Diabetes mellitus

20 noviembre 2013

El índice de masa corporal puede predecir el riesgo de enfermedad cardiaca en pacientes diabéticos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:31

Investigadores del Intermountain Medical Center Heart Institute en colaboración con expertos de la Universidad Johns Hopkins, ambas instituciones en Estados Unidos, y los Institutos Nacionales de Salud norteamericanos, han descubierto una forma sencilla de predecir mejor el riesgo de un paciente diabético para enfermedad cardiaca: medir su índice de masa corporal (IMC).

El estudio del es parte de un trabajo mayor llamado ‘faCTor-64′, que es un estudio de referencia aleatorio y diseñado para determinar si el uso de la tomografía computarizada (TC) para la detección de la enfermedad cardiaca en los pacientes diabéticos que no tienen síntomas de la patología del corazón puede ayudar a salvar vidas.

Cuando los investigadores de Intermountain midieron la acumulación de placa arterial coronaria en los participantes del estudio, se descubrió que el IMC era importante pronóstico controlable de enfermedad cardiaca, es decir, que a mayor índice de masa corporal del paciente, mayor es su riesgo de enfermedad cardiaca, un hallazgo que presentarán sus satores en las Sesiones Científicas de 2013 de la Asociación Americana del Corazón, que se celebran en Dallas, Estados Unidos.

“Nuestro estudio muestra que hay una fuerte relación lineal entre el IMC y el volumen y la composición de la placa”, afirmó J. Brent Muhlestein, investigador principal y codirector de investigación cardiovascular en el ‘Intermountain Medical Center Heart Institute en Murray’, Utah. De esta forma, un poco de sobrepeso se asocia con más placa  mientras que la obesidad se relaciona con una gran cantidad de placa.

Los investigadores dicen que los resultados son significativos porque la enfermedad cardiaca causa alrededor del 75 por ciento de las muertes en los pacientes que tienen diabetes, pero no todos tienen factores de riesgo obvios, como tabaquismo, niveles altos de glucosa, niveles altos de colesterol o presión arterial alta. Los pacientes con factores de riesgo obvios pueden ser tratados, pero los que no los tienen, su primer indicador de enfermedad cardiaca es a menudo una insuficiencia o una hemorragia cerebral o, incluso, la muerte.

La angiografía coronaria por tomografía computarizada (ACTC) ofrece una forma nueva y menos invasiva para detectar a estos pacientes de enfermedad cardiaca.

“Es posible que en los pacientes diabéticos sin ningún síntoma de enfermedad cardiaca, su índice de masa corporal pueda utilizarse para determinar si necesitan una tomografía computarizada para la detección de la acumulación de placa, dijo Muhlestein. Así podríamos desarrollar un plan de tratamiento para los pacientes de alto riesgo”.

Los resultados del estudio también pueden cambiar la forma en la que los pacientes diabéticos son tratados. Cuando los pacientes son tratados con terapia de insulina, suelen experimentar un aumento de peso y, aunque una subida de peso no necesariamente predice enfermedad cardiaca en los no diabéticos, los hallazgos de este estudio muestran que este incremento en los diabéticos puede indicar acumulación de placa. Esto es significativo debido a que el grado de aumento de peso se puede reducir mediante el uso de otros tipos de tratamientos de la diabetes, como los medicamentos sensibilizantes de insulina.

Los resultados de este estudio no sólo ayudarán a los investigadores a entender mejor qué tratamientos disminuyen la ganancia de peso, sino que también ayudarán a los investigadores a predecir si va a desarrollar enfermedad cardiaca, lo que podrá proporcionar mejores tratamientos antidiabéticos a largo plazo para sus pacientes.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/123135/el-indice-de-masa-corporal-puede-predecir-el-riesgo-de-enfermedad-cardiaca-en-pacientes-diabeticos

La pubertad precoz puede estar asociada a la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 12:26

Las chicas que comienzan a menstruar antes que la mayoría podrían ser más propensas a contraer diabetes tipo 2 en la adultez, sugiere un estudio reciente.

El estudio de las mujeres de ocho países europeos no confirma que la pubertad precoz provoque diabetes, pero sí apunta a una asociación.

“Durante la pubertad, el cuerpo pasa por muchos cambios”, apuntó Cathy Elks, investigadora de la unidad de epidemiología de MRC en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra. “Nuestra investigación, y también estudios anteriores relacionados, sugieren que los factores biológicos implicados en el momento del desarrollo podrían tener un rol en la aparición de la diabetes tipo 2, a pesar del hecho de que esos procesos podrían ocurrir muchos años antes de la manifestación de un control afectado [de la glucemia]”.

Para el estudio, que aparece en la edición de noviembre de la revista Diabetes Care, Elks y sus colaboradores examinaron los expedientes médicos de más de 15,000 mujeres, y hallaron que las que comenzaron a menstruar entre los 8 y los 11 años de edad tenían un 70 por ciento más de probabilidades de contraer diabetes tipo 2 que las que comenzaron a menstruar a los 13 años, la edad promedio.

Otros estudios han mostrado que las chicas que tienen una pubertad precoz son más propensas a desarrollar obesidad, enfermedades cardiacas y algunos tipos de cáncer.

¿Podría la obesidad, que es más común entre las chicas que tienen su primer periodo temprano, tener algo que ver? Los investigadores ajustaron las estadísticas para eliminar cualquier efecto de la obesidad, y hallaron que las que comenzaron la pubertad pronto seguían teniendo un mayor riesgo de diabetes, aunque el exceso de peso con frecuencia parece desempeñar un papel en general.

“Estos hallazgos sugieren que la pubertad precoz tiene un efecto sobre el riesgo de enfermedad metabólica, mediado parcialmente por un mayor IMC [una medida de la grasa corporal según la estatura y el peso], pero también tiene algún efecto directo a través de otras vías biológicas que funcionan independientemente de la adiposidad [grasa corporal]”, comentaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).

Los casos de diabetes tipo 2 han aumentado en las últimas décadas, coincidiendo con una reducción en la edad promedio de la pubertad, señalaron los investigadores. Pero tener el primer periodo más tarde que el promedio (tras los 15 años) no confirió una mayor protección contra la diabetes tipo 2 en la adultez, apuntaron los autores.

JUEVES, 24 de octubre (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: American Diabetes Association, news release, Oct. 24, 2013

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_141926.html

Bacterias y adiposidad: una combinación perfecta para la inflamación

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 12:23

El inmortalizar a los adipocitos podría parecer una mala idea para la mayoría de las personas, pero para un equipo de científicos de la Universidad de Iowa fue la forma ideal de estudiar la manera en que la interacción entre bacterias y adipocitos podría contribuir a la diabetes.

La conexión entre tejido adiposo, bacterias y diabetes es la inflamación, que es la reacción normal del organismo a la infección o la lesión. La inflamación es provechosa en pequeñas dosis controladas pero puede ser muy nociva cuando persiste y se vuelve crónica.

“La idea es que cuando los adipocitos interactúan con los agentes ambientales –en este caso, toxinas bacterianas− desencadenan entonces un proceso inflamatorio crónico”, dice Patrick Schlievert, Ph.D., profesor y director de microbiología de la Universidad de Iowa y coautor principal de un nuevo estudio publicado en PLOS ONE. “Sabemos que la inflamación crónica origina resistencia a la insulina, lo cual puede desencadenar diabetes. Así que todos estamos muy interesados en las causas fundamentales de la inflamación crónica”.

Los investigadores de la Universidad de Iowa utilizaron adipocitos inmortalizados para demostrar que las toxinas bacterianas estimulan a los adipocitos para liberar moléculas llamadas citocinas, las cuales favorecen la inflamación. Al inmortalizar a los adipocitos, el equipo de la Universidad de Iowa creó una reserva de células idénticas en división continua que son necesarias para repetir experimentos que validan los resultados, explica Al Klingelhutz, Ph.D., microbiólogo de la Universidad de Iowa y coautor principal del estudio.

Estudios previos han demostrado que una toxina llamada lipopolisacárido (LPS) producida por la bacteria E. coli, que reside en el intestino humano, estimula a los adipocitos para que produzcan citocinas proinflamatorias y se ha propuesto que esta interacción contribuye a la aparición de diabetes.

El equipo de la Universidad de Iowa se enfocó en una bacteria diferente, Staphylococcus aureus (estafilococo), que al parecer es importante en el contexto de la diabetes por dos motivos. En primer lugar, a medida que las personas aumentan de peso y luego avanzan a la diabetes son colonizadas muy intensamente por bacterias estafilocócicas. En segundo lugar, el estafilococo es el microorganismo más frecuente que se aísla en las úlceras por pie diabético, una de las complicaciones de la diabetes más frecuente y que pone en riesgo la salud.

Todas las bacterias estafilocócicas elaboran toxinas llamadas superantígenos –moléculas que alteran el sistema inmunitario−. La investigación de Schlievert previamente ha demostrado que los superantígenos producen los efectos letales de diversas infecciones por estafilococos, como el síndrome de choque tóxico, septicemia y endocarditis.

El nuevo estudio de la Universidad de Iowa muestra que los superantígenos de las bacterias estafilocócicas activan a los adipocitos para que produzcan moléculas proinflamatorias. Así mismo, el estudio reveló que los superantígenos tenían un efecto sinérgico con lipopolisacárido de E. coli y amplificaban las respuestas de citocina de los adipocitos, aumentando la inflamación, lo cual podría reforzar la probabilidad de que se presentara diabetes.

“La E. coli que reside en nuestro intestino produce LPS y cada día una pequeña cantidad de esta toxina entra en la circulación, pero en general es despejada de la misma por el hígado. Sin embargo, las personas colonizadas por bacterias estafilocócicas también están crónicamente expuestas a los superantígenos, los cuales inactivan la vía de destoxificación del lipopolisacárido”, explica Schlievert. “Esto crea una sinergia entre el lipopolisacárido «no eliminado” y el superantígeno. Lo que hacen estas dos moléculas es causar inflamación y producir ci tocina. Así que, en esencia, su presencia conjunta crea una tormenta perfecta para la inflamación”.

Los hallazgos parecen indicar que al fomentar la inflamación crónica a través de su efecto sobre los adipocitos, los superantígenos de estafilococos desempeñan un papel en la patogenia de la diabetes. Además, la inflamación crónica causada por los superantígenos también dificulta la cicatrización de las heridas en las úlceras por pie diabético. Las úlceras, que afectan a 15% a 25% de las personas con diabetes, son notoriamente difíciles de cicatrizar y a menudo pueden culminar en una amputación.

¿Por qué inmortalizar a los adipocitos?

El equipo de la Universidad de Iowa creó adipocitos inmortalizados para su investigación debido a que los adipocitos primarios (obtenidos directamente del tejido adiposo) no son muy útiles para los experimentos de laboratorio. Una vez que las células primarias se desarrollan en una placa, rápidamente dejan de dividirse y no se pueden utilizar para experimentos repetidos. En cambio, los adipocitos inmortalizados permiten repetir experimentos en múltiples ocasiones en células idénticas y garantizan resultados uniformes y reproducibles.

Klingelhutz y su equipo inmortalizaron adipocitos precursores inmaduros añadiéndoles dos genes de HPV (el virus que produce cáncer cervicouterino) junto con un gen para parte de una enzima que controla la longitud de los telómeros de las células –los fragmentos de ADN que protegen los extremos del cromosoma y evitan que se deteriore−. Estas células precursoras inmortales podrían luego «desarrollarse» en placas de Petri y diferenciarse en adipocitos normales.

“Los adipocitos inmortales representan una formidable herramienta experimental que nos permitirá investigar los mecanismos de la inflamación y valorar formas potenciales de inhibir la respuesta”, dice Klingelhutz. “Esto sería una meta en el futuro”.

Bibliografía

Bao G. Vu, Francoise A. Gourronc, David A. Bernlohr, Patrick M. Schlievert, Aloysius J. Klingelhutz. Staphylococcal Superantigens Stimulate Immortalized Human Adipocytes to Produce Chemokines. PLoS ONE, 2013; 8 (10): e77988 DOI: 10.1371/journal.pone.0077988

Fuente: Science Daily

Síndrome metabólico en la infancia y adolescencia

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 12:16

Dr. Clemente Orellana Sáenz

El Síndrome Metabólico (SM) se define como un conjunto o acumulación ocasional, sucesiva o secuencial de síntomas o síndromes  de patogenia metabólica (por ejemplo, diabetes mellitus  tipo 2, obesidad) o no (hipertensión arterial), de alteraciones protrombóticas – hipofibrinolíticas y/o proinflamatorias y de coagulación, que se encuentran interrelacionados entre si. El síndrome metabólico es un concepto clínico.No es un padecimiento. Es una herramienta pedagógica útil para el médico de primer contacto.

La prevalencia es muy elevada en la población general, el 24% en población adulta mayor de 20 años y el 40% en población mayor de 60 años.Varían de acuerdo a la zona geográfica y origen étnico de la población estudiada.En población  mayor de 20 años en zonas urbanas, la  prevalencia desde el 8%(India) hasta el 24%(EE.UU.) para varones, desde el 7% (Francia) hasta el 43% (Irán) en mujeres. Aumenta desde el 7% en las personas de 20-29 años hasta el 44% en las de 60-69 años.Hay aumento de la prevalencia de SM  en adolescentes con obesidad.

La obesidad y el sobrepeso han sido utilizados como palabras intercambiables, pero estas no son sinónimos.El sobrepeso es el incremento en el peso corporal  con estándares arbitrarios  definidos en relación a la talla.Implica una excesiva acumulación de tejido adiposo(grasa)suficiente para dañar la salud.La obesidad es el resultado de un aumento  en el tamaño o la cantidad de células de grasa en una persona.(Orellana ,2012).Casi la mitad de los niños de Norteamérica y América del Sur tienen sobrepeso u obesidad para el año 2010.(IOTF,2010). Cada año son diagnosticados 6 millones de nuevos casos de diabetes mellitus.Existe una epidemia de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes que tiene directa relación con el incremento de la obesidad en estas edades.

La diabetes mellitus tipo 2  en jóvenes se ha incrementado en proporciones epidémicas.En América Latina en el año 2011 existen 25.1 millones de personas con diabetes mellitus y para el año 2030 serán 39.9 millones con un incremento del 59%. “La diabetes es una enfermedad crónica,debilitante y costosa,que tiene graves complicaciones,conlleva grandes riesgos para las familias,los Estados Miembros y el mundo entero y plantea serias dificultades para el cumplimiento de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente,incluidos los objetivos de desarrollo del Milenio” Resolución de la ONU 61/225 de 2006 sobre Diabetes

Decálogo de hábitos alimentarios saludables:1.- Cuanta mayor variedad de alimentos exista en la dieta,mayor garantía de que la alimentación es equilibrada y de que contienen todos los nutrientes necesarios.2.- Los  cereales (pan, pasta, arroz, etc),las patatas y legumbres, deben constituir la base de la alimentación, de manera que los hidratos de carbono representen entre el 50 y 60 % de las calorías de la dieta.3.- Se recomienda que las grasas no superen el 30% de la ingesta diaria, debiendo reducirse  el consumo de grasas saturadas y ácidos grasos trans.4.- Las proteínas deben aportar entre el 10 y el 15% de las calorías totales,debiendo combinar proteínas de orígenes animal y vegetal.5.- Se debe incrementar la ingesta diaria de frutas, verduras y hortalizas hasta alcanzar, al menos, 400 g/día. Esto es, consumir, como mínimo, 5 raciones al día de estos alimentos.6.- Moderar el consumo de productos ricos en azúcares simples, como golosinas, dulces y refrescos.7.- Reducir el consumo de sal, de toda procedencia, a menos de 5 g/día, y promover la utilización de sal yodada.8.- Beber entre uno y dos litros de agua al día.9.- Nunca prescindir de un desayuno completo, compuesto por lácteos, cereales (pan, galletas, cereales de desayuno…) y frutas, al que debería dedicarse entre 15 y 20 minutos de tiempo.10.- Involucrar a todos los miembros de la familia en las actividades relacionadas con la alimentación.(Estrategia NAOS,2006)

La prevención de la obesidad es una prioridad internacional de salud pública, dado que   la prevalencia de la obesidad y sobrepeso está elevándose en las poblaciones de niños en todo el mundo, impactando a corto y largo plazo la salud. Las estrategias de prevención de la obesidad para niños puede cambiar el comportamiento pero la eficacia en términos de prevención de la obesidad persiste pobremente entendida.  “El etiquetado de los alimentos” es un paso decisivo para combatir la epidemia de obesidad y diabetes en el Ecuador.

C_Orellana@hotmail.com

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus