Diabetes mellitus

4 enero 2012

¿Cuándo eres viejo?

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:41
 Depende a qué edad lo preguntes
¿Cuándo eres viejo?
“Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre lo que es ser mayor”.
anciano-y-comida
Reuters
 
NUEVA YORK (Reuters) – En un momento en el que los 40 se consideran los nuevos 30 y los miembros de la generación del “baby boom” están redefiniendo la percepción de hacerse mayor, ¿cuándo se es viejo?
La respuesta parece depender de la edad de la persona a la que se pregunte, según un nuevo sondeo realizado entre los estadounidenses.
Para los llamados “millennials” -aquellos nacidos en las décadas de 1980 y 1990-, los 62 años ya se consideran ser viejo, pero los de la llamada Generación X -cuya fecha de nacimiento se sitúa entre 1964 y 1970- no creen que alguien sea anciano hasta que llegue a 71 años, según una encuesta del instituto de opinión pública Marist.
Los del “baby boom” sugieren que ser viejo es una descripción que encaja para los mayores de 77 años, mientras que los integrantes de la llamada Gran Generación, que vivieron durante la Segunda Guerra Mundial, no creen que se pueda aplicar hasta que no llegas a los 81 años.
“Todo el mundo tiene una opinión diferente sobre lo que es ser mayor, cuándo empieza la vejez”, dijo Roger Baumgart, presidente ejecutivo de Home Instead Senior Care, que encargó la encuesta telefónica entre 1.235 estadounidenses en todo el país.
“Hay una disparidad de 19 años entre lo que los Millennials y la Gran Generación piensan que es la vejez”, añadió. “Al hacerte mayor, tu percepción de hacerse mayor cambia”, sostuvo.
Aunque el ámbito entre lo que se considera ser viejo es de casi dos décadas, la edad a la que ambos grupos dijeron querer vivir era más consistente, con entre 89 y 92 años.
A pesar de pensar que a los 62 años se es viejo, los nacidos al final del milenio pasado querrían llegar hasta los 90.
“Están pronosticando que pasarán alrededor de un tercio de su vida siendo ancianos”, dijo Baumgart.
La encuesta también reveló una diferencia en la percepción de las edades entre los sexos, con las mujeres llevando los límites más allá. Ellas no se ven a sí mismas o a los hombres como viejos hasta los 75 y 74 años, respectivamente, mientras que para los hombres la cifra cae a 70 para ellos y 69 para las mujeres.
 02 ENE 12 |
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=74045

Demuestran la relación entre diabetes y pérdida de memoria

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 9:16
Investigadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia han podido determinar que, en pacientes afectados por diabetes, la ausencia de una molécula reguladora de la insulina, la IRS-2, tiene consecuencias en los procesos de adquisición de la memoria. El trabajo, publicado en la revista Cerebral Cortex, fue presentado ayer en rueda de prensa por Déborah Burks, investigadora principal del Laboratorio de Neuroendocrinología Molecular del CIPF, y Eduardo Martín, del Instituto de Investigación en Discapacidades Neurológicas de Castilla-La Mancha.
El estudio proporciona una explicación sobre la prevalencia de deterioro cognitivo en pacientes con desórdenes metabólicos, estableciendo un enlace directo entre la resistencia a la insulina y el daño cerebral. Además, respalda estudios epidemiológicos en los que enfermedades como la obesidad, la hiperinsulemia o la diabetes incrementan el riesgo de desórdenes neurodegenerativos, tales como la enfermedad de Alzheimer.
La clave de esta conexión estaría en una molécula llamada IRS-2, ya que su ausencia en modelos animales impide la potenciación a largo plazo de un proceso celular que refleja la adquisición de la memoria.
En el caso de los pacientes con diabetes tipo 2, la expresión de los niveles de IRS-2 está reducida de forma significativa. Según explicó Burks, también investigadora del CIBER de Diabetes Enfermedades Metabólicas (Ciberdem), se ha podido demostrar que la ausencia de la molécula impide la respuesta de las neuronas a estímulos que deben generar memoria. “La ausencia de IRS-2 también induce resistencia a insulina en el cerebro, la zona responsable para las funciones de la memoria y el aprendizaje”, señaló.
Los investigadores proponen que un aumento en la expresión y función de la molécula sería una diana muy atractiva en el tratamiento de diabetes y la prevención del deterioro de las funciones cognitivas. Martín explicó que el deterioro de la memoria y el aprendizaje entre los diabéticos “es reversible restituyendo la insulina” y aunque no se va a curar la diabetes, “sí se puede mejorar la calidad de vida de los pacientes. Falta mucho camino por andar” dijo.
Los resultados del trabajo del CIPF beneficiarán tanto a los enfermos de diabetes tipo 1 como a los pacientes de diabetes tipo 2, y el objetivo será obtener un mejor entendimiento de los mecanismos básicos para poder aplicar la llamada terapia celular, que persigue la regeneración de órganos y tejidos dañados mediante la restauración de la pérdida o el daño de células del organismo. Tres laboratorios del Centro de Investigación Príncipe Felipe que realizan investigaciones sobre la diabetes están afectados por los recortes de la financiación pública a este centro, lo que supondrá la desaparición de la mitad de las líneas de investigación.
Mientras, el conseller de Sanitat, Luis Rosado, visitó ayer una mesa informativa sobre la diabetes, ubicada en la plaza del Ayuntamiento, con motivo del Día Internacional de esta enfermedad. En esta mesa, Rosado recordó que el 14% de la población valenciana sufre diabetes, de los que el 6% desconoce su situación.
http://www.levante-emv.com/salud-vida/2011/11/15/demuestran-relacion-diabetes-perdida-memoria/856758.html

Relación entre hábitos alimenticios y enfermedades periodontales

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 9:11
La alimentación influye en el empeoramiento o la curación de las enfermedades de las encías, ya que aumenta o reduce la inflamación
Las enfermedades periodontales son un importante problema de salud pública. Afectan a las encías y, entre ellas, destacan la gingivitis o la periodontitis, también conocida como piorrea. Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), un tercio de la población de 35 a 44 años las sufre, un riesgo que se incrementa con la edad, hasta el punto de que dos de cada tres personas entre 65 y 74 años están afectadas. Su prevención es sencilla y tiene como prioridad la consecución de buenos hábitos de higiene bucal. No obstante, puesto que las enfermedades periodontales tienen como base una reacción inflamatoria provocada por bacterias que destruyen las estructuras que rodean y mantienen el diente, el tipo de alimentación que siga la persona afectada influye en el empeoramiento de los síntomas o en su mejoría y curación.
Los ácidos grasos saturados provocan inflamación y, por tanto, su efecto es negativo en caso de periodontitis o gingivitis, justo el efecto contrario al que causan los ácidos grasos poliinsaturados de la serie omega 3, reconocidos por su capacidad antiinflamatoria. Un aporte seguro de fibra, antioxidantes y ciertas vitaminas (D, C) se revelan protectoras de estas enfermedades de las encías, que pueden provocar la pérdida de los dientes y están relacionadas con un riesgo cardiovascular mayor o con la descompensación de la diabetes.
Menos grasa saturada, menos inflamación de las encías
La grasa saturada provoca una respuesta inflamatoria en la encía, una de las causas de la enfermedad periodontal
La inflamación se reconoce como un factor causal de la enfermedad periodontal, como puede ser la gingivitis o la periodontitis. Diversos ensayos clínicos coinciden en señalar que un alto consumo de ácidos grasos saturados se asocia a un mayor número de eventos de enfermedad periodontal, en tanto que provocan una respuesta inflamatoria. Los expertos sugieren una asociación de este tipo de grasa en la progresión de la enfermedad periodontal, independiente al resto de características de la dieta. No en vano, se ha comprobado una relación estrecha entre las personas que sufren tienen gingivitis y, al mismo tiempo, sufren artritis, ambas con la inflamación como factor común.
En caso de padecer este trastorno, el primer paso consiste en hacer un diario dietético y apuntar todos los alimentos que se comen cada día durante varias semanas, con el fin de identificar los alimentos ricos en grasa saturada. Los siguientes consejos resultan de utilidad para reducir la grasa saturada de la dieta:
-Repasar los productos que componen desayunos, almuerzos y meriendas. Es cuestión de prescindir de mantequillas, bollería y repostería industrial (si se elabora con aceites de coco y palma, ricos en grasa saturada), quesos, fiambres y embutidos, foie gras y patés y natas, entre otros.
-Eliminar la grasa visible de carnes y aves antes de cocinar.
-Escoger carnes magras: pollo y pavo sin piel, conejo sin grasa visible, filete de ternera, solomillo de ternera.
-Incluir más pescado que carne y dar mayor presencia en la dieta al pescado azul.
-Desgrasar los caldos de ave, carne y huesos en frío.
-Si se toman lácteos, optar por la leche desnatada y los derivados poco grasos (yogur desnatado, queso fresco) o alternar el consumo con bebidas vegetales (avena, arroz, soja).
-Eliminar de la dieta los productos elaborados con grasas vegetales de coco y de palma, presentes en repostería industrial o snacks por su riqueza en grasa saturada.
Dieta rica en omega 3, prevención y cura efectiva
Un mayor consumo de pescados azules, ricos en omega 3, es efectivo y seguro para la prevención y tratamiento de la periodontitis
La mayoría de los programas dirigidos a prevenir, tratar y manejar las enfermedades periodontales se centran en controlar la infección bacteriana causante y la respuesta inflamatoria. Los ácidos grasos poliinsaturados (PUFAs), en particular los de la serie omega 3 (DHA y EPA), tienen propiedades antiinflamatorias. Por esta razón, un mayor consumo de alimentos ricos en omega 3 o la ingesta de complementos específicos resulta una fórmula efectiva, segura y poco costosa en la prevención y tratamiento de la periodontitis.
El cuidado de la dieta se suma a la limpieza mecánica y, según el caso, a la aplicación de antibióticos locales como terapia conjunta de la periodontitis. La ingesta de complementos como el aceite de borraja y el de prímula (ambos ricos en ácido gamma-linolénico -GLA-, de carácter antiinflamatorio) puede ayudar a mejorar el perfil dietético de ácidos grasos a favor de los poliinsaturados con carácter antiinflamatorio. No obstante, el tratamiento con estos complementos debe tener la supervisión de un profesional sanitario que ajustará la dosis a cada individuo, dado que los efectos no son los mismos en todas las personas y pueden interaccionar con determinados medicamentos.
Por ello, el tratamiento más seguro y eficaz comienza por aumentar en la dieta la presencia de pescado azul, al resultar la mejor fuente alimentaria de omega 3 antiinflamatorios (DHA y EPA). Las anchoas o boquerones, las sardinas y otros pescados azules (verdel, palometa, chicharro o jurel, atún o bonito, salmón) estarán presentes en los menús, al menos, tres o cuatro veces por semana.
Además, si se tiene en cuenta la evidencia médica del beneficio de los omega 3 en el tratamiento de otras enfermedades inflamatorias crónicas (artritis reumatoide, enfermedades cardiovasculares, eczema, entre otros), el consumo de estos alimentos tendrá el beneficio adicional en la prevención y tratamiento de estas afecciones.
Autor: Por MAITE ZUDAIRE
Fecha de publicación: 27 de octubre de 2011
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2011/10/27/204290.php

La enfermedad en primera persona

Filed under: Temas de IntraMed — Arturo Hernández Yero @ 9:03

La enfermedad en primera persona. Valiosas reflexiones en entrevista del sitio IntraMed
Por Alcides Greca
A lo largo de los años de estudio durante la carrera médica, nos vamos familiarizando con alteraciones anatómicas, con modificaciones de los mecanismos fisiológicos que se transforman en factores patogénicos y tratamos de encontrar nexos vinculantes entre tales trastornos y los síntomas y signos que nos relatan los enfermos o que descubrimos en ellos al examinarlos. Buscamos también explicaciones racionales para los desvíos de la normalidad que muestran los exámenes de laboratorio y los modernísimos métodos de diagnóstico por imágenes.

La persistencia es la clave para perder peso y no recuperarlo

Filed under: Noticias — Arturo Hernández Yero @ 8:55
obesos
 Perder peso es uno de los propósitos más comunes para el nuevo año, pero cambiar conductas antiguas es una habilidad en sí misma, señala una experta médica.
Para perder el peso excesivo y no recuperarlo, las personas tienen que estar listas para enfrentarse a obstáculos y seguir intentándolo, aseguró la Dra. Jessica Bartfield, especialista en medicina interna y en la pérdida médica de peso del Hospital Conmemorativo Gottlieb, parte del Sistema de Salud de la Universidad de Loyola.
“Las personas necesitan motivación para perder peso, y el año nuevo es una oportunidad para comenzar de cero”, comentó Bartfield en un comunicado de prensa de la Loyola. “El cambio conductual es la piedra angular de una pérdida de peso saludable y exitosa, y se tarda unos tres meses en establecer una nueva conducta”, apuntó.
“Cuando uno aprende a montar bicicleta, espera caerse un par de veces y está preparado para volver a montar. Para perder peso, hay que tener las mismas expectativas, y planificar para ello”, explicó.
Apenas 20 por ciento de los estadounidenses que han intentado perder peso no lo recuperan, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Bartfield ofreció los siguientes consejos para ayudar a revertir esta tendencia y ayudar a las personas a alcanzar y mantener sus metas de pérdida de peso:
-No se salte el desayuno. “Comer en un plazo de una hora de levantarse puede estimular al metabolismo hasta 20 por ciento el resto del día”, aseguró Bartfield. “Comer algo es mejor que no comer nada, pero lo ideal es intentar incorporar proteína para obtener combustible duradero”.
-Revise su peso semanalmente. “Vigilar el peso semanalmente da una idea bastante exacta de la tendencia del peso, y, lo que es más importante, una detección temprana de cualquier aumento, lo que le permite ajustar las conductas de forma adecuada”, señaló Bartfield.
-Haga una hora de ejercicio al día. “Quitar la nieve con pala, pasar la aspiradora, subir las escaleras… no hay que correr como un hámster en una rueda durante 60 minutos. Dé tres paseos de 20 minutos a paso vivo, o acumule una hora de actividades variadas”, aconsejó.
-Limite la tele a menos de diez horas por semana. “Muchas personas me dicen que no tienen tiempo para hacer ejercicio, pero cuando les pido que cuenten las horas que se pasan frente a la tele o en internet, pueden hallar tiempo para actividades en que se mueven en lugar de estar sentadas”, dijo Bartfield.
-Lleve un registro de la actividad física. “Deje el coche a más distancia, suba por las escaleras, cambie los canales de la tele manualmente. Son formas sencillas de hacer más actividad física, y debe anotarlas según las haga, para mantenerse honesto”, dijo Bartfield. “Usar un podómetro puede ayudar a documentar con precisión y darle seguimiento al progreso”.
-Controle las calorías. No subestime la cantidad de calorías que consume en cada comida.
-Establezca metas claras y realistas. Evite proponerse metas nebulosas. Los objetivos deben ser específicos y alcanzables. Las personas pueden comenzar intentando perder diez por ciento de su peso corporal, recomendó Bartfield.
-Sea coherente. “Coma a intervalos regulares los siete días de la semana”, aconsejó Bartfield. “Ser ‘bueno’ los días de semana y luego hartarse los fines de semana crea un ciclo nocivo que entorpece la pérdida de peso”.
-Planifique para las dificultades. “Cuando uno aprende a conducir, un deporte o un instrumento musical, comete errores, y un instructor experimentado (o varios) ayudan a corregir los errores y a evitar que se repitan. Pídale ayuda a un amigo de confianza, o inscríbase en un programa para aprender a dominar las reglas para perder peso”, aconsejó Bartfield.
Cuando el que quiere perder peso es un adolescente, los padres deben involucrarse. “Tratar la obesidad infantil y adolescente tiene que ser un esfuerzo familiar. Toda la familia tiene que cambiar de conducta”, aseguró. “La investigación muestra que las familias (e incluso las parejas) que cambian conductas juntas son las que tienen más éxito”.
DOMINGO, 1 de enero (HealthDay News)
Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: Loyola University Health System, news release, Dec. 21, 2011
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_120342.html

Obesidad en América Latina

Filed under: Temas varios — Arturo Hernández Yero @ 8:47

Aspectos epidemiológicos de la obesidad en América Latina: los desafíos a futuro

Autora: Beatriz Cirilo(1)
Filiación:
(1)Universidad Fray Luca Paccioli, Cuernavaca, México; Portal Educativo de las Américas (OEA), Washington, EEUU
Correspondencia: bciriloa@gmail.com

Autor: Arturo Hernández Yero | Contáctenos
Actualidad sobre diabetes mellitus