Tag Archive 'maltrato entre iguales'

Jueves 28 / abril / 2016

Bullying, intimidación, maltrato entre iguales o acoso escolar

Filed under: adolescencia,bullying,Para la familia — prevemi — abril 28th, 2016 — 9:50

BullyingLa intimidación es cuando una persona o grupo intenta repetidamente lastimar a alguien que es más débil o que cree que es más débil. Algunas veces implica ataques directos, como golpes, insultos, provocaciones o burlas. Otras veces es indirecta, como difundir rumores o intentar que otros rechacen a alguien.

¿Qué es el bullying?

El bullying es una forma grave y específica de violencia escolar, un maltrato normalmente intencionado y perjudicial de un estudiante hacia otro compañero,  generalmente más débil, al que convierte en su víctima habitual. Suele ser persistente y reiterado, puede durar semanas, meses e incluso años.  La mayoría de los agresores actúan movidos por un abuso de poder y un deseo de intimidar y dominar. No es un conflicto  normal entre pares, sino que se trata de un problema sobre el que todos los adultos debemos involucrarnos y detener con urgencia.

Si bien hay determinados rasgos que nos hacen pensar que un chico tiene más posibilidades de verse involucrado en una situación de bullying, como hostigado  o  como hostigador, todos los que participan en alguna medida están siendo afectados.

“Creemos firmemente que el bullying se aprende y, por lo tanto, también puede desaprenderse. No se trata de etiquetar ni humillar a los  estudiantes que acosan, sino de ayudarlos a abandonar esa manera de comportarse”, explica la Lic. Candelaria Irazusta,  psicóloga del Departamento Infantojuvenil de INECO. “Para  esto, es necesario que los adultos responsables  (padres y docentes) asuman que el problema existe, que es más frecuente de lo que parece, que tengan conciencia de su importancia  y de las consecuencias graves que puede tener y,  especialmente que ellos deben  intervenir lo más pronto posible porque las situaciones de malestar crónico si no se detienen, crecen”, enfatiza la especialista.

¿Cómo darme cuenta si mi hijo sufre bullying?:

Señales de alerta en la escuela y en las tareas escolares:

-Cambio repentino en la asistencia a clase o en el rendimiento académico.
-Éxito académico, parece el niño mimado o la niña mimada del profesor o de la profesora.
-Le cuesta concentrarse en clase, se distrae con facilidad.
-Se va tarde al recreo y regresa pronto a al aula.-
-Tiene algún tipo de dificultad en el aprendizaje.
-Falta de interés en las actividades o en actos de la escuela.
-Deja de asistir a actividades de la escuela que le gustaban.

Señales de alerta en cuanto a lo social:

-Solitario, retraído, aislado.
-Escasas o nulas habilidades sociales/interpersonales.
-No tiene amigos ni amigas o tiene menos que otros estudiantes; poco popular, suelen elegirlo último o última para formar grupos o equipos.
-No tiene sentido del humor o tiene un humor inapropiado.
-Otros estudiantes suelen burlarse o reírse de el o de ella, se meten con el o ella, le toman el pelo, lo menosprecian y/o insultan.    No sabe hacerse valer.
-Otros estudiantes lo molestan, y le dan patadas o golpes a menudo. No sabe defenderse.
-Utiliza un lenguaje corporal característico: hombros encorvados, cabeza gacha, no mira a las otras personas a los ojos, los rehúye.
-Tiene una diferencia ostensible que lo aparta de sus compañeros o compañeras.
-Prefiere la compañía de los adultos en los tiempos libres.
-Toma el pelo, molesta o irrita a otros, los provoca y no sabe cuando parar.
-Ha empezado de pronto a acosar a otros estudiantes.

Señales de alerta en lo fisico:

– Frecuentemente enfermo.
-Se queja frecuentemente de dolores de cabeza, de panza, etc.
-Arañazos, moretones, ropa u objetos personales rotos o dañados sin una explicación obvia.
-Repentino tartamudeo.
-Tiene una diferencia de carácter físico que lo aparta de sus iguales: lleva anteojos, tiene sobrepeso o pesa menos de lo que debería, es mas alto o mas bajo que sus compañeros,  habla raro, tiene un aspecto raro, anda raro.
-Cambio es su pauta de comidas: pérdida repentina de apetito.
-Torpe, descoordinado, le va mal en los deportes.

Señales de alerta en lo emocional, conductual:

-Cambio repentino de humor o de comportamiento.
-Pasivo, huraño, callado, tímido, retraído, irritable.
-Baja o nula autoestima y confianza en si mismo.
-En exceso sensible, cauto, apegado.
-Nervioso, ansioso, preocupado, temeroso, inseguro.
-Llora con facilidad, y a menudo, se angustia, sufre cambios de humor extremos.
-Irritable, problemático, agresivo, irascible, se revela contra otros (pero siempre pierde).
-Se culpa de los problemas/dificultades.
-Excesivamente preocupado por su seguridad personal; dedica mucho tiempo y esfuerzos a pensar/preocuparse por ir y volver a salvo del comedor escolar, del baño, del recreo,  evita siempre ciertos lugares de la escuela.
-Menciona la posibilidad de salir corriendo.
-Menciona la posibilidad de suicidio.

Puede ampliar más en el sitio Intimidación, de MedlinePlus.

Información obtebida del los sitios Intramed y MedlinePlus.

Nota: imagen obtenida del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría.

Comentarios desactivados

Martes 4 / marzo / 2014

El acoso escolar podría tener efectos duraderos en la salud de los niños

Filed under: adolescencia,bullying — prevemi — marzo 4th, 2014 — 9:12

BullyingUn estudio de estudiantes desde quinto hasta décimo cursos descubrió que había consecuencias a nivel mental y físico, aunque el acoso terminara.

Traducido del inglés: martes, 18 de febrero, 2014

LUNES, 17 de febrero de 2014 (HealthDay News) — Los niños que sufren el acoso de sus compañeros podrían padecer efectos duraderos en su bienestar físico y mental, sobre todo si se permite el acoso durante años, según sugiere un nuevo estudio.

El estudio halló que a los niños que son acosados crónicamente al parecer les va peor: aquellos que fueron víctimas de acoso continuamente desde quinto hasta décimo cursos tenían las puntuaciones más bajas en las mediciones de salud física y emocional.

A los niños que fueron víctimas de acoso a una edad más joven, pero cuyos problemas se acabaron, les solía ir mejor. Aun así, les fue peor que a sus compañeros que nunca fueron víctimas de acoso.

“Creo que el mensaje es claro”, comentó la autora del estudio, Laura Bogart, investigadora científica del Hospital Infantil de Boston. “Los efectos del acoso se agravan con el tiempo, y es importante atajarlo pronto”.

Los hallazgos se basan en casi 4,300 niños de tres ciudades estadounidenses a los que se pasó una encuesta en quinto, séptimo y décimo cursos, o aproximadamente a los 10, 12 y 15 años de edad. En general, el 30 por ciento dijeron que habían sido acosados de forma regular en al menos una encuesta.

Eso significaba que estaban abusando de ellos físicamente o eran víctimas de burlas al menos una vez a la semana.

En general, descubrió el equipo de Bogart, los niños que fueron víctimas de acoso afirmaron tener más problemas físicos (dificultad para practicar deportes, correr o hacer “cosas de niños” normales) que los niños de su edad. También tenían más síntomas de depresión y una autoestima más baja.

La perspectiva era peor para entre el 3 y el 4 por ciento de los niños que fueron continuamente víctimas de acoso a lo largo del tiempo. Para cuando llegaron al décimo curso, el 45 por ciento de los adolescentes que habían sido víctimas crónicamente se incluyeron en la categoría de bienestar mental “bajo”.

Esta cifra contrasta con el 31 por ciento de los niños que afirmaron que solo en la actualidad sufrían de acoso y con el 12 por ciento de los que habían sido acosados solo en el pasado. De los estudiantes que nunca habían sido víctimas de acoso regularmente, solo el 6 por ciento obtuvieron una puntuación baja en el bienestar psicológico.

Los hallazgos no pueden probar que el acoso escolar provocara los problemas mentales y físicos de los niños, afirmó Bogart.

Pero añadió que su equipo tuvo en cuenta algunos otros factores que pueden afectar a las probabilidades de los niños de ser víctimas de acoso y a su salud, como la obesidad y las enfermedades crónicas. También tomaron en cuenta los ingresos familiares y la raza, el sexo y la orientación sexual de los niños.

El acoso escolar por sí mismo seguía estando relacionado con un bienestar peor.

Además, hay muchas investigaciones que apuntan a los efectos nocivos del acoso escolar, y este estudio ofrece más evidencias, según David Finkelhor, director del Centro de Investigación sobre Crímenes Contra los Niños de la Universidad de Nueva Hampshire, en Durham.

El estudio, publicado en línea el 17 de febrero en la revista Pediatrics, “aporta un elemento más a la prioridad cada vez más alta de la prevención del acoso por parte de los compañeros y la ayuda a los afectados”, afirmó Finkelhor. Finkelhor no participó en la investigación.

Una limitación del estudio, dijo, es que no tenía información sobre otros tipos de acoso con los que se pueden encontrar los niños, como el abuso de los padres y el ser testigos de la violencia doméstica.

Cada vez más estudios, indicó Finkelhor, muestran que son estos niños (los que son víctimas de varias maneras) los que “tienen las cicatrices más grandes a medida que pasa el tiempo”.

Cuando se trata del acoso de los compañeros, comentó Bogart, la autora del estudio, los nuevos hallazgos subrayan la importancia de la prevención, o de acabar con eso cuanto antes.

Indicó que la mayoría de los estados ahora requieren que las escuelas tengan políticas contra el acoso. Según Finkelhor, la buena noticia es que los programas de prevención se están expandiendo “rápidamente” en las escuelas estadounidenses.

Y, en cuanto a lo que pueden hacer los padres, Bogart dijo que pueden buscar señales de que su hijo está siendo víctima de acoso. Éstas incluyen señales de acoso físico, como los cortes y los moretones, y señales más sutiles, como actuar de forma retraída o no querer ir a la escuela.

Pero también es importante que los niños aprendan a no ser testigos silenciosos del acoso, señaló Bogart. Tanto las escuelas como los padres, indicó, pueden enseñar a los niños a hablar cuando vean a un compañero de clase siendo víctima de acoso.

Noticia obtenida del sitio MedlinePlus, en la dirección: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_144683.html

Nota: imagen obtenida del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría en http://www.sochipe.cl

Comentarios desactivados