Tag Archive 'Prosper Ménière'

Miércoles 16 / febrero / 2011

Prosper Ménière (1799-1862)

Filed under: Otorrinos internacional — Oreste González Torres — febrero 16th, 2011 — 22:51

Prosper MénièreLas enfermedades del oído interno eran desconocidas hasta que Prosper Ménière en 1861 describió la enfermedad que tiene su nombre (Enfermedad de Ménière). Este logro innovador, sin embargo, no era apreciado completamente en el París de su tiempo. Siendo considerada incurable, la sordera no era campo a la moda de las investigaciones.

Prosper Menière nació en Angers, siendo el tercero de cuatro niños de un comerciante próspero. Entró en el Liceo en 1812, a los 13 años de edad. Allí se quedó durante cuatro años, coincidiendo con el periodo de decadencia y de Napoleón. Recibió una educación excelente, fundamentalmente en los clásicos y humanidades. En 1816 ingresó en el colegio secundario privado de medicina de la universidad de Angers. Fue excelente estudiante, ganó el premio anual en 1817 y 1818, y en 1819 comenzó estudios médicos en el Hôtel Dieu en París. Menière reveló la brillantez intelectual, recibiendo algunos premios a sus logros, siendo en 1826 medallista de oro. Reunía las condiciones necesarias en medicina en 1826, obtuvo su doctorado en 1828 y adquirió la cita prestigiosa pero nada envidiable como ayudante del famoso Baron Dupuytren. Adquirió una experiencia práctica inmensa, especialmente durante la crisis política de 1830, cuando cientos de alborotadores lastimados fueron admitidos en ese hospital. En 1832 fue nombrado “Jefe clínico” en la facultad recibiéndose como agregado bajo Chomel. En 1832, Ménière era presidente de los jurados de medicina, el equivalente de la junta de examen. Un año más tarde se hizo profesor agregado o adjunto, en la universidad de París. Ese año su vida tomó un giro inesperado, cuando fue nombrado por el gobierno para averiguar si Duchess de Berry estaba embarazada. Era la esposa del hijo de Duc de Berry asesinado por Charles X, quien tenía apoyo considerable para la toma de posesión de su propio hijo al trono. Méniére determinó que estaba embarazada, como resultado de un matrimonio secreto con un italiano, lo que disperso el apoyo popular. Méniére fue con ella a Nápoles. En 1834, fue nombrado Jefe de la clínica de Chomel, médico famoso y miembro de una academia.

En 1835 fue enviado por el gobierno a los departamentos de Aude y el Haute-Garonne para organizar la ayuda contra el cólera. Por este trabajo fue hecho caballero de la legión de honor. Si la pericia ginecológica de Ménière tuvo un negativo sobre la sucesión al trono francés, no lastimó su propia carrera profesional. En 1838, un año después del intento fallido de hacerse catedrático en medicina e higiene, Menière, con la recomendación de Mathéo-José-Bonaventure Orfila (1787-1853), Se hizo jefe de medicina en el “Institut des Sourds-Muets”, la institución imperial para sordomudos en París y comenzó los estudios por los que se hizo famoso. Éstos culminaron en su descripción clásica de la condición que tiene su nombre. Ménière basó sus observaciones en el vértigo laberíntico recurrente que publicó en 1861 sobre las conclusiones de Marie-Jean-Pierre Flourens (1794-1867) que en 1820, en los experimentos sobre aves, habían diferenciado las funciones auditiva y del equilibrio del oído interno, así como la función individualizada de los canales semicirculares. Frecuentó los círculos sociales, y entre sus amigos en círculos literarios, científicos y políticos se encontraban Víctor Hugo (1802 – 1885) y Honoré de Balzac (1799 – 1850). Ménière era la imagen grata en muchos de los salones más selectos. En 1838 se casó con Mademoiselle Becquerel, que estaba relacionada con Anton Becquerel, el descubridor de la radiactividad.

Ménière fue un elegante y escritor prolífico. El volumen absoluto de sus obras nos hace preguntarnos cómo encontró el tiempo para de hacer otras cosas. En 1861 su nombre aparece en la Gaceta médica no menos de once veces. Escribió temas diversos sobre poetas romanos y Cicero; en uno de ellos trataba el interés de Horatius  en encontrar una cura para su gota. En otro artículo Ménière retrata a un juez que es perjudicado por problemas auditivos. Ménière lo trató haciendo presión sobre el tímpano con una aguja dorada, mejorando su audición. Tal vez esto fue la primera referencia en la historia de una movilización del estribo en la otosclerosis. Tenía muchos talentos y recibió el reconocimiento como arqueólogo y botánico. Su interés en botánica era poderoso, y era un conocedor de orquídeas.

Menière murió en París de neumonía el 7 de febrero de 1862 a la edad de 63 años. Su hijo Emile Ménière, fue un otólogo que siguió sus pasos trabajando en el instituto para la sordera.

Fuentes:
1. Prosper Ménière. Who named it?. Disponible en: http://www.whonamedit.com/doctor.cfm/1859.html.

Comentarios desactivados