Diabetes mellitus

22 junio 2021

Diabetes y fragilidad; combinación presente en el 40% de los españoles mayores de 65 años

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:54

Aunar diabetes y fragilidad induce un envejecimiento acelerado que se acompaña de morbimortalidad. La buena noticia es que ambas condiciones pueden prevenirse.

La fragilidad, el envejecimiento acelerado y la diabetes forman trío que comparte vías patogénicas hormonales e inmunológicas. A ello se suma la acción del sedentarismo y nutriciones inadecuadas, entre otros factores, que acrecientan la citada triada.
Así lo ha afirmado en el XXXII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes (SED) Francisco José García García, jefe de Servicio de Geriatría del Complejo Hospitalario de Toledo (CHT), quien considera que dichos factores de riesgo relacionados con los estilos de vida son el principal nexo de unión entre estos trastornos; además, comparten vías patogénicas hormonales e inmunológicas comunes.
Vías hormonales e inmunológicas
Hormonalmente, alteraciones como la resistencia a la insulina o el desequilibrio hormonal con disminución de hormonas anabolizantes son comunes a la diabetes, el envejecimiento acelerado y la fragilidad.

Desde el punto de vista inmunológico, estos tres trastornos también se caracterizan por una inflamación crónica, con un incremento de interleucinas y otras proteínas inflamatorias expresadas en múltiples tejidos. “Esto hace que la aparición conjunta de diabetes y fragilidad potenciará cambios que inducen a un envejecimiento acelerado.
El geriatra calcula que el impacto conjunto de la fragilidad y de la diabetes alcanza al 40% de la población mayor de 65 años. Además, ambas producen un envejecimiento acelerado y gran morbimortalidad, por lo que deberían ser dianas prioritarias para programas de salud pública, teniendo en cuenta además que la fragilidad se puede prevenir. “La fragilidad es eficazmente prevenible y tratable cuando se hace con personal especializado”.
Los datos del Toledo
El análisis de los datos del Estudio Toledo de Envejecimiento Saludable (ETES), que evalúa el efecto de la fragilidad en la evolución natural de la diabetes en mayores de 65 años, sugiere que “el papel de la diabetes en estas personas mayores radica en su alto impacto, puesto que alcanza en nuestro estudio al 20% de esta población, pero también en los efectos del trastorno metabólico a medio y largo plazo”, subraya García.
A su juicio, la aparición en la historia natural de la diabetes de macro y microangiopatía, el incremento del estrés oxidativo en los tejidos y el depósito de proteína beta amiloide cerebral facilitan la aparición de enfermedad cerebrovascular clínica y deterioro cognitivo y/o demencia, cardiopatía isquémica, disfunción muscular con sarcopenia; “en definitiva, trastornos derivados de la diabetes que terminar asociándose con deterioro funcional, dependencia y muerte”.
-Sobre la disminución de la esperanza de vida que se produce en diabéticos, los profesionales consideran que está muy mediada por la aparición, en su curso clínico, de la fragilidad. De hecho, en el estudio Toledo se ha observado que, en doce años de seguimiento, la presencia de diabetes aumentó la mortalidad en un 50%, “mientras que en los diabéticos con criterios de fragilidad la mortalidad se elevó hasta un 470%”. La prevención sigue siendo la mejora aliada para estrechar el vínculo entre fragilidad, diabetes y envejecimiento acelerado. La implementación de cambios nutricionales y de actividad física, adecuados a estas edades, junto con el control metabólico son las mejores herramientas.
Restricción calórica sin desnutrición Luigi Fontana, director del Programa de Investigación Clínica de Longevidad Saludable del Centro Charles Perkins de Sidney, Australia, ha destacado, en la misma sesión científica del congreso de la SED, el importante problema que plantea la obesidad; “una pandemia de obesidad y enfermedades crónicas derivadas de los estilos de vida poco saludables que se están acelerando y hace que muchos modelos de financiación de la salud existentes sean insostenibles”. Así, ha analizado los beneficios que para prevenir estas alteraciones que él considera pueden derivarse de la restricción calórica y más aún teniendo en cuenta los datos de la OMS que indican que hasta un 80% de las enfermedades cardiovasculares y la diabetes y el 40% de los cánceres se pueden prevenir realizando cambios asumibles. Los estudios en modelo animal, ratones y monos, ya han observado que “la restricción dietética con una ingesta óptima de nutrientes protege contra la obesidad, la diabetes tipo 2, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el envejecimiento, la neurodegeneración y la fragilidad del cerebro. En humanos origina adaptaciones biológicas que protegen contra estas enfermedades”. A su juicio, la restricción calórica sin desnutrición “sigue siendo la intervención no genética más sólida hasta la fecha que puede maximizar la vida útil en múltiples modelos animales y también extiende la esperanza de vida”. En cualquier caso, según recuerda, “la esperanza de vida aumenta al máximo a medida que se reduce la ingesta de alimentos, pero luego disminuye rápidamente cuando la restricción se vuelve excesiva”.
Y ha puesto a poner en el foco, las bondades de la dieta mediterránea como “uno del instrumentos más útiles para controlar el peso corporal y mejorar la salud metabólica”, aunque manteniendo la moderación de algunos de sus componentes, como el aceite de oliva, por sus elevadas calorías.

Raquel Serrano
Fecha: 18/06/2021

Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/medicina/endocrinologia/diabetes-y-fragilidad-combinacion-presente-en-el-40-de-los-espanoles-mayores-de-65-anos.html

18 junio 2021

¿Podría la terapia genética arrinconar el uso de las estatinas?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 18:51

La técnica de edición genética CRIPR-Cas ha demostrado en monos que reemplazando un solo nucleótido en el gen adecuado se puede reducir en un 60% los niveles de colesterol LDL al menos durante ocho meses. Así lo ha puesto de manifiesto una investigación conjunta llevada a cabo por científicos de la biotecnológica estadounidense con sede en Cambridge Verve Therapeutics y de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania.
Estudios anteriores han demostrado que en algunas personas, el gen PCSK9 codifica un exceso de la proteína PCSK9 (principalmente en el hígado), que lleva a un aumento del nivel de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad en el torrente sanguíneo.
“Una alteración del gen PCSK9 podría atajar de forma más efectiva los niveles de la proteína homónima”
En esencia, la proteína PCSK9 interfiere con el proceso por el que las células de la sangre eliminan al colesterol LDL. Por ello, la proteína se ha convertido en una diana terapéutica de especial interés, para la que diversas compañías han desarrollado terapias farmacológicas. Sin embargo, como se enuncia en un estudio en Nature, una alteración del gen PCSK9 podría atajar de forma más efectiva los niveles de la proteína homónima.
Con este objetivo, se ha experimentado en modelo de primates con la técnica CRISPR, mediante la cual se ha logrado silenciar el gen PCSK9. Los investigadores reemplazaron en el gen una adenina por una guanina, y la timina correspondiente a una citosina en la hebra de ADN complementaria, de forma que se incapacitó al gen.
La terapia se administró a los macacos (Macaca fascicularis) a través de una inyección única en el hígado
Después de la inyección, los investigadores evaluaron los niveles de colesterol de animales, y hallaron que a la semana, la cantidad de proteína PCSK9 había caído aproximadamente el 90% y los niveles de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad (LDL-C) habían disminuido en un 60%. Estos porcentajes de reducción se mantuvieron durante al menos ocho meses.
“Una ventaja de la edición de bases es su capacidad para introducir cambios de un solo nucleótido de manera eficiente y precisa en genes asociados a enfermedades in vivo, lo que no es sencillo de lograr con nucleasas de edición de genes estándar debido a la ineficacia de la reparación dirigida por homología”, escriben los autores en el estudio (Musunuru y colaboradores) en referencia a otras técnicas de edición genética que se están estudiando con similares objetivos.

Al margen de los buenos resultados de este trabajo experimental, los científicos no tienen prisa por llevarlos a ensayos humanos, antes de realizar “una evaluación adicional de los riesgos de la edición de bases in vivo”. Hay que tener en cuenta que la edición genética somática es un tratamiento que no puede revertirse una vez se administra.
No obstante, consideran que “para los pacientes en quienes los riesgos superan sustancialmente los beneficios, las terapias de edición de bases somáticas que se dirigen al hígado u otros órganos podrían resultar indispensables para abordar todo tipo de enfermedades”.
Los logros de esta investigación ha llamado la atención a uno de los mayores expertos de la técnica CRISPR, el genetista Lluís Montoliu, que ha calificado los resultados de esta investigación de “espectaculares”. Además de aclara que “es la primera vez que se reporta el uso exitoso de editores de bases en monos”.
Montoliu ha dedicado una entrada de su blog a hablar sobre la edición de base en la que hace referencia a este última investigación. El experto destaca que “una sola administración sistémica (vía intravenosa) de este editor de bases y su guía correspondiente en formato ARN, protegido por nanopartículas lipídicas […]sirvió para editar e inactivar el gen PCSK9 en macacos en un 90% de las células, mayoritariamente del hígado, y con ello reducir la cantidad de LDL circulantes en un 60%, valores que se mantuvieron 8-10 meses después del tratamiento, con unos valores muy reducidos de off-targets en los animales”.
En definitiva, Montoliu insiste en lo espectacular de este resultado “realizado ya en un animal muy parecido a nosotros, que abre las puertas a próximos ensayos clínicos que puedan llevar los beneficios terapéuticos de los editores de bases para tratar enfermedades metabólicas complejas en seres humanos”.
Editores de base
Según explica Montoliu, lo editores de base “llegaron unos años después que las herramientas CRISPR-Cas9 tradicionales de edición genética, pero están llamados a superarlas, en eficacia, precisión y seguridad. Y, por ello, no es descartable que veamos llegar pronto estas innovadoras variantes del sistema CRISPR, imaginadas por David Liu, a los ensayos clínicos y, quién sabe, quizás en un futuro esperemos que próximo para el tratamiento de muchas enfermedades humanas, hoy en día incurables.
Como conclusión, deja un interesante aclaración: “Los sistemas CRISPR-Cas9, por sí mismos, no son herramientas terapéuticas, solamente cortan el ADN y propician su reparación o edición, que es donde aparece la terapia génica. Por el contrario los editores de bases sí son herramientas terapéuticas. Ellos mismos son capaces de substituir con precisión y eficacia los nucleótidos erróneos o los que sea necesario mutar, directamente. Una gran diferencia”.
Lluís Montoliu es autor de varios libros, Editando genes: recorta, pega y colorea (NextDoor Publishers) es su obra dedicada al explicar el universo CRISPR. La tercera y última edición de este volumen se ha publicado en marzo de 2021.
Sonia Moreno/S.Valle. Madrid

FECHA:25/5/2021
Fuente: Diario Médico,España.

https://www.diariomedico.com/medicina/genetica/podria-la-terapia-genetica-arrinconar-el-uso-de-las-estatinas.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus