Nuevo número de la Revista Cubana de Pediatría

Filed under: Noticias,Para profesionales — febrero 28th, 2017 — 12:19 — prevemi

Estimados lectores/as: Revista Cubana de Pediatría acaba de publicar su último número. Les invitamos a revisar su Tabla de contenidos desde aquí y después visitar su sitio web para revisar artículos y otros elementos de interés.

Gracias por su continuo interés en nuestro trabajo.
MSc. José Enrique Alfonso Manzanet
jenrique@infomed.sld.cu

Revista Cubana de Pediatría
Vol. 89 (2017): Suplemento especial
Tabla de contenidos
http://www.revpediatria.sld.cu/index.php/ped/issue/view/7

Editorial
——–
Introducción de la vacunación antineumocócica, un proyecto conjunto de la Biotecnología y el Sistema de Salud Cubano
Nivaldo Linares-Pérez

Artículos originales
——–
Enfermedad neumocócica invasiva en niños con neumonía grave adquirida en la comunidad
Dra.C.Gladys Abreu Suárez, Dra.Gladys Fuentes Fernández, Dra.Ivet Maylin Domínguez Choy, Dra.Reina Portuondo Leyva, Dra. Miosotis Pérez Orta, Dra.Gilda Toraño Peraza

Evolución clínica, aislamiento microbiológico y costo antimicrobiano de la neumonía complicada adquirida en la comunidad
Concepción Sánchez Infante, Lidia Teresita Ramos Carpente, María Cristina Reyes López, Beatriz Barreiro Paredes, Haydée Cantillo Gámez, Isabel Martínez Silva

Comportamiento de la enfermedad neumocócica en el Hospital Pediátrico “Juan Manuel Márquez”
Niurka Molina Aguila, Carlos Dotres Martínez, Ernesto Legarreta Peña, Dania Vega Mendoza, Misleydis Piedra Bello

Efectividad terapéutica de la amoxicilina en la neumonía adquirida en la comunidad en edades pediátricas.
Dra.C.Gladys Abreu  Suárez, Dra. Elena Rossana González   Yara, Dra. Gladys Fuentes  Fernández

Epidemiología de la meningitis neumocócica en niños cubanos menores de 6 años
Félix Orlando Dickinson Meneses, Misladys Rodríguez  Ortega

Características clínicas  e imagínológicas de niños con neumonía complicada causada por Streptococcus pneumoniae. Clinical    and imaginológical characteristic of children with community-acquired severe pneumonia by Streptococcus pneumoniae.
Juana María Rodríguez Cutting, Dra.Dania Vega Mendoza, Dra.Larisa Pacheco Torres, Dra.Misleidys Piedra Bello, Dr.Juan Bautista García Sánchez, Dr. Rafael del Valle Rodríguez

Meningoencefalitis bacteriana en población menor de 18 años de edad
Nordis Caridad Donatién Rojas, Neyda Gonzáles Fernandez, Moraima Malfrán García, Luis Enrique Rondón Rondón, Bertha Isabel Rondón Peña

Colonización nasofaríngea por neumococos en la población infantil cubana, evidencias basadas en estudios de prevalencia
María Eugenia Toledo Romaní, Dunia Chávez Amaro, María Felicia Casanova González, Gilda Toraño Peraza, Nivaldo Linares-Pérez

Hospitalizaciones por enfermedades asociadas al Streptococcus pneumoniae en niños de la provincia de Cienfuegos
Alain Reyes Sebasco, Mercedes Fonseca Hernández, Iliana García Rodríguez, Caridad Teresa Llul Tombo, Juan Carlos Yanes Macías, Antonio Velázquez Águila

Carga hospitalaria y poblacional de las neumonías adquiridas en la comunidad en niños menores de 5 años
Susana Martha Borroto Gutiérrez, Nivaldo Linares-Pérez, María Eugenia Toledo-Romaní, Mayelín Mirabal Sosa, Alaín Reyes Sebasco, Gladys Abreu Suárez

Enfermedad neumocócica e infecciones relacionadas en pacientes pediátricos egresados del Hospital Infantil Sur de Santiago de Cuba
Caridad María Tamayo Reus, Magdevis Pajaro Medina, Daisy Díaz Teran, María Maren González, Arelis Manet Lahera, Samira Maceira Soto

Enfermedad neumocócica invasiva en niños menores de 6 años hospitalizados
Mercedes Fonseca Hernández, Anelis Martínez Utrera, Marta Montes de Oca Rivero, Elida Cardoso Hernández, Alain Reyes Sebasco, Caridad Teresa Llull Tombo, Dunia María Chávez Amaro

Enfermedad neumocócica en menores de 5 años en el Hospital Infantil Norte de Santiago de Cuba “Dr. Juan de la Cruz Martínez Maceira”
Lissett Batista Caluff, Neyda González Fernández, Nordis Caridad Donatién Rojas, Nivia Cobas Limonta, Silvia Jústiz Hernández, Josefina Herrera López

Vigilancia de pacientes ingresados con enfermedad neumocócica en Hospital Docente Infantil Sur “Antonio María Beguez Cesar”
Caridad María Tamayo Reus, Magdevis Pajaro Medina, Daisy Díaz Teran, María Maren González, Samira Maceira Soto, Susana Cunill Romero

Comunicación  Breve
——–
Hospitalizaciones por neumonía adquirida en la comunidad, 2002-2013
Dra.C. Gladys Abreu Suárez, Dra.Aurelia Pérez Brunet, Dra. Gladys Fuentes  Fernández, Dra. Reina Portuondo Leyva, Dra. Miosotis Pérez Orta

Serotipos de Streptococcus pneumoniae responsables de enfermedad invasiva en niños cubanos
Gilda Teresa Torano Peraza, Daniela Suárez Aspaza, Miriam Abreu Capote, Brenda Barreto Núnez, Eugenia Toledo Romaní, Nivaldo Linares Pérez

Colaboración especial
——–
La nueva vacuna cubana antineumocócica, de las evidencias científicas disponibles, a la estrategia de evaluación clínica y de impacto
Nivaldo Linares-Pérez, María Eugenia Toledo-Romaní, María Felicia Casanova González, Beatriz Paredes Moreno, Yury Váldes Balbín, Darielys Santana Mederos

Revista Cubana de Pediatría http://www.revpediatria.sld.cu/index.php/ped

Acerca de la Revista Cubana de Pediatría

Filed under: Noticias — enero 1st, 2016 — 1:53 — prevemi

logo_rev_cub_pediatr_2015La Revista Cubana de Pediatría es la publicación médica vigente  más antigua de Cuba. A partir de ahora cambiará la forma de envío de los trabajos debido a que la Editorial de Ciencias Médicas ha iniciado  el proceso de automatización de la revista. Para ello los autores para enviar sus trabajos a la revista deberán conocer la dirección del sitio de la revista que es http://www.revpediatria.sld.cu/

Una vez que  los autores se encuentren en el sitio de la revista es necesario registrarse e iniciar sesión para poder enviar artículos en línea. A continuación   encontrarán los 5 pasos que se siguen para enviar los artículos a la revista. De igual forma se les informa a todos los lectores de la revista que para acceder  a la misma deberán  hacerlo por la dirección electrónica que ya se mencionó. Ya se encuentra disponible el número 4 de 2015 y los lectores podrán leer las nuevas Instrucciones a los Autores, las que deberán leer con detenimiento antes de enviar sus artículos.

Para los envíos a la revista:

Envíos en línea

¿Ya tiene nombre de usuario/a y contraseña para Revista Cubana de Pediatría?

Ir a Iniciar sesión

¿Necesita nombre de usuario/a y contraseña?

Ir a Registro

Es necesario registrarse e iniciar sesión para poder enviar artículos en línea y para comprobar el estado de los envíos actuales.

Directrices para autores/as

INSTRUCCIONES A LOS AUTORES

REVISTA CUBANA DE PEDIATRÍA

Contenido:

TIPOS DE ARTÍCULOS

OTROS TIPOS DE ARTÍCULOS

PRESENTACIÓN  DE ARTÍCULOS

SISTEMA DE EVALUACIÓN

CRITERIOS PARA LA AUTORÍA

CONSIDERACIONES  ÉTICAS

CONFLICTO DE INTERESES

DERECHOS DE AUTOR

ENVÍO DE LOS ARTÍCULOS

TIPOS DE ARTÍCULOS

La Revista Cubana de Pediatría publica los artículos siguientes:

Editoriales: son artículos breves que expresan el punto de vista de un autor —o del Comité Editorial de la publicación— sobre un tema, situación científica o  problema de actualidad, que puede o no estar relacionado con el contenido del número de  la revista en que salga publicado; en otros casos, puede presentar el punto de vista de la revista referente a un tema, como también referirse a políticas editoriales. No incluyen resumen. Puede aparecer más de un editorial en cada número. Se escribirán por solicitud del Comité Editorial  de  la  revista. La extensión no debe ser mayor de 1 500 palabras.

Artículos de Investigación Originales: son informes escritos que comunican los resultados de una investigación. Deben contener información suficiente y disponible para que los lectores puedan valorar resultados y repetir experimentos. Constan de Resumen  estructurado, Introducción, Métodos, Resultados, Discusión y  Conclusiones, que se incluyen al final de la Discusión. La extensión se fija en hasta 4 500 palabras (incluidos el título, resumen, tablas, anexos, figuras, pies de figuras y  las  referencias  bibliográficas). Se admiten hasta 5 entre figuras, tablas y esquemas.

Artículos de Revisión: son trabajos  realizados  sobre temas  determinados, en los que se reúnen, analizan y discuten informaciones ya publicadas. Deben presentar el Resumen estructurado, Introducción con los objetivos generales explícitos, Métodos con la declaración de las fuentes de obtención de la información (bases de datos, directorios y otras fuentes primarias), período que se toma para la revisión, idioma, el Desarrollo (con los subtítulos que el autor considere conveniente), con el análisis y/o discusión de tema y las Consideraciones Finales. La  extensión total debe llegar hasta las 5 000 palabras (sin incluir las referencias bibliográficas). Se admiten hasta 5 entre figuras, tablas y anexos.

Presentación de caso o Reporte de caso:

Son artículos que tienen el objetivo de describir y analizar manifestaciones clínicas, síntomas, signos, conducta clínica y terapéutica de hallazgos únicos y que se consideren como interesantes para el desarrollo de la ciencia. Deben incluir un Resumen estructurado, Introducción, Reporte o Presentación del Caso, Discusión y Conclusiones. Su extensión no debe exceder de las 3500 palabras, sin incluir las referencias bibliográficas. Se aceptan hasta 3 figuras, tablas y anexos.

Serie o Reporte de casos:

Son artículos cuyo objetivo es el de presentar una serie de casos con alguna característica o similitud que los hace agrupables. Estas pueden ser sindrómicas, etiológicas, anatómicas, histológicas, fisiológicas, genéticas, moleculares, del tipo de tratamiento, de algún efecto adverso al tratamiento o de algún estudio complementario. La descripción debe hacerse con un límite entre 2 y 10 casos, los cuales se presentarán con la siguiente estructura: Resumen estructurado, Introducción, Reporte o Presentación de Casos, Discusión y Conclusiones. Su extensión no debe exceder de las 3500 palabras, sin incluir las referencias bibliográficas. Se aceptan solamente 1 figura por cada caso.

OTROS TIPOS DE ARTÍCULOS

La Revista Cubana de Pediatría publica también los artículos siguientes:

Colaboración especial: refleja temas de interés para los pediatras,  pero no tiene un formato específico. Incluye un Resumen no estructurado. Se aceptan reportes de consensos, protocolos de actuación, entre otros. La  extensión total se fija en hasta 5 000 palabras (sin  incluir  las  referencias bibliográficas). Se admiten hasta 5 figuras, tablas y  anexos.

Comunicaciones breves: son similares a  los artículos de Presentación de casos, pero su extensión es menor. No tienen  un formato específico. No incluyen Resumen. Se aceptan hasta 2 500 palabras (incluido  el título, tablas, figuras, pies de figuras y  las referencias bibliográficas). Se admiten  hasta  2 figuras y  tablas.

Cartas al Comité Editorial: permite a los lectores  de  la  revista  expresar  sus comentarios, preguntas o críticas sobre los artículos publicados en el número anterior de  la revista al que se pretende publicar. No incluyen  Resumen. Su extensión máxima no debe exceder de 1 500 palabras (incluidas las referencias bibliográficas).

Conferencias: se acepta la presentación de conferencias o de ponencias expuestas en eventos o reuniones científicas. En la primera hoja deben incluirse  los datos siguientes: nombre del evento o reunión en que se presentó, organización responsable, así como fecha y lugar de celebración. Contienen un  Resumen no estructurado. Su extensión máxima será de 3 000 palabras  (incluido el título, resumen, tablas, figuras, pies de figuras y  las referencias bibliográficas). Se aceptan hasta 3 figuras  y  tablas.

Los obituarios (in memóriam), los reconocimientos, informes, convocatorias  y  anuncios tendrán una extensión máxima de 1 200 palabras. No incluyen Resumen ni referencias bibliográficas. Se acepta 1 figura.

PRESENTACIÓN  DE ARTÍCULOS

Los trabajos serán inéditos. Una vez aprobados, no podrán someterse a la consideración de otra revista para una publicación múltiple, sin la debida autorización de la Editorial Ciencias Médicas (ECIMED).

Los artículos se presentarán en formato electrónico de texto Word, en letra Arial 12 y espaciado 1,5. Las páginas se numerarán con arábigos y consecutivamente a partir de la primera. Las abreviaturas y siglas se identificarán la primera vez que se mencionen en el texto, y no se incluirán en el título ni en el resumen. Se emplearán las de uso internacional.

Los artículos no deben contener fragmentos de textos procedentes de trabajos previamente publicados o en proceso de publicación en revistas u otro soporte, sin la debida citación.

Todos los resultados de laboratorio clínico se informarán en  unidades del  Sistema Internacional, o  permitidas  por este. Si se desea señalar las unidades tradicionales, estas se escribirán entre paréntesis. Ejemplo: glucemia: 5,55 mmol/L (100 mg/%).

Cada trabajo que se presente para publicar debe acompañarse de una carta firmada por todos los autores, en la que se indique que el trabajo no se ha enviado a otra publicación con anterioridad, y  que todos los autores están de acuerdo con los contenidos expresados en el  artículo. En los trabajos de investigación originales se aclarará, además,  el aporte de cada autor  en la investigación o preparación del artículo (Criterios de Autoría).

Los autores son responsables de las opiniones que expresen en sus trabajos.

Los ensayos clínicos deberán tener su debido número de registro, obtenido en un Registro de Ensayos Clínicos. Este número debe ser  verificable,  por lo que aparecerá la fuente. Además, deberán ajustarse a los parámetros de evaluación expresados en la guía  internacional  CONSORT (http://bvs.sld.cu/revistas/recursos/CONSORT.pdf)

Se aceptan trabajos redactados en el idioma Inglés procedentes de otros países cuya lengua original no sea el español.

Primera página. Contendrá los siguientes aspectos:

Nombre de la institución que auspicia el trabajo.

Título en español e inglés: no debe exceder de 15 palabras. Evitar, siempre que sea posible, los títulos con signos de interrogación  y palabras como Estudio sobre…, Observaciones acerca de…, Investigaciones sobre…, etcétera. Siempre que sea posible, el título no debe “partirse” por dos puntos o punto y seguido. En casos en que sea muy necesario, se recomienda el uso de la coma.

Nombre(s) y 2 apellidos de todos los autores, ordenados según su participación en el trabajo, con la denominación, doctor (Dr.), licenciado (Lic.), técnico (Téc.), máster en ciencias (MSc.), doctor en ciencias  de determinada especialidad (Dr.C.), doctor en ciencias (Dr.Cs.), etcétera., así como la dirección electrónica y teléfono de cada uno. Debe enviarse la dirección postal de la institución que auspicia el trabajo, y se debe mencionar  el autor al que se enviará la correspondencia.

Se deben separar los nombres de los autores por coma, y a continuación de esta, el superíndice  que indique la afiliación institucional de los autores, donde se especifique el centro de procedencia y el departamento donde laboran, con la provincia y el país.

Segunda página. Incluirá un Resumen de hasta 250 palabras, en idioma español e inglés. Debe ofrecer un sumario breve de cada una de las secciones principales del trabajo,  y  expresar los aspectos más novedosos e interesantes del trabajo. En los artículos de investigación  originales, de revisión, presentación de casos  y serie de casos  el Resumen debe ser estructurado, no así en los demás tipos de artículos.

En el Resumen estructurado de los artículos de investigación originales, debe aparecer: Introducción, Objetivos, Métodos, Resultados y Conclusiones. En las revisiones incluirá aspectos de la Introducción, Objetivos, Métodos, Desarrollo  y las Consideraciones Finales. En  las  Presentaciones de  casos y series de casos el resumen debe contener   información de la Introducción, Descripción  del caso o casos y Conclusiones. Debe redactarse en forma impersonal, y en  tiempo pasado excepto, las  Conclusiones.

Palabras clave: el autor reflejará el contenido del documento a partir de 3 a 10 términos o frases  cortas al pie del Resumen, y lo hará en orden de importancia. En el título debe aparecer una palabra clave o más. Se recomienda utilizar el tesauro  DeCs  (Descriptores en Ciencias de la Salud)  http://decs.bvs.br/E/homepagee.htm

Páginas siguientes (para los artículos de investigación originales)

Introducción: debe redactarse con claridad, congruencia y originalidad y en tiempo presente, debe ser relativamente breve, aproximadamente una cuartilla. Presenta los antecedentes que fundamentan  el estudio. En general, responde a las preguntas: por qué se eligió ese tema y por qué es importante. Los objetivos  se enuncian  al final de la Introducción.

Métodos: debe proporcionar información para que un lector pueda repetir el estudio. Debe expresar de forma clara y concisa  dónde, cuándo y cómo se hizo el trabajo. Se describen el diseño de la investigación, incluidas  las premisas y limitaciones, los criterios de selección y de exclusión de los sujetos, las consideraciones éticas, la definición de universo y muestra, de unidades de medidas y otros términos. Se deben especificar los métodos estadísticos utilizados y los programas empleados para el procesamiento de los datos. Debe redactarse en  tiempo  pasado.

Resultados: deben quedar expresados con claridad, haciendo referencias a tablas y figuras, pero sin repetir textualmente las tablas. El empleo de las tablas y figuras se debe limitar a situaciones  en las que resulte imprescindible ilustrar algo. Constituyen los datos de la investigación y deben redactarse en  tiempo  pasado.

Discusión: las secciones de Resultados y Discusión  deben aparecer separadas. La Discusión debe analizar los resultados del trabajo, y confrontarlos con las coincidencias y contradicciones que se reportan en la literatura, sin llegar a convertirla en una sucesión exagerada de opiniones. No debe repetirse información contenida en la Introducción y en los Resultados. Debe redactarse en tiempo  presente  porque los hallazgos del trabajo  se consideran ya evidencia científica. Las Conclusiones y  Recomendaciones (si las hubiera) deben expresarse al  final de la Discusión, y no en epígrafes aparte. Las Conclusiones no deben constituir una lista de  resultados. Se trata de que el autor brinde al lector, en pocas palabras, de forma clara, su versión acerca de lo que ha aportado la investigación, y deben responder a los objetivos planteados en la Introducción. Si el trabajo es de revisión, el autor puede escribir sus Consideraciones finales al final de la exposición.

Agradecimientos

Al final del artículo se puede agradecer a personas o instituciones que ayudaron al autor  en su trabajo, pero  que  no reúnen los criterios de autoría.

Referencias bibliográficas: Se seguirán las recomendaciones contenidas en los Requisitos uniformes para preparar los manuscritos que se proponen para publicación en revistas biomédicas, confeccionados por el Comité Internacional de Editores de Revistas Biomédicas (estilo Vancouver). Se numerarán según el orden de aparición en el texto, y deberán identificarse mediante arábigos en forma exponencial.  Se incluirán citas de documentos publicados relevantes y actualizados de la literatura nacional  e  internacional. Al menos 50 % de las citas deben ser de los últimos 5 años, previos a la publicación del trabajo, mientras que en los artículos de revisión  el 70 % de las referencias bibliográficas deben corresponder a los últimos 5 años.

Deberá evitarse la mención de comunicaciones personales y documentos inéditos; solo se mencionarán en el texto entre paréntesis, si fuera imprescindible. Las referencias de los artículos aprobados para publicación se incluirán indicando el título de la revista y la aclaración de próxima aparición entre paréntesis. Se relacionarán todos los autores del texto citado; si tiene 7 o más, se mencionarán los 6 primeros, y después del sexto, et al. Los títulos de las revistas se abreviarán por el Index Medicus (List of Journals Indexed in Index Medicus). No se destacará ningún elemento con el uso de mayúsculas ni el subrayado. Se observarán el ordenamiento de los elementos bibliográficos y el uso de signos de puntuación prescritos por el estilo Vancouver.

A continuación se ofrecen ejemplos de algunos de los casos más frecuentes:

Revistas impresas:

1.- You CH, Lee KY, Chey RY, Menguy R. Electrogastrographic study of patients with unexplained nausea, bloating, and vomiting, Gastroenterology. 1980;79(2):311-4.

Se admite la omisión del número en las revistas con paginación consecutiva para cada volumen. Ejemplo:

  • You CH, Lee KY, Chey RY, Menguy R. Electrogastrographic study of patients with unexplained nausea, bloating, and vomiting, Gastroenterology. 1980;79:311-4.

Gómez E. Sarcomas de partes blandas. Tendencias actuales del tratamiento. Rev Cubana Oncol. 2001;17:7-10.

Nguyen HT, Herndon CDA, Cooper C, Gatti J, Kirsch A, Korokowski P, et al. The Society for Fetal Urology consensus statement on the evaluation and management of prenatal hydronephrosis. J Pediatr Urol. 2010;6:212-31.

Libros y monografías:

1. Capítulos de libros impresos:

Cook WA, Stephens FD. Supernumerary kidney. En: Schrier LW, Gottschalk CW (Eds). Diseases of the Kidney. Fifth edition. Volume I. Boston: Little, Brown and Company; 1992. p. 654.

2. Autores individuales:

Murray PR, Rosenthal KS, Kobayashi GS, Pfaller  MA. Medical microbiology. 4th ed. St. Louis: Mosby; 2002.

3. Autor(es) y editor(es):

Breedlove GK, Schorfheide AM. Adolescent  pregnancy. 2nd ed. Wieczorek RR, editor. White Plains (NY): March of Dimes Education Services; 2001.

Tesis impresas:

Borbowski MM. Infant sleep and feeding: a telephone survey of Hispanic Americans, Mount Pleasant (MI) [tesis]. Central Michigan University; 2002.

Betancourt Guerra Y. Calidad de la atención nutricional en el Hospital “Eduardo Agramonte Piña” [tesis]. Universidad de Ciencias Médicas, Camagüey; 2002.

Publicaciones en periódicos impresos:

Autor, periódico, fecha, sección (página), columna.

Publicaciones electrónicas:

CD-ROM

Anderson AC, Poulsen KB. Anderson´s electronic atlas of hematology (CD-ROM), Philadelphia: Lippincott, Williams &Wilkins; 2002.

Artículo de revista en Internet

Abood S. Quality improvement initiative in nursing homes: the ANA acts in an advisory role. Am J Nurs [serie en Internet]. 2002 jun [citado 12 de agosto de 2002];102(6). Disponible en: http://www.nursinworld.org/AJN/2002/june/Wawatch,htm

Monografía en Internet

Foley KM, Gelban H, editors. Improving palliative care for cancer [monografía en Internet], Washington: National Academy Press; 2001 [citado 9 de julio de 2002]. Disponible en:   http://www.nap.edu/books/0309074029/html/

Página principal de un sitio web

Cancer-pain.org [homepage en Internet]. New York: Association of Cancer Resources, Inc; c2000-01; actualizado 16 de mayo [citado 19 de julio de 2002]. Disponible en: http://www.cancer-pain.org/

Página web en un sitio web

American Medical Association [homepage en Internet], Chicago: The Association: c1995-2002; actualizado 23 de agosto de 2001 [citado 12 de agosto de 2002). AMA Office of Group Practice Liaison. Disponible en:                                                  http://www.amaassn.org/ama/pub/category/1736htm

Trabajos no publicados:

En prensa. (Se prefiere el término ‘’De próxima aparición’’ (Forthcoming) en lugar de ‘’En prensa’’ (In Press) porque no todos los artículos serán impresos)

Tian D, Araki H, Stahl E, Bergelson J, Kreitman M. Signature of balancing selection in Arabidopsis. Proc  Natl  Acad  Sci USA. Forthcoming 2002.

Tablas, modelos y  anexos:

Se presentarán en hojas aparte, en forma vertical, numeradas consecutivamente y mencionadas en el texto. Las tablas se ajustarán al formato de la publicación y la Editorial Ciencias Médicas podrá modificarlas si estas presentaran dificultades técnicas. Deben presentarse en forma tabulada (cada dato en una celda).

Figuras:

Las fotografías, gráficos, dibujos, esquemas, mapas, salidas de computadoras, otras representaciones gráficas y fórmulas no lineales, se  denominarán figuras, y tendrán numeración arábiga consecutiva. Las figuras deben ser originales. En caso de utilizar alguna imagen de otra publicación, el autor deberá solicitar los permisos correspondientes de la editorial propietaria de las imágenes y consignar la fuente. Los gráficos se utilizarán como una alternativa a las tablas, y nunca duplicar la información en tablas y gráficos. Las imágenes de las figuras se entregarán en los formatos JPG  y GIF. Las figuras deben tener una resolución mínima de 300 dpi. Los gráficos y esquemas deberán presentarse en un formato editable. Todos deberán tener la calidad adecuada, y no deberán superar los 800 píxeles de ancho. Si alguna de las fotografías  identifica al paciente, tiene que tener consentimiento  informado de los padres. Si  el paciente tiene más de 17 años debe aparecer el  consentimiento informado del paciente. Los pies de las figuras se confeccionarán en página aparte a 2 espacios.

SISTEMA DE EVALUACIÓN

Todos los artículos se someten a un proceso de evaluación por  pares  a  ciegas. Los autores desconocen quiénes evalúan sus  trabajos Sin embargo los revisores conocen la identidad de los autores.

Se realiza la revisión de todos los trabajos que se han aceptado por el Comité Editorial. Cada artículo se somete a la consideración de dos especialistas con amplia experiencia en el contenido de los artículos. Cuando ambos especialistas difieren en sus criterios, se busca la opinión de un tercero, para elaborar un veredicto final de aceptación o rechazo del trabajo. No obstante, la decisión final de la publicación del artículo corresponde al Comité  Editorial, independientemente de la decisión de los árbitros.

El proceso de evaluación no  excederá los 90 días hábiles. En este plazo los autores serán informados sobre la decisión editorial.

CRITERIOS PARA LA  AUTORÍA

El Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas recomienda los siguientes criterios para la autoría:

  • Las aportaciones importantes a la idea y diseño del estudio, o a la recogida de datos, o al análisis e interpretación de datos.
  • La redacción del borrador del artículo, o la revisión crítica de su contenido intelectual sustancial.
  • La aprobación final de la versión que va a publicarse.

CONSIDERACIONES  ÉTICAS

Las investigaciones  que se presenten deberán cumplir con todas las declaraciones éticas para los estudios en humanos (Declaración de Helsinki)  http://bvs.sld.cu/revistas/recursos/helsinki.pdf

Se debe  manifestar en  el epígrafe de  Métodos que el protocolo de investigación y  el consentimiento  informado fueron  aprobados por el correspondiente Comité de Ética de su centro hospitalario.

CONFLICTO DE INTERESES

Los autores deberán declarar, de forma obligatoria, la presencia o no de conflictos de intereses en relación con la investigación presentada.

DERECHOS DE AUTOR

Esta revista está disponible en Acceso  Abierto sin restricciones, dando cumplimiento a la política internacional sobre el acceso abierto a la información. Los criterios que aquí se exponen pueden ser utilizados sin fines comerciales, siempre y cuando se haga referencia a la fuente primaria.

ENVÍO DE LOS ARTÍCULOS

El envío de documentos debe hacerse a través del Sistema de Gestión Editorial de la revista en:

http://www.revpediatria.sld.cu/index.php/ped/about/submissions#onlineSubmissions

ACLARACIÓN FINAL:

Los trabajos que no se ajusten a estas Instrucciones, se devolverán a los autores. Los aceptados se procesarán según las normas establecidas por la Editorial Ciencias Médicas. Para facilitar la elaboración de los artículos, se orienta a los autores consultar  los requisitos uniformes antes señalados. Para su reproducción total o parcial deberá mencionarse la revista de origen y enviar 2 ejemplares a nuestra redacción.

Lista preliminar para la preparación de envíos

Como parte del proceso de envíos, los autores/as están obligados a comprobar que su envío cumpla todos los elementos que se muestran a continuación. Se devolverán a los autores/as aquellos envíos que no cumplan estas directrices.

  1. El envío no ha sido publicado previamente ni se ha sometido a consideración por ninguna otra revista (o se ha proporcionado una explicación al respecto en los Comentarios al editor/a).
  2. El archivo de envío está en formato OpenOffice, Microsoft Word, RTF o WordPerfect.
  3. Siempre que sea posible, se proporcionan direcciones URL para las referencias.
  4. El texto tiene un interlineado sencillo, un tamaño fuente de 12 puntos, se utiliza cursiva en lugar de subrayado (excepto en las direcciones URL), y todas las ilustraciones, figuras y tablas se encuentran colocadas en los lugares del texto apropiados, en vez de al final.
  5. El texto reúne las condiciones estilísticas y bibliográficas incluidas en Pautas para el autor/a, en Acerca de la revista.
  6. En el caso de enviar el texto a la sección de evaluación por pares, se siguen las instrucciones incluidas en Asegurar una evaluación anónima.

Declaración de privacidad

Los nombres y las direcciones de correo electrónico introducidos en esta revista se usarán exclusivamente para los fines establecidos en ella y no se proporcionarán a terceros o para su uso con otros fines.

Señales de advertencia de acoso escolar

Filed under: bullying,Para estudiantes,Para la familia — julio 12th, 2019 — 10:15 — prevemi

Señal de coso escolarExisten numerosas señales de alerta que pueden indicar que alguien se encuentra involucrado en una situación de acoso escolar, ya sea como acosador o como acosado.

Reconocer las señales de alerta es un primer paso importante para actuar contra el acoso escolar. No todos los niños que son acosados o que acosan a otros piden ayuda.

Es importante hablar con los niños que evidencian señales de ser acosados o de acosar a otros. Estas señales de alerta también pueden poner de manifiesto otros problemas, como la depresión o el abuso de sustancias. Hablar con el niño puede ayudar a identificar la raíz del problema.

Señales de que un niño está siendo acosado
Señales de que el niño está acosando a otros
¿Por qué no piden ayuda los niños?

Señales de que un niño está siendo acosado:

Busque cambios en el niño. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que no todos los niños que son acosados manifiestan señales de alerta.

Algunas señales que indican que hay un problema de acoso:

Lesiones inexplicables
Pérdida o rotura de ropa, libros, dispositivos electrónicos o joyas
Dolores de cabeza o estómago frecuentes, sensación de malestar o simulación de enfermedad
Cambios en los hábitos alimentarios, como saltarse horarios de comidas o atracarse. Los niños pueden llegar de la escuela con hambre porque no almorzaron.
Dificultad para conciliar el sueño o pesadillas frecuentes
Calificaciones bajas, pérdida de interés en las tareas escolares, o el niño se niega a ir a la escuela
Pérdida repentina de amigos o deseo de evitar situaciones sociales
Sentimientos de impotencia o disminución de la autoestima
Comportamiento autodestructivo como escaparse del hogar, autoinfligirse heridas o hablar de suicidio

Si conoce a alguien muy angustiado o en peligro, no ignore el problema. Busque ayuda cuanto antes.

Señales de que el niño está acosando a otros

Los niños pueden estar acosando a otros en los siguientes casos:

Cuando se involucran en agresiones físicas o verbales
Tienen amigos que acosan a otros
Son cada vez más agresivos
Son enviados con frecuencia a la dirección o a detención
No pueden explicar cómo obtuvieron dinero adicional o pertenencias nuevas
Culpan a otros de sus problemas
No asumen responsabilidad por sus actos
Son competitivos y se preocupan por su reputación y popularidad

¿Por qué no piden ayuda los niños?

Las estadísticas del Suplemento de delitos escolares 2008-2009 mostraron que un adulto es notificado solo en un tercio de los casos de acoso. Los niños no hablan con los adultos por varias razones:

El acoso escolar genera en el niño una sensación de impotencia. Los niños quieren manejar la situación por su cuenta para sentirse nuevamente en control. Es posible que teman ser vistos como débiles o chismosos.
Los niños pueden temer una represalia de parte del acosador.
El acoso escolar puede ser una experiencia humillante. Es posible que los niños no quieran que los adultos sepan qué se dice de ellos, sea verdadero o falso. Temen que los adultos los juzguen o los castiguen por ser débiles.
Los niños víctimas de acoso se sienten aislados socialmente. Es posible que sientan que no les importan a nadie o que nadie podría comprenderlos.
Los niños tienen miedo de ser rechazados por sus pares. Los amigos pueden ayudar a proteger a los niños del acoso y es posible que los niños tengan miedo de perder su protección.

Obtenido del sitio: stopbulliyng.gov, disponible en: http://espanol.stopbullying.gov/en-riesgo/se%C3%B1ales-de-advertencia/rr9/%C3%ADndice.html

Adolescentes y estrés: ¿Quién tiene tiempo para eso?

Filed under: adolescencia,Para la familia — junio 28th, 2019 — 1:54 — prevemi

castigo_fisicoEl estrés es una reacción normal para la gente de todas las edades. La causa del estrés es el instinto que su cuerpo tiene para protegerse de la presión emocional o física o en situaciones extremas de peligro.

En el documento siguiente puede encontrar más detalles:
Adolescentes y estrés: ¿Quién tiene tiempo para eso? Es un documento en formato PDF y pesa 44 KB.

Nota: imagen obtenida de Internet.

Necesidades educativas sobre infecciones de transmisión sexual en adolescentes de La Habana Vieja, Cuba

Filed under: Publicaciones nacionales — junio 15th, 2019 — 11:57 — prevemi

A nivel mundial, las tasas más elevadas de infecciones de transmisión sexual (ITS) se reportan entre 20 y 24 años de edad, seguidos por los adolescentes entre 15 y 19 años. Se estima que el 28 % de las adolescentes son positivos a una ITS y que una de cada tres mujeres, con vida sexual activa menor de 20 años, tiene una infección genital por el virus del papiloma humano (VPH). Las adolescentes constituyen el 50 % de todas las mujeres portadoras de infecciones genitales herpéticas. Continue Reading »

12 de junio: Día Mundial contra el Trabajo Infantil

Filed under: efemerides — junio 12th, 2019 — 13:34 — prevemi

trabajo_infantil

La Conferencia de Ámsterdam de 1997 sobre la lucha contra las formas más intolerables del trabajo infantil y la Conferencia Internacional de Oslo sobre el Trabajo Infantil de 1997, señalaron la atención a la urgente necesidad de una acción mundial concertada para poner fin al trabajo infantil, al instar a que se amplíe la recopilación de información, estadísticas e investigación empírica que ayudaría a informar esta acción.

En el mundo, un gran número de niños están involucrados en trabajo doméstico remunerado o no remunerado en el hogar de un tercero o empleador. Estos niños son particularmente vulnerables a la explotación. El trabajo que realizan a menudo está oculto a los ojos del público, ya que estos niños puede que se encuentren aislados o trabajen muy lejos del hogar familiar. Las historias de abuso de niños involucrados en trabajo doméstico son muy comunes. En el Día mundial contra el trabajo infantil de 2013 se hace un llamamiento en favor de:

— la realización de reformas legislativas y la aplicación de políticas que garanticen la eliminación del trabajo infantil en el trabajo doméstico, y el establecimiento de condiciones de trabajo decente, así como la protección adecuada para los jóvenes trabajadores domésticos por encima de la edad mínima legal de admisión al empleo.
— la ratificación por los Estados Miembros del Convenio de la OIT núm. 189 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos y su aplicación junto con los Convenios relativos al trabajo infantil (Convenio núm. 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo y el Convenio núm. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil).
— la toma de medidas para promover el movimiento mundial contra el trabajo infantil y fortalecer la capacidad de las organizaciones de trabajadoras y trabajadores domésticos para abordar la cuestión del trabajo infantil.

Obtenido del sitio de las Naciones Unidas, disponible en: http://www.un.org/es/events/childlabourday/

Nota: imagen obtenida del mismo sitio.

¿Disciplina o castigo?

Filed under: adolescencia,para conocer sobre,Para la familia,violencia — junio 12th, 2019 — 0:32 — prevemi

La disciplina en los niños implica impartirles formación y ayudarlos a desarrollar un criterio. El siguiente documento orienta sobre la disciplina y lo que se considera castigo: Disciplina o castigo.

Puede ampliar con la lectura de otro documento sobre el tema, titulado: Castigo sí o no, de la Dra. Esther Martínez García.

Consecuencias del divorcio-separación en niños de edad escolar y actitudes asumidas por los padres

Filed under: Publicaciones nacionales — mayo 30th, 2019 — 7:48 — prevemi

RESUMEN
Introducción: el divorcio o separación de la pareja es un acontecimiento negativo que afecta en mayor medida a los hijos de la pareja y en los cuales pueden aparecer afectaciones en el área emocional, escolar, social y familiar.
Objetivo: identificar los síntomas y signos psicológicos en niños de edad escolar relacionados con el divorcio-separación de los padres. Identificar los factores o acontecimientos potencialmente patógenos que aparecen posterior al divorcio separación y explorar las actitudes asumidas por los cuidadores primarios posteriores a este evento.
Métodos: se realizó un estudio descriptivo-exploratorio en el período de noviembre del 2013 a marzo del 2014 en un área de salud del municipio de San Miguel del Padrón. La muestra quedó conformada por 16 escolares del 2do ciclo. Se utilizaron diversos instrumentos psicológicos aplicados a los niños, como la entrevista, el dibujo libre, test de la familia, entre otros. También se trabajó con los cuidadores primarios y las maestras de los niños.
Resultados: se constató la presencia de afectaciones en los escolares de 9 a 12 años en el área emocional, en la escolar y en las relaciones sociales y conductual asociadas a esta. Se identificaron factores y acontecimientos potencialmente patógenos posterior al divorcio-separación, tales como: pareja post-conyugal, familia reconstituida, cambio de residencia, escuela y amigos, pérdida de poder adquisitivo, etc.
Conclusiones: los síntomas y signos más significativos identificados en los niños estudiados y relacionados con el divorcio o separación de los padres fueron: ansiedad, tristeza, irritabilidad, angustia, así como dificultades en la atención, bajo índice académico, dificultades en las relaciones con los coetáneos y adultos, intranquilidad, agresividad, pérdida de apetito y dificultades en el sueño, así como cefaleas, náuseas y vómitos recurrentes. Los factores o acontecimientos potencialmente patógenos fueron: pareja post-conyugal, familia reconstituida, cambio de residencia, escuela y amigos, pérdida de poder adquisitivo, convivencia forzada con miembros de la familia de alguno de los padres y disminución de la acción del padre con el que no conviven en la mayoría de los escolares estudiados.

Palabras clave: divorcio-separación; actitudes; afectaciones psicológicas; Cuba.

Autores:  Carmen Susana Nuñez Mederos, Caridad Pérez Cernuda, Marta Castro Peraza

Leer el artículo completo en: http://www.revmgi.sld.cu/index.php/mgi/article/view/480/148

Para educar la sexualidad de las y los adolescentes

Filed under: adolescencia,Para la familia — mayo 29th, 2019 — 15:56 — prevemi

A lo largo de los siglos nuestra sexualidad ha sido formada en la cultura del NO, la prohibición, la represión, el miedo, el silencio, los sermones moralizantes y la incomunicación. Tradicionalmente la han rodeado de un halo de perniciosidad, culpabilidad represión y rechazo. Si estos criterios han sido profusamente aplicados a adultos de las más diversas edades, cómo será su práctica en niños, niñas y adolescentes.

Por: Aloyma Ravelo

Durante los siglos XVIII y el XIX, particularmente, se desató en el mundo occidental, liderado por la iglesia católica y algunos sectores moralizantes una verdadera cacería de brujas contra la sexualidad adolescente. Sanciones, castigos, represiones dirigidas a evitar la “degeneración” física y mental producida por sus inquietudes sexuales o peor aún por las prácticas eróticas solitarias o de pareja.

Solo basta recordar los criterios de muchos médicos que bajo la influencia de Krafft Ebing, aún a inicios de este siglo, recomendaban como tratamiento a estos “trastornos” someter los genitales de los adolescentes “desviados” al contacto con metales candentes u otras prácticas iatrogénicas.

Naturalmente que en la actualidad, en los inicios del tercer milenio, estas prácticas obsoletas parecen monstruosas y absurdas. En general, los criterios educativos se han flexibilizado, pero aún la educación de la sexualidad de niños y niñas y de los y las adolescentes continúa adoleciendo de graves deficiencias al mantenerse con un carácter sexista, estandarizada, despersonalizada y cargada de mitos y tabúes. Educación que le niega al adolescente la posibilidad de madurar en esta y otras esferas con un lenguaje y modo de expresión propios, particulares, en correspondencia con sus potencialidades, necesidades y aspiraciones individuales.

Esta forma de educación al negar la singularidad de cada adolescente, lo obliga a reproducir fielmente los modelos estandarizados, polarizados y contrapuestos que sobre lo femenino y lo masculino establece y dicta la sociedad patriarcal.

Tales patrones estipulan para el varón un conjunto de rasgos y modos de comportamientos que tratan de hacer de él un ser arrojado, decidido, independiente, experto en sexo y amores, del quien se espera, como prueba de hombría y virilidad, la iniciación temprana y rica en experiencias en estas esferas.

En cuanto a la muchacha, el modelo aspirado y rigurosamente evaluado es totalmente lo contrario. De ella se aguarda que sea dócil, paciente, pasiva, dependiente y sobre todo lo más casta posible, por lo que debe reprimir al máximo sus naturales deseos y necesidades sexuales hasta la etapa en que esté próxima o en los marcos del matrimonio. La sexualidad de la adolescente es refrenada y enmascarada por todo tipo de regulaciones derivadas de la doble moral, extremadamente restrictiva para ella y muy permisiva para el varón.

Los adultos les negamos, especialmente a las del sexo femenino, las vías de información; a los varones, los valores, los modos de conductas alternativos, cargados del afecto y comprensión que ellos necesitan. Con frecuencia, lejos de ponernos en su lugar, de tratar de comprender sus transformaciones y las angustias, incertidumbres e inseguridades derivadas del proceso del crecer, consciente o inconscientemente, tratamos de que sean el espejo en el que se reflejen nuestros propios tabúes, prejuicios y conflictos.

El criterio educativo fundamental, a partir del cual pensamos que vamos a conducir por el buen camino la sexualidad de nuestros chicos y chicas, es a través de una combinación del silencio con las sanciones y prohibiciones moralizantes que supuestamente los preservará de los problemas y trastornos de la sexualidad.

Tal y como demuestran infinidad de estudios, estos métodos, utilizados prolijamente desde las edades tempranas y en particular en la adolescencia, dada la necesidad de autodeterminación, actúan como un “reforzamiento negativo”, una vía que despierta aún más la necesidad de conocer, vivenciar y experimentar aquello que adquiere el carácter de “oculto” y “prohibido”.

Los métodos coercitivos se convierten en un incentivo, que además de exacerbar su natural curiosidad dirigida a esta esfera, los motiva a la búsqueda de la información y los valores, indispensables para su maduración psicosexual, con sus coetáneos o con adultos no siempre bien intencionados o preparados al respecto.

Los mayores, queramos o no, somos los artesanos que esculpimos en la materia prima que aporta individualmente cada adolescente, según sus propios espacios vitales, esa importante y hermosa manifestación de su personalidad que es la sexualidad.

¿Cómo hacerlo? ¿Qué esperan de nosotros los adolescentes en lo referente a su crecimiento sexual? ¿Cómo evitarles riesgos y trastornos innecesarios? ¿Qué hacer para garantizar la salud sexual y reproductiva y la calidad de vida de los adolescentes? Preguntas que numerosos padres y madres nos hemos hecho más de una vez.

La Dra. Alicia González, de larga experiencia en la Pedagogía, refiere que, ante todo, es importante tener muy presente que la preparación para la vida sexual, de pareja, familiar y reproductiva del ser humano y, en particular del adolescente, comienza con la vida, en las edades más tempranas, con los saberes, los valores, los modelos conductuales que la familia y los adultos en general les trasmitimos a diario en el proceso de socialización.

La sexualidad, como toda manifestación vital, tiene un conjunto de expresiones biológicas espontáneas, pero ellas por sí solas no determinan las transformaciones psicosexuales y sociales del ser humano en cada etapa, estas tienen un fundamento esencial en los procesos de aprendizaje que impulsan el crecimiento, desarrollo y la maduración de la sexualidad y de la personalidad total.

Por ello, recomienda que el ser humano aprenda desde las más tiernas edades a ser sexuado, a convertirse en un individuo masculino o femenino plenamente identificado con su cuerpo sexuado, que transitará a partir del nacimiento y hasta su muerte, por diversos estadios, en cada uno de los que vivenciará y expresará, de una manera u otra, necesidades, motivaciones, intereses sexuales, que se manifestarán a través de determinadas conductas que deben ser comprendidas y orientadas de forma efectiva por las personas encargadas de su educación.

Desde las edades enmarcadas en el período escolar aparecen las motivaciones e intereses referidas a los cambios puberales y a las propias transformaciones psicológicas y sociales de la adolescencia. Luego sería en extremo tardío esperar al arribo de estos cambios para iniciar la preparación correspondiente. Los educadores, padres y madres, maestros y maestras y adultos en general, están en el deber de documentarse para comenzar la orientación temprana de las chicas y chicos, desde la primera infancia y en especial desde las etapas preadolescentes.

No se trata de dictar lecciones desde la distancia de los juicios, los valores y la experiencia personal (casi siempre permeada de prejuicios, tabúes y estereotipos), derivada en la mayoría de los casos de lo vivido en aquellas etapas pasadas de nuestra propia adolescencia, y que por la evolución de los tiempos o la propia modificación del contexto, no siempre son aplicables de manera efectiva a la nueva situación vital de nuestros hijos e hijas, alumnos y alumnas.

Los mayores incuestionablemente constituimos la guía —especifica— la fuente fundamental de orientación de los adolescentes, los máximos responsables de trasmitirles el más rico y amplio caudal de experiencias que propicie la satisfacción de sus intereses, necesidades, motivaciones, que los prepare para enfrentar y resolver las problemáticas, los retos, desafíos y los obstáculos que se les presenten. Sin embargo, no se trata de dictarles mecánica y autoritariamente nuestros “modos de ser y hacer”, de esquematizar, según modelos sociales estandarizados, las formas en que deben regir y proyectar su vida sexual. Por el contrario, se trata de brindarles todas las alternativas, las opciones de vida en las que, cada uno de ellas y ellos, pueda verse reflejado y encuentre los sentidos personales que se vinculen con los motivos en los que se sustentan sus proyecciones y aspiraciones sexuales y personales en general.

La manera de garantizar que sean protegidos de los trastornos de la sexualidad es ofrecerles conocimientos sobre salud sexual y reproductiva y resguardar su calidad de vida que solo se logra mediante un proceso educativo, formador de saberes, normas, valores, actitudes, modos de comportamientos, que les permitan aprender a decidir y autodeterminar por sí mismos o por sí mismas, los límites de su sexualidad, las formas particulares de vivenciarla y expresarla, de autodefinir qué es lo factible, positivo que les permita crecer de manera plena, feliz y responsable y hacer crecer a los que les rodean. Esto se logra a través de una educación sexual que potencie aquellas manifestaciones que enriquezcan todas las esferas de su vida personal y social, sin dañar la ajena.

Sólo un proceso de educación sexual participativo que los involucre en su propia formación y desarrollo, que los capacite para elegir protagónicamente y tomar progresivamente —en la medida en que logra la madurez para ello— las riendas de su vida, con una profunda conciencia crítica de la trascendencia de sus actos. En fin, prepararlos para que sean capaces de ejercer su derecho a la libertad de elección de formar sus propios proyectos de vida, sin perder de vista la responsabilidad que conllevan, ante sí mismos y los demás, sus actos y decisiones.

Una nueva forma de educación de la sexualidad de los adolescentes, con un enfoque alternativo y participativo, se sustenta en los más altos niveles de confianza, comunicación, respeto mutuo entre ellos y los educadores, quienes para lograrlo, olvidarán los métodos y estilos sobreprotectores, autoritarios, represivos, plenos de coacciones, sustentados en los temores y la inseguridad ante los “peligros” de la sexualidad.

También se evitarán los dobles mensajes y la tendencia a expresar determinados valores y representaciones, a veces incluso, muy modernos y avanzados, mientras que las conductas y expresiones cotidianas demuestran todo lo contrario de lo que se verbaliza. La fuerza de lo que hacemos se multiplica cientos de veces con relación a lo que decimos, por mucho que nos empecinemos en repetirlo.

Nuestra asesora tiene el criterio de que la educación de la sexualidad, comienza con la sensibilización de los propios educadores y educadoras, en la interiorización de la necesidad de prepararlos con efectividad para enfrentar cada vez de manera más independiente esta trascendental área de su vida. Pero por otra parte, es fundamental que, ante todo, cada educador se haga un proceso de autoreflexión profundo que le permita penetrar en las intimidades de su propia sexualidad, acceder y comprender sus necesidades y tendencias positivas y negativas, controlar sus debilidades (romper estereotipos, mitos, tabúes y prejuicios) y potenciar sus cualidades y virtudes que serán la riqueza que deberán trasmitir con su mejor ejemplo al educando en cuestión.

El proceso de dirección del desarrollo sexual de nuestros niños, niñas y adolescentes comienza sólo cuando los mayores estemos listos para crecer nosotros mismos en el sentido de penetrar, controlar y superar nuestras deficiencias y limitaciones, nuestros conflictos y contradicciones. Sólo entonces estaremos en condiciones de convertirnos en verdaderos y eficientes educadores y orientadores sexuales.

Obtenido de http://www.sld.cu/saludvida/jovenes/temas.php?idv=6207

¿Cuándo las fracturas son un indicio de abuso infantil?

Filed under: Tema de actualización — mayo 18th, 2019 — 0:44 — prevemi

“Los médicos siempre deberían tener en cuenta la posibilidad de que una fractura haya ocurrido por abuso infantil”.

NUEVA YORK (Reuters Health) – Ciertas características de las fracturas infantiles despiertan la sospecha de que existió un abuso físico, según revelan las nuevas guías de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por su sigla en inglés).

“Cualquier lesión infantil, incluidas las fracturas, puede ser la consecuencia del abuso infantil, sin importar la etnia o las circunstancias socioeconómicas de los niños”, dijo por correo electrónico la doctora Emalee G. Flaherty, del Hospital de Niños Lurie, Chicago.

“Los médicos siempre deberían tener en cuenta la posibilidad de que una fractura haya ocurrido por abuso infantil”, agregó.

“Una historia clínica completa sobre la lesión, un examen físico y una evaluación cuidadosos, la comprensión del mecanismo de cierta fractura y la existencia de otras lesiones ayudarán a los médicos y otros especialistas a reconocer este peligro oculto”, resumió Flaherty.

La doctora también es miembro de la Comisión de Abuso y Abandono Infantil de la AAP y revisó las últimas evidencias sobre los mecanismos de las fracturas y las enfermedades que predisponen a las fracturas en los bebés y los niños.

Las fracturas más típicas del abuso infantil son:

Lesiones metafisarias en los huesos largos

Quebraduras de costillas (en especial, las posteromediales).

Fracturas escapulares

De las apófisis espinosas

Del esternón

Otras características que deben generar sospechas son:

* Ausencia de lesiones previas

* Antecedentes inverosímiles de lesiones

* Relatos inconsistentes o variables de los cuidadores

* Fractura en un niño que no camina

* Fracturas múltiples

* Fracturas con distinta antigüedad

* Otras lesiones sospechosas de abuso infantil

* Retraso en la consulta por una lesión

Por otro lado, también existen enfermedades que aumentan el riesgo de fracturas entre los niños, como la osteogénesis imperfecta, el parto prematuro, raquitismo por deficiencia de vitamina D, osteomielitis, desmineralización por desuso, déficit de cobre y enfermedad de Menkes, entre otras.

Pero Flaherty aclaró que se tratan de “causas muy raras de fractura en un bebé o un niño sin otros problemas”.

A los menores de dos años (y algunos de entre dos y cinco años) con fracturas sospechosas de abuso se les debería realizar una radiografía del esqueleto con las recomendaciones del Colegio Estadounidense de Radiología.

En los menores de un año con fracturas sospechosas deberían hacerse también estudios por imágenes del cráneo y el cerebro porque las lesiones en la cabeza suelen estar ocultas.

Las nuevas recomendaciones aconsejan también evaluar por maltrato a los hermanos y otros integrantes jóvenes de la familia de los niños víctimas de abuso físico y les recuerdan a los médicos y otros profesionales de la salud de todos los estados y territorios estadounidenses que tienen la obligación de notificar toda sospecha de abuso infantil.

La doctora Jeannette M. Perez-Rossello, radióloga pediátrica de la Facultad de Medicina de Harvard, Boston, Massachusetts, también participó de la elaboración de las recomendaciones y dijo por correo electrónico que “las fracturas son uno de los indicadores más sólidos de que existió abuso infantil.

Los radiólogos pediátricos tienen un papel clave en la identificación de las lesiones esqueléticas específicas del abuso, como las fracturas de costillas y las lesiones metafisarias clásicas”.

Obtenido de Intramed.net, en: http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=82856

Nota: imagen obtenida del mismo sitio.

2014.

Funcionamiento familiar e intento suicida en escolares

Filed under: Publicaciones nacionales — mayo 16th, 2019 — 7:34 — prevemi

Funcionamiento familiar e intento suicida en escolares
La conducta suicida ha sido abordada en Cuba, desde estudios que describen principalmente las características epidemiológicas de adolescentes con intento suicida y sin profundizar en otras perspectivas que contribuirían a una prevención más eficiente.

RESUMEN
Introducción: la conducta suicida ha sido abordada en Cuba, desde estudios que describen principalmente las características epidemiológicas de adolescentes con intento suicida y sin profundizar en otras perspectivas que contribuirían a una prevención más eficiente.
Objetivo: caracterizar el funcionamiento de las familias de escolares con intento suicida.
Métodos: con enfoque de investigación cualitativo, se realizó un estudio de caso múltiple, exploratorio y descriptivo. Se seleccionaron 8 familias de escolares atendidos por intento suicida en el Policlínico Universitario “Marta Abreu”, de la ciudad de Santa Clara. Las técnicas utilizadas fueron: revisión de historias clínicas, entrevistas, completamiento de frases, historietas gráficas, dibujo de tema sugerido, cuestionario sobre violencia intrafamiliar, test de funcionamiento familiar FF-SIL. Los datos se procesaron mediante análisis de contenidos y procedimientos de triangulación de información cualitativa, como matrices de datos, análisis temáticos y diagramas categoriales de relación.
Resultados: los métodos empleados en los intentos suicidas fueron mayormente ingestión de medicamentos, considerados moderadamente graves y riesgosamente letales. Los factores desencadenantes de los intentos se relacionaron directamente con la presencia de maltrato infantil intrafamiliar. En las familias existió un predominio de procedencia rural o suburbana, con estructuras generalmente nucleares. Se constató una disfuncionalidad, caracterizada por dificultades en el mantenimiento de procesos básicos de la dinámica familiar, que se traducen en incumplimiento de funciones específicas como las de crianza y socialización.
Conclusiones: en las ocho familias había disfuncionalidad, por dificultades en el cumplimiento de la función educativa y la inadaptabilidad ante crisis paranormativas.

Palabras clave: conducta suicida en escolares; intento suicida; funcionamiento familiar; maltrato infantil.

Autores: Reinier Martin González, Laidy Martínez García, Dunia Mercedes Ferrer Lozano

Leer el artículo en: http://www.revmgi.sld.cu/index.php/mgi/article/view/345/147

El maltrato entre pares o “bullying”

El maltrato entre pares o “bullying”

Bullying

El maltrato entre pares o “bullying” en inglés es una realidad que ha existido en los colegios o escuelas desde siempre y se ha considerado un proceso normal dentro de una cultura del silencio que ayuda a su perpetuación.

Les proponemos ampliar sobre este tema de maltrato infantil a través de un fragmento del artículo titulado: Maltrato entre pares o bullying.

Older Posts »