Diabetes mellitus

25 enero 2012

Valoración de la ganancia de peso corporal en la embarazada con diabetes

Filed under: Artículos cubanos — Arturo Hernández Yero @ 10:54
Valoración de la ganancia de peso corporal en la embarazada con diabetes
Valuation of body weight gain in diabetic pregnant
 Dr. C. Lemay Valdés Amador,I Dra. Yesenia Valencia Rangel,I Dra. Berta Rodríguez Anzardo,I MSc. Dr. Osvaldo Santana Bacallao,I Dr. Jacinto Lang PrietoII
I Hospital Docente Ginecobstétrico “Ramón González Coro”. La Habana, Cuba.
II Instituto Nacional de Endocrinología. La Habana, Cuba.
  RESUMEN
Introducción: tradicionalmente se han utilizado índices antropométricos para evaluar el estado nutricional de la mujer embarazada.
Objetivo: realizar un estudio descriptivo-retrospectivo con la intención de evaluar el estado nutricional de un grupo de gestantes con diabetes.
Métodos: se estudiaron un total de 1 891 gestantes con diabetes, de ellas 1 211 con Diabetes Mellitus Gestacional y 680 pregestacionales en un período de 13 años (1994-2006). La información se recogió en una hoja Excel y se procesó la misma en la base de datos Microsoft Access 2000. Se aplicó el paquete estadístico de SSPS y se aceptó como significativamente estadístico cuando fue la p < 0,05.
Resultados: se detectó que la ganancia de peso en embarazada con diabetes estuvo influenciada por su edad, la paridad, el índice de masa corporal y el grado de control metabólico ejercido a lo largo de la gestación, con diferencias en algunas de estas variables entre las diabéticas mellitus gestacionales y las pregestacionales.
Conclusión: según nuestros resultados, con la intención de obtener recién nacidos de normopeso corporal, las diabéticas mellitus gestacionales con óptimo control metabólico deben tener una ganancia de peso en relación con su índice de masa corporal y este oscilará entre 10 y 12 kg, y en las pregestacionales ese aumento oscilará entre 7 y 12 kg.
Palabras clave: diabetes gestacional, diabetes pregestacional, ganancia de peso.
________________________________________

Una terapia con células madre podría revertir la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:47
Ell tratamiento consiste en “reeducar”  las células T, responsables del ataque del sistema inmune a las células beta de los islotes pancreáticos.
celulas-madre2
Una terapia de células madre de cordón umbilical podría revertir la diabetes tipo 1. Así lo han señalado investigadores de la University of Illinois, en Chicago (Estados Unidos), descrita en la publicación BMC Medicine.
La diabetes tipo 1 se origina por un ataque del sistema inmune a las células beta del islote pancreático. La nueva terapia ‘reeduca’ las células T, responsables de este ataque, para restablecer la función pancreática y reducir la necesidad de insulina.
La terapia reeducadora consiste en pasar linfocitos (separados de la sangre del paciente) sobre células madre de cordón de donantes sanos. Después de dos o tres horas en el dispositivo, los linfocitos ‘reeducados’ son devueltos al paciente.
Los progresos de los pacientes fueron observados a las 4, 12, 24 y 40 semanas después de administrarse la terapia, que posibilitó una reducción de la dosis diaria de insulina. Según el investigador de la University of Illinois at Chicago Yong Zhao, que dirigió este estudio multicéntrico, “también se observó un mejor control autoinmune en estos pacientes”.
“Otros marcadores de la función inmune”, añade Yong Zhao, “como el TGF-beta1, también mejoraron: nuestros resultados sugieren que es esta mejora en el control autoinmune, mediado por los reguladores autoinmunes AIRE en el CBSC, que permite recuperarse a las células beta de la isleta pancreática”.
JANO.es • 12 Enero 2012 10:56
BMC Medicine (2012); doi:10.1186/1741-7015-10-3

El envejecimiento según Lewis Wolpert

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 10:36
Lewis Wolpert, un reconocido biólogo inglés, relata en su último libro los más recientes y sorprendentes hallazgos científicos del proceso de envejecimiento.
Para Lewis Wolpert hay cuatro etapas en la vida de un ser humano: la infancia, la adultez activa, la madurez y, finalmente, la que él llama “te ves muy bien” en alusión a esa frase que las personas como él, de más de 60 años, intercambian entre sí cuando se encuentran después de mucho tiempo. La vejez, como a la mayoría de mortales, le tomó a él por sorpresa y hoy se pregunta cómo pudo un joven de 18 convertirse en un viejo de 81, su edad actual. “Este tema nunca hizo parte de mi agenda cuando joven. Y por eso cuando llegué a esta edad todo me pareció una revelación”, dice.
Motivado por su experiencia y conocimiento sobre biología celular, Wolpert recopiló en un libro todas las evidencias que lo asombraron en su propia búsqueda de lo que significa envejecer y las compiló en el libro “You’re looking very well”, que ha sido un éxito en Gran Bretaña.
Y una de las primeras sorpresas para él es que no hay ninguna evidencia de que la vejez mate, porque no es una enfermedad. Muchos médicos todavía dicen que la gente muere de vieja, pero según Wolpert esto no es cierto y siempre hay una explicación para el fallecimiento de alguien, así sea un nonagenario. Lo que sí viene con los años es una incapacidad del organismo para luchar contra cualquier enfermedad, especialmente aquellas que aparecen por la senectud. El autor explica que durante toda la vida se van acumulando daños moleculares en las células, y esto ocurre porque el mecanismo de reparación de estas averías se debilita con el tiempo. “Envejecemos por el uso y el desgaste, en una manera no muy distinta a la de cualquier otra máquina”.
Nunca antes la humanidad había logrado vivir tanto. En Inglaterra, dice Wolpert, hay más gente mayor de 65 años que niños menores de 16 años y esta situación será común en la mayoría de países en un par de décadas. El perfil de los viejos ha variado tanto que Wolpert se atreve a sugerir que se establezca el término ‘cuarta edad’, para referirse a aquellos individuos mayores de 80, que sí podrían estar afectados por la vejez. “En la etapa que hoy se conoce como tercera edad, los pensionados todavía gozan de muy buena salud y están muy activos socialmente”, dice.
Pasar de una esperanza de vida de 25 años a 80 en dos siglos ha sido posible más a los avances en medicina y salubridad que a revolucionarios descubrimientos en el proceso intrínseco de envejecer. No obstante, estudios en animales han demostrado que manipular la genética para prolongar la vida podría ser una realidad. Gracias a estos trabajos, los científicos han podido incrementar cinco veces el periodo de vida de la mosca de la fruta o del gusano C. elegans. Al extrapolar esos resultados a los humanos resulta que la especie podría vivir 400 años, máximo 600. Sin embargo, hoy todavía no se vislumbra en el horizonte un método para alargar la juventud. Se sabe de personas con una versión de ciertos genes, como uno llamado Peter Pan, que viven más que aquellos que no la tienen. Pero manipular todas las piezas del rompecabezas de este proceso está aún a años luz. La meta es, entonces, llegar a viejos sin achaques.
Hay que admitir que lograrlo no es nada fácil. Los más longevos son ricos, educados e inteligentes, pues un coeficiente intelectual alto es garantía de que la persona va a cuidar más de su salud y se involucrará menos en comportamientos riesgosos. Ser optimista también es clave. En un estudio científico, aquellas mujeres que se mostraron positivas frente a su futuro tuvieron 14 por ciento menos posibilidad de morir de cualquier causa que las mujeres más negativas. También está comprobado que hacer ejercicio y no tener sobrepeso prolonga la existencia. La dieta ideal para reducir el riesgo de demencia incluye frutas, vegetales, cereal y mucho pescado. El alcohol contribuye a llegar a la tercera edad en buen estado, pero solo si es en dosis bajas. Profesar una fe ayuda a encontrarle sentido a la vida y a manejar el estrés de esta etapa, lo cual es positivo para la salud. Aprender a esta edad mejora el bienestar mental y físico, por lo cual Wolpert sugiere abrirles espacios a los viejos en las universidades. Como estar activo mentalmente es tan importante, Wolpert también sugiere aplazar el momento del retiro profesional, o, en algunas profesiones, incluso abolirlo. “Trabajar no solo ayuda a su bienestar, sino a sus finanzas: diez años más de trabajo dobla el valor de una típica pensión privada”, dice el experto. Curiosamente, suplementos y productos anti-envejecimiento, incluido el mundialmente conocido gingko biloba, son totalmente ineficaces, según la investigación de Wolpert.
El libro también ha dado al traste con muchos mitos sobre la vejez. Es cierto que las capacidades mentales disminuyen porque los viejos olvidan más y son más lentos. Pero el conocimiento adquirido permanece intacto por lo cual una de las grandes ventajas de envejecer es la sabiduría y experiencia acumulada. “Los viejos son mejores para comprender preguntas y detectar cosas absurdas, así como para atender tareas complejas”, dice. Otra buena noticia es que con los años no disminuye la actividad sexual. Un estudio citado por Wolpert muestra que 90 por ciento de los hombres y mujeres casados entre 60 y 64 años en Estados Unidos son activos sexualmente. La ciencia también ha mostrado que la mujer vieja no tiene limitaciones físicas para alcanzar un orgasmo pero los hombres gozan siete años más de vida sexual que ellas. Esto se debe a que las mujeres se casan con hombres mayores y ellos mueren primero. El fallecimiento de sus cónyuges implica para muchas el final de su vida sexual. En general, se ha comprobado que la frecuencia de los encuentros sexuales declina muy poco entre los 50 y los 70 años y muchos continúan gozando de los placeres del sexo incluso hasta los 80.
Otra sorpresa para Wolpert es que la felicidad, que para muchos parecía ser esquiva en la vejez, tiene su pico máximo a los 74 años. Los miembros de la tercera edad tienen menos eventos estresantes en el trabajo y menos conflictos con sus parejas y, lo mejor de todo, no sienten necesidad de agradarles a los demás, todo lo cual quita un gran peso de encima. Si se compara con los jóvenes, que tienen metas muy amplias, los viejos han logrado estrechar sus objetivos y estos son casi siempre mucho más significativos. La creencia de que los viejos son depresivos no resulta ser cierta, como tampoco lo es la asociación juventud-felicidad. Tampoco son más depresivos que los jóvenes. De hecho, esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia alrededor de los 45 años.
Según Wolpert, los estudios muestran reiteradamente que los jóvenes no son mejores que los viejos en el trabajo y no hay diferencias significativas en sus habilidades. La percepción de la vejez determina en alto grado la expectativa de vida de un individuo y la manera como los miembros de una sociedad cuidan a sus adultos mayores. Quienes temprano en la vida ven la vejez como una pesadilla tienen, cuando viejos, más riesgo de infarto y otros problemas cardiacos. Por el contrario, quienes la ven con buenos ojos viven en promedio siete años más. Y aquellos que se sienten y se ven más jóvenes de lo que indica su cédula tienen mejor salud que los que se perciben más viejos. Los jóvenes calculan que la vejez empieza a los 68 años, mientras que los más viejos piensan que es a los 75. Pero curiosamente, un estudio mostró que solo 35 por ciento de quienes tienen 75 se sienten viejos. De hecho, los médicos utilizan la percepción de la edad y cómo luce la persona como un indicador de su salud. Cuando se ven jóvenes y saludables para la edad es una señal clara de que van a vivir más allá de los 70 años.
 
Por eso, dice Wolpert, si un viejo conocido en la calle le dice “cómo te ves de bien”, créale, disfrute el piropo y dese por bien servido.
Fuente: You’re looking very well. Lewis Wolpert
 
 
 

Comparan el riesgo de diabetes asociado con el uso de betabloqueantes e IECA

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 10:29
Comparan el riesgo de diabetes asociado con el uso de betabloqueantes e IECA
En los pacientes con enfermedad coronaria estable, el tratamiento con IECA parece atenuar el riesgo de aparición de diabetes, asociado con el uso de betabloqueantes.
Dres. Vardeny O, Uno H, Solomon SD y colaboradores
SIIC
American Journal of Cardiology 107(12):1705-1709, Jun 2011
 
Introducción
Algunos fármacos antihipertensivos, por ejemplo, los betabloqueantes (BB), se asocian con aumento del riesgo de aparición de diabetes mellitus tipo 2. Estos fármacos afectan el metabolismo de la glucosa mediante el aumento de la producción hepática de glucosa y el bloqueo de la liberación de insulina; además, pueden agravar la resistencia a la insulina al disminuir la utilización periférica de glucosa. Los efectos de los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), en cambio, parecen ser más variados. Algunas investigaciones sugirieron que el uso de estos fármacos retrasaría o evitaría la aparición de diabetes. En teoría, los IECA podrían mejorar la sensibilidad a la insulina al aumentar el flujo circulatorio periférico. En el Prevention of Events with Angiotensin Converting Enzyme Inhibition (PEACE), efectuado en sujetos con enfermedad coronaria estable, el tratamiento con trandolapril no redujo el parámetro principal de evolución que abarcó la muerte cardiovascular, el infarto de miocardio o la revascularización coronaria; sin embargo, disminuyó en un 17% el riesgo de diabetes.
En el presente estudio, los autores utilizaron los datos del PEACE para determinar la influencia de los BB sobre el riesgo de diabetes y las consecuencias de la asignación a un IECA.
Pacientes y métodos
El estudio PEACE incluyó pacientes de 50 años o más con enfermedad coronaria estable (antecedente de infarto de miocardio, revascularización coronaria o estenosis de más del 50% en la angiografía y función de eyección del ventrículo izquierdo superior al 40%). Fueron excluidos los pacientes inestables hemodinámicamente en el momento del rastreo (internados por angina inestable en los 2 meses previos o sometidos a procedimientos de revascularización en los 3 meses anteriores), los enfermos que serían sometidos a revascularización coronaria y los individuos con niveles séricos de la creatinina por encima de 2.0 mg/dl o del potasio, de más de 5.5 mEq/l. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente al tratamiento con trandolapril (con aumentos progresivos hasta la dosis máxima de 4 mg por día) o a placebo; el seguimiento fue de 4.8 años en promedio.
En el presente análisis fueron evaluados 6 910 pacientes sin diabetes al inicio entre los 8 290 sujetos incluidos en el estudio PEACE. La variable principal de evolución fue la aparición de diabetes durante el seguimiento (el dato se obtuvo a partir de la revisión de las historias clínicas cada 6 meses). Se compararon las características demográficas basales de los enfermos tratados con BB o sin este tratamiento; para ello se aplicaron pruebas de la t, de Wilcoxon, de χ2 o de Fisher según el caso. El riesgo de diabetes se valoró con modelos de Cox, con ajuste según los parámetros basales y las interacciones terapéuticas. Algunos de los factores considerados fueron la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC), el tabaquismo, la presión arterial sistólica y diastólica, el índice de filtrado glomerular, la fracción de eyección del ventrículo izquierdo, la concentración basal de colesterol y de potasio, el antecedente de enfermedad coronaria y de procedimientos de revascularización, la historia de accidente cerebrovascular o de enfermedad vascular periférica, la clase funcional y el tratamiento con agentes hipolipemiantes, digoxina, aspirina u otros antiagregantes plaquetarios. Se crearon modelos de probabilidad según la utilización basal de BB.
Resultados
El 60% de los enfermos evaluados, sin diabetes al inicio del estudio (4 147 de 6 910), recibía BB; 2 090 de ellos fueron asignados al tratamiento con trandolapril y 2 057, a placebo. Los enfermos tratados con BB fueron más jóvenes, tuvieron un mayor IMC y presentaron con mayor frecuencia antecedentes de enfermedad coronaria en comparación con los sujetos que no recibían BB.
Durante el seguimiento promedio de 4.8 años se registraron 733 casos nuevos de diabetes (índice de 2% por año). La asignación al tratamiento con trandolapril se asoció con una reducción del 17% del riesgo de aparición de diabetes (hazard ratio [HR]: 0.83; intervalo de confianza del 95% [IC]: 0.71 a 0.95; p = 0.009). En el modelo de variables únicas, la utilización de BB se vinculó con el aumento general del 44% del riesgo de diabetes (HR: 1.44; IC: 1.23 a 1.68; p < 0.001). El riesgo se mantuvo, incluso, después de considerar las diversas variables de confusión (HR: 1.36; IC: 1.15 a 1.61).
Se comprobó una interacción significativa entre la asignación al tratamiento con trandolapril y la utilización de BB sobre la aparición de diabetes en el modelo de variables únicas (p para la interacción de 0.021) y en el modelo de variables múltiples (p para la interacción de 0.028). Los pacientes tratados con BB más placebo (n = 2 090) tuvieron mayor riesgo de diabetes (HR ajustado: 1.63; IC: 1.29 a 2.05; p < 0.001), mientras que el riesgo se atenuó significativamente en los enfermos asignados a trandolapril (n = 2 057; HR: 1.11; IC: 0.87 a 1.42; p = 0.39). Los análisis ajustados que consideraron la utilización de BB a lo largo del estudio como una variable dependiente del tiempo revelaron los mismos resultados (HR en el grupo placebo: 1.40; IC: 1.12 a 1.75, y HR en el grupo de tratamiento activo: 1.02; IC: 0.81 a 1.29). En los modelos de probabilidad también persistieron las asociaciones observadas (grupo tratado con trandolapril, HR: 1.59, IC: 1.26 a 2.0; grupo placebo, HR: 1.06, IC: 0.83 a 1.34).
Discusión
Sobre la base de los resultados en los modelos tradicionales, ajustados por probabilidad y dependientes del tiempo, en los pacientes con enfermedad coronaria estable, el tratamiento con BB aumenta el riesgo de diabetes. Además, se comprobó una interacción significativa entre el uso de IECA y de BB: el riesgo de diabetes asociado con los BB se atenuó considerablemente en los enfermos asignados al IECA. La utilización de BB también se asoció con mayor riesgo de aparición de diabetes tanto en el modelo de variables únicas como en los análisis con ajuste según diversos parámetros de confusión. Los resultados coinciden con los del Anglo-Scandinavian Cardiac Outcomes Trial-Blood Pressure Lowering Arm (ASCOT-BPLA) que comparó los efectos del atenolol en combinación con un diurético tiazídico respecto de la terapia combinada con un IECA más un antagonista de los canales de calcio en pacientes hipertensos con riesgo elevado. En el grupo asignado al atenolol se constató un aumento del 30% del riesgo de aparición de diabetes. Igualmente, el Atherosclerosis Risk in Communities refirió un aumento del 28% en la incidencia de diabetes entre los enfermos tratados con un BB.
El bloqueo no selectivo de los receptores beta1 y beta2 asociado con los BB tradicionales se asocia con vasoconstricción mediada por los receptores alfa1, con disminución del flujo circulatorio muscular y con una menor captación de glucosa en los tejidos periféricos. Los BB también interfieren con la liberación pancreática de insulina, mediada por los receptores beta2 y con mayor producción de glucosa luego de la ingesta. Por su parte, los BB aumentan el peso corporal, una situación que también incrementa el riesgo de diabetes.
Sin embargo, diversos trabajos mostraron que no todos los BB afectan de manera adversa el metabolismo de la glucosa; de hecho, el carvedilol no ejercería efecto desfavorable alguno e, incluso, podría desempeñar un papel beneficioso sobre la resistencia a la insulina. En un estudio, el carvedilol, en comparación con el metoprolol, no empeoró los niveles de la hemoglobina glucosilada, mejoró la resistencia a la insulina y retrasó la aparición de microalbuminuria.
En el Carvedilol or Metoprolol European Trial (COMET), efectuado en pacientes con insuficiencia cardíaca, el metoprolol se asoció con un aumento del 20% del riesgo de diabetes en comparación con el carvedilol. Debido a que en el PEACE no se dispuso de información sobre los BB utilizados, no fue posible establecer conclusiones en este sentido.
En el Captopril Prevention Project (CAPPP) y en la Heart Outcomes Prevention Evaluation (HOPE), el captopril y el ramipril, respectivamente, se asociaron con menor riesgo de diabetes respecto de las terapias convencionales. Aunque en otra investigación no se encontraron diferencias significativas en la incidencia de diabetes entre los enfermos tratados con ramipril o con placebo, la probabilidad de reversión a la normoglucemia fue mayor en los pacientes tratados con ramipril. Los IECA podrían reducir los efectos vasoconstrictores y profibróticos de la angiotensina II sobre el páncreas y proteger la vasculatura del órgano y las células beta. Además, mejorarían la sensibilidad a la insulina mediante el mayor flujo circulatorio en los músculos.
Conclusiones
La falta de confirmación bioquímica de la diabetes es una limitación importante de la presente investigación. Si bien los datos sugieren que los IECA podrían reducir el riesgo de diabetes asociado con los BB, en el PEACE, el beneficio de los IECA se limitó a los enfermos tratados simultáneamente con BB, de manera que por el momento no pueden establecerse conclusiones definitivas al respecto. Aun así, los hallazgos avalan la utilización de IECA en los pacientes con enfermedad coronaria tratados con BB. Los autores concluyen que los resultados del presente trabajo son de especial importancia para los enfermos con riesgo elevado que deben recibir numerosos fármacos en forma simultánea.
16 ENE 12
– Artículo redactado por SIIC –Sociedad Iberoamericana de Información Científica
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=73879&uid=445164&fuente=ine

Bolivia industrializará hoja de coca contra la diabetes y la obesidad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:21
El proyecto de la industria del Bimate producirá bolsitas de mate a partir de hojas de coca seca triturada y endulzadas con estevia.
Una planta que producirá un tipo de mate para combatir la diabetes y la obesidad, a partir de la hoja de la planta de coca, será construida este año en Bolivia.
El viceministro de Coca y Desarrollo Integral, Germán Loza, explicó al diario Cambio que el proyecto de la industria del Bimate producirá bolsitas de mate a partir de hojas de coca seca triturada y endulzadas con estevia.
Según PL, este producto será destinado al consumo interno y envasado en bolsas filtrantes para ser utilizadas en infusión, en cajas de 20 unidades, con un costo de seis bolivianos aproximadamente.
La planta tendrá una capacidad anual de producción de 92 toneladas, para lo que se emplearán tres mil 80 taques de coca ecológica, que equivalen a 70 toneladas métricas de coca y 22 mil kilogramos de hoja de estevia, indicó Loza.
Loza indicó que la planta estará construida en una superficie de 395 metros cuadrados y generará empleo para unas 20 personas, entre técnicos, agrónomos, transportistas, personal de planta, comercializadores y otros.
El funcionario anunció que se utilizará alta tecnología para producir el Bimate en un sistema cerrado en línea, aspecto que garantizará su uso y consumo inocuo.
Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
17 de Enero del 2012 11:32:57 CDT
http://www.juventudrebelde.cu/ciencia-tecnica/2012-01-17/bolivia-industrializara-hoja-de-coca-contra-la-diabetes-y-la-obesidad/

Aspirina en la prevención primaria: un nuevo metanálisis revela que la hemorragia supera las ventajas en la mayoría de los pacientes

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 10:17
 (Artículo original en inglés, heartwire; 10 ene. 2012) Londres, Reino Unido -Un nuevo metanálisis en que se afirma que se proporciona “la evidencia más amplia disponible hasta el momento en torno a los efectos más generales del tratamiento con ácido acetilsalicílico en la prevención primaria”, ha mostrado que las ventajas cardiovasculares suelen ser superadas por un incremento del riesgo de hemorragia (1).
El autor principal Dr. Kausik Ray (St George’s University of London, Reino Unido) comentó a heartwire: “No recomendaría el empleo sistemático de ácido acetilsalicílico en la prevención primaria. Y ciertamente no se debiera incluir en un medicamento combinado para uso masivo”.
En el presente estudio no se identificó ninguna reducción importante de la mortalidad por cáncer. Sin embargo, el autor principal de un metanálisis previo que mostró una disminución de la muerte por cáncer tras el empleo de ácido acetilsalicílico dice que el seguimiento en este estudio no fue lo suficientemente prolongado para mostrar tal efecto.
El nuevo análisis, publicado el 9 de enero de 2012 en la versión en línea de Archives of Internal Medicine, comprendió nueve estudios aleatorizados comparativos con placebo que incorporaron un total de 100.000 participantes. Los resultados mostraron que durante una media de seguimiento de seis años, el tratamiento con ácido acetilsalicílico reducía las complicaciones cardiovasculares totales en 10%, lo cual se debió principalmente a una reducción del infarto de miocardio no mortal, pero se observó un incremento de 30% en el riesgo de episodios hemorrágicos importantes. El número de pacientes necesario a tratar para evitar un episodio cardiovascular fue 120, en comparación con 73 para producir una hemorragia importante.
Efecto del ácido acetilsalicílico sobre variables vasculares y no vasculares o muerte
Complicación                  Riesgo relativo             [IC del 95%)
Episodios cardiovasculares    0,90                        (0,85-0,96)
IM no mortal                           0,80                        (0,67-0,96)
Muerte  cardiovascular            0,99                        (0,85-1,15)
Mortalidad por cáncer              0,93                        (0,84-1,03)
Hemorragia importante            1,31                        (1,14-1,50)
Posible beneficio en pacientes con alto riesgo
Los autores llegan a la conclusión de que “las ventajas bastante moderadas” y el incremento importante del riesgo de hemorragia no justifican el empleo sistemático de ácido acetilsalicílico en la población como prevención primaria. Señalan que se necesita más estudios para identificar subgrupos de pacientes que puedan tener un cociente riesgo/beneficio favorable. Hacen notar que sus resultados indican un incremento del riesgo de hemorragia importante en personas que reciben diariamente (por contraposición a días alternados) tratamiento con ácido acetilsalicílico y un cociente de riesgo/beneficio muy desfavorable para las personas con un riesgo cardiovascular inicial más bajo.
En un comentario editorial que acompaña al estudio se señala que el ácido acetilsalicílico puede tomarse en cuenta en los pacientes con riesgo de cardiopatía coronaria de más de 1% por año (2), pero el Dr. Ray dijo que considera que esta es una “simplificación excesiva” de los resultados.
“Puede tener sus ventajas en personas con más riesgo y aquí se podría justificar el empleo de la medicina personalizada. Sin embargo, demostramos que conforme aumentó la tasa en el grupo con placebo, también aumentó la reducción de infarto de miocardio con ácido acetilsalicílico, pero lo mismo ocurrió con el riesgo de hemorragia. Este último es mayor que los IM que se evitan, pero depende de si se considera que un IM no mortal es peor que una hemorragia importante. Así que sería mejor si supiésemos quién presentaría hemorragia y quién tendría un episodio cardiovascular. Creo que necesitamos una calificación de riesgo doble, como se hace en el caso de la warfarina”.
Los resultados cardiovasculares de este último análisis son compatibles con los presentados en el estudio Antithrombotic Trialists’ (ATT) Collaboration de 2009, y al parecer hay un acuerdo con las conclusiones por lo que respecta a la cardiopatía. Sin embargo, hay menos acuerdo con el empleo del ácido acetilsalicílico para evitar cáncer.
Desacuerdo en lo que respecta a los datos relativos a cáncer
El autor principal del análisis publicado el año pasado que mostraba una reducción de la mortalidad por cáncertras el empleo de ácido acetilsalicílico, Dr. Peter Rothwell (University of Oxford, Reino Unido), comentó a heartwire: “En este nuevo metanálisis sólo se analizan los resultados globales del estudio y la mayor parte de los ensayos sólo tenían un seguimiento de tres a cuatro años. Este no es un periodo suficiente para identificar un efecto importante sobre la mortalidad por cáncer. En cambio, en nuestro metanálisis publicado el año pasado obtuvimos datos de pacientes individuales y efectuamos el seguimiento a pacientes mucho tiempo después que hubiesen finalizado los estudios y de esta manera demostramos un efecto importante e impresionante sobre la mortalidad por cáncer”.
El Dr. Rothwell estima que es necesario que transcurra un mínimo de cinco años para demostrar un efecto sobre las muertes por cáncer, pero “después de este periodo se puede ver un efecto muy impresionante”. Hizo notar que el nuevo estudio también incluyó estudios sobre ácido acetilsalicílico administrado en días alternados y diariamente, pero “todas las investigaciones previas han señalado que el ácido acetilsalicílico se debe administrar cada tercer día para evitar cáncer”.
Añadió: “Sus resultados son completamente compatibles con los nuestros. Mostraron una tendencia hacia una reducción de la mortalidad por cáncer, lo cual, consideramos que sería importante si se contase con datos a más largo plazo o si hubiesen analizado los datos de cada paciente”.
En los periódicos del Reino Unido hoy día abundaban los reportajes en los que señalaba que el ácido acetilsalicílico no tenía ninguna ventaja para la prevención del cáncer, exactamente lo opuesto a los encabezamientos que aparecieron el año pasado después que se publicó el estudio realizado por Rothwell. A Rothwell le preocupa esto. “Este mensaje hoy día en torno a que el ácido acetilsalicílico no evita el cáncer es prematuro. El presente estudio no debiera modificar las recomendaciones relativas a la administración de ácido acetilsalicílico de una persona sana. No ofrece ninguna información adicional que no conozcamos ya. Debemos pensar tanto en el riesgo de cardiopatía como en el de cáncer y en general el riesgo de cardiopatía se presenta mientras aumenta el riesgo de cáncer. Al parecer su empleo a largo plazo tiene una ventaja en relación con el cáncer, de manera que si existe un antecedente familiar de alguna neoplasia maligna, pensaría en tomar ácido acetilsalicílico. Disponemos de más estudios con datos de pacientes individuales que pronto se publicarán y que permitirán esclarecer el problema”.
Próximamente se contará con más datos
El Dr. Rothwell dice que las directrices oficiales sobre la prevención primaria varían de un país a otro. “Por el momento, las directrices sobre prevención primaria solamente están enfocadas en las cardiopatías. No han analizado los datos en torno al cáncer. Hay algunas nuevas directrices que pronto se darán a conocer el próximo año y en ellas se debiera comenzar a analizar los hallazgos relativos al cáncer”.
Sin embargo, el Dr. Ray no está tan convencido por los datos relacionados con cáncer. “Nuestro metanálisis es mucho más extenso que el de Rothwell. Ellos incorporaron 25.000 individuos en tanto que nosotros tuvimos más de 100.000 pacientes. Como es lo habitual, en esta situación, cuando se tiene un panorama más amplio se ve un “retorno a los hechos””.
El Dr. Ray comentó a heartwire que el presuponer la tendencia hacia un menor número de muertes por cáncer en el presente análisis era real, que el empleo de ácido acetilsalicílico produciría tres y medio casos de hemorragia importante adicionales por una muerte por cáncer evitada. Sin embargo, señaló que los datos relativos al cáncer pueden estar sesgados. «El cáncer a menudo se manifiesta por hemorragia y si se está tomando ácido acetilsalicílico, hay más posibilidades de sangrar y de que se investigue la causa, lo cual podría afectar a la supervivencia». Sin embargo, también señala que el estudio realizado por Rothwell mezcló las poblaciones de prevención primaria y prevención secundaria, en tanto que en su estudio se analizó sólo a personas sanas.
Añadió: “Los datos relativos al cáncer distan mucho de ser ciertos. El principal motivo para administrar ácido acetilsalicílico es evitar los infartos de miocardio y los accidentes cerebrovasculares y en personas sanas este beneficio es superado por el riesgo de hemorragia. El ácido acetilsalicílico no es lo mismo que las estatinas, las cuales reducen la mortalidad en la prevención primaria. El ácido acetilsalicílico no afecta a la ateroesclerosis; modifica el desprendimiento de la placa, lo cual es el paso final. Es por eso que funciona mejor en pacientes con cardiopatía establecida. Es mucho mejor dirigir las medidas de prevención primaria a los aspectos básicos como la dieta, el ejercicio y el tabaquismo y reducir el colesterol sanguíneo así como la tensión arterial”.
http://www.theheart.org/article/1342935.do?utm_campaign=newsletter&utm_medium=email&utm_source=20120124_World_ES

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus