Medicina Natural

26 abril 2011

Comer pescado puede ayudar a prevenir la ceguera

Filed under: noticias — mednat @ 15:46

Los ácidos grasos omega-3 que contiene el pescado pueden ayudar a prevenir la retinopatía, una enfermedad en los ojos capaz de causar ceguera en personas con diabetes mellitus y bebés prematuros, según un estudio publicado en la revista Science Translational Medicine, en la edición del 9 de febrero.
La retinopatía es el desarrollo anormal de vasos sanguíneos en la retina (que tiene altas concentraciones de omega-3) y una de las principales causas de la ceguera.
Los ácidos grasos de la serie omega-3 desempeñan papeles especiales en las membranas celulares del sistema nervioso, aunque según han detectado los investigadores, no están en suficientes cantidades en las dietas occidentales modernas, en las que abundan los omega-6.
Estudios recientes han demostrado que el consumo en exceso de los omega-6, concentrados en algunos alimentos grasos y en la mayoría de los aceites vegetales, incrementa el riesgo de contraer ciertas enfermedades y agudiza la depresión.
Los investigadores estudiaron la influencia de los omega-3 en la retina de ratones y descubrieron que el aumento de los ácidos grasos de este tipo derivados de la dieta limitó el crecimiento patológico de los vasos sanguíneos denominados neovasos.
En el caso de los bebés, los vasos sanguíneos de la retina empiezan a desarrollarse a los tres meses después de la concepción y completan su desarrollo en el momento del nacimiento normal, pero si nace muy prematuramente se puede alterar el desarrollo del ojo, los vasos pueden dejar de crecer o crecen de manera anormal.
La aparición rápida y desordenada de estos neovasos provoca graves perturbaciones como hemorragias en el interior del ojo y en casos más severos glaucoma y desprendimiento de la retina, que es fundamental para la visión, ya que es la encargada de transformar las sensaciones lumínicas en impulsos nerviosos.
Los ratones alimentados con dietas ricas en ácidos grasos omega-3 por el equipo de Smith tuvieron una reducción de casi el 50% del crecimiento de los vasos sanguíneos en la retina, frente a los alimentados con dietas ricas en omega-6.
“Nuestros hallazgos nos dan nueva información sobre cómo funcionan los ácidos grasos omega-3, que los hace una opción aún más prometedora para actuar como agentes protectores”, dijo Lois Smith, oftalmóloga del Hospital Infantil de Boston e investigadora principal. Smith señaló además que la capacidad de impedir el crecimiento de estos neovasos con ácidos omega-3 podría ayudar a reducir los costos sanitarios.
“El costo de los suplementos vitamínicos con ácidos grasos omega-3 es de unos 10 dólares al mes, frente a los 4000 al mes que pueden costar las terapias para la terapia anti-VEGF (crecimiento endotelial vascular)”, indicó.
Smith y su equipo continúan estudiando los lípidos beneficiosos para la vista, mientras que van a iniciar una nueva vía de investigación en busca de los ácidos grasos omega-6 más perjudiciales. “Hemos encontrado los buenos, ahora vamos a buscar los malos”, señaló la oftalmóloga. “Si encontramos los caminos, tal vez podamos bloquear selectivamente los agentes metabólicos negativos”.
En Estados Unidos, la retinopatía afecta a 4,1 millones de personas con diabetes mellitus, una cifra que se espera que se duplique en los próximos 15 años, y afecta a muchos recién nacidos prematuros. Además, otros 7 millones de estadounidenses padecen degeneración macular relacionada con la edad (AMD), también causada por el desarrollo irregular de los vasos sanguíneos, una enfermedad que también aumentará a medida que envejece la población.
Washington, febrero 9/2011 (EFE)

30 julio 2010

Factores de riesgo cardíaco e ingestión de pescado

Filed under: noticias — mednat @ 10:50

Julio, 2010

Los hombres de mediana edad y mayores que comen pescado todos los días son menos propensos que el resto a desarrollar una constelación de factores de riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y accidente cerebrovascular (ACV), según un nuevo estudio.

Los resultados no aclaran si el pescado en la dieta produce ese beneficio. Pero los autores opinaron que coinciden con estudios que habían demostrado que los ácidos grasos omega 3, presentes en pescados grasos como el salmón, la sardina o el atún, serían buenos para el corazón.

El nuevo estudio, realizado a 3.500 adultos coreanos, de 40 a 69 años, halló que los hombres que comían una porción de pescado diaria eran un 57 por ciento menos propensos que los que la ingerían menos de una vez por semana a desarrollar síndrome metabólico en 3 años.

El síndrome metabólico es una constelación de factores de riesgo de diabetes, enfermedad cardíaca y ACV que incluye la obesidad abdominal, la hipertensión, el azúcar elevada en sangre, el colesterol HDL bajo y los triglicéridos elevados.

Es diagnosticado cuando una persona tiene tres o más de esos problemas y, según el estudio National Health and Nutrition Examination Survey, puede duplicar el riesgo de infarto y de ACV.

El nuevo estudio es el primero en probar una relación entre el consumo de pescado y todos esos factores de riesgo, según el equipo de Inkyung Baik, de Kookmin University, en Seúl.

Los autores hallaron que 29 (12 por ciento) de 232 hombres, que al principio del estudio habían dicho que comían pescado todos los días desarrollaron síndrome metabólico en los 3 años siguientes. Lo mismo ocurrió en el 16 por ciento de los 190 que no comían tanto pescado.

Tras considerar otros factores (ingresos, educación, peso y estilo de vida, como ejercicio y tabaquismo), el consumo diario de pescado estuvo asociado con un 57 por ciento menos riesgo a desarrollar síndrome metabólico que una menor frecuencia de consumo.

Eso no ocurrió en las mujeres. Se desconoce la causa de la diferencia entre géneros. Una hipótesis es que las mujeres podrían no haber ingerido suficiente omega 3 como para obtener una reducción del riesgo a desarrollar síndrome metabólico.

Los hombres en el 10 por ciento superior de la escala de consumo de omega 3 de pescado ingerían unos 786 miligramos (mg) diarios, mientras que las mujeres del mismo grupo no superaban los 563 mg.

Esos hombres tenían menos riesgo a desarrollar síndrome metabólico que los participantes del 10 por ciento inferior de la escala de consumo de omega 3, lo que, según el equipo, respalda la teoría de que esas grasas explicarían la asociación entre el consumo de pescado y la aparición del síndrome.

Pero este tipo de estudio no prueba una relación causa-efecto.

“Otros estudios deberían confirmar estos resultados”, opinó por e-mail el doctor Chol Shin, coautor de la investigación y profesor del hospital Ansan, de Korea University.

 

FUENTE: Journal of the American Dietetic Association
Reuters Health

25 julio 2010

Aceite de pescado y prevención de cáncer de mama

Filed under: noticias — mednat @ 11:11

Un estudio reciente señala que las mujeres posmenopáusicas que toman complementos de aceite de pescado podrían reducir su riesgo de cáncer de mama.

El estudio se centró en los beneficios de salud potenciales de 15 complementos “especiales” diferentes para ver si afectaban el riesgo de cáncer de mama, aseguró la autora principal del estudio Emily White, epidemióloga del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle.

“El único que tuvo un efecto fue el aceite de pescado”, apuntó.

Los complementos de aceite de pescado, hechos de pescados grasos como el salmón, contienen altos niveles de ácidos grasos omega 3.

En el estudio, White y sus colegas pidieron a 35,016 mujeres del estado de Washington que tenían entre 50 y 76 años y que habían pasado por la menopausia que contestaran preguntas sobre el uso de complementos “no vitamínicos ni minerales”. Todas eran participantes del estudio cohorte de vitaminas y estilo de vida (VITAL, por su sigla en inglés) y ninguna tenía un historial de cáncer de mama.

Tras seis años de seguimiento, se detectaron 880 casos de cáncer de mama.

Cuando los investigadores analizaron a las mujeres que tomaban complementos de aceite de pescado, encontraron que tenían un riesgo 32 por ciento menor de cáncer de mama, que pareció limitarse al cáncer de mama invasivo ductal, el tipo más común.

El estudio aparece en la edición de julio de Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, una revista de la American Association for Cancer Research.

White apuntó que aunque los estudios que examinan la relación entre el consumo de pescado o ácidos graso omega 3 y el riesgo de cáncer de mama han arrojado resultados inconsistentes, y éste es el primero que sugiere una conexión entre los complementos de aceite de pescado y un menor riesgo de cáncer de mama.

Otras investigaciones han sugerido que los ácidos grasos omega 3 que se encuentran en el pescado podrían ser saludables para el corazón.

White aseguró que aún no está claro cómo el aceite de pescado podría proteger contra el cáncer de mama, pero podría tener algo que ver con las propiedades antiinflamatorias de los complementos de aceite de pescado.

Apuntó que la reducción en el riesgo se encontró entre las mujeres que tomaban complementos de aceite de pescado al comienzo del estudio. White no pudo cuantificar la cantidad de complementos de aceite de pescado consumida, porque el “uso actual” se definió como cualquier cantidad que tomaba una mujer.

“La mayoría de las mujeres tomaban estos complementos los siete días de la semana. No sabemos en qué cantidad”, apuntó. Pero la dosis típica de un complemento, destacó, es aproximadamente un tercio de una ración equivalente a una porción de pescado al día.

White advirtió que no recomienda el uso de complementos de aceite de pescado para reducir el riesgo de cáncer de mama, y emitió un comunicado en el que dice que “hasta que no se realicen estudios que lo confirmen, no se debería sacar ninguna conclusión sobre una relación causal”. El estudio fue sólo “observacional” y no un ensayo aleatorio que comparara un grupo que tomaba aceite de pescado con otro que no lo hacía y su efecto sobre las tasas de cáncer.

Eric Jacobs, director estratégico de farmacoepidemiología de la American Cancer Society, que revisó el nuevo estudio, dijo que la investigación estuvo bien diseñada. Pero, aunque este es el primer estudio que observa una relación entre los complementos de aceite de pescado y el riesgo de cáncer de mama, se necesitan más estudios, dijo.

“El riesgo menor de cáncer de mama entre las mujeres que tomaban complementos de aceite de pescado pudo deberse a la casualidad”, señaló Jacobs.

White también estuvo de acuerdo en que se necesitan más estudios. Tal investigación está a punto de empezar, apuntó, ya que investigadores de la Universidad de Harvard han comenzado a inscribir participantes para estudiar el impacto de los ácidos grasos omega 3 y la vitamina D sobre el riesgo de cáncer, enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular.

 

FUENTES: Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention
                HealthDay

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art