Diabetes mellitus

22 enero 2015

Una de cada tres personas con diabetes tipo 1 sigue produciendo insulina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:25

inyeccion-sc

Aunque el hecho de que las personas con diabetes tipo 1 no producen insulina está ampliamente aceptado, un estudio reciente sugiere lo contrario. Alrededor de una tercera parte producen la hormona mucho tiempo después del diagnóstico.
La producción residual de insulina puede continuar durante más de cuatro décadas, informaron los investigadores en una edición reciente de la revista Diabetes Care. Sus hallazgos podrían ayudar a evitar el diagnóstico erróneo de la diabetes tipo 1 como diabetes tipo 2, que es más común, y mejorar los tratamientos para el control de la glucemia.
“Otros estudios han mostrado que algunos pacientes de diabetes tipo 1 que han vivido con la enfermedad durante muchos años siguen segregando insulina, y la suposición ha sido que esos pacientes son excepcionales”, comentó la autora principal del estudio, la Dra. Carla Greenbaum, directora del Centro de Operaciones del Biobanco de Intercambio de DT1, un repositorio de muestras biológicas de la diabetes tipo 1.
“Por primera vez, podemos decir de forma definitiva que esos pacientes son un verdadero subgrupo de la población con diabetes tipo 1, lo que tiene importantes implicaciones clínicas y para la política sanitaria”, señaló en un comunicado de prensa de la revista.
En todo el mundo, alrededor de 35 millones de personas sufren de diabetes tipo 1, dijeron los investigadores. La enfermedad autoinmune provoca la destrucción de las células que producen la insulina en el páncreas, lo que significa que los pacientes deben recibir inyecciones de insulina o una bomba de insulina.
Los investigadores examinaron muestras de diabetes tipo 1 de más de 900 personas de 5 a 88 años de edad, y encontraron que el péptido C, un subproducto de la producción de insulina, estaba presente en pacientes de todas las edades.
Pero el péptido C se encontró con mayor frecuencia y en mayores concentraciones en los que habían sido diagnosticados en la adultez. Entre los que habían tenido diabetes tipo 1 entre tres y cinco años, el péptido C se encontró en el 78 por ciento de los diagnosticados tras los 18 años de edad, y en menos de la mitad de los diagnosticados antes de los 18.
Además, el 16 por ciento de los diagnosticados en la adultez y el 6 por ciento de los diagnosticados en la niñez tenían péptido C residual más de cuatro décadas después, hallaron los investigadores. Concluyeron que hay diferencias clave entre la diabetes tipo 1 diagnosticada en la niñez y la que se desarrolla en la adultez.
“Estos hallazgos otorgan más credibilidad a la investigación que se está llevando a cabo sobre las terapias dirigidas que prolongarían la producción de insulina, ayudando a los pacientes de diabetes tipo 1 a gestionar mejor su enfermedad y a reducir las complicaciones”, aseguró en el comunicado de prensa la coautora del estudio, Asa Davis, gerente de programa del Intercambio de la DT1. “Por ejemplo, ya se están estudiando tratamientos potenciales de inmunoterapia con esa meta en mente, y nuestros hallazgos resaltan que las personas diagnosticadas a una edad temprana quizá tengan más probabilidades de beneficiarse de esos métodos”.
Los investigadores también dijeron que sus hallazgos podrían tener implicaciones importantes para las políticas, anotando que muchos casos de diabetes tipo 1 quizá no cumplan con los requisitos para la bomba de insulina de las aseguradoras federales o privadas, que se basan en la falta de producción de insulina.

FUENTE: Benaroya Research Institute at Virginia Mason, news release, Dec. 19, 2014
HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150205.html

La idea de la obesidad sana es un mito

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:19

Las personas con mucho peso acaban teniendo una mala salud con el tiempo, hallan unos investigadores.
obeso-pintura
La idea de una obesidad potencialmente sana es un mito, y la mayoría de personas obesas acaban teniendo una mala salud y enfermedades crónicas a lo largo del tiempo, afirma un nuevo estudio británico.
La “paradoja de la obesidad” es una teoría que plantea que la obesidad podría mejorar las probabilidades de algunas personas de sobrevivir a algunas enfermedades, como la insuficiencia cardiaca, señaló el investigador líder, Joshua Bell, estudiante doctoral del departamento de epidemiología y salud pública del Colegio Universitario de Londres.
Pero una investigación que siguió la salud de más de 2,500 hombres y mujeres británicos durante dos décadas halló que la mitad de las personas consideradas inicialmente como “obesos sanos” terminaron contrayendo una mala salud con el paso de los años.
“La obesidad sana es como una fase, en lugar de algo que se mantiene con el tiempo”, dijo Bell. “Es importante tener una perspectiva a largo plazo sobre la obesidad sana, y tener en cuenta las tendencias a largo plazo. Siempre que la obesidad persista, la salud tiende a empeorar. Parece ser un estado de alto riesgo”.
La paradoja de la obesidad surge de la investigación con personas que tienen sobrepeso pero que no sufren de problemas relacionados con la obesidad, como la hipertensión, el colesterol malo ni azúcar elevado en sangre, comentó el Dr. Andrew Freeman, director de cardiología clínica de National Jewish Health, en Denver.
Algunos estudios han encontrado que las personas en esa categoría parecen ser menos propensas a morir de enfermedades cardiacas y enfermedad renal crónica que las personas con un índice de masa corporal más bajo, dijo Freeman, aunque la ciencia también ha probado que la obesidad aumenta el riesgo general de enfermedades cardiacas, diabetes y algunas formas de cáncer.
Nadie sabe cómo funciona la paradoja de la obesidad, pero algunos han especulado que las personas con un peso adicional quizá tengan unas existencias extras de energía que pueden utilizar si se enferman de forma aguda, dijo Freeman.
Para probar esa teoría, los investigadores del Colegio Universitario de Londres siguieron la salud de 2,521 hombres y mujeres de 39 a 62 años de edad. Midieron el índice de masa corporal (un cálculo basado en el peso y la estatura), el colesterol, la presión arterial, el azúcar en sangre en ayunas y la resistencia a la insulina de cada participante, y les calificaron como una persona obesa o no obesa y sana o no sana.
Alrededor de una tercera parte de las personas obesas no tenían factores de riesgo de enfermedad crónica al inicio del estudio, y se calificaron como obesos sanos.
Pero con el tiempo, ese grupo comenzó a contraer factores de riesgo de enfermedad crónica. Tras diez años, alrededor del 40 por ciento se habían convertido en obesos no sanos, y a los 20 años el 51 por ciento habían caído en la categoría de no sanos, halló el estudio.
Las personas no obesas no sanas también contrajeron una mala salud con el tiempo, pero a un ritmo más lento. Tras dos décadas, el 22 por ciento se habían convertido en no sanos pero seguían delgados, y alrededor del 10 por ciento se habían convertido en obesos sanos o no sanos.
Solo el 11 por ciento de las personas que comenzaron como obesos sanos perdieron peso y se convirtieron en no obesos sanos, hallaron los investigadores.
Este estudio sugiere que las personas obesas al final contraen factores de riesgo como azúcar alto en sangre y colesterol malo que conducen a enfermedades crónicas y a la muerte, advirtieron Bell y Freeman.
“Mientras más tiempo es obesa una persona, más probable es que se produzcan daños”, planteó Freeman. “Muy raras veces he visto personas que son obesas a largo plazo que no sufren de una afección que amerite tratamiento”.
Bell dijo que los hallazgos plantean que las personas que son obesas deben tratar de perder peso, aunque no presenten ningún factor de riesgo en el presente.
“Todos los tipos de obesidad ameritan tratamiento, incluso los que parecen ser saludables, porque conllevan un riesgo alto de declive en el futuro”, comentó.
Los hallazgos aparecen en una carta del 5 de enero en la revista Journal of the American College of Cardiology.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Joshua Bell, doctoral student, University College London, department of epidemiology & public health; Andrew Freeman, M.D., F.A.C.C., director, clinical cardiology, National Jewish Health, Denver; Jan. 5, 2015, Journal of the American College of Cardiology

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_150285.html

La ONU informa que la epidemia de ébola está disminuyendo

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:14

El doctor David Nabarro, funcionario responsable de lucha contra el ébola en la ONU, aseguró ayer que quedan al menos 50 núcleos de ébola en los tres países del África Occidental más afectados por la pandemia, toda vez que los casos nuevos están disminuyendo y la letal enfermedad será derrotada.
La OMS indicó que en la semana anterior, Guinea registró su número más bajo de casos totales de ébola por semana desde mediados de agosto. Liberia tuvo su total más pequeño desde la primera semana de junio y no confirmó casos nuevos hasta los últimos dos días de la semana. Y los nuevos casos en Sierra Leonabajaron por segunda semana a su punto más bajo desde el final de agosto.
Sin embargo, Nabarro advirtió de que “aún hay cifras de casos nuevos que son alarmantes, y hay puntos calientes que están apareciendo en lugares que me hacen pensar que aún hay bastante de la enfermedad que no estamos viendo”.
Hay “al menos 50 microbrotes” activos, y las cadenas de transmisión del virus “aún están por comprender”, dijo.
El actual brote de ébola ha sido el peor en la historia mundial. Según el último informe de la OMS publicado el miércoles, ha sumado más de 21 mil casos y 8 mil 300 muertes. La cifra de muertos en Liberia hasta el pasado domingo era de 3 mil 538, seguida por las 3 mil 62 muertes en Sierra Leona y las mil 814 de Guinea.
La clave, dijo Nabarro, es conseguir que las comunidades locales cambien sus rituales tradicionales de curación y funerales, así como prácticas de enterramiento que implican mucho contacto con fluidos corporales que contagian el ébola.
En algunos casos, las pruebas sugieren que hasta 50 personas se infectaron en un solo funeral, dijo.
Nabarro explicó que la campaña nacional e internacional por unas prácticas seguras de sanación y enterramiento, aislamiento de los posibles casos y tratamiento rápido para las víctimas de ébola está funcionando. Pero pidió más respaldo internacional, incluyendo “detectives de virus” que puedan identificar dónde hay casos, “antropólogos que puedan contarnos cómo reaccionan las comunidades”, y gestores que se aseguren de que los centros de tratamiento están bien equipados.
(Tomado de Reuters)

http://www.cubadebate.cu/noticias/2015/01/16/la-onu-informa-que-la-epidemia-de-ebola-esta-disminuyendo/

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus