en los EE. UU .133, una intervención intensiva de estilo de vida de 4 años a través de la restricción calórica y el aumento de la actividad física lograron una mayor pérdida de peso, mejores perfiles de riesgo cardiometabólico y una menor necesidad de medicamentos para controlar los factores de riesgo de ECV.
Sin embargo, después de un período de seguimiento medio de 9.6 años, el ensayo se terminó porque la intervención no redujo la tasa de eventos de ECV.
Hay evidencias que sugieren que es más beneficioso combinar ejercicios aeróbicos y de resistencia que realizar solo un tipo de ejercicio cuando el tiempo disponible para hacer ejercicio es limitado.
El análisis de subgrupos post hoc de los datos del ensayo PREDIMED, que se realizó en España, reveló que una dieta mediterránea redujo significativamente el riesgo de ECV (en ~ 30%) en los participantes con diabetes mellitus.
Además, una dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra podría proteger contra la retinopatía diabética, pero no contra la diabetes.
También existe evidencia acerca del rol de las redes sociales de contención como estrategia preventiva.
Conclusiones
La diabetes tipo 2 se asocia con una reducción de 8 años en la esperanza de vida en los Estados Unidos y también tiene un efecto negativo en la calidad de vida, ya que la mayoría de los pacientes también tienen complicaciones. Alrededor del 12% del gasto mundial en salud se empleó en el tratamiento de la DM2 y sus complicaciones relacionadas en 2015.
Una gran cantidad de evidencia proveniente de grandes estudios de observación prospectivos y ensayos clínicos aleatorizados indica que muchos casos de DM2 podrían prevenirse manteniendo un peso corporal saludable con un enfoque en mantener el equilibrio energético al realizar actividad física regular y consumir una dieta saludable.
También es clave prevenir y controlar la diabetes mellitus gestacional para detener el círculo vicioso en el que la diabetes mellitus engendra más diabetes mellitus. La falta de coincidencia entre el entorno de desarrollo temprano (por ejemplo, desnutrición fetal) y el entorno obesogénico de la edad adulta es un factor de riesgo importante para la DM2.
Para el manejo de la DM2, la modificación del estilo de vida, el apoyo social y la adherencia a la medicación son importantes para reducir el riesgo de complicaciones cardiovasculares y de otro tipo.
Fecha:19/2/2020
Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94710&fuente=inews&utm_source=inews&uid=445164

5 septiembre 2020

La FDA amplía el uso de remdesivir a pacientes ingresados con independencia de su gravedad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:54

RemdesivirRemdesivir 2

 

 

 

La aprobación de emergencia emitida el pasado mayo se limitaba a los pacientes más graves que necesitaban oxigenoterapia o asistencia respiratoria.

La agencia reguladora estadounidense FDA ha ampliado las indicaciones de la autorización de emergencia que había emitido para remdesivir, de Gilead, para incluir su uso en el tratamiento de los pacientes adultos y pediátricos hospitalizados con Covid-19, sospechado o confirmado, con independencia de la gravedad de la enfermedad.
El pasado mes de mayo, la FDA emitió la autorización de uso de emergencia que daba vía libre al medicamento para el tratamiento de pacientes adultos y pediátricos hospitalizados con Covid-19 grave. Como el organismo señaló en la emisión inicial de lacitada autorización, el uso urgente de remdesivir estaba limitado a los pacientes con enfermedad grave, es decir, con niveles bajos de oxígeno en sangre o que necesitan oxigenoterapia o asistencia respiratoria más intensiva, como un ventilador mecánico.
Ahora, basándose en la revisión en curso de la autorización de emergencia emitida en mayo, incluida una revisión de la totalidad de la información científica disponible en la actualidad, la FDA ha determinado que es razonable creer que remdesivir puede ser eficaz para el tratamiento de la Covid-19 en todos los pacientes hospitalizados. La revisión de la Agencia también ha concluido que los beneficios conocidos y potenciales del medicamento superan los riesgos conocidos y potenciales de estos usos.

Tiempo de recuperación
La ampliación se ha basado en los resultados de un ensayo clínico aleatorio, doble ciego y controlado con placebo, realizado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, que evaluó cuánto tiempo tardaron los pacientes en recuperarse de la Covid-19 dentro de los 29 días posteriores al tratamiento. El ensayo examinó a 1.062 pacientes hospitalizados con la enfermedad leve, moderada y grave que recibieron remdesivir o placebo, además del estándar de atención. La recuperación de los pacientes se definió como el alta hospitalaria o, entre los ingresados, el hecho de no necesitar oxígeno suplementario ni atención médica continua.
La mediana del tiempo de recuperación de la Covid-19 fue de 10 días para el grupo que recibió remdesivir en comparación con 15 días para el grupo que recibió el placebo, una diferencia estadísticamente significativa según la nota de la propia FDA. En general, las probabilidades de mejoría clínica en el día 15 también fueron estadísticamente más altas en el grupo que recibió remdesivir en comparación con el grupo que recibió placebo. En pacientes hospitalizados con enfermedad leve a moderada, los resultados del tiempo de recuperación, así como las probabilidades de mejora en el día 15, favorecieron numéricamente al grupo de remdesivir y fueron consistentes con los resultados generales del estudio.

Fecha:2/9/2020
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/medicina-preventiva/la-carrera-por-aprobar-la-primera-vacuna-de-la-covid-puede-comprometer-la-proteccion.html

La vacuna rusa expone en ‘The Lancet’ los primeros datos de seguridad y eficacia

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:47

Vacunacion en DMLos resultados preliminares de dos estudios en fase inicial de la vacuna rusa muestran que no produce efectos adversos graves y alcanza respuesta de anticuerpos.

La vacuna rusa se somete al escrutinio de la ciencia con la publicación en la revista médica The Lancet de sus resultados en las primeras fases de ensayo clínico. Tras el polémico anuncio por parte del presidente Vladimir Putin de que Rusia había desarrollado una vacuna contra la Covid-19 segura y eficaz, se muestran ahora los primeros datos (revisados por científicos independientes) que avalan esas afirmaciones.
La publicación médica The Lancet expone los hallazgos de la fase 1 de dos estudios clínicos en los que se probó la inmunización rusa, una vacuna que se administra en dos dosis; también informa sobre resultados preliminares de eficacia obtenidos en una fase 2. La vacuna se muestra segura y produce respuesta inmune, medida tanto en la aparición de anticuerpos como en la inmunidad celular.
La vacuna que se presentó con el nombre de Sputnik V implica dos inyecciones (inducción y refuerzo) que utilizan dos vectores de virus causantes del resfriado común, que se debilitan para que no puedan causar enfermedad. En concreto, son el adenovirus humano recombinante tipo 26 (rAd26-S) y el adenovirus humano recombinante tipo 5 (rAd5-S), ambos modificados para expresar la proteína S del coronavirus SARS-CoV-2.
Al emplear dos tipos de vectores adenovirales diferentes en la primera y segunda dosis se busca evitar que el sistema inmune reaccione frente al primer vector y comprometa así la respuesta inmune. Así lo explica el investigador del estudio Denis Logunov, del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, en Moscú: “Cuando las vacunas de adenovirus entran en las células humanas, entregan el código genético de la proteína ‘spike’ del SARS-CoV-2, que hace que las células produzcan la proteína. Esto ayuda a enseñar al sistema inmunológico a reconocer y atacar el virus SARS-CoV-2. Para obtener una respuesta inmunitaria potente contra el SARS-CoV-2, es importante que se proporcione una dosis de refuerzo. Sin embargo, las vacunas de refuerzo que utilizan el mismo vector de adenovirus pueden no producir una respuesta eficaz, porque el sistema inmunológico puede reconocer y atacar al vector. Eso bloquearía la entrada de la vacuna en las células de las personas y mostraría al organismo cómo reconocer y atacar el SARS-CoV-2. Para nuestra vacuna, utilizamos dos vectores de adenovirus diferentes en un intento de evitar que el sistema inmunológico se vuelva inmune al vector”.
Según detallan los estudios publicados, la vacuna se probó en 76 voluntarios en dos hospitales de Rusia. Los ensayos fueron abiertos y no aleatorizados, lo que significa que los participantes sabían que estaban recibiendo la vacuna y no fueron asignados al azar a diferentes grupos de tratamiento.

En los ensayos participaron adultos sanos de entre 18 y 60 años, que se aislaron en un hospital durante los primeros 28 días, para vigilar de forma intensiva posibles efectos adversos. En la fase 1 de cada ensayo, los participantes recibieron el primero de los componente de la vacuna, y en la fase 2, que comenzó no antes de cinco días después de que comenzara el ensayo de la fase 1, los participantes recibieron la vacuna completa de dos partes (primero el componente rAd26-S, seguida de una vacuna de refuerzo con rAd5 -S en el día 21).
La vacuna resultó segura y se toleró bien, durante el período de estudio de 42 días, sin llegar a detectarse efectos graves. Los eventos adversos más comunes, y que se han referido en vacunas similares, fueron dolor en el lugar de la inyección, fiebre, dolor de cabeza, fatiga y dolores musculares y articulare.
Además, en el ensayo se observó que la vacuna generaba anticuerpos neutralizantes en el día 42 en las personas que habían recibido las dos dosis. Los investigadores midieron la respuesta inmune alcanzada con las células T, que también resultó positiva.
Los autores del trabajo destacan las medidas sin precedentes para desarrollar esta vacuna en Rusia, recordando que sus estudios han permitido la aprobación provisional de la inmunización, si bien, esa licencia está sujeta a un estudio a gran escala en la población general. El ensayo en fase 3 se aprobó el 26 de agosto y tiene previsto incluir a 40.000 voluntarios de diferentes edades y grupos de riesgo.
En un comentario de científicos independientes que acompaña a este artículo en The Lancet, Naor Bar-Zeev, de la Facultad de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, en Estados Unidos, escribe que los resultados son alentadores “pero pequeños”. El experto reconoce que “la inmunogenicidad es un buen augurio, aunque no se puede inferir nada sobre la inmunogenicidad en grupos de mayor edad, y aún no se ha demostrado la eficacia clínica de ninguna vacuna contra Covid-19. Mostrar seguridad será crucial con las vacunas Covid, no solo para la aceptación de la vacuna sino también para la confianza en la vacunación en general. Los resultados de seguridad hasta ahora son tranquilizadores, pero los estudios hasta la fecha son demasiado pequeños para abordar eventos adversos graves menos comunes o raros”.
El catedrático de Microbiología de la Universidad de Zaragoza, Carlos Martín, cuyo grupo desarrolla una nueva vacuna contra la tuberculosis, destaca como novedad en la vacuna rusa que utiliza dos tipos de vectores en la dosis de inducción y en la de refuerzo, si bien la estrategia vacunal (basada en vector adenoviral) es la misma que la de otras vacunas frente a Covid más avanzadas en la investigación clínica, como la de Oxford/AStraZeneca, la desarrollada por la biotecnológica china CanSino o la que se está ensayando en España de Johnson & Johnson.
“Son vacunas que se han estudiado mucho en el contexto del ensayo clínico, pero recordemos no hay ninguna vacuna basada en vector adenoviral recombinante que esté comercializada. Por eso, si se consigue llevar adelante alguna de estas inmunizaciones será un hito importante, pero tendrá que acompañarse de estudios de farmacovigilancia muy exhaustivos”.
Sonia Moreno

Fecha:4/9/2020
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/medicina-preventiva/la-vacuna-rusa-expone-en-lancet-los-primeros-datos-de-seguridad-y-eficacia.html

2 septiembre 2020

Informan del debut de diabetes tipo 1 en un joven tras infección por SARS-CoV-2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:54

Glucometro con puncion digitalNo establece relación causa-efecto, pero un nuevo estudio alerta del potencial daño que puede causar el coronavirus en las células pancreáticas a raíz del caso de un joven de 19 años.

El caso de un joven de 19 años de Kiel, Alemania, diagnosticado con diabetes insulinodependiente (tipo 1) después de recuperarse de una infección asintomática por SARS-CoV-2 ha vuelto a poner sobre la mesa los potenciales efectos a largo plazo de la infección y las nuevas áreas que necesitan ser investigadas en mayor profundidad.
A pesar de que los autores no establecen en este trabajo un vínculo causal directo entre la Covid-19 y la diabetes, los hallazgos sí sugieren que la infección por este coronavirus podría afectar negativamente la función del páncreas, encargado de controlar los niveles de azúcar en sangre, según los datos del informe que analiza este único caso y que se publica hoy en Nature Metabolism.
A pesar de que algunos estudios recientes indican posibles vínculos entre la Covid-19 y la diabetes, los datos son insuficientes para respaldar que la infección causa directamente diabetes en humanos.
Matthias Laudes, Centro Médico Universitario de Schleswig-Holstein de Kiel, en Alemania, y coordinador del equipo que ha analizado el caso, este estudio no indica que la Covid-19 causara diabetes en este paciente. Tampoco se puede descartar la posibilidad de que pudiera haber tenido una forma rara preexistente de diabetes autoinmune tipo 1 autoanticuerpo negativa. Sin embargo, “la infección por SARS-CoV-2 podría afectar negativamente la función pancreática a través de los efectos directos del virus en las células beta. Esta hipótesis necesita más investigaciones epidemiológicas y experimentales para estudiar los posibles vínculos entre la infección por SARS-CoV-2 y el desarrollo de diabetes de nueva aparición”.
En similares términos, se pronuncia Diego Yeste, del Servicio de Endocrinología Pediátrica del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona, quien insiste en que, “ante todo, no hay que alarmar; se trata de un único caso”. Subraya, además, que los datos de incidencia sobre diabetes y niños y adolescentes que han pasado la infección no se han incrementado, más aún teniendo en cuenta que la enfermedad en esta población, afortunadamente, no es muy prevalente y, si se produce, no es mayoritariamente grave. “No hay que crear alarmismo”.
Sí ha señalado que el origen vírico de la diabetes es un aspecto muy controvertido y que, probablemente en este caso concreto pudiera existir alguna forma previa de diabetes, pero para confirmarlo son necesarias investigaciones más sólidas y amplías.

Aumento de la respuesta autoinmune
Esteban Jódar, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón Salud, en Madrid, considera que en el caso publicado, “no sabemos si habrá daños a largo plazo del páncreas o de otros órganos, como el pulmón o el corazón. No disponemos de datos, independientemente de este potencial efecto directo, la infección por Covid-19, como cualquier otra, puede disparar la respuesta autoinmune o los mecanismos de estrés inmune que hacen que aparecer la diabetes tipo 1″.
Lo que sí está claro es que el SARS-CoV-2 se introduce en las células humanas al unirse a la glicoproteína ACE-2, que también se encuentra en las células beta pancreáticas humanas, las cuales son clave en la producción de insulina. Se sabe, además, que la ACE-2 es importante para la función de las células beta.
En este nuevo estudio, el equipo de Laudes describe la situación de un joven de 19 años, de raza blanca, que fue ingresado en Urgencias del Centro Médico Universitario de Schleswig-Holstein de Kiel, en Alemania, con fatiga anormal, agotamiento, sed excesiva y micción frecuente. También había perdido 12 kilos de peso corporal en varias semanas.
Los análisis de sangre que se realizaron revelaron una pérdida de la función de las células beta, entre otras características de la diabetes. El paciente no tenía un genotipo de antígeno leucocitario humano de alto riesgo -que predispone a las personas a enfermedades autoinmunes-, pero sí presentaba un genotipo asociado con un riesgo ligeramente elevado de diabetes tipo 1 autoinmune. Sin embargo, el paciente no tenía los autoanticuerpos que se observan típicamente en pacientes con formas comunes de diabetes tipo 1 autoinmune.

Datos paradójicos
El joven dió positivo a la inmunoglobina G, pero no a los anticuerpos de inmunoglobina M contra el SARS-CoV-2, lo que indica, según los autores, que se había infectado entre 5 y 7 semanas antes de ingresar al hospital, periodo en el que sus padres habían regresado de un viaje de esquí en Austria y desarrollaron síntomas típicos de la Covid-19.
Según Laudes, los altos niveles de hemoglobina A1c -un marcador que indica si los niveles de glucosa en sangre han sido más altos de lo normal- en el momento del diagnóstico “podrían sugerir que el paciente había desarrollado recientemente diabetes tipo 1 antes de su infección por SARS-CoV-2″. Sin embargo, también matiza que la cetoacidosis diabética, una complicación grave de la diabetes tipo 1 que aparece cuando el organismo produce un exceso de ácidos en la sangre, puede causar niveles altos de hemoglobina A1c independientemente de la duración de la diabetes, y el paciente experimentó síntomas diabéticos sólo después de la infección.
Raquel Serrano

Fecha:2/9/2020
Fuente: https://diariomedico.com/medicina/endocrinologia/informan-del-debut-de-diabetes-tipo-i-en-un-joven-tras-infeccion-por-sars-cov-2.html

Reinfección por coronavirus: los expertos creen que son pocos casos para confirmar la pérdida de inmunidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:42

coronavirus.jpg3Los tres casos de reinfección por coronavirus , los primeros descritos en el mundo, abren un abanico de incógnitas por resolver ya que, no solo son algo excepcional entre 24 millones de contagios en el planeta, sino que aún no confirman que en pocos meses se pueda perder la inmunidad frente al virus.
Así lo señalan distintos expertos consultados por EFE, que además hablan de la gran heterogeneidad de la respuesta inmunitaria en los individuos y coinciden en que esta nueva información sobre la reinfección no tiene implicaciones en las vacunas en investigación.
Tres casos entre 24 millones
Los tres casos de reinfección por coronavirus descritos en Hong Kong , Holanda y Bélgica pueden ser “la excepción que confirme la regla” en una pandemia de estas dimensiones y, por ahora, no demuestran que se haya perdido la inmunidad, según la doctora Carmen Cámara, secretaria de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).
Se trata de los tres primeros casos detectados de personas que, tras ser infectadas por el SARS-CoV-2, habrían vuelto a dar positivo pocos meses después pero a una cepa diferente del virus, por lo que se considera reinfección y no recaída.
Los expertos no creen que los casos de reinfección de coronavirus certifiquen que se pierda inmunidad (EP)
“Por ahora se trata de algo anecdótico y esperable, la comunidad científica estaba pendiente de estos casos y seguro que habrá más, pero creo que serán pocos en relación con los millones de contagios en el mundo”, asegura a EFE la también especialista del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario La Paz de Madrid.
Distinguir entre reinfección y nueva enfermedad
Son los primeros casos documentados aunque solo uno de ellos se ha publicado en una revista científica, por lo que no hay certezas sobre si en todos los casos han perdido los anticuerpos neutralizantes; la inmunidad celular de los linfocitos T; o el interferón presente en la inmunidad innata, las distintas líneas de defensa del sistema inmunológico.
El caso de Hong Kong es el de un hombre de 33 años asintomático, el de Bélgica el de una mujer con síntomas leves que no ha requerido hospitalización, mientras que el de Holanda es un anciano con el sistema inmune deteriorado y del que no se ha informado acerca de sus síntomas.
“Al menos en los casos de Hong Kong y Bélgica se ve que no han desarrollado enfermedad. Hay que distinguir entre reinfección y nueva enfermedad”, precisa Cámara.
Según la inmunóloga, es posible que una persona se vuelva a contagiar con el coronavirus, que dé positivo pero no desarrolle la enfermedad, aunque pueda contagiar; si no la desarrolla “puede ser porque el sistema inmune ha funcionado, se sigue acordando del virus aunque sea una cepa diferente”, puntualiza.
Los expertos creen que en la mayoría de casos se conserva la inmunidad
De momento, estas reinfecciones no demuestran que la inmensa mayoría haya perdido la inmunidad casi ocho meses después de haberse notificado los primeros casos de Covid-19 en China: “No sabemos lo que va a durar la inmunidad, creemos que una mayoría aplastante de los contagiados la sigue conservando”, subraya.
La viróloga del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) Isabel Sola, una de las investigadoras españolas inmersas en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, coincide con Cámara en que es un número de casos todavía muy limitado para llegar a conclusiones generales. Además, es necesario conocer los detalles de cada uno de ellos para concluir algo con criterio científico.
El caso de Hong Kong se publicó el pasado martes en la revista Clinical Infectious Diseases, editada por la universidad británica de Oxford. Según los detalles, en marzo a esta persona le diagnosticaron por PCR el SARS-CoV-2 y tuvo síntomas leves; casi 5 meses después, al volver a su ciudad desde España vía Reino Unido, volvió a dar positivo, pero ha permanecido asintomático.
Aparentemente -apunta Sola- parece una reinfección, sin embargo, hay algunas preguntas todavía sin responder en este caso.
Preguntas sin responder
Por ejemplo, los científicos han visto que en el suero que recogieron de este paciente, 10 días después de que aparecieran los síntomas en su primera infección, no había anticuerpos frente a SARS-CoV-2, pero en la segunda infección sí han detectado anticuerpos frente al coronavirus en el suero, 5 días después de la PCR positiva.
A juicio de esta investigadora, esta es una de las limitaciones del estudio, porque “no podemos saber si la primera infección indujo una respuesta inmune (anticuerpos y células T) o no”.
“Con lo que sabemos de otras infecciones por coronavirus y por SARS-CoV-2 es posible que en la primera infección sí hubiera una respuesta inmune que permitió en su momento la recuperación. La respuesta de anticuerpos habría decaído durante estos meses, aunque habría células de memoria que han respondido en la reinfección, haciendo que el curso de esta sea más leve que la primera vez”.
Esta vez, de hecho, ha sido asintomático, resume Sola, quien apunta que “esta es una interpretación posible, pero no tenemos toda la información de la respuesta inmune del principio y la actual como para saberlo con certeza”.
Es decir, “podría ser que la respuesta inmune que induce SARS-CoV-2 tenga una duración limitada en cuanto a los niveles de anticuerpos neutralizantes (se sabe que decaen en unos meses), sin embargo, podría haber una respuesta celular -la de los linfocitos T- que no evita completamente la infección, pero la hace más leve”.
La inmunidad, mucho por conocer
En este sentido, el bioquímico de la Universidad Complutense de Madrid José Manuel Bautista indica que estos casos podrían poner de manifiesto que la inmunidad de memoria no es esterilizante, es decir, que no elimina al virus, al menos en todos los individuos, y que posiblemente las vacunas necesiten dosis de recuerdo a medio plazo.
No obstante, Bautista coincide con Sola y Cámara en que los casos no son de momento frecuentes, pero sí que ahondan en “la gran heterogeneidad” de la respuesta inmunitaria en los individuos, cuestión que ya se había observado en la casuística clínica.
“Lo más complejo de la inmunidad está siendo entender el vínculo entre respuesta humoral de inmunoglobulinas -anticuerpos- y la respuesta de linfocitos T, y a su vez su relación con la respuesta inflamatoria grave”, resume este investigador, para quien también queda mucho por comprender de los mecanismos de memoria inmunitaria frente al virus.
Esta carencia -argumenta a Efe- es debida al corto período que llevamos de epidemia que no permite tener análisis retrospectivos más allá de seis meses.
¿Perderán efectividad las futuras vacunas?
En cuanto a las vacunas, Sola afirma que esta es una información interesante, desde luego, que habrá que tener muy presente. Sin embargo, no es trasladable directamente a las vacunas que se están investigando.
“La observación de que la respuesta inmune es transitoria corresponde a una infección natural en la que el virus despliega, por una parte, todas los antígenos que inducen la respuesta inmune, pero por otra sabemos que tiene elementos para contrarrestar y limitar esa respuesta inmune”.
En las vacunas, sin embargo, únicamente se incluyen las proteínas que inmunizan, “por lo que podríamos esperar una respuesta protectora más duradera”, aclara esta investigadora del CNB.
En opinión de Carmen Cámara, estos tres casos de reinfección no van a cambiar el curso de las vacunas en desarrollo porque tampoco serán vacunas que nos proporcionen inmunidad permanente sino a corto plazo, como las de la gripe.
En cualquier caso, esta especialista recuerda que la inmunidad que genera una enfermedad siempre es más potente que la que proporciona una vacuna.
EFE (Ana Soteras y Noemí G. Gómez), Madrid

Fecha:27/8/2020
Fuente:https://www.lavanguardia.com/vida/20200827/483108607299/reinfeccion-coronavirus-dudas-perdida-inmunidad.html

Nuevas pautas en 2019 para el control de las ECV y la diabetes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:00

DM2 remisionEstas nuevas pautas están diseñadas para proporcionar orientación sobre el manejo y la prevención de las enfermedades cardiovasculares en personas con o bajo riesgo de desarrollar diabetes.

Recientemente se publicaron nuevas pautas para el manejo y la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) en pacientes con diabetes o prediabetes. Francesco Cosentino, MD, PhD, del Instituto Karolinska y Hospital Universitario Karolinska de Estocolmo (Suecia), and Peter J. Grant, MD, de la Universidad de Leeds (Reino Unido), copresidentes de los grupos de trabajo para la redacción de directrices de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes ( EASD), presentaron esta guía durante el Congreso de la ESC 2019. Estas directrices se publicaron simultáneamente en línea el 31 de agosto en el European Heart Journal y en el sitio web de la ESC.

Dichas directrices han sido desarrolladas por la ESC en colaboración con la EASD. Están diseñadas para proporcionar orientación sobre el manejo y la prevención de las enfermedades cardiovasculares en personas con o bajo riesgo de desarrollar diabetes. Las anteriores directrices se presentaron en 2013.
Qué hay de nuevo
Los titulares clave relacionados con las nuevas directrices incluyen consejos sobre los inhibidores del co-transportador-2 de sodio-glucosa (SGLT2), basados en datos procedentes de resultados positivos de ensayos cardiovasculares (CVOTS), que determinan que la metformina ya no es la mejor terapia de primera línea para todo el mundo. Además, el riesgo de ECV se ha restringido a valores medios, altos y muy altos frente a los valores tradicionales de prevención primaria y prevención secundaria.
Reclasificar el riesgo de ECV
Las pautas reclasifican a los pacientes con diabetes de la siguiente manera:
– Riesgo medio de ECV: si son jóvenes, carecen de otros factores de riesgo de ECV y han tenido diabetes durante menos de 10 años.
– Alto riesgo de ECV: si han tenido diabetes durante más de 10 años y tienen al menos otro factor de riesgo, pero sin lesiones en el órgano diana.
– Riesgo muy alto de ECV: si tienen ECV o lesiones en los órganos diana o han tenido diabetes tipo 1 durante más de 20 años.
La metformina ya no se considera la mejor estrategia de primera línea. Para los pacientes no tratados con fármacos con diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares establecidas y pacientes de muy alto riesgo, las nuevas pautas recomiendan la prescripción de inhibidores de SGLT-2 o agonistas del receptor GLP-1. Estos pueden sumarse a la metformina o iniciarse solos.
Tensión arterial y lípidos
El control óptimo de la TA reduce el riesgo de complicaciones microvasculares y macrovasculares, por lo tanto, se debe proporcionar orientación sobre cambios del estilo de vida para las personas con diabetes e hipertensión.
El nuevo objetivo de la TA es intentar que una TA sistólica (TAS) de 130 mmHg en pacientes con diabetes y <130 mmHg si se tolera, y no de 120 mmHg. En las personas mayores (mayores de 65 años), el objetivo para la TAS es mantenerla dentro de un rango de 130 a 139 mmHg. El objetivo de la TA diastólica (TAD) es <80 mmHg, sin llegar a los 70 mmHg.
Las pautas recomiendan como objetivos lipídicos:
– En pacientes con DM2 con riesgo moderado de ECV, se recomienda un objetivo de LDL-C <2,5 mmol / L (100 mg / dL)
– En pacientes con DM2 con alto riesgo de ECV, se recomienda un objetivo de LDL-C de <1,8 mmol / L (70 mg / dL)
– En pacientes con DM2 con riesgo de ECV muy alto, se recomienda un objetivo de LDL-C de <1,4 mmol / L (55 mg / dL)
Las directrices sugieren que, en personas con un riesgo muy alto, con LDL-C persistentemente elevado a pesar de seguir un tratamiento con la dosis máxima de estatina tolerada en combinación con ezetimiba, o en pacientes con intolerancia a las estatinas, se recomienda un inhibidor de PCSK9. Además, podría considerarse el uso de estatinas en pacientes asintomáticos con DM1 mayores de 30 años.
No podemos olvidar el control glucémico y los cambios de estilo de vida, subrayan los autores de esta guía. Aconsejan que las personas con diabetes deberían alcanzar niveles de HBA1c inferiores al 7% para prevenir complicaciones microvasculares que podrían causar lesiones en la vista, la función renal y el sistema nervioso. Se sugiere la monitorización continua de la glucosa (MCG) para ayudar a lograr resultados más óptimos, pero los objetivos individualizados son la clave del éxito.

Los cambios de estilo de vida son clave para prevenir la diabetes y sus complicaciones cardiovasculares. Todos los pacientes con diabetes y prediabetes deberían considerar dejar de fumar, reducir el consumo de calorías, mantener una actividad semanal de moderada a rigurosa (> 150 minutos por semana) y llevar una dieta mediterránea.
Atención centrada en el paciente.
Las pautas terminan con una breve deliberación sobre la importancia de la atención centrada en el paciente. Existen muchos problemas asociados con el mantenimiento de los cambios del estilo de vida y el cumplimiento de los objetivos terapéuticos. Casi la mitad de las personas con diabetes no logran los objetivos de HbA1c, BP y colesterol. Sin embargo, las pautas recomiendan que el mejor enfoque para ofrecer intervenciones educativas o de autogestión es un enfoque centrado en el paciente que fortalezca las capacidades de autogestión para una salud óptima y una vida más larga.
Fecha: 31/8/2019
Fuente: https://diabetesvoice.org/es/atencion-para-la-diabetes/nuevas-pautas-en-2019-para-el-control-de-las-ecv-y-la-diabetes/

Para obtener más información y leer todo el conjunto de nuevas pautas, consulte:  2019 ESC Guidelines on diabetes, pre-diabetes, and cardiovascular diseases developed in collaboration with the EASD: The Task Force for diabetes, pre-diabetes, and cardiovascular diseases of the European Society of Cardiology (ESC) and the European Association for the Study of Diabetes (EASD), European Heart Journal, https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehz486. Publicado: 31 de agosto de 2019.

29 agosto 2020

Las mascarillas de tela sí son eficaces y toser en el codo no sirve

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:50

Covid olfatoInvestigadores indios han analizado la eficacia de distintos tipos de mascarillas con el objetivo de disipar las dudas que algunas personas tienen al respecto sobre este método que se ha impuesto en todo el mundo para combatir el covid-19, y han comprobado que la efectividad de lasmascarillas de tela y, al mismo tiempo, que toser en el codo no sirve, salvo que se lleve manga larga.
Para disipar estas dudas, Padmanabha Prasanna Simha, de la Organización de Investigación Espacial de la India, y Prasanna Simha Mohan Rao, del Instituto Sri Jayadeva de Ciencias e Investigaciones Cardiovasculares, visualizaron experimentalmente los campos de flujo de la tos en varios escenarios comunes con la boca cubierta y han presentado sus hallazgos en la revista Physics of Fluids.
“Si una persona puede reducir el grado de contaminación del medio ambiente al mitigar la propagación, es una situación mucho mejor para otras personas sanas que pueden ingresar a lugares que tienen áreas tan contaminadas”, destaca de partida Simha.
La densidad y la temperatura están estrechamente relacionadas y la tos tiende a ser más cálida que en el aire circundante. Aprovechando esta conexión, Simha y Rao utilizaron una técnica llamada imágenes schlieren, que visualiza cambios en la densidad, para capturar imágenes de toses voluntarias de cinco sujetos de prueba. Al rastrear el movimiento de una tos en imágenes sucesivas, el equipo estimó la velocidad y la dispersión de las gotas expulsadas.
La tos sin mascarilla viaja 3 metros; con mascarilla, medio metro
Como era de esperar, encontraron que las máscaras N95 eran las más efectivas para reducir la propagación horizontal de la tos. Las máscaras N95 reducen la velocidad inicial de la tos hasta en un factor de 10 y limitan su propagación entre 0,1 y 0,25 metros.
Una tos sin mascarilla en cambio puede viajar hasta 3 metros, pero incluso una simple mascarilla desechable puede reducirlo hasta 0,5 metros.
“Incluso si una máscara no filtra todas las partículas, si podemos evitar que las nubes de tales partículas viajen muy lejos, es mejor que no hacer nada -recuerda Simha-. En situaciones en las que no se dispone de máscaras sofisticadas, cualquier mascarilla es mejor que ninguna para el público en general para frenar la propagación de la infección”.
Algunas de las otras comparaciones, sin embargo, fueron sorprendentes. Por ejemplo, usar un codo para cubrir la tos se considera típicamente una buena alternativa en caso de apuro, lo cual es contradictorio con lo que la pareja encontró.
El codo ‘desnudo’ no frena el flujo de aire
A menos que esté cubierto por una manga, un brazo desnudo no puede formar el sello adecuado contra la nariz necesario para obstruir el flujo de aire. Luego, la tos puede filtrarse a través de cualquier abertura y propagarse en muchas direcciones.
Simha y Rao esperan que sus hallazgos acaben con el argumento de que las mascarilla de tela normales son ineficaces, pero enfatizan que deben continuar usándose junto con el distanciamiento social. “El distanciamiento adecuado es algo que no se debe ignorar, ya que las mascarillas no son infalibles”, señala Simha.

Fecha:26/8/2020
Fuente: https://www.huffingtonpost.es/entry/las-mascarillas-de-tela-si-son-eficaces-pero-toser-en-el-codo-no-sirve_es_5f460c70c5b6cf66b2b06e3a

25 agosto 2020

Mitos sobre el sueño perjudiciales para la salud

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:47

Sueño mujer durmiendoInvestigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) han revisado más de 8.000 sitios web para identificar las 20 suposiciones más comunes sobre el sueño. Con un equipo de expertos en medicina del sueño, los clasificaron en función de si podían ser calificados como mito o real, y del daño que podía causar.
Por ejemplo, los mitos de que son suficientes cinco o menos horas de sueño, que los ronquidos son inofensivos y que beber ayuda a quedarse dormido son algunos de los que “podrían representar una amenaza significativa para la salud”, advierten los responsables del trabajo en un artículo en la revista ‘Sleep Health’.
“El sueño es una parte vital de la vida que afecta a nuestra productividad, estado de ánimo, salud general y bienestar. Disipar los mitos sobre el sueño promueve hábitos más saludables que, a su vez, promueven una mejor salud en general”, explica la investigadora principal del estudio, Rebecca Robbins, investigadora postdoctoral del Departamento de Salud de la Población de la Universidad de Nueva York en Langone Health.
En concreto, concluyen que el mito de que dormir cinco horas o menos es más que suficiente representa el riesgo más grave debido a los déficits de sueño a largo plazo. Para evitar los efectos de esta falsedad y de otras identificadas en este estudio, como el valor de tomar siestas cuando rutinariamente se tiene dificultad para dormir durante la noche, Robbins y sus colegas sugieren crear un horario de sueño consistente y pasar más tiempo, al menos siete horas, durmiendo.
Otro mito común se relaciona con los ronquidos. Y aunque Robbins dice que los ronquidos pueden ser inofensivos, también pueden ser un signo de apnea del sueño, un trastorno del sueño potencialmente grave en el que la respiración se interrumpe en el transcurso de la noche. Los autores animan a los pacientes a no descartar los ronquidos fuertes, sino más bien a ver a un médico, ya que esto puede llevar a paros cardíacos u otras enfermedades.
Los responsables del estudio también encontraron suficiente evidencia en investigaciones publicadas de que, a pesar de las creencias contrarias, beber bebidas alcohólicas antes de acostarse no es saludable para el sueño. Según los expertos, reduce la capacidad del cuerpo para lograr un sueño profundo, que las personas necesitan para funcionar adecuadamente.
“El sueño es importante para la salud, y se necesita un mayor esfuerzo para informar al público sobre este importante problema de salud pública. Por ejemplo, al discutir los hábitos de sueño con sus pacientes, los médicos pueden ayudar a prevenir que los mitos del sueño aumenten el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes”, comenta otro de los investigadores, Girardin Jean Louis.
Los científicos reconocen que algunos mitos todavía causan desacuerdo entre los expertos en sueño. Por ejemplo, aunque dormir hasta tarde los fines de semana interrumpe el ritmo circadiano natural, para las personas que ejercen ciertas profesiones, como los trabajadores por turnos, puede ser mejor dormir hasta tarde que tener menos horas de sueño en general.
Fecha:24/10/2019

https://www.bbc.com/mundo/noticias-47948676

En qué consiste la humanización de la medicina

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 17:31

Gen Schere 1La invasión tecnológica en la medicina puede ser tanto una oportunidad como un obstáculo para recuperar la relación médico-paciente.
En su último libro, titulado Deep Medicine, Eric Topol, cardiólogo y director del Scripps Research Translational Institute en La Jolla, California, plantea un futuro en el que la inteligencia artificial, con sus algoritmos alimentados con miles de imágenes y datos clínicos, ayuda a restablecer la empatía y la confianza entre médicos y pacientes. Su tesis, según resumen en la revista Nature, es que la IA “puede hacer que la atención médica sea nuevamente humana”. A su juicio, la IA heredará las tareas que mejor realizan las máquinas, lo que dejará más tiempo a los humanos para brindar compasión y escuchar a los pacientes.
De la necesidad de humanizar la medicina se viene hablando sobre todo desde que las nuevas tecnologías desviaron la mirada del médico desde el paciente a las pantallas. En algunos casos, esta humanización se entiende como la instalación de butacas agradables para los enfermos en diálisis, la decoración de pasillos pediátricos con personajes de Disney o la donación de cochecitos eléctricos para que los niños enfermos de cáncer puedan ir a la quimio. Hay también programas de acompañamiento con perros, música de cámara en las UCI, visitas de futbolistas y payasos, etc. Sin duda, tales acciones amenizan las estancias en los hospitales y alivian la frialdad de un entorno asociado al dolor.
Pero esa Medicina Profunda de la que habla Topol es algo más. La atención médica se ha convertido en una empresa enormemente costosa y tecnificada, hasta con robots que comunican al paciente su muerte inminente, como ocurrió hace poco en un hospital de California. ¿Satisface esta medicina las necesidades de médicos y pacientes? Es más resolutiva y eficaz, qué duda cabe, para algunos procesos, pero hay aún muchas preguntas que los algoritmos son incapaces de contestar.
¿Qué pasará cuando los datos sean óptimos, los algoritmos precisos y los diagnósticos acertados? ¿Se alejarán aún más los médicos del paciente? ¿Sobrarán la empatía y la compasión? Topol recuerda que la tecnología, la IA, no es más que una herramienta; la auténtica medicina, en cambio, establece un vínculo de persona a persona. Hay que dar la bienvenida a estos avances futuristas sin olvidar los valores que cimentan la medicina: un médico acariciando las manos de un anciano moribundo o dos enfermeras animando, casi sin palabras, a una niña con depresión grave en la unidad psiquiátrica. Paciencia y conciencia humanas cuando la ciencia y la técnica no saben qué hacer.
Fecha: 25/3/2019
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/opiniones/editorial/en-que-consiste-la-humanizacion-de-la-medicina.html

¿Como se diferencian la pérdida del olfato en el covid-19 con la de un resfriado común?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:24

Covid olfatoLa pérdida del olfato que puede acompañar al coronavirus es única y muy diferente a la que puede experimentar alguien afectado por un fuerte resfriado o gripe, dicen investigadores europeos que han estudiado el tema.
Por ejemplo, cuando los pacientes con covid-19 tienen pérdida del olfato, esta tiende a ser repentina y grave.
Y, por lo general, tampoco tienen la nariz tapada, ni moquean. De hecho, la mayoría de las personas con coronavirus aún pueden respirar libremente.
Un nuevo estudio, publicado en la revista ‘Rhinology’, es el primero en comparar cómo las personas con trastornos del olfato y el gusto relacionados con el covid-19 difieren de aquellos que tienen otras causas de infecciones del tracto respiratorio superior. Las principales diferencias encontradas son que, aunque los pacientes con covid-19 también pierden el sentido del olfato, pueden respirar libremente, no tienden a tener la nariz tapada o goteando y no detectan los sabores amargos o dulces. Estos hallazgos dan peso a la teoría de que el covid-19 infecta el cerebro y el sistema nervioso central.
Para averiguar más sobre el impacto del coronavirus sobre el sentido del olfato, el investigador principal del estudio -el profesor Carl Philpott, de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido- llevó a cabo pruebas de olfato y gusto en 30 voluntarios. De estos, 10 tenían covid-19, 10 padecían de fuertes resfriados y 10 eran personas sanas, sin síntomas de resfriado o gripe.
La pérdida del olfato fue mucho más profunda en los pacientes con covid-19, todos emparejados por edad y sexo y fueron menos capaces de identificar los olores y no podían distinguir para nada entre sabores amargos o dulces.
“Realmente parece existir características que distinguen al coronavirus de otros virus respiratorios”, destacó Philpott, quien trabaja con la organización benéfica Fifth Sense, que ayuda a personas con trastornos del olfato y el gusto.
“Esto es muy emocionante porque significa que las pruebas de olfato y gusto podrían usarse para discriminar entre pacientes con covid-19 y personas con un resfriado o una gripe normal”, dijo.

“Esto es muy emocionante porque significa que las pruebas olfativas y gustativas podrían utilizarse para discriminar entre los pacientes de covid-19 y las personas con un resfriado o gripe regular. Aunque estas pruebas no podrían sustituir a los instrumentos de diagnóstico formales, como los hisopos de garganta, podrían ser una alternativa cuando no se dispone de pruebas convencionales o cuando se necesita una detección rápida, en particular en el nivel de atención primaria, en los departamentos de emergencia o en los aeropuertos” señala el investigador.
Fecha: 23/8/2020
Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-53834519.

.

« Página anteriorPágina siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus