Diabetes mellitus

22 octubre 2016

LLega a España liraglutida 3 mg para hacer frente a la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:03

Novo Nordisk lanza Saxenda -liraglutida 3 mg-, que aumenta la sensación de saciedad y ralentiza el vaciado del estómago

Un nuevo tratamiento para tratar la obesidad ha sido lanzado por la compañía Novo Nordisk. Se trata de Saxenda -liraglutida 3mg- “para hacer frente al problema de mayor magnitud al que nos enfrentamos”, ha incidido Susana Monereo, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Una enfermedad que es, además, factor de riesgo para la aparición de otras patologías como la diabetes, la hipertensión, el colesterol, el cáncer o la artrosis, entre otras.
En concreto, “liraglutida 3 mg aprovecha el mecanismo fisiológico de saciedad del GLP-1, una hormona natural del organismo”, señala Javier Salvador, director del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica de Navarra. “No obstante, el GLP-1 desaparece a gran velocidad, motivo por el que se ha desarrollado el agonista liraglutida, que permite mantener la sensación de saciedad por más tiempo”.
Las tres características importantes de este nuevo tratamiento contra la obesidad son, en palabras de Francisco Pajuelo, Director Médico de Novo Nordisk España, la pérdida de peso significativa, la pérdida de peso sostenida, “ya que tres de cada cinco personas perdieron el 5% o más de su peso corporal al inicio, y al año del tratamiento perdieron un 6% adicional”. Por último, Pajuelo ha destacado el efecto que liraglutida 3 mg tiene sobre otros factores de riesgo que acompañan a la obesidad: aumenta el colesterol HDL, disminuye los triglicéridos y el LDL, mejora la apnea, contribuye a mejorar el perfil de lípidos, etc.
Su administración es diaria mediante inyección por vía subcutánea y bajo prescripción médica. “La obesidad es una enfermedad crónica por lo que el tratamiento de la obesidad tiene que ser crónico”, añade Pajuelo. Un tratamiento que los especialistas deben ir pautando, dependiendo de si el paciente lleva hábitos de vida saludable, realiza ejercicio, etc.
“Para que este tratamiento sea eficaz, es imprescindible que se le administre junto a un plan de alimentación, una pauta de ejercicio físico y, cuando sea necesario, apoyo psicológico”, apostilla Salvador.
E. Crespo | 11 – Octubre – 2016 16:39 h.

http://www.elmedicointeractivo.com/articulo/ind-farmaceutica/llega-espanha-liraglutida-3-mg-hacer-frente-obesidad/20161011163937106643.html

¿Están los nuevos fármacos antidiabéticos mejorando el control de la glucemia?

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 11:55

Glucometro y pensNi el control de la glucemia ni las tasas de hipoglucemia grave mejoraron entre 2006 y 2013 en adultos estadounidenses con diabetes de tipo 2, pese a un cambio espectacular al empleo de los fármacos antihiperglucémicos más nuevos durante ese periodo, según una nueva investigación.
Los hallazgos, de un análisis de datos de reclamaciones de 1,66 millones de pacientes con seguros privados y afiliados a Medicare Advantage, fueron publicados en versión electrónica el 22 de septiembre en Diabetes Care por la Dra. Kasia J. Lipska, endocrinóloga de la Universidad Yale, New Haven, Connecticut y sus colaboradores. [1]
La Dra. Lipska dijo a Medscape Noticias Médicas: “Tenemos un gran número de medicamentos para reducir las concentraciones de glucosa en personas con diabetes de tipo 2. Nuestros hallazgos parecen indicar que los adoptamos en nuestra práctica clínica a medida que se comienzan a comercializar. Sin embargo, no hallamos mejoras a nivel de la población en el control de la glucemia o en la tasa de hipoglucemia grave. Estos resultados fueron un poco desalentadores, ya que los fármacos más nuevos tienen un costo mucho más elevado y por lo general no producen hipoglucemia”.
No obstante, dice que los resultados no debieran desalentar para prescribir los fármacos más nuevos, sobre todo dados los resultados recientes de los estudios de variables cardiovasculares EMPA-REG, LEADER y SUSTAIN-6 que señalan que el beneficio cardiovascular puede ser independiente de la reducción de la glucosa.
“Necesitamos más estudios de resultados, incluso de los fármacos más antiguos y más económicos disponibles, de manera que podamos comprender su repercusión más allá del control de la glucemia” resaltó.
Al pedirle su comentario, el Dr. Michael A. Bush, un endocrinólogo de la Universidad de California, Escuela de Medicina Geffen en Los Angeles y coautor del algoritmo de tratamiento de la diabetes de tipo 2 de la American Association of Clinical Endocrinologists, señala que el periodo estudiado refleja el tiempo en que los inhibidores de dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4) se estaban comenzando a adoptar ampliamente como alternativas a las tiazolidinedionas tras las inquietudes comunicadas sobre la toxicidad cardiovascular de las últimas, pero los datos incluyen muy poca utilización de los agonistas de receptor del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) y ningún inhibidor del cotransportador de sodio y glucosa-2 (SGLT2), que surgieron más adelante y que ahora se utilizan cada vez más.
“Siempre es interesante ver las tendencias en la utilización de los fármacos en este país… Este estudio representa el periodo de 2006 a 2013. Un endocrinólogo vería “los nuevos medicamentos” para tratar la diabetes como agonistas de GLP-1 e inhibidores de SGLT2,” dijo el Dr. Bush a Medscape Noticias Medicas.
“Me interesaría mucho ver, después que los inhibidores de SGLT2 se utilicen con más regularidad en el mundo de la diabetes – y creo que así será -, cómo esto influye en la utilización de los fármacos en los siguientes 10 años y qué clase de datos surgirán por lo que respecta a los resultados en la HBA1c y el riesgo de hipoglucemia”, añadió.
Para la investigación, la Dra. Lipska y sus colaboradores llevaron a cabo un análisis retrospectivo de reclamaciones médicas y de farmacia de una extensa base de datos (OptumLabs Data Warehouse) que incluye más de 100 millones de personas afiliadas a seguros privados y a los planes de Medicare Advantage en todos los Estados Unidos. Los sujetos del estudio fueron 1.657.610 adultos con diabetes de tipo 2 reclutados en al menos 1 año durante el periodo 2006-2013.
De 2006 a 2013, hubo aumentos en la utilización de metformina (de 47,6% a 53,5%), inhibidores de DPP-4 (0,5% a 14,9%), agonistas de GLP-1 (3,3% a 5,0%) e insulina (17,1% a 23,0%). En el mismo periodo, se observaron reducciones en la utilización de sulfonilureas (38,8% a 30,8%) y tiazolidinedionas (28,5% a 5,6%). Todos los cambios fueron significativos (p < 0,001).
El incremento en la utilización de la insulina se debió principalmente a la captación de análogos de insulina, con incrementos en los análogos basales de 10,9% a 19,3% y en análogos de acción rápida de 6,7% a 11,6% (p < 0,001 para ambos).
Agravamiento del control de la glucemia sin modificación de las tasas de hipoglucemia
Se contó con las pruebas de laboratorio de HbA1c para 26% de la muestra total.
De 2006 a 2013, la proporción de pacientes con concentraciones de HbA1c de 9% o más aumentó desde 9,9% hasta 12,2%, y la proporción de aquellos con concentraciones de HbA1c de 8% a 9% aumentó de 9,9% a 10,6% (p < 0,001 para la tendencia).
Al mismo tiempo, la proporción de pacientes con HbA1c de 7% a 8% no se modificó significativamente (23,8 a 23,0%; p = 0,31), en tanto que los que alcanzaron una HbA1C inferior a 7% disminuyó de 56,4% en 2006 a 54,2% en 2013 (p < 0,001).
El control deficiente de la glucemia (HbA1c ≥ 9%) fue más frecuente en los pacientes más jóvenes pero aumentó un poco en el curso del tiempo para todos los grupos de edad.
El hallazgo de un empeoramiento del control de la glucemia puede haber tenido que ver con la publicación en 2008 de los datos del estudio (ACCORD) Acción para controlar el riesgo cardiovascular en la Diabetes que aumentó las inquietudes en torno al posible riesgo de mortalidad cardiovascular adversa por el control intensivo de la glucemia, postulan la Dra. Lipska y sus colaboradores.
Mientras tanto, las tasas de hipoglucemia grave normalizadas en cuanto a edad y género sexual que precisaron una consulta intrahospitalaria (urgencia, admisión u observación) en personas que utilizaron medicamentos antidiabéticos, fueron 1,3 eventos por 100 años-persona en los dos años, 2006 y 2013 (p = 0,72 para la tendencia en el curso del tiempo).
La hipoglucemia grave fue más frecuente en los pacientes mayores y en los que tenían múltiples trastornos concomitantes en comparación con los adultos más jóvenes y más sanos.
Costo frente a beneficio
El Dr. Bush señala que además de la necesidad de datos sobre glucemia más recientes para los pacientes que utilizaron agonistas de GLP-1 e inhibidores de SGLT2, un análisis de costos frente a beneficios también debe incluir los hallazgos del estudio clínico reciente del beneficio cardiovascular con algunos de estos nuevos compuestos farmacológicos.
“Si se analiza ahora en el contexto de los nuevos datos sobre la protección cardiovascular – lo que obviamente necesita confirmarse mediante otros estudios y en otros medicamentos ― se necesita un sentido más amplio de lo que es rentable, ya que la eficacia en la diabetes significa no solo el control de la glucemia sino la prevención de complicaciones graves”.
En su artículo, la Dra. Lipska y sus colaboradores lo plantearon de esta manera: “Aunque la utilización de fármacos más nuevos y más costosos puede tener otras ventajas importantes, se necesitan más estudios para definir la utilidad y la rentabilidad de las opciones de tratamiento actuales”.
El estudio fue financiado en parte por el National Center for Advancing Translational Sciences, un componente del National Institute of Health. La Dra. Lipska recibe apoyo del National Institute on Aging y la American Federation of Aging Research a través de la Beca para Desarrollo de Carrera de Paul Beeson en el Yale Claude D. Pepper Older Americans Independence Center. Las declaraciones de conflicto de interés de los coautores se enuncian en el artículo. El Dr. Bush es miembro de la oficina de conferencistas de Lilly, Novo Nordisk, Astra Zeneca, Boehringer Ingelheim y Janssen y es consultor de Janssen y Lilly.
Referencias
1. Lipska KJ, Yao X, Herrin J, McCoy RG, y cols. Trends in Drug Utilization, Glycemic Control, and Rates of Severe Hypoglycemia, 2006–2013. Diabetes Care. Publicado en versión electrónica el 22 de septiembre de 2016. Resumen
Miriam E. Tucker
Fecha: 13/octubre/2016

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900826?nlid=110007_4001&src=WNL_esmdpls_161017_mscpedit_gen&impid=1216752

La enfermedad de Alzheimer podría tratarse con la terapia génica

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 11:48

El virus modificado utilizado en los ensayos en modelos experimentales se llama vector de lentivirus y se utiliza comúnmente en la terapia génica.
Investigadores han impedido el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en modelos experimentales mediante el uso de un virus para dispensar un gen específico al cerebro. Los resultados de la fase inicial, realizada por científicos del Imperial College de Londres, en Reino Unido, abren las puertas a potenciales nuevos tratamientos para la enfermedad.
En el estudio, descrito en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ y financiado por ‘Alzheimer’s Research UK’ y el ‘European Research Council’, el equipo utilizó un tipo de virus modificado para entregar un gen a las células cerebrales. Trabajos previos realizados por el mismo equipo sugieren que este gen, llamado PGC1-alfa, puede impedir la formación de una proteína llamada péptido beta-amiloide en las células en el laboratorio.
El péptido beta-amiloide es el principal componente de las placas amiloides, los grumos pegajosos de proteínas que se encuentran en los cerebros de las personas con enfermedad de Alzheimer. Se cree que estas placas desencadenan la muerte de las células cerebrales.
Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer incluyen pérdida de memoria, confusión y cambio en el estado de ánimo o la personalidad. En todo el mundo, 47,5 millones de personas están afectadas por la demencia, entre las cuales la enfermedad de Alzheimer es la forma más común. No hay cura, aunque los fármacos actuales pueden ayudar a tratar los síntomas de la patología.
La doctora Magdalena Sastre, autora principal de la investigación del Departamento de Medicina del Imperial, espera que los nuevos hallazgos puedan proporcionar un día un método para prevenir la enfermedad o detenerla en las primeras etapas.
“Aunque estos resultados son muy tempranos, sugieren que esta terapia génica puede tener un potencial uso terapéutico para los pacientes. Hay muchos obstáculos que superar y, por el momento, la única manera de administrar el gen es a través de una inyección directamente en el cerebro. Sin embargo, este estudio de prueba de concepto muestra que este enfoque justifica nuevas investigaciones”, afirma.
El virus modificado utilizado en los experimentos se llama vector de lentivirus y se utiliza comúnmente en la terapia génica. El coautor del estudio Nicholas Mazarakis, profesor del Departamento de Medicina del Imperial, explica: “Los científicos aprovechan la forma en la que el lentivirus infecta las células para producir una versión modificada del virus, que lleva genes a células específicas. Se está utilizando en experimentos para tratar una variedad de patologías, desde la artritis al cáncer. Anteriormente hemos utilizado con éxito el vector de lentivirus en ensayos clínicos para suministrar genes en los cerebros de pacientes con enfermedad de Parkinson”.
En el nuevo estudio, el equipo inyectó el virus, que contiene el gen PGC-1 – alfa, en dos áreas del cerebro en ratones susceptibles a la enfermedad de Alzheimer. Las zonas seleccionadas fueron el hipocampo y la corteza, ya que son las primeras regiones que desarrollan placas de amiloide en la enfermedad de Alzheimer.
Muy pocas placas amiloides en los modelos tratados
Los daños en el hipocampo afectan a la memoria a corto plazo y llevan a una persona a olvidar los acontecimientos recientes, como una conversación o lo que comió en el desayuno. El hipocampo es también responsable de la orientación y el daño en esta área hace que una persona que se pierda en viajes familiares, como ir a casa desde una tienda.
La corteza, por su parte, es responsable de la memoria a largo plazo, el razonamiento, el pensamiento y el estado de ánimo. El daño en esta zona puede provocar síntomas como depresión, dificultad para calcular cuánto dinero dar para pagar en una caja, la forma de vestirse o cómo cocinar una receta familiar.
Los animales fueron tratados en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer, cuando todavía no habían desarrollado las placas amiloides. Después de cuatro meses, el equipo encontró que los ratones que recibieron el gen tenían muy pocas placas amiloides, en comparación con los ratones no tratados, que presentaban múltiples placas en el cerebro.
Además, los ratones tratados realiza así en tareas de memoria como ratones sanos. Las tareas incluyen desafíos tales como la sustitución de un objeto familiar en la jaula del ratón con una nueva. Si los ratones tenían una memoria sana, tendrían explorar el nuevo objeto durante más tiempo.
El equipo también descubrió que no había pérdida de células cerebrales en el hipocampo de los ratones que recibieron el tratamiento de genes y que los individuos tratados registraría una reducción en el número de células gliales, que en la enfermedad de Alzheimer pueden liberar sustancias inflamatorias tóxicas que causan un mayor daño celular.
La proteína PGC-1-alfa, que está codificada por el gen interviene en los procesos metabólicos en el cuerpo, incluyendo la regulación del metabolismo del azúcar y grasa. Sastre señala que otros estudios de diferentes instituciones sugieren que el ejercicio físico y el compuesto resveratrol, que se encuentra en el vino tinto, puede aumentar los niveles de PGC-1-alfa de la proteína, pero se ha visto que el resveratrol sólo tiene beneficios en forma de pastilla, no en el vino, ya que el alcohol contrarresta cualquier beneficio.
El equipo sugiere que inyecciones del gen serían más beneficiosas en las primeras etapas de la enfermedad, cuando aparecen los primeros síntomas y ahora espera explorar traducir estos resultados en tratamientos humanos. Sastre subraya: “Estamos todavía a años del uso de esto en la clínica. Sin embargo, en una enfermedad que necesita urgentemente nuevas opciones para los pacientes, por lo que este trabajo ofrece esperanza para futuras terapias”.

http://www.elmedicointeractivo.com/articulo/internacional/enfermedad-alzheimer-podria-tratarse-terapia-genica/20161011123411106627.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus