Rehabilitación BIOMECANICA

23 junio 2011

Filed under: Para un mejor desempeño — rehabilitacion-bio @ 8:57

Goniometría
o balance articular.

Lo
vamos a realizar con una serie de instrumentos como los goniómetros
o los aparatos especiales de goniometría, cintas métricas, en
reglas duras o cromadas. Para hacer un balance articular el paciente
debe estar relajado en una sala temperatura agradable, se suelen
hacer sin ropa. Con la posición más cómodo a tanto el paciente
como del fisioterapeuta para evitar las compensaciones. Todos los
datos deben ser descritos en la ficha del paciente, en la historia
clínica para que no sirva como elemento de valoración de las
sucesivas mediciones. Los balances articulares se pueden realizar de
forma activa y de forma pasiva en la forma pasiva el fisioterapeuta
realiza el movimiento sin que haya contracción por parte del
paciente.

ARTICULACIONES
DE LA CINTURA ESCAPULAR
:
se valoran los movimientos de la articulación gleno-humeral. Antes
de empezar a valorar los movimientos activos de la gleno-humeral
vamos a realizar las mediciones fijas de la cintura escapular que son
para saber la posición o colocación de los distintos huesos de la
cintura escapular con relación al resto del cuerpo y también para
observar deformaciones en la cintura escapular. Para ello vamos a
observar la cintura escapular desde distintos puntos de vista.
Haremos cuatro tipos de visiones:

VISIÓN
SUPERIOR DE LA CINTURA ESCAPULAR:

colocamos al paciente en sedestación con la espalda recta y los
brazos colgando a lo largo del cuerpo. El fisioterapeuta se va
colocar de espaldas al paciente y haremos dos mediciones:

  • Medición
    del ángulo
    oblicuidad
    que
    forman la espina del omoplato con el eje longitudinal de la
    clavícula. El centro goniométrico se va a colocar en la parte
    superior y media del acromion. Una rama siguiendo el eje
    longitudinal de la clavícula y otra rama siguiendo el eje
    longitudinal del omoplato. En todas las mediciones fijas las dos
    ramas van a estar fijas no hay ninguna rama móvil. La amplitud
    normal del ángulo alfa es de 60º. Este ángulo aumenta cuando
    hacemos la traslación interna (70°) y cuando hacemos la traslación
    externa de la escápula bajará de los 60°.

  • Ángulo
    mide
    la
    oblicuidad de la espina del omoplato con respecto al plano frontal,
    de esta forma indica el grado de frontalización de la escápula. La
    posición del paciente y el fisioterapeuta es la misma que en el
    ángulo alfa. El centro goniométrico se sitúa en la parte superior
    de acromion y una rama siguiendo la línea biacromial y la otra en
    la espina del omoplato, o coincidiendo con el plano frontal del
    cuerpo. El ángulo suele ser de unos 45°.

VISIÓN
DORSAL DE LA CINTURA ESCAPULAR:

sirve para ver la situación que tiene la escápula con el resto del
tronco. Distinguimos tres mediciones:

A.)
Oblicuidad de la espina del omoplato:
con
respecto a la horizontal. El paciente se coloca en bipedestación
(dorso descubierto) y los brazos relajados colgando a lo largo del
cuerpo. El fisioterapeuta detrás del paciente. El centro
goniométrico lo vamos a colocar por la parte posterior y externa del
acromion. Una rama seguirá el eje longitudinal de la espina
escapular y la otra seguirá la línea biacromial desde un punto de
vista posterior. Será horizontal o paralela al suelo. La oblicuidad
será de unos 10° de media.

B.)
Oblicuidad del borde axilar de la escápula:

con respecto a la vertical. La posición del paciente y del
fisioterapeuta es la misma. El centro goniométrico se sitúa en la
parte posterior y externa del acromion. Una rama siguiendo el eje
longitudinal del borde axilar de la escápula y la otra rama vertical
al suelo. Según Génot la media suele ser de 45° – 50º.

C.)
Oblicuidad de la espina del omoplato:

con respecto al borde axilar. Se va a utilizar principalmente para
observar el tamaño de la escápula y se debe realizar con el lado
contralateral. De esta forma miramos y deformaciones congénitas de
la escápula. El centro goniométrico se coloca en la parte posterior
y externa del acromion. Una rama sigue el eje longitudinal y la otra
rama el borde axilar del omoplato.

  • Mediciones
    centimétricas de la vista dorsal
    :
    busca la distancia entre los omóplatos y sirve para observar las
    desviaciones del raquis en el plano sagital del cuerpo. El raquis es
    recto desde un plano sagital. En primer lugar se mide la distancia
    desde el borde interno de la espina de la escápula hasta la
    apófisis espinosa de la vértebra más cercana (suele ser siempre
    la apófisis espinosa de la tercera vértebra dorsal). En los
    hombres la distancia media suele ser de 8 cm y en las mujeres de 7.
    Del ángulo inferior de una escápula al ángulo inferior de la otra
    tiene que haber 16 cms. de distancia en los hombres y 14 cms. a las
    mujeres.

VISIÓN
FRONTAL O ANTERIOR:

el paciente se coloca en bipedestación (posición anatómica). El
fisioterapeuta por delante del paciente y la medición que se hace es
la oblicuidad de la clavícula con respecto al plano horizontal. El
centro goniométrico lo vamos a colocar a nivel del centro de la
articulación esternocostoclavicular. Una rama sigue el eje
longitudinal de la clavícula en relación al eje distal y la otra
rama sigue la línea horizontal. La separación de la clavícula de
la línea horizontal suele ser de 10°.

VISIÓN
LATERAL O DE PERFIL:

colocamos al paciente en bipedestación y el cuerpo recto. El
fisioterapeuta se coloca lateralmente sobre el lado que vamos a hacer
la medición. El centro goniométrico lo vamos a colocar dos dedos
por debajo del borde y lateral externo del acromion. Una rama
siguiendo el borde axilar del omoplato en dirección al ángulo
inferior de la escápula, mientras que la otra rama se coloca
vertical al suelo. Esta medición da de media unos 50º y va a ser
una medición que vamos a tener que realizar la medición del
movimiento de flexión o anteversión de la glenohumeral.

MOVIMIENTOS
DE LA CINTURA ESCAPULAR:

  • Flexión
    del hombro:

    hay dos formas:

-Flexión
global del hombro:
nos
referimos a la goniometría de los tres tiempos a la vez, por tanto,
con la participación de todas las articulaciones de la cintura
escapular (tenía entre 160 °-180°). La posición del
paciente puede ser en sedestación con una silla con respaldo para
fijar la zona dorsal de la espalda o bien en bipedestación pero se
acompaña de muchas compensaciones. También se puede hacer en
decúbito supino (es la más usada). Se utiliza más esta porque al
estar la espalda y la pelvis en contacto con la camilla evitamos que
se produzcan compensaciones ya que fijamos mejor el cuerpo. El
fisioterapeuta se coloca homolateralmente.

-Centro
goniométrico:

lo colocamos dos dedos por debajo del borde lateral y externo del
acromion porque a ese nivel se encuentra el centro de la articulación
glenohumeral.

-Rama
fija:

seguirá el eje longitudinal del brazo antes del inicio
del movimiento por tanto la rama fija será paralela al suelo.

-Rama
móvil
:
seguirá el eje longitudinal del brazo durante el movimiento.

Esta
medición va a contar con los tres tiempos del movimiento. Se
puede hacer dos excepciones dentro de esta medición:

1.-
Si queremos que haya participación de la zona lumbar (tercer tiempo)
el paciente debe estar en decúbito supino con los miembros
inferiores en extensión. En esta posición el movimiento es de unos
180°.

2.-
Se puede hacer sin la participación de la columna lumbar. Colocamos
al paciente en decúbito supino con las rodillas y las caderas en
flexión y con los pies sobre la camilla para que se produzca un
aplazamiento de la columna lumbar (una contranutación). Con lo cual
el tercer tiempo no se puede producir. La medición daría alrededor
de 10º-30° grados menos que es lo que dura el tercer tiempo.

-Flexión
glenohumeral:

medición del movimiento realizado sólo por esta articulación
(junto con la subdeltoidea). Medimos sólo el primer tiempo de la
flexión del hombro sin ningún tipo de participación del resto de
articulaciones. Tenemos que buscar un punto de referencia anatómico
para controlar el movimiento del resto de articulaciones. Este punto
está en el borde exiliar del omóplato. Antes de empezar a hacer la
goniometría de la flexión glenohumeral hay que hacer la oblicuidad
sagital del omóplato. Una vez hecho hacemos la medición de la
glenohumeral. El paciente se coloca en sedestación sobre la camilla
el fisioterapeuta homolateralmente.

-Centro
goniométrico:

dos dedos por debajo del borde lateral y externo del acromion.

-Rama
fija:

borde axilar del omóplato.

-Rama
móvil:

siguiendo el eje longitudinal del antebrazo durante el movimiento.

Esta
medición se parará en el momento en el que notemos que el borde
axilar del omoplato se empiece a mover. A los grados que salen en
esta medición hay que restarles los 50º (más o menos) que salen en
la primera medición. En el Génot viene la posibilidad de hacer esta
medición en decúbito prono con el brazo que vamos a medir fuera de
la camilla.

  • Extensión
    o retroversión del hombro:

    en el Génot también viene la posibilidad de hacer esta goniometría
    de forma global o glenohumeral. Esta medición se puede hacer o bien
    en bipedestación buscando un trozo de pared que haga esquina de tal
    forma que el brazo lo pueda llevar por detrás o bien en sedestación
    donde la silla tiene que tener un respaldo firme y alto. Normalmente
    se hace en bipedestación. Los talones, las zonas glúteas y la
    tuberosidad occipital en contacto con la pared y una vez en esa
    posición se hace el movimiento. Esto se hace para evitar la flexión
    del tronco. El fisioterapeuta se coloca homolateralmente. El
    goniómetro se coloca igual que la flexión global.

-Centro
goniométrico
:
dos dedos por debajo del acromion.

-Rama
fija:

perpendicular
al suelo.

-Rama
móvil:

siguiendo el eje longitudinal del brazo siguiendo el recorrido
articular durante el movimiento.

  • Abducción
    del hombro:

    tiene tres tiempos y se hace igual que la flexión del hombro. Hay
    dos mediciones:

-Abducción
glenohumeral:

medición del primer tiempo de la separación del hombro. El paciente
se coloca en sedestación y el fisioterapeuta por detrás del
paciente a la altura del hombro donde vamos a realizar la medición.
La medición aunque el fisioterapeuta esté por detrás se va
a realizar por la parte anterior del hombro.

-Centro
goniométrico:

parte el anterior del hombro dos dedos por debajo del borde anterior
del acromion.

-Rama
fija:

perpendicular al suelo coincidiendo con el eje longitudinal del
brazo.

-Rama
móvil:

eje longitudinal del brazo durante el movimiento de separación.

Con
la mano que sujeta la rama fija a la vez contacta con la clavícula y
la articulación acromioclavicular de tal forma que esta medición
parará cuando la mano comience a notar el ascenso de la clavícula.

-Abducción
global del hombro:

con el paciente en sedestación o bipedestación o en decúbito
supino. Si es en sedestación tiene que tener la espalda apoyada en
el respaldo alto y duro de la silla ya que se controla mejor las
compensaciones. La peor es la bipedestación por las compensaciones.
El fisioterapeuta se coloca anterior al paciente y la colocación de
centró goniométrico, la rama móvil y fija es la misma que en la
abducción glenohumeral. La medición también se hace por la
parte anterior del hombro. Mediríamos los tres tiempos. Hay que
evitar la inclinación contralateral del hombro.

  • Adducción
    del hombro:

    también se puede realizar en sedestación, bipedestación y en
    decúbito supino. La mejor forma es en decúbito supino para evitar
    compensaciones y la peor es la sedestación. El fisioterapeuta se
    coloca homolateralmente. El movimiento en sí no es un movimiento
    puro, hay que realizar una pequeña flexión de unos 20-25° para
    pasar por delante del tronco. Normalmente es una medición global.

-Centro
goniométrico:

parte anterior del hombro dos dedos por debajo del borde anterior del
acromion.

-Rama
fija:

perpendicular o vertical al suelo si es en bipedestación y paralela
al suelo si es en decúbito supino.

-Rama
móvil:

siguiendo el eje longitudinal del brazo.

Hay
que evitar las compensaciones como la excesiva antepulsión del
hombro y las rotaciones contralaterales del hombro.

  • Rotaciones
    del hombro:

    la posición es igual para la rotación interna y la rotación
    externa. Se coloca al paciente en decúbito supino con el codo
    pegado al tronco pero no deja realizar el movimiento correctamente
    así que colocamos al paciente en decúbito supino y el brazo en
    separación de 90º. Para evitar la pronosupinación del antebrazo
    sacamos la articulación del codo ligeramente por fuera de la
    camilla. En la posición de inicio el antebrazo está vertical al
    suelo. El fisioterapeuta se coloca lateralmente al paciente en
    frente de la articulación del codo.

-Centro
goniométrico:

prolongación del eje longitudinal del brazo a nivel del centro del
olécranon del codo.

-Rama
fija:

eje longitudinal del antebrazo antes de iniciarse el movimiento por
tanto será vertical al suelo.

-Rama
móvil:

eje longitudinal del antebrazo en dirección a la apófisis estiloides
del cúbito durante la realización del movimiento.

La
rotación externa (amplitud 95°) es mayor que la rotación interna
(80-85°). Es un movimiento que en las mujeres suele ser mayor que
en los hombres. Como compensaciones durante la rotación externa al
estar el cuerpo apoyado hacia arriba no existen. En la rotación
interna en cambio hay una antepulsión excesiva del muñón del
hombro.

  • Abducción
    y adducción horizontal del hombro:

    no viene explicado en la mayoría de los libros. El movimiento
    empieza en una flexión de 90°. El paciente se coloca en
    sedestación apoyando la espalda para evitar las compensaciones y el
    fisioterapeuta por detrás del paciente a la altura del hombro que
    vamos a medir.

-Centro
goniométrico:

parte superior del hombro coincidiendo con el centro de la
articulación gleno-humeral. Este punto viene a coincidir con la
parte posterior de la articulación acromioclavicular.

-Rama
fija:

eje longitudinal del brazo al iniciar el movimiento y coincide
por tanto con el plano sagital de la articulación del hombro y
paralela al suelo.

-Rama
móvil:

eje longitudinal del brazo durante el movimiento.

Tenemos
que cuidar las compensaciones:

-Adducción
horizontal

rotación contralateral del tronco

(hay
que pegar la espalda al respaldo).

-Abducción
horizontal

rotación homolateral del tronco

(se
evita con el contacto de la espalda en la silla).

NOTA:
todas las mediciones hasta ahora son mediciones activas pero también
se pueden realizar de forma pasiva. En todos los casos si queremos
hacer una valoración goniométrica pasiva todo es igual salvo que la
mano del fisioterapeuta que sujeta la rama móvil del goniómetro a
la vez debe movilizar esa parte en cuestión. Esto es válido para
casi todo el cuerpo.

BALANCE
ARTICULAR DEL CODO:

FLEXIÓN
DEL CODO:

es una de las que más vamos a realizar. Se coloca al paciente
preferiblemente en decúbito supino o incluso en sedestación.
Siempre con el codo pegado al cuerpo en posición anatómica y con el
antebrazo en supinación para que la amplitud sea la mayor posible.
La medición en sí se hace por el borde externo del brazo aunque
también se pueda hacer por el borde interno. El fisioterapeuta se
coloca lateralmente al codo donde vamos a realizar la medición
(homolateralmente).

  • Centro
    goniométrico:

    parte externa del codo coincidiendo con el epicóndilo.

  • Rama
    fija o braquial:

    eje longitudinal del brazo en dirección al centro de la
    articulación del hombro.

  • Rama
    móvil:

    eje longitudinal del antebrazo en dirección a la apófisis
    estiloides del radio.

La
amplitud articular de este movimiento es de unos 140° siendo mayor
en las mujeres. Si la medición se hiciese por el borde interno (muy
raro sólo se hace cuando hay problemas) tenemos que hacer una ligera
separación del hombro.

  • Centro
    goniométrico:

    parte interna del codo a nivel de la epitróclea.

  • Rama
    fija:

    eje longitudinal del brazo en dirección al centro de la axila.

  • Rama
    móvil o antebraquial:

    eje longitudinal del antebrazo en dirección a la apófisis
    estiloides del cúbito.

EXTENSIÓN
DEL CODO:

vamos a diferenciar el déficit de extensión del codo con la
medición de la hiperextensión del codo. El paciente se coloca en
decúbito supino con el codo pegado al cuerpo y en supinación del
antebrazo. Los puntos que referencia son los mismos que en la flexión
siendo más normal la medición por el borde externo. Los grados
obtenidos se valoran negativamente. Si quisiéramos valorar la
hiperextensión colocamos al paciente en decúbito supino y tomamos
los mismos puntos de referencia que para la extensión del codo. La
medición se puede hacer por el borde externo o interno. Los grados
son positivos en este caso.

VALGO
DE CODO:

es una medición fija y por tanto no hay rama móvil. Si hacemos la
extensión del codo con el antebrazo en supinación se produce una
cierta angulación externa del codo. Esa angulación externa se
denomina valgo del codo. Por el contrario si ponemos el codo en
extensión y el brazo en pronación no se produce ningún tipo de
angulación del codo, es decir, el eje longitudinal del brazo
coincide con el del antebrazo. El paciente se coloca en decúbito
supino con el codo en extensión y el antebrazo en supinación. El
fisioterapeuta homolateralmente.

  • Centro
    goniométrico:

    punto medio de la línea que va a unir el epicóndilo con la
    epitróclea todo ello en la parte anterior del codo.

  • Rama
    superior:

    eje longitudinal del brazo en dirección al centro de la
    articulación del hombro.

  • Rama
    inferior:

    eje longitudinal del antebrazo en dirección al centro de la
    articulación de la muñeca.

La
amplitud articular suele ser de unos 10° y mayor en las mujeres.

MEDICIONES
CENTIMÉTRICAS DEL CODO:

en esta articulación son comunes la realización de mediciones
centimétricas. Se van a utilizar para valorar la flexión y
extensión del codo. Se realizan porque son mediciones fáciles de
hacer y con escaso error. El paciente se coloca en decúbito supino
con el codo y el antebrazo en la misma posición que la valoración
goniométrica. Se valora la distancia que hay desde el borde
anteroexterno del acromion hasta la apófisis estiloides del radio.
En la extensión se coloca al paciente en decúbito supino y se
valora la distancia entre la apófisis estiloides del radio o del
cúbito (normalmente del radio) hasta el mismo plano de la camilla.
Hay que evitar
compensaciones
en la extensión del codo como la antepulsión del hombro y para
evitarla la parte anterior tiene que estar en continuo contacto con
la camilla y cuando se levante hay que parar.

PRONOSUPINACIÓN
DEL ANTEBRAZO:

es una de las mediciones más complicadas por su medición subjetiva.
Para realizarlo colocamos al paciente en bipedestación o sedestación
siendo esta última la más utilizada. El codo ha de estar pegado al
cuerpo y en flexión de 90° para evitar compensaciones. El antebrazo
se mantendrá en posición indiferente (dedo pulgar señalando al
techo). Esta posición vale para pronación y supinación. El fisio
se coloca mirando al paciente. La goniometría no se puede realizar
sin crear un eje de referencia. Cogemos un boli o lápiz y lo
colocamos entre la segunda y cuarta comisura de los dedos manteniendo
los dedos en extensión. Sobre el eje que forma este eje se va a
realizar la medición.

  • Centro
    goniométrico:

    extremo distal del dedo medio.

  • Rama
    fija:

    siguiendo el eje longitudinal del bolígrafo antes de iniciar el
    movimiento. Es perpendicular al suelo

  • Rama
    móvil:

    eje longitudinal durante el movimiento de pronosupinación.

La
compensación más típica que tenemos que evitar en la supinación
son las inclinaciones laterales del tronco hacia el mismo lado.

ARTICULACIÓN
DE LA MUÑECA:

para medir sus movimientos en todas ellas partimos de la misma
posición. Esa posición es aquella en la que el eje longitudinal del
tercer metacarpiano coincide con el del antebrazo. Desde esa posición
se empezará estos movimientos:

FLEXIÓN
DE MUÑECA:

el paciente se coloca en sedestación de tal forma que apoye el
antebrazo completamente sobre una mesa de manos o a una camilla baja.
El antebrazo se va a apoyar en supinación. El fisio se coloca
homolateralmente. La medición se puede realizar por el borde externo
o interno siendo más frecuente el externo.

  • Centro
    goniométrico:

    cara externa (si lo hacemos por el borde externo) de la muñeca a
    nivel del extremo distal de la apófisis estiloides del radio.

  • Rama
    fija:

    eje longitudinal de brazo en dirección al epicóndilo.

  • Rama
    móvil:
    eje
    longitudinal del tercer metacarpiano.

Si
esta medición la hiciéramos de forma pasiva la fuerza del fisio se
aplicará sobre la zona del carpo y del metacarpo. Esto es válido
para la flexión dorsal de la muñeca. Si la medición la hiciéramos
por el borde interno:

  • Centro
    goniométrico:

    parte distal de la apófisis estiloides del cúbito.

  • Rama
    fija:

    el eje longitudinal del antebrazo por el borde interno en dirección
    a la epitróclea del codo.

  • Rama
    móvil:

    eje longitudinal del tercer metacarpiano.

No
hay que seguir el eje del tercer metacarpiano.

FLEXIÓN
DORSAL DE LA MUÑECA:

el paciente tiene que estar en sedestación apoyando el brazo. Con el
antebrazo supinación pero con la muñeca en el extremo de la camilla
o una mesa de manos. Los puntos de referencia son los mismos que para
la flexión palmar. Salvo una apreciación: cuando se hace la
medición por el borde interno la rama móvil no pasa nada si
seguimos el eje longitudinal del quinto metacarpiano porque en
flexión dorsal el tercer y quinto metacarpiano realizan el mismo
movimiento. Las compensaciones aquí son más habituales. Con la mano
que sujeta la rama fija evitamos a su vez que se produzca una
elevación del plano de la mesa.

INCLINACIÓN
CUBITAL Y RADIAL DE LA MUÑECA:

ambos movimientos parten de la misma posición: el paciente en
sedestación apoyando el antebrazo y la mano sobre una mesa de manos.
El antebrazo en supinación y además debe estar en constante apoyo
sobre la mesa de manos para respetar el plano frontal del movimiento.

  • Centro
    goniométrico:

    parte anterior y medial de la articulación de la muñeca o lo que
    es lo mismo en la base de la columna del dedo pulgar.

  • Rama
    fija:

    eje longitudinal del antebrazo por su cara anterior en dirección al
    centro de la articulación del codo.

  • Rama
    móvil:

    eje longitudinal del tercer metacarpiano durante el movimiento de la
    muñeca.

COMPLEJO
ARTICULAR DE LA MANO:

formada
por muchas articulaciones. La medición es bastante complicada sobre
todo porque son movimientos que tienen lugar en articulaciones con
pequeños movimientos y los goniómetros suelen ser demasiado
grandes. La mayoría de las mediciones son de tipo centimétrico y lo
que evalúan son la funcionalidad de la mano y no movimientos
concretos. Con las mediciones centimétricas valoramos movimientos
característicos de esta zona del cuerpo.

A.)
MEDICIONES GONIOMÉTRICAS:

  • Medición
    de la flexión metacarpofalángica e interfalángica:

    se realiza con los goniómetros especiales de medición y no se
    suelen usar de dos ramas. Estos goniómetros son específicos de
    esta medición. Las ramas de estos goniómetros se apoyan sobre la
    cara dorsal tanto de los metacarpianos cómo de las falanges
    correspondientes. La flexión aumenta del primer al quinto dedo.

  • Goniometría
    de la primera comisura:

    no referimos a los movimientos de la trapeciometacarpiana. Existen
    dos mediciones distintas:

1.)
Apertura frontal:

medimos los movimientos de adducción y abducción de la
trapeciometacarpiana. El paciente se coloca en sedestación con
el antebrazo y la mano apoyados sobre la camilla baja pero con el
antebrazo en pronación ya que la medición se va a realizar sobre la
cara dorsal de la mano.

*Centro
goniométrico:

articulación trapeciometacarpiana.

*Rama
fija:

eje longitudinal del segundo metacarpiano.

*Rama
móvil:

eje longitudinal del primer metacarpiano.

2.)
Apertura perpendicular de la 1ª comisura:

medimos el movimiento de flexoextensión de la trapeciometacarpiana.
Llevamos del pulgar al plano sagital del dedo índice. El paciente en
la misma posición de antes pero con el primer dedo por fuera de la
mesa camilla. La colocación goniométrica es la misma que la
apertura frontal.

B.)
MEDICIONES CENTIMÉTRICAS:

son muy fáciles de realizar y muy precisas. Hay muchas:

  • Déficit
    de la oposición del pulgar:

    se mide la distancia entre la punta del dedo pulgar al resto de los
    dedos fundamentalmente del dedo meñique.

  • Distancia
    del pulgar a la base del meñique:

    explora la oposición conjunta del dedo pulgar.

  • Medición
    de la separación interdigital:

    sirve para medir el movimiento de separación de las articulaciones
    metacarpofalángicas entre sí. Se mide la distancia entre el tercer
    dedo y cualquiera de los demás (2º, 4º a 5º, el 1º no).

  • Medición
    del estado de la prensión palmar o digito-palmar:

    es el acto de tocar con la yema de los dedos la palma de la mano. Es
    la distancia entre la punta del tercer dedo hasta la palma de la
    mano en su porción más proximal. Este movimiento se mide con todos
    los dedos a la vez. Si lo hiciéramos por separado quedaría muy
    limitado porque las vainas tendinosas son comunes a todos ellos. La
    insuficiencia que se produce al realizar este movimiento con un solo
    dedo da lugar a lo que se conoce como una insuficiencia muscular
    activa (al realizar la flexión digito-palmar con un solo dedo) ya
    que es un problema del agonista que impide realizar el movimiento.

MEDICIONES
CENTIMÉTRICAS DE LOS PERÍMETROS MUSCULARES:

son muy comunes y se suelen realizar en distintas partes de los
miembros superiores e inferiores. La función es observar la posible
atrofia de los distintos grupos musculares de estas partes del
cuerpo. Van a ser debidas a encamamientos prolongados o a
inmovilizaciones prolongadas como las que se hacen después de
cualquier tipo de fractura. Todo desuso de una zona muscular conlleva
una atrofia. Siempre que se puedan todas estas mediciones se deben de
hacer de forma bilateral. Si la atrofia es a nivel de un único
miembro se observa en miembro contralateral y de esta forma sabes
hasta donde tienes que llegar en la rehabilitación. Si tenemos a un
paciente con una atrofia bilateral del mismo grupo muscular entonces
haces la medición del contorno perimétrico para posteriormente
volver a hacerlo y ver si ha aumentado y si lo vas haciendo bien.

A.)
PERÍMETRO BRAQUIAL:

el paciente se coloca en decúbito supino con los codos en extensión
de esta forma nos aseguramos que el paciente está totalmente
relajado lo cual es muy importante porque al contraerse los músculos
aumenta su volumen. También se puede hacer en bipedestación con los
codos extendidos. La medición se va a hacer de la siguiente forma:
hacemos una marca 10 cm por encima del epicóndilo y

a este nivel se hace la medición del perímetro. Se mide el
perímetro de la musculatura extensora y flexora del codo (bíceps
braquial, braquial anterior y tríceps).

Así observamos la atrofia de músculos flexores y extensores.

B.)
PERÍMETRO ANTEBRAQUIAL:

la posición es la misma que en la anterior. La medición se realiza
localizando el epicóndilo y haciendo una línea 5 cm por debajo de
éste ya que se supone que es la zona de mayor grosor del antebrazo.
Vamos a valorar la atrofia de la musculatura epicondílea y
epitroclear.

En
el Génot viene también la medición perimétrica de la mano.

PERÍMETROS
MUSCULARES DEL MIEMBRO INFERIOR:

son mucho más frecuentes que las del miembro superior. Esto es
debido a que normalmente la musculatura del miembro inferior tiene un
tono superior que la del miembro superior y su atrofia en caso de
encamamiento va a ser mucho más rápida y mayor que la del miembro
superior. Hay dos tipos de mediciones distintas:

  • Perímetro
    del muslo:

    el paciente se coloca en decúbito supino con las rodillas en
    extensión y totalmente relajado. Hay dos mediciones distintas:

1º)
Se realiza haciendo una marca a 20 cm por encima del polo superior de
la rótula. Esta medición se hace para ver la atrofia de la
musculatura de los flexores de rodilla y las dos cuartas partes del
cuádriceps: recto anterior y músculo crural.

2º)
Se hace una marca entre 7-10 cms. por encima de la rótula en función
del tamaño de la persona. Con esta medición observamos la posible
atrofia del vasto interno y externo del cuádriceps. Es la medición
más importante ya que el vasto interno es el músculo que con mayor
rapidez se atrofia y el que más veces lo hace. La función principal
del vasto interno es la realización de los quince últimos grados de
la extensión de rodilla y la mayor parte de las movilizaciones se
suelen realizar en semiflexión. El vasto interno queda sin actividad
hasta que te quitan la escayola.

  • Perímetro
    de la pierna:

    sólo vamos a realizar una medición. Una marca entre 12-15 cms. por
    debajo del polo inferior de la rótula dependiendo del sexo de la
    persona. Medimos la posible atrofia de los gemelos y del sóleo que
    forman conjuntamente el tríceps sural.

BALANCE
ARTICULAR DEL TRONCO O RAQUIS:
vamos
a dividir el raquis en dos zonas: goniometría de la zona cervical y
goniometría de la zona dorsolumbar. El balance articular se puede
hacer desde dos puntos de vista diferentes:

1º)
Por una parte desde el punto de vista de la fisioterapia nos vamos a
valer del goniómetro de dos ramas, de algunos goniómetros
específicos como el goniómetro de desviación magnética y sobre
todo las mediciones centimétricas. Son en general las mediciones de
fisioterapia más fáciles, más sencillas y menos costosas pero no
suelen ser totalmente exactas ya que los movimientos del raquis
vienen acompañados de muchas compensaciones difíciles de evitar.

2º)
La
segunda forma de realizar estas mediciones es por radiología, es
decir, con la utilización de rayos X. Es más exacta, más cara, más
lenta y más difícil de realizar por lo que normalmente no se
utiliza. Se usan para observar los grados de desviación de la
columna en las escoliosis.

GONIOMETRÍA
DEL CUELLO:

el balance articular en el cuello se podrá realizar a dos niveles:

A.)
Globalmente:
valorando el movimiento de todas las vértebras cervicales a la vez
siendo realmente el que vamos a realizar.

B.)
Por
partes:

existe la posibilidad de realizar las mediciones por separado:

-Región
cervical alta:

formada por las tres primeras vértebras cervicales y la articulación
atlooccipital.

-Región
cervical baja:

formada desde la 4ª a la 7ª vértebra cervical.

  • Flexión
    del cuello:

    (desde el punto de vista global) La primera parte del movimiento de
    la flexión del cuello la realiza la región cervical baja mientras
    que la última parte se realiza con la zona cervical alta. Esto
    ocurre con todos los demás movimientos del cuello. Para realizar un
    movimiento con la parte cervical alta consiste en el acto de “sacar
    papada”. El paciente ha de estar en decúbito supino y en esa
    posición se manda hacer la flexión de cuello llevando la barbilla
    al pecho. La medición es centimétrica y se va a valorar la
    distancia que va desde el borde inferior del mentón o barbilla
    hasta la parte superior y central del manubrio esternal. La boca
    tiene que estar cerrada. Hay que evitar las compensaciones con la
    zona dorsal del tronco (flexiones) para lo cual en ningún momento
    el paciente podrá levantar los hombros ni el tronco. Si la medición
    la quisiera hacer de forma pasiva colocamos al paciente en decúbito
    supino pero con el cuello fuera de la camilla y con una mano realizo
    la flexión del cuello y una vez hecha, sujetas su cabeza con la
    barriga y de tal forma dejamos las dos manos libres para medición
    centimétrica. También se puede hacer colocando al paciente en
    sedestación pero en una silla con un respaldo alto y firme en la
    zona dorsal del tronco en contacto con el respaldo para evitar
    compensaciones. Dejamos caer la cabeza y el propio peso hace de
    forma pasiva se produzca el movimiento.

  • Extensión
    del cuello:

    se puede hacer en decúbito supino, sedestación o en decúbito
    lateral.

-Decúbito
supino:
con
el cuello y la cabeza por fuera la camilla. En esta medición al
estar el tronco en contacto con la camilla evitamos compensaciones de
extensión del tronco. Es una medición pasiva ya que la cabeza hace
de peso. Si hay patología asociada suele ser una posición
que conlleva miedo y contracciones musculares hacia ese movimiento.

-Sedestación:
sobre una silla con respaldo firme para fijar la zona dorsal. La
medición también sería pasiva porque dejamos caer la cabeza hacia
atrás pero no conlleva miedo por parte del paciente.

-Decúbito
lateral:
colocamos
al paciente en decúbito lateral y le dejamos que mueva la cabeza.
Este movimiento es de forma activa. El fisioterapeuta se pone de
espaldas al paciente fijando con su cuerpo la zona dorsal de la
columna del paciente para evitar compensaciones. Todas estas son
mediciones centimétricas que valoran la distancia de la parte
inferior del mentón a la parte superior y central del manubrio
esternal.

  • Inclinaciones
    laterales de cuello:

    de forma activa colocamos al paciente en decúbito supino y le
    decimos que intente tocar el hombro con la oreja correspondiente
    respetando el plano frontal. El hecho de que el tronco está apoyado
    sobre la camilla hace que no se produzcan inclinaciones laterales
    como compensación. Hay que tener cuidado con las elevaciones del
    hombro como compensación. Se hace una medición centimétrica y se
    mide la distancia entre el trago de la oreja hasta el borde lateral
    y externo del acromion. Si el movimiento es muy amplio se valora en
    función de los dedos que quedan por llegar. Si la medición es de
    forma pasiva tenemos dos opciones:

-Decúbito
supino:

con el cuello y la cabeza por fuera de la camilla. Movemos la cabeza
con la mano y luego sujetamos con la barriga la posición que hemos
logrado y realizamos la medición. NO se tiene que fijar el hombro
contralateral porque lo que haríamos es un estiramiento de las
fibras del trapecio contralateral con lo que produciríamos una
insuficiencia muscular funcional pasiva por el sobreestiramiento del
músculo contrario.

-Sedestación:
apoyando la espalda en un respaldo alto y firme para fijar el tronco
dejando caer la cabeza con el propio peso de ésta.

  • Rotaciones
    del cuello:

    se puede hacer tanto de forma centimétrica como de forma
    goniométrica. Si es de forma centimétrica se realiza de la
    siguiente manera:

-Decúbito
supino:

pedimos que haga la rotación respetando el plano horizontal de
movimiento y que no se ayude de una pequeña flexión. La medición
es centimétrica y se mide desde el borde inferior del mentón hasta
el borde lateral y externo del acromion (con la boca cerrada).

-Sedestación:
se realiza de la misma forma a salvo que la silla tiene que tener un
respaldo firme y alto para evitar las rotaciones de tronco.

Si
la medición es goniométrica el paciente se coloca en sedestación
con las mismas condiciones de antes. El fisio se coloca detrás del
paciente teniendo una visión superior.

-Centro
goniométrico:

encima de la cabeza en el punto medial del cráneo.

-Rama
fija:

plano sagital (hacia delante y paralela al suelo).

-Rama
móvil:

siguiendo el plano medio de la nariz.

GONIOMETRÍA
DEL TRONCO:

(zona dorsolumbar).

FLEXIÓN
DE TRONCO:

esta medición se realiza con una técnica llamada distancia
dedos-suelo y es en sí una medición de tipo centimétrica. El
paciente se coloca en bipedestación con los pies juntos y con las
plantas de los pies en contacto con el suelo y las rodillas en
extensión completa no permitiéndose ni una semiflexión. Desde esta
posición se le pide que intente tocar con la punta de los dedos el
suelo y se mide la distancia de la punta del tercer dedo hasta el
plano de suelo. Hay que tener en cuenta que se produce una ligera
flexión de cadera. Lo único que hay que evitar es la flexión de
rodillas. La gente con isquiotibiales cortos tendrá una menor
amplitud de este movimiento. Cuando la persona llega con los dedos al
suelo se coloca la articulación de la muñeca flexión dorsal máxima
y se valora la distancia entre la base de la columna del dedo pulgar
hasta el suelo. En caso de que tocase se colocaría al paciente en un
escalón y se mira distancia que pasa de la línea horizontal.

  • Test
    de Schober:

    existen varios tipos siendo todos mediciones centimétricas. El más
    usado es el test de Schober total que valora dos cosas: capacidad de
    movimiento de las vértebras dorsolumbares durante la flexión del
    tronco y la capacidad elástica de la piel que recubre la zona dorso
    lumbar en la parte posterior del cuerpo. Colocamos al paciente en
    bipedestación y si es posible desnudo. Tenemos que encontrar y
    marcar dos puntos:

-Apófisis
espinosa de la 5ª lumbar
.
Lo más normal es que sea difícil de encontrar por el tejido
adiposo, si es un problema a hacer lo siguiente: la línea ilíaca
(entre las crestas ilíacas) coincide con la apófisis espinosa de la
4ª lumbar.

-Apófisis
espinosa de la primera vértebra dorsal
que
suele ser muy fácil de localizar puesto que es la que más sobresale
junto con la 7ª cervical.

Una
vez localizados los dos puntos se hace una primera medición que mide
la distancia entre esas dos apófisis espinosas y anotamos el
resultado. Después le pedimos al paciente que toque el suelo con los
dedos y una vez que llegue al máximo medimos otra vez esa distancia
(siendo esta vez mayor). Lo normal sería ya que la variación
estuviese entre 10 y 15 cms. siendo lo más normal de 10 cms.

  • Test
    de Schober lumbar:

    sería igual que el total pero realizado sólo en la zona lumbar.
    Tendríamos que encontrar la apófisis espinosa de la 1ª y 5ª
    lumbar. La L1 se suele encontrar con dificultad aunque si la persona
    es delgada se coge la 5ª y se cuenta pero si es obesa lo que se
    hace es una marca de unos 10 cms. por encima de la apófisis
    espinosa de la L5. La técnica es la misma. Se hace una primera
    medición en bipedestación y una segunda al tocar el suelo, la
    diferencia viene a ser entre 3 y 5 cms. siendo más cercano a 3.
    Tanto en el test de Schober total como el lumbar se suele criticar
    ya que no introduce la articulación L5-S1 que era una de las zonas
    que más participa en la movilidad en la flexión lumbar.

  • Test
    de Schober escalonado:

    valora la capacidad de movimiento en la flexión de la zona
    dorsolumbar y la capacidad elástica que lo recubre pero por partes.
    Para ello se coloca al paciente en bipedestación y se hace una
    marca a nivel de la apófisis espinosa de la quinta lumbar y de
    abajo arriba se hacen marcas cada 10 cm de tal forma que lo normal
    sea hacer cinco marcas. El espacio más inferior corresponde con la
    zona lumbar, el segundo con la zona dorsal baja, el tercero con la
    zona dorsal media y el cuarto con la zona dorsal alta. Una vez hecho
    esto se le vuelve a pedir que toque el suelo con los dedos y se
    vuelve a medir la distancia entre cada uno de sus espacios y se
    valora la capacidad de movimiento de cada una de esas partes.

EXTENSIÓN
DE TRONCO:
medición
pared-esternón. Para ello se coloca al paciente en bipedestación
mirando la pared de tal forma que esté en contacto con la pared la
pelvis y la punta de los pies y en esa posición se pide que haga
extensión del tronco. De esta forma se impiden compensaciones de
pelvis y cadera. Normalmente el paciente no va a realizar el
movimiento completo puesto que se desequilibra. Para evitar ese
problema esta medición hay que hacerla entre dos personas: uno
sujeta la pelvis sobre la pared y otro hace la medición. La medición
centimétrica consiste en medir la distancia entre el borde superior
del manubrio esternal hasta la propia pared.

  • Teste
    de Schober anterior global:

    mide la capacidad de movimiento de las vértebras dorsolumbares
    durante la extensión del tronco y la capacidad elástica de la piel
    que recubre la zona anterior del tronco. Tomamos unos puntos de
    referencia:

-Marca
en el borde anterior y superior del manubrio esternal.

-Marca
en el borde supero anterior del pubis.

Sólo
es buena esta técnica en personas no obesas.

INCLINACIONES
LATERALES DEL TRONCO:

existen dos formas de realizar esta medición:

  • Bipedestación:
    se coloca al paciente en posición anatómica con los talones juntos
    y las plantas de los pies en contacto con el suelo y se le pide que
    haga la inclinación lateral resbalando la mano con intención de
    tocar los dedos de los pies. El movimiento tiene que ser en el plano
    frontal ya que es muy fácil compensar con una ligera flexión del
    tronco. No pasa nada porque el conjunto de la pelvis se desplace
    hacia el lado contrario mientras hacemos el movimiento pero esto
    último siempre y cuando la línea biilíaca sea siempre paralela al
    suelo. La medición es centimétrica y busca la distancia desde el
    extremo distal del dedo medio hasta el plano del suelo. Hay que
    tener cuidado con las muchas compensaciones y por ello es muy normal
    que se haga entre dos personas: uno controla la pelvis y
    compensaciones y otro realiza la medición.

  • Sedestación:
    la medición en sedestación se realiza si es difícil controlar las
    compensaciones. Normalmente en un taburete. Las condiciones son las
    mismas: respeto del plano frontal y evitación de las
    compensaciones. Son más fácil de controlar las compensaciones en
    sedestación lo único que hay que controlar es que el grupo
    contralateral se levante de la silla. La medición en sí sería
    igual. Cuando hacemos la medición en sedestación la capacidad de
    movimiento de la zona lumbar se ve un poquito alterada sobre todo el
    movimiento de la zona lumbar baja ya que el apoyo biisquiático va a
    coaptar en parte el movimiento, es decir, la zona lumbar la limita
    en cuanto a su movimiento. Además los pies deben estar siempre en
    contacto con el suelo. Cuanto más bajo esté el taburete menos
    movilidad tendrá la zona lumbar y más coaptado estará el
    movimiento, por tanto, hay que evitar que sea demasiado bajo.

ROTACIONES
DEL TRONCO:

se puede hacer tanto valoración centimétrica como goniométrica.
Ambas son de las más subjetivas porque es muy difícil evitar las
compensaciones.

  • Medición
    centimétrica:

    el paciente se coloca en bipedestación aunque también se puede
    hacer en sedestación. Una vez que esté en bipedestación se le
    dice que sujete un palo por detrás del cuello para evitar que se
    mueva la cintura escapular y para evitar compensaciones en el cuello
    y cintura escapular. Una vez en esa posición se toman dos puntos de
    referencia:

-Borde
lateral y externo del acromion del mismo lado hacia el cual
realizamos la rotación.

-Espina
ilíaca posterosuperior de la pelvis (del lado contrario hacia el
cual hacemos la rotación).

Se
realiza una primera medición antes del movimiento. Posteriormente
realizamos la rotación en la misma posición y volvemos a realizar
la medición (es más pequeña). Restamos a la segunda la primera
medición y anotamos el resultado. El gran problema son las
compensaciones sobre todo de la pelvis y caderas ya que para valorar
bien este movimiento la pelvis ha de estar fija y para ello lo más
normal es hacer una rotación de la pelvis hacia el mismo lado del
movimiento que mide por eso siempre que se pueda se debe hacer entre
dos personas: una que fije la pelvis y la otra que haga la medición.
Si no podemos evitar las compensaciones pasamos a realizar la
medición en sedestación sobre un taburete regulable en altura y con
el palo por detrás del cuello. La única diferencia es que el apoyo
biisquiático hace que siempre esté fijo. Los movimientos de la zona
lumbar baja también se pierden haciendo que la amplitud del
movimiento sea menor.

  • Medición
    goniométrica:

    paciente en sedestación sobre un taburete haciendo que se coja las
    manos por detrás del tronco fijando un poco la cintura escapular.
    El fisioterapeuta por detrás del paciente pero a nivel del lado
    contrario de la rotación. El goniómetro se va a colocar en el
    aire.

-Centro
goniométrico:

perpendicular al centro de la articulación glenohumeral del hombro
contrario al movimiento en su parte anterior.

-Rama
fija:

coincidiendo con el plano sagital del hombro y paralela a su vez al
suelo.

-Rama
móvil:

paralela a la línea biacromial por delante del cuerpo, por tanto,
partimos de 90° que habrá que restar a la medición final.

Una
vez ahí realizamos la rotación del tronco y la rama móvil ha de
seguir el movimiento dejando a la otra fija. Una vez obtenidos los
grados le restas los 90°.

GONIOMETRÍA
DE LA ARTICULACIÓN DE LA CADERA:

FLEXIÓN
– EXTENSIÓN DE CADERA:

lo primero que hay que hacer es medir un ángulo fijo que denominamos
ángulo de referencia de la cadera. Génot usaba este ángulo para
valorar los movimientos de flexoextensión sin compensaciones de la
zona pélvica. El final de la flexión tendrá como acompañamiento
la contranutación y la extensión una nutación. El ángulo de
referencia se mide de la siguiente forma: el paciente en decúbito
supino o en bipedestación siendo más usada la primera.

  • Centro
    goniométrico:

    parte lateral de la pierna coincidiendo con el centro del trocánter
    mayor del fémur.

  • Rama
    superior (fija):

    en dirección a la espina ilíaca anterosuperior.

  • Rama
    inferior:

    eje longitudinal del fémur por su cara externa en dirección a la
    tuberosidad del cóndilo externo.

Esta
medición suele dar de medial unos 135°. Esta medición la vamos a
realizar antes de medir la flexión y extensión de cadera.

  • Flexión:
    ángulo
    de
    referencia de la cadera previamente medido y anotado. La rodilla
    siempre en flexión para que el movimiento tenga mayor amplitud
    articular y relajamos los isquiotibiales.

A.)
Decúbito supino o dorsal:

durante el movimiento la cadera contralateral ha de estar totalmente
extendida (para bloquear la pelvis).

*Centro
goniométrico:

igual que para el ángulo de referencia.

*Rama
fija:

espina ilíaca anterosuperior (EIAS).

*Rama
móvil:

tuberosidad del cóndilo externo siguiendo el movimiento del fémur.

Nos
va a salir una medición bastante pequeña de entre 20-40º. Se le
resta el ángulo inicial a los grados que nos ha dado.

1ªMedición
– 2ª Medición = 110º-115º (Génot).

  • Extensión:
    la goniometría es igual que la flexión, hay que intentar evitar
    compensaciones pélvicas y, por tanto, la mutación de la pelvis.
    Para hacer esto lo primero que hacemos es hallar el ángulo de
    referencia de la cadera si es posible en decúbito supino, lo
    medimos y anotamos. Colocamos al paciente en decúbito supino y se
    está así lo dejamos como estaba ya que es más fácil en esta
    posición evitar compensaciones. La cadera ha de estar ligeramente
    por fuera de la camilla. Una vez ahí el paciente hace el movimiento
    de extensión y la medición goniométrica usa los mismos puntos de
    referencia que el ángulo de referencia. Lo que hay que hacer es
    pedirle que lleve la rodilla contraria al pecho y que mantenga con
    sus propias manos la pierna para bloquear la pelvis y que no se
    produzca ningún movimiento. En esta segunda medición suele dar
    unos 150-155° y lo que hay que hacer es restarle a esta segunda
    medición la primera medición de la extensión de cadera con lo que
    en este movimiento no pasa de 15° de movilidad.

  • Abducción
    – adducción de la cadera:

    vamos a utilizar la misma posición goniométrica de partida. En
    ambos casos las mediciones se realizan en decúbito supino aunque
    existe la posibilidad de hacerlas en bipedestación aunque hay
    grandes compensaciones de la pelvis contraria.

-Centro
goniométrico:

centro de la articulación de la cadera por la parte anterior del
cuerpo que coincide con la mitad del pliegue inguinal.

-Rama
fija o pélvica:

va a desde el centro goniométrico en dirección al centro de la
cadera contralateral. Esta rama sería siempre paralela a la línea
biilíaca pero por debajo.

-Rama
móvil o femoral:

sigue el eje mecánico del muslo en dirección al centro de la
articulación de la rodilla. El centro mecánico es la línea que une
el centro de dos articulaciones contiguas y normalmente el centro
mecánico coincide con el eje diafisiario o longitudinal de éste
salvo en el caso del fémur y por tanto del muslo ya que en una
visión anteroposterior no coinciden estos ejes.

A.)
Abducción:
el
paciente se coloca en decúbito supino y el fisioterapeuta
homolateralmente. La colocación del goniómetro es la vista
anteriormente teniendo en cuenta que la posición de goniómetro
parte de 90° de inicio que habrá que restar a la medición final.
Lo único que hay que tener en cuenta son las compensaciones a nivel
de la pelvis y del lado contralateral. El movimiento se tiene que
realizar siempre en el plano frontal. Si esta medición la hiciéramos
de forma pasiva la mano que sujeta la rama móvil es la que
realizaría el movimiento a nivel de la cadena pero para realizar
esto esa mano hay que colocar una toma en cuna o en copa.

B.)
Adducción:

el paciente se coloca en decúbito supino y el fisio se colocará en
una u otra posición dependiendo de si es una medición pasiva o
activa. Este movimiento se podía hacer de forma pura (respetando el
plano frontal) o no pura (no respetándolo). Si es de forma no pura
se hace una pequeña flexión de unos 25° y si es de forma pura se
hace sólo en decúbito supino y el fisio tendría que sujetar la
otra pierna en el aire para que pasase la otra pierna. Si la
medición es de forma activa se puede hacer de forma pura o no pura.
Si es sin respetar el plano frontal el fisio normalmente se coloca en
el lado homolateral y colocamos el goniómetro con las referencias
dadas y si lo hacemos de forma activa pero respetando el plano
frontal el fisio se coloca en el lado contralateral para sujetar la
otra pierna en el aire. Siempre que se hace de forma pura se pierde
un poco de objetividad. Si lo hacemos de forma pasiva lo realizaremos
siempre con la flexión inicial de 25° y sin respetar el plano
frontal de movimiento en ese caso el fisio se coloca en el lado
contralateral realizando una toma en cuna o en copa para sujetar la
rama móvil pero en este caso en el lado contrario. La medición de
forma pasiva pura no se suele realizar ya que no es objetiva.

  • Rotación
    de cadera:

    l
    a
    posición del goniómetro es igual para la rotación interna como
    para la externa. Aunque se estudian desde distintas posiciones:

-Paciente
en sedestación:

sobre una camilla con los pies colgando y dejando las rodillas
flexionadas a 90º. En otros textos también viene con el paciente en
decúbito supino con las rodillas flexionadas 90º por fuera de la
camilla y sin apoyar los pies. El fisio se coloca de frente a las
rodillas.

*Centro
goniométrico:

en el centro de la articulación de la rodilla coincidiendo con el
eje mecánico del muslo.

*Rama
fija:

se coloca desde el centro de esa rodilla al centro de la rodilla
contralateral, por tanto es paralela a la línea biilíaca.

*Rama
móvil:

sigue el eje longitudinal de la pierna en dirección al centro de la
articulación del tobillo por su parte anterior.

La
medición parte de 90º iniciales que se restan a la medición final.
Las compensaciones vienen por el movimiento de las hemipelvis. Para
evitarlas hay que tener un apoyo biisquiático. En la rotación
externa hay compensaciones de levantar la hemipelvis del mismo lado.

-Paciente
en decúbito supino:

con las piernas en extensión. Es la que menos se utiliza porque es
donde más tenemos que controlar las compensaciones. En este caso
pueden venir a nivel de la pelvis, levantando más una hemipelvis. En
las rodillas no hay compensaciones porque están en extensión. El
tobillo hay que colocarlo en máxima flexión dorsal para evitar los
movimientos de abducción y adducción del tarso. El fisio se coloca
mirando la planta de los pies del paciente.

*Centro
goniométrico:

en el centro del talón o en la proyección del eje longitudinal del
miembro inferior.

*Rama
fija:

se coloca apoyada en el plano de la camilla en dirección al centro
del talón contralateral, paralela a la línea biilíaca.

*Rama
móvil:

sigue el eje longitudinal del 2º dedo del pie.

Partimos
de 90º en el goniómetro que luego descontaremos.

-Paciente
en decúbito prono:

con las rodillas en flexión de 90º de tal forma que la pierna sea
vertical a la camilla. El fisio se coloca mirando las rodillas del
paciente. Las referencias goniométricas son las mismas que en
sedestación, es decir:

*Centro
goniométrico:

en el centro de la rodilla.

*Rama
fija:

en dirección a la rodilla contralateral o paralela a la camilla.

*Rama
móvil:

sigue en dirección al tobillo por la cara anterior.

Hay
que tener cuidado con las compensaciones, sobre todo en la rotación
interna, en la pelvis o pierna contralateral (separación de la
hemipelvis contralateral del plano de la camilla).

ARTICULACIÓN
DE LA RODILLA:

FLEXIÓN
– EXTENSIÓN:
la
flexo-extensión de rodilla es la más medida en fisioterapia porque
es la articulación que más lesiones tiene. El goniómetro se coloca
en la misma posición con la rodilla en extensión que en flexión.
La medición se puede hacer tanto por el borde interno como por el
borde externo, aunque se realiza casi siempre por el borde externo
salvo rara vez. Si se hace por el borde externo:

  • Centro
    goniométrico:

    se coloca en la parte lateral y externa de la rodilla a nivel de la
    tuberosidad externa del cóndilo externo.

  • Rama
    fija o femoral:

    sigue el eje longitudinal del muslo por su cara externa en dirección
    al centro del trocánter mayor.

  • Rama
    móvil o tibial:

    sigue el eje longitudinal de la pierna en dirección al centro del
    maleolo peroneal.

Si
se hace por el borde interno:

  • Centro
    goniométrico:

    se coloca en el centro de la cara lateral e interna de la rodilla a
    nivel de la tuberosidad del cóndilo interno.

  • Rama
    fija o femoral:

    en dirección al centro de la articulación de la cadera.

  • Rama
    móvil o tibial:

    en dirección al centro del maleolo tibial.

1.)
Flexión:
si
se hace de forma activa primero hay que decidir cómo se coloca la
articulación de la cadera (por los antagonistas). Para que el
balance articular sea mayor se coloca la cadera en flexión, por
tanto, se mide siempre con la cadera en flexión, así relajamos el
recto anterior. Su amplitud es de 140º activos. El hecho de cómo
está la cadera si se realiza pasivamente no es tan importante porque
podemos forzar un poco el movimiento. Activamente se puede hacer de
varias posiciones:

-Paciente
con movimiento completo o casi completo:

se coloca en decúbito supino con flexión de cadera y rodilla. Suele
dar 140º y se mide por el borde externo. El fisio se coloca
homolateralmente.

-Paciente
con movilidad inferior a 100º:

se coloca al paciente en sedestación sobre una camilla. El fisio se
coloca homolateralmente. Hay que tener cuidado con las compensaciones
de levantar la hemipelvis homolateral. Esta compensación la hacen
todos los pacientes que tienen dolor en esta zona. Para evitar esto,
si la persona es joven se coloca la pierna contralateral con el pie
sobre la camilla, si es mayor se la coloca el pie sobre un taburete
lo más alto posible, para cargar todo el peso posible sobre la
hemipelvis del lado a medir y evitar la compensación.

Si se hace de forma pasiva la colocación de la
cadera es menos importante porque podemos forzar el movimiento, pero
es preferible que esté en flexión. Se distinguen 2 mediciones:

-Paciente
en decúbito contralateral
:
(apoya en la camilla el lado contrario al que vamos a medir). El
fisio se coloca por detrás del paciente a la altura de sus piernas,
de tal forma que el movimiento pasivo de flexión de rodilla la
realiza el fisio con su tronco o pelvis empujando la cara anterior de
la pierna. La cadera como mucho puede estar en semiflexión y no en
flexión total. Como lo mueve con la pelvis, las dos manos del fisio
se quedan libres para realizar la medición. En todo momento el
movimiento tiene que respetar el plano sagital. Su amplitud es de
150-160º pasivos. Se fuerza el contacto de las partes blandas. En
este caso la goniometría se hace siempre por el borde externo porque
por el interno no se ve.

-Paciente
de rodillas sobre una colchoneta:

se utiliza el peso del cuerpo para hacerlo pasivamente. El
inconveniente que tiene es que en lesiones de rodilla puede doler.
Solo se utiliza cuando no produce dolor.

2.)
Extensión:
los puntos goniométricos son los mismos. Hay varias posiciones:

-Activamente:
se
valora el déficit de la extensión (grados que quedan para la
extensión total). El paciente se coloca en sedestación sobre una
camilla alta para que no apoye los pies. El fisio se coloca
homolateralmente, realizando casi siempre la medición por el borde
externo, aunque también se puede por el interno.

-Pasivamente:
se
mide el déficit y también la posible hiperextensión de rodilla.
Para ello hay 2 posiciones:

*Paciente
en decúbito supino:
con
rodillas lo más extendidas posible. Siempre se coloca una
almohadilla o cojín por debajo del tendón de Aquiles, de esta forma
se evita el contacto de las masas musculares posteriores con el plano
de la camilla, porque si están muy desarrolladas impiden el
movimiento. En esta posición es el propio peso de la pierna la que
hace la extensión pasiva. Medimos por el borde más cómodo.

*Paciente
en decúbito prono:

la rodilla y la pierna por fuera de la camilla. Dejar caer la pierna
a favor de la gravedad. Colocar siempre una almohadilla justo por
encima de la rodilla para evitar el dolor por el contacto por el
borde de la camilla.

ROTACIÓN: es
máxima con la rodilla en flexión de 90º (40º rotación externa y
30º la interna). La rotación no existe con la rodilla en extensión
completa. Si bajamos de los 90º la rotación disminuye poco a poco
hasta desaparecer. Los puntos de referencia son los mismos para la
interna que para la externa. Se hace en 2 posiciones diferentes:

  • Paciente
    en decúbito prono:

    con rodilla en flexión de 90º. Camilla no muy alta, más bien baja
    porque el fisio se coloca homolateralmente y debe tener una visión
    superior de la planta del pie del paciente. Hay compensaciones de
    adducción – abducción del tarso, ya que utiliza el mismo eje de
    movimiento que las rotaciones de rodilla. Para evitarlo se coloca el
    tobillo en máxima flexión dorsal.

-Centro
goniométrico:

se coloca en el centro del talón coincidiendo con el eje
longitudinal de la pierna.

-Rama
fija:

paralela a la línea biilíaca.

-Rama
móvil:

sigue el eje longitudinal del 2º dedo del pie.

Si
la queremos hacer de forma pasiva necesitamos la ayuda de otra
persona: uno mide y el otro hace pasivamente el movimiento.

  • Paciente
    en sedestación:

    sobre una silla, no camilla apoyando bien las plantas de los pies
    sobre el suelo. Una vez ahí se le dice al paciente que haga la
    flexión dorsal máxima del tobillo de tal forma que solo contacte
    el talón con el suelo. Una vez en esa posición metemos un folio en
    blanco por debajo del pie hasta contactar con el talón sin que lo
    pise. En el papel antes de empezar el movimiento medimos donde está
    el 2º dedo y hacemos el eje longitudinal en la hoja. Señalamos
    también en el papel el eje al final del movimiento y medimos con el
    goniómetro la oblicuidad entre las líneas que han aparecido en el
    papel. Si en esa misma posición no se pone el pie en flexión
    dorsal máxima y se deja apoyado en el suelo el movimiento que nos
    saldría sería más grande porque sería la suma de las rotaciones
    de rodilla junto con las abducciones-adducciones del tarso de esta
    forma tendría unos 110º totales (70º rotación + 40º
    abducción-adducción del tarso). Esto se realizaría si hubiese que
    realizar la goniometría del eje longitudinal de la pierna.

VARO
Y VALGO DE RODILLA:
son
ángulos fijos, por lo que las dos ramas serán fijas. Cuando la
rodilla está en extensión el eje longitudinal de la pierna y del
muslo pueden formar cierta angulación tanto fisiológica como
patológicamente. El paciente se coloca en decúbito supino con las
rodillas en total extensión y de forma relajada. El fisio se coloca
homolateralmente.

  • Centro
    goniométrico:

    se coloca en el medio de la rótula, que coincide con el centro de
    la articulación de la rodilla a no ser que haya una desviación de
    la rótula.

  • La
    rama superior:

    sigue
    el eje longitudinal del muslo o eje diafisario del fémur en
    dirección al centro del trocánter mayor. No se sigue el eje
    mecánico.

  • La
    rama inferior:

    sigue
    el eje longitudinal o diafisario de la tibia en dirección al centro
    de la articulación del tobillo.

MEDICIONES
CENTIMÉTRICAS DE LA RODILLA:
al
igual que en el codo estas mediciones se realizan habitualmente.
Viene dadas en la flexo-extensión y no en rotación. Se realizan por
su facilidad y porque son bastante exactas.

  • Flexión:
    se puede realizar en decúbito supino o en decúbito prono. La
    diferencia es que en prono tiene la cadera en extensión y por ello
    tiene menos movilidad. La medición se hace midiendo desde la
    tuberosidad posterior del calcáneo a nivel del talón hasta la
    tuberosidad isquiática.

  • Extensión:
    se realiza en decúbito supino. Mide el déficit de la extensión y
    no mide la hiperextensión. No se coloca nada bajo el talón de
    Aquiles. Mide la distancia desde el borde superior de la cabeza del
    peroné hasta el propio plano de la camilla.

ARTICULACIÓN
DEL TOBILLO:

s
e
mide la flexión dorsal y plantar, aunque también participan las
articulaciones del tarso en los últimos grados de movimiento. Lo
primero que hay que hacer es colocar en posición neutra o de
referencia: el eje vertical o longitudinal de la pierna cae
perpendicular sobre la planta del pie (90º). Los puntos de
referencia son los mismos para la flexión plantar y para la dorsal.
Se pueden realizar tanto por el borde interno como por el externo,
aunque es más frecuente por el interno. Las mediciones pasivas
siempre se hacen por el borde interno. Las activas se hacen por
cualquiera de los dos.

  • Por el borde
    externo los puntos de referencia goniométricos son:

-Centro
goniométrico:

en el centro del maleolo peroneal (coincidiendo con el centro de la
articulación del tobillo).

-Rama
fija:

sigue el eje longitudinal exterior de la pierna en dirección a la
cabeza del peroné o tuberosidad del epicóndilo externo.

-Rama
móvil:
en
dirección a la base del 5º metatarsiano.

  • Por el borde
    interno los puntos de referencia goniométricos son:

-Centro
goniométrico:
en
el centro del maleolo tibial.

-Rama
fija:

sigue en dirección a la tuberosidad del epicóndilo interno.

-Rama
móvil:
puede
seguir 2 direcciones: en dirección al tubérculo del escafoides o
bien en dirección a la cabeza del 1º metatarsiano.

El goniómetro no
empieza marcando 90º sino 100º o más porque los maléolos tibial y
peroneal son más altos que los puntos de referencia de la rama móvil
en el tarso, es decir, que en cada persona lo primero que hay que
hacer es esta medición, anotar los grados que da en la posición
neutra. Como media cuando utilizamos como referencia el escafoides
marca 135º, y cuando utilizamos la cabeza del 1º metatarsiano da
115º de media. Las mediciones activas de la flexión dorsal y
plantar no tienen problemas pero sí cuando las hacemos pasivamente
ya que se pueden distinguir dos formas diferentes en cada una de
estas mediciones, todo ello basado desde dónde forzamos con las
manos el movimiento pasivo:

  • Contactos
    manuales cortos:

    hacer el movimiento solo a nivel del talón, solo se agarra el
    talón. Aquí se valora la flexión dorsal o plantar que existe en
    la articulación tibio-peronea-astragalina y en la subastragalina.
    Este movimiento es algo menor en cuanto a su amplitud ya que no
    incluimos el resto de las articulaciones del tarso.

  • Contactos
    manuales largos:

    se empuja tanto a nivel del talón como en el resto del pie. Se mide
    la amplitud total de la flexión dorsal y plantar de las
    articulaciones subastragalina, CHOPARD y LISFRANC más la del
    tobillo, por eso la amplitud es mayor que en la anterior.

FLEXIÓN
DORSAL:

la rodilla siempre se coloca en semiflexión o en flexión por la
tensión de los antagonistas (gemelos). Lo primero es hacer la
medición del ángulo en posición neutra. El paciente se coloca en
sedestación sobre una camilla. El fisio se coloca homolateralmente.
Luego hacer la flexión dorsal y se restan los grados anteriores.
Pasivamente, el paciente se coloca en decúbito supino colocando
nuestra rodilla o un cojín por debajo del hueco poplíteo. Una vez
aquí cogemos el talón por la parte anterior del antebrazo sobre su
planta del pie y aquí forzar el movimiento con un contacto manual
largo. La mano que realiza el movimiento a la vez sujeta la rama
móvil.

FLEXIÓN
PLANTAR:

su amplitud es de 50-60º. La medición activa se realiza igual que
la flexión dorsal, es decir, con el paciente en sedestación. La
medición pasiva se realiza también en la misma posición que la
flexión dorsal, es decir, en decúbito supino. Aquí, por comodidad,
es mejor tener la rodilla en semiflexión, aunque también puede
estar en extensión. Colocamos una mano en el dorso del pie y
forzamos el movimiento.

GONIOMETRÍA
DE LAS ARTICULACIONES DEL TARSO
:
no
mide la flexoextensión porque se suma a la del tobillo.

ABDUCCIÓN
– ADDUCCIÓN:
el
mayor problema son las compensaciones ya que utiliza el mismo eje de
movimiento que las rotaciones de rodilla. Si lo medimos con la
rodilla en flexión hay que contar siempre los grados de la rotación
de rodilla. Si lo medimos con la rodilla en extensión se produce una
rotación de cadera. Aquí se utilizan los aparatos especiales de
goniometría, en este caso el GIROPLANO. El fisio agarra la parte
distal de la tibia y peroné para evitare las rotaciones de rodilla.
Con la otra mano agarra el giroplano y el pie a la vez. Nosotros lo
haremos colocando al paciente en sedestación igual que se medía la
rotación de rodilla. Aquí utilizamos la misma técnica que en la
rodilla, es decir, un papel debajo de la planta del pie, primero
medimos directamente las rotaciones de la rodilla (rotación total de
70º), y seguidamente, se hace la segunda medición, es decir, la
misma medición pero sin flexión dorsal, es decir, la medición en
conjunto de los movimientos del eje de la pierna (110º). Cuando
tenemos las dos mediciones las restamos y el resultado es la amplitud
de la abducción y adducción del tarso (110º – 70º = 40-45º).

PRONO-SUPINACIÓN:
la
supinación es mayor que la pronación. Se realiza con un plano de
apoyo móvil. Si no tenemos el plano de apoyo móvil, colocamos al
paciente en bipedestación con la planta del pie en continuo contacto
con el suelo. Sin despegarla por el borde interno ni por el borde
externo. En lugar de hacer el movimiento en cadena cinética abierta,
lo hacemos en cadena cinética cerrada.

Cadena
cinética abierta
:
es cuando el extremo distal del miembro está libre de sujeción.

Cadena
cinética cerrada
:
el extremo distal del miembro está sujeto o en contacto con algo.

Movemos
la pierna en relación al tarso (tarso fijo y mover la pierna y el
tobillo en función de él). Esta posición es más fácil para la
supinación que para la pronación.

  • Centro
    goniométrico:

    se coloca en el centro de la articulación de la rodilla (la rodilla
    da igual como esté).

  • Rama
    fija:

    vertical al suelo.

  • Rama
    móvil:

    sigue el eje longitudinal de la pierna por su parte anterior en
    dirección al centro de la articulación del tobillo.

GONIOMETRÍA
DE LA ARTICULACIÓN METATARSO-FALÁNGICAS:

s
e
mide la flexo-extensión. Se realizan con los goniómetros especiales
para las manos. La goniometría de las articulaciones interfalángicas
no se utiliza porque se les da poca importancia.

15 noviembre 2010

Para un mejor desempeño

Filed under: Para un mejor desempeño — rehabilitacion-bio @ 16:10

Los ejercicios son empleados como forma terapéutica para prevenir las crisis de dolor en una articulación o segmento del organismo, mecanismo que se constan por el aumento de circulación, micronutrientes y por ende mejora el trofismo. La artrosis cervical y otras afecciones degenerativas de este segmento, responden muy favorablemente al empleo de diferentes esquemas de ejercicios.
Esquema 1 Esquema 2

Esta sesión le brinda herramientas que usted debe conocer para realizar un examen físico de biomecánica óptimo. El análisis de la misma le permitirá desempeñarse con mayor calidad en la atención al paciente. Conformado con un grupo de escalas y de medidores de la capacidad funcional para diferentes segmentos del cuerpo.

Escalas de funcionabilidad y de evaluación.

Autor: rehabilitacion-bio | Contáctenos
Otro blog más de Art