Diabetes mellitus

11 enero 2012

La diabetes en Estados Unidos

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 10:36
personas-alegres
Casi 26 millones de estadounidenses tienen diabetes y se estima que 79 millones de adultos tienen prediabetes. Las nuevas estimaciones muestran la importancia de optar por estilos de vida con hábitos saludables para prevenir la diabetes tipo 2.
 
La cantidad de estadounidenses con diabetes continúa en ascenso, según indica la más reciente hoja informativa de los CDC sobre la diabetes a nivel nacional. Y también continúa en aumento la cantidad de estadounidenses con prediabetes, una afección que incrementa el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares
 puncion-dactilar-2
La Hoja informativa nacional sobre la diabetes del 2011 ofrece información acerca de la cifra de estadounidenses que tienen diabetes, así como datos sobre las diferencias étnicas, raciales y de edad en la diabetes, y las complicaciones de la enfermedad. A continuación presentamos los puntos más destacados de esta hoja informativa.
La diabetes afecta al 8.3% de la población estadounidense y al 11.3% de los adultos de 20 años de edad o más. Alrededor del 27% de las personas con diabetes (7 millones de estadounidenses) no saben que tienen la enfermedad. En el 2010, 1.9 millones de estadounidenses recibieron el diagnóstico inicial de diabetes.
La prediabetes afecta al 35% de los adultos de 20 años de edad o más, y a la mitad de la población estadounidense de 65 años de edad o más. La prediabetes es una afección en la cual los niveles de glucosa (azúcar) son más altos que lo normal, pero no lo suficiente para que el paciente reciba el diagnóstico de diabetes.
Los CDC calculan que para el año 2050, si las tendencias actuales continúan, 1 de cada 3 adultos en los EE. UU. podría sufrir de diabetes. La diabetes tipo 2, en la cual el organismo pierde en forma gradual la capacidad de producir y utilizar la insulina, representa entre el 90 y el 95% del total de los casos. Entre los factores de riesgo de la diabetes tipo 2 se incluyen edad avanzada, obesidad, antecedentes familiares de diabetes, padecer diabetes durante el embarazo, estilo de vida sedentario y origen étnico o racial.
Diferencias étnicas, raciales, por edad y sexo para la diabetes
Los estadounidenses de edad avanzada tienen más probabilidad de padecer diabetes, si bien hay personas de todas las edades con diabetes. Casi el 27% de las personas de 65 años de edad o más tenían diabetes en el 2010.
Cerca de 215,000 personas menores de 20 años de edad tienen diabetes (tipo 1 o tipo 2). Esto representa el 0.26% de toda la población de este grupo de edad.
Como se observó en años anteriores, existen disparidades en los grupos étnicos y las poblaciones minoritarias como los indoamericanos, negros e hispanos. Las tasas para los diferentes grupos con diabetes diagnosticada son:
-Indoamericanos y nativos de Alaska (16.1%)
-Negros (12.6%)
-Hispanos (11.8%)
Los hispanos registran las siguientes tasas:
-Puertorriqueños (13.8%)
-Mexicoamericanos (13.3%)
-Cubanos, centroamericanos y sudamericanos (7.6%)
Las mujeres que tienen diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional) tienen entre 35% y 60% de probabilidad de presentar diabetes tipo 2 en los 10 a 20 años siguientes.
Complicaciones de la diabetes
-La diabetes es la séptima causa principal de muerte y puede provocar discapacidad permanente y mal estado de salud. Las personas con diabetes pueden sufrir numerosas complicaciones graves y mortales, como enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares, ceguera, enfermedad renal crónica y amputaciones.
-El riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares es 2 a 4 veces más alto en las personas con diabetes. Los adultos con diabetes tienen tasas de mortalidad por enfermedades cardiacas aproximadamente 2 a 4 veces más altas que los adultos que no tienen diabetes.
-La diabetes es la causa principal de nuevos casos de ceguera en adultos entre 20–74 años de edad.
-La diabetes es también la causa principal de la insuficiencia renal y fue responsable del 44% de los casos nuevos en el 2008.
-Más del 60% de las amputaciones de piernas y pies no relacionadas con accidentes y lesiones, fueron procedimientos realizados en personas con diabetes. En el 2006, estos casos llegaron a una cantidad de 65,700 amputaciones.
Prevención de la diabetes tipo 2
Es posible prevenir o retrasar la diabetes tipo 2 en las personas con alto riesgo de presentar la enfermedad. Estudios clínicos han demostrado que bajar entre el 5 y el 7% del peso corporal, lo cual equivale a 10 a 14 libras en una persona de 200 libras, y realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada cada semana, reduce el riesgo de diabetes tipo 2 cerca de un 60% en las personas con un riesgo alto de padecer la enfermedad.
El Programa Nacional de Prevención de la Diabetes de los CDC apoya la creación de una red de programas comunitarios de intervención grupal para la modificación del estilo de vida dirigido a personas con sobrepeso u obesas con alto riesgo de padecer diabetes tipo 2. En el 2011 se ofrecerán intervenciones grupales para la modificación del estilo de vida en 33 lugares de los EE. UU., y existen planes para ampliar el programa a otras comunidades
Control y tratamiento de la diabetes
 
La diabetes puede provocar graves complicaciones y la muerte prematura, pero las personas que la padecen pueden tomar medidas para controlar la enfermedad y disminuir este riesgo, como por ejemplo:
-Hablar con su proveedor de atención médica sobre cómo controlar la glucosa en la sangre (azúcar), la presión arterial y el colesterol.
-Informarse sobre cuáles alimentos y bebidas forman parte de una alimentación saludable y cuáles son los tamaños adecuados de las porciones.
-Realizar actividad física entre 30 y 60 minutos casi todos los días de la semana.
-Mantener un peso saludable.
-Controlar su glucosa en la sangre y tomar los medicamentos de la manera como lo indica el doctor.
-Acudir al control médico con regularidad. Consultar al equipo especializado de atención médica por lo menos dos veces al año para detectar y tratar cualquier problema que pudiera presentarse.
http://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/Diabetes_Cifras/

Respaldan la aprobación de ‘Galvus’ en pacientes diabéticos intolerantes a la metformina

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:23
La valoración positiva de este fármaco por parte del Comité Humano de Productos Médicos supone el prólogo a su entrada en la Unión Europea, donde ya está autorizado para diabetes tipo 2 con insuficiencia renal moderada o grave.
El fármaco ‘Galvus’ (vildagliptina) de Novartis ha recibido una valoración positiva del ‘Comité Humano de productos médicos (CHMP, por  sus siglas en inglés) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) para su uso en monoterapia sin metformina en pacientes con diabetes tipo 2 intolerantes a la metformina.
La aprobación del CHMP llega después de que un ensayo clínico con más de 3.000 pacientes no tratados con anterioridad probara la eficacia y seguridad de la vildagliptina. Ahora, este inhibidor de la DPP-4, que actúa bloqueando la degradación de las hormonas incretinas que estimulan la secreción de insulina por el páncreas, cuenta con muchas opciones de ser autorizado en la Unión Europea.
Anteriormente, los órganos de Gobierno comunitarios habían aprobado el uso de ‘Galvus’ para pacientes con diabetes tipo 2 con insuficiencia renal moderada o grave.
JANO.es • 03 Enero 2012 14:19

Relacionan la obesidad y la diabetes con la disminución de hormonas sexuales

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:17
JANO.es • 04 Enero 2012 12:17
Un estudio revela que la proteína TNF alfa (mensajera de la señal de inflamación) desempeña un papel clave en la caída de la producción hepática de la SHBG que se observa en las enfermedades inflamatorias.
foto_540-rafael-simo-y-david-m-selva
De izquierda a derecha, Rafael Simó y David M. Selva.
El grupo de Diabetes y Metabolismo del Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR), de Barcelona, ha hallado un vínculo entre la inflamación de bajo grado -típica de las personas con obesidad o diabetes tipo 2- y los niveles bajos de una proteína transportadora de hormonas sexuales (SHBG), según recoge la revista Diabetes.
“Nuestros resultados sugieren que TNF alfa (proteína mensajera de la inflamación) desempeña un papel clave en la disminución de la producción hepática de SHBG que se observa en las enfermedades inflamatorias crónicas de bajo grado como la obesidad y la diabetes tipo 2″, ha explicado el doctor Rafael Simó, responsable del grupo de diabetes y metabolismo del VHIR.
Un trabajo anterior a cargo de David M. Selva, investigador adscrito al programa Miguel Servet y miembro del grupo de investigación del Dr. Simó, sugería que los niveles de insulina no eran los responsables de los bajos niveles plasmáticos de SHBG observados en la obesidad.
El estudio dirigido por Simó revela que esta reducción de SHBG depende del grado de inflamación, siendo el TNF alfa el responsable de la caída de esta proteína y, por tanto, de las hormonas sexuales en las personas que presentan obesidad o diabetes mellitus tipo 2.
Simó ha explicado que la investigación se ha basado en estudios ‘in vitro’ en los que se han utilizado células hepáticas humanas y en análisis con ratones transgénicos, en los que se ha observado la expresión de SHBG en vivo.
“Finalmente, se han realizado dos estudios en humanos, uno dirigido a investigar el efecto directo de la administración de insulina en los niveles sanguíneos de SHBG, en pacientes diabéticos tipo II y, el otro para evaluar la relación entre los valores plasmáticos de TNF alfa y SHBG en pacientes obesos”, señala este experto.
La SHBG es producida y secretada por el hígado humano y se une a los andrógenos y los estrógenos al transportar estas hormonas a través de la sangre y regular su biodisponibilidad. Los niveles bajos de SHBG en plasma han sido relacionados con la obesidad, grasa abdominal y síndrome metabólico.
Diabetes (2012); doi: 10.2337/db11-0727
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/relacionan/obesidad/diabetes/disminucion/hormonas/sexuales/_f-11+iditem-15928+idtabla-1?utm_source=JANO&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+04%2F01%2F2012

Primer monitor remoto de glucosa recibe aprobación en EEUU

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:07

05 ENE 12 | Control de los niños durante la noche
Primer monitor remoto de glucosa recibe aprobación EEUU
Tiene una alarma que alerta al cuidador sobre los cambios en la glucosa.

Reuters
 

Por Susan Kelly

CHICAGO (Reuters) – Medtronic Inc informó el miércoles que recibió la aprobación de los reguladores sanitarios de Estados Unidos para el primer monitor remoto de glucosa, el cual le permitirá a los padres de chicos diabéticos controlar el azúcar en sangre de sus hijos mientras duermen en otra habitación.

Alrededor de tres de cada cuatro reacciones hipoglucémicas graves, en las cuales el azúcar en sangre de una persona diabética disminuye a un nivel peligrosamente bajo, suceden por la noche.

Los padres de niños con diabetes suelen levantarse varias veces por noche para controlar si el azúcar de su hijo está dentro de los niveles normales.

El monitor de Medtronic tiene una alarma que alerta al cuidador sobre los cambios en la glucosa, ayuda a proteger de estos episodios de hipoglucemia graves, que pueden provocar convulsiones o incluso un coma o la muerte.

Los padres y otros cuidadores pueden ver las tendencias de la glucosa de un niño -o un adulto-, y también información sobre la bomba de insulina, en el dispositivo, llamado mySentry Remote Glucose Monitor, y tomar medidas para prevenir una reducción mayor en el nivel de azúcar en sangre si es necesario o permanecer en la cama si todo está bien.

Britta Bushnell, cuyo hijo de 11 años Kaden Kessel fue diagnosticado con diabetes tipo 1 cuando tenía 2 años, solía levantarse durante la noche para controlar el nivel de glucosa de su pequeño.

La mujer cree que haber contado con un monitor como el actual podría haber evitado dos episodios de hipoglucemia que hicieron que Kaden perdiera temporalmente el uso de sus extremidades y la capacidad de hablar.

La madre de Los Angeles recibió un monitor el verano pasado como parte del proceso de evaluación del dispositivo de Medtronic.

“Da un poco de tranquilidad por la noche, algo que es muy difícil de tener de otra manera”, dijo Bushnell sobre el dispositivo.

Cuando Kaden crezca, el monitor será colocado junto a su cama, y lo despertará en caso de ser necesario, cuando ya esté listo para cuidar solo de sus necesidades de insulina. “Esto pone la universidad en un lugar totalmente distinto para mí”, destacó la mamá.

El monitor mySentry monitor, que cuesta unos 3.000 dólares, funciona con un sistema llamado MiniMed Paradigm Real-Time Revel System, una bomba de insulina con controlador continuo de glucosa en su interior.

Además de brindar lecturas del azúcar en sangre, el dispositivo otorga información sobre la vida útil de la batería de la bomba de insulina, y la cantidad que queda de la hormona.

Alrededor de 3 millones de estadounidenses padecen diabetes tipo 1, una enfermedad en la cual el sistema inmune destruye las células del páncreas que producen insulina.

Los pacientes deben controlar sus niveles de azúcar en sangre e inyectarse por sí mismos la hormona a lo largo del día para prevenir posibles complicaciones como ceguera, enfermedad cardíaca y renal.

Medtronic, fabricante líder de bombas de insulina y monitores continuos de glucosa, está entre las empresas e investigadores que trabajan en el desarrollo de un sistema de páncreas artificial que termine brindando dosis de insulina automáticamente.

La bomba de insulina más avanzada de la compañía, Paradigm Veo, incluye una característica de seguridad automatizada llamada “suspensión de baja glucosa” que cierra el flujo de insulina cuando la glucosa cae mucho.

El dispositivo, conectado a los pacientes a través de un pequeño catéter debajo de la piel, se vende en 50 países fuera de Estados Unidos.

Recientemente, Medtronic recibió aprobación para comenzar un ensayo clínico del dispositivo en Estados Unidos que incluirá a un mínimo de 285 pacientes de 20 lugares del país.

La empresa espera poder vender el producto en Estados Unidos en unos dos años y medio, dijo Greg Meehan, director general de negocios de monitores continuos de glucosa de Medtronic.

Medtronic también está buscando desarrollar una tecnología de monitoreo que pueda algún día funcionar en dispositivos de los consumidores como teléfonos celulares, señaló Meehan.

“Este es el primer paso en lo que creemos que va a ser una categoría importante de innovación para el cuidado de la diabetes en el futuro”, finalizó Meehan.

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=74098

Novartis pone fin al estudio ALTITUDE con aliskiren en pacientes de alto riesgo con diabetes y disfunción renal

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 10:02
El comité de supervisión del estudio identifica un número superior de acontecimientos adversos al añadir aliskiren a un medicamento IECA o ARA-II en esta población de pacientes.
Novartis ha anunciado la decisión de dar por finalizado el estudio ALTITUDE con “Rasilez/Tekturna” (aliskiren), indicado para la hipertensión, después de la revisión de los datos provisionales del mismo, y de acuerdo con la recomendación del Comité independiente de Monitorización de Datos (CMD), encargado de la supervisión del estudio.
El CMD llegó a la conclusión de que los pacientes probablemente no se beneficiarían del tratamiento de aliskiren como adición a los antihipertensivos habituales, e identificó un número superior de acontecimientos adversos entre los pacientes que recibieron aliskiren como adición al tratamiento habitual durante el estudio. Concretamente, en el grupo de estudio en el que se añadió aliskiren, se observó un aumento del riesgo de la incidencia de ictus no mortales, complicaciones renales, hiperpotasemia e hipotensión después de 18-24 meses.
El estudio de Fase III ALTITUDE, controlado con placebo, es el primero que investiga la molécula aliskiren durante más de un año en una población específica de pacientes con diabetes de tipo 2 y disfunción renal. Se sabe que estos pacientes tienen un riesgo superior de padecer acontecimientos cardiovasculares y renales. Durante el estudio se administró aliskiren en adición al tratamiento cardiovascular óptimo, incluyendo un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) o antagonistas del receptor de la angiotensina (ARA-II).
Novartis mantiene constantes conversaciones con las autoridades sanitarias de todo el mundo para valorar las implicaciones de los hallazgos del estudio ALTITUDE en los pacientes. Como medida de precaución, Novartis cesará de promocionar los productos que contienen aliskiren en combinación con los inhibidores IECA o ARA-II.
“La seguridad de los pacientes es la principal prioridad para Novartis y mantenemos un diálogo constante con las autoridades sanitarias de todo el mundo,” según afirmó David Epstein, director de la División Farmacéutica de Novartis a nivel mundial.
Novartis recomienda a los investigadores del estudio ALTITUDE que retiren los productos que contengan aliskiren en los regímenes de tratamiento de sus pacientes y que revisen su medicación para la hipertensión arterial.
JANO.es • 30 Diciembre 2011 13:03
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/novartis/pone/fin/estudio/altitude/aliskiren/pacientes/alto/riesgo/diabetes/disfuncion/renal/_f-11+iditem-15898+idtabla-1?utm_source=MailingList&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario

Autorizada en la UE la comercialización de “Komboglyze” para el tratamiento de la diabetes

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:57
El fármaco está indicado para mejorar el control glucémico en pacientes mayores de 18 años con diabetes mellitus tipo 2 no controlados adecuadamente con la dosis máxima tolerada de metformina sola.
La Comisión Europea ha autorizado la comercialización en la Unión Europea de ‘Komboglyze’, de Bristol-Myers Squibb y AstraZeneca. Se trata de un medicamento indicado para mejorar el control glucémico en pacientes mayores de 18 años con diabetes mellitus tipo 2 no controlados adecuadamente con la dosis máxima tolerada de metformina sola.
Así, “Komboglyze” combina en un comprimido saxagliptina -un inhibidor de la DPP-4- y metformina de liberación inmediata -una biguanida para el tratamiento de la diabetes tipo 2-.
La aprobación de “Komboglyze” se ha basado en un programa de desarrollo de saxagliptina en el que participaron 4.326 pacientes, de los que 2.158 recibieron saxagliptina más metformina. En el desarrollo del programa, saxagliptina y metformina se administraron de manera separada. La bioequivalencia de “Komboglyze” con la coadministración de saxagliptina y metformina fue demostrada en estudios adicionales.
Se estima que, a finales de 2011, la diabetes tipo 2 afecte a cerca de 53 millones de personas de entre 20 y 79 años en Europa. Esta cifra puede aumentar a más de 64 millones en 2030.
Se trata de una enfermedad crónica y progresiva caracterizada por la resistencia a la insulina y/o disfunción de las células beta en el páncreas, lo que disminuye la secreción y sensibilidad de la insulina y provoca un incremento de los niveles de glucosa. A lo largo del tiempo, esta hiperglucemia mantenida contribuye a empeorar la resistencia a la insulina y, por tanto, provoca una disfunción posterior de las células beta.

Identifican una proteína que está relacionada con la diabetes tipo 1

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:53
Investigadores del Wake Forest Baptist Medical Center, de Estados Unidos, descubren que la proteina IHoP puede desempeñar un papel importante a la hora de regular los niveles de azucar en sangre.
inyeccion-insulina
Investigadores del Wake Forest Baptist Medical Center, en Estados Unidos, han descubierto que la proteína IHoP puede desempeñar un papel importante a la hora de regular los niveles de azúcar en sangre y que, por ello, podría utilizarse para tratar la diabetes tipo 1.
“Este hallazgo puede cambiar la idea que teníamos acerca de las causas de la diabetes de tipo 1″, ha señalado uno de los autores del estudio, Bryon E. Petersen. “El descubrimiento abre la puerta a una mejor comprensión y al desarrollo de nuevos tratamientos para esta enfermedad, que en la actualidad es incurable”, explica.
El páncreas de las personas que padecen diabetes tipo 1 no produce suficiente insulina, lo que provoca que sus niveles de azúcar en sangre sean demasiado altos. La proteína IHoP se encuentra en los islotes pancreáticos, grupos de células que segregan insulina y glucagón, ambos reguladores del azúcar en la sangre. Así, en individuos sanos, el glucagón aumenta los niveles de azúcar en la sangre y la insulina ayuda a reducirlos.
Durante la investigación, los pacientes y ratones que no habían desarrollado aún la diabetes presentaban niveles altos de IHoP pero, una vez que empezaron a desarrollar la enfermedad, no quedaron indicios de la proteína, por lo que los investigadores creen que puede regular los niveles de azúcar en sangre, al equilibrar la insulina y el glucagón.
“IHoP parece mantener la regulación de los niveles de azúcar en sangre bajo control. Cuando no está presente, el páncreas atraviesa una situación crítica y el proceso deriva en diabetes tipo 1″, expone el autor principal del estudio, Seh-Hoon Oh.
JANO.es • 05 Enero 2012 09:55
http://www.jano.es/jano/actualidad/ultimas/noticias/janoes/identifican/proteina/esta/relacionada/diabetes/tipo/1/_f-11+iditem-15936+idtabla-1?utm_source=Newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=Jano+diario+-+05%2F01%2F2012

El tratamiento quirúrgico bariátrico reduce los episodios cardiovasculares, pero los mecanismos resultan un misterio

Filed under: Temas interesantes — Arturo Hernández Yero @ 9:48
(Artículo original en inglés, heartwire; 3 ene. 2012)Gotemburgo, Suecia. Un nuevo análisis del estudio SOS (Swedish Obese Subjects) demostró que el tratamiento quirúrgico bariátrico condujo a una reducción del 30% en la frecuencia de episodios cardiovasculares en pacientes obesos, en comparación con los que recibieron tratamiento habitual, así como una disminución de casi 50% en las muertes de origen cardiovascular, después de casi 15 años de seguimiento[1]. El Dr. Lars Sjöström (Hospital de la Universidad de Sahlgrenska, Gotemburgo, Suecia) y sus colaboradores comunican sus hallazgos en el número del 4 de enero de 2012 de Journal of the American Medical Association.
El Dr. Sjöström dijo a heartwire: “Esto es muy importante pues ningún tratamiento no quirúrgico de la obesidad ha podido disminuir la enfermedad cardiovascular”. Añadió: “El tratamiento quirúrgico bariátrico muestra hasta el momento la posibilidad singular de disminuir los episodios cardiovasculares. SOS es el único estudio prospectivo en este campo pero dos estudios retrospectivos en torno al tratamiento quirúrgico bariátrico coinciden con nuestros hallazgos”.
El tratamiento quirúrgico bariátrico muestra hasta el momento la posibilidad singular de reducir los episodios cardiovasculares.
Sin embargo, los resultados también muestran que ni el índice de masa corporal (IMC) al inicio — antes de la operación — ni la pérdida de peso después del tratamiento quirúrgico pronosticaban la utilidad del tratamiento quirúrgico por lo que respecta a la disminución de la frecuencia de enfermedades cardiovasculares. No obstante, en el análisis retrospectivo la concentración inicial de insulina se relacionó considerablemente con una futura ventaja cardiovascular de manera que los pacientes con altas concentraciones de insulina tuvieron un pronóstico más favorable.
Sin embargo, puede tardar 10 años desentrañar cuáles criterios específicos pronosticarán mejor en quién será máxima la utilidad del tratamiento quirúrgico bariátrico, dicen el Dr. Sjöström y sus colaboradores.
Los beneficios para la supervivencia son mínimos y el tratamiento quirúrgico no está indicado en obesos sanos
En un editorial concomitante [2], el Dr. Edward H. Livingstone (University of Texas Southwestern Medical Center, Dallas) observa que “Los beneficios del tratamiento quirúrgico bariátrico no están relacionados con la pérdida de peso, el principal motivo por el cual se llevan a cabo estas operaciones”. Y hace notar que si bien hay diferencias significativas en los episodios cardiovasculares y los fallecimientos entre los grupos de pacientes con y sin tratamiento quirúrgico en estos últimos datos del estudio SOS, “la diferencia absoluta entre los grupos fue pequeña”.
Observa que analizados en conjunto con los resultados de otros estudios efectuados en el campo, estos hallazgos indican que la posible ventaja más clara del tratamiento quirúrgico de la obesidad -supervivencia más prolongada- “en el mejor de los casos sólo mejora en grado mínimo”.
Por tanto, termina diciendo, los pacientes obesos que por lo demás están sanos no se debieran someter a tratamiento quirúrgico bariátrico, pues “las ventajas esperadas en la salud no necesariamente superan los riesgos de las operaciones para bajar de peso”.
No obstante, el Dr. Sjöström dice que no está de acuerdo con esta conclusión. Hace notar: «Por ejemplo, en nuestro estudio sobre la mortalidad global, publicado en New England Journal of Medicine en 2007 [3], observamos un efecto muy significativo sobre la mortalidad pese a que se tomó en cuenta la mortalidad postoperatoria (0,25%)».
Es necesario identificar en quiénes es más útil el tratamiento quirúrgico bariátrico
El Dr. Sjöström dijo a heartwire que es clave el hallazgo de que el IMC no pronostica quién obtendrá beneficio cardiovascular con el tratamiento quirúrgico bariátrico, ya que «todas las directrices en torno al tratamiento quirúrgico bariátrico están basadas en el IMC. Consideramos que estas directrices deben modificarse de tal manera que se pueda seleccionar a los pacientes en quienes es más útil». Livingstone está de acuerdo. “El IMC por sí solo no se debiera utilizar como un criterio para el tratamiento de la obesidad o las operaciones bariátricas”.
El IMC por sí solo no se debiera utilizar como un criterio para el tratamiento de la obesidad o las operaciones bariátricas.
Lo que parece tener importancia central, dice el Dr. Sjöström, es si los pacientes se han de operar o no. Señala: “La falta de relaciones significativas entre el cambio de peso y la reducción del riesgo en el grupo con tratamiento quirúrgico podría ser un problema de potencia estadística”. Como alternativa, los cambios en otros factores además del peso corporal son más importantes para la reducción del riesgo cardiovascular. Sería muy importante comprender tales mecanismos pues podría ser factible simularlos con métodos no quirúrgicos.
Es tiempo de que el NIH valore la evidencia científica disponible y proporcione recomendaciones actualizadas para los procedimientos bariátricos en el tratamiento de la obesidad.
El Dr. Livingstone dijo a heartwire que considera que las personas obesas debieran valorarse si tienen una complicación grave establecida, por ejemplo, diabetes, hipertensión grave o apnea del sueño obstructiva o si son pacientes con artrosis que necesitan una artroplastia.
Y recomienda una revaloración científica de los factores implícitos. Recomienda: «Es tiempo que el US National Institutes of Health [NIH] convoque a otro comité de expertos para valorar en forma rigurosa la evidencia científica disponible y proporcione recomendaciones actualizadas para los procedimientos bariátricos en el tratamiento de la obesidad».
La identificación de subgrupos específicos que se beneficien del tratamiento quirúrgico puede tardar 10 años
En su artículo, Sjöström et al describen sus últimos hallazgos en el estudio SOS, basándose en 2010 pacientes obesos que fueron sometidos a procedimientos de cirugía bariátrica y 2037 individuos de control equiparados durante el mismo periodo que recibieron tratamiento habitual, hasta finales de diciembre de 2009, con una mediana de seguimiento de 14,7 años. Los participantes tenían entre 37 y 60 años de edad y debían tener un IMC mínimo de 34 en el caso de los hombres y de un mínimo de 38 en las mujeres. En los que se sometieron a tratamiento quirúrgico se llevó a cabo derivación gástrica (13,7%), cerclaje con banda (18,7%) o gastroplastia con banda vertical (68,1%).
El criterio principal de valoración del estudio SOS — mortalidad total — se redujo significativamente entre los que se sometieron a tratamiento quirúrgico bariátrico, según se comunicó con anterioridad. Los episodios de infarto de miocardio y accidente cerebrovascular se definieron de antemano como criterios secundarios de valoración y se valoraron por separado y en forma combinada.
Los procedimientos de cirugía bariátrica se relacionaron con un menor número de muertes de origen cardiovascular (28 en el grupo con tratamiento quirúrgico frente a 49 en el grupo de control; cociente de riesgos instantáneos ajustado (0,47; p = 0,002). El número de episodios cardiovasculares mortales o no mortales iniciales en total — IM o accidente cerebrovascular, lo que ocurriese primero — también fue más bajo en el grupo que se sometió a tratamiento quirúrgico (199 episodios frente a 234; cociente de riesgos instantáneos ajustado; 0,67; p < 0,001).
Los investigadores señalan que “Las operaciones bariátricas evitan los episodios cardiovasculares”. Hacen notar que estos últimos resultados, “así como las relaciones entre las operaciones bariátricas y los resultados favorables comunicados con anterioridad -en relación con los cambios en el peso corporal a largo plazo, factores de riesgo cardiovascular, calidad de vida, diabetes, cáncer y mortalidad-demuestran que los procedimientos de cirugía bariátrica conllevan múltiples ventajas, algunas de las cuales son independientes del grado de reducción de peso logrado por el tratamiento quirúrgico”.
No obstante, afirman que es prematuro tomar decisiones clínicas basadas en su análisis retrospectivo -p. ej., el hallazgo de que la insulina inicial sea un factor pronóstico de quién obtendrá el máximo beneficio cardiovascular de la operación bariátrica. Tales efectos del tratamiento precisarán confirmación en estudios prospectivos comparativos realizados en subgrupos con alto riesgo especificados al inicio y esto puede tardar “un mínimo de 10 años”.
Mientras tanto, las decisiones clínicas “se deben basar en la mejor evidencia científica disponible”.
Sjöström refiere haber recibido becas irrestrictas de Sanofi-Aventis y Johnson & Johnson para el estudio SOS; recibir honorarios por conferencias y asesoría de AstraZeneca, Biovitrium, Bristol-Myers Squibb, GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Lenimen, Merck, Novo Nordisk, Hoffman LaRoche, Sanofi-Aventis y Servier; y ser propietario de acciones en Lenimen y presidente de su Junta de Consejo. Las declaraciones de conflicto de intereses de los coautores se enumeran en el artículo original. Livingstone refiere no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.
Referencias
1. Sjöström L, Peltonen M, Jacobs P, et al. Bariatric surgery and long-term cardiovascular events. JAMA 2012; 307:56-65.
2. Livingstone EH. Inadequacy of IMC as an indicator for bariatric surgery. JAMA 2012; 307: 88-89.
3. Sjöström L, Narbro K, Sjöström CD, et al. Swedish Obese Subjects Study. Effects of bariatric surgery on mortality in Swedish obese subjects. N Engl J Med 2007; 357:741-752. 
http://www.theheart.org/article/1337431.do

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus