Segundo domingo de mayo: «Día de las madres»

Posted at — Julio César Hernández Perera — mayo 13th, 2012 — 7:47 under Celebraciones,Información

Segundo domingo de mayo: «Día de las madres»

A mi madre
(poema de José Martí)

Madre del alma, madre querida,
Son tus natales, quiero cantar;
Porque mi alma, de amor henchida,
Aunque muy joven, nunca se olvida
De la que vida me hubo de dar.
Pasan los años, vuelan las horas
Que yo a tu lado no siento ir,
Por tus caricias arrobadoras
Y las miradas tan seductoras
Que hacen mi pecho fuerte latir.
A Dios yo pido constantemente
Para mis padres vida inmortal;
Porque es muy grato, sobre la frente
Sentir el roce de un beso ardiente
Que de otra boca nunca es igual.

madre-e-hijo-hEs cierto que cualquier día del calendario es válido para expresar amor a las madres. Pero el segundo domingo de mayo es el más preponderado como «Día de las madres». Es ocasión especial para reconocer de diferentes maneras ese sacrificio que sólo puede dar una madre, capaces de sufrir de forma altruista para conceder la felicidad de otros. Buscan siempre una causa para animar, y nunca les faltan palabras sabias y tiernas para aconsejar.

Para las madres que ya no están, habrá también este segundo domingo, hijos que con marchas pausadas y taciturnas lleven a un recordado lugar, flores repletas de amor. Con ellas no faltará un recuerdo obligado, que Martí alcanzó a fotografiar como: «el último beso ardiente, que de otra boca nunca es igual».

Una breve historia del «Día de las madres»

En la antiguedad se celebraban en Grecia y Roma festivales en honor a las madres de los dioses de cada mitología. Ya en el siglo XX, la norteamericana Anna Jarvis comienzó una campaña para establecer el «Día de las Madres». Después de la muerte de su madre, Anna decidió escribir a maestros, políticos, religiosos y otras personalidades, para que la apoyaran en su idea y celebrar ese día. Fue grande la acogida a su iniciativa y resultó aprobada en 1914 por el presidente Woodrow Wilson como día de fiesta nacional, a conmemorarse el segundo domingo del mes de mayo.

Las flores favoritas de la señora Jarvis eran los claveles, por lo que desde entonces los claveles rojos se convirtieron en el símbolo de las madres con vida, y los claveles blancos en el símbolo de las madres fallecidas.

Celebración en Cuba

Víctor Muñoz Riera, periodista cubano, aludió en 1920 a la celebración en los Estados Unidos del Día de las Madres, pero comentó acerca de esta fecha que dudaba que los cubanos asimilaran la celebración de este tributo como un gesto de ofrenda nacional. Este artículo suscitó la inconformidad entre sus lectores y fue Francisco Montoto, lector de una tabaquería en Bejucal, el que al llegar airado al Centro de Instrucción y Recreo, donde se reunían un grupo de jóvenes aficionados a las letras y el arte, le dio lectura a la crónica la que fue debatida ampliamente. La tertulia concluyó y los asistentes salieron con la decisión de celebrar por primera vez el segundo domingo de mayo de 1920, en Santiago de las Vegas, el «Día de las Madres».

Una carta fue enviada a Muñoz para darle a conocer este acuerdo. El propio periodista se ocuparía de disculparse con sus lectores y dar a conocer el interés que tenían estos jóvenes de celebrar este día y que esperaba pudiese instituirse como día oficial esta celebración en nuestro país. El tiempo transcurrió y sus palabras parecían perdidas en el espacio, pues no se le daba calor a la idea. Por eso, cuando resultó electo concejal del Ayuntamiento de la Habana presentó una moción el 22 de abril de 1921, la cual fue aprobada por unanimidad y aunque la misma no tuvo vigencia nacional, por tratarse de acuerdo municipal, la celebración del «Día de las Madres» se generalizó en toda la República.

Algunos años después el representante a la cámara Dr. Pastor del Río concibió el propósito de convertirlo en ley y ya el día 7 de julio de 1927 apareció en la Gaceta Oficial.

2 responses so far

If comments are open, but there are no comments.

Trackback URI | Comments RSS

Deja un comentario

*