Archive for the 'CAPMI'

Domingo 22 / enero / 2017

Comité académico para la prevención del maltrato infantil

Filed under: CAPMI — prevemi — enero 22nd, 2017 — 10:00

Relación de profesores del comité académico actualizado  en 2016:

Dr. Néstor Acosta Tieles * Presidente de honor* (Desde 2003 hasta 2007, en que falleció)

Dr. Roberto Plana Bouly (Presidente)

Dr. Carlos Cabrera Álvarez (Vice-presidente)

Dra. Elsa Gutiérrez Baró

Dra. Magalys Iglesias Duquesne

Dra. Verónica Walwyn Salas (de misión)

Dra. Lázara Fernández Collazo

Dra. Geleny Alonso Sánchez

Dra. María del Carmen Seijas Sende

Lic. María del Carmen Amaro Cano

Dr. Antonio Bandera Rosell

Dra. Sonia Cervantes Valdés

Dra. Mireya Paz Figueroa

Dra.Silvia María Pozo Abreu

Dra. Ivón María Saura Hernández

Dra. Migdalia Magaña Torres

Dr. Luis A. Ochoa Montes

Dra. María del Carmen Chao Caso

Dr. Rafael Álvarez Prieto (de misión)

Dra. Ana Rosa Martínez Villares

Dra. Tayri Beatríz Gómez Barea

Dra. María Elena Anceaume Torres

Dr. Oscar Benavides Socarrás

Lic. Mercedes Álvarez Pérez

Lic. Dassiel Ruiz Crespo

Dra. María de los Ángeles Hernández Sosa

Lic- Esther Izquierdo Machín

Dra. Ángela Teresa Ramírez Nodal

Lic. Sara María Pozo Abreu

Comentarios desactivados

Lunes 12 / mayo / 2014

Convocatoria para profesores

Filed under: CAPMI,eventos — prevemi — mayo 12th, 2014 — 18:50

Logo del CAPMIEl Comité Académico del Diplomado de Prevención del Maltrato Infantil, ofrecido por la Facultad de Ciencias Médicas Diez de Octubre, invita a los profesores interesados en incorporarse al mismo, con la intención de contribuir a la disminución de este mal social que atenta contra la esperanza de la Patria, tal y como declarara el Padre Félix Varela en sus Cartas a Elpidio, y que más tarde el Apóstol de Cuba caracterizara como Los niños son la esperanza del mundo.

Este Diplomado es la expresión de una muestra de amor a la infancia actual, que será la juventud de mañana, capaz de defender la justicia social, el respeto a la dignidad del ser humano y el humanismo.

Los profesores motivados a incorporarse a este Diplomado deberán saber que no se recibe ningún estímulo material, sino espiritual: podrán contribuir a evitar el daño físico, psicológico y social a los niños. En pago, recibirán el agradecimiento de los defendidos contra la violencia y el respeto y admiración de quienes conocen de su trabajo.

Los interesados deberán dirigirse al Dr. Roberto Plana Bouly por correo: nestoracosta@infomed.sld.cu enviando por esa dirección los siguientes documentos:

Currículum Vitae abreviado, de no más de 3 cuartillas, donde conste nombres y dos apellidos, No C. Identidad, centro laboral, teléfono del trabajo y particular, especialidad, categoría docente y de investigación, años de experiencia laboral, asignatura que imparte en el pregrado y temas que trata en el postgrado, así como número de investigaciones y publicaciones realizadas en los últimos 5 años.

Foto digitalizada

Se aceptarán solicitudes hasta el 30 de mayo de 2014.  El Comité Académico actual analizará todas las propuestas y seleccionará las mejores opciones, ofreciendo respuesta a todos los solicitantes a más tardar el 30 de junio de 2014 de manera que conozcan si han sido o no aceptados.

¡Esperamos por los que saben amar, tal y como dijera José Martí!

Dr. Roberto Plana Bouly
Presidente del Comité Académico

Comentarios desactivados

Jueves 16 / enero / 2014

Conferencia Prevención del maltrato infantil

Filed under: CAPMI,Cátedra — prevemi — enero 16th, 2014 — 22:47

Dr. Roberto Plana Bouly, presidente del CAPMIEl viernes 28 de febrero del 2014 a las 9:00 am en el teatro del Hospital General Calixto García el profesor Dr. Roberto Plana Bouly impartirá la conferencia Prevención del maltrato infantil.

Esta actividad está coordinada con el Club de los 120 años y podrá asitir todo el que esté interesado en la temática. Es acceso es libre.

Comentarios desactivados

Jueves 16 / enero / 2014

Realizada reunión del secretariado del Movimiento Cubano por la Paz

Filed under: CAPMI,Cátedra,Noticias — prevemi — enero 16th, 2014 — 22:38

Logo CapmiEl 15 de enero de 2014 en la sede del Movimiento Cubano por la Paz se reunieron los miembros de su secretariado, reunión en la cual participó el profesor Dr. Roberto Plana Bouly, presidente del Comité académico para la prevención del maltrato infantil (CAPMI).

Entre los aspectos tratados en la reunión se destacó la ratificación de los miembros del secretariado. También se debatió acerca de la visita anual a la Base Naval de Guantánamo que en esta ocasión se realizó con la presidenta mundial de la Paz; se comentó acerca de que los presos allí no tienen las condiciones mínimas para permanecer, se les maltrata de forma humillante y brutal sin atención y sin celebrárseles juicio alguno por los supuestos delitos cometidosestuvo el debate se encontraron.

Otro aspecto de la reunión fue el planteamiento del profesor Dr. Plana, quien solicitó fuera revisada la posibilidad de crear la Comisión científica del Movimiento Cubano por la Paz, que años atrás existió. Se tomó como acuerdo el hacer la revisión sobre la ex-comisión científica y en próximos días se darán los resultados de la revisión.

Hay que recordar que años atrás precisamente fue el profesor Dr. Néstor Acosta Tieles, el fundador del CAPMI, quien además tenía el cargo de presidente de la Comisión científica del Movimiento Cubano por la Paz.

Comentarios desactivados

Domingo 2 / diciembre / 2012

Boletín EUTELIA. Diciembre del 2012

Filed under: Boletín electrónico,CAPMI,Cátedra — prevemi — diciembre 2nd, 2012 — 23:26

Boletín EUTELIA. Diciembre del 2012
Boletín EUTELIA. Diciembre del 2012Este es el Boletín electrónico del Comité Académico para la Prevención del Maltrato Infantil (CAPMI) correspondiente al mes de diciembre del 2012

Comentarios desactivados

Martes 20 / noviembre / 2012

Aportes del CAPMI a la infancia en el 23 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño

Filed under: CAPMI,editorial,Página del editor — prevemi — noviembre 20th, 2012 — 8:30

Aportes del CAPMI a la infancia en el 23 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño

euteliaHoy se cumplen 23 años de la aprobación, en el marco de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, de la Convención sobre los Derechos del Niño. Ya anteriormente, en 1959 había sido aprobada la Declaración de los Derechos del Niño.

Contiene 54 artículos y 2 protocolos facultativos entre los cuales está el derecho a la supervivencia, al desarrollo pleno, protección contra los malos tratos y la explotación, entre otros. Ha sido ratificada por 193 Estados cuya obligación es la de proteger y asegurar los derechos de la infancia y la participación plena en la vida social y cultural de su país. En nuestro país el 20 de septiembre de 1991 fue publicada oficilamente en la Gaceta Oficial de la República.

En la actualidad el sistema de salud de Cuba, guiados por la voluntad política del Estado, se continúa planteando la lucha por mantener los derechos contenidos en la Convención a través de múltiples programas de salud y prueba de ello son el Programa de atención Materno-Infantil (PAMI), la vacunación contra varias enfermedades transmisibles, educación y asistencia médica gratuita en todos los niveles de atención, la Clínica del Adolescente, los hospitales pediátricos a todo lo largo del país. Es por esto que nuestro país muestra indicadores que igualan o superan a algunos países desarrollados.

Como un aporte más de Cuba a la protección de la infancia lo constituye la creación del Comité Académico para la Prevención del Maltrato Infantil (CAPMI) que desde el año 2003 inició sus actividades como parte del Proyecto Revolución para la Atención Primaria de Salud (APS) y cuyo presidente fuera el Dr. Néstor Acosta Tieles hasta el año 2007 en que falleció.

Actualmente este grupo está guiado por el Dr. Roberto Plana Bouly que continúa desarrollando todo un proceso docente-educativo cuyo objetivo es la prevención de las formas particulares del maltrato infantil que incluye curso a distancia, diplomado semipresencial que proximamnte iniciará sus actividades en una nueva edición, las actividades de la cátedra de extensión universitaria de la Facultad de Ciencias Médicas 10 de Octubre por citar algunas. Estas actividades se imparten en varios escenarios docentes.

Pensamos que en la actualidad nuestros objetivos se cumplen y con cada acción en la prevención del maltrato infantil contribuimos al bienestar de nuestros niños y del mundo dando el apoyo a la Convención sobre los Derechos del Niño.

Bibliografía consultada:

1-Declaraciones y Convenciones. Organización de Naciones Unidas. [Serie en Internet] 2012 [Citado el 19 de nov del 2012]. Disponible en: http://www.un.org/es/events/childrenday/key.shtml

2-Día Universal del Niño. Organización de Naciones Unidas. [Serie en Internet] 2012 [Citado el 19 de nov del 2012]. Disponible en:

http://www.un.org/es/events/childrenday/

3-20 de noviembre. Servicios Al día. Infomed. [Serie en Internet] 2011  [Citado el 19 de nov del 2012]. Disponible en: http://www.sld.cu/servicios/aldia/verpost.php?pagina=36&blog=http://articulos.sld.cu/serviciosaldia&post_id=1699&c=2114&tipo=2&idblog=180&p=1&n=ai

Autor:

Dra. Silva María Pozo Abreu

Editora principal Página web Prevención del Maltrato Infantil

Comentarios desactivados

Domingo 11 / noviembre / 2012

El maltrato infantil. Una mirada desde Cuba

Filed under: CAPMI,entrevistas,General — prevemi — noviembre 11th, 2012 — 2:04

Por José Antonio Michelena

Lunes, 26 de Diciembre de 2011

 

El maltrato infantil. Una mirada desde Cuba

Romper el silencio es el primer paso para enfrentar esta problemática en el seno de la familia y otras instituciones sociales.

Para la doctora Argelia Pérez, in memoriam

I. El relato de la vida del ser humano sobre La Tierra, en la historia antigua y moderna de todas las civilizaciones, está repleto de abusos y malos tratos desde los que detentan el poder hacia quienes lo soportan, y en el último escalón de sometimiento, a merced de leyes y códigos, costumbres y conductas, siempre estuvieron los niños y las niñas.

En los sacrificios y ritos de la antigüedad llevaban no solo animales al holocausto, también podían ser niños y niñas ofrendados a las divinidades. En el Antiguo Testamento de La Santa Biblia, para probar a Abraham, Dios le ordena que sacrifique a su único hijo, Isaac, y Abraham hubiera degollado al niño si no hubiera escuchado al ángel enviado para impedirlo, después de comprobar su temor a Dios: “Ya conozco que temes a Dios, por cuanto no me rehusaste a tu hijo”. (Génesis, 22: 12)

En el propio texto sagrado, pero en el Nuevo Testamento, el niño Jesús debe ser llevado a Egipto para evitar el asesinato ordenado por Herodes, y este, burlado por los magos, “mandó a matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos”. (Mateo, 2: 16)

La venganza contra los niños siguió vigente en los tiempos modernos, en las luchas por el poder entre facciones rivales y llega hasta hoy. La Mafia es el ejemplo de mayor presencia en el imaginario popular, pero no es el único. Tradicionalmente, los tiranos se encargaron de eliminar la descendencia de sus enemigos. Esa cultura de la venganza aún sobrevive, como tantas otras formas de una violencia aprendida de la que el ser humano debe despojarse para crecer espiritualmente, alguna vez.

Las últimas seis décadas han registrado diferentes avances en la institucionalización de la protección de la niñez. En 1948 se promulgó la Declaración Universal de los Derechos Humanos; en 1959 la Declaración de los Derechos del Niño; en 1989 la Organización de Naciones Unidas (ONU) convocó a la Convención sobre los Derechos del Niño; y, en 1990, en la Cumbre Mundial de la Infancia, en Nueva York, se creó un instrumento jurídico que estipula la obligación que tienen los adultos de proteger la infancia. El capítulo número 19 de esa legislación se refiere al abuso físico y mental, al trato negligente, malos tratos y/o explotación, incluido el abuso sexual.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), teniendo en cuenta estos antecedentes en cuanto a metas y normas, efectuó la Primera Reunión del Grupo de Consulta Regional sobre el Maltrato Infantil (Brasil, 1992) y allí se definió el maltrato infantil como toda conducta de un adulto con repercusiones desfavorables en el desarrolló físico, psicológico o sexual de una persona menor.

Según las conclusiones de ese foro, el maltrato infantil es un problema polifacético y multicausal, cuyo tratamiento debe basarse en un enfoque interdisciplinario y la investigación científica de sus componentes físicos, sicológicos y culturales, y considera que el maltrato reside en el núcleo familiar.

En la década de los 90 del pasado siglo XX circuló la primera clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que establece cuatro grupos, de acuerdo con la naturaleza del acto violento contra niños y niñas: violencia física, violencia sexual, de privación o negligencia y violencia psicológica.

Basado en esos conceptos, se distinguen cinco tipos básicos de maltrato infantil: maltrato físico, abuso sexual, maltrato emocional, abandono físico y abandono emocional.

Con independencia del progreso investigativo, de las metodologías, las legislaciones y las normativas internacionales, las naciones y Estados acogen con mayor o menor voluntad, a distinto ritmo, los resultados de esos procesos, de esos avances.

II. Para abordar el maltrato infantil en Cuba hay que tener en cuenta dos elementos esenciales. Primero, las costumbres heredadas de los dos principales componentes étnicos de la nación, procedentes de España y de África; segundo, la repercusión en la isla del proceso universal de los cambios sociales y culturales operados en las últimas décadas sobre el tema y la dinámica propia generada por el Estado y por las instituciones locales.

El entretejido de costumbres heredadas sobre la educación de hijos e hijas y su trato incluía no pocas veces métodos de lo que hoy se conoce como maltrato infantil, conductas que en la hora actual se van modificando en la medida que se identifican, se visibilizan y se aprende que son incorrectas, lesivas y forman parte de distintos síndromes de abuso.

La identificación en Cuba de los múltiples rostros y causas del maltrato infantil es un proceso en ejecución, en el cual, un grupo de profesionales de la Medicina han realizado aportaciones conducentes a logros significativos y trabajan sostenidamente para expandir los conocimientos, cuando aún falta mucho camino por recorrer.

El padre de los estudios sobre maltrato infantil en Cuba es el ya fallecido doctor Néstor Acosta Tieles, infatigable investigador y difusor del tema. Muy próximo a él, durante cuatro décadas en esta disciplina, el profesor Roberto Plana ofreció su testimonio para este trabajo, así como la doctora Elsa Gutiérrez, una institución en la siquiatría infanto-juvenil; y también su colega, la doctora María del Carmen Chao, todos miembros del Comité Académico para la Prevención del Maltrato Infantil.

Relato de un fundador

Profesor Dr. Roberto Plana BoulyRoberto Plana Bouly ha dedicado casi medio siglo a una de las especialidades más hermosas de la medicina: la pediatría. Su sensibilidad y preocupación por los infantes, durante el prolongado ejercicio de la profesión en disímiles sitios del país, lo convirtieron en uno de los actores principales en la lucha contra el maltrato infantil dentro de Cuba.

Luego de concluir estudios de Medicina en la Universidad de La Habana, en 1961, el doctor Plana fue enviado hacia Antillas y Banes para cumplir con el servicio social rural. Dos años más tarde, de regreso a la capital, cursó la especialidad y, ya como pediatra, marchó a las provincias de Pinar del Río, Matanzas y Santiago de Cuba. En esta última conoció a una persona que sería muy importante en su vida profesional: el doctor Néstor Acosta Tieles. Posteriormente, de nuevo en La Habana, fue ubicado en el hospital pediátrico de San Miguel del Padrón –conocido como “La Balear”– y allí permaneció por 14 años.

Durante su ejercicio en San Miguel del Padrón, el doctor Plana trató a niños y niñas que habían sido objeto de horribles maltratos, como el de dos hermanitos de 9 meses y año y medio, cuyos padres los quemaban con cigarros encendidos, o el de una pequeña de dos años que murió por la rotura del baso y del hígado, a consecuencia de las patadas propinadas por su papá. Eran casos que llegaban al hospital enmascarados como accidentes, pero las investigaciones médicas demostraban que no eran tales. Fueron experiencias muy duras que el profesor Plana no ha olvidado.

La lista de maltratos –nos dice Plana– es extensa y la mayoría se produce en el seno del hogar, ejecutados por un integrante de la familia o un vecino muy allegado. Son clasificados como maltratos infantiles la humillación, el abandono, el síndrome de Munchausen (los padres le inventan enfermedades a los hijos y los someten a investigaciones innecesarias), los descuidos que provocan accidentes: agua hirviente y cuchillos al alcance de menores; así como no proteger a las y los infantes de ventanas abiertas en alturas, ascensores, escaleras, huecos y otros espacios de peligro potencial.

“Los estudios realizados, nos dicen que los accidentes de los niños, en su mayoría, son evitables. Las negligencias que los hacen posibles forman parte de la cadena del maltrato”, asegura Plana.

Igualmente lamentables son los maltratos infantiles no accidentales, entre los que se cuentan los causados a menores a quienes les administran Benadrilina o Fenobarbital, bien porque muestran hiper actividad (los mal llamados hiperkinéticos) o, sencillamente, porque las madres quieren estar tranquilas. El uso continuado de estos medicamentos causa serios trastornos en el organismo de los infantes.

Este tipo de niños activos también suele ser objeto de castigos y otros actos violentos. Se considera maltrato, además, dejar a los menores expuestos a programas audiovisuales de violencia, los cuales les ocasionan daños sicológicos y, al mismo tiempo, les generan conductas violentas en el futuro.

A la pregunta de cuánto se conoce en Cuba sobre el tema, el profesor Plana responde que no hay mucha cultura al respecto, pero en 2009 se cumplieron 30 años de su introducción, en forma pública, cuando el doctor Néstor Acosta Tieles dio a conocer en el diario Juventud Rebelde un extenso artículo; en 1990 colocó otro en Granma Internacional y, ocho años más tarde, se publicó su libro Maltrato infantil. Prevención, que ha tenido tres ediciones (Editorial Científico-Técnica 1998, 2002, 2007). Es un texto medular para adentrarse en el tema.

En 2003 comienza un avance verdaderamente notable en cuanto a informar y educar sobre el asunto a profesionales de la salud y a expandir el mensaje hacia la comunidad –continúa narrando Plana– porque, en mayo de ese año, la doctora Noralina Alonso, miembro del Consejo de Estado, le comunicó al doctor Acosta Tieles que se pondría en acción un plan encaminado a revolucionar la atención primaria de salud, y los profesores, en los distintos niveles del sector, deberían organizar estudios dirigidos hacia ese objetivo.

Era el impulso que Néstor Acosta había estado esperando. Por tanto, propuso un curso sobre maltrato infantil. El doctor Plana fue la primera persona sumada al proyecto y junto, a otros 10 profesores y profesoras de experiencia, formaron un comité académico presidido por Acosta.

En el policlínico docente “Tomás Romay”, en La Habana Vieja, se inició el primer curso sobre maltrato infantil en el sistema de atención primaria. Alrededor de 25 personas integraron el alumnado y recibieron información sobre las diversas caras que tiene el maltrato en los niños: negligencias, intoxicación no accidental, intoxicación alcohólica, niño sacudido, maltrato emocional, fueron algunos de los temas impartidos.

Luego de esta primera experiencia, el curso adquirió mayor relieve docente y se convirtió en diplomado. Actualmente se imparte el noveno diplomado en la Facultad de Pediatría del hospital Calixto García.

Los intercambios entre profesores y alumnos en los diplomados, los relatos surgidos de las experiencias de ambos, se constituyen en memoria de casos y referencias difíciles de olvidar. Plana cuenta una historia que sucedió en El Cerro:

“Cierta noche, en el barrio del Canal, una persona que acudió a un colector de basura sintió un gemido y, al asomarse, descubrió a un niño recién nacido. La persona lo llevó a su casa, le dio calor, pues el pequeño temblaba; posteriormente lo trasladó a un policlínico y más tarde al hospital de maternidad de Línea, donde le salvaron la vida al bebé. Cuando se investigó el caso, se descubrió una trama macabra. La madre, que lo había colocado en la basura, había ocultado su embarazo por temor. La muchacha, de 24 años, había vivido siempre bajo encierro.”

En 2009 se constituyó la cátedra Néstor Acosta in memoriam en el hospital clínico docente de Diez de Octubre, con el doctor Roberto Plana como profesor principal y la doctora Silvia Pozo como presidenta. La integran especialistas de múltiples disciplinas.

En la medida en que más personas estén informadas, que sean capaces de reconocer los distintos tipos de maltrato infantil, la sociedad estará más preparada para enfrentar este flagelo, nos dice Plana y concluye: Sabemos que las personas que cursan los diplomados pasan la información a sus familiares y amigos. Identificarlo, tomar conciencia de los daños, son aspectos importantes para combatirlo.

Testimonio de sabiduría

La doctora Elsa Gutiérrez Baró es una referencia imprescindible dentro de la medicina cubana en siquiatría infanto-juvenil. Graduada de la especialidad en 1970, ya rebasa las cuatro décadas en esa labor. Directora del servicio de siquiatría infantil en el hospital Pediátrico del Cerro (1970-1975) y de la Clínica del Adolescente (1975-2005), aún brinda consultas en dos instituciones médicas, imparte docencia y forma parte del Comité Académico para la Prevención del Maltrato Infantil (CAPMI) en Cuba. A su sabiduría acudimos para beber directamente de la fuente y estas fueron sus palabras:

El maltrato infantil en Cuba es muy diferente al que se ve en otros países. Aquí, que yo recuerde, nunca hubo esa fiereza, esa crueldad, como someter al niño a torturas, quitarle la comida o ponerlo a trabajar rudamente desde su primeros años. No estamos diciendo que en Cuba no haya maltrato infantil, sí lo hay, pero es distinto. Por ejemplo, si usted, como castigo, acuesta a un niño sin comer o no le permite jugar, eso es maltrato; si le pega con un cinto, lo está maltratando; esas conductas de maltrato todavía existen; de la misma manera es maltrato no respetar la intimidad del niño, burlarse de él, no atender sus necesidades, no llevarlo al médico diciendo que no está enfermo, que es majadería. Si le dices al niño que si no se come la comida lo encerrarás en un closet, lo estás maltratando sicológicamente, aunque no lo toques. Igualmente, si en lugar de entender por qué se orina en la cama, lo castigas.

En los cuerpos de guardia de los hospitales se ve llegar a niños y niñas con marcas de golpes, con señas de mechones de pelo arrancado, con huellas de cintazos en el cuerpo, pero aquellos castigos escolares muy severos como arrodillar a un niño ya no existen. Recuerdo una anécdota del padre de Martí. Él contó que fue a buscar a su hija más pequeña a la escuela un día de lluvia y la niña estaba en el patio del plantel con los brazos en cruz. Esas cosas ya no se ven. Sigue existiendo maltrato de otra naturaleza y hay que combatirlo. No se puede educar con un palo.

Un padre que llega a su casa en estado de embriaguez está incurriendo en maltrato, aunque no haga nada más que ofrecer esa imagen. Permitir que el hijo lo vea en ese estado es someterlo a maltrato porque propicia que el niño lo aprenda y luego lo repita cuando es adulto. La víctima se identifica con el agresor. Ese acto hace sufrir al niño y, al mismo tiempo, crea una identificación con una conducta que luego repite con sus propios hijos. Yo he conocido personas que me han dicho: “mi padre me daba unas zurras tremendas, pero yo se lo agradezco porque así iba a la escuela y pude aprender”. Es parte de esa cultura que nos legaron y cuesta mucho cambiar.

Otros maltratos:

Hay lugares donde el niño es educado con miradas. El padre lo mira y el muchacho tiembla. Eso también es maltrato, ¡por Dios!, ¡cómo usted va a educar de esa manera!

Los niños con “otra” orientación sexual: Los niños que manifiestan una orientación sexual diferente a la que se espera de ellos, preocupan a sus padres, quienes los llevan a la consulta de siquiatría. Generalmente, esos niños son muy pasivos, no juegan o interactúan con otros niños, solo realizan actividades pasivas y eso no es bueno. Lo correcto es que el niño juegue, descanse, se divierta. La socialización es importante para él y nosotros les indicamos a los padres que el niño debe aprender juegos, socializar, con independencia de la orientación sexual que muestre.

Nunca esos niños deben ser objeto de burla o de castigo porque entonces no se van a identificar con unos padres que procedan así. Cómo se va a identificar con la figura masculina si esta lo agrede. Se le dice al padre que no lo maltrate, que sea su amigo, que lo enseñe a jugar, que no se sienta avergonzado de su hijo por nada. Que lo ayude a la socialización.

Quererlo, ayudarlo, es lo que tienen que hacer un padre y una madre preocupados por la orientación sexual de su hijo o su hija. Practicar deportes, jugar, reír, interactuar es necesario para todos los niños, cualquiera sea su identidad sexual. Eso es lo que los padres deben entender. Asimilarlo es importante y se ha avanzado en ese camino, pero aún falta mucho. Los cubanos quieren que su hija hembra, sea hembra, y que el varón, sea un macho.

Una siquiatra de los nuevos tiempos

María del Carmen Chao terminó los estudios de Medicina en 1989, la especialización en siquiatría infantil en 2000 y después cursó dos diplomados sobre maltrato infantil. Ahora integra el Comité Académico para su prevención. Es una apasionada del tema, buena comunicadora y atesora un caudal de información que nutre a diario con la práctica clínica y la investigación. En su mente guarda la historia de muchísimos casos, algunos de los cuales compartió con nosotros.

Cuenta la profesora Chao que, cuando a su consulta llegan niños o niñas con trastornos en el aprendizaje, ella trata de ampliar la información con los maestros, quienes tienen mucho que ver con ese proceso. Por esa causa interrogó a una joven maestra de la enseñanza primaria y quedó impactada por la caracterización que hizo en relación con un alumno, al cual, según la muchacha, a veces tengo que gritarle y hasta empujarlo porque no entiende por los métodos habituales.

Lo sorprendente, dice la doctora, es que en su relato, la maestra no veía en esa conducta el enorme error que estaba cometiendo, que estaba dañando al niño, al cual no solo agredía físicamente, sino que le gritaba y le decía bruto delante del grupo, provocando su exclusión, su aislamiento.

El daño mayor, dice la profesora, es la secuela sicológica de ese maltrato; el estigma y baja autoestima que crea, porque las heridas síquicas pueden ser peores que las físicas, pues mientras éstas se suturan aquellas quedan para siempre. Esa es la gravedad del daño sicológico.

Respecto a esa compleja trama del maltrato físico, el emocional y el sicológico, la doctora expresó que las niñas y los niños golpeados, en principio, se sienten muy tristes y angustiados porque no tienen la capacidad de valorar el maltrato y pueden interpretarlo como un castigo que merecen porque se portaron mal, porque actuaron mal. Van guardando esas emociones y, probablemente, en la adultez, maltratarán a sus hijos, reproduciendo esas conductas que aprendieron.

Romper esa siniestra cadena requiere el reconocimiento de esas malas conductas aprendidas y luego replicadas. La doctora Chao señala que los diplomados que ellos imparten han ido expandiendo conocimientos al respecto, más allá del universo de la Medicina.

Lograr que se entienda que el maltrato infantil no solo concierne al organismo de salud, en tanto impacta a la sociedad en su conjunto, es un importante logro de esos cursos por los que ya han pasado maestros y dirigentes del sistema educacional, e incluso personal del Ministerio el Interior, acompañando en las aulas a médicos y enfermeras, apunta la profesora.

Es un objetivo de los que trabajamos en este frente, refiere la doctora, sacar el maltrato infantil de esa barrera de silencio con la que se ha enmascarado durante tanto tiempo, dentro del seno de la familia y de otras instituciones sociales, donde se ocultan el maltrato físico, el daño sicológico, el abuso sexual.

También se han dio conociendo nuevas aristas del maltrato infantil –comenta la profesora–, que rompen con algunos conceptos que se tenían, como asegurar que este mal solo existía en los márgenes de la sociedad, que solo tenía que ver con personas de bajo nivel cultural. Ahora las historias conocidas evidencian otra cosa: el maltrato infantil está presente en todos los estratos sociales.

Precisamente, abunda la doctora, en determinadas zonas de la sociedad están ocurriendo fenómenos nuevos respecto al maltrato infantil. Son, por ejemplo, los abusos resultantes del poder económico. La persona que más aporta a la economía familiar tiene un poder, en virtud del cual, al ejercerlo, comete maltrato.

Son personas que dedican mucho tiempo a sus labores y no dejan espacio para atender a su descendencia; entonces, sustituyen esa atención por dinero. Son las madres que dicen a los niños: “no puedo ir a la reunión de la escuela porque tengo un control en la empresa, díselo al maestro” (y le da un dinero); o, “no puedo cocinar hoy porque llegaré tarde, pero coge este dinero y cómprate comida”, o “no te puedo acompañar en las tareas, pero resuelve con esto”. Todo lo solucionan mediante el dinero, una negligente manera de tratar con los hijos, una forma de abandono filial que provoca incomunicación, desinterés y corrupción.

La negligencia de esos padres los lleva a dar cantidades desmedidas de dinero a sus hijos, quienes lo utilizan en sus diversiones caras, para comprar alcohol y drogas, cuyo consumo se inicia cada vez en edades más tempranas, según las investigaciones conocidas por la profesora Chao. Esa negligencia, por no supervisar y orientar a sus hijos e hijas, es maltrato infantil.

Otro rostro que se ha mostrado en los últimos tiempos en nuestra sociedad tiene que ver con las relaciones entre cubanas y extranjeros de abundantes recursos financieros. La doctora tiene conocimiento de varias de estas parejas en las que, cuando hay problemas, la mujer utiliza a los hijos para exigir dinero. Es el llamado Síndrome de Munchausen por poder: la madre somete al niño o niña a ingresos hospitalarios y enfermedades simuladas para obtener beneficios. A pesar de ser un horrible maltrato infantil, por lo general queda invisibilizado.

Un signo de los tiempos actuales, que igualmente preocupa mucho a la profesora Chao, es la epidemia de gritos y obscenidades que se ha apoderado de los espacios, incluyendo las aulas donde estudian niñas y niños. Para ella, las agresivas y violentas letras del reguetón constituyen una forma de maltrato infantil. Cuál no sería su asombro cuando, en cierta ocasión, justamente esas “canciones” eran las que estaban animando una fiesta para los pequeños en la escuela de sus hijas.

La doctora señala cuánto falta para que la población en general tome conciencia adecuadamente de los daños a la infancia y se refiere al desconocimiento que existe sobre el llamado síndrome del niño sacudido, de la enorme repercusión negativa que puede tener sacudir a un menor, por castigo o por juego; o el daño sicológico que ocasiona la humillación, el silencio, la incomunicación, formas de maltrato infantil que se practican sin la conciencia de que lo son.

La profesora coincide con nosotros en que los medios de difusión masiva aún se acercan con mucha timidez a estos temas, aunque habla positivamente de un anuncio televisivo muy bien hecho sobre abuso sexual que, dice, debiera aparecer más seguido porque es uno de los maltratos más silenciados. Ocurren, generalmente, dentro de la propia familia, los agresores casi siempre están en el círculo filial o entre amistades cercanas, y el padre o la madre en ocasiones lo conoce y lo silencia -o trata de hacerlo-, aumentando las graves consecuencias que acompañarán a la víctima para siempre, que serán su pesadilla perpetua.

Es evidente que la doctora Chao es una profesional muy sensible a estos problemas y dice que aun cuando las estadísticas nuestras reflejen índices bajos en relación con el contexto universal, un solo niño maltratado ya es grave. Y expresa una metáfora demoledora: el daño de una bomba es comparable con la bofetada a un niño.

Pero, si bien esta es una carrera larga y la meta está muy distante, es importante el tramo que se ha recorrido. Relata la profesora que años atrás los médicos no identificaban el maltrato infantil en la hoja de cargos, porque lo ignoraban; ahora, cada vez son más los especialistas (cirujanos, dermatólogos, ortopédicos, intensivistas) que sí lo hacen, puesto que conocen los diferentes síndromes que lo evidencian.

Recordemos entonces lo apuntado antes por la doctora Chao y también por el profesor Plana: el maltrato infantil es un problema de la sociedad. Conocerlo, identificarlo, combatirlo, concierne a todos.

Bibliografía:

Acosta Tieles, Néstor: Maltrato infantil. Prevención. Editorial Científico-Técnica, La Habana, 2007.

La Santa Biblia. Antiguo y Nuevo Testamento. Sociedades Bíblicas Unidas, México DF, 1960.

“Maltrato infantil”, en Wikipedia. Enciclopedia en línea. Consulta: 2/ 12/ 2012

Anexo:

La Constitución de la República de Cuba, en el artículo 35, del Capítulo IV, dedicado a La Familia, declara:

“El Estado protege la familia, la maternidad y el matrimonio. El Estado reconoce en la familia la célula fundamental de la sociedad y le atribuye responsabilidades y funciones esenciales en la educación y formación de las nuevas generaciones.”

El mismo texto, en el artículo 38 de similar capítulo, dice:

“Los padres tienen el deber de dar alimentos a sus hijos y asistirlos en la defensa de sus legítimos intereses y en la realización de sus justas aspiraciones; así como el de contribuir activamente a su educación y formación integral como ciudadanos útiles y preparados para la vida en la sociedad socialista. Los hijos, a su vez, están obligados a respetar y ayudar a sus padres.”

Constitución de la República de Cuba. Editorial Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, La Habana, 2010, pp. 11-12.

* El contenido de este trabajo es responsabilidad de su autor y no refleja, necesariamente, la opinión de IPS.

Obtenido del servicio mundial de noticias de IPS- Inter Press Service

Disponible en http://www.ipsnoticias.net/

Comentarios desactivados

Lunes 1 / octubre / 2012

Adolescente mujer

Filed under: adolescencia,CAPMI,entrevistas — prevemi — octubre 1st, 2012 — 0:09

Adolescente mujer

JOSÉ A. DE LA OSA

Toda una vida dedicada al estudio y atención de niños y adolescentes, la Consulta Médica de esta semana no podría tener una ponente mejor: la profesora titular y consultante de la Universidad Médica de La Habana, Doctora en Ciencias Elsa Gutiérrez Baró, especialista de segundo grado en Psiquiatría Infanto-Juvenil, quien dirige la Clínica del Adolescente, situada en la barriada capitalina de Miramar, desde su fundación en 1975.

Dra. Elsa Gutiérrez BaróProfesora Elsa Gutiérrez Baró. 

En la pubertad, que da inicio a la adolescencia, dice introduciendo el tema la científica cubana, se producen rápidos cambios biológicos y psicológicos: ocurre el conocido estirón puberal, aparecen los caracteres sexuales secundarios, la menarquia (primera menstruación), la capacidad reproductora y hasta el sudor cambia el olor. Esto se debe al aumento de las hormonas circulantes y es lógico que también haya importantes cambios psicológicos que explican muchas de las características de estos años.

-¿Por qué las angustias, Profesora, que pueden convertirse incluso en un verdadero jeroglífico para las adolescentes?

-No siempre hay angustias. La adolescencia es una etapa normal de la vida, no es una enfermedad, ni mucho menos es una desgracia. Muchas adolescentes alcanzan la juventud sin importantes problemas; otras, sin embargo, enfrentan dificultades, incluso problemas serios, pero realmente son una minoría.

-¿A qué edades como promedio comienzan a ocurrir estos cambios y cuánto duran como promedio?

-La pubertad, cuando las niñas tienen una buena nutrición y salud, aparece en edades tempranas. Tenemos muchachas que a los 10-11 años están menstruando, y son niñas que aparentan tener mucha más edad, ¡pero aún son niñas!, y, emocionalmente, son inmaduras.

-¿En el orden estrictamente psicológico, emocional, existen diferencias en las transformaciones que se originan en esta etapa de la vida entre el sexo femenino y el masculino?

-Por supuesto que hay diferencias, y no solo entre los sexos, sino que se evidencian también entre las y los muchachos del mismo sexo, porque los grupos no son homogéneos. No debemos olvidar que la personalidad es irrepetible.

-¿Hay lo que podríamos llamar un denominador común de preocupaciones en las adolescentes? ¿Qué anhelan principalmente?

-Anhelan ser adultas, ser grandes. Es frecuente que las preocupaciones estén relacionadas con la independencia, las relaciones con el sexo opuesto, con su esquema corporal, con el fin de los estudios medios, con el amor, aunque no mucho con el futuro.

-¿Es “síntoma” de esta etapa criticar con fuerza conductas de los padres, subrayando incluso sus fallos, a veces en verdaderos accesos de rebeldía?

-Es cierto que las y los adolescentes ven muy viejos a sus padres. Los devalúan porque es una forma de romper los estrechos lazos de las etapas anteriores y alcanzar más independencia. Pero ello no significa de ninguna manera que los dejen de querer.

-Ahora bien, ¿esa actitud puede denotar también falta de comunicación padres-hija adolescente?

-No hay duda de que las relaciones entre padres e hija adolescente son en gran medida una continuación de las etapas anteriores. Si la comunicación fue amorosa, sincera y respetuosa, no deben suceder rupturas dolorosas ni incomprensiones insalvables.

-¿Qué conducta sugiere deben seguir los padres con sus amistades en general, y muy en particular con los varones?

-Es necesario conocer a los amigos y amigas de la hija. Hay que abrir las puertas de la casa, sin prejuicios ni temores. Es la única forma de conocer quiénes son estos amigos y cuáles son sus intereses.

-¿Cuándo ciertamente estarían en capacidad para establecer su primera relación sexual?

-No es tarea de la adolescencia temprana (antes de los 15 años) iniciar una vida sexual activa. El apuro, en este sentido, puede traer problemas. Ahora, hay algo fundamental: las relaciones sexuales no deben ser nunca un punto de partida para conocerse, sino una consecuencia de haberse conocido. Por ello, la educación desde etapas anteriores es esencial. La educación no solo es conocer los nombres científicos de los órganos sexuales, sino mucho más: es la educación de las emociones, sentimientos y autocuidado. Con frecuencia he analizado con los adolescentes el error de la llamada “descarga” (relaciones sexuales sin apenas conocerse).

-¿Y para un embarazo?

-Las muchachas, aunque sean púberes, tengan menstruación y capacidad reproductora, su organismo no tiene las condiciones biológicas necesarias para procrear.

-¿Cómo legarles (transmitirles) un sistema de valores y criterios que les sirvan de guía?

-Creo que hay que ser ejemplo. Padres y familia, maestros y sociedad en general deben educar con mayúscula. Establecer límites y responsabilidades desde temprano. Amar a las niñas y a los niños para enseñarles la importancia del amor y de la familia. Respetarlos para que aprendan a respetar.

Obtenido de http://www.granma.cubaweb.cu/salud/consultas/a/index.html

Comentarios desactivados

Lunes 1 / octubre / 2012

Bebé Sacudido

Filed under: CAPMI,entrevistas,síndrome del niño sacudido — prevemi — octubre 1st, 2012 — 0:02

Bebé sacudido

JOSÉ A. DE LA OSA
delaosa@granma.cip.cu

Quizás algunas personas no perciban que una simple sacudida a un bebé, tomado en nuestras manos con la más sana intención de hacerle gracias e incluso para que deje de llorar, puede originarle severas y en ocasiones irreversibles lesiones. Por ello es de interés adentrarnos en el tema conocido como síndrome del bebé sacudido, como parte de los empeños de esta columna por la promoción y prevención en salud.

Dr. Carlos Cabrera ÁlvarezDoctor Carlos Cabrera Álvarez, Profesor Principal de Ortopedia en la Facultad de Ciencias Médicas Manuel Fajardo.
Foto: Cao.

El Doctor Carlos Cabrera Álvarez, Máster en Atención Integral al Niño, y vicepresidente del Comité Académico para la Prevención del Maltrato Infantil del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, aclara que en Medicina se denomina síndrome al conjunto de síntomas y signos, por lo cual el llamado síndrome del bebé sacudido —que identificaremos en lo adelante como SBS— se refiere al conjunto de lesiones originadas por una agresión, intencional o no, que recibe un niño de una persona de mayor edad o fuerza física al ser sacudido o lanzado.

-¿Qué edades en la infancia son las más vulnerables?

-Los menores de 3 años y, sobre todo, los bebés de pocos meses de nacidos.

-¿Podría señalar cuáles son las causas desencadenantes de este síndrome?

-La principal es la sacudida del niño, aunque existen factores predisponentes de las lesiones, como son la existencia de una desproporción entre la cabeza y el cuerpo y también la debilidad de los músculos del cuello que, ante una maniobra brusca, puede ocasionar daños muchas veces irreversibles.

-¿Se podrían producir igualmente como consecuencia de una caída accidental de la cama, una silla o escalera, e incluso de los brazos de un familiar o amigo?

-Sí. La diferencia con relación a los hechos que tú mencionas radica en la sacudida, porque en la mayoría de los casos en que se produce el SBS las personas no perciben, no están conscientes, de que pueden causarle graves perjuicios al bebé.

-¿Cuáles son los que se originan con mayor frecuencia?

-Pueden producirse daños en casi todo el organismo, aunque los más frecuentes y graves son las lesiones neurológicas, oftalmológicas, del sistema óseo, muscular y los oídos.

-¿Es posible establecer, desde el punto de vista médico, si se trata de un traumatismo accidental o de una lesión infligida?

-Sin duda. Y para ello no se requieren investigaciones con el empleo de resonancias magnéticas ni tomografías, sino la aplicación del método clínico: un buen interrogatorio y el examen físico del paciente.

-¿Qué síntomas y signos advierten de que se ha generado algún daño en el niño o niña y cuál es la conducta a seguir?

-Entre los síntomas neurológicos se hallan el cambio de comportamiento, irritabilidad, letargo o adormecimiento, pérdida del conocimiento, disminución del estado de alerta, cianosis (coloración azul y a veces negruzca de la piel), vómitos, convulsiones; desde el punto de vista oftalmológico, hemorragias en la retina sin que exista para ello explicación aparente. En cuanto a las zonas óseas, fracturas de costillas o de un hueso largo, o hematomas y lesiones de la piel. La conducta a seguir no ofrece dudas: acudir con urgencia al médico.

-¿Existen estudios internacionales, y en nuestro país, que expongan la frecuencia de este síndrome?

-En el 2003 se publicó un trabajo en Ontario, provincia de Canadá, sobre el SBS que refiere 364 casos en 10 años de estudio en 11 hospitales de ese país. En Estados Unidos el Centro de Prevención del Maltrato Infantil plantea que se ven cerca de entre 600 a 1 400 casos por año. Investigaciones en nuestro país demuestran que son contados los maltratos, que mayoritariamente las personas que sacuden a los niños pequeños lo hacen para jugar con ellos y provocarles la risa. De ahí la importancia de conocer los graves riesgos que se pueden originar.

-¿Cómo prevenir en el tema que nos ocupa?

-Es esencial tener siempre presente los peligros que comporta incluso una leve sacudida a un niño pequeño, especialmente los padres y familiares, personal de los círculos infantiles, maestros, en fin, todos los que nos relacionamos de una forma u otra con los menores. En ese conocimiento y percepción real del daño que podemos infligir radica la clave de la prevención.

Obtenido de: http://www.granma.cubaweb.cu/salud/consultas/b/index.html

Comentarios desactivados

Viernes 7 / septiembre / 2012

Drogadicción

Filed under: adolescencia,CAPMI,entrevistas,Temas de maltrato infantil — prevemi — septiembre 7th, 2012 — 1:04

DROGADICCIÓN

Abuso de sustancias, farmacodependencia, toxicomanía, drogadicción… El tema de esta Consulta, por su actualidad e interés social, desborda nuestras fronteras. ¿Qué son realmente las drogas? En su esencialidad -y me remito a un autorizado criterio- droga es toda sustancia química que, introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar sus condiciones físicas y también psíquicas.

El profesor Antonio Bandera Rosell, subdirector técnico-facultativo de la Clínica del Adolescente, ubicada en Quinta Avenida, entre 38 y 40, Miramar, Ciudad de La Habana, y especialista en Psiquiatría Infanto-Juvenil, establece una sintética clasificación entre drogas estimulantes, sedantes, y deformantes o distorsionantes de la realidad.

Dice con precisión: Las estimulantes determinan euforia y sobrevaloración de las potencialidades del consumidor, con sentimientos transitorios de omnipotencia y actitudes audaces. Estas drogas son las anfetaminas y la cocaína, entre otras. Las depresoras tienen un efecto liberador de los instintos primitivos, y son el alcohol, la morfina, la heroína… Las psicodélicas ejercen un efecto distorsionante de la percepción espacial y han determinado miles de muertes a nivel mundial en los casos de jóvenes que se lanzan al vacío por la falsa percepción de que la calle está solo a un paso de su balcón. Estas drogas, además, producen alucinaciones, despersonalización, alteraciones del nivel de conciencia. En este grupo se encuentran el LSD (Acido Lisérgico) y la marihuana.

-¿Y en cuanto a los mecanismos de acción sobre el organismo humano?

-Son tres fundamentalmente: liberación de los instintos primarios, trastornos de la trasmisión del impulso nervioso a escala cerebral; y estimulación de determinadas zonas del cerebro que provocan un comportamiento esclavizante a las drogas y convierte al sujeto a la larga en su único centro de interés.

-¿Cómo se llega a la adicción, esa necesidad imperiosa de consumir drogas regularmente? ¿Puede adquirirse por la simple curiosidad de probar, experimentar, o vendría determinado por fenómenos psíquicos y físicos?

-El motivo de probar las drogas para ver qué se siente, inducido por la curiosidad, es un fenómeno frecuente en algunos adolescentes, los cuales utilizan este mecanismo para imponerse desafíos a sí mismos con el fin de autoafirmarse. En general, el peligro está en el uso continuado o en el descubrimiento de que ciertas drogas pueden provocar placer y que a partir de ahí se insista en su uso.

-¿En qué momento puede calificarse a una persona de adicta a alguna sustancia?

-La OMS sugiere un nombre más propio, farmacodependiente, el cual se ajusta a un grupo de personas que consumen drogas y que poseen una serie de características tales como dependencia física y también psíquica, tolerancia a las drogas y síndrome de abstinencia.

-¿Podría aclarar a qué se denomina -síndrome de abstinencia- en el universo que abordamos?

-Son malestares físicos que se presentan por la supresión de la droga y que están integrados por una serie de síntomas y signos, de naturaleza física y psíquica, que varían según la droga.

-Dentro de la categoría de los inhalantes se encuentran ciertas sustancias como pegamentos, disolventes, aerosoles… ¿También son considerados drogas?

-Los inhalantes son disolventes industriales y se encuentran en muy diversos productos de uso industrial y doméstico. Son sustancias exaltadoras del estado de ánimo, de efectos fugaces dependiendo de la dosis inhalada. La inhalación produce una sensación de grandeza y una mayor tolerancia al dolor, lo que puede acarrear graves consecuencias y dar al traste con la vida a través de accidentes.

-Se habla en ocasiones que las drogas mejoran la actividad sexual. ¿Es cierta esta afirmación?

-Las drogas poseen características diferentes sobre el sistema nervioso central e influyen de manera diversa sobre la sexualidad. Pero no hay dudas de que el uso continuado provoca en el hombre la pérdida de la erección y la eyaculación, y en la mujer produce frigidez. Además, el consumidor habitual pierde interés por todo lo que le rodea, incluyendo el sexo, y centra su atención en la búsqueda y consumo de drogas.

-¿Qué consecuencia, a corto y a largo plazo puede comportar para la condición humana, y la salud, la dependencia a las drogas?

-Diría que severas consecuencias para la salud física, mental, familiar y social del paciente, tanto más graves cuanto más precoz es el inicio de su consumo. Los efectos adversos de las drogas son muy variados y pueden clasificarse, según su duración, en agudos o crónicos. Cambios en el ánimo, trastornos en la capacidad de concentración, deterioro de la función motora (fundamentalmente habilidades manuales), pérdida pasajera de la memoria, falta de atención que obstaculiza el desempeño escolar, traumatismos por accidentes, suicidios y homicidios, dependencia, tolerancia a la droga y enfermedades tan graves como el cáncer, la cirrosis y el enfisema pulmonar. El uso de drogas es un obstáculo serio al desarrollo intelectual y social de los jóvenes, que impide su evolución natural hacia la edad adulta madura, al prolongar la dependencia y la inmadurez.

-Una vez emprendido este peligroso camino, ¿es posible la curación?

-Como ocurre con otros procesos patológicos, los resultados son tanto mejores y el desenlace más favorable, cuanto más inmediata sea la intervención durante el curso del padecimiento. La dependencia es curable.

-En general, ¿en qué consisten los tratamientos? ¿Cuál es el porcentaje de éxito curativo que se alcanza?

-Existen diferentes métodos terapéuticos. Tratamiento hospitalario a corto plazo que incluye la participación activa de médicos, enfermeras, terapistas ocupacionales, psicólogos y otros. Cuidados ambulatorios a través de la consulta externa periódica o de la hospitalización parcial, también con variedad de actividades terapéuticas. Cualquiera que sea el método empleado incluye la intervención de la familia en el programa terapéutico. El uso de la psicofarmacoterapia puede ser útil en algunos casos.

-Dejo a su buen juicio cualquier comentario final…

-Resulta imprescindible fortalecer los conocimientos en este campo y promover investigaciones epidemiológicas que nos permitan conocer la cuantía del problema y la detección temprana de poblaciones en riesgo. Las personas más vulnerables son los adolescentes y jóvenes por sus conductas impulsivas y riesgosas y la búsqueda de experiencias nuevas. (2001)

Obtenido de http://www.granma.cubaweb.cu/salud/consultas/d/c08.html

Comentarios desactivados

Older Posts »