Archive for the 'Secciones especiales'

Jueves 12 / marzo / 2015

Efectos psicológicos del bullying duran años

Filed under: bullying,Para estudiantes,Para la familia,Para profesionales,salud escolar,Secciones especiales — prevemi — marzo 12th, 2015 — 10:50

Efectos psicológicos del bullying duran años

Efectos del bullying duran añosLa depresión y la ansiedad asociada con el hostigamiento escolar se prolongaron hasta por lo menos los 20 años de edad en un nuevo estudio publicado en JAMA Psychiatry. Los más afectados eran quienes habían sido hostigadores y hostigados.

“Obviamente, se conocen las consecuencias del bullying en el corto plazo. Me sorprendió que una década después de la victimización, en la transición a la edad adulta, aún siguiéramos viendo las marcas emocionales en las víctimas y los hostigadores/hostigados”, dijo el doctor William Copeland, autor principal del nuevo estudio de la Duke University, en Durham, Carolina del Norte.

El equipo estudió a 1.420 niños y adolescentes de la zona oeste de Carolina del Norte, a los que les preguntaron sobre sus experiencias con el hostigamiento, o bullying, en distintos momentos, entre los 9 y los 16 años. Luego se los controló hasta los 26 años para detectar trastornos psiquiátricos.

Un cuarto de los participantes y sus padres dijeron que habían sido hostigado por pares por lo menos una vez y uno de cada 10 admitió que había hostigado a otros niños.

Tras considerar las adversidades familiares de cada participante, el equipo observó que los que habían sido víctimas del bullying tenían algo más de riesgo que los adultos jóvenes sin esos antecedentes de padecer varios trastornos psiquiátricos.

Por ejemplo, el 6 por ciento de los jóvenes sin exposición al hostigamiento tenía un trastorno de ansiedad, comparado con el 24 por ciento de las exvíctimas del bullying entre pares y el 32 por ciento de los que habían sido hostigadores/hostigados.

Los niños que habían hostigado y habían sido hostigados eran los más propensos a padecer un trastorno de pánico o depresión en la juventud o a pensar en suicidarse.

“Esto no sorprende porque, en parte, es una reacción a la experiencia traumática del hostigamiento y, además, conviven con la experiencia de haber hostigado a otros”, dijo el doctor Mark Schuster, jefe de pediatría general del Hospital de Niños de Boston y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, que no participó del estudio.

Los jóvenes que sólo habían hostigado a otros tenían cuatro veces más riesgo de tener un trastorno de personalidad antisocial, que se caracteriza por la falta de empatía y el maltrato a otros.

Los trastornos psiquiátricos y los problemas familiares en la niñez estuvieron asociados con el bullying, pero no explicaron por completo la aparición de las complicaciones en el futuro.

Los autores dijeron que algunos de los trastornos en la edad adulta parecían ser una consecuencia directa del bullying.

El estudio “llama la atención a la gravedad del bullying y refuerza lo aprendido: que no es sólo un rito del crecimiento que todos los niños padecen y pueden soportarlo”, dijo Schuster.

Los autores recomendaron que las escuelas, los padres y los médicos trabajen juntos para prevenir el bullying. Para los niños que lo padecieron, Schuster recomendó el acompañamiento adulto para evitar consecuencias psicológicas futuras.

FUENTE: JAMA Psychiatry, 2013

Reuters Health

Obtenido de: http://www.sochipe.cl/aporta.php/noticias/mostrar-noticia/efectos-psicologicos-del-bullying-duran-anos/

Comentarios desactivados

Domingo 7 / julio / 2013

Síndrome de Maltrato Físico

Filed under: Secciones especiales,Tema de actualización,Temas de maltrato infantil — prevemi — julio 7th, 2013 — 13:27

Espacio dedicado a divulgar aspectos relacionados con esta forma particular de maltrato infantil:

Violencia intrafamiliar

Definición: es la agresión corporal que recibe un menor de un adulto de manera intencional, producida por una parte del cuerpo, un objeto o sustancias, que provocan lesiones que van desde menos grave hasta la muerte.

Términos afines:

Síndrome del niño golpeado, síndrome de abuso físico, lesión no accidental o intencional, traumatismo X, síndrome del niño sacudido.

Datos para el diagnóstico:

En el maltrato físico, es vital el examen físico de todas las partes del cuerpo, donde se pueden encontrar múltiples datos, la historia de las lesiones y la versión de los padres o de quien conduce al paciente a la sala de urgencias o consultas de atención primaria o pediatría. En ese sentido, son importantes:

La edad. Aunque el maltrato físico se puede ver en cualquier edad, lo más probable es que ocurra en niños menores de 5 años. Más a menudo por debajo de los 2 años de edad, sobre todo el trauma craneal.

Las discrepancias entre los hallazgos físicos de la lesión o lesiones y la historia que ofrecen los padres cuando se entrevistan por separado.

La tendencia psicótica del agresor, por lo general explosiva para evadir la responsabilidad.

El tiempo transcurrido entre el accidente y la primera asistencia médica que recibe el niño; generalmente, cuando se trata de un maltrato, los padres o agresores acuden a la sala de urgencias horas o días después de ocurrido el hecho, por temor a ser descubiertos. Otras veces no van al médico, esperando que cure la lesión. En este caso es importante descubrir las lesiones tardías, tales como rasguños, huellas de instrumentos, quemaduras en evolución y otras. No se puede dejar de revisar la región anogenital. Estos son datos de mucho valor en el diagnóstico.

El modo de vida de los padres: pobre alojamiento, hijo de un solo miembro de la pareja, nivel social bajo, dificultades económicas, parejas jóvenes, la unión consensual, conflictos maritales, alcoholismo u otras drogas, indisciplina social de los padres y el niño, aunque no deben excluirse aquellos padres que tienen un nivel cultural donde es más difícil el diagnóstico por temor al escándalo.

Debe tenerse en cuenta la versión de los vecinos.

Las falsas prácticas religiosas, ritos o la ignorancia como “sobar al niño”, aplicación de parches calientes u otras maniobras que dañen la integridad física del niño.

Una historia de muertes infantiles dentro de la familia o muerte súbita puede ser un alto índice de sospecha, aunque este dato generalmente no se busca.

En los niños mayores hay que tomar en cuenta la versión que ofrecen de las formas de maltrato, que las aceptan como formas de castigo.

Consideraciones generales. Lesiones traumáticas en el maltrato físico:

Las lesiones traumáticas son los elementos fundamentales que el clínico y todos debemos reconocer para considerar en el diagnóstico la posibilidad de maltrato físico y establecer todos los mecanismos necesarios para el tratamiento, las investigaciones sociales y el seguimiento de estos pacientes. Se consideran lesiones importantes las siguientes:

Los sangramientos. Hematomas, equimosis, petequias, laceraciones,

sangramiento ótico. Epistaxis. Cianosis. También las lesiones de vísceras sólidas, entre ellas: el hígado, el bazo y el Sistema Nervioso Central (SNC). Estas últimas son siempre de carácter grave porque conducen al coma tempranamente.

Lesiones óseas. La fractura del cráneo, fracturas simples o múltiples en cualquiera de los huesos del cuerpo, son las que más denuncian el abuso físico.

Lesiones cutáneomucosas. Heridas, huellas de cualquier tipo (chapas, cintos, ataduras, zapatos, quemaduras, mordida humana y otras). Dejamos como estudio independiente las características de estas lesiones en la Bibliografía básica 4.

Lesiones oculares. Hematomas de los párpados, hifema, desprendimiento de la retina; hemorragias en parches, edema de la papila, arrugas y ceguera que aparecen como lesiones tardías, secreción ocular para buscar enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Las lesiones del maltrato físico son múltiples y variadas; pueden aparecer aisladas o en combinación, esta última es la forma más frecuente. Los hematomas y las equimosis en distintos períodos de evolución por descomposición de la hemoglobina, es un dato fidedigno de maltrato infantil, cuando lleva días sin ser visto por el médico. Otras lesiones sospechosas de maltrato son las hemorragias retinianas, cuya intensidad puede ser variable, desde focos pequeños hasta moteado hemorrágico en placa bipolar y en las fibras nerviosas; igualmente, el edema de la papila. Ambas lesiones pueden ser la expresión de una complicación importante del Sistema Nervioso Central.

Las lesiones cutáneas no hemorrágicas son de mucho valor en estos pacientes, las cuales pueden confundirse con otras patologías, como sucede en las quemaduras por cigarro que a menudo se confunden con la varicela o el ectima gangrenoso de la Pseudomona aeruginosa. Sin embargo, la localización y forma de las quemaduras de cigarro son distintas; por lo general, se localizan en la espalda, los hombros y las plantas de los pies y dan la impresión de úlcera profunda.

Las heridas, mordidas humanas, rasgaduras con las uñas de las manos y quemaduras, dejan huellas que pueden estar combinadas entre sí, o con otras lesiones.

Las fracturas óseas a cualquier nivel, son casi un dato constante en este síndrome, a menudo se descubren de manera casual en niños menores de 2 años. Generalmente son graves, múltiples y en distintos períodos de evolución, siendo las más importantes las de los huesos del cráneo que pueden cursar con edema, hemorragia en distintos niveles, otorraquia o nasorraquia. De singular importancia resultan los que afectan la cavidad abdominal y la cavidad craneana, que producen cuadros clínicos de gran envergadura. Se acompañan de de grandes pérdidas de sangre en estas cavidades, palidez cutáneo-mucosa intensa, anemia aguda y shock hipovolémico que causan la muerte del niño.

En sentido general, para llegar a un diagnóstico de certeza de maltrato físico es necesario tener en cuenta todos los datos que hemos señalado a partir de un buen interrogatorio, el cual debe realizarse a los padres por separado y en el niño mayor tener presente su opinión. Otros que pueden aportar datos son los vecinos y los maestros que conocen a la familia y sus características. El examen físico debe ser completo desde la cabeza hasta los pies, incluido los genitales.

Los exámenes complementarios aportan datos de mucho interés, sobre todo el survey óseo, estudio de la coagulación, la tomografía axial computarizada (TAC), el ultrasonido (US), la resonancia magnética (RM); estos últimos en las lesiones del cráneo; el fondo de ojo es una investigación que no se debe dejar de hacer.

Las secuelas que deja el maltrato físico son, por lo general, definitivas e incapacitantes; nunca es olvidado por los niños y causa en ellos trastornos psicológicos profundos, como alteraciones de la personalidad y retraso escolar. Son también importantes las lesiones oculares que dejan ceguera, glaucoma, cataratas o pérdida total del ojo. Más adelante se estudiaremos las secuelas cerebrales.

Diagnóstico diferencial:

Caffey constató que muchos niños con trastornos neurológicos de mediana intensidad y dificultades en el aprendizaje pudieron haber sido víctimas de traumas de la cabeza por abuso. Otros han encontrado en estudios retrospectivos una alta incidencia de diagnósticos equivocados con otras condiciones. En otras casuísticas de accidentes en el niño, no aparece el maltrato infantil como una de las principales causas. Por ello debe hacerse el diagnóstico diferencial, entre otras patologías, con:

Osteogénesis imperfecta. También llamada fragilitis ósea, es una enfermedad hereditaria, caracterizada por esclerótica delgada y translúcida (ojos azules), fragilidad ósea con fracturas múltiples recientes y antiguas. La piel es delgada. Generalmente se acompaña de otras anomalías como cardiovasculares y renales. Se menciona la forma tardía de la enfermedad, pero en realidad, cuando esto ocurre debe descartarse el maltrato infantil, sobre todo en niños mayores.

Discrasias sanguíneas. Se acompañan de plaquetopenia, como sucede en la púrpura trombocitopénica idiopática (PTI), la cual se asocia a hematomas. Los estudios de laboratorio establecen el diagnóstico.

Sífilis congénita. Se acompaña de lesiones óseas y lesiones cutáneas en las plantas de los pies, además rinitis y otras alteraciones. Las lesiones óseas son de tipo inflamatorio. La serología establece el diagnóstico.

Impétigo. Infección cutánea causada, generalmente, por el estafilococo y el estreptococo beta hemolítico del grupo A. SE disemina con rapidez a través de la piel del niño infectado. Está formado por una pápula diminuta que pasa a fase de vesícula que forma una pústula y finalmente desarrolla una costra dorada. Es frecuente en ambientes cálidos y húmedos.

Síndrome estafilocócico de piel escaldada, síndrome de shock tóxico y enfermedad de Kawasaki. Las tres tienen parecido; el primero se observa en niños menores de 5 años con fiebre, irritabilidad y un eritema macular generalizado que progresa rápidamente a una fase escarlatiforme. Se asocia a un signo de Nikolsky positivo, así como un desprendimiento de la piel en forma laminar espontáneo. El síndrome de shock tóxico, aunque se ve en mujeres jóvenes, se ha descrito en niños; está formado por un exantema escarlatiforme y descamación temprana de la piel de las extremidades. Lengua de fresa y lesiones erosivas. Los primeros días hay fiebre, hipotensión, síntomas gastrointestinales, mialgias y eritrodermia difusa que puede ceder al cuarto o quinto día. El Kawasaki, es un síndrome mococutáneo de ganglios linfáticos; está limitado a niños menores de 10 años y entre ellos a niños menores de 5 años. Es una variedad de eritrodermia generalizada escarlatiforme de tipo macular con lesiones en iris o diana.

Osteomielitis. Generalmente son lesiones óseas únicas, de tipo inflamatorio que se acompañan de fiebre de días de evolución.

Hipofosfatemia. Enfermedad autonómica dominante, ligada al cromosoma X y se caracteriza por la disminución del fósforo. Hay osteomalacia por la mineralización retrasada, con la formación de un exceso de osteoide; por tanto son frecuentes la osteítis fibrosa y las fracturas. Los estudios de laboratorio establecen el diagnóstico.

Manchas en vino de Oporto o nevus flammeus. Están presentes desde el nacimiento y no suelen desaparecer o evolucionar como los hematomas. Son unilaterales y segmentarias, respetando la línea media y aumentan con la edad, y aparecen en cualquier sitio del cuerpo, preferentemente en la cara. La mancha en vino de Oporto, está formada por capilares.

Alopecia areata. Es un problema frecuente que se caracteriza por la aparición de placas de calvicie sintomáticas, no inflamatorias, redondas, localizadas en cualquier parte del cuerpo provista de pelos, pero más frecuentes en el cuero cabelludo. Hay historia familiar en 10 a 20 % de los niños afectados. El carácter genético parece responder a un carácter autosómico recesivo. En las márgenes de las placas pueden detectarse pelos en signo de exclamación, esenciales para el diagnóstico.

Alopecia por tracción y cicatrizal. Frecuente en las niñas y mujeres negras, por peinados que ejercen presión sobre el pelo durante un largo período, en la mayoría de los casos son reversibles, aunque en las niñas con multitud de trencitas, los rulos, bigudíes nocturnos y rizados pueden hacerse permanente. La cicatrizal puede ser por procesos inflamatorios.

Conducta:

Se debe primero atender al paciente brindando asistencia a las lesiones que presenta. Se debe llenar el Certificado de primera intensión del lesionado: documento que evalúa el estado de un paciente que ha sido presuntamente agredido. Obliga al facultativo a clasificar la gravedad de la lesión recibida y a establecer un pronóstico respecto a la viabilidad de la conservación de la vida del individuo. Dicha clasificación tiene la finalidad que las autoridades policiales determinen la pertinencia de imponer medidas cautelares (detención o advertencia de no abandono de la ciudad) sobre los presuntos causantes de las lesiones físicas y definir la magnitud de la afección infligida, lo cual determina la competencia del tribunal actuante (municipal o provincial) respecto a la tipificación del delito de agresión a la integridad física de la víctima. Este documento que se llena es el Modelo 53/13 MINSAP. Este modelo lo llena el médico de familia o del pediátrico y lo entrega en el policlínico (si es APS) o al policía que está en el cuerpo de guardia del pediátrico. Este oficial de la policía será quien activará los demás trámites correspondientes; por tanto, es importante que frente a la sospecha o diagnóstico definitivo de síndrome del niño maltratado si existen lesiones físicas se tiene que llenar el certificado.

—————————

Otros aspectos de interés: puede ampliar más los conocimientos accediendo a los documentos siguientes:

Conferencia orientadora: Síndrome de Maltrato Físico (es un documento en formato pdf y pesa 59 KB)

Conferencias anteriores: Síndrome del niño sacudido. Conferencia impartida por el profesor Dr. Carlos Cabrera Álvarez en el I Taller prevención del maltrato infantil, Ciudad de La Habana, julio de 2008:

Parte 1 es un documento en formato power point y pesa 1.1 MB

Parte 2 es un documento en formato power point y pesa 688 Kb

Publicaciones nacionales:

-2006:

Cabrera Alvarez C, Alonso Sanchez G, Arbelo Figueredo M, Pozo Abreu SM. Síndrome del niño maltratado.

-2004:

Cabrera Alvarez C, Alonso Sanchez G. Síndrome de abuso físico. Presentación de un caso. Arch Cir Gen Dig 2004 Dic 6. Disponible en: http://www.cirugest.com/revista/2004/12-06/2004-12-06.htm

-1997:

Gálvez Cabrera E, González Loredo MC, Sirgo Patiño I, Pérez Álvarez H, y Valdés Carrera L. Síndrome del niño maltratado. Presentación de un caso. Rev Cubana Med Gen Integr 1997;13(1):19-28. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/doc/sitios/prevemi/snmaltratado.doc

Comentarios desactivados

Martes 19 / febrero / 2013

Violencia intrafamiliar

Filed under: Para estudiantes,Para la familia,Para profesores,Secciones especiales,violencia — prevemi — febrero 19th, 2013 — 15:57

Aunque la expresión se revelaría por sí misma —violencia intrafamiliar o doméstica— considero conveniente definirla para enmarcarla en el ámbito de esta consulta.  Con visión sintetizadora diría que está dada cuando uno de los miembros de la familia comete un acto de abuso con “el otro”, casi siempre sustentado por su poder o jerarquía.

El tema reviste actualidad mundial y, para su abordaje, he invitado a la doctora Raisa Ruiz Estrada, Jefa del Servicio de Psiquiatría del Hospital Calixto García de esta capital, y Jefa del Grupo Provincial de la especialidad en Ciudad de La Habana.

—Doctora, ¿se podría afirmar que este es un fenómeno exclusivamente masculino, o incluye también al femenino?

—Incluye a ambos sexos, pero es mas frecuente que las víctimas sean del sexo femenino. Otros grupos vulnerables a la violencia lo constituyen los niños y los ancianos. Investigaciones internacionales revelan que el 75 por ciento de estos casos corresponden a maltratos a la mujer.

—Al menos en nuestras culturas, ¿se conocen los orígenes de la violencia familiar?

—Son varias las hipótesis, pero recordaría, en una búsqueda de orígenes, que el encuentro de las culturas de Europa con América fue violento, de modo que la conquista primero y la colonización después, fueron los primeros actos de violencia que resultaron del mal llamado “descubrimiento”.

—¿Cuales son las manifestaciones principales de estos impulsos destructores? ¿Incluyen la violencia física, psicológica y sexual?

—Sí. Las más comunes son el abuso psicológico, que es toda acción u omisión que inflige o intenta infligir daño a la autoestima, la identidad o el desarrollo de la persona. Incluye insultos constantes, humillaciones, amenazas, silencios prolongados, ridículos, entre otros. También el abuso físico (pegar, empujar, tirar objetos y, en casos más graves, matar), y el sexual, que comprende el abuso infantil, acoso sexual, caricias no deseadas.

—¿Es el resultado de conductas desviadas o enfermizas?

—No, es una practica aprendida, consciente y orientada. Es consecuencia de una organización  social estructurada sobre la base de la desigualdad.  En este sentido la violencia intrafamiliar es el resultado de las relaciones desiguales de poder y es ejercida por los que se sienten con mas derecho a intimidar y a controlar.  Por ello las desigualdades producidas por el género y la edad son sus principales determinantes.

—¿Esta violencia se viene incrementando al final de este siglo XX, o la globalización de la información nos ha hecho tomar mayor conciencia de ella?

—Te respondería afirmativamente a ambas preguntas. Lo que sucede es que la globalización de la información nos hace mas conscientes y conocedores de esta problemática a nivel planetario  y nos convoca también a pensar unidos en la búsqueda de soluciones para enfrentar este verdadero flagelo.

—¿Podría decirse que constituye un grave problema de salud mundial?

—Si, objetivamente por la presión que ejercen sus víctimas sobre los centros de urgencia médica, y otros servicios asistenciales, aunque casi mayoritariamente las víctimas no revelan las causas de las lesiones físicas o psicológicas que presentan, lo que obstaculiza por otra parte, el buen desempeño médico. Estos traumas causados por la violencia, que no resultan en muerte, limitan la funcionalidad individual y social de las víctimas.

—Queda claro que una de las características comunes de la violencia doméstica es su “invisibilidad” y, por tanto, el amplio subregistro de estos sucesos. ¿Se conoce la situación real en Cuba?

—Como sucede en otros muchos países, el denominador común es la inexistencia de estadísticas  sobre esta problemática que abarquen todo el país, porque, como ya expresamos, la víctima objeto de  la violencia en un alto porcentaje no lo confiesa. Datos ofrecidos por Naciones Unidas refieren que una de cada cuatro mujeres es afectada por la violencia conyugal. Estudios muy rigurosos pero parciales realizados en nuestro país indican que no estamos ausentes de la violencia doméstica, aunque hasta el momento no constituye un problema de salud.

—¿Qué padecimientos pueden acarrear para las víctimas de la violencia intrafamiliar estos abusos sistemáticos?

—Traumas físicos, desajustes de la personalidad, trastornos depresivos, ansiosos,  dolores de cabeza, temores injustificados, deterioro de la autoestima, predisposición al consumo de sustancias (alcohol y drogas), deserción escolar en los niños, gestos o intentos de suicidio, falta de motivación.

—¿Es posible establecer, mediante la educación u otras vías, medidas que contribuyan a la prevención de estos actos?

—Es importante contar con políticas y planes nacionales, y movilizar recursos para la prevención y control de la violencia intrafamiliar, con énfasis especial en los grupos más vulnerables. Es esencial, asimismo, la formación de equipos interdisciplinarios y multisectoriales orientados a la prevención de la violencia y la defensa de la vida en la propia comunidad, debidamente capacitados  para el fomento de una cultura de convivencia.

—¿Existen servicios o respuestas sociales en nuestro medio disponibles para apoyar a estas víctimas?

—Cuba, con un sistema de salud privilegiado, dispone de una estructura de salud con médicos y enfermeras de familia que ejercen en la propia comunidad acciones de promoción y prevención.  Además, prácticamente en todos nuestros municipios existen las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia,  donde se imparten programas de atención y prevención de la violencia. Igualmente, en diferentes áreas de salud funcionan consultas de Psicología y Psiquiatría que atienden esta problemática.

—Dejo a su criterio un comentario final que considere imprescindible…

—Llamar la atención en cuanto a que las víctimas del maltrato familiar son maltratantes en potencia. Es decir, que pueden llegar a ser futuros padres, madres, esposos y esposas, hermanos o hermanas, maltratantes. Por ello necesitan apoyo profesional especializado, psicológico, para que su vida posterior no se vea afectada. La defensa de la vida es también la defensa de las condiciones que hacen la vida tranquila, placentera y creativa. (2002)

Obtenido de http://www.granma.cubaweb.cu/salud/consultas/v/c02.html

Comentarios desactivados

Sábado 10 / marzo / 2012

SECCIONES ESPECIALES

Filed under: Docencia,Secciones especiales — prevemi — marzo 10th, 2012 — 22:30

–Conferencias sobre violencia en general y violencia intrafamiliar:
La violencia alcanza una magnitud tal que es uno de los problemas fundamentales en la vida de las comunidades; afecta a los individuos, las familias, los diversos grupos sociales y la vida misma de las comunidades y los países. Les proponemos estudiar la conferencia Violencia. Sus diferentes formas de expresión para ampliar sobre el tema.

La epidemia silenciosa, como también se nombra a la violencia intrafamiliar, es un problema sanitario, caro y devastador; responsable además, de suicidios y homicidios como la consecuencia más evidente de la violencia, pero que no constituye la única expresión de ella, porque aún sin producir la muerte puede ocasionar lesiones y dejar secuelas físicas o psíquicas. Ahora puede estudiar la conferencia Violencia intrafamiliar para ampliar sobre el tema.

El enfoque de salud a cualquier problema es interdisciplinario y se basa en datos científicos. Extrae conocimientos de muchas disciplinas, entre ellos la medicina, la epidemiología, la sociología, la psicología, la criminología, la pedagogía y la economía. También hace hincapié en la acción colectiva. Ha demostrado que la cooperación de sectores: salud, educación servicio sociales, la justicia y la política son necesarios para resolver los problemas que por lo general se consideran netamente “Médicos”. Cada sector tiene un papel importante que desempeñar al abordar el papel de violencia. Les proponemos el estudio del documento Prevención del maltrato infantil que pertenece al Tema 7 de la maestría Atención integral al niño.

–Conferencias sobre la historia de los malos tratos a los niños:

Los malos tratos a los niños existen desde el surgimiento del hombre. La violencia hacia los niños se ha manifestado de formas muy diferentes, y siempre con una justificación. El conocimiento científico de la infancia, de sus condiciones biológicas y el estudio de las elevadas tasas de mortalidad infantil es una adquisición reciente.

Pueden descargar la conferencia en formato word o en formato power point.

El maltrato infantil desde la perspectiva médica:

En la conferencia anterior  estudiamos la historia y filosofía de los malos tratos a la infancia. Hoy profundizaremos en el estudio del Síndrome de maltrato infantil como problema de salud.

El maltrato infantil desde la perspectiva médica-Conferencia orientadora (en formato word-Pesa: 51Kb)

–Conferencias sobre el Síndrome del maltrato infantil:

En la conferencia anterior estudiamos aspectos generales sobre el maltrato infantil desde la perspectiva médica. Ahora nos adentraremos en el síndrome del maltrato infantil (SMI) y veremos las principales definiciones internacionales y nacionales, causas por las que se produce así como la clasificación del mismo. Síndrome del maltrato infantil (en formato word-Pesa: 656 Kb)

Continuamos ahora con el estudio de este síndrome analizando las principales consecuencias para el niño, la familia y la sociedad.

Puede acceder al artículo Reflexiones: ¿El maltrato es un problema de salud? del profesor Dr. Miguel E. Marín Díaz, miembro del comité academico para la prevención del maltrato infantil para ampliar sobre el tema.

–Conferencias sobre las formas particulares del maltrato infantil:

Continuamos el estudio de este tema, específicamente en las formas particulares de este síndrome que son las que se presentan en nuestro país.

Es muy probable que Síndrome de maltrato físico sea la forma particular de maltrato que más conocen los especialistas que se dedican a la práctica de la pediatría, el patólogo, el radiólogo, forenses y otros, porque están siempre acompañadas de lesiones muy visibles que hacen de inmediato el diagnóstico; sin embargo, no siempre es tan fácil llegar a una conclusión definida, si no tenemos claro una serie de acontecimientos que se suceden en el transcurso de un niño maltratado o un paciente cualquiera lesionado.

También puede acceder a las conferencias Lesiones oculares y maltrato infantil y Lesiones cutaneomucosas y dermatológicas en el maltrato infantil.

El síndrome del niño sacudido es un importante problema de salud de carácter universal que resulta de una compleja interacción de los factores de riesgo del individuo, la familia y la sociedad. El identificarlo constituye un verdadero reto para el médico, ya que la historia clínica recogida es muchas veces inexacta, engañosa, los hallazgos al examen físico son en muchas ocasiones inespecíficos y los médicos, en su mayoría, no lo incluyen en el diagnóstico diferencial. Por lo tanto los médicos debemos afrontar la disyuntiva de diferenciar entre lesiones intencionales y no intencionales.

El síndrome de negligencia física y emocional (SNFE), es de importancia significativa dentro del maltrato infantil, por su alta incidencia en las admisiones hospitalarias, alto costo por egreso y el rango de pacientes que abarca. Por otro lado existen muchísimos casos que no se contabilizan porque parecen cosas cotidianas, sin que los padres o tutores sepan que con sus hijos están cometiendo negligencias que repercuten en el desarrollo físico e intelectual del niño.

El Síndrome de Munchausen por poder es otra forma particular del síndrome del maltrato infantil, en la que el adulto, generalmente la madre, ofrece historia clínica sobre falsos síntomas y signos de su hijo sometiéndolo a numerosos ingresos y exámenes de laboratorio, lo cual pone en peligro su vida.

En el Síndrome de intoxicación no accidental también los casos reales son infradiagnosticados, existen intoxicaciones “silenciosas” apenas perceptibles, no se sospecha la posibilidad de maltrato en los niños atendidos en los servicios de urgencias por intoxicación, no se da parte en los casos de “intoxicaciones inverosímiles” (por ejemplo: un lactante de 2 meses que ha ingerido “accidentalmente” lejía).

La intoxicación alcohólica se incluye en la intoxicación no accidental, así como el consumo de otras drogas, porque generalmente son inducidas en el niño por un adulto. Es un trastorno complejo, porque su uso causa efectos adversos de significativa intensidad en niños, desde daño físico y alteraciones de la personalidad hasta cambios deletéreos en la familia y la sociedad.

Los niños de padres con trastornos por consumo de sustancias, el alcohol entre ellas, tienen un riesgo creciente de psicopatología, incluyendo: trastornos de conducta, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno depresivo mayor y los trastornos de ansiedad. Puede acceder a la conferencia Alcoholismo y maltrato infantil para ampliar en el tema.

El síndrome de abuso sexual infantil comprende un grupo de problemas sociales conocidos desde hace muchos siglos, sin embargo las prohibiciones impuestas por la familia y la sociedad impidieron entrar en los detalles íntimos surgidos en las distintas formas de presentación.

La Mutilación Genital Femenina (MGF), referida en ocasiones como circuncisión femenina, comprende todos los procederes de remover parcial o totalmente los genitales externos femeninos u otra lesión a los órganos genitales, sea por razones culturales, religiosas o terapéuticas. Se observa mayormente en África, aunque también en algunos países de Asia y Medio Oriente y en Europa, Australia, Canadá y los Estados Unidos. En nuestro país no existe esta forma de maltrato infantil pero hay que conocerla.

Los aspectos médico-legales en el maltrato infantil deben conocerse para poder actuar adecuadamente.

Síndrome de muerte súbita en el niño es otra forma relacionada con el maltrato infantil.

Es importante conocer dos aspectos más: la relación entre la lactancia materna y el maltrato infantil y los indicadores del maltrato infantil.

–Conferencias sobre la prevención del maltrato infantil:

La prevención del maltrato infantil, como cualquier otra enfermedad, es el eslabón fundamental de la cadena de atención a la familia y sus figuras principales: la mujer, la infancia y los ancianos. En estos acontecimientos están envueltos los estados y sus gobiernos, quienes deben cumplir las obligaciones contraídas en las diferentes cumbres de jefes de estados, convenciones, encuentros, programas y muchas otras formas que se han encontrado.

Para ampliar este tema le sugerimos el estudio de las acciones para prevenir el maltrato general y la voluntad política.

En cuanto a la prevención de las formas particulares del maltrato infantil es imprescindible tener en cuenta la clasificación, para evaluar de forma correcta cada caso, desde la identificación del agresor y los elementos utilizados, hasta la prevención de nuevos abusos, mediante la acción conjunta de todos los factores que se relacionan con la atención debida al paciente en la comunidad.

Puede estudiar la bibliografía complementaria que trata sobre la calidad de vida.

Comentarios desactivados