Neuroenfermeria

16 enero 2013

Noticia al dia

Filed under: Noticias — neuroenfermeria @ 15:37
Los niños que ven más televisión antes de ir a la cama tardan más en conciliar el sueño y duermen menos, concluyó un estudio que difunde esta semana la Academia Estadunidense de Pediatría (AAP), con sede en Chicago.
 
El análisis, “Actividades previas y tiempo de inicio del sueño en los niños”, publicado en la revista Pediatrics (doi:10.1542/peds.2012-1651 ), confirmó la relación que existe entre lo que hacen los niños y adolescentes antes de ir a dormir con la disminución de la duración de su descanso.
 
 En la investigación, a cargo de Louise S. Foley, de la Universidad de Auckland, Nueva Zelanda, participaron dos mil 17 niños y adolescentes de cinco a 18 años de edad, de quienes se realizó un registro sobre cómo usaban su tiempo en la noche.
 
El equipo de especialistas dio seguimiento a las actividades que desarrollaron los participantes 90 minutos antes del inicio del sueño, incluyendo lo que comían, su preparación para dormir, leer o hacer la tarea, ver televisión, jugar videojuegos y escuchar música, entre otras.
 
Un total de 20 actividades se agruparon en tres conjuntos de comportamiento: el tiempo sedentario frente a la pantalla, el tiempo sedentario fuera de la pantalla y actividades de auto-cuidado (como el aseo personal).
 
A través de un modelo de análisis se vinculó el tiempo de permanencia en cada conjunto de comportamiento con cuatro categorías distintas de aparición del sueño: muy temprano, temprano, tarde o muy tarde.
 
Para todos los niños de la muestra, ver televisión dominó el período de pre-sueño, representando el tiempo sedentario frente a la pantalla aproximadamente 30 de los 90 minutos de análisis.
 
Los que veían televisión tardaban más en iniciar el sueño, mientras que quienes no lo hacían y los que ocupaban su tiempo en actividades de autocuidado se quedaban dormidos más temprano.
 
Los autores del estudio concluyen que la reducción de tiempo en la pantalla puede ayudar a promover el inicio del sueño más temprano en los niños y adolescentes, y mejorarlo.
 
Un estudio previo, difundido también por la AAP, indicó que las características de la madre y su percepción del temperamento del niño están relacionadas con la exposición que el menor tiene a la televisión.
 
El análisis, coordinado por Amanda L. Thompson, de la Universidad de Carolina del Norte, examinó datos sociodemográficos y del temperamento de 217 parejas afro-estadunidenses (madre-hijo) que participaron, así como el desarrollo de los comportamientos frente a la pantalla en los primeros 18 meses de vida de los menores.
 
Situaciones como las madres obesas o que veían más televisión, así como la irritabilidad y llanto de los niños se asociaron con una elevada exposición infantil a la televisión, mientras que el nivel de educación materna y la actividad del menor se vincularon con un mayor uso del televisor durante las comidas.
 
Los bebés que se perciben como más activos o inquietos tuvieron mayor exposición a la televisión, sobre todo aquellos cuyas madres también tenían factores de riesgo para permanecer más tiempo frente a la pantalla.
(Fuente: Tomado del boletín de selección temática de Prensa Latina)  [Actualizado: 16 enero de 2013]

No hay comentarios

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.

Disculpa, los comentarios están cerrados.

Autor: neuroenfermeria | Contáctenos
Otro blog más de Art