Diabetes mellitus

14 septiembre 2021

El fenofibrato reduce ‘in vitro’ un 70% la infección por coronavirus

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:26

El fenofibrato, un medicamento oral que se utiliza para el tratamiento del colesterol, ha logrado reducir en un 70% la infección por SARS-CoV-2 en células humanas en un experimento de laboratorio. Los resultados del estudio, en el que ha participado investigadores de Reino Unido, Italia y Dinamarca, se publican en Frontiers in Pharmacology.
Los autores explican que en el estudio utilizaron concentraciones del medicamento que son seguras y equiparables a las que se suelen emplear en la práctica clínica cuando se prescribe este fármaco hipolipemiante.
Señalan que el siguiente paso es evaluar el fármaco en pacientes hospitalizados por covid-19 a través de ensayos clínicos. En estos momentos el potencial del fenofibrato frente a la covid-19 ya es objeto de dos ensayos clínicos: uno dirigido por la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), y el otro liderado por la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel). En ambos, se investigará la eficacia del fenofibrato a dosis de 145 mg durante 10 días en la mejora de la evolución clínica de los pacientes con covid-19.
“Ahora necesitamos con urgencia más estudios clínicos para establecer si el fenofibrato es un potencial agente terapéutico para tratar la infección por SARS-CoV-2″, afirma Scott Davies, de la Universidad de Birmingham.
Para su estudio, los investigadores examinaron un panel de medicamentos aprobados para identificar fármacos con capacidad para interrumpir la interacción entre la proteína de la espícula de la superficie del virus y el receptor ACE2 del huésped.
Variantes
Una vez identificaron el potencial del fenofibrato, probaron su eficacia para reducir la infección en un estudio en células con cepas del SARS-CoV-2 aisladas en 2020. Así vieron que el fenofibrato redujo la infección hasta un 70%.
Según la Universidad de Birmingham, uno de los centros que ha liderado la investigación, hay datos adicionales todavía no publicados que indican que este fibrato es también eficaz contra las variantes Alfa y Beta. En estos momentos se investiga su papel frente a la Delta.
“Nuestros datos indican que el fenofibrato puede tener el potencial de reducir la gravedad de los síntomas de la covid-19 y también la propagación del virus”, afirma la coautora Elisa Vicenzi, del Instituto Científico San Raffaele de Milán. “Dado que el fenofibrato es un fármaco oral que es muy barato y está disponible en todo el mundo, además de que tiene un amplio historial de uso clínico y un buen perfil de seguridad, nuestros datos tienen implicaciones globales”.
En concreto, declara Vicenzi, el alcance de su estudio es de especial interés para los pacientes en países con rentas bajas y medias, y para personas que no han sido vacunadas o para quienes las vacunas no están indicadas, como los niños, los pacientes con síndromes hiperinmunes o en tratamiento con inmunosupresores.
Naiara Brocal

Fecha:14/8/2021
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/farmacologia/el-fenofibrato-reduce-vitro-un-70-la-infeccion-por-coronavirus.html

Efpeneglatide en diabetes tipo 2

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 14:20

Gerstein HC, Sattar N, Rosenstock J, et al. Cardiovascular and Renal Outcomes with Efpeglenatide in Type 2 Diabetes. N Engl J Med. 2021 Jun 28. doi: 10.1056/NEJMoa2108269. (Original study)
Abstract
BACKGROUND: Four glucagon-like peptide-1 (GLP-1) receptor agonists that are structurally similar to human GLP-1 have been shown to reduce the risk of adverse cardiovascular events among persons with type 2 diabetes. The effect of an exendin-based GLP-1 receptor agonist, efpeglenatide, on cardiovascular and renal outcomes in patients with type 2 diabetes who are also at high risk for adverse cardiovascular events is uncertain.
METHODS: In this randomized, placebo-controlled trial conducted at 344 sites across 28 countries, we evaluated efpeglenatide in participants with type 2 diabetes and either a history of cardiovascular disease or current kidney disease (defined as an estimated glomerular filtration rate of 25.0 to 59.9 ml per minute per 1.73 m2 of body-surface area) plus at least one other cardiovascular risk factor. Participants were randomly assigned in a 1:1:1 ratio to receive weekly subcutaneous injections of efpeglenatide at a dose of 4 or 6 mg or placebo. Randomization was stratified according to use of sodium-glucose cotransporter 2 inhibitors. The primary outcome was the first major adverse cardiovascular event (MACE; a composite of nonfatal myocardial infarction, nonfatal stroke, or death from cardiovascular or undetermined causes).
RESULTS: A total of 4076 participants were enrolled; 2717 were assigned to receive efpeglenatide and 1359 to receive placebo. During a median follow-up of 1.81 years, an incident MACE occurred in 189 participants (7.0%) assigned to receive efpeglenatide (3.9 events per 100 person-years) and 125 participants (9.2%) assigned to receive placebo (5.3 events per 100 person-years) (hazard ratio, 0.73; 95% confidence interval [CI], 0.58 to 0.92; P<0.001 for noninferiority; P = 0.007 for superiority). A composite renal outcome event (a decrease in kidney function or macroalbuminuria) occurred in 353 participants (13.0%) assigned to receive efpeglenatide and in 250 participants (18.4%) assigned to receive placebo (hazard ratio, 0.68; 95% CI, 0.57 to 0.79; P<0.001).
Diarrhea, constipation, nausea, vomiting, or bloating occurred more frequently with efpeglenatide than with placebo.
CONCLUSIONS: In this trial involving participants with type 2 diabetes who had either a history of cardiovascular disease or current kidney disease plus at least one other cardiovascular risk factor, the risk of cardiovascular events was lower among those who received weekly subcutaneous injections of efpeglenatide at a dose of 4 or 6 mg than among those who received placebo. (Funded by Sanofi; AMPLITUDE-O ClinicalTrials.gov number, NCT03496298.).

Fecha:16/7/2021
Fuente: https://www.evidencealerts.com/Articles/AlertedArticle/100094

¿Podría la terapia genética arrinconar el uso de las estatinas?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:15

Una investigación en monos ha demostrado que reemplazando un solo nucleótido en el gen adecuado se puede reducir un 60% los niveles de colesterol LDL.

La técnica de edición genética CRIPR-Cas ha demostrado en monos que reemplazando un solo nucleótido en el gen adecuado se puede reducir en un 60% los niveles de colesterol LDL al menos durante ocho meses. Así lo ha puesto de manifiesto una investigación conjunta llevada a cabo por científicos de la biotecnológica estadounidense con sede en Cambridge Verve Therapeutics y de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.
Estudios anteriores han demostrado que en algunas personas, el gen PCSK9 codifica un exceso de la proteína PCSK9 (principalmente en el hígado), que lleva a un aumento del nivel de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad en el torrente sanguíneo.
“Una alteración del gen PCSK9 podría atajar de forma más efectiva los niveles de la proteína homónima”
En esencia, la proteína PCSK9 interfiere con el proceso por el que las células de la sangre eliminan al colesterol LDL. Por ello, la proteína se ha convertido en una diana terapéutica de especial interés, para la que diversas compañías han desarrollado terapias farmacológicas. Sin embargo, como se enuncia en un estudio en Nature, una alteración del gen PCSK9 podría atajar de forma más efectiva los niveles de la proteína homónima.
Con este objetivo, se ha experimentado en modelo de primates con la técnica CRISPR, mediante la cual se ha logrado silenciar el gen PCSK9. Los investigadores reemplazaron en el gen una adenina por una guanina, y la timina correspondiente a una citosina en la hebra de ADN complementaria, de forma que se incapacitó al gen.
La terapia se administró a los macacos (Macaca fascicularis) a través de una inyección única en el hígado
Después de la inyección, los investigadores evaluaron los niveles de colesterol de animales, y hallaron que a la semana, la cantidad de proteína PCSK9 había caído aproximadamente el 90% y los niveles de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL-C) habían disminuido en un 60%. Estos porcentajes de reducción se mantuvieron durante al menos ocho meses.
“Una ventaja de la edición de bases es su capacidad para introducir cambios de un solo nucleótido de manera eficiente y precisa en genes asociados a enfermedades in vivo, lo que no es sencillo de lograr con nucleasas de edición de genes estándar debido a la ineficacia de la reparación dirigida por homología”, escriben los autores en el estudio (Musunuru y colaboradores) en referencia a otras técnicas de edición genética que se están estudiando con similares objetivos.
Sin prisa
Al margen de los buenos resultados de este trabajo experimental, los científicos no tienen prisa por llevarlos a ensayos humanos, antes de realizar “una evaluación adicional de los riesgos de la edición de bases in vivo”. Hay que tener en cuenta que la edición genética somática es un tratamiento que no puede revertirse una vez se administra.
No obstante, consideran que “para los pacientes en quienes los riesgos superan sustancialmente los beneficios, las terapias de edición de bases somáticas que se dirigen al hígado u otros órganos podrían resultar indispensables para abordar todo tipo de enfermedades”.
Los logros de esta investigación ha llamado la atención a uno de los mayores expertos de la técnica CRISPR, el genetista Lluís Montoliu, que ha calificado los resultados de esta investigación de “espectaculares”. Además de aclara que “es la primera vez que se reporta el uso exitoso de editores de bases en monos”.
Montoliu ha dedicado una entrada de su blog a hablar sobre la edición de base en la que hace referencia a este última investigación. El experto destaca que “una sola administración sistémica (vía intravenosa) de este editor de bases y su guía correspondiente en formato ARN, protegido por nanopartículas lipídicas […]sirvió para editar e inactivar el gen PCSK9 en macacos en un 90% de las células, mayoritariamente del hígado, y con ello reducir la cantidad de LDL circulantes en un 60%, valores que se mantuvieron 8-10 meses después del tratamiento, con unos valores muy reducidos de off-targets en los animales”.
En definitiva, Montoliu insiste en lo espectacular de este resultado “realizado ya en un animal muy parecido a nosotros, que abre las puertas a próximos ensayos clínicos que puedan llevar los beneficios terapéuticos de los editores de bases para tratar enfermedades metabólicas complejas en seres humanos”.
Editores de base
Según explica Montoliu, lo editores de base “llegaron unos años después que las herramientas CRISPR-Cas9 tradicionales de edición genética, pero están llamados a superarlas, en eficacia, precisión y seguridad. Y, por ello, no es descartable que veamos llegar pronto estas innovadoras variantes del sistema CRISPR, imaginadas por David Liu, a los ensayos clínicos y, quién sabe, quizás en un futuro esperemos que próximo para el tratamiento de muchas enfermedades humanas, hoy en día incurables.
Como conclusión, deja un interesante aclaración: “Los sistemas CRISPR-Cas9, por sí mismos, no son herramientas terapéuticas, solamente cortan el ADN y propician su reparación o edición, que es donde aparece la terapia génica. Por el contrario los editores de bases sí son herramientas terapéuticas. Ellos mismos son capaces de substituir con precisión y eficacia los nucleótidos erróneos o los que sea necesario mutar, directamente. Una gran diferencia”.
Lluís Montoliu es autor de varios libros, Editando genes: recorta, pega y colorea (NextDoor Publishers) es su obra dedicada al explicar el universo CRISPR. La tercera y última edición de este volumen se ha publicado en marzo de 2021.

Sonia Moreno
Fecha: 25/5/2021

Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/genetica/podria-la-terapia-genetica-arrinconar-el-uso-de-las-estatinas.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus