Diabetes mellitus

5 septiembre 2012

Dos estudios demuestran que el uso de exenatida de liberación prolongada reduce el riesgo cardiovascular en personas con diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 15:19
Los pacientes que participaron en los ensayos DURATION-3 y 4 presentaron reducciones significativas del peso corporal y mejoras en la tensión arterial y niveles de lípidos anormales.
El uso de exenatida de liberación prolongada para el tratamiento de la diabetes tipo 2 consigue mejoras significativas en ciertos factores de riesgo cardiovacular, en comparación con otros tratamientos comúnmente prescritos para la diabetes. Así lo demuestran los nuevos resultados de los ensayos DURATION-3 y 4, presentados por Ely Lilly And Company durante el 47 Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), celebrado recientemente en Lisboa, Portugal.
Los análisis mostraron que los pacientes tratados con Bydureon (exenatida 2 mg en polvo y disolvente en suspensión inyectable de liberación prolongada)presentaron mejoras en el objetivo combinado relacionado con el peso corporal, tensión arterial anormal y niveles de lípidos anormales.
“Los pacientes con diabetes tienen, al menos, el doble de probabilidades de presentar una enfermedad cardíaca o ictus en comparación con las personas que no tienen esta enfermedad. Presentar otras enfermedades crónicas como obesidad, tensión arterial elevada o colesterol alto incrementan todavía más el riesgo,” indica el Dr. James Malone, director médico global de exenatida para Lilly Diabetes. “Estos resultados subrayan la necesidad de tener en cuenta no sólo el control glucémico, sino también el importante papel que desempeñan otras situaciones que son comunes entre los pacientes con diabetes tipo 2″, añade el Dr. Malone.
Los pacientes que participaron en el estudio DURATION-3 recibieron exenatida de liberación prolongada o insulina glargina en combinación con metformina o metformina con una sulfonilurea. Los resultados intermedios de la extensión en curso del estudio demostraron que los pacientes con exenatida de liberación prolongada que completaron las 84 semanas de tratamiento observaron una reducción estadísticamente significativa de peso corporal.
Además, un número estadísticamente significativo mayor de pacientes con tratamiento de exenatida de liberación prolongada logró mejoras en el objetivo combinado relacionado con la tensión arterial anormal y niveles de lípidos anormales. 
Los pacientes no pretratados con diabetes tipo 2 que participaron en el ensayo DURATION-4 fueron distribuidos aleatoriamente a uno de los cuatro brazos de tratamiento: exenatida de liberación prolongada, metformina, pioglitazona HCI y sitagliptina. Los análisis post-hoc mostraron que los pacientes tratados con exenatida de liberación prolongada o metformina tenían más probabilidades de lograr el objetivo combinado clínicamente relevante frente a los pacientes tratados con pioglitazona o sitagliptina.
Exenatida de liberación prolongada es una formulación semanal de exenatida, el principio activo de la inyección de dos dosis al día de exenatida, disponible desde junio de 2005 y que se utiliza en más de 70 países de todo el mundo para mejorar el control glucémico en adultos con diabetes tipo 2. Exenatida de liberación prolongada recibió la autorización de comercialización en la Unión Europea en junio de 2011 y actualmente está bajo revisión en Estados Unidos. De momento, se encuentra disponible en Reino Unido.

La exenatida semanal es mejor que la insulina glargina según estudio

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 15:16

Recientemente concluyó un importante  estudio realizado con exenatida, que tuvo una duración de 84 semanas y  fue dirigido  para  demostrar que el uso de una dosis semanal de exenatida (EQW)  podía lograr un mejor control metabólico y glucémico,  con pérdida mantenida de peso corporal y una reducción en el riesgo de tener episodios de hipoglicemia  al compararlo con la administración diaria de insulina glargina.
“Este es el estudio clínico controlado más largo de la utilización de una dosis semanal de Exenatida (EQW) que se haya reportado” aseguró la Dra.  Michaela Diamant de la Vrije University Medical Center en Ámsterdam, junto a sus colegas. Este grupo de científicos ya previamente había presentado los resultados de un estudio de investigación de 26 semanas de duración, donde mostraban resultados positivos del uso semanal de exenatida (EQW) al compararlo con el uso diario de insulina glargina, administrados en combinación con otros medicamentos para tratar la diabetes tipo 2 , como la metformina (MET), las sulfonilureas (SU) y las thiazolidinedionas (TZD).
La exenatida es un medicamento mimético de la incretina GLP-1 que actúa de la misma manera que las incretinas naturales, que son hormonas producidas en la mucosa del intestino que estimulan la secreción de insulina como respuesta a la ingestión de alimentos, inhiben la secreción de glucagon, reducen la motilidad intestinal e incrementan la sensación de llenura, reduciendo la sensación de hambre. La exenatida debe ser inyectada y es utilizada como tratamiento complementario en aquellos pacientes con diabetes tipo 2 que presenten sobrepeso y no respondan adecuadamente a otros medicamentos utilizados comúnmente para su control, como las sulfonilureas y la metformina.
La exenatida inyectada dos veces al día (BID) se conoce bajo el nombre comercial  de Byetta™ y fue el primer análogo de GLP-1 aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA). Subsecuentemente la formulación de exenatida inyectada una vez a la semana (EQW)  que permite el suministro gradual de exenatida en rangos controlados durante una semana, fue desarrollada bajo el nombre comercial Bydureon™ y aprobada por la FDA en enero de 2012. Tanto Byetta™ como Bydureon™ son fabricados por Amilin Pharmaceuticals  El principal competidor de Bydureon™ es Victoza™ de Novo Nordisk, que también es un receptor agonista de GLP-1 pero que debe ser inyectado diariamente.
La exenatida es el principal ingrediente de Byetta™  y de Bydureon™, y se deriva de la saliva del monstruo de Gila, que es un lagarto venenoso que habita en la zona suroeste de Estados Unidos y México.
Los reportes arrojaron que 415 pacientes que participaron en el estudio inicial de 26 semanas y continuaron en el siguiente estudio que siguió hasta completar las 84 semanas y cuyo promedio de hemoglobina A1c era de 8.3% lograron reducir 1.2% en su nivel de A1c en el grupo que utilizó una dosis semanal de exenatida (EQW), es decir que los participantes de este grupo lograron alcanzar en promedio de hemoglobina A1c de 7.1%, comparado con una reducción de A1c de 1.0% entre los del grupo de dosis diarias de insulina glargina, cuyo promedio de hemoglobina A1c fue de 7.3%.
En cuanto al peso corporal los resultados indicaron que hubo, en promedio, una reducción de 4.72 lbs. (2.1 kg.) en el grupo que utilizó dosis semanales de exenatida (EQW) mientras que en el grupo que utilizó dosis diarias de insulina glargina se registró un aumento de peso de 5.4 lbs. (2.4 kgs,). Es importante destacar que al reducir el peso corporal las células se hacen menos resistentes a la insulina, es decir que son más sensibles a las señales de ésta, logrando un mejor control de los niveles de glucosa en la sangre.
En cuanto a la seguridad de los pacientes, durante este estudio se registró una tasa de hipoglicemias de 24% entre los participantes en el grupo con EQW, mientras que en el grupo con dosis diarias de insulina glargina la incidencia de hipoglicemias fue de 54%.
“La exenatida EQW puede ser una opción terapéutica para aquellos pacientes con diabetes tipo 2 para los cuales la conveniencia de que solamente requieran una dosis semanal de esta medicación,  lograr perder peso corporal y reducir el riesgo de tener hipoglicemias sean factores importantes a considerar” concluyó diciendo la Dra. Diamant junto a sus colegas.
Fuente:
http://www.diabetesaldia.com/index.php/noticias/noticias/257-uso-semanal-de-exenatida-a-largo-plazo-resulta-mejor-que-uso-diario-de-insulina-glargina

La cirugía para adelgazar previene la diabetes: estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:40

medico-con-nasobuco

 La cirugía bariátrica sería “mucho más efectiva que el tratamiento habitual” para prevenir la diabetes tipo 2 en pacientes obesos, según publica un equipo de Suecia en New England Journal of Medicine. En un estudio de caso-control, la cirugía redujo un 78 por ciento el riesgo de desarrollar la enfermedad en el largo plazo. En los 1.658 pacientes operados, principalmente con gastroplastia vertical con banda, el riesgo de desarrollar diabetes fue del 0,68 por ciento por año. En cambio, entre los 1.771 pacientes tratados de manera tradicional, el riesgo se cuadruplicó (2,84 por ciento por año). “La mayoría de los estudios publicados sobre cirugía bariátrica se concentraron en la remisión de la diabetes. Este estudio es sobre su prevención”, dijo por teléfono el doctor Ted Adams, de University of Utah, y que no participó del estudio. “Detectamos un marcado retraso (en la aparición de la diabetes) en 15 años”, dijo el coautor, doctor Lars Sjostrom, de la Universidad de Gotemburgo, Suecia. “Algunos pacientes desarrollarán diabetes más adelante. Pero, en perspectiva, la diferencia es enorme.” Y la mejoría surgió aunque los pacientes operados ya tenían más riesgo de desarrollar diabetes que el grupo control. El equipo halló también que el IMC inicial no estuvo asociado con el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Los niveles de glucosa en sangre iniciales fueron más efectivos. Algo similar se había determinado en estudios sobre el efecto de la cirugía en la frecuencia de infartos, accidentes cerebrovasculares, prevención del cáncer y mortalidad general. Por lo tanto, el autor dijo que “es tiempo de prestarle menos atención al grado de obesidad cuando se seleccionan a los pacientes para utilizar la cirugía bariátrica”. En un editorial, el doctor Danny Jacobs, de la Facultad de Medicina de Duke University, Durham, Carolina del Norte, escribe: “Tener en cuenta los resultados de la cirugía bariátrica en millones de adultos obesos candidatos sigue siendo poco práctico e injustificado”. Pero admitió que los resultados ayudarían a los médicos a comprender por qué funcionan los distintos tipos de cirugías y seleccionar a los mejores candidatos para esos procedimientos. Para Sjostrom, se necesitan más estudios y los análisis de los costos de los beneficios y las complicaciones de la operación que se están realizando se publicarán dentro de un año o más. “Podría ser que la cirugía sea muy costo-efectiva -dijo-. Quizás se ahorre dinero si se operan pacientes con alteración de la glucosa en ayunas, ya que por cada 13 de esos pacientes operados, 10 no desarrollarían diabetes”. La doctora Jaime Ponce, presidente de la Sociedad Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica, consideró que el estudio es una prueba más de que el sobrepeso es clave para la aparición de la diabetes. Tres pacientes (0,2 por ciento) murieron en los 90 días después de la cirugía; el 4,8 por ciento desarrolló complicaciones pulmonares; el 3,2 por ciento tuvo vómitos; el 3,5 por ciento adquirió infecciones, y el 2,1 por ciento tuvo hemorragias o tromboembolias. A los 90 días, el 2,8 por ciento necesitó una segunda operación. Los autores recuerdan que cambiar el estilo de vida o utilizar fármacos para adelgazar reducen un 40-45 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes. Para determinar si la cirugía para adelgazar tendría el mismo efecto, los autores diseñaron el nuevo estudio, que depende de otro más grande llamado Personas Obesas de Suecia (SOS, por su nombre en inglés). Ningún paciente tenía diabetes al inicio del estudio SOS en 1987. El ingreso se cerró en febrero del 2001. El grupo operado había adelgazado unos 20 kg a los 10 y 15 años de la intervención, mientras que el grupo control pesaba unos 3 kg menos que al inicio del estudio. (Este grupo sólo había recibido atención preventiva con recomendaciones para comer mejor y hacer más ejercicio). El equipo estimó que la cirugía reduce un 83 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes. En el 2009, el equipo del SOS había demostrado que la cirugía bariátrica reduce el riesgo de cáncer en las mujeres obesas y en el 2007 había hallado que reduce la mortalidad en el largo plazo.
Por Gene Emery
NUEVA YORK, 24 ago (Reuters Health) –
FUENTE: New England Journal of Medicine, agosto del 2012.
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_128640.html

Dapagliflozina añadido a sitagliptina reduce los niveles de glucosa en sangre en pacientes con diabetes tipo 2

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:32
Los resultados de un ensayo clínico muestran que el beneficio clínico observado a las 24 semanas se mantuvo hasta 48 semanas.
Bristol-Myers Squibb y AstraZeneca han presentado los resultados de un ensayo clínico fase III que muestran que dapagliflozina 10 mg, un fármaco actualmente en investigación para el tratamiento de la diabetes tipo 2, produce reducciones significativas de los niveles de glucosa en sangre (niveles de hemoglobina glucosilada o HbA1c) cuando se combina con sitagliptina (con o sin metformina) en comparación con placebo más sitagliptina tras 24 semanas de tratamiento. Los resultados observados en las primeras 24 semanas se mantuvieron en una posterior ampliación del estudio durante otras 24 semanas, y se obtuvieron resultados similares cuando los datos se dividieron en función del tratamiento previo recibido.
El estudio también demostró reducciones significativas en el peso corporal total y en los niveles de glucosa plasmática en ayunas en los pacientes que añadieron dapagliflozina al tratamiento con sitagliptina (con o sin metformina). Estos resultados se mantuvieron durante la extensión del ensayo clínico a 48 semanas.
En el ensayo clínico, a los pacientes se les preguntó en cada visita al médico sobre signos y síntomas que sugiriesen una posible infección del tracto urinario o del aparato genital. Este tipo de complicaciones fue más frecuente en el grupo tratado con dapagliflozina que en el tratado con placebo, aunque las infecciones fueron, en general, leves o moderadas y la mayoría de los pacientes respondieron al tratamiento estándar.
“La diabetes tipo 2 es una enfermedad compleja que a menudo obliga al paciente a tomar múltiples tratamientos para controlar sus niveles de glucosa en sangre, y los inhibidores DPP4, como sitagliptina, son una de las familias de fármacos más utilizadas en esta enfermedad”, explica el doctor Serge Jabbour, responsable de la Unidad de Endocrinología de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia. “En este estudio”, añade, “la adición de dapagliflozina a un tratamiento con sitagliptina, un inhibidor de la DPP-4, más dieta y ejercicio resultaron en la disminución de los niveles de glucosa en sangre.”
Dapagliflozina es un compuesto oral en fase de investigación que actúa como inhibidor selectivo y reversible del cotransportador de sodio-glucosa 2 (SGLT2, por sus siglas en inglés), un mecanismo que actúa independientemente de la insulina. Dapagliflozina está siendo desarrollado conjuntamente por Bristol-Myers Squibb y AstraZeneca, que están evaluando la seguridad y eficacia del fármaco en una única dosis diaria para mejorar el control glucémico de pacientes adultos con diabetes tipo 2, tanto en monoterapia como en combinación con otros medicamentos indicados para la reducción de los niveles de glucosa en sangre, además de dieta y ejercicio.
Cuando se apruebe, dapagliflozina podría convertirse en el primer medicamento perteneciente a una nueva clase de fármacos, los inhibidores SGLT2, para el tratamiento de la diabetes tipo 2, una enfermedad en la que existen importantes necesidades médicas no cubiertas. Para este fin, se ha diseñado un exhaustivo programa de ensayos clínicos, formado por 19 estudios, que evalúan el uso de dapagliflozina, junto con dieta y ejercicio, como monoterapia, y en combinación con otros fármacos usados habitualmente en el tratamiento de la diabetes tipo 2, incluyendo metformina, sulfonilureas (glimepirida), tiazolidindionas (pioglitazona) e insulina (con o sin otros tratamientos para la diabetes).
En abril de 2012, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) recomendó la aprobación de dapagliflozina para el tratamiento de la diabetes tipo 2 junto a dieta y ejercicio, tanto en combinación con otros medicamentos hipoglucemiantes, incluyendo la insulina, como en forma de monoterapia para pacientes intolerantes a la metformina. Esta opinión positiva del CHMP respecto a dapagliflozina será revisada por la Comisión Europea, que tiene la competencia para autorizar la comercialización de nuevos medicamentos dentro de la Unión Europea.
JANO.es • 19 Julio 2012 10:31
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/dapagliflozina/anadido/sitagliptina/reduce/niveles/glucosa/sangre/pacientes/diabetes/tipo/2/_f-11+iditem-17639+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+19%2F07%2F2012

Los alimentos que más sacian

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:26
La capacidad para saciar de un alimento depende de sus componentes y factores como la consistencia, la forma de cocinado y el grado de cocción.
 alimentos-que-sacian
¿Cuánto tiempo aguantas con hambre antes de comer de nuevo? Quienes han seguido dietas estrictas de adelgazamiento han podido comprobar que, si se ponen muchos límites a la ingesta de alimentos y se dilatan los tiempos de las comidas, al final ganan el hambre y la ansiedad, se vuelve a comer y, esta vez, bastante más de lo convenido. La Universidad de Sydney, en Australia, ha publicado un listado de alimentos comunes ordenados según su índice de saciedad. La clasificación responde a la capacidad de cada alimento para satisfacer el hambre y el apetito.
Factores que influyen en la saciedad
El cocinado y el grado de cocción alteran la estructura físico-química de las moléculas del alimento, lo cual afecta a su propiedad saciante
La capacidad para saciar de un alimento, es decir, para calmar la sensación de hambre y apetito, depende en parte de su composición en determinados nutrientes como la fibra, el tipo de hidrato de carbono, las proteínas o el contenido en agua. Sin embargo, varios factores externos afectan a lo que algunos autores denominan “índice de saciedad”, es decir, la capacidad de los alimentos para aplacar el hambre. Según la consistencia (sólida o líquida), la forma de preparación o la cantidad consumida, un mismo alimento puede tener distinto “índice de saciedad” y, por tanto, efectos en el hambre y en el apetito diferentes a los esperados.
– Digestibilidad. Cuanto más fácil de digerir es un alimento, bien por su propia naturaleza o por el tratamiento culinario recibido, menor es el tiempo de permanencia en el estómago, lo que se puede traducir en menor sensación de saciedad. Una fruta pelada tiene menos fibra que la misma con piel, se digiere antes y, por tanto, sacia menos.
– Volumen del alimento. La ingesta de alimentos se acompaña de una distensión del estómago, mayor o menor, en parte, según el volumen ingerido. Se tiene constancia de que a igualdad de ingesta calórica, los alimentos de mayor volumen prolongan más la sensación de saciedad. Un consejo clásico es tomar uno o dos vasos de agua antes de las comidas o comenzar con una sopa, una crema de verduras o una ensalada. Todas las propuestas tienen en común el aportar pocas calorías en proporción a su volumen.
– Modo y grado de cocción del alimento. El cocinado altera la estructura físico-química de las moléculas que forman el alimento. Por efecto del calor, las proteínas del huevo o de la carne se digieren mejor. De otra manera, comer estos alimentos crudos, al margen de que pueda ser costumbre en determinadas regiones, resulta indigesto, además de poco seguro en cuestión de seguridad alimentaria. El calor también consigue que las macromoléculas de almidón de los alimentos, abundantes en el arroz y otros cereales, la pasta, el cuscús, las legumbres, el pan o las patatas se transformen en moléculas más pequeñas y digeribles (oligosacáridos, maltodextrinas…). Un arroz o una pasta muy cocida, recocida o recalentada (en lugar de “al dente”), a efectos de digestión y sensación de saciedad, no se comportan como alimentos ricos en hidratos de carbono complejos que dan sensación de saciedad, sino como una fuente de hidratos de carbono simples, de digestión más rápida. Esto explica que tras comer un plato de macarrones recalentados se tenga hambre antes de lo previsto.
– Consistencia. Cuanto más se tenga que masticar un alimento, mayor será la permanencia en el estómago y la saciedad. Hasta el punto que se ha comprobado que un mismo alimento, con las mismas calorías y la misma concentración de azúcares, tiene efectos fisiológicos distintos, entre ellos el de saciedad, según el estado en el que se tome. La naranja en zumo tiene un efecto saciante menor que si la misma naranja se come entera. De ahí que tomar bebidas azucaradas o dulces solas entre horas no sea un hábito sano.
ALIMENTOS SACIANTES, ¿ÚTILES PARA PERDER PESO?
Por su composición, algunos alimentos provocan mayor sensación de saciedad y, en un determinado momento, pueden ayudar a comer menos y, por ende, a controlar la ingesta. Sin embargo, el proceso de perder peso es más complejo y no solo responde siempre a algo tan simple como elegir alimentos que sacian o tomar complementos saciantes, la mayoría de los cuales son inútiles.
Muchos autores cuestionan el reclamo de “aumenta la saciedad” o “ayuda a calmar el apetito”, que se adjudica o acompaña a variedad de alimentos por la complejidad del hecho de “sentirse saciado”, un complicado mecanismo fisiológico que atiende a respuestas biológicas, físicas y mentales. Aluden a que el rendimiento que pueda tener un solo alimento en la reducción de la ingesta diaria no es medible, en tanto que no es real, ya que atiende solo a un momento concreto del día. En gran medida, la facultad para perder peso no depende tanto de la saciedad, sino de otros muchos factores externos, entre ellos, el patrón alimentario del individuo en la elección diaria de alimentos o las cantidades que tenga costumbre de comer.
Autor: Por MAITE ZUDAIRE
Fecha de publicación: 16 de noviembre de 2011
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2011/11/16/204826.php

Ingerir menos calorías no garantiza una mayor longevidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:19
Un estudio en primates desmiente el vínculo entre supervivencia y restricción calórica.
Científicos del Instituto Nacional del Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos han concluido un estudio a largo plazo en macacos que demuestra que llevar una dieta saludable no garantiza una mayor esperanza de vida. La investigación se publica esta semana la revista Nature.
“Si hay una forma de manipular la dieta humana para vivir más, aún no la hemos encontrado y quizá no exista”, señala el biólogo Steven Austad, miembro del Instituto de Estudios sobre Longevidad y Envejecimiento Activo Barshop de la Universidad de Texas.
Desde 1934, diferentes estudios han ido demostrando que ratas, ratones, moscas de la fruta y gusanos, sometidos a una dieta hasta un 40% más baja en calorías respecto a lo que es habitual, viven alrededor de un 30% más. De hecho, en algunas investigaciones, llegaban a vivir el doble de tiempo.
Estos hallazgos han ido generando una creciente comunidad de adeptos de las dietas calóricamente restringidas, y han llevado a numerosas compañías a desarrollar fármacos que imitan los efectos de la restricción calórica.
Sin embargo, este nuevo estudio deshace el vínculo entre longevidad y dieta baja en calorías. El trabajo revela que la mayoría de los 57 macacos que consumieron dietas calóricamente restringidas tenían corazones y sistemas inmunes más saludables y menores tasas de diabetes, cáncer y otras enfermedades que los 64 monos que actuaron como grupo de control. Pero ninguna recompensa en lo que se refiere a longevidad.
“Uno puede argumentar que los animales calóricamente limitados eran más saludables”, ha admitido Austad, que, sin embargo, insiste en que esto “no afecta a su longevidad”.
Los monos de Wisconsin
La investigación del Instituto Nacional del Envejecimiento, que arrancó en 1987, es uno de los dos estudios que han analizado hasta edades avanzadas si comer el 70% de las calorías de una dieta estándar de laboratorio prolonga la vida.
El otro trabajo fue iniciado por el Centro Nacional para la Investigación de Primates de Wisconsin en 1989, también con monos rhesus, cuya psicología, genética y periodo de vida promedio (27 años) se acerca más al de los humanos.
Los resultados iniciales eran prometedores, ya que en 2006 los investigadores informaron de que los monos que estaban a dieta tenían sistemas inmunes que parecían más jóvenes y eran menos propensos a padecer problemas cardiacos, diabetes, cáncer y otras enfermedades de la vejez.
En 2009, el 80% de los monos de Wisconsin que no estaban a dieta había muerto por enfermedades asociadas al envejecimiento, mientras que, entre los simios con restricción calórica, había fallecido la mitad del grupo.
Restricción temprana:
En el estudio con macacos, en cambio, se ha observado que los animales más ancianos de cada grupo presentan la misma incidencia de tumores, problemas cardiacos y deterioro general, pero ello no se traduce en una mayor supervivencia.
Ni siquiera los monos que iniciaron la dieta más jóvenes, entre su primer año de vida y los 14 años, mostraron ventaja alguna con respecto al grupo control. De hecho, lo llamativo fue que en estos casos los indicadores de salud fueron incluso peores.
Además, se detectaron más fallecimientos por causas no relacionadas con el envejecimiento en este subgrupo de animales. “Quizá una restricción calórica tan temprana les hace más susceptibles a la muerte por otras causas”, sugiere Austad.
Los equipos del NIA y de Wisconsin continúan recopilando datos para ver si la restricción calórica demuestra ser más beneficiosa, algo que los autores del estudio ven poco probable a estas alturas de la investigación.
JANO.es • 30 Agosto 2012 14:04
Nature (2012); doi:10.1038/488569a
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/ingerir/menos/calorias/no/garantiza/mayor/longevidad/_f-11+iditem-17873+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+30%2F08%2F2012

El manejo de la obesidad en la infancia y adolescencia: de la dieta a la cirugía

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:13

Autores: Diego Yeste y  Antonio Carrascosa. 
Publicado en Endocrinol Nutr. 2012;59:403-6. – vol.59 núm 07

Conocer las diferencias en el grupo de inhibidores de DPP4 impacta en el tratamiento del paciente individual

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 8:08

capsulas-de-diferentes-colores
Autora: Dra. Irina Dozo
La introducción en el mercado de la sitagliptina en 2006 representó un avance importante en el manejo de la diabetes tipo 2 (DBT2) por su novedoso mecanismo de acción en la inhibición de la enzima dipeptil-petidasa 4 (DPP4).
Desde entonces, otros fármacos inhibidores de la DPP4, como la vildagliptina y la saxagliptina, han sido aprobados también para el tratamiento de la DBT2 en países de alta vigilancia, La introducción de nuevos agentes terapéuticos en la DBT2 responde a la necesidad de favorecer la adherencia respecto de los tratamientos convencionales para lograr un control estricto de la hemoglobina glicosilada (HbA1), establecida recientemente en el 6,5%, con el objetivo de disminuir las complicaciones micro y macrovasculares.
Las diferencias en los perfiles de los inhibidores de DPP4 merecen ser evaluadas por el especialista para lograr el máximo beneficio clínico del paciente individual, tras la indicación del tratamiento con inhibidores de DPP4 en monoterapia o en combinación con otras drogas.
Las drogas disponibles en el mercado se absorben con rapidez y facilidad.
Sitagliptina y vildagliptina alcanzan una biodisponibilidad oral cercana al 85%, con una demora de 1 a 4 horas, y de 1 a 2 horas, respectivamente, para alcanzar la concentración máxima, que no se afecta con la ingesta.
La duración del efecto inhibitorio de los fármacos es un factor farmacodinámico que marca algunas diferencias en cuanto al beneficio clínico esperable. Mientras la sitagliptina demostró tener una vida media terminal de 8 a 15 horas, su efecto inhibitorio competitivo sobre la actividad plasmática de la DPP4 en 24 horas es >80% para dosis iguales o superiores a 50 mg. La vildagliptina registró una vida media plasmática menor (entre 2 y 3 horas), pero con
una degradación parcial del fármaco y una lenta disociación en su ligadura enzimática, lo que contribuye a mantener una inhibición del 90% a las 12,5 horas. No obstante, a las 24 horas, la tasa de inhibición enzimática de vildagliptina disminuye al 35%, por lo cual la sitagliptina resulta más efectiva en el control de la glucemia plasmática en ayunas.
Los estudios clínicos desarrollados para la linagliptina han demostrado que su estructura molecular le confiere una larga vida media terminal (184 horas), que permite mantener el efecto terapéutico en caso de que el paciente saltee una dosis. Por otra parte, la linagliptina es la molécula de mayor potencia en modelos in vitro -seguida por la sitagliptina-, lo cual se correlaciona con los valores hallados para la duración del efecto clínico a las 24 horas de su administración en modelos animales.
La inhibición farmacológica de la enzima DPP4 afecta a otros miembros de la familia de peptidasas como la DPP8 y DPP9, produciendo efectos tóxicos en modelos experimentales.
La sitagliptina resulta 2600 veces más selectiva para DPP4 que para DPP8/DPP respecto de la vildaglitina, que resulta entre 32 y 250 veces mayor para DPP4 y, en consecuencia, presenta mayor incidencia de efectos sobre la inmunidad vinculados con la estimulación de DPP8 y DPP9.
La selectividad es aún mayor en las moléculas en desarrollo: resulta hasta 10.000 veces mayor para DPP4 que para el resto de las peptidadas.
Las diferencias en las vías de metabolización y excreción pueden determinar la indicación de los fármacos, particularmente por el compromiso orgánico que genera la evolución crónica de la enfermedad.
Casi el 80% de la dosis de sitagliptina administrada por vía oral se excreta por la orina sin cambios, y no se han demostrado interacciones farmacológicas con otros agentes a nivel renal que puedan comprometer su clearance. Recientes estudios sobre el comportamiento cinético de la droga avalan la seguridad del uso de sitagliptina en la afección renal. Enaquellos pacientes cuya filtración renal de creatinina se encuentre entre 30 y 50 ml/min, puede recomendarse una dosis segura de 50 mg/día de sitagliptina, y de 25 mg/día en sujetos
con valores de filtrado inferiores a 30 ml/min (comparables con los niveles plasmáticos hallados en personas normales tratadas con 100 mg/día).
La eliminación de vildagliptina se produce por hidrólisis hepática en un 69% y, en menor proporción, por riñón e intestino a un metabolito inactivo, al igual que la linagliptina y la sitagliptina. Aunque la vida media de la vildagliptina no resulta alterada en los pacientes con insuficiencia renal, la concentración de su metabolito aumenta paralelamente a la gravedad de la enfermedad. Por tal motivo, no se recomienda su uso en pacientes con insuficiencia renal
aguda o hemodiálisis, aunque no requiere ajuste de dosis en la insuficiencia leve o moderada.
En algunos estudios, la elevación de las enzimas hepáticas en un 0,9% sobre el límite normal en pacientes tratados con vildagliptina 100 mg/día -comparada con el 0,3% del grupo placebo- determinó la recomendación de monitorear la concentraciones de dichas enzimas.
Saxagliptina es el único fármaco dentro de los inhibidores de la DPP4 cuya metabolización por el citocromo P450 hepático genera un metabolito activo que alcanza una vida media de 3,1 horas. Sin embargo, su efecto inhibitorio se mantiene por 26,5 horas. La particularidad de su metabolización excluye a los pacientes con afectación hepática severa de la indicación de saxagliptina.
Entre el 24% y el 36% de la dosis de saxagliptina se excreta por orina sin cambios, al igual que su metabolito.
Sólo el 7% de la dosis de linagliptina se excreta por riñón, lo cual -sumado a que la saturacióndel receptor se produce con bajas dosis del fármaco- le confiere ventajas adicionales en la administración a pacientes con compromiso renal, porque evita su acumulación y potencial toxicidad.
Los inhibidores de la DDP4 han sido aprobados por las agencias regulatorias por su demostrada eficacia y seguridad en el tratamiento de la DBT2, en monoterapia o administrados en combinación con otros hipoglucemiantes orales como la metformina.
Las nuevas moléculas -sitagliptina y vildagliptina- han probado su efectividad al lograr reducir los niveles de hemoglobina glicosilada en un 0,7% y un 0,6%, respectivamente, comparadas con placebo tras 12 a 52 semanas de tratamiento, en tanto que la saxagliptina y los fármacos en desarrollo registran resultados similares respecto de la disminución de la hemoglobina glicosilada.
La eficacia del tratamiento con inhibidores de DPP4 es consecuencia del logro de una mayor adherencia basada en la tolerabilidad y la seguridad de las drogas respecto de las terapéuticas convencionales. La disminución del riesgo de hipoglucemia y de los síntomas gastrointestinales, además del impacto favorable sobre el peso, son ventajas demostradas de la administración de los nuevos fármacos.
Los estudios realizados para determinar la seguridad de la sitagliptina o la vidagliptina resultaron concluyentes sobre los niveles de hipoglucemia (que resultaron similares a los del grupo placebo), una de las derivaciones más preocupantes en el tratamiento de la DBT2.
Un estudio reciente, que compara los datos de 19 ensayos clínicos doble ciego de pacientes tratados con sitagliptina en monoterapia respecto de un grupo no tratado que excluía a las sulfonilureas, estableció una diferencia favorable para el inhibidor en la incidencia de hipoglucemia del 4,9-11,7% cada 100 pacientes tratados por año. Sin embargo, la combinación de sitagliptina con estos u otros agentes, como insulina en pacientes con tratamientos en curso, resulta en un incremento de la incidencia del evento respecto de la asociación con placebo. Otro estudio multicéntrico doble ciego aleatorizado, que compara un grupo tratado con vildaglipina en monoterapia con uno tratado con gliclazida, mostró como resultado una reducción de la hipoglucemia (0,7% y 1,7%, respectivamente).
Por otra parte, los inhibidores de la DPP4 resultan bien tolerados respecto de los demostrados trastornos gastrointestinales asociados a metformina, como la alta incidencia de diarrea En grupos comparados, los pacientes tratados con sitagliptina presentaron un índice aumentado de constipación respecto del grupo no expuesto, lo cual merece estudios ulteriores para determinar las razones de su aparición.
A diferencia de los hipoglucemiantes tradicionales, como tiazolidenionas y sulfonilureas, los inhibidores de DPP4 no producen alteraciones del peso, lo cual constituye un factor decisivo en la indicación debido a que gran parte de la población de pacientes diabéticos presentasobrepeso u obesidad.
Finalmente, los fármacos inhibidores de DPP4 demostraron que, en modelos experimentales, pueden estimular la proliferación y contrarrestar la apoptosis de las células Beta pancreáticas, inherente a la evolución de la enfermedad. Hasta el momento, ningún otro grupo de fármacos había resultado ser eficiente en la modificación del curso de la enfermedad desde su génesis.
A partir de ahora, se amplían enormemente las perspectivas terapéuticas para una de las enfermedades con mayor incidencia a nivel mundial.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus