Cloruro de Sodio

Posted at 13:59 under Diccionario

Compuesto químico iónico con la fórmula NaCl, formado por un catión sodio y un anión cloruro. Se le conoce como sal común. Es una sustancia ordinariamente blanca, cristalina, de sabor propio, muy soluble en agua, crepitante en el fuego. Es abundante en las aguas del mar y se halla también en masas sólidas en el seno de la tierra o disuelta en lagunas y manantiales.

El cloruro, uno de sus componentes, es necesario para mantener el equilibrio apropiado de los líquidos corporales y es una parte esencial de los jugos gástricos. Los alimentos con mayores cantidades de cloruro son entre otros: las algas marinas, el centeno, los tomates, la lechuga, el apio y las aceitunas. Además es uno de los componentes de la sal común.
El sodio se presenta de manera natural en la mayoría de los alimentos. Una forma habitual es en la sal de cocina, aunque la leche, las remolachas y el apio también lo contienen. La cantidad que se encuentra en el agua potable depende de la fuente. Tiene un importante papel en el organismo al intervenir en el adecuado equilibrio de los líquidos, en el mantenimiento de volumen y osmolaridad. Participa en el equilibrio ácido-base y la absorción de nutrientes por las membranas. Juega además un papel en la transmisión del impulso nervioso y en la función muscular. La sal de cocina contiene un 40% de sodio y una cucharadita contiene 2,300 miligramos del mismo. Los adultos sanos deben limitar la ingesta de sodio a estos 2,300 mg por día y los que sufran de determinadas enfermedades como la hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis hepática y nefropatía pueden necesitar cantidades menores.

El principal mecanismo que regula el metabolismo del sodio se asienta en el riñón. Este mantiene su concentración plasmática constante, de acuerdo a las necesidades del organismo. El exceso ingerido se absorbe rápidamente en el intestino, determinando un aumento de la osmolaridad plasmática, ésta estimula la sensación de sed y obliga al consumo de agua con la consiguiente expansión del volumen intravascular. Para compensar y controlar este aumento de volumen, los riñones responden eliminando la sobrecarga de sodio y agua. En este proceso, se aumenta la presión arterial con el fin de incrementar la presión de filtración en los glomérulos y de esta manera, aumentar la carga filtrada y la excreción urinaria de sodio. Este aumento de la presión arterial es la respuesta fisiológica necesaria para incrementar la excreción urinaria de sodio y agua, con el fin de mantener un volumen extracelular normal. En condiciones normales existe un balance entre la presión de perfusión renal (aproximadamente 100 mmHg) y la eliminación urinaria de sodio (aproximadamente100 -120 mEq). A este mecanismo se le denomina presión/natriuresis.

Cuando este aumento de la presión arterial alcanza rangos mucho mayores para lograr el balance entre ingesta y eliminación de sodio, se altera la curva presión/natriuresis. Si un individuo tiene una elevación importante de la presión arterial secundaria a una carga conocida de cloruro de sodio, significa que presenta sensibilidad a la sal y por lo tanto, el comportamiento de la presión guarda directa relación con la cantidad de sal ingerida. Este fenómeno de sensibilidad a la sal que se presenta en algunos individuos, se asocia a factores de tipo demográfico, genético y fisiológico. Entre estos factores fisiológicos se encuentran el Sistema Renina Angiotensina, el Sistema Nervioso Simpático, el Óxido Nítrico, la Endotelina y la función renal entre otros.  Alteraciones renales como la disminución del número de nefronas, la disfunción endotelial e injuria renal y el aumento de la reabsorción tubular de sodio guardan directa relación con el desarrollo de hipertensión sal sensible. La excesiva ingesta de sodio y la pobre ingesta de potasio son perjudiciales; ambos cationes se eliminan principalmente por el riñón, existiendo una directa relación entre la función renal e hipertensión arterial .

De modo general, el cloruro de sodio puede ejercer un efecto presor e inducir cambios funcionales y estructurales que contribuyen al aumento de riesgo de eventos cardiovasculares, renales, óseos y neoplásicos. La hipertensión arterial (HTA) afecta a aproximadamente al 25% de la población adulta del planeta y constituye el factor más importante de riesgo cardiovascular. La estrategia actual para abordar esta epidemia abarca no solamente el tratamiento clínico en las personas de alto riesgo, sino también la aplicación de medidas para reducir la ingesta de sodio y modificar el estilo de vida .

El Cloruro de Sodio también se conoce como sal común

Fuentes:

Imagen tomada de Wikipedia

Enciclopedia médica .Medline Plus. Sodio en la dieta

Enciclopedia Médica. Medline Plus. Cloruro en la dieta

Diccionario de la Lengua Española

Sodio and Potasio en busca del equilibrio

Reducción de la ingesta de sodio en las Américas :un imperativo de salud pública