Tag Archive 'maltrato fisico'

Jueves 15 / agosto / 2013

El castigo físico en la niñez se vincula con problemas de salud en la adultez

Filed under: Noticias — prevemi — agosto 15th, 2013 — 8:18

castigo_fisicoLos niños cuyos padres usan castigos físicos “duros” como las bofetadas o los empujones podrían terminar con una salud relativamente peor en la adultez, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores hallaron que de más de 34,000 adultos de EE. UU. en un estudio del gobierno sobre la salud que afirmaron que habían recibido una disciplina dura en la niñez tenían unos riesgos ligeramente más elevados de obesidad, artritis y enfermedades del corazón.

Se definió el castigo duro como recibir golpes, bofetadas, empujones o ser asido con severidad al menos algunas veces.

Los hallazgos, que aparecen en la edición en línea del 15 de julio y en la edición impresa de agosto de la revista Pediatrics, no prueban que el castigo físico en sí afecte la salud a largo plazo de los niños.

“Se trata de una asociación. No podemos afirmar que el castigo provoque los resultados en la salud física”, comentó la investigadora líder, Tracie Afifi, de la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Canadá.

Pero añadió que los hallazgos amplían la evidencia de que el castigo físico puede resultar nocivo para los niños. Varios estudios han vinculado esos castigos (incluso las nalgadas) con problemas como la conducta agresiva y un peor estado emocional.

“Los niños necesitan disciplina”, señaló Afifi. “Pero no debería tener que ver con la fuerza física”.

Los hallazgos se basan en 34,226 adultos de EE. UU. que participaron en un estudio del gobierno en 2004 y 2005. Justo menos del cuatro por ciento encajaban con la definición de castigos duros en la niñez.

En general, su tasa de obesidad fue más alta, en comparación con los adultos que no reportaron castigos físicos duros: alrededor del 31 por ciento, frente al 26 por ciento. También tenían unas tasas más altas de artritis (22.5 frente a 20 por ciento) y enfermedad cardiaca (9 frente a 7 por ciento).

El equipo de Afifi pudo tomar en cuenta otros factores, como los ingresos familiares y si los niños sufrían un abuso más grave, ya fuera físico o de otro tipo. La disciplina “severa” también se vinculó con un aumento de entre el 20 y el 28 por ciento en el riesgo de los tres problemas de salud en la adultez.

Una experta en abuso infantil que no participó en el estudio se mostró de acuerdo en que el castigo físico es potencialmente nocivo. Además, quizás haga que el niño deje de comportarse mal en el momento, pero no funciona a largo plazo, planteó la Dra. Rachel Berger, del Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

“Una cantidad tremenda y creciente de literatura muestra que el castigo corporal no es necesario, y que podría haber efectos nocivos”, advirtió Berger.

Pero el estudio actual tiene algunas limitaciones, apuntó Berger, coautora de un editorial acompañante.

Según Berger, uno de los problemas fue la definición de castigo físico “duro”. Se basó en una pregunta: “¿Con qué frecuencia uno de sus padres u otros adultos que vivieran en casa le empujaron, asieron ásperamente, abofetearon o golpearon?”. (El estudio no preguntó específicamente sobre las “nalgadas”, la forma más común de castigo físico en la niñez).

Apenas alrededor del 4 por ciento de los adultos dijeron que habían sido sometidos a esas formas de disciplina al menos algunas veces. Por otro lado, el 38 por ciento reportaron un maltrato infantil más severo, lo que incluía abuso físico que dejaba a los niños con moretones o lesiones.

Berger dijo que se esperaría que menos adultos reportaran maltrato severo, en comparación con el castigo duro. Esto genera duras sobre la forma en que se planteó la pregunta, y cómo los encuestados la interpretaron, según Berger.

Y dado que el estudio no observó el castigo físico más leve, los hallazgos no se pueden usar para condenarlo todo, incluso la nalgada ocasional. “Basándose solo en esto no se puede decir que ahora sabemos que no debemos usar ningún castigo físico”, comentó Berger.

Otro investigador que no participó en el trabajo dijo que no pensaba que los resultados fueran tan convincentes. El estudio observó siete afecciones de salud de la adultez, y halló que el castigo físico duro se vinculaba estadísticamente con tres de ellas.

E incluso así, los vínculos no tenían mucha potencia estadística, anotó Christopher Ferguson, profesor asociado de psicología en la Universidad Internacional Texas A&M, en Laredo.

Ferguson aclaró que no es defensor de las nalgadas, pero añadió que “no deseo que los padres que han dado nalgadas a sus hijos se alarmen con esto”.

Afifi, autora del estudio, se mostró de acuerdo en que los padres no deben sentirse alarmados… ni culpables. “No intentamos culpar a los padres”, aclaró. Pero según la investigación, los padres deben intentar aprender tipos de disciplina no física, añadió.

¿Y si no está seguro de cómo hacerlo? “Recomendaría que los padres comiencen hablando con el pediatra”, sugirió Afifi.

Según las encuestas anteriores, la gran mayoría de los estadounidenses recibieron nalgadas en la niñez. Podría estar bastante integrado en la cultura, anotó Berger, del Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

“Pero solo porque a usted le dieron nalgadas no significa que es adecuado para su hijo”, planteó.

Obtenido del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría, en:

http://www.sochipe.cl/ver2/evento.php?id=3215

Comentarios desactivados

Miércoles 3 / julio / 2013

Castigo sí o no

Filed under: para conocer sobre,Temas de maltrato infantil,violencia — prevemi — julio 3rd, 2013 — 22:48

El castigo no es tema gusto para nadie: ni para  los padres ni para los hijos. Creo que es mejor hablar de poner límites. Los límites y las normas son necesarios para el buen funcionamiento de la familia. Los límites deben ser claros, coherentes y firmes habiendo coherencia entre los padres.

La aceptación y comprensión de las normas por parte de los más pequeños los hace personas más sociables; por lo tanto, los límites forman parte importante del proceso educativo. La adquisición de normas  y la reconducción de la conducta en el niño deben hacerse siempre desde el cariño.

Educar y cuidar de los hijos es la función principal de los padres, siempre, claro está, desde el amor. La educación tiene como finalidad formar una persona autónoma, crítica y sociable que desarrolle sus capacidades, sepa vivir en sociedad y sea feliz y capaz de dar felicidad a los demás.

No es necesaría la violencia para educar

Como es bien sabido por todos: la violencia genera violencia. Con esto no quiero decir que a los niños se les deba pasar todo, sino que debemos reconducir su conducta sin utilizar métodos violentos. Si el niño vive sumergido en un ambiente familiar donde todo se resuelve o se impone de manera agresiva: gritos, insultos, bofetadas… adquirirá este modelo y esta manera de actuar para resolver las situaciones conflictivas que se irá encontrando en su vida cotidiana. Cuando la agresión se convierte en algo constante en las relaciones familiares se generan sentimientos de ira en el niño, éste reprime la conducta delante del que le castiga pero no puede controlar su agresividad en otras situaciones.

No debemos gritarles para decir que no griten. Por lo tanto, la violencia física o verbal no es el camino más adecuado para reconducir la conducta del niño. El castigo físico no permite el razonamiento ni el diálogo entre padres e hijos, no le enseña al niño a ser crítico, ni independiente ni autónomo; tan sólo le transmite que las cosas se deben hacer por temor a que le peguen,  por obediencia ciega y sumisión absoluta.

El castigo físico denota poco autocontrol por parte de los padres. Los padres liberan la tensión pero demuestra delante del hijo su falta de control para enseñarle a comportarse de manera adecuada con otras estrategias más positivas. La violencia física genera sentimientos negativos en el niño: ira, venganza, frustración e impotencia. Además no enseña conductas o recursos alternativos al niño; la bofetada le ordena al niño que deje de hacer lo que estaba haciendo, por ejemplo, gritar, pero no le enseña  a estar atento, pedir perdón o arreglar las cosas.

Cómo aplicar el castigo

El castigo puede ser necesario en algún momento pero debe ser utilizado de una manera racional y para cambiar la conducta del niño. No se debe aplicar con gritos e insultos, ni humillando al niño, porque esto manifiesta un comportamiento vengativo y negativo por parte del adulto que puede ser copiado por el niño; la finalidad del castigo es hacer reflexionar al niño sobre lo que ha hecho mal y mejorar su conducta.

El castigo debe ser empleado para mejorar la conducta del niño. Los padres no deben aplicar más o menos castigos en función de lo cansados que estén o del nivel de tolerancia y paciencia que se tenga ese día.

Antes de aplicar un castigo el niño debe estar informado claramente de cuáles son las consecuencias de una mala conducta (por ejemplo: si tiras juguetes por el balcón te apago la tele). Si el niño sobrepasa el límite verbalizado por sus padres, el castigo o la supresión de uno de los privilegios del día (retirar los juguetes hasta que el niño se calme, ponerlo en un rincón de pensar hasta que deje de gritar, no jugar con sus hermanos hasta que deje de pegar…) debe realizarse inmediatamente y sin demora. Cuando el niño reflexione sobre lo que ha sucedido y cambie su conducta, siempre se le debe reconocer y felicitar para reforzar las conductas positivas.

No se deben imponer castigos eternos o que se demoren en algunos días. Por ejemplo no sirve de nada decirle al niño que se va a quedar una semana sin ir al parque o que le vamos a tirar todos los juguetes a la basura.

Lo que tampoco vale es estar amenazando todo el día o bien, no cumplir las amenazas que se verbalicen al niño. Con esto, los padres pierden toda la credibilidad.

Siempre hay que darle al niño la posibilidad que arregle las cosas: que pida perdón o cambie de actitud. Si esto ocurre se debe felicitar al niño y manifestarle lo bien que lo ha hecho.

El diálogo como base de las relaciones familiares

Las familias deben dialogar siempre, padres e hijos deben hablar y ser escuchados. Este es un ejercicio que se debe practicar desde que los niños son pequeños, sino, ¿cómo pretenderemos que en la adolescencia hablen con nosotros si no hemos dialogado nunca con ellos? Las bases del diálogo las podemos resumir en:

* Aplicar normas basadas en el razonamiento entre los diferentes miembros de la familia

* Las normas se deben explicar a los niños y ellos las deben comprender

* Padres e hijos deben cumplir las normas y cambiar conductas si es conveniente

* En la toma de decisiones se debe tener en cuenta la opinión de los hijos

* La normas ayudan a la familia a organizarse mejor y refuerzan la unidad familiar

* Los padres tienen la última palabra porque tienen una función educadora y protectora sobre los hijos

* Los hijos deben saber de antemano las consecuencias de sus actos para que puedan ser responsables de sus acciones

La obediencia

La obediencia es una actitud de responsabilidad donde el niño colabora y comprende las normas o reglas que debe cumplir para una convivencia feliz.

La obediencia en el niño hay que trabajarla mediante el autocontrol y la enseñanza de recursos para regular la conducta. El niño aprende a ser obediente porque agrada al adulto, porque le satisface serlo y porque se le ha explicado el por qué de las cosas. Una de las cosas que más ayuda a fomentar la obediencia es en decir de forma clara y sencilla cuáles son las obligaciones y deberes del niño, tener unas normas claras en casa y felicitar al niño siempre que obedezca o haga lo que tenga que hacer.

Dra. Esther Martínez García

Especialista en Pediatría

Médico consultor de Advance Medical

http://www.mapfre.com/salud/es/cinformativo/castigo-ninos.shtml

Comentarios desactivados