Rehabilitación BIOMECANICA

30 Noviembre 2010

Principales movimientos articulares

Archivado en: Mecánica Articular — rehabilitacion-bio @ 21:42

PRINCIPALES MOVIMIENTOS ARTICULARES PARA EL ANÁLISIS DE LOS EJERCICIOS DEL METODO PILATES

Movimientos articulares para el cuello:

  • Flexión.
  • Extensión.
  • Flexión o inclinación lateral.
  • Rotación.


Movimientos articulares para los hombros:

  • Flexión.
  • Extensión.
  • Aducción o acercamiento.
  • Abducción o alejamiento.
  • Rotación interna.
  • Rotación externa.

Movimientos articulares para los codos:

  • Flexión
  • Extensión

El antebrazo realizara:

  • Pronación.
  • Supinación.

Movimientos articulares para las muñecas:

  • Flexión dorsal.
  • Extensión.
  • Abducción o alejamiento.
  • Aducción o acercamiento.

Movimientos articulares para el tronco:

  • Flexión.
  • Extensión.
  • Latero-Flexión o inclinación lateral.
  • Rotación.

Movimientos articulares para la cadera o coxofemoral:

  • Flexión.
  • Extensión.
  • Abducción o alejamiento.
  • Aducción o acercamiento.
  • Rotación interna.
  • Rotación externa.

Movimientos articulares para las rodillas:

  • Flexión.
  • Extensión.

Solo en flexión de la rodilla:

  • Rotación externa.
  • Rotación interna.

Movimientos articulares para los tobillos:

  • Dorsiflexión o flexión dorsal.
  • Extensión plantar.
    Supinación.
  • Pronación.
  • Abducción.
  • Aducción.


Movimientos de la pelvis:

  • Anteversión.
  • Retroversión.
  • Inclinación lateral

miércoles, marzo 08, 2006

EJES Y PLANOS DE MOVIMIENTO DEL CUERPO


A través de los ejes y planos de movimiento podemos estudiar y clasificar mejor los movimientos que pueden realizar cada una de las diferentes articulaciones que el cuerpo humano posee.
La relación existente entre ejes y planos se basa en que cuando un movimiento se produce en un determinado plano, la articulación se mueve o gira sobre un eje que se encuentra a 90° respecto de dicho plano.

Se distinguen tres planos y tres ejes de movimiento:

PLANOS:

  • Sagital: divide el cuerpo en mitad derecha y mitad izquierda.
  • Frontal: divide el cuerpo en mitad anterior y mitad posterior.
  • Transversal: divide el cuerpo en parte superior e inferior.

EJES:

  • Anteroposterior: se dirige de delante hacia atrás y es perpendicular al plano frontal.
  • Vertical o longitudinal: se dirige de arriba hacia abajo y es perpendicular al plano horizontal.
  • Transversal: se dirige de lado a lado y es perpendicular al plano sagital.


Cada uno de los tres planos del cuerpo tiene un eje asociado que pasa perpendicularmente a través del cuerpo.
El movimiento se produce en un plano y alrededor de un eje. La abducción y la aducción se llevan a cabo en el plano frontal alrededor del eje antero-posterior; la flexión y la extensión se producen en un plano sagital alrededor de un eje transverso; y la rotación se desarrolla en un plano transversal alrededor de un eje vertical.
En realidad, los movimientos no se producen únicamente en un plano, sino en varios. Ello es debido a que una seriecompleja de movimientos se combina para hacer posible un movimiento que se desarrolla en tres píanos alrededor de un eje oblicuo.

Cuerpo Consiente - Centro de Actividades Físicas para la Salud.
Método de Entrenamiento actualizado de la Técnica creada por Joseph Pilates
Clases personalizadas del Método Pilates en Reformer y Trapecio - Cursos de Capacitación del Método Pilates - Asesoramiento
para Emprendedores - Cramer 3695 - tel: 15-4420-5479 - Saavedra - Nuñez - Ciudad de Buenos Aires, Argentina
info[@]cuerpoconciente.com.ar - Copyright 2006, Cuerpo Consiente es una Marca Registrada - diseño

Nociones básicas de ejes, planos y palancas

Archivado en: Mecánica Articular — rehabilitacion-bio @ 21:38

<!– @page { margin: 2cm } P { margin-bottom: 0.21cm } A:link { so-language: zxx } –>

Nociones básicas de ejes, planos y palancas

Ejes y Planos del Movimiento:

Como eje podemos denominar a la línea imaginaria a través de la cual se realiza un movimiento articular, el mismo puede comprender el trabajo muscular de una o varias articulaciones, siempre que el movimiento sea en la misma dirección.

Plano: es la superficie que se halla en ángulo recto con el eje y en la que se produce el movimiento. Estos términos se usan para facilitar la descripción del movimiento en su dirección, y se describen, tomando como referencia la posición anatómica del cuerpo humano.

Los ejes se clasifican según su situación en: Eje sagital, eje frontal o transversal y eje vertical.

1- Eje sagital: Se halla situado paralelamente a la sutura sagital del cráneo, es decir anteroposteior. El movimiento en este eje se halla en un plano frontal.

2- Eje Frontal o Transversal: Se halla situado paralelamente a la sutura transversal del cráneo. Es también horizontal y se halla dispuesto en ángulo recto con el eje sagital. El movimiento en el eje frontal se realiza sobre un plano sagital.

3-Eje Vertical: Situado paralelamente a la línea de gravedad y el movimiento se  realiza en un plano horizontal.

Es innegable que dejar estas definiciones a la interpretación imaginaria de cada individuo seria algo muy difícil de comprender, recordemos el Cuadrado de Rubik y situamos el mismo en una posición determinada, sin que la misma sea variada. Al observar este cubo, podemos explicar que los movimientos se realizan en tres posiciones, o planos y por tanto deben corresponder a tres ejes, sucede exactamente igual en el cuerpo humano, cada movimiento realizado en un plano, corresponde a un  eje. Los movimientos del cuerpo humano se producen en las articulaciones y los ejes se encuentran precisamente a través de las mismás. Cuando realizamos un movimiento de rotación de hombro, éste se realiza en un plano horizontal y en un eje vertical. Los movimientos de aducción y abducción y los de flexión lateral se realizan siempre en un eje sagital y en un plano frontal excepto el movimiento del dedo pulgar. La flexión y extensión excepto la del dedo pulgar, se realiza en un eje frontal y en un plano sagital.

Planos de Movimiento y Gravedad:

El movimiento en un plano horizontal se considera como libre de la acción gravitatoria cuando se desliza sobre un plano o superficie bien pulido o cuando está suspendido por una cuerda y estos movimientos son muy útiles en la rehabilitación del paciente debido a que se pueden fortalecer los músculos que se encuentren debilitados. Algunos autores los clasifican como antigravitacionales.

Cuando el movimiento se realiza en un plano inclinado, el mismo puede dirigirse hacia arriba o hacia abajo. Cuando los músculos trabajan para producir un movimiento en la inclinación hacia abajo, la resistencia que tiene que vencer por la acción de la fuerza de gravedad se modifica y se reduce por la relación del plano. Esta ultima es mayor cuando la inclinación se acerca a la horizontal, y por tanto, la resistencia opuesta a los músculos es menor cuando la inclinación se aproxima a la horizontal y aumenta cuando se acerca a la vertical. El movimiento hacia abajo, se produce por la fuerza de gravedad, y la intensidad de esta fuerza aumenta a medida que la inclinación se aproxima a la vertical y disminuye la fricción del plano.

El movimiento en plano vertical, cuando es hacia arriba, se ejecuta por la acción de una fuerza mayor a la intensidad de la fuerza de gravedad, ejemplo, la fuerza muscular. Cuando la contracción es superior a la resistencia de la acción gravitatoria el movimiento puede ejecutarse.

El movimiento hacia abajo se produce por la acción de la fuerza de gravedad y se presenta con determinada rapidez, que puede ser modificada o regulada por la acción muscular.

La gravedad tiene una importante acción sobre los movimientos por ser un componente de las resistencias. Los parámetros que determinan las resistencias pueden definirse fácilmente. Son el peso del o de los segmentos, la distancia del fulcro al punto de aplicación de la potencia, al de la resistencia (representada en este caso por el centro de gravedad) etc. En estas condiciones se observa que la acción máxima de la gravedad se manifiesta cuando el segmento está en posición horizontal, que es cuando el brazo de palanca es más largo, permaneciendo fijo los demás parámetros.

Palancas. Géneros:

Como palanca podemos definir a un tallo rígido, capaz de moverse alrededor de un punto denominado fulcro. La palanca se considera un conjunto mecánico que comprende una barra homogénea que báscula sobre un punto de apoyo y está sometida a la acción de dos fuerzas antagónicas: La resistencia y la potencia .

El brazo de palanca es la porción de barra situada entre el punto de apoyo y el punto de aplicación de cada una de estas fuerzas, distinguiéndose por tanto el brazo de palanca de la potencia y el brazo de palanca de la resistencia.

Los tres géneros de palanca están determinados por la posición respectiva de los tres elementos: Punto de apoyo, punto de aplicación de la resistencia y punto de aplicación de la potencia.

1-Palanca de primer género o palanca de equilibrio. Aquí el punto de apoyo esta entre la potencia y la resistencia (RAP).

2-Palanca de segundo género o palanca de fuerza. La resistencia se encuentra entre la potencia y el punto de apoyo. (PRA)

3-Palanca de tercer género o palanca de velocidad. La potencia actua entre el punto de apoyo y la resistencia. (APR).

Palancas en el Cuerpo Humano: Palancas en Fisioterapia. En el hombre, el hueso es la barra homogénea. La articulación es el punto de apoyo (A). La inserción del músculo motor es el punto de aplicación de la potencia (P). El centro de gravedad del segmento movilizado o la extremidad de este segmento, si lleva un peso adicional, es el punto de aplicación de la resistencia ( R ).

1-Palancas del primer género: Son muy numerosas en el organismo humano, citaremos algunas. Articulación occipito-atloidea, manteniendo en equilibrio la cabeza sobre la columna cervical; articulación coxofemoral, manteniendo en equilibrio la pelvis sobre las cabezas femorales; extensión libre del pie sobre la pierna.

2-Palancas de segundo género: Bastante rara: Másticación sobre los últimos molares, articulación tibio-tarsiana, en el caso de elevación sobre las puntas de los pies.

3-Palanca de tercer género: Casi todas las articulaciones de los miembros presentan esta clase de palanca y la misma  es de velocidad, por lo que la perdida de fuerza se justifica, sobre todo si pensamos en los miembros, los que están expuestos a movimientos muy rápidos para mantener el equilibrio y realizar carreras o evitar golpes con un tiempo de duración relativamente corto.

Otro aspecto a considerar es la amplitud del movimiento y según los estudios realizados, el hombre, desde su época primitiva ha sido muy beneficiado por este tipo de palanca.

Cuando la palanca es el antebrazo, el fulcro o punto de apoyo se halla en la articulación del codo, y cuando el esfuerzo se realiza por el músculo bíceps y el peso es algún objeto sostenido en la mano, podrá observarse que una pequeña contracción muscular se traducirá en un movimiento mucho más extenso y rápido de la mano.

La acción de los músculos posteriores del muslo al flexionar la rodilla, es otro ejemplo de este género de palanca.

En la palanca de primer género se puede observar la estabilidad y el estado de equilibrio que puede lograrse con o sin ventajas mecánicas. Un ejemplo de este tipo de palanca se presenta durante el movimiento de la cabeza; el craneo representa la palanca, la articulación occipitoatloidea el punto de apoyo, y el peso o resistencia  se halla situado en la parte anterior, en la cara y el esfuerzo o fuerza, sería realizado por la contracción de los músculos posteriores del cuello con su inserción en el hueso occipital.

Otro ejemplo, son los movimientos de inclinación de la pelvis sobre las cabezas femorales.

La palanca de segundo género, se considera como la palanca de potencia, ya que siempre aporta una ventaja mecánica. En el miembro inferior puede observarse un ejemplo cuando se eleva los talones para mantenerse en puntas.

Los huesos tarcianos y metatarcianos  se estabilizan por la ación muscular para formar la palanca, el punto de apoyo se halla situado en la articulación metatarsofalangica, y el peso del cuerpo se trasmite al astrágalo a través de la articulación del tobillo.

El esfuerzo se aplica en la inserción del tendón de Aquiles por la contracción de los músculos de la pantorrilla.

Angulo de tracción: El movimiento  normal, supone realizar cambios de lugar de determinadas palancas óseas, valiéndose de contracciones musculares regulares   y convenientemente coordinadas, bajo la dirección de un centro rector que gobierna  el movimiento, el sistema nervioso central. Así los huesos, articulaciones, ligamentos, músculos, se someten en la movilización a los esfuerzos de tracción, compresión, flexión  y torsión.

Los movimientos coordinados son la consecuencia de  procesos anteriores de adquisición. Desde los primeros movimientos elementales del lactante a los movimientos complejos del adulto, se ha pasado un largo periodo de aprendizaje, en el que se ha realizado el proceso de adquisición. Después, cuando los movimientos se adaptan a una acción determinada o a circunstancias especiales, intervienen nuevos factores tales como el hábito, la atencion, la destreza, la agilidad que constituyen el aprendizaje especial de cada actividad.

Para lograr una mayor eficacia en el trabajo muscular es preciso estudiar el ángulo de tracción como la base fundamental de la actividad de las palancas del cuerpo humano.

Cuando el ángulo de tracción es menor, la eficacia muscular disminuye, ya que gran parte de la fuerza ejercida por este músculo se pierde debido a que se utiliza para traccionar el hueso de inserción hacia la articulación que representa el fulcro o punto de apoyo.

Está aproximación de las superficie articulares ejercen un efecto estabilizador sobre la articulación, que es mayor cuando la dirección de la tracción del músculo es longitudinal es decir, que el eje longitudinal del hueso de inserción se encuentra en el mismo plano que el eje del músculo. La eficacia mecánica se reduce también, cuando el ángulo de inserción se aproxima al ángulo recto. En este caso, la articulación se convierte en menos estable a medida que aumenta el ángulo.

Considerando lo antes expuesto, se puede afirmar que el ángulo de tracción de mayor eficacia es cuando el músculo se halla en ángulo recto con relación a la palanca.

Eficacia de una resistencia: La tracción efectiva de una fuerza que ofrece resistencia será también máxima cuando se aplique en ángulo recto con relación a la palanca, y disminuirá a medida que el ángulo de tracción se convierta en ángulo obtuso.

Puede aplicarse una fuerza que ofrezca resistencia a alguna de las palancas del cuerpo mediante una cuerda o a través de la mano del fisioterapeuta. El efecto de esta fuerza de resistencia es máximo cuando se aplica en ángulo recto al hueso que debe moverse. Durante el curso de un movimiento, cuando es necesario variar el ángulo de tracción, se utiliza la tracción en ángulo recto en aquella parte en que se requiere la máxima resistencia. Esta coincide generalmente con la parte en que es más eficaz la tracción de los músculos en acción.

Ejes y Planos del Movimiento: Como eje podemos denominar a la línea imaginaria a través de la cual se realiza un movimiento articular, el mismo puede comprender el trabajo muscular de una o varias articulaciones, siempre que el movimiento sea en la misma dirección.
Plano: es la superficie que se halla en ángulo recto con el eje y en la que se produce el movimiento. Estos términos se usan para facilitar la descripción del movimiento en su dirección, y se describen, tomando como referencia la posición anatómica del cuerpo humano.

Los ejes se clasifican según su situación en: Eje sagital, eje frontal o transversal y eje vertical.
1- Eje sagital: Se halla situado paralelamente a la sutura sagital del cráneo, es decir anteroposteior. El movimiento en este eje se halla en un plano frontal.
2- Eje Frontal o Transversal: Se halla situado paralelamente a la sutura transversal del cráneo. Es también horizontal y se halla dispuesto en ángulo recto con el eje sagital. El movimiento en el eje frontal se realiza sobre un plano sagital.
3-Eje Vertical: Situado paralelamente a la línea de gravedad y el movimiento se  realiza en un plano horizontal.

Es innegable que dejar estas definiciones a la interpretación imaginaria de cada individuo seria algo muy difícil de comprender, recordemos el Cuadrado de Rubik y situamos el mismo en una posición determinada, sin que la misma sea variada. Al observar este cubo, podemos explicar que los movimientos se realizan en tres posiciones, o planos y por tanto deben corresponder a tres ejes, sucede exactamente igual en el cuerpo humano, cada movimiento realizado en un plano, corresponde a un  eje. Los movimientos del cuerpo humano se producen en las articulaciones y los ejes se encuentran precisamente a través de las mismás. Cuando realizamos un movimiento de rotación de hombro, éste se realiza en un plano horizontal y en un eje vertical. Los movimientos de aducción y abducción y los de flexión lateral se realizan siempre en un eje sagital y en un plano frontal excepto el movimiento del dedo pulgar. La flexión y extensión excepto la del dedo pulgar, se realiza en un eje frontal y en un plano sagital.

Planos de Movimiento y Gravedad:
El movimiento en un plano horizontal se considera como libre de la acción gravitatoria cuando se desliza sobre un plano o superficie bien pulido o cuando está suspendido por una cuerda y estos movimientos son muy útiles en la rehabilitación del paciente debido a que se pueden fortalecer los músculos que se encuentren debilitados. Algunos autores los clasifican como antigravitacionales.

Cuando el movimiento se realiza en un plano inclinado, el mismo puede dirigirse hacia arriba o hacia abajo. Cuando los músculos trabajan para producir un movimiento en la inclinación hacia abajo, la resistencia que tiene que vencer por la acción de la fuerza de gravedad se modifica y se reduce por la relación del plano. Esta ultima es mayor cuando la inclinación se acerca a la horizontal, y por tanto, la resistencia opuesta a los músculos es menor cuando la inclinación se aproxima a la horizontal y aumenta cuando se acerca a la vertical. El movimiento hacia abajo, se produce por la fuerza de gravedad, y la intensidad de esta fuerza aumenta a medida que la inclinación se aproxima a la vertical y disminuye la fricción del plano.
El movimiento en plano vertical, cuando es hacia arriba, se ejecuta por la acción de una fuerza mayor a la intensidad de la fuerza de gravedad, ejemplo, la fuerza muscular. Cuando la contracción es superior a la resistencia de la acción gravitatoria el movimiento puede ejecutarse.
El movimiento hacia abajo se produce por la acción de la fuerza de gravedad y se presenta con determinada rapidez, que puede ser modificada o regulada por la acción muscular.

La gravedad tiene una importante acción sobre los movimientos por ser un componente de las resistencias. Los parámetros que determinan las resistencias pueden definirse fácilmente. Son el peso del o de los segmentos, la distancia del fulcro al punto de aplicación de la potencia, al de la resistencia (representada en este caso por el centro de gravedad) etc. En estas condiciones se observa que la acción máxima de la gravedad se manifiesta cuando el segmento está en posición horizontal, que es cuando el brazo de palanca es más largo, permaneciendo fijo los demás parámetros.

Palancas. Géneros:
Como palanca podemos definir a un tallo rígido, capaz de moverse alrededor de un punto denominado fulcro. La palanca se considera un conjunto mecánico que comprende una barra homogénea que báscula sobre un punto de apoyo y está sometida a la acción de dos fuerzas antagónicas: La resistencia y la potencia .
El brazo de palanca es la porción de barra situada entre el punto de apoyo y el punto de aplicación de cada una de estas fuerzas, distinguiéndose por tanto el brazo de palanca de la potencia y el brazo de palanca de la resistencia.
Los tres géneros de palanca están determinados por la posición respectiva de los tres elementos: Punto de apoyo, punto de aplicación de la resistencia y punto de aplicación de la potencia.
1-Palanca de primer género o palanca de equilibrio. Aquí el punto de apoyo esta entre la potencia y la resistencia (RAP).
2-Palanca de segundo género o palanca de fuerza. La resistencia se encuentra entre la potencia y el punto de apoyo. (PRA)
3-Palanca de tercer género o palanca de velocidad. La potencia actua entre el punto de apoyo y la resistencia. (APR).

Palancas en el Cuerpo Humano: Palancas en Fisioterapia. En el hombre, el hueso es la barra homogénea. La articulación es el punto de apoyo (A). La inserción del músculo motor es el punto de aplicación de la potencia (P). El centro de gravedad del segmento movilizado o la extremidad de este segmento, si lleva un peso adicional, es el punto de aplicación de la resistencia ( R ).

1-Palancas del primer género: Son muy numerosas en el organismo humano, citaremos algunas. Articulación occipito-atloidea, manteniendo en equilibrio la cabeza sobre la columna cervical; articulación coxofemoral, manteniendo en equilibrio la pelvis sobre las cabezas femorales; extensión libre del pie sobre la pierna.
2-Palancas de segundo género: Bastante rara: Másticación sobre los últimos molares, articulación tibio-tarsiana, en el caso de elevación sobre las puntas de los pies.
3-Palanca de tercer género: Casi todas las articulaciones de los miembros presentan esta clase de palanca y la misma  es de velocidad, por lo que la perdida de fuerza se justifica, sobre todo si pensamos en los miembros, los que están expuestos a movimientos muy rápidos para mantener el equilibrio y realizar carreras o evitar golpes con un tiempo de duración relativamente corto.

Otro aspecto a considerar es la amplitud del movimiento y según los estudios realizados, el hombre, desde su época primitiva ha sido muy beneficiado por este tipo de palanca.
Cuando la palanca es el antebrazo, el fulcro o punto de apoyo se halla en la articulación del codo, y cuando el esfuerzo se realiza por el músculo bíceps y el peso es algún objeto sostenido en la mano, podrá observarse que una pequeña contracción muscular se traducirá en un movimiento mucho más extenso y rápido de la mano.
La acción de los músculos posteriores del muslo al flexionar la rodilla, es otro ejemplo de este género de palanca.
En la palanca de primer género se puede observar la estabilidad y el estado de equilibrio que puede lograrse con o sin ventajas mecánicas. Un ejemplo de este tipo de palanca se presenta durante el movimiento de la cabeza; el craneo representa la palanca, la articulación occipitoatloidea el punto de apoyo, y el peso o resistencia  se halla situado en la parte anterior, en la cara y el esfuerzo o fuerza, sería realizado por la contracción de los músculos posteriores del cuello con su inserción en el hueso occipital.
Otro ejemplo, son los movimientos de inclinación de la pelvis sobre las cabezas femorales.
La palanca de segundo género, se considera como la palanca de potencia, ya que siempre aporta una ventaja mecánica. En el miembro inferior puede observarse un ejemplo cuando se eleva los talones para mantenerse en puntas.
Los huesos tarcianos y metatarcianos  se estabilizan por la ación muscular para formar la palanca, el punto de apoyo se halla situado en la articulación metatarsofalangica, y el peso del cuerpo se trasmite al astrágalo a través de la articulación del tobillo.
El esfuerzo se aplica en la inserción del tendón de Aquiles por la contracción de los músculos de la pantorrilla.

Angulo de tracción: El movimiento  normal, supone realizar cambios de lugar de determinadas palancas óseas, valiéndose de contracciones musculares  regulares   y convenientemente coordinadas, bajo la dirección de un centro rector que gobierna  el movimiento, el sistema nervioso central. Así los huesos, articulaciones, ligamentos, músculos, se someten en la movilización a los esfuerzos de tracción, compresión, flexión  y torsión.
Los movimientos coordinados son la consecuencia de  procesos anteriores de adquisición. Desde los primeros movimientos elementales del lactante a los movimientos complejos del adulto, se ha pasado un largo periodo de aprendizaje, en el que se ha realizado el proceso de adquisición. Después, cuando los movimientos se adaptan a una acción determinada o a circunstancias especiales, intervienen nuevos factores tales como el hábito, la atencion, la destreza, la agilidad que constituyen  el aprendizaje especial de cada actividad.
Para lograr una mayor eficacia en el trabajo muscular es preciso estudiar el ángulo de tracción como la base fundamental de la actividad de las palancas del cuerpo humano.
Cuando el ángulo de tracción es menor, la eficacia muscular disminuye, ya que gran parte de la fuerza ejercida por este músculo se pierde debido a que se utiliza para traccionar el hueso de inserción hacia la articulación que representa el fulcro o punto de apoyo.
Está aproximación de las superficie articulares ejercen un efecto estabilizador sobre la articulación, que es mayor cuando la dirección de la tracción del músculo es longitudinal es decir, que el eje longitudinal del hueso de inserción se encuentra en el mismo plano que el eje del músculo. La eficacia mecánica se reduce también, cuando el ángulo de inserción se aproxima al ángulo recto. En este caso, la articulación se convierte en menos estable a medida que aumenta el ángulo.
Considerando lo antes expuesto, se puede afirmar que el ángulo de tracción de mayor eficacia es cuando el músculo se halla en ángulo recto con relación a la palanca.

Eficacia de una resistencia: La tracción efectiva de una fuerza que ofrece resistencia será también máxima cuando se aplique en ángulo recto con relación a la palanca, y disminuirá a medida que el ángulo de tracción se convierta en ángulo obtuso.
Puede aplicarse una fuerza que ofrezca resistencia a alguna de las palancas del cuerpo mediante una cuerda o a través de la mano del fisioterapeuta. El efecto de esta fuerza de resistencia es máximo cuando se aplica en ángulo recto al hueso que debe moverse. Durante el curso de un movimiento, cuando es necesario variar el ángulo de tracción, se utiliza la tracción en ángulo recto en aquella parte en que se requiere la máxima resistencia. Esta coincide generalmente con la parte en que es más eficaz la tracción de los músculos en acción.

Función articular y sus elementos.

Archivado en: Mecánica Articular — rehabilitacion-bio @ 21:34

Función articular y sus elementos.

Función Articular.

El esqueleto de los vertebrados está constituido por piezas óseas resistentes, que se unen articuladas entre sí. Esta unión de dos o más huesos se denomina articulación. La articulación es el punto de apoyo sobre el que se mueven los huesos bajo la acción de los músculos. La función articular está íntimamente relacionada con la orientación y formas de las superficies articulares así como la solidez y disposición de los ligamentos correspondientes, según expresa la ley general biológica del movimiento.

Estos hechos interesan no sólo al morfólogo, sino también al fisiólogo, ortopédico, fisiatra y kinesiólogo, dado el importante papel que juegan las articulaciones en la biomecánica. Al igual que en los movimientos de las máquinas, la realización satisfactoria del movimiento articular necesita la integridad del juego articular y la seguridad en la ejecución de sus movimientos. Estas dos características, integridad y seguridad, aseguran la movilidad del organismo, representada por sus articulaciones.

La integridad necesaria para realizar el movimiento articular, está en función de:

- Un contacto íntimo entre las superficies articulares.

- Las superficies de los cartílagos articulares deben estar bien lisas.

- La articulación debe tener una lubricación correcta y suficiente; de ello se encarga la sinovia.

La seguridad o solidez de la articulación depende de:

- La cápsula articular, que forma un manguito fibroso inextensible.

- Los ligamentos extraarticulares.

- Los ligamentos intraarticulares.

- Los músculos y tendones musculares (tendones activos.

- La presión atmosférica

De los componentes de la articulación, merece especial consideración el cartílago articular.

Las articulaciones según su función respectiva, las podemos clasificar en tres grandes grupos:

  1. Articulaciones llamadas inmóviles, Sinartrosis, las que podemos encontrar en la unión de los huesos del cráneo entre sí.

  2. Anfiartrosis, semimóviles, cuyo tipo se encuentra al nivel de los cuerpos vertebrales o también a nivel de las articulaciones Sacroilíacas y en las sínfisis púbica.

  3. Otras por fin son móviles, con diversos grados, son estas las Diartrosis, que se encuentran especialmente al nivel de los miembros (articulaciones de los diferentes segmentos entre sí, del miembro superior y del inferior), o bien a nivel del arco posterior de la columna vertebral (articulaciones de las apófisis vertebrales entre sí, de las articulaciones temporo-maxilares o de las articulaciones del cráneo con la parte superior de la columna vertebral cervical.

Estas diartrosis pertenecen al eje raquídeo, a los miembros o a las cinturas (a las que estas últimas están unidas) son las que interesan esencialmente a la vida de relación, es decir, movilidad.

Cuando ocurre alguna lesión en alguna de ellas o sobre varias a la vez, determinan invalidez la cual es siempre importante y variable según su grado, su unicidad o pluralidad y su asiento.

Estas diartrosis,  que hemos mencionado se subdividen en:

a)  Enartrosis, (articulación del hombro y cadera que representan el tipo más perfecto de las diartrosis; son las más móviles cuyas superficies articulares están formadas, de un lado por una cabeza y del otro por una cavidad.

b) Articulaciones condileas o condilartrosis, (articulación húmero-radial) sus superficies articulares están representadas, de un lado por una cabeza más o menos elongada y del otro por una cavidad glenoidea. Se parecen a las enartrosis y tienen casi sus movimientos.

c)  Articulación por encaje recíproco (articulación Trapecio Metacarpiano del Pulgar. Sus superficies articulares son inversamente convexas y cóncavas en dos  planos, orientados perpendicularmente entre sí.

d) Articulaciones trocleares o trocleoartrosis, (articulación Húmero Cubital. Sus superficies articulares están representadas de un  lado por una    polea llamada tróclea y del otro por dos pequeñas cavidades articulares, un poco deprimidas o separadas por una cresta que corresponde a la garganta de la polea. Los movimientos son esencialmente los de flexión y extensión.

e)  Articulaciones trocoides, (Radio-Cubital anterior. Las superficies articulares están constituidas por un cilindro óseo girando sobre su eje. La rotación es el único movimiento posible.

f)   Artroideas, (huesos del Carpo o del Tarso anterior. Son las menos móviles de las diartrosis; las superficies articulares son planas.

Factores que limitan la movilidad articular:

Cada articulación tiene sus grados de amplitud de los movimientos y estos quedan limitados en la mayor parte de las artropatías. El médico y el kinesiólogo  deben explorarlos en todas las direcciones, comparativamente con los del lado opuesto; resulta conveniente medir los grados de amplitud de cada movimiento.

En general, la limitación de los movimientos activos, (los que el enfermo puede efectuar por sí sólo) y la de los pasivos (los que el médico obtiene movilizando la articulación) son casi iguales. Algunas veces los movimientos pasivos son menos limitados que los movimientos activos. Esa diferencia se debe dejar a menudo, solamente al hecho de que el dolor es más fuerte cuando se realiza esfuerzo muscular, ya que este requiere la movilización activa.

1. Las retracciones cápsula-ligamentosas, pueden dificultar un movimiento hasta el punto de crear una actitud anormal permanente; por ejemplo, el pie equino.

2. Rigidez articular: Dificulta la ejecución de ciertos movimientos. Puede acompañar a los dolores articulares y estar sujeta a las mismas influencias, o bien existir sola e independientemente de toda manifestación dolorosa.

3. Anquilosis articular: Es la ausencia completa del ángulo de movimiento en una articulación; puede ser debida a causas articulares o extraarticulares ligamentosas.

4. Laxitud exagerada: Algunas personas indemnes de toda artropatía tienen una laxitud exagerada. Esta circunstancia casi nunca produce trastornos; solamente en raros casos en que la laxitud es muy marcada, existe una predisposición a los esguinces y luxaciones articulares.

La laxitud exagerada se pone de manifiesto por la existencia de movimientos anormales de la articulación,  que pueden dar lugar a dificultades motoras graves, ejemplo genus recurvatum.

La causa más o menos directa de las alteraciones de la función articular, puede ser el asiento de lesiones  crónicas evolutivas o de modificaciones estructurales brutales debido a una fractura.

a)  Las lesiones crónicas evolutivas son de tipo constructiva o destructiva, que provocan dolores, deformaciones, rigidez e incluso anquilosis.

b) Secuelas de fracturas. Por la acción combinada del traumatismo de las deformaciones de los cuerpos extraños articulares (fragmentos óseos), de la indispensable inmovilización realizada, y a veces por la propia operación quirúrgica, las secuelas de fractura son agravadas por un déficit funcional importante por lo que se ha convenido en llamarlas Artritis Post-Traumática. El movimiento puede ser limitado muchas veces por un tope óseo, o por una consolidación viciosa que modifica, de forma importante, la orientación de las superficies articulares.

Los procesos patológicos son también procesos que alteran la función articular normal. Ponemos a tu consideración los principales grados articulares en su rango de movimiento normal, para que conociéndolo, identifiques los arcos articulares limitados.

Movilidad articular

Hombro:

Flexión 180 grados.

Extensión 45 grados.

Rotación externa e interna, 90grados.

Abducción y Adducción, 180 grados.

Articulación del Codo:

Flexión 145 grados.

Extensión 0 grados.

Antebrazo:

Supinación, 90 grados al igual que la pronación.

Articulación de Muñeca:

Inclinación Radial, 20 grados.

Inclinación Cubital, 45 grados.

Flexión Dorsal, 70 grados.

Flexión Palmar, 80 grados.

Miembros inferiores:

Cadera

Flexión con rodilla extendida, 80 grados.

Flexión con la rodilla flexionada, 125 grados.

Abduccion45 grados.

Rotación externa, 45 grados.

Rotación interna, 45 grados.

Rodilla:

Flexión, 140 grados.

Extensión, 0 grados.

Tobillo:

Flexión Dorsal, 20 grados.

Flexión Plantar, 45 grados.

Eversión, 20 grados.

Inversión, 45 grados.

Pie:

Flexión del dedo grueso, 70 grados.

Flexión, 25 grados.

El ejercicio físico y la protección articular

Archivado en: Mecánica Articular — rehabilitacion-bio @ 21:30

<!– @page { margin: 2cm } P { margin-bottom: 0.21cm } –>

El ejercicio físico y la protección articular

Las diferentes enfermedades degenerativas e inflamatorias de las diferentes articulaciones tienen como punto final el deterioro del cartílago articular. Por factores fisiológicos esta estructura conectiva se alimenta solo por la difusión de los micro nutrientes y el oxigeno que fluye desde el hueso subcondral, cualquier pequeña variación mecánica a nivel del cartílago altera la composición del mismo cuando existe un daño bioquímico de base. Uno de los factores más dañino lo constituye la deshidratación del cartílago. El aumento de líquido en el cartílago modifica la compresibilidad, disminuyendo la incongruencia, lo cual aumenta el área de superficie de contacto entre los partners. La mayor superficie de contacto produce una menor presión por unidad de área (centímetro cuadrado), lo cual reduce el micro traumatismo, protegiendo la integridad física del cartílago.

Holmdahl y Ingelmark (1948) ya habían probado que el cartílago articulan es más grueso en animales entrenados (aumenta el componente celular e intercelular). La inmovilidad persistente por un periodo largo hace que se reduce su grosor.

La movilidad articular por la variación de presiones dentro del espacio articular y desplazamiento del liquido sinovial estimula la producción de líquido por parte de los plexos sinoviales y la movilización de éste por todos los rincones de la cavidad articular. Se producen presiones y depresiones: aumentando hacia el lado que desliza y rueda, y disminuyendo (succión) hacia el lado o-puesto al. Rodar deslizar.

Para evitar los daños que se producen por la inestabilidad del las grandes superficies articulares, la movilidad articular está limitada por la forma que adquieren estas superficies articulares, por los ligamentos dispuestos de manera que impiden desplazamientos antianatómicos, desarrollándose un mecanismo de protección que garantiza la estabilidad articular y la congruencia anatómica, por ejemplo, en la rodilla los ligamentos cruzados impiden los deslizamientos fémoro-tibiales en el plano sagital; y los ligamentos laterales impiden la abducción y aducción de la tibia. El ejercicio a través del la actividad repetitiva produce un incremento y renovación del colágeno y la elastina dentro de los ligamentos, garantizando así una fortaleza y elasticidad constante que se traduce por una flexibilidad articular y rejuvenecimiento del cartílago articular.

Noyes y col. (1974) demostró cómo la inmovilidad causa debilitamiento de la resistencia de los ligamentos articulares a los esfuerzos de la actividad física. Tnipton y col. (1975) agregó experimentos que refuerzan la creencia en el sentido que la actividad física regular fortifica la estructura ligamentosa en las uniones con sus huesos, como así mismo lo observó en las uniones de tendones con huesos; ambos (tendón - hueso y ligamento - hueso) son los puntos más vulnerables a los traumatismos.

La actividad muscular desempeña un papel importante, pues las estructuras articulares dependen para su nutrición de las circulación interna del músculo. En la medida que un músculo se ejercita se produce una mayor circulación colateral para suplir las demandas metabólicas. La actividad aeróbica en un mayor por ciento favorece el desarrollo de la circulación del músculo, por lo que la nutrición de las estructuras articulares y tendón mejoran considerablemente. Por otra parte en la Cinesiología es importante conocer cuando trabajamos con un paciente que también los músculos que atraviesan una articulación, es un importante factor de limitación del rango articular. En la gran mayoría de las articulaciones, especialmente en extremidades, es el músculo el principal limitante. Al hacerse un movimiento brusco o al cual el paciente no esta preparado, o por otra parte cuando se pretenda llevar la movilidad más allá de su arco normal, despierta un reflejo nociceptivo que contrae a los músculos antagónicos al movimiento anormal, debido a que la articulación (cápsula y ligamentos) está inervada en esa cara por los nervios que se conectan con los músculos antagónicos. En estas condiciones se pueden producir los mecanismos de espasmo muscular o desgarro que se describen en la bibliografía científica. Este mecanismo influye deteriorando el proceso de nutrición del cartílago articular, debido al proceso de inflamación y reparación mística a nivel del músculo.

En la fisiología articulara hay que tener muy en cuenta los tipos de receptores que se encuentra en la articulación o que participan de la biomecánica. Hay 4 tipos de terminaciones sensoriales propioceptivas.

Una de ellas es “terminación libre” y las otras tres lo hacen en receptores sensoriales:

1. Tipo1: informa de cambios en la posición de la cápsula.

2. Tipo2: informa de la velocidad de un movimiento (receptor en la cápsula).

3. Tipo3: informa de posición (ligamento).

4. Tipo4: informa dolor en todos los tejidos articulares.

Estos cuatro tipos de receptores informan a la corteza de la posición y movimientos articulares conscientes, en tanto que desde los músculos se producen reflejos inconscientes para mantener y modificar el tono de los músculos que atraviesan y controlan a la articulación (Bnodal 1972). Skoglund en 1956 hizo estudios que demostraron la relación refleja entre el músculo y la articulación. La actividad coordinada en la cinesiología se traduce por el desarrollo de mecanismo de control de redes neuronales, que cuando ocasionamos un patrón de movimiento anómalo, estamos creando una vía nueva pero con un patrón de movimiento anómalo que se ira ejecutando inconcientemente en el paciente, dando como resultado un deterioro biomecánico de la estructuras implicadas en el movimiento.

La actividad física planifica y con una ejecución correcta de la técnica del ejercicio en los limites fisiológico de la actividad garantiza un adecuado mecanismo de protección articular. Los diferentes sistemas de actividad física implican respuestas diferentes que no siempre repercute favorablemente en la fisiología articular. Para el fisioterapeuta y el rehabilitador se hace importante conocer al detalle las implicaciones bioquímicas que ocasiona las diferentes formas de actividad física en las estructuras en condiciones de salud, para así poder aplicarla a pacientes que presentan una base patológica con alteración estructural de las unidades articulares.

Msc.Dr. Dysmart Hernández Barrios.

Articulaciones en Biomecánica

Archivado en: Mecánica Articular — rehabilitacion-bio @ 21:24

Articulaciones en Biomecánica

El conocimiento anatómico de las articulaciones nutre el adecuado ejercicio de su empleo. Conocerlas permite un uso racional.

Tipos de articulaciones

Sinartrosis, son articulaciones rígidas, sin movilidad, como las que unen los huesos del cráneo. Estas articulaciones se mantienen unidas por el crecimiento del hueso, o por un cartílago fibroso resistente.

Sínfisis, son aquellas que presentan movilidad escasa. Estas articulaciones son móviles debido a que se mantienen unidas por un cartílago elástico.

Diartrosis, articulaciones móviles como las que unen los huesos de las extremidades con el tronco (hombro, cadera). Las articulaciones móviles tienen una capa externa de cartílago fibroso y están rodeadas por ligamentos resistentes que se sujetan a los huesos. Los extremos óseos de las articulaciones móviles están cubiertos con cartílagos lisos y lubricados por un fluido espeso denominado líquido sinovial producido por la membrana sinovial. Cuando se hincha estas membranas se produce la llamada bursitis, que es un trastorno muy doloroso.

Artrodia: Los huesos de la articulación tienen superficies planas y sólo realizan pequeños movimientos de deslizamiento.

Troclear: Una superficie articular tiene forma cilíndrica y la otra cóncava que se adapta completamente. Movimiento en una dirección, eje transversal, movimiento de flexión y extensión. Cóndilo: Una superficie articular es convexa en dos direcciones y la otra cóncava en las dos direcciones. Tiene dos ejes de movimiento: eje transversal (flexión y extensión) y eje sagital (abducción -separar del cuerpo- y adducción -acercar al cuerpo-). Selar: tiene los mismos ejes de movimiento que el cóndilo. Es cóncava en un sentido y convexa en el otro, la otra superficie articular al revés. Trocoide: Una superficie cilíndrica y la otra cóncava.
Enartrosis: Un hueso tiene forma esférica y la otra de cavidad que se le adapta. Tiene tres ejes de movimiento. El movimiento suma de todos los derivados de los tres ejes se llama circunducción

Movilidad articular: Para valorar la movilidad articular y los elementos que integran la articulación, lo haremos de forma pasiva. Valoraremos: Movimientos fruto de los grados de libertad activos: son movimientos amplios, angulares, se pueden medir, y dependen del tipo de articulación. Movimiento plano eje, flexión-extensión sagital transversal, abdución-adducción frontal sagital, rotación interna-rotación externa transversal frontal. Movimientos fruto de los grados de libertad pasiva: son movimientos pequeños, no son angulares, no son medibles, son movimientos condicionados por la forma de las superficies articulares. Son movimientos de deslizamiento, de tracción y de rotación. Sirven para ganar movilidad articular y se utilizan en terapia manual. No se pueden hacer de forma activa, siempre de forma pasiva. Cuando valoramos de forma pasiva tenemos que situar los músculos antagonistas al movimiento que vamos a hacer en una posición de acortamiento. Sólo en los músculos que sobrepasan varias articulaciones. La amplitud de los movimientos depende de la edad, sexo, morfología de la persona, entrenamiento, existencia o no de patologías, temperatura ambiente, hora del día, estado psíquico…
Hay que saber la movilidad normal del movimiento y comparar con el lado sano.

Resultado del examen de movilidad, nos encontramos con dos límites: 1. Fisiológico: el ángulo máximo que realizamos de manera activa. 2. Anatómico: el ángulo máximo que realizamos de manera pasiva.
Siempre el límite anatómico tiene que ser mayor que el fisiológico y si e sobrepasa el límite anatómico puede haber alguna lesión.

Movilidad patológica: Hipermovilidad: Activamente sobrepasa el límite anatómico y pasivamente aún más. Son difíciles de tratar. Tipos: Hiperlaxitud: caundo muchas de las articulaciones son laxas por constitución. Tiene que cumplir: Hipomovilidad: tenemos una barrera patológica antes de los límites fisiológicos y anatómicos. A causa de: Adherencias: se pegan los tejidos. Puede pasar en pieles quemadas o cicatrices. Se da tanto activa como pasiva. Debilidad muscular: donde la limitación es activa, no permite movimientos. Retracción muscular (el músculo se ha acortado) o hipertonomuscular (más actividad muscular que la que había en reposo). Se valora tanto activa como pasiva. Tipos: Bloqueo articular: impiden el movimiento y lo bloquean los cuerpos extraños que se han puesto dentro de la articulación a causa de alguna calcificación de tendones, clavos, o material osteotendinoso de las fracturas. Limitan el movimiento tanto activa como pasivamente. Rigidez articular. Una manera de detectar lo que limita el movimiento es mirar el final del movimiento.

Lic. Bryan J. Rivero Castillo.
ISCM Carlos J. Finlay. Camagüey. Cuba.

Autor: rehabilitacion-bio | Contáctenos
Otro blog más de Art