Diabetes mellitus

16 febrero 2016

La estatura influye en las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer.

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:17

Un artículo recientemente publicado saca a la luz la relación entre el aumento general de estatura en el mundo con el desarrollo de ciertas enfermedades. Para los autores de la investigación, las personas altas tienen menos riesgo de sufrir determinados problemas de salud, como trastornos cardiovasculares y diabetes de tipo 2, pero son más propensos al cáncer.
El estudio ha sido llevado a cabo por los profesores Norbert Stefan y Hans-Ulrich Häring, del Departamento de Medicina Interna de Tubinga (Alemania) y el Instituto de Investigación de la Diabetes y las Enfermedades Metabólicas de la Universidad de esa ciudad; el profesor Matthias Schulze, del Instituto Alemán de Nutrición Humana de Potsdam; y el profesor Frank Hu, de la Escuela de Medicina Pública de Harvard y la Escuela Médica de Boston (EE. UU.). Estos expertos analizaron los factores de la dieta y otros mecanismos que puedan explicar esta relación.
La estatura viene determinada en gran medida por la genética, pero en décadas recientes ha aumentado considerablemente en niños y adultos de todo el mundo de forma constante. Hoy, casi todos los hijos superan a los padres en estatura cuando llegan a adultos. El mayor crecimiento se ha dado en los Países Bajos: los hombres holandeses actuales son 20 cm más altos que los de hace 150 años. Curiosamente, el consumo per cápita de leche y productos lácteos en ese país es el más alto del mundo. Estas observaciones llevaron a los científicos a analizar las causas y los efectos médicos de este aumento de estatura.
Su estudio revela que la altura tiene un impacto importante en la mortalidad por algunas enfermedades comunes, independientemente del índice de grasa corporal y otros factores. Investigaciones precedentes ya habían establecido que los altos tienen menos riesgo cardiovascular y de diabetes que los bajitos pero mayor peligro de sufrir un cáncer. Concretamente, según Schulz, los datos epidemiológicos dicen que por cada 6,5 cm de estatura baja la mortalidad por enfermedades del corazón un 6 %, mientras que la muerte por cáncer aumenta un 4 %.
Los autores creen que el aumento de estatura es una señal de la sobrealimentación con comida calórica y rica en proteínas animales durante diferentes etapas del crecimiento. Sin embargo, ya en el útero materno se programan factores y hormonas de crecimiento a largo plazo como la insulina y el IGF-1/2. Entre otras consecuencias, la activación de estos sistemas vuelve al cuerpo más sensible a la acción de la insulina, que influye en el metabolismo de las grasas. De acuerdo con esa idea, el profesor Stefan afirma que “los datos que han recabado muestran que las personas altas son más sensibles a la insulina y tienen menos contenido graso en el hígado, lo que podría explicar por qué son menos propensos a los trastornos cardiovasculares y la diabetes tipo 2″. Este hallazgo coincide con otros estudios publicados que sugerían que los altos están mejor protegidos contra los desórdenes del metabolismo de los lípidos. Sin embargo, esta activación del sistema IGF-1/2 podría relacionarse con un mayor riesgo de sufrir ciertos cánceres, especialmente los de pecho, colon y piel (melanoma), ya que las células de crecimiento están permanentemente activadas, piensan los investigadores. Su conclusión es que se debería considerar el factor de crecimiento y la estatura en la edad adulta en la prevención de las enfermedades mencionadas.

Fuente: Revista Muy Interesante

Dietas: mucho ruido y pocas nueces

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:11

Escepticemia por Gonzalo Casino | 10 FEB 16

Sobre la insoportable levedad de las recomendaciones dietéticas

En un estudio se informa sobre cuáles frutas y verduras evitan mejor el aumento de peso

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:08

alimentos-sanos
Consumir más alimentos que tengan alto contenido de determinados flavonoides puede ayudar a evitar el aumento de peso en el curso del tiempo en los adultos, según los hallazgos de un estudio publicado en línea el 27 de enero en BMJ.
“Analizamos siete diferentes tipos de flavonoides y descubrimos que las clases que se asociaban a un mejor control del peso eran flavonol, antocianinas y polímeros flavonoides”, comentó la Dra. Monica Bertoia, MPH, PhD, asociada en investigación en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, Boston, Massachusetts.
Frutas como las manzanas, las peras y las bayas rojas representan las principales fuentes de flavonoides, pero también pueden encontrarse en algunos vegetales como los pimientos rojos, dijo la Dra. Bertoia.
Evitar un poco de aumento de peso es importante para la salud
El estudio es el primero en analizar los vínculos entre la ingesta de diversas subclases de flavonoide y el aumento de peso. Incluyó datos de más de 124.000 mujeres y hombres de Estados Unidos que fueron objeto de seguimiento hasta por 24 años.
Estudios previos han señalado que los flavonoides pueden desempeñar un rol en la reducción de peso. La mayoría se ha enfocado en la subclase flavon-3-ol presente en el té verde, aunque han tenido tamaños de muestra pequeños.
El nuevo estudio se basó en datos de 124.086 mujeres y hombres que participaron en tres estudios prospectivos: El NHS (Estudio de la Salud de las Enfermeras), el NHSII (Estudio de la Salud de las Enfermeras II) y el HPFS (Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud).
Los participantes tenían de 27 a 65 años y provenían de los 50 estados que integran la Unión Americana; autonotificaron su peso corporal, hábitos de estilo de vida y diagnósticos médicos recientes cada 2 años entre 1986 y 2011. También documentaron su dieta cada 4 años utilizando cuestionarios de frecuencia de alimentos (FFQ), semicuantitativos y validados.
Los investigadores analizaron siete subclases de flavonoides: flavononas, antocianinas, flavan-3-oles, proantrocianinas, polímeros flavonoides, flavonoles y flavonas.
Ajustaron los resultados para los factores relacionados con el estilo de vida vinculados al cambio de peso, tales como actividad física, mirar televisión y 17 factores alimentarios, como la ingesta de bebidas endulzadas con azúcar, alimentos fritos, alcohol, cafeína, granos enteros y carnes procesadas.
Los resultados demostraron que durante cada periodo de 4 años las mujeres aumentaron un promedio de 1,30 kg (NHS) hasta 2 kg (NHSII) y los hombres aumentaron un promedio de 1 kg (HPFS).
Aunque pequeña, está cantidad de aumento de peso «rápidamente se sumará a la larga», señaló la Dra. Bertoia.
“Evitar tales cantidades pequeñas de aumento de peso o reducir pequeñas cantidades de peso puede tener una repercusión en la salud de un individuo y su riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer», dijo, añadiendo, «también puede tener una repercusión verdaderamente considerable en la salud de la población”.
Cuáles frutas y verduras hay que utilizar para evitar el aumento de peso
Los hallazgos -ajustados con respecto a factores relativos al estilo de vida- señalaron que las personas que consumían más alimentos de subclases específicas de flavonoides aumentaban menos de peso con el tiempo.
Los siguientes flavonoides tuvieron el máximo efecto sobre la pérdida de peso: las antocianinas producían- 0,10 kg por desviación estándar adicional (DE)/día, polímeros flavonoides- 0,08 KG por DE/día, y flavonoides -0,07 KG por DE adicional/día.
Cada incremento en la desviación estándar de la ingesta diaria se relacionó con 0,07 a 0,10 menos kilogramos obtenidos durante cuatro años.
Después que se tomó en cuenta la ingesta de fibras, los hallazgos se mantuvieron significativos para las antocianinas, las proantocianidinas y los polímeros de flavonoide total pero perdieron su significación para las otras subclases.
Una ración por día de muchas frutas a menudo proporciona muchos más flavonoides que una desviación estándar, lo cual pone estos hallazgos en perspectiva. Por ejemplo, el consumir solo media taza de arándanos por día aumentaría el consumo de antocianinas en 12 desviaciones estándar.
Los alimentos con alto contenido de antocianinas comprenden las frutas rojas obscuras como zarzamoras, uvas rojas, cerezas, arándanos y fresas, y estas dos últimas frutas también tienen alto contenido de polímeros de flavonoides, lo mismo que el té, las nueces pacanas y las manzanas. El té también es rico en flavonoides, al igual que la cebolla y algunos tipos de granos, señaló la Dra. Bertoia.
El carácter de observación del estudio limita las conclusiones con respecto a si los hallazgos están o no están relacionados con la mejora global en la calidad de la dieta, con los propios flavonoides o con algo más, según la Dra. Bertoia. Otras limitaciones son el empleo de cuestionarios de frecuencia de alimentos autonotificados.
No obstante, este artículo aprovecha la investigación previa por este grupo y «ayuda a refinar los consejos generales de que toda persona debiera consumir más frutas y verduras. Ayuda a proporcionar más información sobre cuáles frutas y verduras potenciales pueden ser mejores opciones para hacer recomendaciones más específicas en las directrices futuras», dijo la Dra. Bertoia.
En Estados Unidos, en la actualidad, la mayoría de las personas consume menos de una taza de frutas y menos de dos tazas de verduras al día. Los autores señalan que esto se debiera incrementar a 2 tazas de frutas y 2,5 tazas de verduras.
Los autores declaran no tener conflictos de interés económico pertinentes.
Dra. Veronica Hackethal
Fuente: Medscape. 03 de feb de 2016.

http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900128

Dulaglutida semanal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:00

Simplificar el complejo abordaje de la diabetes tipo 2, reto de los nuevos tratamientos.

Dulaglutida es un nuevo antidiabético semanal, ya disponible en España, que puede mejorar el control glucémico en todas las fases de la diabetes, con una eficacia clínicamente significativa y comparable a la dosis máxima del GLP-1 diario más utilizado
Los pacientes con diabetes tienen que introducir en su vida cotidiana cambios en su estilo de vida que condicionan su día a día. Además de las pautas en la alimentación y el ejercicio, deben ajustar los horarios de las comidas, adecuar su actividad laboral o diaria y, en algunas ocasiones, utilizar tratamientos inyectables que requieren ajustes de dosis estrictos, y a veces complejos, basándose en automonitorización de la glucemia. Estas son algunas de las observaciones recogidas por los 300 especialistas en Endocrinología que se han reunido estos días en Madrid en el marco de la reunión “CLIC: A un clic de simplificar la diabetes”, organizada por Lilly.
En este contexto, han surgido nuevas opciones terapéuticas que permiten facilitar la adaptación de los pacientes a un tratamiento inyectable y mejorar su sensación de independencia: “el reciente lanzamiento de dulaglutida en España nos permite contar con una alternativa extremadamente fácil de usar, con una gran eficacia y seguridad, y una administración semanal que aporta una gran libertad a los pacientes para organizar su vida más allá de la enfermedad”, indica el doctor Ignacio Conget, médico endocrinólogo del Servicio de Endocrinología del Hospital Clinic de Barcelona.
En concreto, dulaglutida (Trulicity®) es un nuevo antidiabético semanal, disponible en España para el tratamiento de la diabetes tipo 2, que mejora el control glucémico de los pacientes y que se ha convertido en el primer agonista del receptor del GLP-1 en ofrecer una reducción de hemoglobina glucosilada significativa y comparable a la dosis máxima de liraglutida (1,8 mg), que precisa una inyección diaria.
“Contar con dulaglutida ayuda al paciente a alcanzar sus objetivos de control al ser eficaz sin precisar dosificación ni exigir la observación de un horario estricto”, afirma el doctor Esteban Jódar, jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Quirón de Madrid. “En cuanto a los horarios, puede ser administrada en cualquier momento durante la semana, independientemente de las comidas, y tiene además beneficios adicionales ya que no causa hipoglucemias per se y además ayuda a algo tan difícil como controlar el peso, al tener también efectos beneficiosos en ese sentido”.
Con la incorporación de nuevas familias terapéuticas, el tratamiento para la diabetes se está volviendo más complejo, por lo que los profesionales sanitarios demandan disponer de mensajes y conceptos de simplicidad que ayuden a mejorar la conversación médico-paciente. Para llegar a esa percepción de simplicidad, la facilidad en la administración también desempeña un papel importante. Así, l a pluma desechable de dulaglutida se ajusta a estas necesidades por ser el único dispositivo en diabetes ya preparado para ser administrado, con una aguja ya preinsertada y liberación de la dosis de manera automática. Cada pluma contiene una única dosis, lo que evita tener que ajustarla y su formulación soluble elimina la necesidad de reconstitución por parte del paciente.
En palabras del doctor Santiago Tofé, médico endocrinólogo del Servicio de Endocrinología del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca: “la complejidad de muchos de los tratamientos antidiabéticos es un escollo muy importante que muchas veces hace que el propio paciente rechace de antemano una terapia inyectable. Frente a esto, la administración semanal de dulaglutida, que viene acompañada de una pluma diseñada para una mayor comodidad del paciente, permite, además, que durante su uso no tenga ni que ver ni manipular la aguja”.
Sólido perfil de eficacia y seguridad
Otro de los aspectos destacados por los especialistas ha sido el amplio programa de desarrollo clínico de dulaglutida, que ha incluido a más de 5.000 pacientes y que ha reflejado una reducción de hemoglobina glucosilada significativa y sostenida en seis estudios con comparador activo. “El programa clínico de dulaglutida ha cubierto todos los escenarios clínicos posibles para prescribir un GLP-1 demostrando siempre un efecto consistente y mantenido”, detalla el doctor Jódar.
En este punto, el doctor Conget puntualiza: “además, es el único que ha demostrado no inferioridad frente a liraglutida, el fármaco de uso diario considerado el primero de su clase, con la ventaja añadida de que dulaglutida es de administración semanal”.
En cuanto a la seguridad del tratamiento, “su tolerabilidad es alta, no solo por su bajo índice de hipoglucemias, sino porque también permite ser combinado con otros muchos fármacos del arsenal que actualmente tenemos para tratar la diabetes tipo 2, incluida la insulina”, completa el doctor Tofé.
Pero la seguridad y eficacia de dulaglutida no solo está avalada por los resultados en ensayos clínicos, sino también por experiencias en la práctica clínica durante los meses que ya lleva disponible en otros países, como Estados Unidos o Alemania.
En este sentido, durante el encuentro, el doctor Martin Füchtenbusch, endocrinólogo y diabetólogo del Centro de Diabetes de Munich, en Alemania, ha compartido su experiencia: “a través de varios casos procedentes de mi consulta he pretendido reflejar la efectividad de dulaglutida en pacientes en los que no se había producido una intensificación necesaria hacia inyectables a pesar de no tener un control glucémico adecuado. Además, en pacientes con una diabetes todavía más avanzada, ya insulinizados, dulaglutida fue capaz de reducir la dosis de insulina, acompañada de una notable disminución tanto de la hemoblogina glucosilada como del peso”.
Fuente: Vademecum es

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus