Diabetes mellitus

9 julio 2020

Edulcorantes no calóricos como factor de riesgo para accidente cerebrovascular

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 17:46

Dra. Zaira Medina López

Hola, soy la Dra. Zaira Medina, y el día de hoy les hablaré sobre un estudio reciente que se publicó en la revista científica Stroke, acerca del efecto de los edulcorantes no calóricos sobre la salud.(1)

Antecedentes
En los últimos años el consumo de edulcorantes no calóricos se ha incrementado de forma significativa en la comunidad occidental, con la finalidad de controlar la pandemia de obesidad que enfrentamos actualmente. Sin embargo, el efecto de las bebidas endulzadas artificialmente sobre la enfermedad cardiovascular ha sido descrito en un estudio previo de la Women’s Health Initiative, donde se documentó que el consumo de dos o más porciones de bebidas endulzadas artificialmente al día se asociaba con incremento de 30% en el riesgo de eventos cardiovasculares y mortalidad por todas las causas, con aumento de 50% en la mortalidad cardiovascular, independientemente de otros factores de riesgo.(2)
Estudio
Este artículo está basado en la cohorte observacional de la Women’s Health Initiative y tuvo la finalidad de evaluar la asociación de bebidas endulzadas artificialmente con accidente cerebrovascular, enfermedad arterial coronaria y mortalidad por cualquier causa en mujeres mayores con un seguimiento más extenso.
De tal forma que es un estudio con mujeres posmenopáusicas de 50 a 79 años, reclutadas de 1993 a 1998 en diferentes centros con citas de seguimiento. Los autores analizaron la asociación del consumo de bebidas endulzadas artificialmente con los diferentes tipos de accidente cerebrovascular, tanto isquémico como hemorrágico.
Las pacientes tuvieron una revisión clínica durante la cual completaron cuestionarios, se les hizo una revisión médica y se les tomaron muestras de sangre; tuvieron visita subsecuente tres años después, donde se preguntó dirigidamente sobre su consumo de bebidas endulzadas artificialmente, y se excluyó a quienes no pudieron contestar ese rubro; el tiempo de seguimiento fue de 11,9 años.
Los desenlaces estudiados fueron eventos cerebrovasculares fatales y no fatales, isquémicos, hemorrágicos, diferentes subtipos isquémicos, de acuerdo a la clasificación Toast, enfermedad coronaria y muerte por todas las causas después de la visita inicial, cuando realmente comenzó el seguimiento.
Para evaluar el consumo se realizó la siguiente pregunta: “¿Con qué frecuencia consumió este tipo de bebidas durante los últimos tres meses?”, haciendo referencia a bebidas de dieta o frutales, con una lata de 12 onzas como tamaño de referencia; la frecuencia se describió como nueve categorías con intervalo desde ‘nunca’ o ‘menos de una vez por mes’, hasta ‘dos o más veces al día’.
Se evaluaron covariables como edad, raza, índice de masa corporal, hipertensión arterial sistémica, uso de hipolipemiantes, diabetes mellitus, antecedente de enfermedad cerebrovascular o infarto al miocardio, ataque isquémico transitorio, angina, revascularización, y realización de actividad física recreativa.
Se utilizó el puntaje de la escala de calidad de la alimentación Healthy Eating Index 2005 para valorar la calidad de la alimentación en la cual hay un puntaje de 0 a 100, cuyo puntaje es mayor si la dieta es más saludable.
Resultados
Se incluyeron 81.714 mujeres: 31,6% entre 50 y 59 años; 44,6% entre 60 y 69 años, y 23,8% mayores de 70 años. La mayoría de ellas (85,2%) era de raza blanca, y 64,1% era consumidora poco frecuente (‘nunca’ o ‘menos de una vez a la semana’) de bebidas endulzadas artificialmente.
Las participantes que tuvieron elevado consumo de bebidas endulzadas artificialmente en general fueron más jóvenes, con nivel educativo alto, ingresos más elevados, mayor probabilidad de padecer obesidad o sobrepeso, realizaban ejercicio con menor frecuencia, ingerían mayor cantidad de energía con alimentos de menor calidad, e incluso tenían historia de diabetes mellitus, infarto de miocardio o enfermedad cerebrovascular.
En total se registraron 2.838 eventos cerebrovasculares fatales y no fatales, 2.227 fueron isquémicos, 422 hemorrágicos, 3.618 eventos coronarios, y ocurrieron 15.005 muertes durante el seguimiento. En el análisis multivariado las participantes con la tasa de consumo más elevada de bebidas endulzadas artificialmente tuvieron mayor riesgo de desarrollar todos los desenlaces, excepto accidente cerebrovascular hemorrágico, es decir, quienes consumían más bebidas endulzadas artificialmente tenían mayor riesgo de presentar eventos cerebrovasculares isquémicos o coronarios de forma independiente de factores demográficos, comorbilidades y otros factores de riesgo.
En un modelo de riesgos proporcionales de Cox, al analizar los subtipos de evento cerebrovascular se encontró mayor probabilidad de infartos isquémicos secundarios a la oclusión de arterias pequeñas en el grupo de mujeres con elevado consumo de bebidas endulzadas artificialmente; este riesgo se mantuvo inclusive al analizar por separado a las pacientes con y sin diabetes e hipertensión arterial sistémica.
Punto de vista
Por tanto, el riesgo conferido de padecer un evento vascular cerebral asociado al consumo de bebidas con edulcorantes no calóricos parece ser independiente de diabetes mellitus e hipertensión arterial, lo cual sugiere que podría haber otro mecanismo fisiopatogénico relacionado con el desarrollo de los eventos cerebrovasculares en quienes consumen habitualmente las bebidas endulzadas artificialmente. Sin embargo, debido a que el estudio fue observacional, quizá estos hallazgos deban tomarse con cautela.
Muchas gracias por su atención, soy la Dra. Zaira Medina, para Medscape en Español.

Referencias
1.Mossavar-Rahmani Y, Kamensky V, Manson JE, Silver B, y cols. Artificially Sweetened Beverages and Stroke, Coronary Heart Disease, and All-Cause Mortality in the Women’s Health Initiative. Stroke. Mar 2019;50(3):555-562. doi: 10.1161/STROKEAHA.118.023100. PMID: 30802187. Fuente
2.Vyas A, Rubenstein L, Robinson J, Seguin RA, y cols. Diet Drink Consumption and the Risk of Cardiovascular Events: A Report from the Women’s Health Initiative. J Gen Intern Med. Abr 2015;30(4):462-8. doi: 10.1007/s11606-014-3098-0. PMID: 25515135. Fuente
Fuente: Edulcorantes no calóricos como factor de riesgo para accidente cerebrovascular -Medscape-

https://espanol.medscape.com/verarticulo/5903832?nlid=128991_4001&src=WNL_esmdpls_190401_mscpedit_gen&uac=120961CT&impid=1924907&faf=1

Fecha:26/3/2019

29 mayo 2020

Herramientas para mejorar redacción

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 10:53

Escribir mejor

http://www.bmns.sld.cu/escribir-mejor

6 abril 2020

¿Cuáles son los mitos sobre el sueño más perjudiciales para la salud?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 13:40

Woman sleeping on white backgroundInvestigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos) han revisado más de 8.000 sitios web para identificar las 20 suposiciones más comunes sobre el sueño. Con un equipo de expertos en medicina del sueño, los clasificaron en función de si podían ser calificados como mito o real, y del daño que podía causar.
Por ejemplo, los mitos de que son suficientes cinco o menos horas de sueño, que los ronquidos son inofensivos y que beber ayuda a quedarse dormido son algunos de los que “podrían representar una amenaza significativa para la salud”, advierten los responsables del trabajo en un artículo en la revista ‘Sleep Health’.
“El sueño es una parte vital de la vida que afecta a nuestra productividad, estado de ánimo, salud general y bienestar. Disipar los mitos sobre el sueño promueve hábitos más saludables que, a su vez, promueven una mejor salud en general”, explica la investigadora principal del estudio, Rebecca Robbins, investigadora postdoctoral del Departamento de Salud de la Población de la Universidad de Nueva York en Langone Health.
En concreto, concluyen que el mito de que dormir cinco horas o menos es más que suficiente representa el riesgo más grave debido a los déficits de sueño a largo plazo. Para evitar los efectos de esta falsedad y de otras identificadas en este estudio, como el valor de tomar siestas cuando rutinariamente se tiene dificultad para dormir durante la noche, Robbins y sus colegas sugieren crear un horario de sueño consistente y pasar más tiempo, al menos siete horas, durmiendo.
Otro mito común se relaciona con los ronquidos. Y aunque Robbins dice que los ronquidos pueden ser inofensivos, también pueden ser un signo de apnea del sueño, un trastorno del sueño potencialmente grave en el que la respiración se interrumpe en el transcurso de la noche. Los autores animan a los pacientes a no descartar los ronquidos fuertes, sino más bien a ver a un médico, ya que esto puede llevar a paros cardíacos u otras enfermedades.
Los responsables del estudio también encontraron suficiente evidencia en investigaciones publicadas de que, a pesar de las creencias contrarias, beber bebidas alcohólicas antes de acostarse no es saludable para el sueño. Según los expertos, reduce la capacidad del cuerpo para lograr un sueño profundo, que las personas necesitan para funcionar adecuadamente.
“El sueño es importante para la salud, y se necesita un mayor esfuerzo para informar al público sobre este importante problema de salud pública. Por ejemplo, al discutir los hábitos de sueño con sus pacientes, los médicos pueden ayudar a prevenir que los mitos del sueño aumenten el riesgo de enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes”, comenta otro de los investigadores, Girardin Jean Louis.
Los científicos reconocen que algunos mitos todavía causan desacuerdo entre los expertos en sueño. Por ejemplo, aunque dormir hasta tarde los fines de semana interrumpe el ritmo circadiano natural, para las personas que ejercen ciertas profesiones, como los trabajadores por turnos, puede ser mejor dormir hasta tarde que tener menos horas de sueño en general.
Fecha: 20/$/2019
Fuente:

https://www.infosalus.com/salud-investigacion/noticia-cuales-son-mitos-sueno-mas-perjudiciales-salud-20190420083149.html?utm_source=boletin&utm_medium=email&utm_campaign=usuariosboletin

17 marzo 2020

Qué medicamentos caducados se pueden tomar

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:43

medicamento vencidoPor: Alex Nielsen
Tenemos algunas buenas noticias que podrían terminar ahorrándo montones de dinero: ¡puedes ignorar la fecha de vencimiento de muchos medicamentos durante años! Según un informe publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por las siglas en inglés), ciertos tipos de medicamentos pueden retener gran parte de su potencia por hasta 40 años…

¿Por qué los medicamentos tienen una fecha de caducidad?
De acuerdo con la Harvard Health Letter, una fecha de vencimiento es un requisito legal que ha sido impuesto por la FDA desde 1979. Se supone que es la fecha hasta cuando “el fabricante todavía puede garantizar la potencia y seguridad total del medicamento”. La investigación muestra que el 90% de más de 100 tipos de medicamentos, tanto los de venta libre como los recetados, siguen siendo seguros para su consumo incluso 15 años después de que supuestamente hayan expirado.
Un informe de Medscape afirma que las fechas de vencimiento no te dicen cuánto tiempo el medicamento “es realmente ‘bueno’ o seguro de usar”, y de hecho, muchas autoridades médicas afirman que está bien tomar la mayoría de los medicamentos después de caducados.
¿Cuánto tiempo después de la fecha de caducidad sigue siendo seguro?
El estudio de JAMA se realizó durante 15 años, con los investigadores analizando diferentes medicamentos con 14 ingredientes activos distintos en ellos que habían expirado entre 28 y 40 años atrás. Sus hallazgos revelaron que la mayoría de los ingredientes activos todavía tenían al menos un 90% de efectividad, lo que se considera la potencia mínima aceptable. Los únicos medicamentos que cayeron por debajo de este umbral fueron la aspirina, la fenacetina (un analgésico) y la anfetamina (para el TDAH y la narcolepsia).
El ex director del programa de pruebas de la FDA, Francis Flaherty, dijo que “las fechas de caducidad puestas por los fabricantes generalmente no influyen en si un medicamento se puede usar por más tiempo”. También dijo que estas fechas se usaban típicamente para “mercadeo”, en lugar de por razones científicas o médicas, ya que no es rentable para las empresas farmacéuticas tener productos en un estante durante 10 años. Quieren cambios para poder sacar nuevos productos y así ganar más dinero”.
Excepciones notables
Aquí hay algunos medicamentos que siempre debes desechar después de que haya expirado su fecha de caducidad:
-Insulina
-Antibióticos líquidos
-Nitroglicerina
-Tetraciclina

Cómo tomar la decisión correcta
“Dado que los estadounidenses actualmente gastan más de 300 mil millones anuales en medicamentos recetados, extender las fechas de caducidad de los medicamentos podría generar enormes ahorros en el gasto de atención médica”.
Si estás pensando en tomar un medicamento caducado, primero debes considerar qué es y por
qué debes tomarlo. Si figura en la lista de excepciones anterior, o si tu vida depende de que sea 100% efectiva, entonces deséchalo y obtén en su lugar algún medicamento que no haya caducado. De lo contrario, todo debería ir bien, pero si tienes alguna pregunta, asegúrate de consultar primero con tu médico o farmacéutico.
Fecha:10/2/2020
Fuente:https://www.todo-mail.com/content.aspx?emailid=13361

6 marzo 2020

Tratamiento de la gota aguda

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:14

¿Colchicina o Naproxeno?
Edward Roddy, Kris Clarkson, Milica Blagojevic-Bucknall, et al. Fuente: Ann Rheum Dis 2020 Feb; 79:276. (https://doi.org/10.1136/annrheumdis-2019-216154) Open-label randomised pragmatic trial (CONTACT) comparing naproxen and low-dose colchicine for the treatment of gout flares in primary care

Manejo de la gota aguda: una prueba aleatorizada
La elección del tratamiento oral para pacientes con brotes de gota aguda (es decir, colchicina, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos [AINE] o esteroides) generalmente se individualiza de acuerdo con los posibles efectos secundarios, las contraindicaciones de los medicamentos, el costo y la preferencia del paciente.
En este ensayo en el Reino Unido, 399 pacientes con brotes de gota aguda fueron asignados al azar a naproxeno (dosis inicial de 750 mg; seguido de 250 mg, tres veces al día durante 1 semana) o colchicina (0,5 mg tres veces al día durante 4 días).
Los pacientes inscritos no tenían contraindicaciones importantes para ninguno de los medicamentos;
Se excluyeron pacientes con tasa de filtración glomerular <30 ml / minuto. La primera articulación metatarsofalángica estuvo involucrada (con o sin afectación adicional de otras articulaciones de las extremidades inferiores) en el 70% de los casos.
Ambos regímenes fueron efectivos.
El alivio del dolor fue similar en los grupos de naproxeno y colchicina, tanto durante los primeros 7 días como al mes. La diarrea fue más común con la colchicina, y el estreñimiento fue más común con el naproxeno.
Mensajes clave
-¿Qué se sabe sobre este tema?
Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son tratamientos efectivos para el brote de gota, pero los efectos secundarios son frecuentes.

-Las dosis más bajas de colchicina son tan efectivas y mejor toleradas que las dosis altas, pero nunca se han comparado directamente con un AINE.
¿Qué agrega este estudio?
-No hubo diferencia entre el efecto del naproxeno y la dosis baja de colchicina sobre el dolor causado por el brote de gota.

-El naproxeno se asoció con menos efectos secundarios, menor uso de otros analgésicos y fue rentable.
¿Cómo podría afectar esto en la práctica clínica o en los desarrollos futuros?
En ausencia de contraindicaciones, el naproxeno debe usarse antes de la dosis baja de colchicina en atención primaria por razones de eficacia, seguridad y costo.

Se excluyeron pacientes con tasa de filtración glomerular <30 ml / minuto. La primera articulación metatarsofalángica estuvo involucrada (con o sin afectación adicional de otras articulaciones de las extremidades inferiores) en el 70% de los casos.
Ambos regímenes fueron efectivos.
El alivio del dolor fue similar en los grupos de naproxeno y colchicina, tanto durante los primeros 7 días como al mes. La diarrea fue más común con la colchicina, y el estreñimiento fue más común con el naproxeno.
Fecha:24/2/2020

Ver artículo completo en IntraMed

26 febrero 2020

¿Por qué los médicos ya no tocan a los pacientes?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:31

Medico revisando historia clinicaLa impersonalización del encuentro clínico ha sido un grave revés para la medicina
Habiendo tenido el privilegio de asistir a clínicas en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido casi todas las semanas desde marzo de este año, puedo decir honestamente que en ningún momento ningún médico, cirujano o anestesista ha completado algo que se aproxime a un examen físico. (Incluso tomar un historial médico ha sido un ejercicio asombrosamente superficial. Las enfermeras son más exhaustivas, aunque usan una lista de verificación).
Estas observaciones no pretenden ser críticas. Podría argumentar que, dado que mi “queja de presentación” no se refería al corazón, los pulmones, el abdomen o el sistema neurológico, un examen físico completo era innecesario. Pero como alguien que asistió a la escuela de medicina en la década de 1980, tenía la importancia de la inspección, la palpación, la percusión y la auscultación grabada en mi alma clínica emergente.
Las páginas y páginas de hallazgos que escribimos basados en extensas historias y exámenes físicos se conformaron a un patrón de detalles extraordinarios que se nos exhortó, de hecho se nos exigió que describiéramos. Pero no hoy. O, al menos, no en la práctica cotidiana de la medicina. El examen físico parece haberse convertido en un anacronismo, un vestigio remanente, de atención clínica.
¿Deberíamos llorar o celebrar la desaparición de la imposición de manos?
En muchos sentidos debemos alegrarnos. Me trasladaron por resonancia magnética con contraste y tomografías PET-CT, me sometieron a numerosos ECG, exámenes de ultrasonido y ecocardiogramas, me pincharon con agujas de biopsia y me senté en colas gigantes esperando que los tubos de ensayo se llenaran con mi sangre.
¿Quién necesita médicos?
La precisión de la medicina tecnológica moderna triunfa sobre cualquier cosa que nuestros sentidos humanos defectuosos puedan detectar. Los médicos que he visto han sido en su mayoría magníficos. Pero sus roles han sido extrañamente ambiguos. Uno prescinde rápidamente de las razones clínicas de nuestro encuentro, pasando a lamentaciones entretenidas y escandalosas sobre el manejo del hospital.
Otra es más fría, incluso helada, llamando (gritando) el nombre de un paciente en medio de la clínica. Se espera que el paciente siga al consultor como un estudiante malcriado de la escuela. Al entrar en la sala de la clínica, te sientas y luego ves una cara inexpresiva y bastante aterradora leer el informe de patología (o lo que sea) desde una computadora.
De una manera desarmadoramente directa, y sin una sombra de contacto visual, usted aprende si la última pieza de tejido extraída está libre o no de enfermedad. El consultor es impasible, inconmovible, ya que transmiten su destino. Y a través de todos estos intercambios, no hay contacto. De hecho, lo contrario. Separación absoluta Sin examen de manos. No hay búsqueda atenta de ganglios linfáticos agrandados. Sin sensación de pulso, radial, braquial, carotídeo u otro. No se mide la presión venosa yugular. Ninguna inspección o palpación del praecordium. No hay auscultación del corazón. Sin percusión o auscultación del tórax. Sin examen abdominal. Y el sistema nervioso puede simplemente no existir. He probado estas percepciones con amigos que todavía ven pacientes. Están sorprendidos de que yo esté sorprendido.
Evitar el contacto es una mala medicina.
Estoy tan cautivado como cualquier otro por las nuevas tecnologías médicas. Honro (de hecho, ahora dependo) el descubrimiento de nuevos medicamentos para controlar afecciones que antes no se podían tratar. Admiro los logros de los médicos en un entorno clínico cada vez más presionado. Pero un examen clínico no se trata solo de obtener evidencia para armar un diagnóstico diferencial. El examen clínico, y el lugar central de contacto en ese examen, se trata de fomentar una conexión física y mental entre el médico y el paciente.
El tacto significa la naturaleza humana de la situación en que se enfrentan el paciente y el médico. El tacto humaniza esa situación. El tacto genera confianza, tranquilidad y un sentido de comunión. El tacto se trata de fomentar un vínculo social de simpatía, compasión y ternura entre dos extraños. El tacto puede incluso transmitir la idea de supervivencia.
La impersonalización del encuentro clínico ha sido un grave revés para la medicina. La subestimación de la importancia del tacto niega la necesidad universal de conexión física en las relaciones humanas, de cualquier tipo. El tacto, expresado a través del examen físico, comunica comodidad y preocupación. El tacto fomenta la cooperación. Es hora de devolver el tacto a la medicina.
Fecha: 30/1/2020
Fuente:https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95357&fuente=inews&utm_source=inews&uid=445164

31 enero 2020

¿Deben aceptar los médicos regalos de sus pacientes?

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 21:19

Medico revisando historia clinicaHace años muchos médicos recibían pagos en especies. ¿Dónde marcar en los tiempos actuales la línea roja: en una botella de vino o en un crucero por las Antillas?
Joel Dunnington, un radiólogo que se retiró en 2014 del Centro de Cáncer MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston, es un Papá Noel habitual. El año pasado, horneó y distribuyó 50 tartas de frutas (usando la receta de su madre) y 150 pastelitos entre el personal del Anderson. Pero cuando se trata de obsequios de pacientes agradecidos, Dunnington se transforma en un Scrooge despreciativo: no acepta ningún regalo. Según confiesa en MedPage Today, “estos obsequios generalmente solo crean conflictos entre pacientes y médicos”, como el sesgo preferencial que se puede establecer.
La Navidad es tiempo de aguinaldos, de regalos a parientes y bienhechores, de recuerdos y sentimientos de gratitud hacia quienes nos han ayudado, como ese médico de cabecera que nos aguanta con tanta paciencia o aquel otro que nos puso la prótesis. ¿Deben los médicos aceptar esas expresiones de gratitud envueltas en papeles de colores? ¿Cuál sería un valor monetario razonable? ¿O habría que declinar cortésmente? La respuesta no es unánime. Hay una especie de instinto ancestral de recompensar al que se preocupa por nosotros, aunque se le haya pagado la tarifa estipulada. Las propinas a un taxista o camarero reflejan las diferencias de atención. Lynda Gorov, escritora y editora de Los Ángeles, confiesa cierta congoja por no haber mostrado su gratitud a los médicos que la han tratado: “Siempre me pregunto por qué le doy propina a la persona que me sirve el café, pero no a la persona que me hace una extracción de sangre perfecta”.
“No existen regulaciones definitivas sobre la aceptación de obsequios de los pacientes, y existen puntos de vista opuestos”, escribía hace unos años en Canadian Family Physician la psiquiatra Lara Hazelton, de la Universidad Dalhousie, en Halifax. “Algunos creen que los médicos nunca deberían aceptarlos porque podrían influir en la atención o debilitar la relación; otros piensan que en ciertas circunstancias permiten a los pacientes expresar gratitud y fortalecen el vínculo médico-paciente”.
Ética de los incentivos
Hace unos años, en un informe de la Organización Médica Colegial titulado Ética de los incentivos a los profesionales sanitarios y dirigido por Diego Gracia y Juan José Rodríguez Sendín, se leía que “desde el punto de vista de la ética profesional, no es lo mismo aceptar un presente que trae el paciente (o familia) que ha establecido una relación más allá del mero acto médico, que recibir un regalo por actuar de una determinada manera. Lo segundo aleja al profesional sanitario de su tarea de informar y tratar al paciente de manera objetiva basada en criterios clínicos, y de su obligación de respetar el principio de justicia y no discriminar injustificadamente y tratar con equidad a todos los potenciales receptores”. Tanto la OMC española como la British Medical Association, la Canadian Medical Association o el American College of Physicians coinciden en que lo más adecuado es supeditar la decisión a la particularidad de cada caso, si bien hay unanimidad en que no deben aceptarse regalos que condicionen o puedan condicionar la profesionalidad del médico.
Dunnington, que fue delegado de la American Medical Association (AMA), se decantó por prohibir todos los obsequios, pues conducirían a favoritismos, por ejemplo en las listas de trasplantes. Una encuesta realizada en 1980 a casi 400 médicos británicos concluyó que el 20% recibieron regalos en los últimos tres meses. El valor promedio de los obsequios fue inferior a 15 dólares, siendo las bebidas alcohólicas lo más común, seguidas de bombones y dinero en efectivo. No faltaban viajes en cruceros o entradas para un partido de fútbol o un concierto.
El Consejo de Asuntos Éticos y Jurídicos de la AMA actualizó sus principios deontológicos en 2016 después de una revisión de ocho años. Al no haber un consenso claro, decidió permitir a los médicos cierto margen de maniobra para aceptar o rechazar un regalo.
¿Pero cuando un regalo se convierte en un soborno? Tampoco hay directrices diáfanas ante este dilema. La AMA no establece límites en dólares, aunque algunas instituciones sí lo han hecho. Así, el MD Anderson limitó el valor de los regalos a 50 dólares. Y claro, siempre hay clases: los resultados clínicos de un cirujano o un pediatra son más visibles que los de un radiólogo o un anestesiólogo, y también por tanto las ofrendas que se les hacen.
George Annas, especialista en Ética Médica en la Universidad de Boston, dice que debería haber límites, pero con matices. “¿Qué pasa si su paciente se presenta con un salmón ahumado? Probablemente valga entre 25 y 50 dólares. Realmente creo que no vale la pena discutir por eso, si bien algunas personas demasiado puristas lo rechazarían”. La cuestión básica es si los pacientes están comprando un tratamiento especial con sus obsequios o sencillamente manifiestan su agradecimiento: “Habría que preguntarles a ellos”. La AMA dictaminó que los médicos deben “rechazar los obsequios que sean desproporcionadamente o inapropiadamente grandes, o cuando el médico se sentiría incómodo si sus colegas supieran que había aceptado ese regalo”.
Consejos orientadores
En un artículo publicado el año pasado en Actualización en Medicina de Familia, revista de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), y firmado por los médicos de atención primaria Ana Valverde Prados y José Antonio Castro Gómez, de Granada, y Rosario Perez García, de Tarragona, se brindaban algunos criterios útiles: el mejor antídoto contra la perversión del regalo es la transparencia; nunca debe importarnos que se conozcan los regalos que recibimos; no es ético aceptar un regalo de carácter íntimo, como lencería; no es ético aceptar un regalo que sea caro (concepto que varía, claro, según el país o lugar en el que se trabaje); los regalos que se hacen con la intencionalidad de modificar la relación médico-paciente para obtener un beneficio por parte del último (un trato especial respecto al resto de los pacientes) han de ser rechazados.
Lara Hazelton se enfrentó a un problema de límites cuando un paciente anciano que le había obsequiado con galletas, bizcochos y libros, le insistió en “hacer algo especial” por ella. Hazelton le sugirió que hicieran una donación al hospital cuando finalizara el tratamiento. Y le explicó que los dulces los repartiría entre el personal del centro y los libros los donaría a la biblioteca de pacientes. Martha Howard, médico de familia de Chicago, suele rechazar los regalos, pero cuando trabajaba en los Servicios Sociales hizo una excepción cuando sus “maravillosos pacientes mexicanos a veces me traían tamales porque veían que no tenía tiempo para almorzar. Me los comí con gratitud”.
Flores, libros, tiestos, alimentos caseros, cerveza artesanal, bolsas de fruta o de tomates son regalos habituales en ciudades pequeñas o ambientes rurales. Paul Speckart, médico generalista y endocrinólogo en San Diego, California, está acostumbrado a esos pequeños detalles, resultado de los estrechos vínculos con algunos pacientes. “Uno de mis pacientes piensa que tengo un gran déficit cultural y me trae dos entradas para la ópera cada año. Y en Navidad recibiré seis u ocho tiques de regalo para restaurantes locales”. Pero hace unos años se enfrentó a una ‘oferta’ de 40.000 dólares. Procedía de un paciente, empresario retirado y también amigo personal, que sabía que los ingresos de Speckart eran de unos 150.000 dólares al año y que a su hijo lo habían aceptado en la Universidad de Stanford, cuya matrícula en 1991 costaba 40.000 dólares. Speckart, ex miembro de la Junta Directiva del American College of Physicians, sabía que los obsequios en efectivo generalmente no eran apropiados y que uno tan grande parecía indecoroso. Pero después de consultarlo con algunos socios, aceptó el regalo de su amigo. Eran otros tiempos.
José R. Zárate

Fecha: 30/1/2020
Fuente:Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/opiniones/el-escaner/deben-aceptar-los-medicos-regalos-de-sus-pacientes.html

Cómo prevenir el nuevo coronavirus

Filed under: Mensaje,Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:42

Medico con nasobucoLos expertos de la Escuela de Enfermería Johns Hopkins ofrecen ideas clave para los profesionales de la salud y los ciudadanos
El nuevo coronavirus de 2019 (2019-nCoV) es un nuevo virus respiratorio que se identificó por primera vez en Wuhan, China. Se cree que comenzó a través de una fuente animal, el virus ahora se está propagando de persona a persona. La tasa de infección continúa aumentando a nivel mundial, y como con cualquier virus nuevo, la salud pública es la principal preocupación.
Los expertos de la Escuela de Enfermería Johns Hopkins ofrecen ideas clave para los profesionales de la salud y los ciudadanos sobre cómo prevenir enfermedades, mientras permanecen listos para enfrentar un brote en desarrollo.
Quizás lo más importante en este momento para los residentes de EE. UU. es que perciben un sentido de riesgo de un agente infeccioso. Todos deberían tomar medidas para reducir el riesgo de contraer las infecciones más comunes que circulan en esta época del año, a saber, la gripe y el resfriado común “.
Y las medidas preventivas simples pueden ser muy útiles.
“Use constantemente buenas prácticas de higiene como lavarse las manos y evitar tocarse la cara, especialmente la nariz, la boca y los ojos, ya que son puntos de entrada para los virus respiratorios”.
Tener Veenema, PhD, MPH, MS, RN, un experto reconocido internacionalmente en preparación para emergencias de salud pública, dice que los profesionales de la salud deben recordar el mayor riesgo que todavía está en el horizonte.
“Cada día, los profesionales de la salud participan en actividades de vigilancia, detección y contención de enfermedades con el fin de proteger a sus pacientes y sus comunidades de la transmisión de enfermedades infecciosas. Dada la mayor amenaza del nuevo coronavirus ahora en los Estados Unidos, todos los profesionales de la salud deberían tenga en cuenta el riesgo de un brote más grande. Mientras mantenemos constantemente los procedimientos estándar de control de infecciones en su lugar de trabajo, debemos estar preparados para responder a una emergencia de salud pública a gran escala “.
Y según el investigador epidemiológico Paul Stamper, MSPH, es una buena noticia que los gobiernos de todo el mundo estén respondiendo lo más rápido posible a la información que tenemos sobre el virus.
“Parece que muchos profesionales de la salud están muy involucrados. El gobierno de los EE. UU. es muy consciente y está al tanto de la situación”.

Declaración sobre la reunión del Comité de Emergencia del Reglamento ‎Sanitario Internacional (2005) acerca del brote de nuevo coronavirus ‎‎(2019-nCoV)‎
A la República Popular China
Se le aconseja:
-Proporcionar más información sobre las medidas de gestión de riesgos adoptadas por sus administraciones públicas, incluidos los sistemas de gestión de la crisis a nivel nacional, provincial y municipal, así como otras medidas de ámbito interno.

-Mejorar la ejecución de medidas racionales de salud pública en materia de confinamiento y de control del brote.

-Mejorar la vigilancia y la detección activa de casos en todo su territorio, sobre todo durante la celebración del Año Nuevo Chino.

-Colaborar con la OMS y sus asociados para realizar estudios que permitan conocer las características epidemiológicas y la evolución del brote, y, más específicamente, para determinar la fuente de este nuevo coronavirus, en particular los animales que actúan como reservorio y los involucrados en la transmisión zoonótica, así como la comprensión del alcance que puede alcanzar el contagio entre personas y, allí donde se esté transmitiendo el virus, las características clínicas de la infección y el tratamiento necesario para reducir la morbilidad y la mortalidad.

-Seguir proporcionando a la OMS datos completos sobre todos los casos, entre ellos secuencias del genoma vírico y detalles sobre cualquier caso o grupo de casos de profesionales sanitarios infectados.

-Realizar pruebas de detección a la salida de los aeropuertos y puertos internacionales en las provincias afectadas con el fin de detectar a tiempo a las personas que presenten síntomas y, posteriormente, someterlas a una exploración más detallada y tratarlas si es necesario, intentando al mismo tiempo perturbar lo menos posible el tráfico internacional.

-Fomentar la detección en los aeropuertos, estaciones de ferrocarril y estaciones de autobuses de larga distancia de ámbito nacional, según sea necesario.

A los demás países
Es posible que se registren más casos exportados en cualquier país. Por tanto, todos los países deben estar preparados para adoptar medidas de confinamiento, como la vigilancia activa, la detección temprana, el aislamiento y el manejo de los casos, el seguimiento de contactos y la prevención de la propagación del 2019-nCoV, así como para proporcionar a la OMS todos los datos pertinentes.
En virtud del RSI, los países deben proporcionar información a la OMS.
En la página https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019 se ofrecen recomendaciones de carácter técnico (en inglés). Los países deben procurar, principalmente, prevenir el contagio de personas, evitar la transmisión secundaria y la propagación internacional y colaborar con la respuesta internacional mediante la comunicación y la colaboración multisectoriales y la participación activa para incrementar los conocimientos sobre el virus y sobre la enfermedad, así como para impulsar las investigaciones. Además, deberían respetar las recomendaciones de la OMS relativas a los viajes[1].
A la comunidad internacional
Nos encontramos ante un coronavirus nuevo. Como hemos podido comprobar en el pasado con coronavirus similares, estos eventos requieren un gran esfuerzo de la comunidad internacional en materia de investigación e intercambio regular de información. Por ello, debe continuar demostrando su solidaridad y su capacidad de cooperación, de conformidad con el artículo 44 del RSI (2005), para prestarse mutuamente apoyo a fin de determinar la fuente de este nuevo virus, conocer el alcance que puede tener la transmisión interpersonal, estar preparados ante la posible aparición de casos importados y llevar a cabo investigaciones para encontrar un tratamiento.
Directora de la OPS instó a estar preparados para detectar casos del nuevo coronavirus en las Américas
Asimismo, pidió que se informe a los trabajadores de la salud sobre el virus y que se refuercen las medidas de prevención y control de infecciones en los centros de salud para prevenir que contraigan enfermedades respiratorias agudas
Washington, DC, 24 de enero de 2020 (OPS)- La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, instó hoy a los países de la región de las Américas a estar preparados para detectar tempranamente, aislar y cuidar a pacientes infectados con el nuevo coronavirus, ante la posibilidad de recibir viajeros provenientes de países donde hay transmisión del virus.
“Los servicios de salud tienen que estar preparados porque muy probablemente serán ellos el punto de entrada donde se detectarán casos del nuevo coronavirus, como ya ha sucedido con epidemias anteriores”, afirmó Etienne. “La OPS está lista para apoyarlos porque detectar tempranamente los casos puede prevenir la propagación de la enfermedad”, sostuvo durante una sesión informativa para los embajadores ante la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Washington.
Según el reporte de situación de la OMS emitido el 24 de enero, en el mundo se notificaron 846 casos confirmados de infección por 2019-nCoV, 830 en China. De ellos, 177 casos fueron severos y 25 fallecieron. De los casos confirmados, el 80% eran personas mayores de 40 años y el 64%, hombres.
Otros casos se reportaron en Tailandia (4), Japón (2); Hong Kong (2), la República de Corea (2), Macao (2) y Singapur (1). En las Américas, los Estados Unidos confirmaron 2 casos de viajeros provenientes de China, y otros países descartaron o están investigando posibles casos.
En Wuhan, China, los trabajadores de salud fueron uno de los grupos afectados, algo que ha puesto bajo presión a los servicios de salud. Por esta razón, Etienne subrayó la importancia de informar y entrenar al personal de salud de la región y promover entre ellos el uso del equipo de prevención de infecciones para protegerlos de cualquier enfermedad.
La Directora de la OPS mencionó que la organización ha activado su sistema de manejo de incidentes, y que desde inicios de enero ha compartido información con los ministerios de Salud a través de los canales del Reglamento Sanitario Internacional (RSI), y a través de sus representantes en los países. También manifestó que continuará actualizando la información sobre lo que los países pueden hacer para responder en forma efectiva a este nuevo virus acerca del que todavía hay mucha incertidumbre.
El 22 y 23 de enero de 2020, el Director General de la OMS, doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, convocó al Comité de Emergencia para asesorarlo sobre si el brote en China constituye una emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC). El Director de la OMS decidió no declarar una emergencia de salud pública en este momento. Sin embargo, afirmó que es una emergencia en China, y que el brote representa un alto riesgo a nivel regional y mundial.
“El hecho de que la OMS no haya declarado una emergencia no significa que no estemos ante un desafío grande en salud pública”, consideró el Subdirector de la OPS, doctor Jarbas Barbosa. “Con la globalización y los viajes internacionales no es inesperado que los países de la región puedan recibir personas con el virus”, dijo, pero aclaró que “tener un caso importando no es lo mismo que tener transmisión local o sostenida en un país”.
El Director del Departamento de Emergencias de la OPS, doctor Ciro Ugarte, destacó que la vigilancia epidemiológica para la detección temprana de casos, así como el manejo de pacientes con el equipo de protección adecuado pueden limitar la transmisión de persona a persona, reducir la posibilidad de que se produzcan casos secundarios y evitar una propagación de la enfermedad.
“La naturaleza del 2019-nCoV es muy similar a la gripe, y los síntomas son similares a los del SARS (síndrome respiratorio agudo grave): fiebre, tos, dificultad para respirar y neumonía”, indicó Ugarte. Agregó que aún se desconoce el tratamiento para el nuevo coronavirus y que no hay disponible una vacuna.
Fecha:30/1/2020

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95410&pagina=2

25 enero 2020

Envejecimiento: un reloj, tres declives y cuatro senotipos

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 11:22

limite-vida_0Desde su nacimiento, la naturaleza ha sentenciado a los humanos a una muerte inevitable. El instrumento de ejecución es el proceso de envejecimiento. He aquí tres hipótesis sobre cómo y por qué envejecemos.

Según las nociones científicas modernas que recogía Alexander G. Trubitsyn, del Instituto de Biología de la Academia de Ciencias de Rusia, en el número de noviembre pasado de Current Aging Science, solo habría dos causas fundamentales del envejecimiento: el daño fisiológico estocástico (aleatorio, azaroso) o la activación de un programa genético especial. Los experimentos confirman que las infecciones producen toxinas, que las mitocondrias generan especies reactivas de oxígeno (ROS) que causan mutaciones en el ADN nuclear y mitocondrial, que se producen errores en los procesos de reduplicación, transcripción y traducción del ADN, que la peroxidación de lípidos ocurre en las membranas, que hay glucólisis no enzimática y entrecruzamiento de moléculas, y más. Todo esto se acumula con el tiempo. Casi todos los experimentos destinados a aumentar la longevidad máxima de los animales, fallidos en su mayor parte, se reducen en última instancia a métodos que implican la prevención o restauración de tales daños.
A juicio de Trubitsyn, esto indicaría que el concepto de acumulación de daños fisiológicos estocásticos es incorrecto y, por lo tanto, habría que respaldar el concepto alternativo de envejecimiento genéticamente programado y las actuaciones sobre los genes. Tal enfoque ha tenido cierto éxito en animales, pero se ha visto inadecuado en los humanos debido a sus peligrosos efectos secundarios. Para el biólogo ruso los procesos estocásticos destructivos serían el mecanismo de ejecución del programa de envejecimiento. Dicho programa estaría regulado por un reloj especial de envejecimiento bioenergético que establecería la longevidad máxima específica de cada especie. Se entendería así “el efecto de alargamiento de la vida bajo restricción calórica (RC) y numerosos factores miméticos” de ese ayuno. “Nos da la oportunidad de entender por qué un murciélago vive diez veces más que un animal terrestre de tamaño similar”, así como la asombrosa longevidad de la rata topo (Heterocephalus glaber) en comparación con un ratón doméstico, la insignificante senescencia de algunas especies y por qué las células cancerosas son inmortales, entre otros fenómenos.
Vuelcos degenerativos
Ese reloj vital tendría tres momentos cruciales, según publicaba en diciembre pasado en Nature Medicine un equipo internacional dirigido por Benoit Lehallier y Tony Wyss-Coray, de la Universidad de Stanford en California: hacia los 34, 60 y 78 años el organismo experimentaría una especie de cambio de marcha sustancial. El envejecimiento no sería así un proceso largo y continuo con velocidad constante, sino que sufriría varios frenazos o declives degenerativos.
El equipo analizó datos del plasma sanguíneo de 4.263 personas de 18 a 95 años, en concreto de unas 3.000 proteínas diferentes que actúan como una instantánea de lo que sucede en el cuerpo: de ellas, observaron que 1.379 varían con la edad. Si bien los niveles de estas proteínas a menudo permanecen relativamente constantes, se hallaron grandes cambios en las lecturas de muchas proteínas en torno a la madurez (34 años), la mediana edad tardía (60 años) y la vejez (78 años). No está muy claro por qué se dan tales cadencias, pero los vínculos entre envejecimiento y proteínas sanguíneas pueden ayudar a establecer escalas de deterioro: “Hemos sabido durante mucho tiempo que ciertas proteínas en la sangre brindan información sobre la salud de una persona: lipoproteínas para la salud cardiovascular, por ejemplo”, dice el neurólogo Tony Wyss-Coray, del Centro de Investigación de Alzheimer de Stanford. “Pero no se había visto antes que tantos niveles de proteínas diferentes, aproximadamente un tercio de las que observamos, cambien notablemente con la edad”.
Después seleccionaron un conjunto de 373 proteínas que podrían usarse para predecir la edad de alguien con un margen de tres años más o menos. Cuando este sistema fallaba y predecía por ejemplo una edad demasiado joven para la real, significaba la excelente salud del sujeto: su edad cronológica no coincidía con su edad biológica o plasmática. Confirmaron también otra sospecha histórica: los hombres y las mujeres envejecen de manera diferente. De las 1.379 proteínas que cambiaban con la edad, 895 (casi dos tercios) eran significativamente más predictivas para un sexo que para el otro. Los autores advierten de que se trata de hallazgos incipientes, aún sin aplicación clínica, y que llevará mucho trabajo convertir estas proteínas en marcadores válidos para calibrar la velocidad del envejecimiento celular.
Un proceso no sistémico
En esta misma línea, otro equipo también de la Universidad de Stanford publica este mes en Nature Medicine que, así como las personas tienen un genotipo individual, también tendrían un senotipo (ageotype), una combinación de cambios moleculares y fisiológicos. Un varón de 50 años puede tener el metabolismo de un adolescente y otro de 45 puede padecer ya diabetes de tipo 2, pero con un sistema inmune fuerte, en función de múltiples factores genéticos, aleatorios y de estilo de vida; el envejecimiento no sería sistémico. “Todo el cuerpo envejece -explica Michael Snyder, director del estudio-, pero en un individuo determinado algunos sistemas envejecen más rápido o más lento que otros. Una persona es cardio-senescente, otra metabólico-senescente y otra inmuno-senescente”, como lo demuestran los cambios a lo largo del tiempo en casi 100 moléculas clave que juegan un papel en esos sistemas. “Hay bastante diferencia en cómo las personas experimentan el envejecimiento a nivel molecular”. Para observarlo analizaron a 43 personas sanas de entre 34 y 68 años al menos cinco veces durante dos años (midieron 10.343 genes, 306 proteínas sanguíneas, 722 metabolitos y 6.909 microbios). Así determinaron cuatro rutas de envejecimiento: metabólica, inmune, hepática y nefrótica. Los metabólico-senescentes por ejemplo, pueden tener mayor riesgo de diabetes o signos de hemoglobina A1c elevada; y los inmuno-senescentes pueden generar altos niveles de marcadores inflamatorios.
“Las diferencias en el envejecimiento entre personas sanas y resistentes a la insulina es algo que no se había visto antes”, afirma Snyder. “En general, encontramos que había alrededor de 10 moléculas que diferían significativamente entre las personas sensibles a la insulina y las resistentes a la insulina a medida que envejecían”. Muchos de esos marcadores estaban involucrados en la función inmune y la inflamación.
Si el envejecimiento es único e intransferible, el senotipo de un individuo podría conducir a intervenciones más precisas. Los cardiólogos, por ejemplo, podrían beneficiarse del control estricto del colesterol, los ECG periódicos y la detección de fibrilación auricular. En el periodo de estudio, los investigadores presenciaron cómo algunos marcadores seniles mejoraban con cambios saludables en el estilo de vida. De hecho, 15 personas se volvieron biológicamente más jóvenes durante el ensayo. La identificación de esos talones de Aquiles fisiológicos abre la puerta a intervenciones en ejercicio, dieta o farmacológicas. Idealmente, un hombre de 50 podría tener un riñón de 60 años y un corazón de 40: una mayor atención renal mejoraría su salud sistémica. “El senotipo es más que una etiqueta; puede ayudar a las personas a concentrarse en los factores de riesgo para la salud y encontrar las áreas en las que es más probable que tengan problemas en el futuro”, añade Snyder. “Nuestro estudio muestra que es posible envejecer mejor”.
José Ramón Zárate Covo
Fecha:20/1/2020
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/opiniones/el-escaner/envejecimiento-un-reloj-tres-declives-y-cuatro-senotipos.html

9 enero 2020

Pseudociencia, el lado oscuro: Cuantico cuentico

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 19:55

El autor explica que la denominada “medicina cuántica” es una pseudoterapia y que si alguien mezcla lo cuántico con la salud está engañado.

Dr Emilio PseudotrapiaEmilio Molina. Vicepresidente de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (Apetp) y colaborador del Observatorio contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias de la Organización Médica Colegial (OMC)

“Lo que falta a los oradores en profundidad os lo dan en longitud”. Montesquieu describe en pocas palabras un mal que atañe a las pseudoterapias en general: la profusión de explicaciones profusas para avalar delirios. Explicaciones que a un entendido les producen desdén y vergüenza ajena, pero a un lego pueden deslumbrar. La esencia de la charlatanería, vaya.
En este ámbito de las explicaciones peregrinas ha ido habiendo una evolución en las últimas décadas. La llegada y auge de la New Age nos legó toda una suerte de términos usados pseudocientíficamente (pero por supuesto bellos y convincentes, incluso poéticos) como vibración, resonar, armonía, energía, cristales, conciencia, holismo o paradigma. El uso de esta última es, probablemente, uno de los mejores indicadores de alerta de que podemos estar ante un charlatán.
Las pseudociencias siguen, por supuesto, arrastrando todos estos términos y muchos más por el estilo, términos que en su día -los años sesenta del siglo pasado- emergieron como una contestación ante una sociedad entendida como beligerante, artificial, machista y fascista. En contraprestación, surgieron como un alegato a la paz, al regreso a la naturaleza, al feminismo y a un comunismo de corte hippie.
Con las décadas, y el devenir del avance científico, estas “palabras mágicas” sociales han sufrido cierto desgaste. Aunque siguen teniendo plena vigencia y salud en determinados círculos de fomento de la irracionalidad, para el ciudadano de a pie tienen un toque etéreo que no termina de cuajar en un entorno en el que estamos cada vez más acostumbrados a términos más “duros”.
Y aquí es donde entra con fuerza el mundo de lo cuántico. Por resumir mucho, la física cuántica es un compendio de herramientas matemáticas que modelan los comportamientos del mundo subatómico (hasta escalas que pueden llegar a unos cuantos átomos). Tras fórmulas con nombres como “función de onda” u operaciones poco oídas como el “Hamiltoniano”, la mecánica cuántica permite representar y manejar los antintuitivos resultados de las evoluciones de aquello muy pequeño, donde la física clásica deja de ser descriptiva y entran en juego propiedades mucho más fundamentales de la materia y la energía.
Dicho de otro modo: la física cuántica no es muy distinto conceptualmente a la aplicación de las leyes de Newton o Kepler a la hora de intentar explicar y predecir la mecánica celeste, por ejemplo, solo que a escalas infinitesimalmente pequeñas. No hablan del devenir personal, ni de la prosperidad, ni de la salud, ni de un millón más de cosas con las que los chamanes del siglo XXI intentan darle pompa y boato a sus propuestas.
Por ejemplo, la bioneuroemoción se saca de la manga que el espectador determina la realidad con su pensamiento por una delirante interpretación del denominado “experimento de la doble rendija”. Lo que este experimento realmente viene a concluir es, aproximadamente, que una partícula se comporta como una onda mientras no existan interferencias energéticas que provoquen que la distribución de probabilidad que describe la onda (de posición, momento lineal u otras características) se concrete en un valor definido de la misma. Como estas interferencias, en dicho experimento, se provocan en forma de fotones emitidos y recibidos por un dispositivo de medida (una cámara, vaya), y a dicho dispositivo se le refiere como “observador”, se ha distorsionado el mensaje de que un dispositivo de medida altera aleatoriamente el sistema medido, para convertirlo en que un observador consciente modifica la realidad a su voluntad. Y esto lo cuentan así en las versiones menos disparatadas de sus explicaciones sui géneris del fenómeno.
Hay propuestas para hartar: desde la “curación cuántica” del infame Deepak Chopra hasta la “inmortalidad cuántica” que ha llegado a provocar suicidios por la premisa de que, al intentar suicidarse, uno se despertará en un universo en el que las cosas le irán mejor. Un buen momento de este artículo para recordar que la desinformación es peligrosa en cualquiera de sus expresiones, por inocua que pueda parecer.
Por supuesto, propuestas como la homeopatía no se quedan atrás de esta denominada “querencia por lo cuántico” (traducción libre del más establecido “quantum woo” inglés), de la que desde hace un tiempo vengo recopilando en Twitter con la etiqueta #ChorradasCuánticas, por si alguien gusta de ver más plasmaciones. En el caso de la homeopatía, es el Deus ex machina que se han sacado algunos para intentar dar una pátina de verosimilitud al desmantelado hasta la saciedad mito de la “memoria del agua” (que a su vez explica, según ellos, el funcionamiento terapéutico de las pastillas de azúcar remojadas con agua, lactosa o alcohol rebajado en el que se diluyó hasta la desaparición total un producto que, a su parecer, produce los mismos síntomas que se quieren tratar).
No importa que, por parte de físicos y químicos -incluyendo entidades como la Real Sociedad Española de Física y hasta varios premios Nobel de estas áreas- vengan diciendo por activa y por pasiva que la física cuántica no avala en absoluto ninguno de estos sinsentidos. Es un mensaje atractivo que, a día de hoy, se sigue difundiendo incluso por parte de “médicos homeópatas” colegiados (que, irónicamente, llegan a denunciar judicialmente por supuestas injurias y calumnias a críticos como quien esto escribe por señalar públicamente que están difundiendo desinformación con un temerario desprecio hacia la verdad y hacia su deontología, con la permisividad y connivencia de sus Colegios Médicos). Busquen por “nanopartículas” o “electrodinámica cuántica” junto a “homeopatía” para más ejemplos de estos abusos discursivos pseudocientíficos para defender lo indefendible.
Quien sepa un poco del mundo de las pseudoterapias será consciente de que hay varias de ellas que, para explicar convenientemente por qué lo son, hay que entrar en muchos grises. La denominada “medicina cuántica” no es una de ellas: si alguien mezcla lo cuántico con la salud (y no está hablando del funcionamiento interno de las avanzadas máquinas de diagnóstico como el PET), está engañado o intentando engañar a otro. En distendidas palabras del tuit de la Real Sociedad Española de Física (que en 2016 emitió un comunicado a petición mía sobre el asunto que aquí trato), “la medicina cuántica es una trangallada”.
Fecha: 8/1/2020
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/salud/cuantico-cuentico.html

Página siguiente »

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus