Diabetes mellitus

2 julio 2013

Una elevada frecuencia de hipoglucemias en personas con diabetes se asocia a un mayor riesgo de mortalidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:48
La hipoglucemia es la complicación aguda más frecuente en el tratamiento de la diabetes. Más del 35% de pacientes con diabetes tipo 1 (DM1), y de 1 a 3% pacientes con diabetes tipo 2 (DM2), experimentaran al menos un episodio de hipoglucemia grave a lo largo de su enfermedad. Se trata de una complicación que limita el control intensivo de la diabetes ya que, en palabras del Dr. Manuel Gargallo “cuanto más se intensifica el control de la glucosa, mayor riesgo de hipoglucemia existe”.
Durante la Sesión de Riesgo Cardiometabólico patrocinada por la Alianza Boehringer – Lilly en diabetes, que se ha celebrado en el marco del 55º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), el experto ha hablado sobre el papel de la hipoglucemia en la morbimortalidad cardiovascular: “la hipoglucemia puede producir accidentes cardiovasculares agudos, como angina de pecho o infarto de miocardio, y se asocia a un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular. Sin embargo, no está claro si esta complicación por sí sola es directamente responsable de las enfermedades cardiovasculares, o se trata tan sólo de un marcador de riesgo”.  
Aunque los estudios no son concluyentes al respecto, el grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de la SEEN recomienda como objetivo prioritario de la DM2 evitar la hipoglucemia por su asociación con mayor probabilidad de abandono del tratamiento, mayor coste y mayor deterioro de la calidad de vida.
El Dr. Gargallo ha explicado también que el perfil del paciente que sufre hipoglucemias es el de “una persona mayor, fumadora, con muchos años de evolución de la diabetes, que además tiene deterioro de la función renal y complicaciones microvasculares”. La hipoglucemia se produce cuando la glucosa desciende de forma brusca hasta situarse por debajo de 70 mg/dl. Las causas que la provocan suelen ser un “desajuste en la alimentación, o bien en la dosis de los fármacos administrados”.
Por ello, el endocrinólogo asegura que la mejor forma de prevenir esta complicación es revisando y adecuando el tratamiento farmacológico al modo de vida del paciente. En este sentido, ha señalado que, en los últimos tiempos, “están proliferando fármacos más seguros que reducen la glucemia de valores elevados a valores normales, pero no a valores inferiores de los recomendados. Se trata de los fármacos incretínicos: por un lado, los inhibidores DDP-4 y, por otro, los  análogos de la GLP-1″.
Despistaje de cardiopatía isquémica
El Dr. Pedro María Azcárate, Cardiólogo del Hospital San Pedro (Logroño), por su parte, se ha referido a la controversia existente sobre si está justificado realizar exploraciones rutinarias en diabéticos asintomáticos para diagnosticar la presencia de cardiopatía isquémica, una enfermedad que provoca la muerte de más de dos tercios de pacientes con diabetes. De hecho, la diabetes lesiona el aparato cardiovascular de tal forma que las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos constituyen la primera causa de mortalidad en los diabéticos.
Mientras algunos estudios sugieren que el riesgo cardiovascular de los pacientes con diabetes equivaldría al de los pacientes que ya han sufrido un infarto de corazón, otros expertos señalan que dichos ensayos no tuvieron en cuenta que las personas con diabetes no forman una población homogénea y existen diferentes niveles de riesgo entre ellos, lo que no justificaría el control preventivo de la cardiopatía isquémica en pacientes asintomáticos.
El Dr. Azcárate se ha referido a la opinión de los principales expertos en este campo que, según asegura, “consideran que la detección a tiempo de la cardiopatía isquémica de forma precoz facilitaría su tratamiento. Sin embargo el uso de técnicas no invasivas para este fin como la TAC y la resonancia magnética todavía está investigación y actualmente no puede recomendarse su uso de forma rutinaria”.
El cardiólogo formado en este campo en el Hospital Royal Brompton de Londres, ha defendido la realización del despistaje utilizando la resonancia magnética en pacientes con riesgo moderado-alto de padecer enfermedad coronaria y en los que se sospeche clínicamente la presencia de la misma;  “es una técnica muy versátil, precisa y con una gran resolución espacial. Además, es muy segura porque, a diferencia del TAC, no utiliza radiación.”
 
Fuente: Hill + Knowlton Strategies

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus