Medicina Natural

17 enero 2012

Té y café podrían tener propiedades antimicrobianas

Filed under: noticias — mednat @ 17:12

Los bebedores de té y café, al parecer, tienen probabilidades menores de portar en sus narices el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), difundió hoy una publicación especializada.

Investigadores de la Universidad de Carolina del Sur, en la ciudad de Charleston, observaron en un estudio con más de cinco mil 500 personas que esas infusiones reducen la presencia del microorganismo en la nariz.

Sin embargo, aún no está claro si quienes tienen menos SARM en las fosas nasales tienen más bajas probabilidades de enfermar a causa de la infección microbiana, indicaron expertos en la publicación Annals of Family Medicine.

De acuerdo con los científicos, alrededor del 1% de las personas en los Estados Unidos lleva SARM en la nariz, aunque eso no significa que enfermen.

Tampoco pueden afirmar que el té o el café sean la causa real de una menor propensión a padecer esa infección.

Para el estudio tuvieron en cuenta factores como la edad, salud de los pacientes, ingresos, pero aún así los resultados obtenidos sugieren que ingerir té y café minimiza la presencia del microorganismo en las fosas nasales.

Según Eric Matheson, autor principal de la investigación, estas conclusiones pueden conducir al desarrollo de un nuevo método para evitar enfermedad por SARM, que sea “económico y de fácil acceso”.
Washington, 14 jul (Prensa Latina)

Nota: Los lectores del dominio *sld.cu tienen acceso al artículo a texto completo a través de Hinari.

Matheson EM, Mainous AG 3rd, Everett CJ, King DE.Tea and coffee consumption and MRSA nasal carriage.Publicado en Annals of Family Medicine. 2011 Jul-Aug;9(4):299-304.

26 abril 2011

Consumo de café o té puede reducir el riesgo de cáncer en el sistema nervioso

Filed under: noticias — mednat @ 17:05

Científicos de varios países demostraron el efecto saludable del café y el té. Un consumo elevado de esas bebidas puede reducir el riesgo de formación de tumores en el sistema nervioso, según publicaron medios alemanes.
Investigadores alemanes analizaron los datos recogidos para el estudio Investigación Preventiva Europea de Cáncer y Nutrición (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition, EPIC), basado en encuestas sobre el consumo de té y café en ciudadanos europeos entre 1991 y el 2000.
Según el sondeo, el país con más alto consumo es Dinamarca, con 798 mililitros por día en comparación con los italianos que solo bebían 98 mililitros diario.
El estudio se realizó en 10 países de Europa sobre los factores de riesgo potenciales del cáncer. Al inicio de la investigación 521 488 hombres y mujeres entre los 25 y 70 años respondieron cuestionarios sobre sus antecedentes médicos, estilo de vida como: dieta, ejercicio, tabaquismo. Los científicos se concentraron en más de 410 000 participantes sin cáncer y con información alimentaria completa.
Durante 8,5 años a 343 pacientes se les diagnosticó glioma, un conjunto de tumores cerebrales responsable del 80% de los cánceres malignos en esa zona entre los adultos, y a otros 245 otro tumor cerebral, generalmente benigno, llamado meningioma.
Tras dividir a los participantes en cuatro y cinco grupos, según el consumo de café y de té al inicio del estudio, el equipo no halló evidencias de una relación causa-efecto. Pero los resultados cambiaron cuando analizaron dos grupos: los que tomaban por lo menos media taza (150 ml) y los que bebían menos o nada de ambas infusiones. Los que más café o té consumían eran un tercio menos propensos a desarrollar glioma, considerando factores como la edad y el tabaquismo.
En Europa, por ejemplo, las tasas anuales de cáncer de tumores cerebrales son entre 4 y 6 casos por cada 100 000 mujeres, y por cada 100 000 hombres entre 6 y 8 casos. La posibilidad de sufrir un tumor cerebral maligno en la vida es de menos del 1%.
La causa de la formación de tumores cerebrales es desconocida en la mayoría de los pacientes, solo la herencia genética o una exposición a radiación en la infancia son causas en la aparición de este tipo de tumores. Por eso parece sorprendente que el riesgo a sufrir una enfermedad tan desconocida pueda reducirse bebiendo un poco más de una taza de café o de té cada día. Sin embargo, el café y el té contienen antioxidantes que protegen a las células corporales del daño que puede producir el cáncer y otras enfermedades.
Los resultados, en más de 500 000 adultos de Europa, se suman además a las evidencias de un estudio reciente en Estados Unidos que asoció el alto consumo de café y de té con una reducción del riesgo de desarrollar gliomas. Pese a que las conclusiones de la investigación fueron calificadas de preliminares, esta desató la esperanza en nuevos resultados. Además, otros estudios demostraron el efecto del café y té en la reducción del riesgo de otros tipos de cáncer, como el de ovario o de hígado.
Según el instituto sueco Karolinska, consumir por lo menos dos tazas al día de té reduce el riesgo de cáncer de ovario en un 46% respecto a los que no lo toman.
Berlín, febrero 13/2011(Notimex)

23 octubre 2010

Café, té y riesgo de cáncer cerebral

Filed under: noticias — mednat @ 8:44

Octubre, 2010

Investigadores han descubierto que el café y el té podrían ser más que una forma de elevar los niveles de energía. El consumo regular de las dos bebidas más populares del mundo podría también proteger contra una forma de cáncer del cerebro.

De hecho, la investigación más reciente sugiere que los que beben apenas media taza de café al día podrían reducir el riesgo de cáncer del cerebro en hasta 34 por ciento.

La líder de la investigación Dominique S. Michaud, del departamento de salud de la comunidad de la Universidad de Brown en Providence, dirige un equipo internacional que informa sobre el hallazgo en la edición de noviembre de la revista American Journal of Clinical Nutrition.

La idea de que el café y el té podrían proveer un beneficio acumulativo de salud a los consumidores usuales se basa en investigaciones previas que han indicado que las bebidas podrían también reducir el riesgo tanto de Alzheimer como de Parkinson.

La investigación actual exploró la posibilidad de que el café y el té podrían también proteger contra el cáncer del cerebro, específicamente contra el glioma, un cáncer del sistema nervioso central que se origina en el cerebro y/o en la médula espinal.

Se extrajeron datos sobre los hábitos dietéticos de más de 410,000 hombres y mujeres entre los 25 y 70 años de edad, provenientes de la Investigación prospectiva europea sobre el cáncer y la nutrición, un estudio que incluyó participantes de Francia, los Países Bajos, Italia, España, Gran Bretaña, Grecia, Dinamarca, Noruega, Suecia y Alemania.

Los participantes fueron reclutados entre 1991 y 2000, y se les dio seguimiento durante unos 8.5 años. En ese periodo, se completaron encuestas sobre la alimentación para medir, entre otras cosas, la cantidad de té y café consumida por cada participante.

Durante el estudio, se diagnosticaron 343 casos de glioma, al igual que 245 nuevos casos de meningioma, otro cáncer que afecta el tejido que rodea al cerebro y a la médula espinal.

Se encontró que el consumo de café descafeinado era muy bajo en general, mientras que los patrones de consumo de café y té variaban mucho de un país a otro. Por ejemplo, mientras los daneses (los mayores consumidores de café) bebían en promedio casi 3.5 tazas al día, los italianos (los que menos consumían) promediaron menos de media taza al día. El consumo de té fue más alto en Gran Bretaña, y más bajo en España.

Al comparar los patrones de consumo contra la incidencia de cáncer del cerebro, el equipo encontró que beber 100 mL (o 0.4 tazas) al día o más reducía el riesgo de gliomas en 34 por ciento.

El efecto protector parece ser ligeramente superior en los hombres, observaron los autores, y parece aplicarse con exclusividad a los gliomas.

El Dr. Jonathan Friedman, director del Instituto del Cerebro y la Columna de Texas en el Colegio de Medicina del Centro de Ciencias de la Salud Texas A&M, describió los hallazgos como “sorprendentes”.

“Sin embargo, el mecanismo mediante el cual el café resulta protector se desconoce del todo”, advirtió. “Aunque la cafeína en sí podría ser importante, algunos de los demás componentes comunes del café o el té podrían también resultar relevantes, como los antioxidantes naturales”, señaló.

“Se necesitan estudios adicionales para confirmar estos hallazgos, y para identificar la base de la correlación”, enfatizó.

El Dr. John S. Yu, director del Centro para la Excelencia en los Tumores Cerebrales del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, dijo que el hallazgo fue “asombroso”.

“Si tuviéramos un fármaco para cualquier enfermedad que pudiera demostrar una reducción de 34 por ciento en el riesgo, se considerarían un gran fármaco. El grado de reducción del riesgo es muy potente”, dijo.

“En cuanto a un impacto protector específico de la cafeína, este hallazgo sigue a otras investigaciones recientes que han demostrado que beber café también se asocia con un menor riesgo de cáncer de mama”, anotó Yu. “Pero incluso considerados en conjunto, aún no se ha establecido si hay una causa directa o no, [en otras palabras, si] beber cafeína reduce el riesgo de enfermedad de forma directa, o si se trata en realidad de una asociación entre otros factores concernientes al tipo de persona que beben una cierta cantidad de café y la reducción en el riesgo. Se necesitan más investigaciones para averiguarlo”.
FUENTES: HealthDay
               American Journal of Clinical Nutrition

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art