Introducción

La hematología es la rama de la medicina encargada del estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del sistema hematopoyético. Existen numerosas investigaciones del laboratorio para el diagnóstico de las patologías hematológicas, uqe incluyen desde técnicas sencillas manuales hasta las que se realizan de forma automatizada, las que se encuentran en constante desarrollo.  La aplicación correcta de cada una de ellas es imprescindible para el cumplimiento de las Buenas Prácticas de Laboratorio, todo lo cual permite el diagnótico de los pacientes de una forma rápida, eficaz y con las menores molestias para el mismo.

El laboratorio juega un rol funcamental en el estudio del Síndrome anémico, el cual se produce cuando existe una disminución de la concentración de la hemoglobina y del volumen de eritrocitos por debajo de los límites considerados como normales, según el sexo, la edad, la altitud y el lugar de residencia. Para la clasificación de la anemia se utilizan parámetros cinéticos y morfológicos, siendo el volumen corpuscular medio (VCM) de gran utilidad para realizar una estrategia diagnóstica a través de diferentes algoritmos que conducen a la realización de otros estudios como el conteo de reticulocitos y la electroforesis de hemoglobina, que permiten orientación etiológica precisa. Además con el exámen de la lámina periférica se pueden conocer las alteraciones cuantitativas ó cualitativas de un gran número de procesos patológicos congénitos o adquiridos.

En las neoplasias del tejido hematopoyético se incluye un conjunto de hematopatías de  naturaleza clonal en cuya etiología, se invocan factores genéticos, físicos y químicos. Las manifestaciones clínicas están relacionadas con el grado de afectación de las tres líneas hematopoyéticas; la invasión de estructuras extramedulares (ganglio, hígado, bazo) y de órganos no hematopoyéticos. Se clasifican según grupos de expertos los cuales han tenido en cuenta criterios morfológicos, citoquímicos, inmunológicos y los avances en la citogenética y biología molecular, los que permiten realizar el diagnótico y establecer los factores pronósticos en cada patología.

con un alto nivel de seguridad y confiabilidad. para lograrlo es necesario cumplir con todas las fases del control de calidad en cada departamento e institución. sin duda el surgimiento de sistemas analíoticos automatizados, en los cules el instrumento, su funcionamiento y los reactivos constituyen una unidad funcional, ha contribuido al mejoramiento continuo de la calidad de los resultados, pero este desarrollo tecnológico tendrá que ser enfrentado por todos los estudiantes y profesionales de la especialidad, los cuales tienen la responsabilidad de prepararse para ello, realizando un trabajo con excelencia dentro y fuera de nuestro país.

Deja un comentario

*