Archive for febrero, 2010

Domingo 14 / febrero / 2010

El flagelo del maltrato infantil

Filed under: General — prevemi — febrero 14th, 2010 — 18:41

Las experienecias de un médico cubano
Por Jose Antonio Michelena

Roberto Plana Bouly nació en la oriental provincia de Guantánamo, en 1931, y en su ya larga vida no ha olvidado como los marines, por pura diversión, lanzaban monedas de un centavo para que los niños las disputaran delante de los autos en movimiento, con riesgo para sus vidas. Es una de las imágenes más lejanas de maltrato infantil que guarda en su memoria este hombre, que ha dedicado casi medio siglo a una de las especialidades más hermosas de la medicina: la pediatría. Su sensibilidad y preocupación por los infantes, durante el prolongado ejercicio de la profesión en disímiles sitios del país, lo condujeron a ser uno de los actores principales en la lucha contra el maltrato de los niños dentro de Cuba.
Luego de concluir estudios de medicina en la Universidad de La Habana, en 1961, el doctor Plana fue enviado hacia Antillas y Banes para cumplir con el servicio social rural. Dos años más tarde, de regreso a la capital, cursó la especialidad y ya como pediatra marchó a las provincias de Pinar del Rio, Matanzas y Santiago de Cuba. En esta última conoci6 a una persona que sería muy importante en su vida profesional: el doctor Néstor Acosta Tieles. Luego, nuevamente en La Habana, fue ubicado en el hospital pediátrico de San Miguel del Padrón -conocido como “La Balear”- y allí permaneció durante 14 anos.

Justamente, en San Miguel del Padrón, el doctor Plana tuvo la oportunidad de tratar casos muy poco frecuentes en la medicina y ver enfermedades emergentes, aquellas que aparecen por primera vez o que están prácticamente erradicadas. En ese contexto, detectó un caso de meningoencefalitis eosinófila, una enfermedad producida por el parásito Angiostrongylus cantoniensis, el cual identificó y aisló por primera vez en Cuba. El hallazgo se confirmó en el Instituto Pedro Kouri y, por la envergadura científica, fue invitado a colaborar en la confirmación el especialista costarricense Pedro Morera.

Fue un logro científico relevante para Plana.
Durante su ejercicio en San Miguel del Padrón, el doctor Plana trató a niños que habían sido objeto de horribles maltratos, como el de dos hermanitos de nueve mesas y año y medio, cuyos padres los quemaban con cigarros encendidos; o el de una pequeña de dos años que murió por la rotura del bazo y del hígado, a consecuencia de las patadas propinadas por su papá. Eran casos que llegaban al hospital enmascarados como accidentes, pero las investigaciones médicas demostraban que no eran tales. Fueron experiencias muy duras, que el profesor Plana no ha olvidado.

A partir de su encuentro en Santiago de Cuba, en la década de los setenta, Plana y el doctor Néstor Acosta se acostumbraron a intercambiar conocimientos respecto al maltrato infantil, tema en el que Acosta fue un constante investigador y la persona que inició sus estudios en Cuba. Sus resultados fueron publicados en los Libros Maltrato infantil. Prevención y Muerte súbita en el niño. En este Último demuestra que hasta 30 por ciento de los fallecimientos de infantes está relacionado con el maltrato. El creó un equipo de trabajo que recibía información de los hospitales habaneros, cuando fallecía un niño de muerte súbita, y se entrevistaba con los padres en las primeras 24 horas. Esas pesquisas, junto al trabajo investigativo, arrojaron esa alarmante estadística. La formación de Acosta como anátomo-patólogo le permitía llegar a las verdaderas causas de los decesos. Otra contribuci6n del doctor Néstor Acosta fue la de establecer una clasificación de los maltratos infantiles, los que agrupa en dos categorías: general y particular.’ En la primera incluye a los estados y gobiernos como responsables, y en la segunda, a los individuos, la familia y la comunidad.

En la primera reunión del Grupo de Consulta Regional sobre Maltrato Infantil, celebrada en Brasil en Julio de 1992, se le definió como toda conducta de un adulto con repercusiones desfavorables en el desarrollo físico, psicológico o sexual de una persona menor, un problema polifacético y multicausal, denigrante e inhurnano, que se acompaña de altos tasas de morbinortalidad, afecta profundamente la calidad de vida de sus víctimas y, por consiguiente, debe recibir la atención prioritaria de los programas de salud del niño y el adolescente, en cada país de la región. El maltrato o abuso físico es la agresión corporal que recibe un menor de un adulto, de manera intencional, producida par una parte del cuerpo, un objeto o sustancia, que provoca lesiones que van desde menos grave hasta la muerte.

La lista de maltratos -nos dice Plana- es extensa y la mayoría se produce en el seno del hogar, ejecutados por un miembro de la familia o un vecino muy allegado. Son clasificados como maltratos infantiles la humillación, el abandono, el síndrome de Munchausen (los padres le inventan enfermedades a los hijos y los sorneten a investigaciones innecesarias), los descuidos que provocan accidentes: agua hirviente y cuchillos al alcance de menores; así, como no proteger a los infantes de ventanas abiertas en alturas, ascensores, escaleras, huecos y otros espacios de peligro potencial. “Los estudios realizados nos dicen que los accidentes de los niños, en su mayoría, son evitables” refiere el doctor Plana. “Las negligencias que los hacen posibles forman parte de la cadena del  maltrato”, asegura.

Igualmente larnentables son los maltratos infantiles no accidentales, entre los que se cuentan los causados a menores por administrarles Benadrilina o Fenobarbital, bien porque padecen de hipersinesis (los mal llarnados    -hiperkineticos-), o sencillamente porque las madres quieren estar tranquilas. El uso continuado de estos medicamentos causa serios trastornos en el organismo de los infantes. Este tipo de niños  activos también suele ser objeto de castigos y otros actos violentos. Se considera maltrato, además, dejar a los menores expuestos a programas audiovisuales de violencia, los cuales les ocasionan daños psicológicos y, al mismo tiempo, les generan conductas violentas en el futuro.
Según el doctor Plana, las familias disfuncionales y el alcoholismo son caldo de cultivo para el maltrato infantil. A la pregunta de cuando se conoce en Cuba sobre el tema, responde que no hay mucha cultura al respecto, pero ahora, en 2009, se cumplen 30 años de su introducción, en forma pública: en junio de 1979, el doctor Néstor Acosta Tieles publicó en el diario Juventud Rebelde un extenso artículo; en 1990 coloc6 otro en Granma International, y su Libro Maltrato infantil, publicado por la editorial Científico-Técnica, ha tenido tres ediciones (1998, 2002, 2007). Más, no es hasta 2003 que comienza un avance verdaderamente significativo en cuanto a informar y educar a los profesionales de la salud y a expandir el mensaje hacia la comunid.ad. En mayo de ese año, la doctora Noralina Alonso, miembro del Consejo de Estado, le cornunicó al doctor Acosta que se pondría en acción un plan encaminado a revolucionar la atención primaria de salud; por tanto, los profesores, en los distintos niveles del sector, deberían organizar cursos dirigidos hacia ese objetivo. Era el impulso que Néstor Acosta había estado esperando y su respuesta no podía ser otra que proponer un curso sobre maltrato infantil. El doctor Plana fue la primera persona sumada al proyecto y junto a otros diez profesores y profesoras de experiencia formaron un Comité académico presidido por Acosta.

El policlínico docente “Tomás Romay, de La Habana Vieja, fue el sitio escogido para comenzar el primer curso sobre maltrato infantil en el sistema de atención primaria. Alrededor de 25 personas integraron el alumnado y recibieron información sobre la diversidad de rostros que tiene el maltrato físico en los niños: negligencias, intoxicación no accidental, intoxicación alcohólica, niño sacudido, maltrato emocional, fueron algunos de los temas impartidos. Luego de esta primera experiencia, el curso adquirió mayor relieve docente y se convirtió en diplomado. Actualmente se imparte el séptimo en la Facultad Calixto García.

Los intercambios entre profesores y alumnos en los diplomados, los relatos surgidos de las experiencias de ambos, se constituyen en memoria de casos, en referencias difíciles de olvidar. Plana cuenta una historia que sucedi6 en El Cerro. Cierta noche, en el barrio del Canal, una persona que acudió a un colector de basura sintió un gemido y, al asomarse, descubrió a un niño recién nacido. Lo llevó a su casa, le dió calor, pues el pequeño temblaba, y posteriormente lo traslad6 a un policlínico y más tarde al hospital de matenidad de Línea, donde le salvaron la vida al bebé. Cuando se investig6 el caso, se descubrió una trarna macabra. La madre, quien lo había colocado en la basura, había ocultado su embarazo por temor. La muchacha, de 24 años había vivido siempre bajo encierro.

Este ño 2009 se constituyó la cátedra Néstor Acosta in memoriam, en el hospital clínico docente de Diez de Octubre, con el doctor Roberto Plana coma profesor principal y 1a doctora Silvia Pozo como presidenta. La integran especialistas de muchas disciplinas, quienes tienen el propósito de seguir en la expansión de conocimientos acerca del maltrato infantil. En la medida en que más personas estén informadas, que sean capaces de reconocer los distintos tipos de maltrato infantil, la sociedad estará más preparada para enfrentar este flagelo, nos dice Plana. .Queremos disminuir el maltrato infantil, en principio hasta 50 por ciento. Sabemos que las personas que cursan los diplornados pasan la informacit5n a sus familiares y amigos. Identificarlo, tomar conciencia de los daños, son aspectos importantes para combatirlo.

Obtenido de la Revista Cultura y Sociedad/ 3-2009; páginas 9 y 10

One response so far

Domingo 14 / febrero / 2010

Ocho elementos clave para que exista un entorno de protección

Filed under: General — prevemi — febrero 14th, 2010 — 16:31

Las actitudes, tradiciones, costumbres, comportamientos y hábitos

Una sociedad cuyas actitudes o tradiciones fomentan el abuso no puede ofrecer un entorno de protección a la infancia. Por ejemplo, si las actitudes condonan las relaciones sexuales de adultos con niños y niñas o la violencia contra ellos, se estará fomentando el maltrato. Los niños y niñas están más protegidos en aquellas sociedades que condenan cualquier tipo de violencia contra ellos y cuyas costumbres y tradiciones respetan ampliamente los derechos de la infancia.

Ejemplos de países

En Djibouti, el UNICEF ha contribuido a sensibilizar y a movilizar a la sociedad en torno a la cuestión de la mutilación genital femenina mediante la formación de dirigentes religiosos y líderes comunitarios y la emisión por radio y televisión campañas publicitarias contra esta práctica.

En Nepal, el UNICEF lleva a cabo campañas dirigidas a concienciar a los padres y madres de los efectos perniciosos de la explotación infantil, y colabora en la creación de centros de desarrollo infantil cuyo fin es ofrecer a los niños y niñas de entre 3 y 5 años un entorno seguro y estimulante en el que jugar y aprender. En 1999, participaron en esta iniciativa 50.000 padres y educadores.
El compromiso de los gobiernos de respetar, proteger y promover la protección de la infancia

El compromiso de los gobiernos de respetar, proteger y promover la protección de la infancia es un elemento clave en la creación de un entorno seguro. Muy frecuentemente, los gobiernos se niegan a admitir que existan problemas en sus países, cuando la realidad es que la explotación infantil se halla presente en todo el mundo. Sería preciso, en cambio, que los gobiernos se comprometieran a crear marcos legislativos que se avengan a las normas, políticas y programas internacionales, y que los implantaran y aplicaran en aras de proteger a la infancia. 

Ejemplos de países

Los gobiernos de Côte d’Ivoire y Malí han firmado un preacuerdo relativo a la trata internacional de menores de edad. Es el primer acuerdo de esta naturaleza que se firma en África. En él se designan zonas transfonterizas para la cooperación en la lucha contra la trata de personas y se prevén medidas como la repatriación de los niños y niñas que son víctimas de la trata de menores y la detección y seguimiento de las redes de trata.

A nivel global, en septiembre de 2002, el UNICEF, ONUSIDA y el Enviado Especial de Naciones Unidas para la lucha contra el VIH/SIDA mantuvieron una reunión a instancias de Nelson Mandela y Graça Machel, en Johannesburgo, Sudáfrica. Era la primera vez que se congregaban actores de primer rango, combatientes en primera línea de la lucha contra el problema africano de los niños y niñas huérfanos. En dicha reunión, se analizó la magnitud y naturaleza de la crisis existente, se examinaron las razones que subyacen a la inadecuación de las medidas adoptadas hasta el momento y se acordaron una serie de iniciativas destinadas a propiciar un cambio positivo en la respuesta de África subsahariana al problema.

El debate abierto y el compromiso con cuestiones relativas a la protección de la infancia

En el plano más inmediato, es necesario que los niños y niñas puedan expresarse libremente acerca de cuestiones que les afectan a ellos y a otros niños y niñas. En el plano nacional, la atención de los medios de comunicación y el compromiso de la sociedad con las cuestiones relativas a la protección de la infancia contribuyen a la creación de un entorno de protección. Es necesario que las organizaciones no gubernamentales (ONG) hagan de la protección de la infancia una prioridad: el silencio ha de romperse.

Ejemplos de países

En Guatemala, el UNICEF colaboró con la Oficina del Defensor de los Derechos Humanos en la creación de Consejos Municipales para la Protección de los Derechos del Niño. Estos consejos reciben denuncias por violencia y maltrato y otro tipo de violaciones de los derechos infantiles, y median en conflictos relacionados con los derechos infantiles en el seno de la familia, la comunidad, la escuela y el sector privado.

En Senegal, el UNICEF brindó apoyo económico y divulgativo a las ONG locales que colaboraban en la creación de un movimiento en contra de la mutilación genital femenina. En enero de 1999, el Parlamento de Senegal aprobó determinadas leyes que prohibían esta práctica.
Leyes relativas a la protección y aplicación de las mismas

La existencia de un marco legislativo adecuado diseñado para salvaguardar a la infancia del maltrato, así como su implantación y aplicación, son elementos esenciales para la creación de un entorno de protección.

Ejemplos de países

En Viet Nam, el UNICEF trabajó conjuntamente con el gobierno y aliados no gubernamentales en la elaboración de una Ley del Estado sobre el Registro Civil, que establece el derecho de los niños y niñas a ser inscritos. Como medida de apoyo a la implantación de esta ley, se instruyó al personal de los registros civiles de distritos, municipios y barrios acerca de los derechos infantiles y de las normas estatales que regulan la inscripción de nacimientos.

A escala internacional, el UNICEF ayuda a los gobiernos en su adhesión a normas internacionales tales como la Convenio No. 182 de la Organización Internacional del Trabajo sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil, que a fecha de noviembre de 2002 había sido ratificada por 132 gobiernos. Asimismo, el UNICEF ayuda a los gobiernos a garantizar la existencia de leyes que permitan procesar a los empresarios que abusan de los niños y niñas mediante el trabajo forzoso o el trabajo en condiciones de servidumbre.

La capacidad de aquellos que conviven con los niños y niñas de crear un entorno de protección para ellos

Es preciso que las personas que interactúan con los niños y niñas posean la motivación, el conocimiento y las habilidades suficientes para detectar y combatir cualquier abuso cometido contra la protección de la infancia. Para crear un entorno de protección, es fundamental que las familias y las comunidades sean capaces de proteger a sus niños y niñas.

Ejemplos de países

En Egipto, el UNICEF, actuando en colaboración con el Ministerio de Seguridad Social y Asuntos Sociales, efectuó una encuesta de referencia en 26 poblaciones con el fin de valorar el grado de conocimiento, las actitudes y costumbres de las familias en relación con el problema de la mutilación genital femenina. Tras dicha encuesta, el UNICEF colaboró con el Ministerio en la creación de una plataforma para la lucha contra la mutilación genital femenina, integrada por trabajadores sociales, miembros de organizaciones no gubernamentales y autoridades religiosas. Una de las actividades principales consistió en capacitar a facultativos, asistentes sanitarios y visitadores médicos para que pudieran informar a las familias acerca de los riesgos de la mutilación genital femenina.

En Rumania, el propósito del UNICEF era prevenir el abandono de los niños y niñas, objetivo que llevó a cabo en colaboración con hospitales de maternidad. Juntos, brindaron asesoramiento y apoyo material a 765 mujeres embarazadas y madres en circunstancias difíciles, haciendo posible que pudieran conservar a sus hijos. La ayuda prestada a familias adoptivas y hogares de acogida logró evitar la colocación de algunos niños y niñas en instituciones.

En Níger, el UNICEF manifestó su oposición al matrimonio prematuro impartiendo formación a los líderes de las aldeas y produciendo series de radio y televisión en lenguas vernáculas, así como pequeñas representaciones teatrales que iban seguidas de debates abiertos con las poblaciones rurales. Asimismo, el UNICEF ofrecía formación al personal de un hospital que atiende a jóvenes que sufren complicaciones de salud como consecuencia de embarazos prematuros, muchas de las cuales han contraído matrimonio siendo aún niñas.

La preparación, información y participación de los niños y niñas

Los niños y niñas estarán menos expuestos a padecer maltrato si son conscientes de su derecho a no ser explotados o conocen los medios de que disponen para su protección. Con la información adecuada, los niños y niñas podrán emplear sus conocimientos, habilidades y su capacidad de resistencia para aminorar el riesgo de ser explotados.

Ejemplos de países

En India, los niños y niñas participaron en una sesión formativa cuyo propósito era variar el enfoque de la policía ante problemas de la infancia como la drogodependencia, los niños y niñas de la calle y la explotación sexual. Los niños y niñas actuaron como “especialistas”, permitiendo a la policía de Bangalor contemplar el fenómeno de la vida en la calle desde la óptica del menor de edad. Los niños y niñas, la policía y el UNICEF trabajaron juntos para lograr intervenciones policiales menos agresivas con los niños y niñas.

En Tailandia, el UNICEF colaboró con la Oficina de la Comisión Nacional para los Asuntos de la Mujer organizando un “Campamento juvenil para la erradicación de la violencia ejercida contra mujeres y niños y niñas”. Este campamento ayudó a crear redes de jóvenes y a reforzar la capacidad de las organizaciones para proteger a niños y niñas y mujeres frente a la violencia. Tras el periodo de capacitación, los participantes fueron designados como vigilantes voluntarios para denunciar los casos de violencia perpetrados contra mujeres, jóvenes y niños y niñas en sus comunidades.
La vigilancia y denuncia social de cuestiones relativas a la protección de la infancia

Un sistema de vigilancia eficaz es aquel que registra la incidencia y naturaleza de los abusos contra la protección de la infancia y permite adoptar medidas estratégicas. Este tipo de sistemas son más eficaces cuando son participativos y de ámbito local.

Ejemplos de países

En Benin existen actualmente más de 170 comités de aldea cuya misión es sensibilizar a la comunidad y denunciar los casos de abuso sexual y maltrato perpetrados contra los niños y niñas. Los primeros comités de aldea se crearon en agosto de 1999, como resultado de una investigación realizada por el Gobierno de Benin y como parte de un plan destinado a descentralizar las medidas adoptadas para combatir la trata de menores. Cada comité designa a un miembro encargado de supervisar a todos los niños y niñas de la aldea. El comité contacta con la policía tan pronto se detecta la ausencia de un niño, y supervisa la reinserción de los niños y niñas que son devueltos a sus aldeas.

En Sri Lanka, el UNICEF entrevistó a niños y niñas que había sido liberados por los Tigres de la Liberación de Tamil Elam, confirmando que, en efecto, habían regresado junto a sus familias tras haber formado parte de la filas de los Tigres de Liberación. El UNICEF elabora actualmente un plan de acción para la reinserción social de estos niños y niñas consistente, entre otras medidas, en ayudarles a retomar los estudios y facilitarles el acceso a una formación profesional. Asimismo, el UNICEF y los Tigres de Liberación han acordado la implantación de medidas para vigilar y prevenir el reclutamiento infantil en el futuro, así como la puesta en libertad continuada de los menores de edad que aún militan en sus filas.

En Nepal, el UNICEF ha implantado en 14 distritos sistemas de vigilancia comunitaria y comunidades paralegales que trabajan para combatir el tráfico de menores de edad. El UNICEF ha colaborado en la instalación de celdas para mujeres en las comisarías de distrito y ha apoyado la creación de centros de acogida y rehabilitación para niños y niñas que han sufrido abusos sexuales y niños y niñas que trabajan.

La creación de servicios de atención y reinserción

Todo niño que sufre abandono, explotación o abusos de cualquier tipo tiene el derecho a ser atendido y a acceder sin discriminación a los servicios sociales básicos. Estos servicios han de prestarse en un entorno que promueva la salud, la autoestima y la dignidad del niño.

Ejemplos de países

En Bangladesh, el UNICEF, actuando en colaboración con organizaciones locales no gubernamentales y donantes, dio los primeros pasos dirigidos a crear una “Fundación para las Víctimas del Ácido” en beneficio de las jóvenes cuyos rostros han quedado desfigurados por el ácido (la agresión con ácido es una forma de violencia doméstica ejercida contra niñas y mujeres). Como parte del programa, se impartió formación a los médicos locales acerca de cómo tratar a estas víctimas y se creó una unidad especial para atender a las supervivientes. Asimismo, el UNICEF inició junto con otros socios una campaña destinada a animar a los varones jóvenes a manifestarse en contra de la violencia.

En la República Democrática del Congo, el UNICEF participó en una campaña de desmovilización de casi 300 niños y niñas soldados, iniciada en diciembre de 2001 por el presidente de ese país, Joseph Kabila. Los niños y niñas fueron depositados en un centro provisional de tránsito bajo tutela de la Oficina Nacional para la Desmovilización y Reinserción y un grupo de socios, entre ellos el UNICEF, como único socio financiero.

Simultáneamente, la Agrupación Congoleña para la Democracia (ACD) suscribió un plan de acción con el UNICEF para desmovilizar a 2.600 niños y niñas soldados en 2002. Los primeros 104 niños y niñas soldados fueron puestos en libertad y a disposición del UNICEF y sus aliados en abril de 2002, y permanecieron en centros de tránsito durante tres meses mientras se intentaba localizar a sus familias. Actualmente, el UNICEF prosigue conversaciones con el gobierno y los grupos armados de la oposición a fin de lograr la desmovilización de todos los niños y niñas soldados.

Tomado de http://www.unicef.org/spanish/protection/index_environment.html

No responses yet