Diabetes mellitus

30 agosto 2013

¿Deberían todas las personas mayores de 65 tomar estatinas?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:20

pildoras-en-mano

Los hombres y las mujeres mayores de 65 años de edad que están en riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, pero de los que no se sabe que tengan problemas cardiacos, podrían beneficiarse de los medicamentos para bajar el colesterol, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores afirmaron que las estatinas, como el Crestor y el Lipitor, pueden reducir el riesgo de ataque cardiaco y de accidente cerebrovascular (ACV), aunque no parece que eviten la muerte por enfermedad cardiovascular o por otras causas a corto plazo.

“Esta es la primera vez que se demuestra el beneficio que reportan estos medicamentos en esta población de pacientes”, afirmó el autor principal del estudio, el Dr. Pasquale Perrone-Filardi, del departamento de ciencias biomédicas avanzadas de la Universidad Federico II de Nápoles, en Italia.

Estos hallazgos cubren una brecha en las actuales directrices, según Perrone-Filardi. Hasta la fecha, no ha habido ninguna evidencia firme de que las estatinas beneficien a los pacientes que no hayan tenido un ataque cardiaco o un ACV, afirmó. Tampoco ha habido una evidencia que muestre los beneficios de tomar los medicamentos para lo que se llama la prevención primaria.

“[Estos nuevos datos] no [me harían] recomendar a todos los pacientes más mayores que tomasen estatinas, pero quizá sí a los pacientes con hipertensión o aterosclerosis”, señaló Perrone-Filardi.

Para el nuevo estudio, el equipo de Perrone-Filardi revisó los datos de ocho ensayos publicados con anterioridad que contaron con casi 25,000 participantes. Estos pacientes estaban en riesgo de contraer alguna enfermedad cardiovascular, pero no habían sufrido ningún ataque cardiaco o ACV previos.

Este tipo de estudio, llamado metaanálisis, intenta encontrar patrones comunes en los datos de varios ensayos no relacionados entre sí.

En estos ensayos, en los que se comparaban las estatinas y placebos en pacientes a los que se realizó un seguimiento promedio de tres años y medio, las estatinas redujeron el riesgo de ataque cardiaco en aproximadamente un 29 por ciento y el de ACV en casi un 24 por ciento, hallaron los investigadores.

Sin embargo, con respecto a la prevención de la muerte por cualquier causa, las estatinas no tuvieron ningún efecto, afirmaron los investigadores.

A pesar de los nuevos hallazgos, Perrone-Filardi no cree que todas las personas mayores de 65 deban tomar estatinas. Los pacientes que se beneficiarían son los que tienen un riesgo alto de enfermedades cardiovasculares, indicó.

“El problema es que la edad es uno de los factores de riesgo principales de las enfermedades cardiovasculares, así que resulta difícil detectar en la población de personas mayores quiénes son los que tienen un riesgo cardiovascular muy alto”, afirmó.

El estudio, que no fue financiado por ninguna farmacéutica ni por ninguna otra fuente externa, fue publicado el 28 de agosto en la revista Journal of the American College of Cardiology.

En Estados Unidos, las directrices ya recomiendan las estatinas para la prevención primaria del ataque cardiaco y el ACV, indicó un experto.

“Se ha demostrado que las estatinas reducen sustancialmente los eventos cardiovasculares mortales y no mortales en los individuos en los que no sabe si tienen una enfermedad cardiovascular, incluso en hombres y mujeres con un nivel de colesterol que se considera normal”, afirmó el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Las directrices de Estados Unidos recomiendan la terapia de estatinas para la prevención primaria en hombres y mujeres independientemente de su edad. Las directrices de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology), sin embargo, no recomiendan el uso de las estatinas en las personas mayores, señaló Fonarow.

Los beneficios de las estatinas superan a los riesgos para la prevención primaria en los ensayos clínicos realizados hasta ahora, afirmó Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles.

“Dado que las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la causa principal de muerte, discapacidad y de gastos en la atención de la salud, tanto en hombres como en mujeres a partir de 65 años de edad (la mayoría de los hombres y mujeres en este rango de edad tienen un riesgo intermedio o alto de sufrir algún evento cardiovascular), las estatinas, junto con una dieta sana y el ejercicio de forma regular, representa una de las… estrategias más efectivas para la salud cardiovascular individual y a nivel poblacional”, señaló Fonarow.

Los costos son algo a tomar en cuenta para cualquier medicamento que se toma con regularidad. En la edición de abril de 2012 de la revista Consumer Reports se afirmaba que el costo de las estatinas variaba mucho, desde unos 12 dólares hasta más de 500 dólares al mes. No obstante, el artículo hablaba de estatinas genéricas que pueden valer solo unos pocos dólares al mes si los proporcionan los programas de alguna cadena de tiendas importante.

MIÉRCOLES, 28 de agosto (HealthDay News) —

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTES: Pasquale Perrone-Filardi, M.D., Ph.D., department of advanced biomedical sciences, Federico II University, Naples, Italy; Gregg Fonarow, M.D., spokesman, American Heart Association, and professor, cardiology, University of California, Los Angeles; April 22, 2012, Consumer Reports Health Best Buy Drugs: Statin Drugs to Treat High Cholesterol and Heart Disease; Aug. 28, 2013, Journal of the American College of Cardiology

HealthDay

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_140212.html

Un estudio podría explicar el motivo de que algunas personas obesas no contraigan diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 14:13

Un nivel relativamente bajo de inflamación podría ser la clave, afirman los investigadores.

Generalmente se cree que los obesos están en mayor riesgo de contraer diabetes tipo 2 y enfermedades cardiacas, pero un estudio reciente sugiere que el riesgo podría tener que ver más con la inflamación que con el peso excesivo.

Investigadores de Irlanda reportan que la inflamación crónica podría afectar el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes, que son provocadas por los llamados factores metabólicos, que incluyen una glucemia alta, hipertensión y colesterol alto. Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué hasta el 35 por ciento de los obesos no se ven afectados por los trastornos metabólicos, un fenómeno que se conoce como obesos metabólicamente sanos.

“En nuestro estudio, las personas metabólicamente sanas (tanto las obesas como las no obesas) tenían unos niveles más bajos de una variedad de marcadores de la inflamación”, aseguró en un comunicado de prensa de la Sociedad Endocrina (Endocrine Society) la autora del estudio, Catherine Phillips, del Colegio Universitario de Cork. “Independientemente del índice de masa corporal, las personas con perfiles favorables de inflamación también tendían a tener unos perfiles metabólicos saludables”.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores examinaron información sobre 2,040 personas entre los 50 y los 60 años de edad que participaron en el Estudio de diabetes y enfermedades cardiacas de Cork y Kerry.

Los participantes fueron encuestados sobre su estilo de vida, y se sometieron a exámenes físicos y pruebas sanguíneas para evaluar su índice de masa corporal (IMC, una medida basada en la estatura y el peso), su perfil metabólico y su nivel de inflamación.

Tras examinar ciertas señales de inflamación, los investigadores hallaron que los que no estaban afectados por trastornos metabólicos tenían unos conteos más bajos de glóbulos blancos y de proteínas de respuesta a la fase aguda, que por lo general se elevan en respuesta a la inflamación.

El estudio, que aparece en la edición actual de la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, también halló que los que no tenían ningún trastorno metabólico presentaban unos niveles más elevados de adiponectina, una hormona con propiedades antiinflamatorias. Esto sucedió tanto entre los delgados como entre los obesos que eran metabólicamente sanos.

“Desde el punto de vista de la salud pública, necesitamos unos mejores métodos para identificar qué personas obesas se enfrentan a un mayor riesgo de diabetes y de enfermedades cardiacas”, concluyó Phillips. “Los marcadores de inflamación ofrecen una estrategia potencial para determinar qué personas podrían beneficiarse más de las intervenciones médicas”.

Mary Elizabeth Dallas

MARTES, 27 de agosto (HealthDay News)

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

FUENTE: The Endocrine Society, news release, Aug. 27, 2013

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_140169.html

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus