Diabetes mellitus

8 noviembre 2013

Una proteína puede ayudar a combatir la obesidad y reducir el colesterol en personas con diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:51

Esta proteína redujo el peso corporal y la insulina en ayunas e incrementó la adiponectina producida por las células de grasa que puede incrementar los efectos de la insulina

La investigación ha demostrado que la administración de una proteína circulante identificada recientemente llamada factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21) ayuda a mejorar el metabolismo de los roedores obesos. Ahora, científicos informan en la revista ‘Cell Metabolism’ que una variante de FGF21 tiene efectos similares en personas obesas con diabetes tipo 2.

“Nuestros hallazgos sugieren que FGF21 tiene la capacidad de influir positivamente en el peso corporal y la normalización parcial de los niveles anormales de lípidos en pacientes con diabetes. Estas son cuestiones importantes y necesidades médicas no cubiertas de los pacientes con obesidad y diabetes tipo 2″, afirmó el autor principal, el doctor David Moller.

Los investigadores identificaron inicialmente FGF21 como nuevo objetivo para su potencial en el tratamiento de trastornos metabólicos. El doctor Moller y sus colegas estudiaron los efectos de LY2405319 (LY), una variante de FGF21, en un estudio aleatorizado de prueba de concepto, controlado con placebo, doble ciego, en 46 pacientes con obesidad y diabetes tipo 2. El tratamiento con LY condujo a disminuciones en el colesterol LDL y los triglicéridos, aumento en el colesterol HDL y disminución en la aterosclerosis que causan las lipoproteínas.

Asimismo, LY redujo el peso corporal y la insulina en ayunas e incrementó la adiponectina, una hormona producida por las células de grasa que puede incrementar los efectos de la insulina. “Nos sentimos alentados por el potencial de FGF21 para producir múltiples efectos metabólicos en personas con diabetes y estamos evaluando nuevos conceptos para las terapias a base de FGF21″, adelanta el doctor Moller.

Este investigador resalta que la mayoría de las personas con diabetes tienen otros factores de riesgo relacionados con el síndrome metabólico, como intolerancia a la glucosa, obesidad abdominal, triglicéridos elevados, niveles bajos de colesterol HDL e hipertensión y que, en la actualidad, no hay un tratamiento disponible capaz de hacer frente a más de una de estas condiciones.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/121391/una-proteina-puede-ayudar-a-combatir-la-obesidad-y-reducir-el-colesterol-en-personas-con-diabetes-tipo-2

Una proteína en la grasa marrón regula el control diario de la temperatura corporal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:47

La temperatura del cuerpo sigue un ritmo circadiano o de 24 horas en donde se presenta un pico durante el día y una bajada por la noche.

El biorritmo de la grasa marrón tiene implicaciones para la lucha contra la obesidad, la diabetes y la enfermedad cardiaca asociada, según ha descubierto un equipo interdisciplinario de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos. Los investigadores de este estudio vieron que una proteína llamada Rev-erb alfa es un componente molecular del mecanismo del reloj biológico del cuerpo.

Durante casi 300 años, los científicos han sabido que la temperatura del cuerpo sigue un ritmo circadiano o de 24 horas, con un pico durante el día y una bajada por la noche. El beneficio de este control durante la evolución puede haber sido para permitir la conservación de la energía mientras se duerme pero también es crítico para adaptarse a los cambios en la temperatura ambiente, independientemente de la hora del día.

Sin embargo, el mecanismo responsable de la coordinación diaria del ritmo de la temperatura corporal y la capacidad de adaptación a los retos medioambientales se desconocía hasta ahora. El laboratorio de Mitchell A. Lazar, director del Instituto de Diabetes, Obesidad y Metabolismo de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, explica en la revista ‘Nature’ cómo se sincronizan los ritmos de temperatura corporal mientras se mantiene la capacidad de adaptación a los cambios en la temperatura ambiental sin importar la hora del día o de la noche.

“La comida es abundante en nuestra sociedad hoy en día y para la mayoría de la gente no es probable que se trate de ahorrar calorías por la noche -argumenta Lazar–. Si existe este mismo mecanismo en las personas y podemos orientarlo de forma segura, podríamos tener una nueva forma de combatir la obesidad y sus condiciones asociadas, como la diabetes y enfermedades del corazón”.

El equipo de Lazar, con Zachary Gerhart-Hines como autor principal, encontró que la capacidad de modelos experimentales para soportar un desafío de temperatura fría fue mayor a las cinco de la mañana que cuando están despiertos, en comparación con las cinco de la tarde, cuando normalmente duermen. Los expertos detectaron que esta susceptibilidad circadiana al frío no reconocida previamente está controlada por una proteína llamada Rev-erb alfa, que es un componente molecular del mecanismo del reloj biológico del cuerpo.

De hecho, los modelos modificados para carecer de la proteína alfa Rev-erb toleraban el frío de una manera similar durante las 24 horas del día y perdieron el ritmo circadiano fisiológico de la temperatura corporal. El equipo de Penn llegó a la conclusión de que Rev-erb alfa actúa como un punto focal para marcar la temperatura del cuerpo y es necesaria para establecer y mantener el ritmo de la temperatura corporal y responder a las demandas de los impredecibles cambios en la temperatura ambiente.

Estos efectos de Rev-erb alfa se producen principalmente por la regulación circadiana en el tejido adiposo marrón, comúnmente llamado grasa marrón. Las células de la grasa marrón, a diferencia de las células de la grasa blanca, generan calor para el cuerpo y se cree que han evolucionado para ayudar a los mamíferos a hacer frente al frío. Sin embargo, su papel en la generación de calor también podría aplicarse a hacer frente a la obesidad y la diabetes.

Las células de grasa marrón se cree que contrarrestan la obesidad por la quema del exceso de energía que se almacena en los lípidos, pero las células de grasa blanca almacenan energía. De hecho, las células de grasa marrón contienen muchas más gotitas pequeñas de lípidos y la mayoría de las mitocondrias (que contienen citocromos pigmentados que se unen al hierro) de cualquier tipo de célula, lo que las hace marrón. Las mitocondrias son fábricas de energía de las células en forma de la molécula de ATP.

La deleción del gen Rev-erb alfa mejora notablemente la tolerancia al frío a las 5 de la tarde, lo que indica que la tolerancia al frío se relaciona con los niveles bajos de la proteína alfa Rev-erb. Más específicamente, la activación de la proteína de desacoplamiento 1 (UCP1) por las bajas temperaturas va precedida por una rápida regulación a la baja de Rev-erb alfa en la grasa marrón.

Rev- erb alfa reprime la UCP1 de manera autónoma en una célula de la grasa marrón. Los niveles de grasa parda UCP1 son altos en los ratones sin Rev- erb alfa incluso cuando la temperatura ambiente se mantiene constante y la pérdida genética de Rev- erb alfa también suprime los ritmos normales de la temperatura corporal y la actividad en la grasa marrón.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/122632/una-proteina-en-la-grasa-marron-regula-el-control-diario-de-la-temperatura-corporal

Las personas con diabetes tienen al menos un cincuenta por ciento más riesgo de discapacidad física

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:43

Los adultos mayores con diabetes tienen al menos un cincuenta por ciento más de probabilidades de tener una discapacidad física que los que no tienen diabetes, según los resultados de una nueva revisión sistemática y un metaanálisis publicado en The Lancet Diabetes and Endocrinology.

Estudios anteriores que examinan el riesgo de discapacidad asociada con la diabetes han producido resultados variables, desde ninguna relación, a una duplicación del riesgo. La nueva investigación es el primer metaanálisis de las estimaciones tomadas de estudios anteriores, que proporciona una riesgo probable más fiable de la discapacidad asociada a la diabetes.

Dirigido por las doctoras Anna Peeters y Evelyn Wong, del Instituto Baker IDI del Corazón y la Diabetes, en Melbourne, Australia, un equipo de investigadores examinó la literatura científica para identificar más de 3.000 estudios que analizan la relación entre la diabetes y la discapacidad. Luego, los científicos lo redujeron a 26 estudios para el metaanálisis, tras retirar los que no eran pertinentes o no adecuados para incluirlos.

La discapacidad se define en términos de movilidad reducida y discapacidad funcional (deterioro de la capacidad para realizar actividades de la vida diaria).

En general, el análisis mostró que las personas con diabetes tienen más o menos entre un 50 y un 80 por ciento más de riesgo de discapacidad física, en comparación con las personas sin diabetes.

Según Peeters, las razones por las que la diabetes se asocia con discapacidad física aún no están claras, aunque han surgido varias ideas. “Es posible que las concentraciones de glucosa en la sangre que experimentan las personas con diabetes pueden llevar a la inflamación muscular crónica, lo que implicaría discapacidad física, y algunos estudios han mostrado que la diabetes está asociada con emaciación rápida y empeoramiento muscular”, explica.

Peeters añade que las complicaciones asociadas con la diabetes, como enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y enfermedad renal, pueden dar también como resultado la discapacidad. “A medida que envejece la población mundial, la diabetes se convierte en más común, por lo que parece claro que vamos a ver una mayor necesidad de recursos de salud relacionados con la discapacidad”, añade.

http://www.elmedicointeractivo.com/noticias/internacional/121210/las-personas-con-diabetes-tienen-al-menos-un-cincuenta-por-ciento-mas-riesgo-de-discapacidad-fisica

Asocian la hiperglucemia con problemas de memoria

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:34

Un estudio sugiere que aun los niveles de azúcar o glucosa en sangre elevados, pero considerados seguros por debajo de los valores asociados con la diabetes o la prediabetes estarían asociados con un aumento del riesgo de padecer trastornos de memoria.

Un equipo de Alemania halló que las personas con niveles altos, pero aún saludables, de glucosa en sangre tendían a no rendir tan bien en las pruebas de memoria como aquellas con valores más bajos. Además, el funcionamiento de la principal área del cerebro asociada con la memoria también variaba entre ambos grupos.

Estudios previos habían identificado alguna relación entre los trastornos de la glucosa en sangre, como la diabetes y un estado prediabético conocido como intolerancia a la glucosa, y la alteración de la función cerebral y la demencia, según dijo la autora principal, doctora Agnes Flöel.

“También nos interesaba saber si eso se aplicaba a la población con valores del rango normal”, indicó Flöel, neuróloga de la Facultad de Medicina-Charité, Berlín.

El organismo de los diabéticos no puede regular el azúcar en sangre, por lo que necesitan un medicamento para mantener sus niveles en un rango seguro. El nivel de glucosa en sangre en ayunas, que se evalúa después de 10-12 horas sin ingerir alimentos, es de entre 70 y 100 mg/dL.

El equipo de Flöel reunió a 141 personas de Berlín que tenían entre 50 y 80 años. Ninguna tenía diabetes ni trastornos de memoria. Se excluyó a los que consumían gran cantidad de alcohol y los obesos.

A cada participante se le realizó un análisis de sangre después de por lo menos 10 horas de ayuno y una resonancia magnética del cerebro antes de una prueba de memoria, en la que los voluntarios debían recordar 15 palabras no relacionadas para repetir después de distintos períodos.

En general, los participantes con valores de glucosa más altos rindieron peor en las pruebas de memoria que los que tenían valores más bajos.

Por ejemplo: uno de los análisis de sangre utilizados fue para conocer el valor de glucosa en sangre promedio de los tres últimos meses (el valor normal es de 39 unidades o menos y 47,5 unidades o más revela diabetes).

Aun dentro del rango saludable, un aumento de 7 unidades o más en el resultado del análisis de sangre impidió recordar dos palabras más después de 30 minutos en las pruebas de memoria. Pero esa diferencia entre dos personas pasaría desapercibida, según explicó el doctor Antonio Convit, quien no participó del estudio, pero realizó estudios similares.

“Sabemos esto desde hace tiempo”, indicó Convit, del Instituto de Investigación Nathan Kline de la Agencia de Salud Mental del Estado de Nueva York.

Señaló que otro hallazgo que coincide con estudios previos es que las imágenes por resonancia magnética revelaron que el hipocampo, la parte del cerebro responsable de la memoria, era más pequeña en las personas con niveles de azúcar en sangre más elevados.

Pero el estudio no demuestra que esos valores de glucosa en sangre expliquen los problemas de memoria o la diferencia de tamaño del cerebro, según publica el equipo en Neurology.

“La conclusión podría ser la importancia que tiene cuidar la aptitud física y el peso para la salud cerebral”, dijo Convit. Y para las personas con valores de glucosa en sangre en el extremo más bajo del rango normal, Flöel comentó que comer saludablemente y hacer mucho ejercicio “será por lo menos positivo para el corazón, si no lo es también para el cerebro”.

Por Andrew M. Seaman

NUEVA YORK (Reuters Health) –

FUENTE: Neurology

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=81995

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus