Diabetes mellitus

2 septiembre 2020

Informan del debut de diabetes tipo 1 en un joven tras infección por SARS-CoV-2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:54

Glucometro con puncion digitalNo establece relación causa-efecto, pero un nuevo estudio alerta del potencial daño que puede causar el coronavirus en las células pancreáticas a raíz del caso de un joven de 19 años.

El caso de un joven de 19 años de Kiel, Alemania, diagnosticado con diabetes insulinodependiente (tipo 1) después de recuperarse de una infección asintomática por SARS-CoV-2 ha vuelto a poner sobre la mesa los potenciales efectos a largo plazo de la infección y las nuevas áreas que necesitan ser investigadas en mayor profundidad.
A pesar de que los autores no establecen en este trabajo un vínculo causal directo entre la Covid-19 y la diabetes, los hallazgos sí sugieren que la infección por este coronavirus podría afectar negativamente la función del páncreas, encargado de controlar los niveles de azúcar en sangre, según los datos del informe que analiza este único caso y que se publica hoy en Nature Metabolism.
A pesar de que algunos estudios recientes indican posibles vínculos entre la Covid-19 y la diabetes, los datos son insuficientes para respaldar que la infección causa directamente diabetes en humanos.
Matthias Laudes, Centro Médico Universitario de Schleswig-Holstein de Kiel, en Alemania, y coordinador del equipo que ha analizado el caso, este estudio no indica que la Covid-19 causara diabetes en este paciente. Tampoco se puede descartar la posibilidad de que pudiera haber tenido una forma rara preexistente de diabetes autoinmune tipo 1 autoanticuerpo negativa. Sin embargo, “la infección por SARS-CoV-2 podría afectar negativamente la función pancreática a través de los efectos directos del virus en las células beta. Esta hipótesis necesita más investigaciones epidemiológicas y experimentales para estudiar los posibles vínculos entre la infección por SARS-CoV-2 y el desarrollo de diabetes de nueva aparición”.
En similares términos, se pronuncia Diego Yeste, del Servicio de Endocrinología Pediátrica del Hospital Valle de Hebrón, de Barcelona, quien insiste en que, “ante todo, no hay que alarmar; se trata de un único caso”. Subraya, además, que los datos de incidencia sobre diabetes y niños y adolescentes que han pasado la infección no se han incrementado, más aún teniendo en cuenta que la enfermedad en esta población, afortunadamente, no es muy prevalente y, si se produce, no es mayoritariamente grave. “No hay que crear alarmismo”.
Sí ha señalado que el origen vírico de la diabetes es un aspecto muy controvertido y que, probablemente en este caso concreto pudiera existir alguna forma previa de diabetes, pero para confirmarlo son necesarias investigaciones más sólidas y amplías.

Aumento de la respuesta autoinmune
Esteban Jódar, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón Salud, en Madrid, considera que en el caso publicado, “no sabemos si habrá daños a largo plazo del páncreas o de otros órganos, como el pulmón o el corazón. No disponemos de datos, independientemente de este potencial efecto directo, la infección por Covid-19, como cualquier otra, puede disparar la respuesta autoinmune o los mecanismos de estrés inmune que hacen que aparecer la diabetes tipo 1″.
Lo que sí está claro es que el SARS-CoV-2 se introduce en las células humanas al unirse a la glicoproteína ACE-2, que también se encuentra en las células beta pancreáticas humanas, las cuales son clave en la producción de insulina. Se sabe, además, que la ACE-2 es importante para la función de las células beta.
En este nuevo estudio, el equipo de Laudes describe la situación de un joven de 19 años, de raza blanca, que fue ingresado en Urgencias del Centro Médico Universitario de Schleswig-Holstein de Kiel, en Alemania, con fatiga anormal, agotamiento, sed excesiva y micción frecuente. También había perdido 12 kilos de peso corporal en varias semanas.
Los análisis de sangre que se realizaron revelaron una pérdida de la función de las células beta, entre otras características de la diabetes. El paciente no tenía un genotipo de antígeno leucocitario humano de alto riesgo -que predispone a las personas a enfermedades autoinmunes-, pero sí presentaba un genotipo asociado con un riesgo ligeramente elevado de diabetes tipo 1 autoinmune. Sin embargo, el paciente no tenía los autoanticuerpos que se observan típicamente en pacientes con formas comunes de diabetes tipo 1 autoinmune.

Datos paradójicos
El joven dió positivo a la inmunoglobina G, pero no a los anticuerpos de inmunoglobina M contra el SARS-CoV-2, lo que indica, según los autores, que se había infectado entre 5 y 7 semanas antes de ingresar al hospital, periodo en el que sus padres habían regresado de un viaje de esquí en Austria y desarrollaron síntomas típicos de la Covid-19.
Según Laudes, los altos niveles de hemoglobina A1c -un marcador que indica si los niveles de glucosa en sangre han sido más altos de lo normal- en el momento del diagnóstico “podrían sugerir que el paciente había desarrollado recientemente diabetes tipo 1 antes de su infección por SARS-CoV-2″. Sin embargo, también matiza que la cetoacidosis diabética, una complicación grave de la diabetes tipo 1 que aparece cuando el organismo produce un exceso de ácidos en la sangre, puede causar niveles altos de hemoglobina A1c independientemente de la duración de la diabetes, y el paciente experimentó síntomas diabéticos sólo después de la infección.
Raquel Serrano

Fecha:2/9/2020
Fuente: https://diariomedico.com/medicina/endocrinologia/informan-del-debut-de-diabetes-tipo-i-en-un-joven-tras-infeccion-por-sars-cov-2.html

Reinfección por coronavirus: los expertos creen que son pocos casos para confirmar la pérdida de inmunidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:42

coronavirus.jpg3Los tres casos de reinfección por coronavirus , los primeros descritos en el mundo, abren un abanico de incógnitas por resolver ya que, no solo son algo excepcional entre 24 millones de contagios en el planeta, sino que aún no confirman que en pocos meses se pueda perder la inmunidad frente al virus.
Así lo señalan distintos expertos consultados por EFE, que además hablan de la gran heterogeneidad de la respuesta inmunitaria en los individuos y coinciden en que esta nueva información sobre la reinfección no tiene implicaciones en las vacunas en investigación.
Tres casos entre 24 millones
Los tres casos de reinfección por coronavirus descritos en Hong Kong , Holanda y Bélgica pueden ser “la excepción que confirme la regla” en una pandemia de estas dimensiones y, por ahora, no demuestran que se haya perdido la inmunidad, según la doctora Carmen Cámara, secretaria de la Sociedad Española de Inmunología (SEI).
Se trata de los tres primeros casos detectados de personas que, tras ser infectadas por el SARS-CoV-2, habrían vuelto a dar positivo pocos meses después pero a una cepa diferente del virus, por lo que se considera reinfección y no recaída.
Los expertos no creen que los casos de reinfección de coronavirus certifiquen que se pierda inmunidad (EP)
“Por ahora se trata de algo anecdótico y esperable, la comunidad científica estaba pendiente de estos casos y seguro que habrá más, pero creo que serán pocos en relación con los millones de contagios en el mundo”, asegura a EFE la también especialista del Servicio de Inmunología del Hospital Universitario La Paz de Madrid.
Distinguir entre reinfección y nueva enfermedad
Son los primeros casos documentados aunque solo uno de ellos se ha publicado en una revista científica, por lo que no hay certezas sobre si en todos los casos han perdido los anticuerpos neutralizantes; la inmunidad celular de los linfocitos T; o el interferón presente en la inmunidad innata, las distintas líneas de defensa del sistema inmunológico.
El caso de Hong Kong es el de un hombre de 33 años asintomático, el de Bélgica el de una mujer con síntomas leves que no ha requerido hospitalización, mientras que el de Holanda es un anciano con el sistema inmune deteriorado y del que no se ha informado acerca de sus síntomas.
“Al menos en los casos de Hong Kong y Bélgica se ve que no han desarrollado enfermedad. Hay que distinguir entre reinfección y nueva enfermedad”, precisa Cámara.
Según la inmunóloga, es posible que una persona se vuelva a contagiar con el coronavirus, que dé positivo pero no desarrolle la enfermedad, aunque pueda contagiar; si no la desarrolla “puede ser porque el sistema inmune ha funcionado, se sigue acordando del virus aunque sea una cepa diferente”, puntualiza.
Los expertos creen que en la mayoría de casos se conserva la inmunidad
De momento, estas reinfecciones no demuestran que la inmensa mayoría haya perdido la inmunidad casi ocho meses después de haberse notificado los primeros casos de Covid-19 en China: “No sabemos lo que va a durar la inmunidad, creemos que una mayoría aplastante de los contagiados la sigue conservando”, subraya.
La viróloga del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) Isabel Sola, una de las investigadoras españolas inmersas en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, coincide con Cámara en que es un número de casos todavía muy limitado para llegar a conclusiones generales. Además, es necesario conocer los detalles de cada uno de ellos para concluir algo con criterio científico.
El caso de Hong Kong se publicó el pasado martes en la revista Clinical Infectious Diseases, editada por la universidad británica de Oxford. Según los detalles, en marzo a esta persona le diagnosticaron por PCR el SARS-CoV-2 y tuvo síntomas leves; casi 5 meses después, al volver a su ciudad desde España vía Reino Unido, volvió a dar positivo, pero ha permanecido asintomático.
Aparentemente -apunta Sola- parece una reinfección, sin embargo, hay algunas preguntas todavía sin responder en este caso.
Preguntas sin responder
Por ejemplo, los científicos han visto que en el suero que recogieron de este paciente, 10 días después de que aparecieran los síntomas en su primera infección, no había anticuerpos frente a SARS-CoV-2, pero en la segunda infección sí han detectado anticuerpos frente al coronavirus en el suero, 5 días después de la PCR positiva.
A juicio de esta investigadora, esta es una de las limitaciones del estudio, porque “no podemos saber si la primera infección indujo una respuesta inmune (anticuerpos y células T) o no”.
“Con lo que sabemos de otras infecciones por coronavirus y por SARS-CoV-2 es posible que en la primera infección sí hubiera una respuesta inmune que permitió en su momento la recuperación. La respuesta de anticuerpos habría decaído durante estos meses, aunque habría células de memoria que han respondido en la reinfección, haciendo que el curso de esta sea más leve que la primera vez”.
Esta vez, de hecho, ha sido asintomático, resume Sola, quien apunta que “esta es una interpretación posible, pero no tenemos toda la información de la respuesta inmune del principio y la actual como para saberlo con certeza”.
Es decir, “podría ser que la respuesta inmune que induce SARS-CoV-2 tenga una duración limitada en cuanto a los niveles de anticuerpos neutralizantes (se sabe que decaen en unos meses), sin embargo, podría haber una respuesta celular -la de los linfocitos T- que no evita completamente la infección, pero la hace más leve”.
La inmunidad, mucho por conocer
En este sentido, el bioquímico de la Universidad Complutense de Madrid José Manuel Bautista indica que estos casos podrían poner de manifiesto que la inmunidad de memoria no es esterilizante, es decir, que no elimina al virus, al menos en todos los individuos, y que posiblemente las vacunas necesiten dosis de recuerdo a medio plazo.
No obstante, Bautista coincide con Sola y Cámara en que los casos no son de momento frecuentes, pero sí que ahondan en “la gran heterogeneidad” de la respuesta inmunitaria en los individuos, cuestión que ya se había observado en la casuística clínica.
“Lo más complejo de la inmunidad está siendo entender el vínculo entre respuesta humoral de inmunoglobulinas -anticuerpos- y la respuesta de linfocitos T, y a su vez su relación con la respuesta inflamatoria grave”, resume este investigador, para quien también queda mucho por comprender de los mecanismos de memoria inmunitaria frente al virus.
Esta carencia -argumenta a Efe- es debida al corto período que llevamos de epidemia que no permite tener análisis retrospectivos más allá de seis meses.
¿Perderán efectividad las futuras vacunas?
En cuanto a las vacunas, Sola afirma que esta es una información interesante, desde luego, que habrá que tener muy presente. Sin embargo, no es trasladable directamente a las vacunas que se están investigando.
“La observación de que la respuesta inmune es transitoria corresponde a una infección natural en la que el virus despliega, por una parte, todas los antígenos que inducen la respuesta inmune, pero por otra sabemos que tiene elementos para contrarrestar y limitar esa respuesta inmune”.
En las vacunas, sin embargo, únicamente se incluyen las proteínas que inmunizan, “por lo que podríamos esperar una respuesta protectora más duradera”, aclara esta investigadora del CNB.
En opinión de Carmen Cámara, estos tres casos de reinfección no van a cambiar el curso de las vacunas en desarrollo porque tampoco serán vacunas que nos proporcionen inmunidad permanente sino a corto plazo, como las de la gripe.
En cualquier caso, esta especialista recuerda que la inmunidad que genera una enfermedad siempre es más potente que la que proporciona una vacuna.
EFE (Ana Soteras y Noemí G. Gómez), Madrid

Fecha:27/8/2020
Fuente:https://www.lavanguardia.com/vida/20200827/483108607299/reinfeccion-coronavirus-dudas-perdida-inmunidad.html

Nuevas pautas en 2019 para el control de las ECV y la diabetes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:00

DM2 remisionEstas nuevas pautas están diseñadas para proporcionar orientación sobre el manejo y la prevención de las enfermedades cardiovasculares en personas con o bajo riesgo de desarrollar diabetes.

Recientemente se publicaron nuevas pautas para el manejo y la prevención de las enfermedades cardiovasculares (ECV) en pacientes con diabetes o prediabetes. Francesco Cosentino, MD, PhD, del Instituto Karolinska y Hospital Universitario Karolinska de Estocolmo (Suecia), and Peter J. Grant, MD, de la Universidad de Leeds (Reino Unido), copresidentes de los grupos de trabajo para la redacción de directrices de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC) y la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes ( EASD), presentaron esta guía durante el Congreso de la ESC 2019. Estas directrices se publicaron simultáneamente en línea el 31 de agosto en el European Heart Journal y en el sitio web de la ESC.

Dichas directrices han sido desarrolladas por la ESC en colaboración con la EASD. Están diseñadas para proporcionar orientación sobre el manejo y la prevención de las enfermedades cardiovasculares en personas con o bajo riesgo de desarrollar diabetes. Las anteriores directrices se presentaron en 2013.
Qué hay de nuevo
Los titulares clave relacionados con las nuevas directrices incluyen consejos sobre los inhibidores del co-transportador-2 de sodio-glucosa (SGLT2), basados en datos procedentes de resultados positivos de ensayos cardiovasculares (CVOTS), que determinan que la metformina ya no es la mejor terapia de primera línea para todo el mundo. Además, el riesgo de ECV se ha restringido a valores medios, altos y muy altos frente a los valores tradicionales de prevención primaria y prevención secundaria.
Reclasificar el riesgo de ECV
Las pautas reclasifican a los pacientes con diabetes de la siguiente manera:
– Riesgo medio de ECV: si son jóvenes, carecen de otros factores de riesgo de ECV y han tenido diabetes durante menos de 10 años.
– Alto riesgo de ECV: si han tenido diabetes durante más de 10 años y tienen al menos otro factor de riesgo, pero sin lesiones en el órgano diana.
– Riesgo muy alto de ECV: si tienen ECV o lesiones en los órganos diana o han tenido diabetes tipo 1 durante más de 20 años.
La metformina ya no se considera la mejor estrategia de primera línea. Para los pacientes no tratados con fármacos con diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares establecidas y pacientes de muy alto riesgo, las nuevas pautas recomiendan la prescripción de inhibidores de SGLT-2 o agonistas del receptor GLP-1. Estos pueden sumarse a la metformina o iniciarse solos.
Tensión arterial y lípidos
El control óptimo de la TA reduce el riesgo de complicaciones microvasculares y macrovasculares, por lo tanto, se debe proporcionar orientación sobre cambios del estilo de vida para las personas con diabetes e hipertensión.
El nuevo objetivo de la TA es intentar que una TA sistólica (TAS) de 130 mmHg en pacientes con diabetes y <130 mmHg si se tolera, y no de 120 mmHg. En las personas mayores (mayores de 65 años), el objetivo para la TAS es mantenerla dentro de un rango de 130 a 139 mmHg. El objetivo de la TA diastólica (TAD) es <80 mmHg, sin llegar a los 70 mmHg.
Las pautas recomiendan como objetivos lipídicos:
– En pacientes con DM2 con riesgo moderado de ECV, se recomienda un objetivo de LDL-C <2,5 mmol / L (100 mg / dL)
– En pacientes con DM2 con alto riesgo de ECV, se recomienda un objetivo de LDL-C de <1,8 mmol / L (70 mg / dL)
– En pacientes con DM2 con riesgo de ECV muy alto, se recomienda un objetivo de LDL-C de <1,4 mmol / L (55 mg / dL)
Las directrices sugieren que, en personas con un riesgo muy alto, con LDL-C persistentemente elevado a pesar de seguir un tratamiento con la dosis máxima de estatina tolerada en combinación con ezetimiba, o en pacientes con intolerancia a las estatinas, se recomienda un inhibidor de PCSK9. Además, podría considerarse el uso de estatinas en pacientes asintomáticos con DM1 mayores de 30 años.
No podemos olvidar el control glucémico y los cambios de estilo de vida, subrayan los autores de esta guía. Aconsejan que las personas con diabetes deberían alcanzar niveles de HBA1c inferiores al 7% para prevenir complicaciones microvasculares que podrían causar lesiones en la vista, la función renal y el sistema nervioso. Se sugiere la monitorización continua de la glucosa (MCG) para ayudar a lograr resultados más óptimos, pero los objetivos individualizados son la clave del éxito.

Los cambios de estilo de vida son clave para prevenir la diabetes y sus complicaciones cardiovasculares. Todos los pacientes con diabetes y prediabetes deberían considerar dejar de fumar, reducir el consumo de calorías, mantener una actividad semanal de moderada a rigurosa (> 150 minutos por semana) y llevar una dieta mediterránea.
Atención centrada en el paciente.
Las pautas terminan con una breve deliberación sobre la importancia de la atención centrada en el paciente. Existen muchos problemas asociados con el mantenimiento de los cambios del estilo de vida y el cumplimiento de los objetivos terapéuticos. Casi la mitad de las personas con diabetes no logran los objetivos de HbA1c, BP y colesterol. Sin embargo, las pautas recomiendan que el mejor enfoque para ofrecer intervenciones educativas o de autogestión es un enfoque centrado en el paciente que fortalezca las capacidades de autogestión para una salud óptima y una vida más larga.
Fecha: 31/8/2019
Fuente: https://diabetesvoice.org/es/atencion-para-la-diabetes/nuevas-pautas-en-2019-para-el-control-de-las-ecv-y-la-diabetes/

Para obtener más información y leer todo el conjunto de nuevas pautas, consulte:  2019 ESC Guidelines on diabetes, pre-diabetes, and cardiovascular diseases developed in collaboration with the EASD: The Task Force for diabetes, pre-diabetes, and cardiovascular diseases of the European Society of Cardiology (ESC) and the European Association for the Study of Diabetes (EASD), European Heart Journal, https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehz486. Publicado: 31 de agosto de 2019.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus