Nutrición e Higiene de Los Alimentos

22 abril 2011

Licenciatura en Nutrición

Filed under: docencia — nutricion @ 11:53

Licenciatura en Nutrición. Plan de organización del proceso docente.

En el curso 2002–2003 se decide iniciar en Cuba la Licenciatura en Tecnología de la Salud con un nuevo modelo pedagógico, formando parte de las formaciones académicas de nivel superior que en el campo de la salud se estudian, adscritas a las Universidades de Ciencias Médicas en el país. Concebida como carrera única, en los inicios esta licenciatura contaba dentro de sus perfiles con el de Nutrición y Dietética que tuvo un rediseño en el año 2006.

Sin embargo, en estos momentos se asume un nuevo diseño curricular sobre la base de la metodología orientada por el Ministerio de Educación Superior para esta generación de planes de estudio (Plan D).

Objetivos de la carrera

General
Ejecutar acciones de promoción, prevención y recuperación en salud relacionados con los problemas alimentarios y nutricionales de la población aplicando métodos científicos de trabajo con un enfoque lógico y dialéctico y tomando en consideración los aspectos económicos, con alto sentido de honestidad, responsabilidad y elevado compromiso social y político.

Habilidades del profesional

  • Evaluar el cumplimiento de los principios y normas de calidad e inocuidad de los alimentos en las instituciones, individuos, familia  y comunidad en condiciones normales y de contingencia, desde una posición ética y responsable.
  • Realizar acciones para el cuidado alimentario y nutricional en grupos especiales y en pacientes institucionalizados o no, siguiendo los principios éticos que caracterizan a los profesionales de la salud.
  • Evaluar la calidad de los procesos tecnológicos dirigidos a la alimentación y nutrición de los individuos sanos y/o enfermos aportando información confiable y oportuna para la intervención médica.
  • Realizar acciones que propicien su independencia cognoscitiva para la permanente actualización de los conocimientos y el desarrollo de habilidades pedagógicas para la formación y capacitación de recursos humanos en su área de desempeño.
  • Administrar procesos, recursos humanos, materiales y financieros según las políticas y normativas del estado para la instancia en que se desempeñan.
  • Aplicar el método científico a las problemáticas que se le presentan en el desempeño de sus funciones para el perfeccionamiento de los procesos en que participa.
  • Ejecutar acciones comunicativas de manera fluida, clara, precisa y respetuosa con los miembros de la comunidad sanos o enfermos, con el equipo de trabajo en su ejercicio profesional y en las actividades de formación profesional en que intervenga.
  • Utilizar de forma integrada, coherente y racional las tecnologías de la información y la comunicación para la búsqueda, procesamiento y análisis de  información procedente de fuentes diversas que propicien un efectivo intercambio de conocimiento y trabajo en red en el cumplimiento de las diferentes funciones profesionales.

Maestría de Nutrición en Salud Pública

Filed under: docencia — nutricion @ 11:49

El  Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos (INHA) es la sede de la Maestría de Nutrición en Salud Pública. Desde su inicio, en 1993, se han desarrollado 13 versiones y se han graduado 198 maestrantes, provenientes de todo el país. Actualmente se desarrolla la versión que comenzó en noviembre del 2009.

Consta con un total de 72 créditos y se desarrolla de manera semipresencial, una semana por mes, donde los maestrantes tendrán dos tareas especificas: la investigativa y la complementación teórica necesaria para la ejecución exitosa del trabajo investigativo que será el trabajo de terminación de maestría, incluido en el término de duración de la maestría.

El total de las 2772 horas de la misma están compartidas en 13 cursos.
1.    Bioestadística
2.    Información Científica
3.    Metodología de la Investigación
4.    Epidemiología de la Nutrición
5.    Bases Bioquímicas y Fisiológicas de la Nutrición
6.    Antropología Nutricional
7.    Ciencia de los Alimentos
8.    Dietología
9.    Educación Alimentaria
10.    Higiene de los Alimentos
11.    Nutrición Pública
12.    Clínica de la Nutrición
13.    Normalización

Al finalizar estos cursos, los maestrantes podrán profundizar según su perfil profesional en las áreas de Clínica de la Nutrición, Higiene de los Alimentos o Nutrición Pública. Esta actividad forma parte de la evaluación final.
La evaluación de cada curso se realizará mediante seminarios, discusiones de grupo, presentaciones de temas y pruebas escritas intermedias o finales.  El cursante tendrá que aprobar cada una de ellas lo que a su vez le permitirá aprobar el curso correspondiente. Solo aprobando los cursos se aceptará la ejecución del proyecto de investigación diseñado y cuya procedencia fue previamente establecida.  La calificación final de la maestría estará dada por la obtenida en cada una de las cursos donde será necesario obtener la calificación de excelente, bien o aprobado. En relación con el trabajo final se deberá obtener el 80 % del valor asignado a los aspectos que lo integran y la misma será en excelente, bien, aprobado o desaprobado.
Para consultas sobre la Maestría puede hacerlo a la dirección electrónica: maestria@inha.sld.cu

Comité Académico (integrantes)

  1.   DrC.    Armando Rodríguez Suárez      (Presidente)
  2.   DrC.    Leandro Rodríguez Vázquez
  3.   DrC.    Santa Jiménez Acosta
  4.   DrC.    María Elena Díaz
  5.   DrC.    Beatriz Basabe Tuero
  6.   DrC.    Blanca Terry Berro
  7.   DrC.    Manuel  Hernández Triana
  8.   DrC.    Consuelo Macías Matos
  9.   DrC.    José Carrera Vara
  10. Dr.       Moisés Hernández Fernández
  11. MsC.   Virginia Leyva
  12. Ing.     María Victoria Luna Martínez

 

Nota: Actualmente se encuentra en proceso de aprobación una nueva Maestría de Nutrición en Salud Pública. Tan pronto como sea aprobada saldrá a convocatoria la nueva versión. Fecha estimada: Septiembre 2012.

Diplomados

Filed under: docencia — nutricion @ 11:42

1. Diplomado de Nutrición Clínica

Profesora Principal del diplomado: Dra Georgina María Zayas Torriente.
Graduada en Medicina. Especialista en Primer Grado en Pediatría. Especialista Segundo Grado en Nutrición. Investigadora y Profesora Auxiliar. Máster en Nutrición en Salud Pública.

Email: georgina.zayas@infomed.sld.cu
Horas/Créditos: 1056/22
Modalidad: Semipresencial (1 semana al mes a tiempo completo)
Lugar: Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos
Fecha de inicio: 3ra semana de octubre: 17 de Octubre 2011
Fecha de terminación: 18 al 22 de junio 2012

  

2. Diplomado de Higiene de los Alimentos

Profesor Principal del Diplomado: DrC   José Carrera Vara.
Doctor en Ciencias Médicas. Msc. Salud Ambiental. Especialista en Higiene de los Alimentos. Profesor Titular. Investigador Auxiliar. Miembro del Comité Académico  y Claustro de Profesores del INHA e INHEM. Vicedirector de Higiene de los Alimentos.

Email: carrera@sinha.sld.cu
Horas/Créditos: 960/20
Modalidad: Semipresencial (1 semana al mes a tiempo completo)
Lugar: Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos
Fecha de inicio: 21 de noviembre 2011
Fecha de terminación: 25 al 29 de junio

 

3. Diplomado de Inocuidad y seguridad en el comercio

Profesor Principal del diplomado: Ing. María Victoria Luna Martínez.
Ingeniera agrónoma. Especialista en Normalización y Calidad, Centro Nacional de Educación en Normalización. Diplomado de Dirección en Salud. Profesora Instructora. Investigadora Titular. Jefe del Departamento Registro del INHA.

E-mail: mvictoria@sinha.sld.cu
Horas/Créditos: 864/18
Modalidad: Semipresencial (1 semana al mes a tiempo completo)
Lugar: Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos
Fecha de inicio: 6 de febrero 2012
Fecha terminación: 9 al 13 de Julio.

 

4. Diplomado de Nutrición en Atención Primaria de Salud.

Profesor principal del Diplomado: Moisés Hernández Fernández
Doctor en Medicina. Profesor Titular y Consultante.

Horas: 960
Créditos: 20
Modalidad: Semipresencial (1 semana al mes)
Lugar: Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos
Fecha de inicio: 14 de mayo 2012
Fecha de terminación: 14 al 18 de enero 2013

 

 

 

Cursos

Filed under: docencia — nutricion @ 11:35

Normalización

Fecha: 27 septiembre-29 octubre 2011.

Profesora principal: Ing. María Victoria Luna Martínez

Lugar: Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos

Contacto: Departamento Docente, Teléfono: 879 4383

docencia@sinha.sld.cu (more…)

21 abril 2011

Los niveles reducidos de glucosa podrían elevar el riesgo de muerte entre las personas de mayor edad

Filed under: noticia — nutricion @ 14:10

Una investigación reciente halla que los diabéticos de mayor edad que tienen mejor control de su glucemia se enfrentan a menos probabilidades de complicaciones relacionadas con la diabetes, como ataques cardiacos amputación y enfermedad renal.

Sin embargo, hay un cambio. Los que tuvieron los niveles más bajos de glucemia se enfrentaron a probabilidades ligeramente superiores de morir que aquellas cuyo control de la glucemia está en un nivel más normal.

Los investigadores dieron seguimiento a más de setenta mil pacientes de diabetes tipo 2 durante cuarenta años. Todos eran mayores de sesenta. “Vimos más mortalidad y complicaciones, como esperábamos, entre los que tenían glucemia demasiado elevada, aunque también vimos un riesgo modestamente mayor de muerte entre los que tienen niveles muy bajos de glucemia, señaló en un comunicado de prensa de la universidad el Dr. Ellbert Huang, profesor asociado de medicina de la Universidad de Chicago y autor colíder del estudio.

La gente logró los mejores resultados si tenía un control intermedio de la glucemia, según halló el estudio.

Las directrices generalmente recomiendan que quienes tengan diabetes deben mantener sus niveles de glucemia bajos y el nivel de hemoglobina A1C de menos de siete por ciento. “Necesitamos más evidencia sobre lo bien que la guía del 7 por ciento, que se basó en un ensayo británico de 1998 en el que no participaron adultos mayores, aplica para los pacientes mayores de sesenta”, aseguró en el comunicado Andrew J. Karter de la división de investigación de Kaiser Permanente.

Un estudio de 2008 halló halló que los adultos mayores que tienen diabetes tienen más probabilidades de morir si toman tratamientos dirigidos a reducir intensamente sus niveles de glucemia.

“En nuestro estudio, hallamos los mejores resultados generales entre los que tienen niveles de control intermedio, aquellos cuya A1C es inferior a 8 por ciento pero superior al 6 por ciento”, comentó Huang. Observamos patrones similares a los vistos en los años sesenta, los setenta y bien entrados los ochenta.

¿Qué podría hacer que los niveles más bajos se relacionen con un riesgo de muerte. “No podemos decir si este hallazgo inesperado se debe a la hipoglucemia demasiado baja en sí, a los tratamientos para controlar la glucemia o a algunos otros factores no relacionados directamente con la atención de la diabetes. “Podría ser que los pacientes más enfermos y de alto riesgo de muerte simplemente presentaban glucemia más baja, en lugar de cualquier cosa relacionada directamente con la atención de la diabetes, lo que incremente el riesgo”

Fuente: Chicago, abril 19/2011

University of Chicago Medical Center, April 18, 2011, HealthDay

Hipoglucemia nocturna, común en niños con diabetes tipo 1

Filed under: noticia — nutricion @ 13:54

Hasta dos tercios de los niños y adolescentes con diabetes tipo 1 experimenta hipoglucemia nocturna, sugirió un estudio piloto realizado en Canadá.

“La hipoglucemia nocturna (HN) es un efecto colateral común de la terapia con insulina en los niños con morbilidad potencial asociada”, dijo a Reuters Health la doctora Alexandra Ahmet, del Hospital de Niños de Ontario del Este, en Ottawa.

“Todos los médicos deberían pensar en la HN, incluso en los niños que no están informando episodios sintomáticos, y en caso de hallarse deberían considerarse cambios en los regímenes insulínicos actuales”, añadió la experta.

El equipo de Ahmet realizó un estudio piloto con 25 pacientes para comparar la prevalencia de hipoglucemia nocturna detectada a través de un control continuo de la glucosa (CCG) en pacientes pediátricos con diabetes tipo 1, con un régimen de insulina de tres aplicaciones por día.

Los autores también compararon la prevalencia revelada por autocontrol de la glucosa.

En un artículo publicado en The Journal of Pediatrics, los investigadores informaron que 17 pacientes (el 68 por ciento) experimentaban hipoglucemia nocturna por debajo de 70 mg/dL en al menos una de las tres noches del estudio.

Además, la glucosa caía debajo de los 60 mg/dL en 13 pacientes (el 52 por ciento) y por debajo de 52 mg/dL en 12 pacientes (el 48 por ciento), al menos durante una noche.

Sólo un paciente registró hipoglucemia las tres noches de la investigación.

De los 35 episodios de HN detectados por CCG, sólo ocho (el 23 por ciento) fueron confirmados por las mediciones de autocontrol del azúcar en sangre.

“En la mayoría de los casos en los que hubo discrepancias entre el CCG y las mediciones por autocontrol, la discordancia observada se ubicó muy cerca del umbral usado y no habría impactado en el control clínico del participante”, señalaron, no obstante, los autores.

La única diferencia significativa entre los pacientes con y sin HN fue la edad: los participantes con hipoglucemia durante la noche eran bastante mayores (12,8 años en promedio) que aquellos sin el problema (con un promedio de 9,4 años).

“Esta información debería alentar a los médicos a pensar en la HN, aun en los niños en los que no se reporta”, concluyó Ahmet.

Fuente: Nueva York, abril 20/2011,
Journal of Pediatrics, Reuters Health

20 abril 2011

ONU difunde mapa del hambre en el mundo

Filed under: noticia — nutricion @ 11:20

Cuba, Costa Rica, México, Chile, Argentina y Uruguay son los países latinoamericanos con más bajo índice de población desnutrida en el Mapa del Hambre divulgado hoy por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU.

Esa categoría comprende a las naciones que presentan cinco por ciento o menos de desnutridos en su población total e incluye además a todos los países industrializados de América del Norte y Europa, más Suráfrica, Japón y Australia, entre otros.

De África y Medio Oriente aparecen en la misma posición Argelia, Marruecos, Libia, Egipto, Arabia Saudita, Gabón, Irán, Siria, Líbano e Israel.

En el segundo escalón de la lista están los que registran entre cinco y nueve por ciento de población desnutrida, como Brasil, Venezuela, Jamaica y El Salvador.

La siguiente posición es para los países con índice de desnutrición moderadamente bajo (entre 10 y 19 por ciento), entre ellos Honduras, Nicaragua, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay y Suriname.

La lista continua con la categoría moderadamente alta (del 20 al 34 por ciento) en la que están Bolivia, Belice, República Dominicana y Guatemala.

La nómina la cierra Haití en el nivel de países con muy alta población desnutrida (más del 35 por ciento), junto con Chad, República Centroafricana, Etiopía, Angola, Zambia, República Democrática del Congo, Mozambique, Malawi, Sierra Leona y Eritrea.

Según indica el Mapa del Hambre del PMA, el número de personas desnutridas en todo el mundo asciende a casi mil millones, cantidad equivalente a la suma de la población de América del Norte y Europa.

Esa agencia de la ONU estima que el hambre y la desnutrición son consideradas a nivel mundial como el principal riesgo a la salud, más grave que el VIH-SIDA, la malaria y la tuberculosis juntas.

Los expertos también identifican una llamada hambre oculta, causada por la deficiencia de micronutrientes, que hace a las personas más susceptibles a las enfermedades infecciosas, perjudica el desarrollo físico y mental, reduce la productividad laboral y aumenta el riesgo de una muerte prematura.

Fuente: Abril, 18/2011 (PL).

Programa Mundial de Alimentos, ONU.

19 abril 2011

Los expertos señalan que cambios en el estilo de vida pueden reducir los niveles de lípidos en sangre

Filed under: noticia — nutricion @ 14:09

Los cambios saludables al estilo de vida pueden reducir significativamente los niveles elevados de triglicéridos, un tipo de grasa en sangre que se asocia a la enfermedad cardiaca y otros problemas de salud, según una declaración científica de la American Heart Association publicada el lunes.

Alrededor de un tercio (31 por ciento) de los adultos de EE. UU. tienen niveles elevados de triglicéridos, que se definen como más de 150 miligramos por decilitro (mg/dL).

Dichos niveles se pueden reducir entre 20 y 50 por ciento reemplazando las grasas saturadas malsanas por grasas dietéticas insaturadas, ser físicamente activo y perder el exceso de peso, según los autores de la declaración, que analizaron más de 500 estudios internacionales de los últimos treinta años.

“La buena noticia es que, en gran parte, los triglicéridos elevados se pueden reducir con cambios importantes en el estilo de vida”, aseguró en un comunicado de prensa de la AHA el presidente de la declaración, el Dr. Michael Miller, director del Centro de Cardiología Preventiva de la Facultad de medicina de la Universidad de Maryland, en Baltimore.

Clínicamente, las nuevas directrices recomiendan reducir los niveles óptimos de triglicéridos a menos de cien mg/dL y usar las pruebas de triglicéridos sin ayuno como evaluación inicial.

“En contraste con el colesterol, en que las medidas de estilo de vida son importantes pero podrían no ser la solución, los triglicéridos elevados con frecuencia responden mucho a las medidas de estilo de vida que incluye perder peso si se tiene sobrepeso, cambios en la dieta y actividad física regular”, afirmó Miller, quien también es profesor de medicina en epidemiología y salud pública de la universidad.

La declaración describe los cambios dietéticos recomendados para las personas que tienen niveles elevados de triglicéridos. Dichos cambios incluye limitar:

el azúcar añadido a menos de cinco a diez por ciento de las calorías consumidas, o unas cien calorías al día en las mujeres y 150 en los hombres
la grasa “trans” a menos del uno por ciento del total de calorías
el alcohol
la fructosa de alimentos tanto procesados como naturales a no más de 50 a 100 gramos al día

Averiguar la cantidad de azúcar añadido en los alimentos es difícil, porque el panel nutricional de los alimentos empacados no lo menciona. Al señalar que los estadounidenses obtienen la mayor parte de su azúcar añadido de los refrescos y otras bebidas endulzadas, la American Heart Association recomienda no beber más de 36 onzas de bebidas endulzadas con azúcar por semana.

Una dieta saludable para las personas con triglicéridos altos debe incluir más verduras; frutas con menos fructosa como la sandía, el pomelo, las fresas, los melocotones y los plátanos; granos integrales; y grasas insaturadas más saludables, como los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en los pescados grasos.

Los adultos con niveles elevados de triglicéridos deben hacer actividad física de intensidad moderada, como caminar a paso vivo, durante al menos 150 minutos por semana.

La declaración fue publicada en la edición del 18 de abril de la revista Circulation.

Fuente: American Heart Association, abril 18/2011 (HealthDay, traducido por Hispanicare)

Los trastornos del gusto pueden estar ligados a la obesidad y la anorexia infantiles

Filed under: noticia — nutricion @ 13:36

Los trastornos en el sentido del gusto pueden contribuir significativamente a la obesidad infantil o en el otro extremo, a la anorexia, según sugiere un estudio de científicos australianos.

Aunque la totalidad de niños obesos no presentan trastornos gustativos, “habría un porcentaje razonable de niños que son obesos o anoréxicos por un cambio en el sentido del gusto derivado de diversas enfermedades o medicamentos”, dijo el neuropsicólogo David Laing de la Universidad de Nueva Gales del Sur, coautor del estudio publicado en Acta Paediatrica.

Laing y sus colegas descubrieron que uno de cada diez niños australianos entre los 8 y los 12 años son incapaces de saborear adecuadamente su comida.

Esta tasa aumenta a un 12 por ciento entre los niños aborígenes, según el estudio realizado en 432 menores de diversas escuelas públicas.

El ser humano normalmente puede identificar al menos cinco sabores: dulce, agrio, amargo, salado y umami (similar al agridulce).

Pero cuando una persona padece un trastorno gustativo y es incapaz de detectar uno o más sabores, sus hábitos alimenticios cambian debido a que los sabores de las comidas se vuelven desagradables.

Por ello, “en la mayoría de los casos, y hasta donde se conoce, la persona se vuelve o muy obesa o anoréxica”, explicó Laing a la radio australiana ABC.

“Los efectos de la pérdida del gusto en los hábitos alimenticios y en la salud a largo plazo de los niños es aún desconocido, por lo que se necesita una mayor investigación para analizar los comportamientos dietéticos en los niños afectados”, agregó el científico australiano.

Laing explicó que la situación en Australia es dramática ya que la tasa de niños con trastornos gustativos está por encima del nivel tolerable que fija la Organización Mundial de la Salud para cualquier tipo de enfermedad, que es del 4 por ciento.

Los trastornos gustativos son causados además por enfermedades como la parálisis de Bell, la insuficiencia renal y la diabetes, así como por problemas en la cavidad oral, las glándulas salivales e infecciones en el oído medio.

Fuente: Sidney, abril  18/2011 (EFE)

12 abril 2011

Tener hijos hace que las mujeres jóvenes aumenten de peso y reduzcan su acondicionamiento físico

Filed under: noticia — nutricion @ 13:10

Un estudio reciente sugiere que las madres jóvenes tienden a ser más pesadas que otras como ellas que no tienen hijos. Además, consumen más grasa saturada, bebidas azucaradas y calorías totales.

Al examinar los datos del proyecto EAT (Alimentos y actividad en adolescentes y adultos jóvenes, Eating and Activity in Teens and Young Adults), los investigadores de la Universidad de Minnesota se concentraron en la relación entre la situación de paternidad, la ingesta de alimentos en la dieta, la actividad física y el índice de masa corporal (IMC) de 838 mujeres y 682 hombres con una media de edad de 25 años.

Aunque los padres no eran más pesados que otros como ellos que no tenían hijos, las madres presentaban un IMC significativamente superior. Además, tanto las madres como los padres hacían ejercicio con menos frecuencia. Sin embargo, el estudio halló que, a pesar de la mayor ingesta de grasa, azúcar y calorías, las madres jóvenes también consumían tanta fruta, lácteos, granos integrales y calcio como las que no eran madres.

Jerica Berge, autora del estudio, aseguró que las madres podrían estar asumiendo más tareas de cuidado de los hijos que los padres, lo que lleva a la disparidad en el peso. Los efectos resultantes del embarazo también podrían tener que ver, dijo.

“Quizá las madres estén adquiriendo más responsabilidades, como cocinar la comida de los hijos, con elecciones ricas en grasa”, señaló Berge, profesora asistente de medicina familiar y salud comunitaria. “La paternidad conlleva exigencias y concesiones contradictorias. [También] podría ser que están demasiado cansadas al final del día y no quieran ir al gimnasio”.

El estudio aparece en la edición en línea del 11 de abril de la revista Pediatrics.

El proyecto EAT, un estudio longitudinal de población, siguió a los jóvenes participantes a través de tres edades específicas entre 1998 y 2009, a medida que pasaban a la adultez joven.

Los participantes que fueron padres entre el segundo y tercer seguimiento y tenían un hijo de cinco años o menor conformaron el grupo de padres del estudio.

La estatura y el peso fueron autorreferidos, mientras que se uso un cuestionario de frecuencia alimenticia para evaluar la ingesta típica de alimentos como frutas, verduras de hojas verdes y naranjas, lácteos, y bebidas endulzadas con azúcar durante el año anterior.

También se preguntó a los adultos jóvenes cuántas horas de una semana usual pasaban realizando actividades como trotar, patinar, montar en bicicleta, esquiar, bailar o jugar bolos.

El hecho de que las madres jóvenes también consumían una cantidad similar de alimentos saludables podría sugerir que están tratando de ser buenos modelos para sus hijos, aseguró Berge, aunque su uso de alimentos más ricos en grasa podría surgir que tienen menos tiempo para cocinar.

“Si me parece que el estudio resalta algunos puntos importantes de la lucha de los padres jóvenes por equilibrar la vida laboral y familiar, y por encontrar tiempo para planear la actividad física”, señaló Jen Brennan, gerente de nutrición clínica del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. “Es muy fácil comerse algo poco saludable”.

Los profesionales de la atención de la salud tienen muchas oportunidades para intervenir en esta dinámica, según Berge y Brennan, porque los niños pequeños acuden usualmente al pediatra varias veces al año. Las campañas de salud pública también pueden estimular estilos de vida saludables entre los padres para sentar las bases para sus hijos, dijeron.

“Ya han tenido tiempo para hablar sobre la ingesta de alimentos en la dieta y la actividad física. Podría haber una oportunidad para preguntarse cómo funciona esto desde el punto de vida familiar”, anotó Berge.

“Obviamente, necesitamos más investigaciones antes de irnos a cambiar todo”, agregó. “La idea no es hacer que los padres se sientan culpables, es más para preguntarnos cómo apoyarlos”.

Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare

Fuente: Jerica Berge, Ph.D., assistant professor, family medicine and community health, University of Minnesota, Minneapolis; Jen Brennan, R.D., C.D.N., clinical nutrition manager, Lenox Hill Hospital, New York City; April 11, 2011, Pediatrics, online

HealthDay

Página siguiente »

Autor: nutricion | Contáctenos
Otro blog más de Art