Archive for the 'bullying'

Domingo 1 / octubre / 2017

Bullying: un problema invisible

Filed under: bullying,Tema de actualización,Temas de maltrato infantil — prevemi — octubre 1st, 2017 — 9:36

Bullying1 de cada 4 alumnos de entre 10 y 18 años le teme a sus compañeros.

A pesar de los esfuerzos por darle visibilidad al acoso escolar, la mayoría de los casos de bullying continúan pasando inadvertidos. Según una encuesta realizada por el Observatorio de la Convivencia Escolar de la UCA, 1 de cada 4 alumnos entre 10 y 18 años manifestó tenerle miedo a alguno de sus compañeros. Frente a la violencia indirecta el 46% dice sufrirla a veces  y el 11% mucho.

En las edades más tempranas interviene más la agresión física directa  y verbal, mientras que en el secundario se transforma en indirecto -murmuraciones, amenazas, robos- y lo social -rechazo y aislamiento-, algo muy preocupante ya que la aceptación en el grupo es crucial.

El 32% dice sufrir a veces agresiones físicas y el 62% agresiones verbales. Aunque también hacen autocrítica: el 62% confió haber maltratado a sus compañeros a veces y el 6% continuamente.

Uno de los principales desafíos para los docentes y padres es distinguir este problema, definirlo y poder entender sus implicancias. Otros datos aportados  por el Observatorio Argentino de Convivencia Escolar revelan que los maestros y padres son los últimos en enterarse del problema. Ante reiterados hechos de violencia, el 57% de los niños se calla y del resto, el 70%, se lo comunica a sus amigos, después a los padres y finalmente al docente.

Esto hace que se incremente su invisibilidad, sea tan difícil de prevenir y mucho más complejo delinear estrategias para tratarlo.

¿Qué es el bullying?

El bullying es una forma grave y específica de violencia escolar, un maltrato normalmente intencionado y perjudicial de un estudiante hacia otro compañero,  generalmente más débil, al que convierte en su víctima habitual. Suele ser persistente y reiterado, puede durar semanas, meses e incluso años.  La mayoría de los agresores actúan movidos por un abuso de poder y un deseo de intimidar y dominar. No es un conflicto  normal entre pares, sino que se trata de un problema sobre el que todos los adultos debemos involucrarnos y detener con urgencia.

Si bien hay determinados rasgos que nos hacen pensar que un chico tiene más posibilidades de verse involucrado en una situación de bullying, como hostigado  o  como hostigador, todos los que participan en alguna medida están siendo afectados.

“Creemos firmemente que el bullying se aprende y, por lo tanto, también puede desaprenderse. No se trata de etiquetar ni humillar a los  estudiantes que acosan, sino de ayudarlos a abandonar esa manera de comportarse”, explica la Lic. Candelaria Irazusta,  psicóloga del Departamento Infantojuvenil de INECO. “Para  esto, es necesario que los adultos responsables  (padres y docentes) asuman que el problema existe, que es más frecuente de lo que parece, que tengan conciencia de su importancia  y de las consecuencias graves que puede tener y,  especialmente que ellos deben  intervenir lo más pronto posible porque las situaciones de malestar crónico si no se detienen, crecen”, enfatiza la especialista.

¿Cómo darme cuenta si mi hijo sufre bullying?

Señales de alerta en la escuela y en las tareas escolares:

-Cambio repentino en la asistencia a clase o en el rendimiento académico.
-Éxito académico, parece el niño mimado o la niña mimada del profesor o de la profesora.
-Le cuesta concentrarse en clase, se distrae con facilidad.
-Se va tarde al recreo y regresa pronto a al aula.-
-Tiene algún tipo de dificultad en el aprendizaje.
-Falta de interés en las actividades o en actos de la escuela.
Deja de asistir a actividades de la escuela que le gustaban.

Señales de alerta en cuanto a lo social:

-Solitario, retraído, aislado.
-Escasas o nulas habilidades sociales/interpersonales.
-No tiene amigos ni amigas o tiene menos que otros estudiantes; poco popular, suelen elegirlo último o última para formar grupos o equipos.
-No tiene sentido del humor o tiene un humor inapropiado.
-Otros estudiantes suelen burlarse o reírse de el o de ella, se meten con el o ella, le toman el pelo, lo menosprecian y/o insultan. No sabe hacerse valer.
-Otros estudiantes lo molestan, y le dan patadas o golpes a menudo. No sabe defenderse.
-Utiliza un lenguaje corporal característico: hombros encorvados, cabeza gacha, no mira a las otras personas a los ojos, los rehúye.
-Tiene una diferencia ostensible que lo aparta de sus compañeros o compañeras.
-Prefiere la compañía de los adultos en los tiempos libres.
-Toma el pelo, molesta o irrita a otros, los provoca y no sabe cuando parar.
-Ha empezado de pronto a acosar a otros estudiantes.

Señales de alerta en lo fisico:

-Frecuentemente enfermo.
-Se queja frecuentemente de dolores de cabeza, de panza, etc.
-Arañazos, moretones, ropa u objetos personales rotos o dañados sin una explicación obvia.
-Repentino tartamudeo.
-Tiene una diferencia de carácter físico que lo aparta de sus iguales: lleva anteojos, tiene sobrepeso o pesa menos de lo que debería, es mas alto o mas bajo que sus compañeros,  habla raro, tiene un aspecto raro, anda raro.
-Cambio es su pauta de comidas: pérdida repentina de apetito.
-Torpe, descoordinado, le va mal en los deportes.

Señales de alerta en lo emocional, conductual:

-Cambio repentino de humor o de comportamiento.
-Pasivo, huraño, callado, tímido, retraído, irritable.
-Baja o nula autoestima y confianza en si mismo.
-En exceso sensible, cauto, apegado.
-Nervioso, ansioso, preocupado, temeroso, inseguro.
-Llora con facilidad, y a menudo, se angustia, sufre cambios de humor extremos.
-Irritable, problemático, agresivo, irascible, se revela contra otros (pero siempre pierde).
-Se culpa de los problemas/dificultades.
-Excesivamente preocupado por su seguridad personal; dedica mucho tiempo y esfuerzos a pensar/preocuparse por ir y volver a salvo del comedor escolar, del baño, del recreo,  evita siempre ciertos lugares de la escuela.
-Menciona la posibilidad de salir corriendo.
-Menciona la posibilidad de suicidio.
Obtenido del sitio IntraMed, en la dirección: http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=80253

Nota: imagen obtenida del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría.

Puede obtener más información sobre este problema de salud en el sitio titulado Intimidación.

Comentarios desactivados

Miércoles 23 / agosto / 2017

Señales de advertencia de acoso escolar

Filed under: bullying,Para estudiantes,Para la familia — prevemi — agosto 23rd, 2017 — 10:15

Señal de coso escolarExisten numerosas señales de alerta que pueden indicar que alguien se encuentra involucrado en una situación de acoso escolar, ya sea como acosador o como acosado.

Reconocer las señales de alerta es un primer paso importante para actuar contra el acoso escolar. No todos los niños que son acosados o que acosan a otros piden ayuda.

Es importante hablar con los niños que evidencian señales de ser acosados o de acosar a otros. Estas señales de alerta también pueden poner de manifiesto otros problemas, como la depresión o el abuso de sustancias. Hablar con el niño puede ayudar a identificar la raíz del problema.

Señales de que un niño está siendo acosado
Señales de que el niño está acosando a otros
¿Por qué no piden ayuda los niños?

Señales de que un niño está siendo acosado:

Busque cambios en el niño. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que no todos los niños que son acosados manifiestan señales de alerta.

Algunas señales que indican que hay un problema de acoso:

Lesiones inexplicables
Pérdida o rotura de ropa, libros, dispositivos electrónicos o joyas
Dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simulación de enfermedad
Cambios en los hábitos alimentarios, como saltarse horarios de comidas o atracarse. Los niños pueden llegar de la escuela con hambre porque no almorzaron.
Dificultad para conciliar el sueño o pesadillas frecuentes
Calificaciones bajas, pérdida de interés en las tareas escolares, o el niño se niega a ir a la escuela
Pérdida repentina de amigos o deseo de evitar situaciones sociales
Sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima
Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio

Si conoce a alguien muy angustiado o en peligro, no ignore el problema. Busque ayuda cuanto antes.

Señales de que el niño está acosando a otros

Los niños pueden estar acosando a otros en los siguientes casos:

Cuando se involucran en agresiones físicas o verbales
Tienen amigos que acosan a otros
Son cada vez más agresivos
Son enviados con frecuencia a la dirección o a detención
No pueden explicar cómo obtuvieron dinero adicional o pertenencias nuevas
Culpan a otros de sus problemas
No asumen responsabilidad por sus actos
Son competitivos y se preocupan por su reputación y popularidad

¿Por qué no piden ayuda los niños?

Las estadísticas del Suplemento de delitos escolares 2008-2009 mostraron que un adulto es notificado solo en un tercio de los casos de acoso. Los niños no hablan con los adultos por varias razones:

El acoso escolar genera en el niño una sensación de impotencia. Los niños quieren manejar la situación por su cuenta para sentirse nuevamente en control. Es posible que teman ser vistos como débiles o chismosos.
Los niños pueden temer una represalia de parte del acosador.
El acoso escolar puede ser una experiencia humillante. Es posible que los niños no quieran que los adultos sepan qué se dice de ellos, sea verdadero o falso. Temen que los adultos los juzguen o los castiguen por ser débiles.
Los niños víctimas de acoso se sienten aislados socialmente. Es posible que sientan que no les importan a nadie o que nadie podría comprenderlos.
Los niños tienen miedo de ser rechazados por sus pares. Los amigos pueden ayudar a proteger a los niños del acoso y es posible que los niños tengan miedo de perder su protección.

Obtenido del sitio: stopbulliyng.gov, disponible en: http://espanol.stopbullying.gov/en-riesgo/se%C3%B1ales-de-advertencia/rr9/%C3%ADndice.html

Comentarios desactivados

Martes 28 / febrero / 2017

Respuestas de un Protocolo de Acoso Escolar para una sociedad “cautivada” por las redes sociales

Filed under: bullying,Noticias — prevemi — febrero 28th, 2017 — 12:12

Guia de acoso escolarLos centros educativos de Castilla-La Mancha tienen disponible desde hoy una Guía Básica que la Consejería de Educación, Cultura y Deportes ha elaborado para que sirva de herramienta en la difusión y aplicación del nuevo Protocolo de Actuación ante Situaciones de Acoso Escolar en los Centros Docentes no Universitarios de Castilla-La Mancha.

Leer la información en la dirección siguiente: http://uvs.sld.cu/respuestas-de-un-protocolo-de-acoso-escolar-para-una-sociedad-cautivada-por-las-redes-sociales

Comentarios desactivados

Jueves 28 / abril / 2016

Bullying, intimidación, maltrato entre iguales o acoso escolar

Filed under: adolescencia,bullying,Para la familia — prevemi — abril 28th, 2016 — 9:50

BullyingLa intimidación es cuando una persona o grupo intenta repetidamente lastimar a alguien que es más débil o que cree que es más débil. Algunas veces implica ataques directos, como golpes, insultos, provocaciones o burlas. Otras veces es indirecta, como difundir rumores o intentar que otros rechacen a alguien.

¿Qué es el bullying?

El bullying es una forma grave y específica de violencia escolar, un maltrato normalmente intencionado y perjudicial de un estudiante hacia otro compañero,  generalmente más débil, al que convierte en su víctima habitual. Suele ser persistente y reiterado, puede durar semanas, meses e incluso años.  La mayoría de los agresores actúan movidos por un abuso de poder y un deseo de intimidar y dominar. No es un conflicto  normal entre pares, sino que se trata de un problema sobre el que todos los adultos debemos involucrarnos y detener con urgencia.

Si bien hay determinados rasgos que nos hacen pensar que un chico tiene más posibilidades de verse involucrado en una situación de bullying, como hostigado  o  como hostigador, todos los que participan en alguna medida están siendo afectados.

“Creemos firmemente que el bullying se aprende y, por lo tanto, también puede desaprenderse. No se trata de etiquetar ni humillar a los  estudiantes que acosan, sino de ayudarlos a abandonar esa manera de comportarse”, explica la Lic. Candelaria Irazusta,  psicóloga del Departamento Infantojuvenil de INECO. “Para  esto, es necesario que los adultos responsables  (padres y docentes) asuman que el problema existe, que es más frecuente de lo que parece, que tengan conciencia de su importancia  y de las consecuencias graves que puede tener y,  especialmente que ellos deben  intervenir lo más pronto posible porque las situaciones de malestar crónico si no se detienen, crecen”, enfatiza la especialista.

¿Cómo darme cuenta si mi hijo sufre bullying?:

Señales de alerta en la escuela y en las tareas escolares:

-Cambio repentino en la asistencia a clase o en el rendimiento académico.
-Éxito académico, parece el niño mimado o la niña mimada del profesor o de la profesora.
-Le cuesta concentrarse en clase, se distrae con facilidad.
-Se va tarde al recreo y regresa pronto a al aula.-
-Tiene algún tipo de dificultad en el aprendizaje.
-Falta de interés en las actividades o en actos de la escuela.
-Deja de asistir a actividades de la escuela que le gustaban.

Señales de alerta en cuanto a lo social:

-Solitario, retraído, aislado.
-Escasas o nulas habilidades sociales/interpersonales.
-No tiene amigos ni amigas o tiene menos que otros estudiantes; poco popular, suelen elegirlo último o última para formar grupos o equipos.
-No tiene sentido del humor o tiene un humor inapropiado.
-Otros estudiantes suelen burlarse o reírse de el o de ella, se meten con el o ella, le toman el pelo, lo menosprecian y/o insultan.    No sabe hacerse valer.
-Otros estudiantes lo molestan, y le dan patadas o golpes a menudo. No sabe defenderse.
-Utiliza un lenguaje corporal característico: hombros encorvados, cabeza gacha, no mira a las otras personas a los ojos, los rehúye.
-Tiene una diferencia ostensible que lo aparta de sus compañeros o compañeras.
-Prefiere la compañía de los adultos en los tiempos libres.
-Toma el pelo, molesta o irrita a otros, los provoca y no sabe cuando parar.
-Ha empezado de pronto a acosar a otros estudiantes.

Señales de alerta en lo fisico:

– Frecuentemente enfermo.
-Se queja frecuentemente de dolores de cabeza, de panza, etc.
-Arañazos, moretones, ropa u objetos personales rotos o dañados sin una explicación obvia.
-Repentino tartamudeo.
-Tiene una diferencia de carácter físico que lo aparta de sus iguales: lleva anteojos, tiene sobrepeso o pesa menos de lo que debería, es mas alto o mas bajo que sus compañeros,  habla raro, tiene un aspecto raro, anda raro.
-Cambio es su pauta de comidas: pérdida repentina de apetito.
-Torpe, descoordinado, le va mal en los deportes.

Señales de alerta en lo emocional, conductual:

-Cambio repentino de humor o de comportamiento.
-Pasivo, huraño, callado, tímido, retraído, irritable.
-Baja o nula autoestima y confianza en si mismo.
-En exceso sensible, cauto, apegado.
-Nervioso, ansioso, preocupado, temeroso, inseguro.
-Llora con facilidad, y a menudo, se angustia, sufre cambios de humor extremos.
-Irritable, problemático, agresivo, irascible, se revela contra otros (pero siempre pierde).
-Se culpa de los problemas/dificultades.
-Excesivamente preocupado por su seguridad personal; dedica mucho tiempo y esfuerzos a pensar/preocuparse por ir y volver a salvo del comedor escolar, del baño, del recreo,  evita siempre ciertos lugares de la escuela.
-Menciona la posibilidad de salir corriendo.
-Menciona la posibilidad de suicidio.

Puede ampliar más en el sitio Intimidación, de MedlinePlus.

Información obtebida del los sitios Intramed y MedlinePlus.

Nota: imagen obtenida del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría.

Comentarios desactivados

Jueves 26 / noviembre / 2015

Efectos del acoso escolar o bullying

Filed under: bullying — prevemi — noviembre 26th, 2015 — 23:52

87910El acoso escolar o bullying es un abuso sistemático de poder y es definido por un comportamiento agresivo o provocación de daño intencional por pares que se lleva a cabo en varias ocasiones e implica un desequilibrio de poder, ya sea real o percibido, entre la víctima y el intimidador.

Puede leer el artículo completo en Intramed.net. Primero debe registrarse en el sitio.

Nota: imagen obtenida del mismo sitio en: http://www.intramed.net/UserFiles/vinetas/87910.jpg

Comentarios desactivados

Viernes 4 / septiembre / 2015

Los adolescentes que son víctimas de acoso están en riesgo de una depresión posterior, encuentra un estudio

Filed under: adolescencia,bullying — prevemi — septiembre 4th, 2015 — 9:08

Los adolescentes jóvenes que son acosados parecen estar en un riesgo más elevado de depresión cuando llegan a la adultez, según una investigación reciente. “Encontramos que los adolescentes que reportaron ser frecuentemente acosados tenían el doble de probabilidades de estar clínicamente deprimidos a los 18 años de edad”, señaló Lucy Bowes, investigadora de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, que dirigió la investigación.

Ver la noticia completa en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_152903.html

Nota: obtenido de MedlinePlus

Comentarios desactivados

Jueves 12 / marzo / 2015

Efectos psicológicos del bullying duran años

Filed under: bullying,Para estudiantes,Para la familia,Para profesionales,salud escolar,Secciones especiales — prevemi — marzo 12th, 2015 — 10:50

Efectos psicológicos del bullying duran años

Efectos del bullying duran añosLa depresión y la ansiedad asociada con el hostigamiento escolar se prolongaron hasta por lo menos los 20 años de edad en un nuevo estudio publicado en JAMA Psychiatry. Los más afectados eran quienes habían sido hostigadores y hostigados.

“Obviamente, se conocen las consecuencias del bullying en el corto plazo. Me sorprendió que una década después de la victimización, en la transición a la edad adulta, aún siguiéramos viendo las marcas emocionales en las víctimas y los hostigadores/hostigados”, dijo el doctor William Copeland, autor principal del nuevo estudio de la Duke University, en Durham, Carolina del Norte.

El equipo estudió a 1.420 niños y adolescentes de la zona oeste de Carolina del Norte, a los que les preguntaron sobre sus experiencias con el hostigamiento, o bullying, en distintos momentos, entre los 9 y los 16 años. Luego se los controló hasta los 26 años para detectar trastornos psiquiátricos.

Un cuarto de los participantes y sus padres dijeron que habían sido hostigado por pares por lo menos una vez y uno de cada 10 admitió que había hostigado a otros niños.

Tras considerar las adversidades familiares de cada participante, el equipo observó que los que habían sido víctimas del bullying tenían algo más de riesgo que los adultos jóvenes sin esos antecedentes de padecer varios trastornos psiquiátricos.

Por ejemplo, el 6 por ciento de los jóvenes sin exposición al hostigamiento tenía un trastorno de ansiedad, comparado con el 24 por ciento de las exvíctimas del bullying entre pares y el 32 por ciento de los que habían sido hostigadores/hostigados.

Los niños que habían hostigado y habían sido hostigados eran los más propensos a padecer un trastorno de pánico o depresión en la juventud o a pensar en suicidarse.

“Esto no sorprende porque, en parte, es una reacción a la experiencia traumática del hostigamiento y, además, conviven con la experiencia de haber hostigado a otros”, dijo el doctor Mark Schuster, jefe de pediatría general del Hospital de Niños de Boston y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, que no participó del estudio.

Los jóvenes que sólo habían hostigado a otros tenían cuatro veces más riesgo de tener un trastorno de personalidad antisocial, que se caracteriza por la falta de empatía y el maltrato a otros.

Los trastornos psiquiátricos y los problemas familiares en la niñez estuvieron asociados con el bullying, pero no explicaron por completo la aparición de las complicaciones en el futuro.

Los autores dijeron que algunos de los trastornos en la edad adulta parecían ser una consecuencia directa del bullying.

El estudio “llama la atención a la gravedad del bullying y refuerza lo aprendido: que no es sólo un rito del crecimiento que todos los niños padecen y pueden soportarlo”, dijo Schuster.

Los autores recomendaron que las escuelas, los padres y los médicos trabajen juntos para prevenir el bullying. Para los niños que lo padecieron, Schuster recomendó el acompañamiento adulto para evitar consecuencias psicológicas futuras.

FUENTE: JAMA Psychiatry, 2013

Reuters Health

Obtenido de: http://www.sochipe.cl/aporta.php/noticias/mostrar-noticia/efectos-psicologicos-del-bullying-duran-anos/

Comentarios desactivados

Jueves 29 / mayo / 2014

Los niños populares podrían ser objeto de acoso

Filed under: adolescencia,bullying — prevemi — mayo 29th, 2014 — 8:34

Adolescente popular acosadaHacerse popular podría tener desventajas para los adolescentes: podría aumentar su riesgo de ser acosados, advierten los investigadores.

Es bien sabido que los adolescentes socialmente vulnerables, como los que tienen un retraso en el desarrollo físico, problemas con la imagen corporal o una falta de amigos, están en mayor riesgo de ser acosados. Pero estos nuevos hallazgos sugieren que muchas víctimas de acoso no encajan en el estereotipo, señalaron los autores del estudio, que aparece en la edición de abril de la revista American Sociological Review.

“La mayoría de personas probablemente no pensaría que tener un mayor estatus social aumentaría el riesgo de ser victimizado, pero con pocas excepciones, es lo que hallamos”, apuntó en un comunicado de prensa de la revista el autor líder, Robert Faris, profesor asociado de sociología de la Universidad de California, en Davis.

“Es un patrón más bien oculto de victimización que tiene su origen en la competencia por el estatus social”, planteó.

Los investigadores analizaron datos recogidos en el año escolar 2004-2005 de más de 4,200 estudiantes de octavo a décimo cursos de 19 escuelas públicas de Carolina del Norte. Los estudiantes cuya popularidad aumentó del rango medio al percentil 95 experimentaban un aumento de más del 25 por ciento en el riesgo de ser acosados.

“Pero una vez los estudiantes alcanzan el máximo posible en la jerarquía escolar (por encima del percentil 95), las probabilidades de ser victimizados caen en picado”, apuntó Faris. “Si bien la subida a la cima de la escalera social puede ser dolorosa, la cima misma ofrece un lugar seguro por encima del conflicto”.

Pero en los raros casos en que un estudiante altamente popular es acosado, los efectos negativos (como la ansiedad, la rabia, la depresión y la exclusión social) son más severos, hallaron los investigadores.

“Esto podría deberse a que los estudiantes populares sienten que tienen más que perder, dado que quizá hayan trabajado mucho para lograr su estatus social”, planteó Faris. “Otra posibilidad es que los estudiantes más populares son víctimas más desprevenidas que los que están en la periferia, y por tanto reaccionan de forma particularmente fuerte”.

Aunque estos hallazgos se observaron en estudiantes de ciudades pequeñas y rurales de Carolina del Norte, es probable que apliquen a los adolescentes en otros lugares de EE. UU., apuntó Faris.

Obtenido del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría, en: http://www.sochipe.cl/ver2/evento.php?id=3396

Comentarios desactivados

Martes 4 / marzo / 2014

El acoso escolar podría tener efectos duraderos en la salud de los niños

Filed under: adolescencia,bullying — prevemi — marzo 4th, 2014 — 9:12

BullyingUn estudio de estudiantes desde quinto hasta décimo cursos descubrió que había consecuencias a nivel mental y físico, aunque el acoso terminara.

Traducido del inglés: martes, 18 de febrero, 2014

LUNES, 17 de febrero de 2014 (HealthDay News) — Los niños que sufren el acoso de sus compañeros podrían padecer efectos duraderos en su bienestar físico y mental, sobre todo si se permite el acoso durante años, según sugiere un nuevo estudio.

El estudio halló que a los niños que son acosados crónicamente al parecer les va peor: aquellos que fueron víctimas de acoso continuamente desde quinto hasta décimo cursos tenían las puntuaciones más bajas en las mediciones de salud física y emocional.

A los niños que fueron víctimas de acoso a una edad más joven, pero cuyos problemas se acabaron, les solía ir mejor. Aun así, les fue peor que a sus compañeros que nunca fueron víctimas de acoso.

“Creo que el mensaje es claro”, comentó la autora del estudio, Laura Bogart, investigadora científica del Hospital Infantil de Boston. “Los efectos del acoso se agravan con el tiempo, y es importante atajarlo pronto”.

Los hallazgos se basan en casi 4,300 niños de tres ciudades estadounidenses a los que se pasó una encuesta en quinto, séptimo y décimo cursos, o aproximadamente a los 10, 12 y 15 años de edad. En general, el 30 por ciento dijeron que habían sido acosados de forma regular en al menos una encuesta.

Eso significaba que estaban abusando de ellos físicamente o eran víctimas de burlas al menos una vez a la semana.

En general, descubrió el equipo de Bogart, los niños que fueron víctimas de acoso afirmaron tener más problemas físicos (dificultad para practicar deportes, correr o hacer “cosas de niños” normales) que los niños de su edad. También tenían más síntomas de depresión y una autoestima más baja.

La perspectiva era peor para entre el 3 y el 4 por ciento de los niños que fueron continuamente víctimas de acoso a lo largo del tiempo. Para cuando llegaron al décimo curso, el 45 por ciento de los adolescentes que habían sido víctimas crónicamente se incluyeron en la categoría de bienestar mental “bajo”.

Esta cifra contrasta con el 31 por ciento de los niños que afirmaron que solo en la actualidad sufrían de acoso y con el 12 por ciento de los que habían sido acosados solo en el pasado. De los estudiantes que nunca habían sido víctimas de acoso regularmente, solo el 6 por ciento obtuvieron una puntuación baja en el bienestar psicológico.

Los hallazgos no pueden probar que el acoso escolar provocara los problemas mentales y físicos de los niños, afirmó Bogart.

Pero añadió que su equipo tuvo en cuenta algunos otros factores que pueden afectar a las probabilidades de los niños de ser víctimas de acoso y a su salud, como la obesidad y las enfermedades crónicas. También tomaron en cuenta los ingresos familiares y la raza, el sexo y la orientación sexual de los niños.

El acoso escolar por sí mismo seguía estando relacionado con un bienestar peor.

Además, hay muchas investigaciones que apuntan a los efectos nocivos del acoso escolar, y este estudio ofrece más evidencias, según David Finkelhor, director del Centro de Investigación sobre Crímenes Contra los Niños de la Universidad de Nueva Hampshire, en Durham.

El estudio, publicado en línea el 17 de febrero en la revista Pediatrics, “aporta un elemento más a la prioridad cada vez más alta de la prevención del acoso por parte de los compañeros y la ayuda a los afectados”, afirmó Finkelhor. Finkelhor no participó en la investigación.

Una limitación del estudio, dijo, es que no tenía información sobre otros tipos de acoso con los que se pueden encontrar los niños, como el abuso de los padres y el ser testigos de la violencia doméstica.

Cada vez más estudios, indicó Finkelhor, muestran que son estos niños (los que son víctimas de varias maneras) los que “tienen las cicatrices más grandes a medida que pasa el tiempo”.

Cuando se trata del acoso de los compañeros, comentó Bogart, la autora del estudio, los nuevos hallazgos subrayan la importancia de la prevención, o de acabar con eso cuanto antes.

Indicó que la mayoría de los estados ahora requieren que las escuelas tengan políticas contra el acoso. Según Finkelhor, la buena noticia es que los programas de prevención se están expandiendo “rápidamente” en las escuelas estadounidenses.

Y, en cuanto a lo que pueden hacer los padres, Bogart dijo que pueden buscar señales de que su hijo está siendo víctima de acoso. Éstas incluyen señales de acoso físico, como los cortes y los moretones, y señales más sutiles, como actuar de forma retraída o no querer ir a la escuela.

Pero también es importante que los niños aprendan a no ser testigos silenciosos del acoso, señaló Bogart. Tanto las escuelas como los padres, indicó, pueden enseñar a los niños a hablar cuando vean a un compañero de clase siendo víctima de acoso.

Noticia obtenida del sitio MedlinePlus, en la dirección: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_144683.html

Nota: imagen obtenida del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría en http://www.sochipe.cl

Comentarios desactivados

Viernes 27 / septiembre / 2013

Suicidio por “bullying” en el mundo podría alcanzar niveles epidémicos en el 2025

Filed under: bullying — prevemi — septiembre 27th, 2013 — 9:28

bullying_internetEstimaciones de instituciones de salud en el mundo refieren que en el 90 % de los casos de suicidio existe al menos algún tipo de trastorno psiquiátrico. Pero el 10 % restante es derivado por problemas familiares u otro tipo de factores existenciales en los que el afectado no ve otra salida que quitarse la vida.

En el último año, de acuerdo con la OMS, un millón 100 mil personas se suicidaron, lo que equivale a 4 mil muertes diarias, y que representa que entre 35 personas que lo intentaron al menos 3 murieron.

HOMICIDIOS.

Informes de Naciones Unidas registran al suicidio como la principal causa de muerte violenta en el mundo, por encima de homicidios, guerras y accidentes de tránsito y su frecuencia aumentó un 60 % en los últimos 50 años del siglo pasado.

Informes pesimistas de especialistas de la Unión Europea (UE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten que para el año 2025, el incremento en la cifra de suicidios rebasará el millón 500 mil por año, de los cuales, (si no se toman medidas responsables para tratar de frenar el maltrato y abuso escolar), al menos 850 mil serán motivados por “bullying”.

Aunque actualmente muchos casos de suicidio están relacionados con acoso y maltrato escolar, estadísticas gubernamentales en varias naciones del mundo tratan de minimizar el problema y separar estos casos haciéndolos pasar como hechos aislados derivados de problemas familiares o por cambios de hábitos.

RESPUESTAS.

Cifras de la OMS y confirmadas por Naciones Unidas señalan que cada año se suicidan en el mundo alrededor de 600 mil adolescentes entre los 14 y 28 años, cifra en la que por lo menos la mitad tiene alguna relación con “bullying”, siendo los países europeos lo más golpeados por este fenómeno al contabilizar alrededor de 200 mil suicidios por año, mientras que en países de América Latina la cifra de decesos no rebasa por ahora los 85 mil.

Autoridades gubernamentales, institutos científicos, universidades y hasta entidades religiosas tratan de encontrar respuesta a la expansión del “bullying”, un fenómeno que avanza de manera descontrolada entre la juventud y que a decir de especialistas no existen reglas que puedan erradicarlo a pesar de llamados internacionales para tratar de evitarlo.

TIPOS.

Además de los acosos y abusos en colegios han aparecido otros tipos de “bullying” que son igual o más dañinos que las agresiones físicas directas.

Entre estos se encuentra el “bullying” electrónico (internet), que tiene una gran presencia en países como Estados Unidos, Reino Unido, España, Francia, Holanda, Rusia y en varias naciones de América Latina, entre ellas México.

Especialistas en temas cibernéticos señalan que el “bullying” que se practica en internet, principalmente en las redes sociales, suele ser ofensivo y directo, ya que además de ser una arma de acoso también puede expandir episodios de burla para exhibir a alguien que, al no soportar este tipo de agresión puede llegar al suicidio.

Otro tipo de “bullying” es el “sexting”, que en su significado real es la producción de imágenes propias (fotografías o videos) de alto contenido erótico o pornográfico que es enviado a otras personas a su computadora personal o teléfono celular, donde en caso de que se filtre a otros usuarios puede ser presa de burlas.

Realizar “sexting” supone una práctica de alto riesgo, ya que si la fotografía o grabación alcanza difusión pública, la intimidad del afectado se vería afectada y podría ser motivo de acoso, lo que ya ha ocurrido y que ha derivado en intentos de suicidio.

Aunque en América Latina el “bullying” no es ajeno a episodios trágicos, en la Unión Europea este asunto parece golpear con mayor fuerza, y es que a decir del director internacional de la organización británica para el “Beat Bullying” (Golpea al Bullying), el problema es tan serio que en la UE el acoso y maltrato por “bullying” lo sufren alrededor de 24 millones de niños y jóvenes al año, por lo que deben dictarse políticas más eficientes contra este mal, ya que de lo contrario en lo que resta del año podrían morir por esa causa alrededor de 2 mil niños y jóvenes.

Según la organización, siete de cada diez jóvenes han experimentado alguna forma de acoso o intimidación, ya sea verbal, psicológica, física o a través de las nuevas tecnologías de la comunicación.

Sobre este asunto, la representante del Unicef para América Latina, Una McCauley, refirió que el acoso escolar afecta tanto a la víctima directa como a los testigos, profesores y todo el sistema de aprendizaje.

El “bullying” comenzó a ser investigado en los años 70 del siglo pasado en Europa, al registrarse casos de suicidios de jóvenes estudiantes, y fue el psicólogo Dan Olweos quien por primera vez utilizó el término “bullyin” (intimidación), para referirse al maltrato del que son víctimas estudiantes en el contexto escolar y tiene que ver con maltrato, aislamiento, amenazas, insulto o hasta agresión física en contra de una o varias víctimas.

Las diferentes formas de acoso pueden ir desde las más sutiles como bromas pesadas, apodos denigrantes, amenazas, tirar, romper, robar cosas, hasta golpes o el aislamiento total de un grupo.

Informes de la ONU señalan que el país con mayor incidencia en casos de “bullying” es Zambia, con 69 casos por cada 100 mil habitantes, seguido de Zimbabue con 60, Kenia con 57, mientras que entre los países latinoamericanos el que mayores denuncias por maltrato escolar es Chile, con 50 casos por cada 100 mil habitantes, seguido por Venezuela con 38.

Entre las naciones europeas el Reino Unido encabeza la lista, seguido de Rusia, Irlanda, Australia, España e Italia.

Sobre el tema en la mayoría de los países africanos y en muchos del sudeste asiático no se tiene información al respecto, ya que en naciones de estas regiones han sido muy herméticos en difundir informes al respecto.

En el mundo cada año un millón 100 mil personas se quitan la vida por diferentes razones, entre ellas enfermedades, adicciones, problemas familiares, crisis económica y depresión, entre otros. Reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones internacionales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Unión Europea (UE), han externado su temor por el incremento en el número de niños y jóvenes que se quitaron la vida en el 2012, al quedar registrados al menos 600 mil decesos, de los cuales la mitad están relacionados con casos de “bullying”, por lo que consideran que de continuar a la alza esta tendencia, para el año 2025 la pérdida de vidas por este motivo rebasaría los 850 mil decesos, muy por arriba de fallecimientos por conflictos bélicos, rosando niveles epidémicos.

septiembre 26/2013 (www.magazinedesalud.com)

Obtenido de Infomed en: http://www.sld.cu/servicios/aldia/view-aldia.php?idn=30430

Nota: imagen obtenida del sitio de la Sociedad Chilena de Pediatría, en http://www.sochipe.cl

Comentarios desactivados

Older Posts »