Diabetes mellitus

19 septiembre 2015

La metformina para la diabetes tipo 2 reduce el colesterol LDL

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:17

La administración de metformina para la diabetes tipo 2 produce un cambio en los niveles de metabolitos que ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL, según ha mostrado una investigación realizada por expertos de Helmholtz Zentrum München y del Centro de Diabetes de Düsseldorf (Alemania).
Para alcanzar estos datos, publicados en “Diabetes Care”, los investigadores analizaron más de 1.800 muestras de sangre de personas que se encontraban participando en el estudio ‘KORA’, así como su genética y sus metabolitos.
Además, y con la ayuda de científicos de los Países Bajos, estudiaron las concentraciones de metabolitos con la información genética e identificaron aquellos genes y metabolitos que participaban en ambos procesos.
“Nuestro estudio sugiere que la metformina podría tener un efecto beneficioso adicional con respecto a las enfermedades cardiovasculares entre los pacientes de la diabetes”, ha aseverado el primer autor del trabajo, Tao Xu.
Actualmente, los investigadores están analizando cómo la metformina, que se utiliza en la práctica clínica hace más de 50 años, trabaja también a nivel molecular. “El mecanismo exacto no está actualmente claro y, por ello, queremos descifrar cómo se produce”, ha indicado el coautor, Stefan Brandmaier.

Fuente: El Médico Interactivo

Nueva vía que controla el metabolismo para almacenar o utilizar la grasa

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:06

adelgazando

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Facultad de Medicina de Harvard han publicado un nuevo estudio en que dan a conocer una nueva vía que controla el metabolismo humano por estimulación de los adipocitos para almacenar grasa o quemarla.
“La obesidad ha sido vista tradicionalmente como el resultado de un mal equilibrio entre la cantidad de comida que ingerimos y cuanto nos ejercitamos, pero esta visión ignora la contribución de la genética para el metabolismo de cada individuo”, aseguró Manolis Kellis, miembro de Ciencias de la computación y del Laboratorio de Inteligencia Artificial (CSAIL, en sus siglas en inglés) del MIT y del Instituto Broad.

La gran asociación con la obesidad reside en una región genética conocida como FTO, la cual ha sido el foco de escrutinio intenso desde su descubrimiento en 2007. Sin embargo, estudios previos han fracasado para encontrar un mecanismo que explique cómo las diferencias genéticas en la región dirigen a la obesidad.
Estudios previos han intentado relacionar la región FTO con la parte del cerebro que controla el apetito y el ejercicio, pero Melina Claussnitzer, profesora visitante del CSAIL e instructora en medicina del Centro Médico Beth de Israel y de la Facultad de Medicina de Harvard, asegura que: “Nuestros resultados indican que la región asociada a obesidad actúa primeramente en las células progenitoras de los adipocitos en un vía cerebral independiente”.
Los investigadores encontraron evidencias de un mayor control de la centralita en células progenitoras de adipocitos en humanos que sugieren que las diferencias genéticas podrían afectar al funcionamiento de las reservas de grasa.
Alterando IRX3 e IRX5
Para estudiar estas diferencias genéticas en adipocitos, los investigadores reunieron muestras de adipocitos de europeos saludables con riesgo o sin riesgo. Encontraron que la versión de riesgo activó un mayor control de la región de las células progenitoras de adipocitos, las cuales resultaron ser dos genes distantes, IRX3 y IRX 5. Siguientes experimentos demostraron que actúan como controladores maestros de un proceso conocido como termogénesis, por el cual los adipocitos disipan energía en forma de calor, en lugar de reservarlo como grasa.
La termogénesis puede ser desencadenada por ejercicio, la dieta o la exposición al frío, y ocurre en adipocitos marrones ricos en mitocondrias que están relacionadas con el músculo, y en adipocitos beige que están relacionados con las reservas de energía en lugar de los adipocitos blancos. Los primeros estudios sobre la termogénesis se centraron en la grasa marrón que juega un importante papel en los ratones, pero no existe virtualmente en los humanos adultos. Claussnitzer considera que “esta nueva vía controla la termogénesis en lugar de las más abundantes reservas de grasa blanca, y su asociación genética con la obesidad indica que afecta al equilibrio global de la energía en humanos”.
Los investigadores predijeron que una diferencia genética de solo un nucleótido es responsable de la asociación a obesidad. Cuando una timina es reemplazada por una citosina, se interrumpe la represión de la región control y vuelve al IRX3 y IRX5, lo que inactiva la termogénesis.
Previsión terapéutica
“Conocer la variante causal subyancente a la asociación de obesidad permitiría editar el genoma somático como camino terapéutico para individuos que llevan el alelo de riesgo”, subrayó Kellis. “Pero más importante es el descubrimiento de circuitos celulares que nos permitirían marcar un interruptor maestro metabólico para ambos individuos de riesgo y no riesgo, como un medio para contrarrestar ayudantes medioambientales, de estilo de vida o genéticos a obesidad”. De este modo demostraron que podrían incluso manipular esta nueva vía de obesidad en células humanas y de ratones.
En adipocitos primaros de individuos de riesgo y no riesgo, alterando la expresión del IRX3 y del IRX5 que modificó las funciones de reserva de energía de los adipocitos blancos y las funciones de la quema de energía de los adipocitos beige.
La represión del IRX3 en adipocitos de ratones dirige a cambios dramáticos en todo el equilibrio de la energía del cuerpo, dando lugar a una reducción del peso corporal y a mayores reservas de grasa, y resistencia completa a una dieta alta en grasas.
“Por manipulación de esta nueva vía, podríamos cambiar las reservas de energía y los programas de disipación de energía a niveles celulares y de organismo, proporcionando nueva esperanza para una cura contra la obesidad”, concluyó Kellis.
Fuente: Diario Médico

Establecen relación entre uso de antibióticos con el desarrollo de diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:46

Las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienden a tomar más antibióticos en los años previos al diagnóstico que aquellos que no padecen la enfermedad. Así lo ha señalado un estudio publicado en la revista  Journal Of Clinical Endocrinology & Metabolism.
Los investigadores del trabajo revisaron las prescripciones de antibióticos de 170.504 pacientes que tenían diabetes tipo 2 y de 1.3 millones que no la padecían de diversos centros médicos en Dinamarca. Las personas con diabetes tipo 2 rellenaban de media hasta 0.8 prescripciones al año. Entre todos los sujetos del estudio, la media era de 0.5. Los sujetos que habían recibido más prescripciones, estaban más condicionados a ser diagnosticados con diabetes tipo 2. Además, muchos tipos de antibióticos se asociaron con un mayor riesgo de diabetes, pero había un fuerte vínculo en el uso de antibióticos de amplio espectro como la penicilina V.
Mayor uso hasta 15 años antes del diagnóstico
“En nuestra investigación, hemos descubierto que las personas que tienen diabetes tipo 2 usan muchos más antibióticos hasta 15 años antes del diagnóstico en comparación con los sujetos sanos”, explica Kristian Hallundbaek Mikkelse, del Hospital Gentofte en Dinamarca y una de las autoras del trabajo. “Aunque no se puede determinar una causalidad, el estudio señala la posibilidad de que los antibióticos aumentarían el riesgo de diabetes tipo 2. Otra explicación convincente podría ser que las personas desarrollan la diabetes tipo 2 a lo largo de los años y se enfrentan a un mayor riesgo de infección durante ese tiempo”, apunta la experta.
Estudios anteriores han demostrado que los tratamientos con antibióticos pueden alterar las bacterias del intestino de una persona. Es más, sugieren que una determinada bacteria del intestino podrían contribuir al deterioro de la capacidad para metabolizar el azúcar, como ocurre en las personas con diabetes. Esto puede explicar por qué un mayor uso de antibióticos se pueden asociar con el desarrollo de la diabetes tipo 2. “Investigaciones futuras sobre los efectos a largo plazo de los antibióticos en la sangre del metabolismo y la composición de la bacteria del intestino, podrían ayudarnos a tratar este problema”, recalca la expecialista.
29 millones de americanos afectados
Un persona desarrolla la diabetes, que se caracteriza por altos niveles de azúcar en la sangre, cuando no puede producir suficiente insulina o esta hormona no elimina bien el azúcar de la sangre. Más de 29 millones de americanos tienen diabetes, según datos de la Sociedad de Endocrinología. Es más, la diabetes tipo 2, que es de la más comunes, afecta a un 90-95 por ciento de todos los casos. “La diabetes es uno de los mayores retos de la medicina moderna, con una incidencia global cada vez mayor”, concluye Mikkelsen.
Fuente: Diario Médico

Alimentos ultraprocesados responsables de la obesidad en América Latina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:37

Según un reporte de la Organización Mundial de la Salud, los alimentos ultraprocesados constituyen un motor de la epidemia de obesidad en la región
Autor: Lisandra Fariñas Acosta | lisandra@granma.cu
9 de septiembre de 2015 23:09:29
comiendo-chatarra
No hay más que detenerse a observar qué es lo que las personas generalmente prefieren comer, para corroborar la certeza de un nuevo reporte de las Organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) que alerta sobre el peligro de los alimentos ultraprocesados como motor de la epidemia de obesidad en América Latina.
Nuestro propio entorno es un indicador suficiente, si tenemos en cuenta que de acuerdo con los resultados de la III Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, realizada en el año 2010, más del 40,4 % de la población cubana de 15 años y más, no realiza actividad física suficiente, y la obesidad en su forma global, que incluye el sobrepeso, representa un 43,8 %, teniendo entre sus condicionantes los hábitos no saludables de alimentación.
Justamente, según refiere el texto de la OPS/OMS los alimentos procesados industrialmente, las bebidas azucaradas y la comida rápida están desplazando a las dietas tradicionales más nutritivas, lo que genera efectos alarmantes en la salud.
De ahí que los expertos señalen la urgente necesidad de regular el mercado para revertir esta tendencia en la región y en todo el mundo, ante el incremento constante de las ventas de este tipo de productos.
El nuevo informe Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina: tendencias, efecto sobre la obesidad e implicaciones para las políticas públicas -y que incluye el estudio en 13 países de la región- muestra que del 2000 al 2013 las ventas per cápita de estos productos aumentaron en América Latina, aun cuando las ventas de los mismos estaban disminuyendo en América del Norte. “El incremento del consumo se correlaciona fuertemente con el aumento del peso corporal promedio, lo que indica que estos productos son un importante motor en el crecimiento de las tasas de sobrepeso y obesidad en la región”, refiere.
De acuerdo con Enrique Jacoby, asesor sobre Nutrición y Actividad Física de la OPS/-OMS, “estos productos no están diseñados para satisfacer las necesidades nutricionales de las personas; sino para que se conserven por mucho tiempo en los estantes”. “Generan deseos incontrolados de consumo que llegan a dominar los mecanismos innatos de control del apetito y hasta el deseo racional de dejar de comer. Por eso resultan doblemente perjudiciales: son casi adictivos y eso lleva aumentar el sobrepeso y la obesidad, al tiempo que sustituyen los alimentos frescos, que son la base de una dieta natural rica en nutrientes”, añadió Jacoby.
El informe examina las ventas de productos, incluyendo las bebidas carbonatadas no alcohólicas, refrigerios dulces y salados, cereales de desayuno y barras, golosinas, helados, bebidas deportivas y energéticas, jugos de frutas y vegetales, té y café embotellados, pastas para untar, salsas y comidas preparadas.
Asimismo, el reporte sostiene que estas tendencias son el resultado de cambios en el sistema internacional de alimentos traídos por la globalización y la desregulación del mercado, que han aumentado la penetración de las corporaciones alimentarias extranjeras y multinacionales en los mercados nacionales. El informe presenta los datos de 74 países en el mundo, que muestran una fuerte correlación entre las ventas de productos de alimentación ultraprocesados y la desregulación del mercado.
En ese sentido Jean-Claude Moubarac, un experto en nutrición de la Universidad de São Paulo que realizó el estudio encargado por la OPS/OMS, explica que “América Latina y otras regiones en desarrollo se han convertido en atractivos mercados para los fabricantes de alimentos industriales, especialmente cuando los mercados de altos ingresos se saturan o incluso empiezan a reducir el consumo de estos productos”.
“Estos mercados se están expandiendo debido al crecimiento demográfico, la urbanización y el aumento de los ingresos. Pero el comercio de los países, las políticas fiscales y de regulación son igualmente importantes. Ellos determinan la fijación de precios, la disponibilidad y asequibilidad de los alimentos. Junto con la comercialización y los cambiantes estilos de vida, estos son los principales factores determinantes de lo que la gente elige para comer”, señaló.
América Latina es el cuarto mayor mercado del mundo en ventas per cápita de productos alimenticios y bebidas ultraprocesadas, después de América del Norte, Oceanía y Europa Occidental, según este informe.
Entre las recomendaciones del estudio para frenar el aumento del consumo de alimentos ultraprocesados y las crecientes tasas de obesidad y sobrepeso en América Latina, el informe propone que los gobiernos, la comunidad científica y las organizaciones de la sociedad civil apoyen e implementen políticas para proteger y promover la elección de alimentos saludables.
“Estas políticas pasan por campañas de información y educación, pero también por la aprobación de normativas sobre precios, incentivos, agricultura y comercio para proteger y promover la agricultura familiar, los cultivos tradicionales, la inclusión de los alimentos frescos de origen local en los programas de almuerzo escolar, y la promoción de las habilidades domésticas de preparación de alimentos y cocinar. Estas medidas están en consonancia con el Plan de Acción para la Prevención de la obesidad en niños y adolescentes de la OPS/OMS que se aprobó en el 2014 y también llama a establecer límites estrictos a la comercialización de productos alimenticios poco saludables para los niños”, detalla el texto.
“No es demasiado tarde para cambiar estas tendencias”, afirmó Jacoby. “Las culturas alimentarias basadas en las comidas en familia y en alimentos no procesados o mínimamente procesados viven y gozan de buena salud en América Latina, aunque enfrentan una seria amenaza debido a la comercialización muy agresiva y a los cambios en el estilo de vida”, añadió.
“Necesitamos consumidores educados para crear demanda de alimentos mejores y más saludables, y necesitamos que los gobiernos desempeñen un papel activo en la creación de este tipo de sistemas a través de reglamentos e incentivos. Estas acciones son fundamentales para revertir el impacto negativo en la dieta y la salud de la globalización”, concluyó.

http://www.granma.cu/cuba/2015-09-09/alimentos-ultraprocesados-responsables-de-la-obesidad-en-america-latina

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus