Archive for the 'Historia'

ago 02 2011

Jules Gonin

Filed under Historia

Jules Gonin (1870-1934). Consagrado retinólogo suizo cuyos estudios permitieron esclarecer la patogenia del desprendimiento de retina regmatógeno. Creó una técnica quirúrgica para su tratamiento que es precursora de las técnicas modernas. Fue nombrado Profesor de Oftalmología en la Universidad de Lausana en 1920. La comunidad oftalmológica internacional reconoció su trabajo durante el Congreso Internacional de Oftalmología de Amsterdam, en 1929. Hizo muchas publicaciones en Europa y Los Estados Unidos, pero su obra más importante fue el libro “Le Décollement de la Rétine” publicado en 1934. Murió a los 64 años de un accidente cerebro vascular.

Comentarios desactivados

jun 17 2011

Charles L. Schepens

Filed under Historia

Charles L. Schepens (1912-2006). Eminente oftalmólogo nacido en Bélgica, que desarrolló su carrera en los Estados Unidos. Fue el creador del oftalmoscopio binocular indirecto. Por sus aportes a la cirugía de retina, fundamentalmente en el tratamiento del desprendimiento de retina regmatógeno con cerclaje escleral, se considera el padre de la Cirugía de Retina Moderna. Murió a los 94 años después de recibir grandes honores de la Academia Americana de Oftalmología.

Comentarios desactivados

jul 02 2010

Marco Antonio Giraud Teulon

Filed under Historia

Marco Antonio Giraud Teulon (1816-1887).
Afamado oftalmólogo francés que trabajó en París. Fue el introductor en 1861 de la oftalmoscopía binocular y magnífico especialista en las descripciones de fondo de ojo.

No responses yet

jun 21 2010

Sergio Vidal Casali

Filed under Historia

Sergio Vidal Casali (1923-2010). Chileno de nacimiento pero cubano de corazón.

La oftalmología cubana está de luto. El pasado 29 de Mayo de 2010 fallece el Dr. Sergio Vidal Casali. Con su partida, se nos ha ido un excepcional medico, extraordinario profesor, un magnifico amigo, y para muchos de nosotros, también un padre.

Nacido en Santiago de Chile, en 1923, termino sus estudios de medicina en 1947, como uno de los primeros en su clase. Comienza a ejercer la oftalmología durante su primer año como profesional, dedicándose, junto a su práctica de la oftalmología general, a perfiles específicos como la estrabología y la retina, entregándole a esta última subespecialidad la mayor parte de su tiempo y empeño, hasta casi el ultimo día de su vida, durante más de 60 años.

Tras el retorno a su ciudad natal desde Antofagasta, ya es considerado una referencia nacional en la, en aquel entonces, naciente sub-especialidad de retina, centrando su practica en el Hospital El Salvador, y contribuyendo con ello al fortalecimiento del prestigio de esa tan reconocido clínica y de la oftalmología de su país. El 1960 viaja a Estados Unidos, y durante casi 2 años en el Schepens´s Eye Institute de Boston, Massachusetts, bajo la tutela del Dr. Charles Schepens, amplia su caudal de conocimientos de la sub-especialidad, sobre todo en lo concerniente a la rama quirúrgica de la misma. Es de destacar, que incluso entre los que ya se dedicaban a este hacer en aquella época, solo un pequeño grupo manejaba adecuadamente el abordaje quirúrgico del desprendimiento de retina; así como el oftalmoscopio binocular indirecto como herramienta de trabajo principal. Así, es de los pioneros en la introducción de estas técnicas en su país natal, así como posteriormente de la fotocoagulación con laser, la angiografía flouresceínica; y la crioablación retinal, entre otras. Paralelamente, se destaco en el desarrollo de los programas de entrenamiento de residencia en Oftalmología, formación de residentes y sub-especialistas en retina; así como editor en las publicaciones especializadas más reconocidas de su país.

Vivió una vida plena, pero para nada indiferente al dolor ajeno. Vertical defensor de la justicia social y decidido luchador por la causa y los derechos de los oprimidos y necesitados, dejo muy clara su postura ideológica y política con su adherencia irrestricta al movimiento de la Unidad Popular liderado por el Dr. Salvador Allende desde sus comienzos, hasta que muy pronto, tras el golpe de estado del 11 de Septiembre de 1973, se vio obligado a abandonar su patria, por las presiones, arbitrariedades y persecuciones de las que fue víctima.

Sin embargo, después de una corta estancia en Europa y Argelia, y tras no poca insistencia y gestiones personales de su parte, por fin logra arribar a su destino definitivo, voluntario y deliberado, Cuba; en 1976, y donde en poco muy tiempo decide echar su suerte para siempre, y deja de ser huésped o extraño, para convertirse, por decirlo en una palabra, en CUBANO, conceptual y esencialmente; con mucho de lo que ello atesora, y con todo el compromiso, reto, entrega y convicción que ello implica. A todo y con todo sirvió, sonrió, sufrió, comprendió, luchó. Voluntaria y libremente, de hecho; fue la senda que escogió transitar, y fue el lugar en el que escogió descansar.

Comienza a trabajar el 11 de enero de 1977 en el Servicio de Retina del Hospital Oftalmológico “Ramón Pando Ferrer”. En nuestra tierra pronto comenzó su labor de creador; y fue desde un inicio notable su empeño en irradiar la luz del conocimiento entre todos. La palabra maestro en nuestra lengua materna puede tener muchos significados, pero el Dr. Vidal satisfizo la más sublime y antigua de sus acepciones, aquella que se representa más allá de la docencia académica y profesional, y trasciende, sobrevive; impronta imborrable en todo aquello que trasmitió a quienes tuvimos la dicha y el honor de compartir sus días. Sus ENSEÑANZAS (obligatoriamente en mayúsculas) no se limitaban al terreno de la oftalmología o la retina. Diletante, poseedor de vastísima y universal cultura, el solo escucharlo constituía un ejercicio de aprendizaje incomparable. Paralelamente, su avidez de conocimiento, su autoexigencia rayana en la superación profesional y personal, su tesón y decisión para comprender lo nuevo o lo ajeno y hacerlo suyo (el béisbol y la informática fueron dos de sus mayores desafíos) fueron paradigmas que exigió a quienes lo rodeaban e involuntariamente injertó en sus vástagos.

Ordenado y meticuloso hasta el límite, también intransigente y acérrimo enemigo de la desidia, lo mal hecho, la irresponsabilidad. Inconforme crónico y poseedor de una lengua crítica y mordazmente “quirúrgica”, herramienta de anatema contra quien o de lo que disentía, sin censura de persona, lugar o momento, bien si jamás impuso su criterio sin razón o sentido, o ejercicio exclusivo de “poder”; bien si también aceptaba una crítica, censura o disensión, bien si un dialogo diáfano y sincero era la mejor arma para persuadirlo; bien si desde ese Olimpo en que muchos involuntariamente (y muy en su contra) lo ubicábamos, siempre manifestó satisfacción, aprobación, admiración y hasta amor por aquellos que decidieron asumir como suya su cruzada y compromiso por la causa de quienes nos necesitaban.

Su imagen de gigante en toda su extensión merecida como ninguno, jamás lacero su corazón y nobles instintos, y a pesar de esa artificial, muy frágil y poco convincente coraza de “aspereza” y hosquedad en el trato que muchas veces intentaba alzar como imagen. Su vida, y sobre todo su enfermedad y ultimo adiós se acompaño del cuidado, del sentimiento y del respeto de ciudadanos de todos los estratos, razas, profesiones y credos de nuestra sociedad, desde el ministro, el médico o el artista, hasta el simple mecánico o la empleada de limpieza más humildes; ambos muy amados hermanos insustituibles, mejor ganados en la batalla diaria que heredados por azar de la paternidad; y cuyas lagrimas de hombre o mujer sin consuelo encerraban la pureza de quienes hacen sin esperar ni pedir nada a cambio.

El “Viejo” cerró su consulta un día viernes como tantos otros antes, pero no llego el lunes puntualmente, como era su costumbre. Como siempre, todos se extrañaron; y preocuparon. Solo una inesperada enfermedad cerebro-vascular lo pudo alejar; y solo así definitivamente, de su consulta, su buro, y su sagrada silla y lámpara de hendidura. Solo la muerte (nunca su enfermedad crónica o sus maltrechas caderas) lo pudo separar de su sacerdocio medico o magisterial, solo así la naturaleza pudo doblegar un “HÉROE“.

Sabido es que la muerte muchas veces ennoblece, que quien se va deja las más de las veces un amado recuerdo y el respeto de quienes lo rodeaban. No es el caso necesariamente ahora, pues la sentencia martiana de que “la muerte no es cierta cuando se ha cumplido con la obra de la vida” pocas veces tuvo tanta certeza y merecimiento. Vidal fue más allá de la muerte, de la evocación o de la memoria. Vidal está vivo; sigue entre nosotros, y quienes hablamos de Él en tiempo presente, quienes preferimos el hacer y el crear, continuamos transitando por su camino, sobreponiéndonos al dolor mediante la lucha por la excelencia, la entrega irrestricta y el compromiso absoluto con quien necesite de nuestro obrar y consejo; o defendiendo nuestra posición, conceptos y criterios con transparencia, devoción, valor y humildad.

Vendrán homenajes, nombramientos, toda suerte de respetuosos recuerdos, no importa. Cuando sus cenizas por voluntad propia se esparcían en el litoral norte de esta su ciudad adoptiva, el sol se ponía en el horizonte, mientras seguro emergía como nueva y poderosa luz de amanecer en otra latitud. Inmejorable metáfora, para describir lo fútil de la muerte ante la presencia de la continuidad de la vida en lo perdurable de la obra, de la creación y el engrandecimiento de quien en realidad no se marcha, si no que queda y multiplica en cada uno de nosotros; en cada uno para quien fuiste nuestra verdad, nuestra luz y nuestro camino. La Muerte no se lleva el infinito.

Por eso, para aquellos que te decían Doctor, Profesor, Compañero, y sobre todos, para quienes te podíamos decir cariñosamente AMIGO, VIEJO, PADRE, ese viernes fuimos a despedirte para un viaje muy corto. Por eso, ese día, para muchos nuestro último pensamiento fue simplemente GRACIAS POR TODO. Donde quiera que estés, viejo querido, ilumínanos, y recibe un grande y respetuoso beso de todos estos tus voluntarios y orgullosos hijos.

No responses yet

« Newer Posts