Rev. de Educación Médica Superior

3 julio 2011

Evaluación (Evaluation, Assessment)

Filed under: Glosario Educación Médica — sccs @ 21:25

1) (Evaluation)

Proceso a través del cual se intenta determinar de manera sistemática y objetiva la relevancia, efectividad e impacto de las actividades en función de sus objetivos. La evaluación puede estar referida a la estructura, al proceso o a los resultados. Se pueden distinguir varios tipos de evaluación:
La evaluación individual formativa tiene el objetivo de dar a conocer sus resultados a la persona (generalmente un estudiante) para mejorar su rendimiento individual. Este tipo de evaluación permite identificar las áreas susceptibles de mejora y aportar sugerencias específicas para que estas oportunidades de mejora se constituyan en una herramienta educativa.
La evaluación individual sumativa determina si una persona ha alcanzado diversos objetivos específicos al objeto de otorgar un valor al rendimiento de dicha persona. Permite certificar la aptitud o la falta de aptitud para el desempeño de una tarea concreta.
La evaluación formativa de los programas aporta información que permite mejorar el rendimiento de los programas de formación. Generalmente se realiza mediante la encuesta de los estudiantes para obtener información y sugerencias que permitan mejorar el currículo. La información cuantitativa, como la valoración de los distintos aspectos del curriculum, puede ayudar a identificar aquellas áreas que requieren ser revisadas. La información cualitativa, como es la obtenida con las respuestas a preguntas abiertas relacionadas con los puntos fuertes y débiles de un programa formativo -así como las sugerencias de cambio-, permite determinar las áreas en las que no se había considerado la posibilidad de mejora y también aportan ideas para la propia mejora. La información también puede ser obtenida a partir de los profesores, de otros observadores, como otros profesionales y los pacientes.
La evaluación sumativa de los programas determina el grado en que un curriculum permite que todos los estudiantes alcancen los objetivos planteados, el grado en que son alcanzados sus propios objetivos, además de su capacidad para hacer participar, motivar y hacer agradable la enseñanza tanto a los estudiantes como a los profesores. Además de los datos cuantitativos, la evaluación sumativa de los programas educativos puede incluir información cualitativa acerca de barreras no conocidas o de efectos no tenidos en cuenta con anticipación y que se detectan tras la implementación del programa.
La evaluaciones formativas requieren generalmente un rigor menor, mientras que la evaluación individual y sumativa de los programas para uso externo (p.e. para la certificación de la aptitud) requiere un rigor mayor. En los casos en los que se requiere un grado elevado de rigor metodológico, el instrumento de medida debe ser apropiado en términos de contenido, fiabilidad, validez y aplicación práctica.

2) (Assessment )

Sistema de evaluación de las competencias profesionales, que utiliza criterios definidos y que incluye habitualmente una medición de los mismos mediante una escala cualitativa o mediante la asignación de un valor numérico. El propósito de la evaluación en el contexto educativo es el de determinar el nivel de habilidades o de conocimientos, medir los avances efectuados a lo largo del tiempo, determinar los puntos fuertes y débiles, clasificar a los estudiantes para su selección o exclusión, o motivar. La evaluación debe ser lo más objetiva y reproducible posible. Un evaluación fiable debe dar lugar a puntuaciones iguales o similares en dos o más ocasiones o cuando es aplicado por dos o más profesionales. La validez de una evaluación está determinada por el grado con el que es capaz de medir aquello que se pretende cuantificar. Es posible distinguir tres tipos de evaluación:
La evaluación formativa valora aquello que forma parte del desarrollo del proceso de enseñanza/ aprendizaje. Debe incluir un proceso de información al estudiante de los resultados obtenidos.
La evaluación sumativa es el análisis efectuado generalmente al final de un ciclo o un curso y se utiliza principalmente para conseguir información acerca de lo aprendido por el estudiante y de la forma como se ha enseñado.
La evaluación en base a criterios se refiere a la comparación con un estándar absoluto, como puede ser el rendimiento de un estudiante frente a un criterio estándar.

Evaluación basada en la actuación (Performance -Based Assessment)

Método de evaluación que hace que los alumnos participen en actividades clínicas específicas. Permite la evaluación de la capacidad para realizar tareas clínicas, y no simplemente la repetición de los conocimientos aprendidos. Los instrumentos más frecuentes para efectuar esta forma de evaluación son las listas de comprobación, las gráficas de observación y los auto informes.

Evaluación basada en la evidencia (Best Evidence -Based Assessment [BEBA]).

Sistema de evaluación realizada mediante métodos de medición adecuadamente seleccionados, en el cual los instrumentos son elaborados y administrados con rigor metodológico. La evaluación debe ser congruente con las preguntas del examen y diseñada para demostrar la adquisición de competencias. La elección adecuada de los métodos de medida y la construcción de los instrumentos adecuados para ello representan un aspecto clave en el proceso de evaluación debido a que determina la calidad de los datos que se van a obtener y a que garantiza que los resultados sean sólidos y válidos. El rigor metodológico es necesario para la fiabilidad y la validez de la evaluación.
El enfoque de la evaluación basada en la evidencia refleja el interés que existe en la actualidad por la calidad de los procesos de evaluación. Ésta se ha iniciado mediante la reciente introducción de los denominados tests cuantificados, los exámenes usando pacientes estandarizados y de casos simulados por ordenador, así como a través del uso de información y de datos relevantes de investigación que han permitido la validación de los procedimientos de evaluación más adecuados.

Evaluación de 360 grados (Evaluation 360-Degree)

Método utilizado para valorar las habilidades interpersonales y de comunicación, conductas profesionales y algunos aspectos de la asistencia de los pacientes y de la práctica basada en sistemas. Generalmente, los evaluadores que rellenan los formularios en la evaluación de 360 grados son superiores, iguales, subordinados o bien pacientes y sus familiares. La mayor parte de los procesos de evaluación de 360 grados se realizan mediante un cuestionario para obtener información acerca de los resultados de la persona evaluada en diversos aspectos como el trabajo en equipo, la comunicación, habilidades de gestión y para la toma de decisiones. En la mayor parte de las evaluaciones de 360 grados se utilizan esquemas de valoración para determinar la frecuencia con la que se lleva a cabo una determinada conducta. Las valoraciones son resumidas por todos los evaluadores según el aspecto considerado y para aportar información a la persona evaluada. Esta información que recibe la persona evaluada es más precisa cuando la evaluación tiene un carácter más formativo que acumulativo. Se obtienen resultados fácilmente reproducibles cuando participan varios evaluadores. El grado de fiabilidad es mayor cuán mayor es el número de de profesionales y de pacientes que participan.

Evaluación mediante listas de comprobación (Checklist Evaluation)

Método útil para valorar la competencia global o parcial que se puede desglosar en conductas
o acciones específicas. Para obtener puntuaciones congruentes y una fiabilidad satisfactoria de los resultados observados mediante el uso de las listas de comprobación, es necesaria la aplicación del método por parte de evaluadores expertos. Para garantizar la validez del contenido y de las normas de puntuación, la elaboración de las listas de comprobación requiere el consenso de diversos expertos sobre los comportamientos básicos y de los criterios para llevar a cabo la evaluación. Se ha demostrado claramente la utilidad de las listas de comprobación para evaluar las habilidades clínicas para realizar la historia clínica y de exploración física y de las habilidades de comunicación interpersonales. Las listas de comprobación se han utilizado también para la autoevaluación de las habilidades de aprendizaje basado en la práctica y, además, son muy útiles para facilitar información sobre el rendimiento alcanzado.

Evaluación por pares (Peer Review or Peer Evaluation)

Método para la evaluación de las actitudes y comportamiento profesionales utilizado por los residentes para evaluarse entre sí y utilizado también por los supervisores, profesionales de enfermería y pacientes para evaluar a los residentes. Los instrumentos característicos para realizar este tipo de evaluación son las listas de comprobación y los cuestionarios.

Fuente:

Andrzej Wojtczak. Glosario de términos de educación médica. International Institut for Medical Education (IIME). Nueva York, USA.
Traducción del Dr. Jorge Palés, Presidente de la SEDEM y de la Dra. Maria Nolla, Jefe de Estudios de la Fundación Dr. Robert.
Educ. méd. v.6 supl.2 Barcelona jul.-sep. 2003.

Estándar (Standard)

Filed under: Glosario Educación Médica — sccs @ 21:18

Estándar (Standard)

Modelo, ejemplo o norma para la medición de la cantidad, el peso, la intensidad, el valor o la calidad, establecido por algún organismo con autoridad y con aceptación general. También se define como un criterio o un valor medido a través del cual se pueden establecer juicios o decisiones. Un estándar adecuado debe ofrecer una perspectiva realista para determinar si es cumplido o no.
Los estándares pueden ser obligatorios (por ley), voluntarios (establecidos por organizaciones profesionales o privadas y disponibles para su uso) o de facto (aceptados por la costumbre o por convención, como los estándares de la ropa, las costumbres o el comportamiento).

Estándar en Educación (Standard in Education)

Diseño o formulación de un modelo relacionado con los diferentes aspectos de la educación médica y presentado de manera que permita la evaluación del ejercicio profesional del licenciado en el cumplimiento de los requerimientos profesionales aceptados de forma general. Estos estándares son establecidos a través del consenso de los expertos o por decisión de la autoridad educativa. Existen tres tipos de estándares educativos relacionados entre sí:
Los estándares de contenido o estándares de currículum se refieren a las habilidades, conocimientos, actitudes y valores qué se supone que los profesores ´enseñanª y los estudiantes “aprenden”. Los estándares de contenido definen lo que debe ser enseñado y lo que debe ser aprendido. Así en relación a los contenidos, los estándares también se pueden definir como ´los requisitos esenciales (nucleares)ª que debe cubrir el currículum de medicina para que los médicos adquieran los conocimientos, las habilidades y las actitudes necesarios en el momento de la obtención del grado de licenciatura.
Los estándares de rendimiento o de evaluación definen los grados de cumplimiento de los estándares de contenido y el nivel de competencia alcanzado en el cumplimiento de los requerimientos profesionales. Los estándares de actuación describen como se ha aprendido lo que debía aprenderse.
Los estándares de proceso o de oportunidades de aprendizaje definen la disponibilidad del profesorado y de otros recursos necesarios para el desarrollo de la enseñanza en la facultad de medicina, de manera que puedan cumplir los estándares de contenido y de actuación.
Un estándar también se puede clasificar de cuatro maneras:
El estándar absoluto se refiere a los conocimientos y las habilidades que debe poseer un estudiante para pasar un curso determinado. El estándar absoluto permanece invariable a lo largo de las diferentes evaluaciones y con independencia de las mismas, de los tipos y formatos del examen. La tasa de fracaso puede variar debido a cambios en la capacidad del grupo, o de una evaluación a otra.
El estándar relativo se establece como el rendimiento medio de los candidatos o mediante la definición de las unidades de desviación estándar respecto a la media. Un estándar relativo puede variar año tras año debido a los cambios en la capacidad del grupo, y puede dar lugar a un porcentaje anual fijo de fracaso de los estudiantes si las puntuaciones mantienen una distribución normal a lo largo de las diferentes evaluaciones.
Un estándar referenciado a la norma, es el estándar basado en un grupo representativo de la población estudiada. Las organizaciones de acreditación pueden utilizar estándares referenciados a la norma, en la que cada estándar está fundamentado en el rendimiento de una muestra representativa externa de gran tamaño (grupo normal) equivalente a la de los candidatos que realizan el test. El estándar referenciado a la norma es en ocasiones inestable y puede cambiar según el rendimiento del grupo normal y en relación con su tamaño. Los cambios que presenta el estándar con el paso del tiempo constituyen una preocupación.
Un estándar referenciado a un criterio es un estándar fijo que puede ser sometido periódicamente a reevaluación a la vista de los cambios o las tendencias del rendimiento de los candidatos a lo largo del tiempo. El estándar referenciado a un criterio relaciona el estándar de contenido con el nivel de competencia.

Fuente:

Andrzej Wojtczak. Glosario de términos de educación médica. International Institut for Medical Education (IIME). Nueva York, USA.
Traducción del Dr. Jorge Palés, Presidente de la SEDEM y de la Dra. Maria Nolla, Jefe de Estudios de la Fundación Dr. Robert.
Educ. méd. v.6 supl.2 Barcelona jul.-sep. 2003.

El solecismo sale para todos (Quinta Parte y final)

Filed under: De nuestro Idioma — sccs @ 21:06

Necio sería oponerse a la preferencia (no siempre justificada) que los protagonistas de cada época muestran por términosy usos diferentes a los de su tiempo, en esa continua renovación de la lengua como organismo vivo. Hoy, por ejemplo, la mayoría en Cuba prefiere decir propuesta y apenas se oye o se lee proposición, sugerencia, oferta, ofrecimiento, recomendación; y se hs expandido por la isla una melódica y asonantada negación: Para nada. A la vez, los escribas (sobre todo los del periodismo) desempolvan y quieren dar lustre nuevo a antiguallas que se preservaban en naftalina: fémina, infante, galeno… Sin embargo, que hace cada vez más raro, como sinónimo de culto o rebuscado, el uso del relativo cuyo, que ya los romanos empleaban para expresar relación de pertenencia (cuius), y algunos prefieren incómodos circunloquios como este: “… la producción de esos fármacos que el centro asistencial ha sido pionero en su empleo” (en lugar de: “… esos fármacos de cuyo empleo ha sido pionero el centro asistencial”).

Tampoco es raro hallar, tanto en textos narrativos como reflexivos, y en revistas y tabloides literarios (por no hablar de otras publicaciones periódicas, o la radio y la TV), gerundios que influenciados por el inglés son empleados en clara función adjetiva (“Leí una publicación tratando el tema en varios artículos” –escribió alguien, en lugar de: “Leí una publicación que trata el tema en varios artículos”); o en situación en que se ignora quién es el sujeto de la acción expresada por la forma no personal “La vi corriendo”. ¿Quién corría yo o ella? Según la norma, era yo quien realizaba la acción; sin embargo, quienesasí usan el gerundio suponen que era ella quien corría). A veces la nombradía del escribano lleva al que angustiado lee, a sospechar que la incorrección es deliberadamente expresiva de intención o un premeditado desafíoa las reglas gramaticales cuyo propósito el lector no consigue descifrar. O lo lleva a preguntarse si los editores y correctores leyeron bien ese texto. O a dudar si es él mismo (el lector) quien anda mal en sus conocimientos gramaticales.

En el afán de uniformar el pensamiento global, no con ideales esperantistas sino con propósitos de nuevo colonialismo, el neoliberalismo simplificador propició que muchos de los problemas a que hoy se enfrenta la cultura idiomática de cada nación, desde la torrencial penetración de extranjerismos (sobre todo anglicismos procedentes de Estados Unidos) hasta la incomprensible jerga intelectualista y los neologismos de la postmodernidad, pasando por la exaltación de vulgarismos y regionalismos que impiden la comunicación entren individuos de una misma familia lingüística y hasta de un mismo país. Y a quienes se preguntan qué importancia tiene una preposición en un mundo amenazado de extinción por los cambios climáticos y la competencia entre los arsenales nucleares, habría que recordarles que hablar y escribir bien es el camino para pensar mejor.

Fuente:

Alberto Ajón León. El solecismo sale para todos. La Calle del Medio. Nº 30. Octubre 2010. Pág. 3.

Autor: sccs | Contáctenos
Otro blog más de Art