Diabetes mellitus

11 julio 2012

Cirugía metabólica reduce la glucemia en diabéticos no obesos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 17:43
medico-con-nasobuco
NUEVA YORK (Reuters Health) – En un pequeño estudio aleatorizado de Brasil, la cirugía metabólica mejoró el control de la glucemia en los participantes con diabetes tipo 2 y peso normal. Pero la operación, conocida como bypass duodeno-yeyunal (BDY), no curó la diabetes.
A principio de este año, el doctor Leonid Poretsky, director del Instituto Friedman de Diabetes, del Centro Médico Diaconisa Beth Israel había dicho a Reuters Health al comentar sobre estudios similares: “La evidencia del éxito de la cirugía bariátrica en los pacientes con un IMC inferior a 35 no es muy sólida. La mayoría de los estudios han sido pequeños y no estuvieron adecuadamente controlados”.
La Asociación Estadounidense de Diabetes aún califica con una “E” (el nivel más bajo de cuatro) la evidencia de que la cirugía bariátrica cura la diabetes. Dice que los datos sobre los pacientes con un IMC menor que 35 es “insuficiente” y que el procedimiento no puede indicarse, salvo dentro de una investigación.
El estudio publicado en Annals of Surgery incluyó a 18 pacientes no obesos con diabetes tipo 2 tratada con insulina.
Todos tenían sobrepeso, convivían con la diabetes desde hacía menos de 15 años, tenían función residual de las células beta y carecían de autoinmunidad. Otros 18 pacientes que rechazaron el tratamiento quirúrgico actuaron como grupo control, según detalló el equipo del doctor Bruno Geloneze, de la Universidad de Campiñas, Sao Paulo.
Al año, el grupo operado había logrado una reducción del 22 por ciento de la glucosa en ayunas, comparado con el 6 por ciento registrado en el grupo control. El requerimiento diario de insulina disminuyó un 93 por ciento con la cirugía (de 49 a 4 U) y un 15 por ciento sin la operación (de 39 a 33 U).
Doce pacientes tratados con el BDY dejaron de utilizar insulina y aumentaron la dosis de metformina y glibenclamida, además de mejorar significativamente la sensibilidad a la insulina y la función de las células beta y lograr una reducción significativa de los niveles del polipéptido insulinotrópico dependiente de glucosa en los 30 minutos posteriores a una comida, además de los niveles de la leptina.
Los niveles de la dipeptidil-peptidasa-4 aumentaron con la cirugía, pero sin una variación de los niveles del péptido semejante al glucagón tipo 1 (GLP-1).
Hacer que la comida saltee el duodeno produce varios efectos directos en el intestino. “El contacto del yeyuno con los alimentos sin digerir estimula la producción de GLP-1, lo que mejora la función de las células beta”, explicó Geloneze.
“Así, una menor absorción de la leptina estomacal y la modificación de la absorción de los ácidos de la bilis producen la reducción de la resistencia a la insulina. Ambos efectos son totalmente independientes de la pérdida de peso”, agregó.
El BDY “podría considerarse un modelo básico de desarrollo de nuevas cirugías con efectos adicionales (más sólidos). El efecto metabólico puro del BDY es una prueba de concepto y sus mecanismos también podrían explorarse a través de tratamientos no quirúrgicos, como las terapias farmacológicas, el BDY no quirúrgico con dispositivos intraluminales, entre otros”.
Aun así, el equipo concluye: “El BDY es efectivo en los pacientes insulino dependientes que no son obesos, pero todo entusiasmo debería ceder al hallar que ningún paciente logró la remisión esperada de la diabetes tipo 2 que se había observado en los ensayos con animales”.
FUENTE: Ann Surg, 2012
Por Anne Harding

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus