Diabetes mellitus

18 octubre 2018

La cirugía bariátrica reduce el riesgo de infarto e ictus en diabéticos obesos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:57

obesidad_pabdominal
La cirugía bariátrica efectuada en las personas con obesidad grave y diabetes puede ayudar a reducir infartos de miocardio e ictus, según concluye un amplio estudio en ‘JAMA’.
Las personas con diabetes y obesidad grave que se sometieron a una cirugía bariátrica tienen un 40 por ciento menos probabilidades de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular durante los 5 años posteriores frente a los que reciben una atención médica convencional para su diabetes.
En este mismo período, los que se sometieron a la cirugía también tuvieron cerca de un tercio menos de probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón y dos tercios menos de morir por cualquier causa. Esta investigación se realizó con datos de centros del consorcio Kaiser Permanente, en Washington, de California y del Instituto HealthPartners en Minnesota.
“Para la mayoría de las personas con diabetes y obesidad grave, los cambios en el estilo de vida y la terapia farmacológica no siempre reducen significativamente esos riesgos”, afirma el internista y autor de la investigación David Arterburn, del Kaiser Permanente de Washington. “Así que estamos entusiasmados con nuestros resultados, que sugieren que la cirugía bariátrica puede disminuir los nuevos casos de ataque cardíaco y de accidente cerebrovascular, además del riesgo de muerte por todas las causas”.
Este equipo de médicos ya había demostrado que la diabetes entra en remisión a largo plazo (en unos siete años) en cerca de la mitad de las personas que se someten a un bypass gástrico, uno de los procedimientos bariátricos más comunes. Además, recientemente en Annals of Internal Medicine, concluyeron que las personas con diabetes que se someten a cirugía bariátrica también tienen la mitad del riesgo de enfermedad microvascular en los primeros 5 años después de la cirugía en comparación a los que reciben atención médica convencional.
En el nuevo estudio que se publica en JAMA incluyeron unos 20.000 pacientes, entre los que sufrían diabetes y obesidad grave (IMC de al menos 35 kg/m2), de los que unos 5.000 se sometieron a una intervención bariátrica. Los autores destacan que este amplio tamaño de la muestra confiere poder estadístico a los resultados arrojados, si bien reconocen que se trata de un estudio observacional, no aleatorizado y sugieren que una investigación de ese tipo podría confirmar los hallazgo. “Pero tales ensayos son costosos y difíciles de realizar, y probablemente no podrían hacerse con suficientes pacientes para evaluar estos resultados relativamente raros”, matiza el cirujano y primer autor de la investigación, David P. Fisher.
El efecto de la pérdida de peso máxima sobre la salud
También en este número de JAMA, otro estudio multicéntrico dirigido por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Pittsburgh revela que el porcentaje de peso recuperado después de la cantidad máxima de peso perdida tras una cirugía bariátrica puede ayudar a predecir el riesgo de un paciente de presentar problemas de salud graves.
De media, los participantes del estudio alcanzaron su máxima pérdida de peso a los dos años posteriores a la cirugía, si bien un 20 por ciento de los pacientes siguió perdiendo peso más allá de los cuatro años después de la cirugía. Sin embargo, no importa el momento en que se alcanzó la máxima cifra de kilos perdidos: la tasa de peso recuperado fue mayor durante el año siguiente.
Estos datos parten del análisis sobre 1.406 adultos que se habían sometido a una cirugía de bypass gástrico en Y de Roux a los que siguió durante 6,6 años. Forman parte de la Evaluación Longitudinal de la Cirugía Bariátrica 2 (LABS-2) financiada por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estadounidenses, un estudio observacional prospectivo de pacientes sometidos a cirugía de pérdida de peso en hospitales de Estados Unidos.
Para entender cómo influía la recuperación de peso según el estudio, los autores ponen el siguiente ejemplo: un paciente perdió unos 68 kilos después de la cirugía bariátrica y luego recuperó 13 kilos; así, esta persona recuperó el 19 por ciento de su peso máximo perdido. Este nivel de recuperación de peso se asoció con un 51 por ciento más riesgo de progresión de la diabetes y a un riesgo 28 por ciento más de disminución en la calidad de vida relacionada con la salud física, lo que sugiere que este nivel de recuperación de peso puede conducir a la progresión o desarrollo de diversas alteraciones.
Durante el primer año después de la pérdida de peso máxima, el 10 por ciento de los participantes experimentó progresión de diabetes; el 26 por ciento aumento de los niveles de colesterol y el 46 por ciento de hipertensión. Cinco años después de la pérdida de peso máxima, la proporción de participantes con resultados de salud negativos aumentó un 35 por ciento en el caso de la diabetes; el 68 por ciento para el colesterol alto, y el 72 por ciento para la presión arterial alta.
Si bien la tasa de recuperación de peso disminuyó con el tiempo, los participantes continuaron recuperando peso durante todo el seguimiento de LABS-2, lo que indica que la recuperación de peso es algo a lo que los médicos deben prestar atención con el tiempo, y no simplemente medir en un tiempo estándar posterior a cirugía.
Fecha:16/10/2018
Fuente: Diario Médico, España.

https://www.diariomedico.com/especialidades/endocrinologia/la-cirugia-bariatrica-reduce-el-riesgo-de-infarto-e-ictus-en-diabeticos-obesos.html#

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus