Diabetes mellitus

18 mayo 2014

En la obesidad infantil, se le realiza la prueba del colesterol a pocos niños

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:05

Aunque las tasas de obesidad, que cada vez son más altas, están contribuyendo a que las tasas de colesterol de los jóvenes estadounidenses aumenten, se realizó la prueba del nivel de colesterol a menos del 4% de los niños estadounidenses entre 1995 y 2010, según una nueva investigación.

Según un equipo dirigido por el Dr. Samuel Vinci del Hospital Pediátrico de Boston, se cree que las lecturas de un nivel anómalo de colesterol en la sangre se producen en aproximadamente una quinta parte de los niños y adolescentes estadounidenses.

La preocupación es que, si no se tratan, los niveles problemáticos de colesterol en los jóvenes podrían traducirse en enfermedades cardiacas en la edad adulta.

Desde el año 2007, varias organizaciones (incluyendo el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los EE. UU., la Academia Americana de Pediatría [American Academy of Pediatrics] y la Asociación Americana del Corazón [American Heart Association]), atentas al problema, empezaron a recomendar que se realizara la prueba del colesterol a los niños a partir incluso de los 9 años de edad.

Teniendo eso en cuenta, Vinci y sus colaboradores revisaron a fondo los datos de las pruebas de colesterol recogidos por la Encuesta Nacional de Atención Médica Ambulatoria desde 1995 hasta 2010.

Descubrieron que solamente se había realizado la prueba del colesterol al 3.4 por ciento de los niños durante ese periodo. Además, observaron que las tasas solo habían aumentado ligeramente en 2010, en comparación con las que había en 1995, antes de la publicación de las primeras directrices sobre las pruebas, afirmaron los investigadores.

El estudio fue publicado este fin de semana en la revista Journal of the American Medical Association, en conjunto con su presentación en la reunión anual de las Sociedades Académicas de Pediatría (Pediatric Academic Societies) en Vancouver.

LUNES, 5 de mayo de 2014 (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Journal of the American Medical Association, news release, May 3, 2014

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_146075.html

12 mayo 2014

Estudio sugiere que la diabetes tipo 2 podría encoger el cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:23

cien-cerebro-150x150

Las personas con diabetes tipo 2 podrían perder más volumen cerebral que lo esperado conforme envejecen, indica una nueva investigación.

Sorprendentemente, el encogimiento no parece estar relacionado con el efecto perjudicial de la diabetes sobre los vasos sanguíneos pequeños del cerebro, sino, en lugar de eso, con cómo maneja el cerebro el exceso de azúcar, señalaron los investigadores.

“Hace mucho que sabemos que la diabetes no es buena para el cerebro”, comentó el investigador principal, el Dr. R. Nick Bryan, profesor de radiología de la Facultad Perelman de Medicina de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia.

La diabetes se asocia con un aumento del riesgo de accidente cerebrovascular y demencia, indicó. Hasta ahora, los médicos han pensado que estos riesgos probablemente se relacionaban con daños en los vasos sanguíneos relacionados con la diabetes.

“Pero nuestro estudio sugiere que se produce un daño cerebral adicional que podría ser más parecido a un trastorno del cerebro, como el Alzheimer”, dijo Bryan. “De modo que la diabetes podría afectar al cerebro de dos maneras: daños en los vasos sanguíneos y degeneración de las neuronas”.

El encogimiento del cerebro observado en este estudio podría estar relacionado con el modo en que el cerebro usa el azúcar, dijo Bryan.

“Es importante que los pacientes entiendan los efectos adversos de su enfermedad sobre su cerebro y que cooperen con su médico, que está intentando tratar la diabetes y evitar los efectos de la misma sobre el cerebro y otros órganos”, dijo.

Bryan advirtió, sin embargo, que a partir de este estudio no se sabe si tratar la diabetes evitará o ralentizará el encogimiento del cerebro.

Según la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association), 26 millones de personas tienen diabetes en los Estados Unidos. En la diabetes tipo 2, el cuerpo a menudo no usa la insulina eficientemente, lo que lleva a un exceso tanto de insulina como de azúcar en la sangre, según la asociación.

Para realizar el estudio, Bryan y sus colaboradores usaron escáneres para observar los cerebros de 614 personas con diabetes tipo 2. Los voluntarios habían tenido diabetes durante un promedio de unos 10 años.

Descubrieron que cuanto más tiempo tenía la enfermedad un paciente, mayor pérdida de volumen cerebral se producía, sobre todo en la materia gris. La materia gris incluye zonas del cerebro que intervienen en el control muscular, la vista y el oído, la memoria, las emociones, el habla, la toma de decisiones y el autocontrol.

De hecho, por cada 10 años que una persona había tenido diabetes, parecía que el cerebro era unos dos años más viejo que el cerebro de alguien sin diabetes, según Bryan.

Es importante indicar que este estudio solamente encontró una asociación entre la diabetes tipo 2 y una pérdida de volumen cerebral mayor y más rápida, pero no pudo demostrar que la diabetes tipo 2 fuera la causa del encogimiento cerebral.

El informe aparece en la edición en línea del 29 de abril de la revista Radiology.

El Dr. Souhel Najjar, director de neurociencia y accidentes cerebrovasculares en el Hospital Universitario de Staten Island en la ciudad de Nueva York, comentó que “dado el aumento del problema de salud pública de la diabetes tipo 2, los hallazgos de esta investigación son muy importantes, en la medida en que vinculan la diabetes directamente con la atrofia cerebral, lo que subraya la importancia de la prevención primaria y la gestión temprana de la diabetes para la reducción del problema de la demencia, sobre todo en la población mayor”.

Esta pérdida cerebral podría llevar a un inicio temprano de la demencia, señaló otro experto.

El Dr. Sam Gandy, director del Centro de Salud Cognitiva del Hospital Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, afirmó que “se trata de un estudio muy oportuno. Hay mucho interés y mucha confusión sobre la discapacidad mental que acompaña a la diabetes tipo 2″.

Este estudio sugiere que tener unos niveles altos crónicos de insulina y azúcar podría ser tóxico directamente para las neuronas, dijo. “Esto sería, sin duda, una posible causa de la demencia”.

El Dr. Spyros Mezitis, endocrinólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que el encogimiento cerebral también podría deberse a un nivel bajo de azúcar en la sangre, un problema común para las personas con diabetes y que puede ser tan perjudicial como la hiperglucemia.

“La diabetes, a medida que pasa el tiempo, también afecta al cerebro, y puede llevar a problemas de pensamiento y memoria como el Alzheimer. Tenemos que controlar la diabetes tan pronto como sea posible, para que los pacientes no sufran problemas cerebrales”, añadió Mezitis.

MARTES, 29 de abril de 2014 (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: R. Nick Bryan, M.D., Ph.D., professor, radiology, Perleman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia; Sam Gandy, M.D., Ph.D., director, Center for Cognitive Health, Mount Sinai Hospital, New York City; Spyros Mezitis, M.D., endocrinologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Souhel Najjar, M.D., director, Neuroscience and Stroke, Staten Island University Hospital, Staten Island, N.Y.; April 29, 2014, Radiology, online

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_145983.html

Las redes de microbiota intestinal pueden influir en los procesos autoinmunitarios en la diabetes de tipo 1

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:16

Las interacciones de la microbiota intestinal de niños con autoanticuerpos de diabetes característicos difieren de las observadas en niños sanos. El hecho de que estas diferencias ya existan antes que sean detectables los anticuerpos en la sangre respalda la evidencia creciente de que el ADN microbiano, el llamado microbioma, puede intervenir en el despliegue de los procesos autoinmunitarios. Científicos de Helmholtz Zentrum München han publicado sus hallazgos en la revista especializada Diabetes

Como parte del estudio BABYDIET, los científicos compararon la composición y la interacción de la microbiota intestinal en niños presentaron autoanticuerpos específicos de la diabetes en su sangre con datos de niños que tenían negatividad para autoanticuerpos. En el estudio BABYDIET se analizó los factores nutricionales que pueden influir en el riesgo de diabetes.

Bacterias similares – interacciones diferentes

En el curso del estudio, el equipo dirigido por PD Dr. Peter Achenbach y la Profesora Anette-Gabriele Ziegler del Instituto de Investigación de Diabetes así como el Dr. David Endesfelder y el Dr. Wolfgang zu Castell de la Unidad de Investigación de Computación Científica del Helmholtz Zentrum München, comprobaron que la diversidad y el número de bacterias presentes en el intestino eran similares en los dos grupos. Sin embargo, las redes de interacción bacteriana en el intestino variaron significativamente en los dos grupos −incluso en los primeros años de vida, meses o años antes que un grupo formara los autoanticuerpos de diabetes característicos−.

Colonias de bacterias forman lo que se conoce como microbioma y la información genética que contiene el mismo influye en el organismo del hospedero. Por algún tiempo, el microbioma se ha relacionado con diferentes enfermedades; se considera que el microbioma intestinal, en concreto, desempeña un papel en la patogénesis de enfermedades metabólicas como la diabetes. Los hallazgos de los científicos muestran que no sólo la composición microbiana sino también la forma en que interactúa en poblaciones funcionales podría afectar al sistema inmunitario del organismo.

¿Cuáles factores influyen en el microbioma?

“Una gama de factores externos como el tipo de alimentación, la higiene o incluso el tipo de parto pueden influir tanto en la composición de las bacterias intestinales como en la forma en la que interaccionan las bacterias”, explica el profesor Ziegler, quien dirigió el estudio. “Si podemos identificar esas variables que tienden a indicar características de microbioma más negativas, podremos crear nuevos enfoques para evitar los procesos autoinmunitarios -por ejemplo, en la diabetes de tipo uno-“.

Bibliografía:

Publicación original: Endesfelder, D. et al. (2014): Compromised gut microbiota networks in children with anti-islet cell autoimmunity, Diabetes. Publicada antes de la versión impresa el 7 marzo 2014, doi:10.2337/db13-1676 1939-327X

Helmholtz Zentrum München – Centro Alemán de Investigación para la Salud Ambiental

http://www.medicalnewstoday.com/releases/273975.php

18/03/2014

Fuente: Medical News Today

http://www.medcenter.com/contenthighlights.aspx?pageid=128789&id=132922&langtype=15370&tax_id=271&resource_center=344

Beber café puede reducir el riesgo de padecer diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:06

cafe3

Beber más café podría reducir el riesgo de diabetes tipo 2, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño de EE. UU.

Las personas que aumentaron su consumo de café en más de una taza durante cuatro años redujeron su riesgo de diabetes, mientras que los adultos que bebían menos café en ese periodo experimentaron un aumento en las probabilidades de diabetes, halló el estudio de más de 123,000 adultos.

“Parece que hay una relación que responde a la dosis entre aumentar el consumo de café y un riesgo más bajo de diabetes”, comentó el investigador líder, el Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

“Básicamente, cuanto más café, menor es el riesgo de diabetes”, señaló Hu. “Las personas que beben de tres a cinco tazas de café al día disfrutaron de una reducción significativa en el riesgo de diabetes tipo 2″.

Sin embargo, las personas pueden beber demasiado café, sobre todo las que no responden bien a la cafeína, advirtió Hu. La cafeína, un estimulante, puede mantener a algunas personas despiertas, y también puede hacer que el corazón se acelere.

“Es difícil precisar qué componentes del café podrían contribuir a un menor riesgo de diabetes tipo 2″, dijo Hu. “La opinión actual es que la responsabilidad de un riesgo más bajo de contraer diabetes la tiene la combinación de antioxidantes y otros nutrientes en el café”.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 24 de abril de la revista Diabetologia, muestra una asociación entre más café y un menor riesgo de diabetes, pero no puede establecer que lo uno cause lo otro, comentó Hu. Pero experimentos en humanos y un pequeño ensayo con humanos sí halló una relación causal entre el café y una menor resistencia a la insulina, apuntó. La resistencia a la insulina es una señal de advertencia de la diabetes.

El café puede formar parte de una dieta saludable, pero las personas no deben considerarlo como una forma de prevenir la diabetes tipo 2, sentenció Hu. “Las personas deben seguir vigilando su peso y ser físicamente activas”, añadió.

Como Hu, otros expertos aún no están preparados para aconsejar a los pacientes que aumenten su consumo de café.

“A partir del estudio, parece que el café puede proteger a al menos algunas poblaciones de contraer diabetes tipo 2″, dijo el Dr. Joel Zonszein, director del Centro Clínico de la Diabetes del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

“Pero, al igual que con todo, el mensaje no es que beber café previene la diabetes, sino equilibrar todos los buenos elementos de la vida para que puedan ser usados y consumidos con moderación”, planteó.

El Dr. Spyros Mezitis, endocrinólogo del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que una limitante del estudio es que todos los datos fueron reportados por los mismos participantes.

“No se sabe si dijeron la verdad”, lamentó.

Además, perder peso y hacer ejercicio son formas más efectivas de reducir el riesgo de diabetes que beber café, agregó Mezitis.

“No recomiendo que nadie beba café para prevenir la diabetes”, dijo.

Para el estudio, el equipo de Hu recolectó datos de tres importantes estudios de EE. UU.: el Estudio de salud de las enfermeras de 1986 a 2006 y de 1991 a 2007, y el Estudio de seguimiento de profesionales de la salud de 1986 a 2006.

Los participantes de los estudios completaron cuestionarios cada cuatro años, que incluían su ingesta de café y té. En general, se reportaron 7,269 casos de diabetes tipo 2.

Los investigadores calcularon que las personas que aumentaron su consumo de café en un más de una taza al día durante cuatro años redujeron el riesgo de contraer diabetes tipo 2 en los cuatro años siguientes en un once por ciento, en comparación con las que no aumentaron su ingesta diaria de café.

Pero las personas que bebieron al menos una taza menos de café o más al día durante los cuatro años tenían un riesgo un 17 por ciento más alto de diabetes en los cuatro años posteriores, señalaron los investigadores.

El grupo de Hu definió una taza de café como 8 onzas (24 centilitros) de café, negro o con una cantidad pequeña de leche y/o azúcar. Beber café cargado de azúcar o crema podría aminorar cualquier beneficio que el café podría tener en la reducción del riesgo de diabetes, advirtió Hu.

Los hallazgos solo aplicaron al café con cafeína. El café y el té descafeinados no se asociaron con cambios en el riesgo de diabetes tipo 2, dijeron los investigadores.

La Dra. Alyson Myers, endocrinóloga del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York, dijo que el café por sí mismo podría no explicar el riesgo reducido de diabetes.

“No está claro si la taza adicional de café podría hacer que estos pacientes coman menos, ya que quizá se sientan llenos antes”, planteó.

Myers anotó que el estudio contó con profesionales de la atención de la salud, por lo que los resultados quizá no reflejen la población completa. El estudio tampoco abordó la actividad física. “Quizá los que bebían café con cafeína tenían la energía para hacer más ejercicio”, comentó.

JUEVES, 24 de abril de 2014 (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Frank Hu, M.D., Ph.D., professor, nutrition and epidemiology, Harvard School of Public Health, Boston; Joel Zonszein, M.D., director, Clinical Diabetes Center, Montefiore Medical Center, New York City; Spyros Mezitis, M.D., endocrinologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Alyson Myers, M.D., endocrinologist, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y.; April 24, 2014, Diabetologia, online

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_145905.html

Asocian la neuropatía diabética con cambios estructurales en el cerebro

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:00

Los pacientes con neuropatía diabética periférica (NDP) presentarían cambios estructurales en el cerebro, según sugiere un equipo de Gran Bretaña.

La NDP es una enfermedad del sistema nervioso periférico, en la que se ignora desde hace tiempo la participación del sistema nervioso central, según aseguran los investigadores.

“Nuestro estudio es el primero sobre los cambios estructurales del cerebro asociados con la NDP”, indicó el autor principal, profesor Solomon Tesfaye, de los Hospitales Universitarios de Sheffield, de NHS Foundation Trust.

“Revela por primera vez el alcance cerebral de la neuropatía diabética, que produce una contracción y una reducción de la región más importante asociada con la sensación”, añadió.

Es una nueva mirada que nos ayudará a comprender, tratar y prevenir mejor la enfermedad que pensábamos que era bastante inocua en cuanto a sus efectos en el cerebro, precisó Tesfaye.

En la revista Diabetes Care, el equipo de Tesfaye publica los resultados de un estudio sobre 36 pacientes, de entre 18 y 65 años, que eran diestros y convivían con diabetes tipo 1 desde hacía cinco años o más, con un control glucémico estable.

Los autores excluyeron a los pacientes con otras neuropatías diabéticas, neuropatías no diabéticas, enfermedad cerebrovascular, epilepsia, hipoglucemia grave recurrente, hipoglucemia asintomática y consumo excesivo de alcohol.

El equipo les realizó una evaluación neurofisiológica a los 36 pacientes para conocer la gravedad de la NDP; 18 no tenían NDP, nueve tenían NDP con dolor y nueve tenían NDP sin dolor.

A todos los participantes, incluido el grupo de control de 18 voluntarios de la misma edad y sexo, se les realizó una resonancia magnética volumétrica del cerebro.

El volumen periférico ajustado de materia gris era significativamente más bajo en los pacientes con NDP sin dolor (599,6 mL en promedio) o NDP con dolor (585,4 mL en promedio) que en aquellos sin NDP (626,5 mL) o en el grupo de control (639,9 mL).

“Este estudio abre una nueva área de investigación orientada al desarrollo de tratamientos efectivos para esta enfermedad discapacitante”, dijo el autor principal, doctor Dinesh Selvarajah, del Departamento de Metabolismo Humano de la Universidad de Sheffield.

“Conocemos muy poco sobre las diferencias estructurales del cerebro que acompañan a la neuropatía diabética. Nuestro próximo paso será investigar en qué etapa ocurren los cambios, con qué consecuencias y si se pueden prevenir, ya que pueden influir en la conducta y la psicología de los pacientes”, sostuvo Selvarajah.

Por Lorraine L. Janeczko

NUEVA YORK (Reuters Health) –

FUENTE: Diabetes Care

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=83682http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=83682

« Página anterior

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus