Diabetes mellitus

18 enero 2012

La diabetes afecta los ingresos de toda la vida, según un estudio

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:54
La diabetes es una enfermedad costosa, y una investigación reciente sugiere que esos costos podrían extenderse mucho más allá del gasto en medicamentos y la atención de salud relacionada.
dinero
Los autores del estudio hallaron que las personas jóvenes con diabetes eran más propensas a abandonar la secundaria y, durante el transcurso de sus vidas, podían esperar ganar 160,000 dólares menos que las que no sufren de diabetes.
“Muchos estudios, cuando observan el precio de la diabetes, ven los gastos médicos cuando las personas son mucho mayores. Deseábamos observar a las personas mucho más jóvenes, y mirar los resultados y gastos no médicos. Hallamos una diferencia bastante grande entre los individuos diabéticos y sus pares”, señaló Jason Fletcher, profesor asociado de la división de políticas de salud y administración de la Universidad de Yale.
Los hallazgos aparecen en la edición de enero de la revista Health Affairs.
En Estados Unidos, más de 23 millones de personas sufren de diabetes, según la información de respaldo del informe. E investigaciones anteriores de la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) han mostrado que los costos médicos directos promedio son de unos 6,649 dólares al año para los diabéticos.
Sin embargo, los costos médicos directos no son los únicos gastos adicionales a los que se enfrentan quienes viven con la diabetes.
El estudio actual usó datos del Estudio nacional longitudinal de salud adolescente de EE. UU. para intentar evaluar algunos de esos costos no médicos.
El estudio comenzó entre 1994 y 1995, y encuestó a unos 15,000 adolescentes de séptimo a decimosegundo cursos. Los mismos estudiantes fueron encuestados otras tres veces, en 1996, en 2001/2002 y en 2008. Los participantes del estudio tenían unos 30 años en la última encuesta.
Alrededor de una cuarta parte de uno por ciento (aproximadamente 385) de los estudiados dijeron que habían sido diagnosticados con diabetes en algún momento. No se les preguntó qué tipo de diabetes tenían. Sin embargo, en una población de edad joven, la diabetes tipo 1 es la más prevalente.
Tras compensar por factores de confusión potenciales, como otras enfermedades y el historial familiar, los investigadores hallaron que los diabéticos completaron en promedio un cuarto de año menos de escuela que sus pares sin diabetes.
Los investigadores también hallaron que tener diabetes aumentó significativamente el riesgo de salirse de la secundaria, en un promedio de 6 por ciento. Además, los diabéticos tenían entre 8 y 13 por ciento menos probabilidades de ir a la universidad.
Sorprendentemente, tener un padre con diabetes también parece afectar la educación y los ingresos, al reducir las probabilidades de que se vaya a la universidad entre 4 y 6 por ciento más.
Una vez se ha terminado la escuela, tener diabetes también parece afectar los ingresos. Durante una vida laboral de 40 años, el estudio halló que los diabéticos ganaban 160,000 dólares menos por persona que los que no sufrían de la enfermedad.
Aunque el estudio no se diseñó para explorar los motivos de las diferencias, Fletcher apuntó que probablemente muchos factores tengan que ver.
En los años escolares, los diabéticos tienden a tener ausencias más frecuentes, y aunque en cualquier año dado dichas ausencias podrían no parecer mucho, pueden acumularse en un periodo sustancial de educación perdida con el tiempo, explicó Fletcher.
Fletcher señaló que las ausencias también podrían costar a los diabéticos en términos de los ingresos. Y si alguien con diabetes se ha salido de la escuela, es probable que gane menos en el trabajo. Otra posibilidad es algo que se conoce como “anclaje laboral”, según los autores del estudio. Fletcher comentó que esto ocurre cuando los diabéticos creen que no pueden abandonar el trabajo, aunque no les guste, porque temen perder su seguro de salud.
“Los hallazgos del estudio me sorprendieron y preocuparon”, aseguró William Polonsky, director ejecutivo del Instituto Conductual de la Diabetes y profesor clínico asociado de psiquiatría de la Universidad de California, en San Diego.
Pero señaló que “aunque estos hallazgos sean reales para este grupo de niños de principios de los 90, probablemente ya no lo son”. Apuntó que los cambios en la gestión de la diabetes en los últimos 20 o 30 años han hecho una diferencia significativa en la forma en que los diabéticos viven.
“En el pasado, los médicos decían a algunas personas que no vivirían mucho, probablemente no más allá de los 30 o los 40″, lo que ciertamente habría tenido un impacto sobre cómo alguien consideraba la educación y los planes profesionales a largo plazo, dijo Polonsky.
Ahora, la mayoría de jóvenes con diabetes tipo 1 pueden esperar una vida de duración normal o casi normal, señaló. Y añadió que “nos corresponde diseminar el conocimiento a pacientes y empresas de que ahora podemos decir que con una buena atención, se puede vivir una vida más larga y sana con la diabetes”.
MARTES, 10 de enero (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Jason Fletcher, Ph.D., associate professor, division of health policy and administration, department of epidemiology and public health, Yale University, New Haven, Conn.; William Polonsky, Ph.D., C.D.E., CEO, Behavioral Diabetes Institute, and associate clinical professor, psychiatry, University of California at San Diego; January 2012 Health Affairs
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_120706.html

Las troponinas en el ingreso hospitalario y a las tres horas permiten diagnosticar o descartar infarto de miocardio

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:49
 En pacientes con sospecha de síndrome coronario agudo (SCA), la determinación de troponinas a las tres horas después del ingreso – mediante un análisis de troponina muy sensible (hsTnI) o un análisis contemporáneo sensible de troponina I (cTnI) – ayuda a descartar infarto de miocardio, según un nuevo estudio [1]. El estudio también indica que el cambio de las concentraciones de troponina desde el ingreso hasta las tres horas ayuda a establecer un diagnóstico de infarto de miocardio.
El autor principal, Dr. Stefan Blankenberg (Centro Cardiológico Universitario, Hamburgo, Alemania) dijo a heartwire: “En mi opinión sólo hay dos mensajes muy claros pero simples y extremadamente relevantes para el médico”. “El primero es que después de tres horas se puede descartar infarto de miocardio en casi 100% de los casos si la troponina mediante el análisis sensible no está por arriba del centil 99, en tanto que las troponinas a las 6 horas y a las 12 horas no proporcionan ninguna información adicional”.
“El segundo mensaje simple y claro es que si se identifica un incremento de 200% en tres horas, sobre todo en individuos que presentan elevaciones muy leves o muy escasas en la troponina al inicio, entonces se tiene 96% de certeza de que esto se debe a infarto de miocardio agudo y no a cualquier otra causa… como insuficiencia renal o insuficiencia cardiaca”.
La posible introducción de las pruebas de troponina muy sensibles en Estados Unidos es tema de un “debate acalorado” debido a las inquietudes en torno al posible sobrediagnóstico de IM, según el Dr. Blankenberg. Sin embargo, hizo notar, las pruebas son parte de las directrices europeas, las cuales claramente señalan que el valor a las tres horas es suficiente. «Es muy importante que observemos el incremento al cabo de tres horas».
El estudio es publicado en el número del 28 de diciembre de 2011 de Journal of the American Medical Association.
¿Se debe el dolor torácico agudo a un infarto de miocardio?
El grupo incorporó 1818 pacientes consecutivos que presentaban dolor torácico agudo en el servicio de urgencias de tres hospitales alemanes durante el periodo comprendido entre 2007 y 2008. Se obtenía sangre en el ingreso y tres y seis horas después para determinar las concentraciones de troponina además de las de otros 10 biomarcadores, entre ellos, los marcadores de necrosis muscular típicos, como la creatina cinasa y biomarcadores más nuevos, como la proteína fijadora de ácido graso de tipo cardiaco y la copeptina.
Se cuantificó la troponina utilizando un análisis sensible contemporáneo (Architect STAT cTnI, Abbott Diagnostics, Libertyville, IL) y un análisis muy sensible (Architect STAT hsTnI, Abbott Diagnostics). En un total de 413 pacientes (22,7%) se estableció un diagnóstico final de IM agudo en el alta.
La sensibilidad y el valor diagnóstico de un resultado negativo del análisis hsTnI fueron superiores a los del análisis cTnI en el ingreso; sin embargo, el valor diagnóstico de un resultado negativo para ambos análisis fue de un 99,4% a las tres horas. En los pacientes con troponina detectable en el ingreso y un incremento de 250% en la troponina a las tres horas, la probabilidad de IM agudo fue del 95,8%.
Propiedad de la troponina para diagnosticar y descartar IM agudo (a un umbral diagnóstico del centil superior al 99)
Criterio de valoración  Sensibilidad, %  VDRN, %  VDRP, %
hsTnI    
En el ingreso 82,3 94,7 75,1
A las 3 horas 98,2 99,4 95,8*
cTnI    
En el ingreso 79,4 94,0 80,9
A las 3 horas 98,2 99,4 96,1*
*Troponina en centil superior al 99 en el ingreso más cambio relativo de > 250% en la troponina desde 0 hasta 3 horas.
cTnI, análisis moderno de troponina I
hsTnI, análisis de troponina I muy sensible
VDRN, valor diagnóstico de un resultado negativo
VDRP, valor diagnóstico de un resultado positivo
En comparación con otros biomarcadores valorados, la troponina determinada utilizando cualquiera de los dos análisis fue superior para diagnosticar o descartar IM agudo.
¿Qué significa esto? Otras opiniones
El Dr. Richard Body (University of Manchester, Reino Unido), quien no intervino en el estudio, dijo a heartwire en un mensaje de correo electrónico: «En primer lugar, este estudio nos dice que al igual que otros análisis muy sensibles para la troponina, el Architect STAT hsTnI de Abbott identificará a más pacientes que estén presentando IM agudo en el momento de su presentación que un análisis normal. Sin embargo, añadió, utilizando el umbral habitual, el análisis no se puede utilizar para descartar un diagnóstico de IM agudo en la presentación, de manera que se necesitan pruebas sucesivas. Hizo notar: “Incluso a las tres horas, la sensibilidad de 98,2% significa que 1,8% de los infartos (posiblemente hasta 4,1% dado el límite inferior del intervalo de confianza del 95%) se pasarían por alto, un riesgo que probablemente es inaceptable dadas las repercusiones médicas y medicolegales importantes”.
El valor diagnóstico de un resultado negativo fue 100% en 26% de los pacientes que no tuvieron troponina detectable en el ingreso según se determinó utilizando el análisis hsTnI, añadió el Dr. Body, lo que significa que los médicos podrían descartar de inmediato IM agudo en una cuarta parte de los pacientes, pero esto debe confirmarse con más investigaciones.
El Dr. Marc Sabatine (Harvard Medical School, Boston, MA) quien no participó en el estudio, dijo a heartwire en una entrevista que hay tres mensajes importantes en este estudio. «En primer lugar, el combinar la determinación de troponina en el ingreso y tres horas después en realidad proporciona una cantidad excelente de información. En segundo lugar, si se detecta el incremento de los valores en el curso del tiempo, entonces esto representa un indicio muy sólido de que la persona realmente está presentando un infarto de miocardio. En tercer lugar, el análisis muy sensible va a ser muy satisfactorio en personas que comiencen a presentar los síntomas muy poco después».
En un mensaje de correo electrónico dirigido a heartwire, el Dr. James Januzzi (Harvard Medical School), quien tampoco intervino en el estudio, comentó que los hallazgos «consolidan más la primacía de los análisis de troponina -y sobre todo del hsTnI- para la valoración diagnóstica de los pacientes con síntomas indicativos de SCA y señalan que la mayoría de los pacientes se pueden valorar rápidamente de manera fiable al cabo de tres horas».
Las repercusiones del estudio, añadió, comprenden:
-Las concentraciones de troponina incalculablemente bajas en la presentación permiten descartar IM agudo mediante una muestra de sangre.
-Las concentraciones de troponina cuantificables superiores al centil 99 significan que una muestra de sangre retirada a las tres horas era todo lo que se necesitaba para descartar o diagnosticar IM.
-Las concentraciones elevadas de troponina en la primera muestra de sangre retirada pero sin ninguna modificación hacia las tres horas indican que probablemente no es un IM pero que es conveniente el seguimiento, ya que el paciente todavía tiene un incremento del riesgo.
-El incremento de la troponina en la primera muestra de sangre retirada que aumenta con rapidez indica un IM agudo.
El Dr. Januzzi hizo notar: “El mensaje fundamental es que si bien el análisis hsTnI detecta más casos de IM en una etapa más temprana y con más fiabilidad que el cTnI, cuando están bajas las concentraciones -incluso con el análisis hsTnI- todavía no se ha descartado angina de pecho inestable, de manera que se sabe que no hay un IM, pero el paciente puede no obstante precisar una atención relativamente intensiva”. “Es importante reconocer que estos análisis no son pruebas de infarto de miocardio… son pruebas excepcionalmente sensibles de necrosis de miocardio”.
13 DE ENERO DE 2012 Marlene Busko
 (Artículo original en inglés, heartwire; 28 dic. 2011) Hamburgo, Alemania —
http://www.theheart.org/article/1338477.do

Un fármaco para el colesterol podría mejorar el actual tratamiento para la hepatitis C

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:37
Un estudio muestra que este medicamento ataca la proteína que utiliza el virus para replicarse, por lo que podría funcionar como tratamiento preventivo o para reducir los efectos secundarios de la terapia habitual.
El investigador español Bruno Sainz, del Laboratorio de Susan Uprichard, en Estados Unidos, ha descubierto, en colaboración con expertos de la Universidad de Illinois (Chicago), una nueva diana terapéutica para el virus de la hepatitis C, enfermedad contra la que podría ser eficaz un fármaco que ya existe en el mercado, pero como tratamiento para el colesterol: ‘Zetia’, de Merck/Schering-Plough Pharmaceuticals.
En concreto, la diana terapéutica descubierta por Sainz es el receptor de absorción del colesterol Niemann-Pick 1 C1-like 1 (NPC1L1), que es utilizado por el virus de la hepatitis C (VHC). Este experto lo ha bloqueado en ratones con injertos de hígado humano utilizando ezetimibe, logrando así inhibir la infección por VHC.
El avance, logrado en una investigación financiada por el Gobierno de Estados Unidos y que, según este investigador español, “no guarda ninguna relación ni recibe fondos de la compañía fabricante de ezetimibe”, se ha publicado ya en Nature Medicine.
Según ha explicado Sainz, el tratamiento tradicional contra la hepatitis C es el interferón alfa y la ribavirina, una combinación “muy tóxica que muchas personas no son capaces de soportar y que sólo es eficaz al 50%”. “El interferón y la ribavirina no se dirigen contra ninguna diana y no son específicos para la hepatitis C, sino para muchos virus”, añade.
“Los investigadores llevan muchos años buscando alternativas para el tratamiento de la hepatitis C. La tendencia es buscar tratamientos similares a los que se utilizan contra el VIH: cócteles de diferentes tratamientos que ataquen al virus en diferentes etapas de su vida, y en esta línea va nuestro trabajo con ezetimibe”, expone.
Formato inyectable
“Ahora se ha probado en combinación con interferón y ribavirina y se ha logrado aumentar su eficacia del 50 al 70%, pero se mantiene el problema de la toxicidad. Por eso queremos introducir nuevos fármacos que ataquen al virus en diferentes momentos de su vida, para seguir mejorando el tratamiento y conseguir, como meta, poder usarlo el año que viene sin interferón”, anota.
Ezetimibe, que en la actualidad está en el mercado con el nombre de ‘Zetia’ para el tratamiento de la hipercolesterolemia, ataca específicamente una proteína que usa el virus para replicarse, por lo que podría funcionar como tratamiento preventivo o para mejorar el tratamiento actual, reduciendo sus efectos secundarios.
“Ahora están comenzando en Chicago los ensayos en base IIb con ezetimibe para comprobar su eficacia con interferón y ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica. Esperamos tener los primeros resultados en unos dos o tres meses”, dice Sainz, quien precisa que, aunque ‘Zetia’ se administra en pastillas, de aprobarse su uso contra la hepatitis C su formato sería inyectable, para elevar su eficacia.

Empieza a comercializarse en España linagliptina para el tratamiento oral de la diabetes tipo 2 en adultos

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:32
Linagliptina, de Boehringer Ingelheim y Lilly, se convierte en el primer inhibidor de la DPP-4 de toma única que no requiere ajuste de la dosis del mercado español.
Boehringer Ingelheim y Lilly han anunciado el lanzamiento en España de linagliptina (‘Trajenta’) 5 mg. en dosis única diariapara el tratamiento oral de la diabetes tipo 2 en adultos.
Este fármaco se convierte así en el primer inhibidor de la DPP-4 comercializado en España de toma única que no requiere ajuste de la dosis, con independencia de la función renal, ya que se excreta sin metabolizar por vía biliar y por el intestino.
Linagliptina está recomendado como monoterapia en pacientes controlados inadecuadamente con dieta y ejercicio y en aquellos intolerantes a la metformina o que la tengan contraindicada debido a insuficiencia renal. También, como tratamiento en combinación con metformina cuando la dieta y el ejercicio junto con metformina no proporcionen un control glucémico adecuado. O en combinación con una sulfonilurea y metformina cuando la dieta y el ejercicio, junto con este tratamiento dual, no proporcione un control glucémico adecuado.
En España hay alrededor de 5 millones de personas, de los que un tercio desarrolla nefropatía diabética, mientras que en Europa, según datos de la International Diabetes Federation (IDF), el número de adultos con diabetes se estima en 55,4 millones de personas (un 8,5% del total de la población adulta) y se prevé que esta cifra supere los 66 millones en 2030.
El programa de ensayos clínicos de fase III ha incluido a más de 6.000 pacientes en 40 países de todo el mundo y ha evaluado los perfiles de eficacia, seguridad y tolerabilidad de linagliptina en monoterapia y en combinación con otros tratamientos usados frecuentemente para el tratamiento de la diabetes como metformina y sulfonilureas.
JANO.es • 16 Enero 2012 12:56

Un programa de prevención de la diabetes de EE. UU. podría evitar 885,000 casos

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:26

 Un programa nacional de prevención de la diabetes basado en la comunidad en Estados Unidos podría prevenir o retrasar 885,000 casos de diabetes tipo 2 en un periodo de 25 años, señala un estudio reciente del gobierno federal.
En total, el programa ahorraría 29.8 mil millones de dólares en costos médicos. Pero el programa en sí requeriría una inversión de 24 mil millones de dólares. Aún así, los investigadores señalaron que recuperar el dinero gastado en el programa apenas conllevaría unos 14 años.
“La moraleja es que implementar intervenciones de estilo de vida basadas en la exploración y en la comunidad puede mejorar la salud y reducir los costos en atención de salud a largo plazo. Se trata de un uso eficaz de los recursos de atención de salud”, aseguró Xiaohui Zhuo, economista de la salud de la división de traducción de la diabetes de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.
Los hallazgos del estudio de Zhuo aparecen en la edición de enero de la revista Health Affairs, una edición temática sobre los programas de prevención de la diabetes.
Casi 26 millones de estadounidenses sufren de diabetes tipo 2, según los CDC. No se conoce la causa exacta de la enfermedad, pero los factores del estilo de vida, como tener sobrepeso o no hacer ejercicio, se asocian firmemente con el desarrollo de la diabetes tipo 2. Las personas diagnosticadas con prediabetes con frecuencia pueden prevenir el desarrollo de la diabetes tipo 2 si pierden peso y aumentan la actividad física. La Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association) recomienda al menos 150 minutos de actividad aeróbica moderada por semana.
Según el nuevo estudio, toda persona del país de 65 a 84 años recibiría una carta que ofrece una exploración de laboratorio para la diabetes. Los investigadores asumieron que las personas más jóvenes recibirían la exploración en los consultorios de sus médicos.
El hipotético programa de estilo de vida de Zhuo es una intervención basada en la comunidad que se basa en el estudio “Promover un estilo de vida de actividad y nutrición para alterar el riesgo de diabetes”. El programa incluiría 16 sesiones intensivas centrales ofrecidas durante cinco meses para ayudar a las personas a perder peso y a adoptar otros hábitos saludables de estilo de vida. Los investigadores calcularon una pérdida de peso de unos cuatro kilos (nueve libras).
Las primeras sesiones serían seguidas por seis meses de sesiones para ayudar a reforzar y mantener los nuevos cambios de estilo de vida. En el segundo año, se ofrecería a las personas ocho sesiones de mantenimiento.
Durante las sesiones del primer y el segundo año, el entrenamiento sería ofrecido por entrenadores de estilo de vida capacitados. Luego, las sesiones de seguimiento serían conducidas por un proveedor de atención de salud una o dos veces al año, según el estudio.
Los autores se dan cuenta de que no todo el mundo mantendría el peso perdido o el nuevo régimen de ejercicio, y supusieron que habría una reducción de 40 por ciento en el riesgo de diabetes durante los dos primeros años para las personas de 18 a 64 años. También supusieron que tras los primeros dos años, habría un descenso en la reducción el riesgo de alrededor de diez por ciento por año.
Zhuo y colegas también supusieron que las personas mayores serían más propensas a sostener los cambios saludables, y calcularon una reducción de 50 por ciento en el riesgo de diabetes en los dos primeros años y un declive de 15 por ciento en la reducción del riesgo por cada año subsiguiente en las personas de 65 a 84 años de edad.
El costo de esta intervención sería de unos 300 dólares por persona en el primer año, 150 dólares en el segundo año y unos 50 dólares cada año subsiguiente, según el informe. Los autores estimaron que recuperar esa inversión conllevaría unos 14 años. Pero en un periodo de 25 años, ahorraría casi 6 mil millones de dólares en costos de atención de salud.
Zhuo dijo que la mayor barrera para la implementación de un programa como este sería la financiación. Pero aseguró que las políticas que ofrecen incentivos a los aseguradores privados para que provean reembolso por la prevención de la diabetes podrían ayudar a que más compañías de seguro realicen la inversión.
Algunos aseguradores ya están de acuerdo con el concepto de los programas de prevención. En otro artículo en la misma edición de la revista, Deneen Vojta, directora clínica de la Alianza para la Prevención y el Control de la Diabetes UnitedHealth, reseñó distintas estrategias que podrían ayudar a controlar la creciente ola de diabetes tipo 2. Estas ideas incluyen fomentar los cambios en el estilo de vida, desarrollar asociaciones con farmaceutas, enfermeras y entrenadores en salud, e implementar nuevos programas para Medicare y Medicaid que ayuden a los pacientes a realizar cambios en el estilo de vida.
“Se trata de un problema al que se enfrenta todo el planeta. Es el concepto de renovar el paradigma y cambiar el enfoque del tratamiento a la prevención”, señaló el Dr. Joel Zonszein, director del centro clínico de la diabetes del Centro Médico Montefiore en la ciudad de Nueva York.
“La prevención es más barata y las inversiones en salud ahorran a largo plazo. ¿Pero quién lo patrocinará?”, planteó.
Zonszein dijo que también es críticamente importante que cualquier programa y educación sobre la diabetes sea personalizado para la población específica. Esto significa que lo que funciona en un suburbio rico probablemente no ayude en los barrios desventajados, y viceversa. “Los programas de dieta y ejercicio se deben personalizar”, enfatizó.
JUEVES, 12 de enero (HealthDay News) —
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTES: Xiaohui Zhuo, Ph.D., health economist, division of diabetes translation, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Joel Zonszein, M.D., director, clinical diabetes center, Montefiore Medical Center, New York City; January 2012, Health Affairs
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_120802.html

Relacionan el uso de estatinas con un mayor riesgo de diabetes en mujeres de mediana edad

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:21
Un estudio de más de 150.000 historiales de mujeres entre 50 y 80 años concluye que las que utilizaban este medicamento eran casi un 50% más propensas a padecer la enfermedad.
mujer-tomando-pastillas
El uso de estatinas -medicamentos para reducir el colesterol- puede estar relacionado con un mayor riesgo de diabetes en mujeres de mediana edad y mayores, según un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts, en Worcester (Estados Unidos), y cuyos resultados se han publicado en Annals of Internal Medicine.
Los investigadores analizaron datos de más de 150.000 mujeres de entre 50 y 80 años que no padecían diabetes y observaron que las que utilizaban estatinas eran casi un 50% más propensas a padecer diabetes que las que no recibían esta medicación.
Naveed Sattar, investigador especializado en metabolismo y diabetes de la Universidad de Glasgow (Estados Unidos), ha señalado que estudios anteriores realizados en hombres que consumían estatinas habían demostrado un aumento menor (de entre el 10 y el 12%) del riesgo de diabetes.
Este experto apunta que, si bien las estatinas podrían aumentar el riesgo de padecer diabetes, este medicamento “procura importantes beneficios a las personas que sufren enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares”.
Los investigadores no conocen aún por qué se da esta relación entre las estatinas y la diabetes; sin embargo, consideran que el efecto de las estatinas sobre los músculos y el hígado podrían llevar al cuerpo a producir algo más de azúcar de lo que generaría normalmente.

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus