Diabetes mellitus

18 febrero 2015

Localizaciones en el ADN y su relación con la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:49

gen-molecula

Recientes investigaciones aportan  más evidencias de la influencia de los genes sobre la obesidad.
Estos  hallazgos pueden ayudar a explicar por qué ciertas personas son más propensas a aumentar de peso y a contraer enfermedades relacionadas con la obesidad. Un grupo de investigadores analizaron muestras genéticas de más de 300,000 personas e identificaron más de 140 localizaciones en sus muestras de ADN que podrían tener un papel en la obesidad. También localizaron  vías biológicas que tenían un papel importante en el peso corporal y en la distribución de la grasa corporal.
Estos resultados son presentados en dos investigaciones sobre la temática que fueron publicados el 11 de febrero en la revista Nature. De acuerdo a sus observaciones se considera un primer paso para  la identificación de los genes individuales implicados en la forma y el tamaño corporal, según los investigadores. Algunas de las proteínas producidas por los genes deben servir como objetivo para el desarrollo de nuevos medicamentos para combatir el sobrepeso corporla y  la obesidad.
Uno de los estudios se centró en los genes que afectan al lugar en que se almacena la grasa en el cuerpo, que afecta al riesgo para la salud. Por ejemplo, las personas con más grasa en el abdomen tienen más probabilidades de sufrir afecciones metabólicas como la diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares que las que tienen más grasa en las caderas o distribuida por todo el cuerpo.
“Necesitamos conocer estas localizaciones genéticas porque los distintos depósitos de grasa suponen riesgos distintos para la salud”, dijo en un comunicado de prensa del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan la autora principal, Karen Mohlke, profesora de genética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte.
“Si podemos averiguar qué genes influyen en el lugar donde se deposita la grasa, eso podría ayudarnos a comprender el mecanismo biológico que conduce a varias afecciones de la salud, como la resistencia a la insulina y la diabetes, el síndrome metabólico y las enfermedades cardiacas”, explicó.
El otro estudio observó el vínculo entre los genes y el índice de masa corporal (IMC), un estimado de la grasa corporal basado en la estatura y en el peso. Los investigadores dijeron que hallaron 97 asociaciones genéticas vinculadas con el IMC. También hallaron que las localizaciones genéticas asociadas con el IMC estaban vinculadas con áreas que controlan factores como el apetito y el uso energético.
“Nuestro trabajo muestra con claridad que la predisposición a la obesidad y un IMC más alto no se deben a un solo gen o un solo cambio genético”, señaló en el comunicado de prensa la Dra. Elizabeth Speliotes, autora principal del estudio del IMC. Speliotes es profesora asistente de medicina interna y de medicina computacional y bioinformática del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan.
“La gran cantidad de genes hace que sea menos probable que una solución para vencer a la obesidad funcione para todo el mundo, y abre la puerta a maneras posibles que podemos usar las pistas genéticas para que nos ayuden a vencer a la obesidad”, añadió.
El próximo paso, dijeron los investigadores, es averiguar exactamente cómo funcionan los genes y cómo influyen en que  las personas se hagan más susceptibles a la obesidad.

FUENTE: University of Michigan Health System, news release, Feb. 11, 2015
HealthDay

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus