Medicina Natural

26 febrero 2012

Actualmente, 366 millones de personas sufren de diabetes, según un informe

Filed under: noticias — mednat @ 23:28

La epidemia mundial de diabetes sigue empeorando. Se calcula que 366 millones de personas batallan contra la enfermedad, que provoca 4.6 millones de muertes cada año, y un gasto anual en atención de salud de 465 mil millones de dólares, anunció el martes la Federación Internacional de la Diabetes.

La federación publicó las cifras en una reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes en Lisboa, Portugal, una semana antes de la Cumbre sobre enfermedades no transmisibles de las Naciones Unidas. La meta de la cumbre es conformar un esfuerzo global para combatir la diabetes además del cáncer y las enfermedades crónicas cardiacas y respiratorias.

Se trata de apenas la segunda vez que las Naciones Unidas han realizado una cumbre sobre un tema relacionado con la salud. La primera, en 2001, fijó metas para tratar la crisis de VIH/SIDA.

Las nuevas cifras sobre la diabetes, que se basan en datos internacionales, ilustran la “indetenible trayectoria de aumento” de la enfermedad (tanto del tipo 1 como del tipo 2) en todo el mundo, según la federación.

Las estadísticas son “evidencia de que la diabetes es realmente un desafío masivo que el mundo no puede seguir ignorando. En 2011, una persona muere de diabetes cada siete segundos”, apuntó en un comunicado de prensa de la federación su presidente, Jean Claude Mbanya.

“Los líderes mundiales tienen poco tiempo para actuar. Esperamos medidas de su reunión de alto nivel la próxima semana en las Naciones Unidas, que detenga la imparable trayectoria al alza de la diabetes”.

La declaración de la federación hace un llamado por “fortalecer los sistemas de salud (que) deben incluir el desarrollo y evaluación de métodos para fomentar la capacidad local de atención de salud, además de integrar la atención y los servicios para la diabetes con los servicios de atención de salud primaria, la gestión de enfermedades infecciosas crónicas y la salud materna e infantil”.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune en que el organismo no produce la hormona insulina, que transporta el azúcar en las células sanguíneas por todo el cuerpo para su uso como energía. La diabetes tipo 2, mucho más común que la tipo 1, con frecuencia es causada por la obesidad, malos hábitos alimentarios y una falta de ejercicio.
Septiembre 14/2011 (Medlineplus)

30 junio 2011

El sueño, la depresión y el estrés influyen en la pérdida de peso

Filed under: noticias — mednat @ 20:38

Un nuevo estudio, publicado recientemente en la versión en línea de International Journal of Obesity indica que el sueño, la depresión y el estrés son componentes fundamentales de un programa de intervención para bajar de peso.

Se considera que la actual epidemia de obesidad en Estados Unidos obedece a diversos elementos contribuyentes, entre ellos, factores genéticos, ambientales y relacionados con el estilo de vida, tales como las alteraciones en los patrones de sueño. Múltiples estudios han demostrado una relación inversa entre la duración del sueño y el aumento de peso.

Para comprender mejor los efectos del sueño, la duración del sueño, la depresión y el estrés sobre el éxito para bajar de peso, los investigadores, dirigidos por el Dr. Charles Elder del Kaiser Permanente Center for Health Research, Portland, Oregon, llevaron a cabo un estudio clínico aleatorio de fase 2.

La fase 1 comprendió una intervención conductual no aleatoria para bajar de peso durante seis meses en la que participaron 472 adultos con obesidad (índice de masa corporal, 30 a 50 kg/m2). La fase 2 incorporó el mantenimiento de la pérdida de peso. El estudio actual se enfoca en los resultados de la fase 1.

La intervención de la fase 1 comprendió 22 sesiones de grupo, dirigidas por un psicoterapeuta conductual, que se llevaron a cabo durante el curso de 26 semanas. A los participantes se les recomendó que redujeran el consumo de alimentos en 500 calorías al día, que adoptaran el tipo de alimentación DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension -Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión) y que realizaran un mínimo de 180 minutos de ejercicio por semana.

La media de la pérdida de peso durante la fase 1 fue 6,3 ± 7,1 kg y 285 participantes (60%) que tuvieron una pérdida mínima de 4,5 kg fueron seleccionados de manera aleatoria para la fase 2. Los participantes asistieron a un promedio de sesiones de 73,1% ± 26,7%. Llenaron 5,1 ± 1,9 registros de alimentos diarios por semana y comunicaron 195,1 ± 123,1 minutos de ejercicio por semana.

Se demostró que el estrés y la duración del sueño eran factores importantes para participar en la fase 2. Un cambio de un punto en la Escala de Estrés Percibido se acompañó de oportunidades relativas de 0,966 (más eficacia asociada a menos pérdida de peso, intervalo de confianza del 95%: 0,937 a 0,995; p =0,024). Los participantes con una tendencia cuadrática en la duración del sueño tuvieron oportunidades relativas de 0,797 (intervalo de confianza del 95%: 0,649 a 0,978; p = 0,030). Los participantes que dormían seis a siete horas o siete a horas tuvieron más posibilidades de reunir los requisitos para la fase 2 que los pacientes con otras duraciones de sueño.

Al ingresar en el programa, un menor estrés se relacionó con más pérdida de peso subsiguiente (declive: 0,132; EE: 0,054; t = 2,42; p = 0,021).

Las modificaciones de los factores pronósticos iniciales durante el programa tuvieron repercusiones importantes en el éxito. La reducción del estrés entre el ingreso al estudio y una consulta de seguimiento de pérdida de peso posterior según se midió mediante la Escala de Estrés Percibido conllevó una mejor reducción de peso (r = 0,159; p = 0,048). Se observó una tendencia similar en la depresión según se midió mediante el Cuestionario de Salud Personal -Subescala de Presión (r = 0,223; p = 0,035).

Los investigadores no demostraron ninguna correlación entre el tiempo de detección y el éxito para bajar de peso. La asistencia a las sesiones se correlacionó positivamente con la eficacia en la reducción de peso (r = -0,621), lo mismo que el ejercicio (r = -0,361) y en los registros de alimentos (r = -0,501; todas las p < 0,001).

Los autores del estudio terminaron diciendo que “estos resultados indican que los médicos y los investigadores podrían evaluar poner en práctica medidas dirigidas al sueño, la depresión y el estrés como parte de intervención conductual para bajar de peso”.

Este estudio fue patrocinado por el National Center for Complementary and Alternative Medicine, National Institutes of Health.
abril 25/2011 (Medscape)

C R Elder1, C M Gullion1, K L Funk1, L L DeBar1, N M Lindberg1 and V J Stevens. Impact of sleep, screen time, depression and stress on weight change in the intensive weight loss phase of the LIFE study. Journal of Obesity. Publicado en versión preliminar marzo 2011.

26 mayo 2011

El sueño, la depresión y el estrés influyen en la pérdida de peso

Filed under: noticias — mednat @ 17:23

Un nuevo estudio, publicado recientemente en la versión en línea de International Journal of Obesity indica que el sueño, la depresión y el estrés son componentes fundamentales de un programa de intervención para bajar de peso.

Se considera que la actual epidemia de obesidad en Estados Unidos obedece a diversos elementos contribuyentes, entre ellos, factores genéticos, ambientales y relacionados con el estilo de vida, tales como las alteraciones en los patrones de sueño. Múltiples estudios han demostrado una relación inversa entre la duración del sueño y el aumento de peso.

Para comprender mejor los efectos del sueño, la duración del sueño, la depresión y el estrés sobre el éxito para bajar de peso, los investigadores, dirigidos por el Dr. Charles Elder del Kaiser Permanente Center for Health Research, Portland, Oregon (Estados Unidos), llevaron a cabo un estudio clínico aleatorio de fase 2.

La fase 1 comprendió una intervención conductual no aleatoria para bajar de peso durante seis meses en la que participaron 472 adultos con obesidad (índice de masa corporal, 30 a 50 kg/m2). La fase 2 incorporó el mantenimiento de la pérdida de peso. El estudio actual se enfoca en los resultados de la fase 1.

La intervención de la fase 1 comprendió 22 sesiones de grupo, dirigidas por un psicoterapeuta conductual, que se llevaron a cabo durante el curso de 26 semanas. A los participantes se les recomendó que redujeran el consumo de alimentos en 500 calorías al día, que adoptaran el tipo de alimentación DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension -Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión- y que realizaran un mínimo de 180 minutos de ejercicio por semana.

La media de la pérdida de peso durante la fase 1 fue 6,3 ± 7,1 kg y 285 participantes (60%) que tuvieron una pérdida mínima de 4,5 kg fueron seleccionados de manera aleatoria para la fase 2. Los participantes asistieron a un promedio de sesiones de 73,1% ± 26,7%. Llenaron 5,1 ± 1,9 registros de alimentos diarios por semana y comunicaron 195,1 ± 123,1 minutos de ejercicio por semana.

Se demostró que el estrés y la duración del sueño eran factores importantes para participar en la fase 2. Un cambio de un punto en la Escala de Estrés Percibido se acompañó de oportunidades relativas de 0,966 (más eficacia asociada a menos pérdida de peso, intervalo de confianza del 95%: 0,937 a 0,995; p =0,024). Los participantes con una tendencia cuadrática en la duración del sueño tuvieron oportunidades relativas de 0,797 (intervalo de confianza del 95%: 0,649 a 0,978; p = 0,030). Los participantes que dormían seis a siete horas o siete a horas tuvieron más posibilidades de reunir los requisitos para la fase 2 que los pacientes con otras duraciones de sueño.

Al ingresar en el programa, un menor estrés se relacionó con más pérdida de peso subsiguiente (declive: 0,132; EE: 0,054; t = 2,42; p = 0,021).

Las modificaciones de los factores pronósticos iniciales durante el programa tuvieron repercusiones importantes en el éxito. La reducción del estrés entre el ingreso al estudio y una consulta de seguimiento de pérdida de peso posterior según se midió mediante la Escala de Estrés Percibido conllevó una mejor reducción de peso (r = 0,159; p = 0,048). Se observó una tendencia similar en la depresión según se midió mediante el Cuestionario de Salud Personal -Subescala de Presión (r = 0,223; p = 0,035).

Los investigadores no demostraron ninguna correlación entre el tiempo de detección y el éxito para bajar de peso. La asistencia a las sesiones se correlacionó positivamente con la eficacia en la reducción de peso (r = -0,621), lo mismo que el ejercicio (r = -0,361) y en los registros de alimentos (r = -0,501; todas las p < 0,001).

Los autores del estudio terminaron diciendo que “estos resultados indican que los médicos y los investigadores podrían evaluar poner en práctica medidas dirigidas al sueño, la depresión y el estrés como parte de intervención conductual para bajar de peso”.

Este estudio fue patrocinado por el National Center for Complementary and Alternative Medicine, National Institutes of Health.
abril 25/2011 (Medscape) (Registrarse en el sitio)

C R Elder1, C M Gullion1, K L Funk1, L L DeBar1, N M Lindberg1 and V J Stevens. Impact of sleep, screen time, depression and stress on weight change in the intensive weight loss phase of the LIFE study. Journal of Obesity. Publicado en versión preliminar marzo 2011.

El sobrepeso aumenta el riesgo de desarrollar osteoartritis de rodilla

Filed under: noticias — mednat @ 17:09

Tener sobrepeso duplica el riesgo de desarrollar osteoartritis de rodilla, mientras que la obesidad lo cuadruplica, según una revisión de estudios diseñados para estimar cuántos casos de artritis de rodilla podría evitarse con un peso normal.
“Tratar esa enfermedad es muy desafiante. Por lo tanto, la prevención es clave”, dijo el doctor Weiya Zhang, coautor de la revisión de la University of Nottingham en el Reino Unido. Adelgazar, indicó, es la principal herramienta de prevención accesible para la mayoría de los pacientes.

Los autores estimaron que si se elimina la obesidad podría prevenirse la mitad de los casos de osteoartritis de rodilla.

El análisis “confirma (…) cuán importantes son el sobrepeso y la obesidad al hablar de la osteoartritis”, señaló el doctor Ian Janssen, de la Queen’s University en Ontario, Canadá, y que no participó de la revisión.

Una de cada 10 personas mayores de 55 años tienen artritis grave de rodilla y muchas más sufren de dolor crónico de rodilla.

La artritis ocurre cuando el cartílago alrededor de las articulaciones comienzan a romperse, lo que causa inflamación, dolor y rigidez. Se trata con antiinflamatorios, pero muchos pacientes siguen teniendo los síntomas.

El equipo de Zhang revisó 47 estudios que habían comparado la posibilidad de desarrollar osteoartritis de rodilla en 450 000 personas con peso normal, sobrepeso y obesidad.

Al combinarlos, los autores hallaron que las personas con sobrepeso tenían el doble de posibilidades de desarrollar osteoartritis de rodilla que las personas con peso normal. En los obesos, el riesgo era cuatro veces más alto, publica  Arthritis Care & Research

La revisión no prueba definitivamente que el sobrepeso o la obesidad causen artritis, pero sí que ambos están asociados. En las personas con mucho sobrepeso, “la carga en las rodillas es enorme”, dijo el doctor David Felson, experto en osteoartritis de la Boston University.

Felson, que no participó del estudio, explicó que, con el tiempo, el sobrepeso hace que las rodillas empiecen a separarse.

Además, el peso extra aumenta la posibilidad de desarrollar artritis en la cadera, pero la rodilla “es la articulación en la que la osteoartritis causa más problemas y es la que más afecta la obesidad”.

El equipo estimó que si se eliminara la obesidad, podrían prevenirse un cuarto de los casos de osteoartritis de rodilla.

Eso varía según la tasa de obesidad de cada país. Como mínimo, podría prevenirse el 8% de los casos en China, principalmente porque muy pocos chinos son obesos. En Estados Unidos, en cambio, podrían reducirse a la mitad los casos de artritis.

Pero la esperanza de eliminar la obesidad “no es una estrategia muy razonable”, dijo Felson, ni es una solución práctica de la osteoartritis.

En cambio, Janssen señaló que contar con esta información haría que más personas reconozcan la importancia de mantener un peso saludable y que los países fijen objetivos alcanzables para reducir la obesidad.
Nueva York, abril 21/2011 (Reuters Health)

 | Lic. Heidy Ramírez Vázquez | 1:05 AM |

19 mayo 2011

Millones de personas mueren por causas asociadas a la obesidad

Filed under: noticias — mednat @ 23:45

Más de dos y medio millones de personas mueren cada año en el mundo como consecuencia del sobrepeso o la obesidad, mientras aumenta la carga de diabetes mellitus, cardiopatías isquémicas y tipos de cáncer por ese concepto.

Así lo destaca la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un reporte difundido que resalta además la alta cifra de niños menores de cinco años que padecen exceso de peso (estimado en 43 millones en el 2010).

La obesidad infantil se asocia en la niñez a dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión arterial, resistencia a la insulina y efectos psicológicos, a la muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

El sobrepeso y la obesidad eran considerados un problema propio de los países de ingresos altos, pero actualmente se observa en Estados de bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos.

Un aumento en el consumo de alimentos hipercalóricos ricos en grasa, sal, azúcar, pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, el descenso en la actividad física, son las principales causas de los altos índices de obesidad en el mundo.

A menudo ello se corresponde con los cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y la falta de políticas de apoyo en sectores como: la salud, agricultura, transporte, planeamiento urbano, medio ambiente, procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y educación, señala la OMS.

El organismo sanitario internacional estableció el plan de acción 2008-2013 de la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, para ayudar a los millones de personas afectadas por estas enfermedades.

El plan de acción se basa en el Convenio Marco para el Control del Tabaco y la Estrategia Mundial de la OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud, y proporciona una hoja de ruta para establecer y fortalecer iniciativas de vigilancia, prevención y tratamiento de afecciones no transmisibles.
Ginebra, marzo 31/2011 (PL)

18 abril 2011

Alertan sobre condiciones favorables a obesidad entre bebés

Filed under: noticias — mednat @ 18:28

Los bebés alimentados con sólidos antes de los cuatro o seis meses y cuyas madres no los amamantan tienen un riesgo elevado de sufrir obesidad, alertó un estudio auspiciado por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).
Los resultados de la investigación, que se publicarán en marzo en la revista Pediatrics de la AAP, indican que entre los lactantes alimentados con fórmula, el consumo de alimentos sólidos antes de los cuatro meses de edad está relacionado con un mayor riesgo de sobrepeso.
El estudio Tiempo de alimentos sólidos y el riesgo de obesidad en niños en edad preescolar, coordinado por Susann Y. Huh, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, se realizó entre 847 niños de tres años. De estos, 568 de los bebés, es decir 67%, fueron amamantados, y 279, lo que representa 32%, consumieron fórmula láctea.
A la edad de tres años, el 9%, 75 niños, eran obesos. Los investigadores encontraron que este aumento del riesgo no se explica por el crecimiento inicial rápido, sino por el tipo de leche ingerida y la edad en que empezaron a consumir alimentos sólidos.
Entre los niños que fueron amamantados durante al menos cuatro meses, el momento de la introducción de alimentos sólidos no afectó las probabilidades de ser obesos a los tres años.
Pero entre los niños que nunca fueron amamantados o que dejaron de amamantar antes de los cuatro meses, la ingestión de comida sólida estuvo relacionada con un aumento de seis veces en las probabilidades de obesidad a la edad de tres años.
La AAP recomienda principalmente sujetarse al tiempo adecuado de introducción de sólidos en la alimentación de los bebés para reducir un factor de riesgo de sobrepeso.
Chicago, febrero 7/2011 (Notimex)

22 marzo 2011

Recomiendan más horas de sueño para prevenir la obesidad infantil

Filed under: noticias — mednat @ 14:42

Los padres de familia que dejan dormir más tiempo a sus hijos los fines de semana estarían ayudándolos a prevenir el sobrepeso, dijo un estudio auspiciado por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).El estudio “La duración y regularidad del sueño, el peso corporal y la homeostasis metabólica en niños en edad escolar”, concluye que “el sueño adicional tiende a mitigar los efectos adversos del sueño irregular que tienen los menores de lunes a viernes”.
El grupo de investigadores de la Universidad de Chicago, de Illinois y de Louisville en Kentucky, coordinados por Karen Spruyt, examinó los efectos de los períodos de sueño en el índice de masa corporal (IMC) y la regulación metabólica de los niños. Los resultados del estudio serán publicados en la revista Pediatrics.
Se examinaron los patrones de sueño y el IMC de 308 niños, de 4 a 10 años durante una semana, así como el ayuno, los niveles plasmáticos de glucosa en la mañana, de  insulina, de lípidos y de proteínas, entre otros, de manera independiente al peso. Los niños registraron un promedio de ocho horas de sueño por noche, significativamente menor que las recomendaciones actuales y se observó una tendencia no lineal entre el sueño y el peso.
La presencia de gran variación en la duración del sueño  o de la corta duración, era más probable que estuviera asociado con la insulina modificada, las lipoproteínas de baja densidad y alta sensibilidad de los niveles de proteína C reactiva en plasma. Los niños cuyos patrones de sueño se encontraban en el extremo inferior de la duración, sobre todo en la presencia de los horarios de sueño irregular, mostraron el mayor riesgo para la salud.
Aunque los obesos no tuvieron diferencias radicales en sus horarios de sueño por día escolar, la duración del mismo fue menor y más irregular los fines de semana en comparación con los días lectivos. Además, esos niños eran menos propensos a recuperar el sueño los sábados y domingos. La combinación de menos horas de sueño y los patrones más variables se asoció con resultados adversos en las funciones metabólicas.
Los autores concluyen que las campañas de promoción de la salud dirigidas a las familias deben incluir la recomendación de “más horas de sueño regulares”, lo que puede favorecer la disminución de las tasas de obesidad. De igual forma, un mayor tiempo de sueño ayuda a mejorar la función metabólica de los niños, lo que les permite mantener un peso corporal estable.
Chicago, enero 24/2011 (Notimex)

Recomiendan la lactancia materna a supervivientes al cáncer

Filed under: noticias — mednat @ 13:37

Expertos estadounidenses indicaron que la lactancia materna debe promoverse entre las mujeres supervivientes a un cáncer ya que mejora algunos trastornos como la obesidad o fragilidad ósea resultante de la enfermedad.En un estudio divulgado en la Journal of Cancer Survivorship, especialistas del Hospital Infantil de Investigación St Jude en Memphis, Estados Unidos,  señalaron que esa recomendación debe hacerse de manera rutinaria, al igual que el hecho de llevar una vida sana con una dieta balanceada.
La investigación destaca que el cáncer se presenta cada vez más en personas jóvenes y en niños, y que la tasa de  supervivencia en la dolencia es cada vez mayor, aunque se presentan efectos adversos tardíos, incluidos problemas de crecimiento, dificultades con el embarazo, entre otros, como consecuencia de los tratamientos.
Sin embargo, las mujeres en particular padecen con mayor frecuencia de déficit de densidad mineral ósea, síndrome metabólico (que puede conducir a obesidad, diabetes mellitus y enfermedad cardiovascular) y tienen mayor riesgo de desarrollar otros tipos de tumores, como el de mama. Pero la lactancia materna puede disminuir algunos de esos efectos adversos, ya que existen evidencias de que luego de amamantar, las féminas aumentan su densidad ósea, de ahí la sugerencia.
Investigaciones destacan que en Estados Unidos uno de cada 640 jóvenes sobrevivirá a una neoplasia infantil, y el 80% de quienes sufren la enfermedad llegaría a la vejez.
Washington, enero 24/2011 (PL)

Recomienda la OMS controlar la publicidad de alimentos dirigida a los niños

Filed under: noticias — mednat @ 13:20

Más de 42 millones de menores de cinco años son obesos o sufren de sobrepeso y la tendencia mundial va en aumento, debido, en gran parte, al bombardeo de publicidad de productos malsanos dirigida a niños, algo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a tomar cartas en el asunto. “La dieta malsana es un factor de riesgo clave en las enfermedades no transmisibles que puede modificarse, pero actualmente, a nivel mundial, la mayoría de los mercados ofrecen una amplia variedad de alimentos y bebidas ricos en grasas, azúcar o sal”, advierte la OMS en un conjunto de recomendaciones destinado a orientar a los estados miembros en sus políticas sobre los mensajes publicitarios de alimentos dirigidos a los niños.
“La obesidad infantil se está incrementando, y lo peor es que 35 millones de los 42 millones de niños obesos viven en países en desarrollo”, señaló el doctor Tim Amstrong, coordinador de la OMS en materia de prevención.
Amstrong destacó que en el creciente contexto de globalización, los niños de todo el mundo están sometidos a publicidad y otras formas de mercadotecnia de alimentos y bebidas ricos en grasas, azúcar o sal, incluso con técnicas que consiguen llegar a los menores en escuelas y guarderías. El experto recordó que un niño obeso será un adulto enfermo con males no transmisibles como los cardiovasculares, el cáncer, diabetes o enfermedades respiratorias crónicas, que causan el 60% de las muertes a nivel mundial.
Las recomendaciones publicadas hoy fueron elaboradas con las aportaciones de los estados miembros y de otras partes interesadas -entre ellas importantes industrias alimentarias- durante la última Asamblea Mundial de la Salud celebrada en mayo del 2010.
Entre las empresas que participaron en los debates, Amstrong citó a grandes transnacionales como Coca Cola, Kellogs, McDonalds, Nestlé, Pepsico o Kraft, aunque no especificó sus posiciones.
Los países constataron que la publicidad de productos con grasas saturadas, ácidos grasos tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a niños es común en todo el mundo. Y diferentes estudios han demostrado que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimentarias, las solicitudes de compra y las pautas de consumo de los niños.
Ningún país es ajeno a esta tendencia, y así, como destacó hoy el director general de Salud de Noruega, Bjorn-Inge Larsen, la obesidad infantil en su país se ha doblado en los últimos diez años. “Está comprobado que el marketing aumenta el consumo de tabaco y de alcohol, por lo que tenemos razones para pensar que lo mismo ocurre con este tipo de alimentos malsanos, por ello la política de Noruega quiere ir en la dirección de reducir esa publicidad”, señaló.
La globalización y el impacto de las nuevas técnicas y métodos publicitarios -como valerse de famosos, mascotas o actividades filantrópicas- no deja a salvo ni a países pequeños y perdidos en mitad del Pacífico, como Samoa.
“La población autóctona de Samoa era alta y fuerte, y ahora es gorda y obesa. Tenemos un creciente problema de obesidad infantil y las enfermedades no transmisibles son la principal causa de mortalidad”, constató la secretaria de Salud de Samoa, Toelupe Palantina.
“Aunque en el 2008 pudimos aprobar leyes para el control del tabaco, en el caso de estos alimentos y bebidas malsanas sufrimos una fuerte presión de las multinacionales, así como de la industria local”, agregó.
Las recomendaciones de la OMS son de carácter general, con el objetivo de que las políticas nacionales reduzcan el impacto de la promoción de estos alimentos. Ello puede hacerse a través de la reducción a la exposición de los niños, bien sea de forma integral restringiendo toda promoción de productos ricos en grasas, azúcares o sal, o legislando, por ejemplo, sobre canales u horarios televisivos en este sentido.
También recomienda la OMS que los entornos donde se reúnan niños, como colegios, lugares de juego, u otros, estén libres de toda forma de promoción de estos productos nocivos.
Ginebra, enero 21/2011 (EFE)

10 septiembre 2010

Un suplemento dietético podría ayudar a tratar la diabetes y la obesidad

Filed under: noticias — mednat @ 8:07

Septiembre, 2010

 

El aceite de pescado podría ser útil para tratar la inflamación en la obesidad y la diabetes.
Investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego, Estados Unidos, han identificado el mecanismo molecular que convierte a los ácidos grasos omega-3 en eficaces para reducir la inflamación crónica y la resistencia a la insulina. El descubrimiento, publicado en la revista Cell, podría conducir al desarrollo de un remedio dietético simple para los pacientes de diabetes y otros trastornos.
La obesidad y la diabetes están estrechamente correlacionadas. Los investigadores hallaron un receptor clave en los macrófagos, de forma abundante en la grasa corporal obesa. Así, los científicos aseguran que los ácidos grasos omega-3 activan este receptor de macrófagos, lo que da lugar a amplios efectos anti-inflamatorios y a una mejor sensibilidad sistémica a la insulina.
Los investigadores examinaron los receptores celulares que se sabe que responden a los ácidos grasos. Se centraron finalmente en el receptor GPR120, de una familia de moléculas de señalización que participan en numerosas funciones celulares. El receptor GPR120 se encuentra sólo en los macrófagos pro-inflamatorios en las células grasas maduras.
Cuando el receptor se desactiva, el macrófago produce efectos inflamatorios. Pero expuesto a los ácidos grasos omega-3, en concreto el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), el receptor GPR120 se activa y genera un efecto anti-inflamatorio fuerte.
Según explica Jerrold Olefsky, uno de los autores del estudio, “es un efecto increíblemente potente, los ácidos grasos omega-3 activan el receptor, eliminando la respuesta inflamatoria”.

Experimentación en ratones
Los científicos realizaron su investigación utilizando cultivos celulares y ratones, algunos de ellos modificados genéticamente para carecer del receptor GPR120. Todos los ratones fueron alimentados con una dieta alta en grasas con o sin suplementos de ácidos grasos omega 3. El tratamiento de suplementación inhibió la inflamación y mejoró la sensibilidad a la insulina en los ratones obesos ordinarios, pero sin efecto en los ratones con GPR120 desactivado. Un agonista químico de los ácidos grasos omega-3 produjo resultados similares.
“El receptor evolucionó para responder a un producto natural, ácidos grasos omega-3, por lo que el proceso inflamatorio puede controlarse. Nuestro trabajo muestra cómo los aceites de pescado producen este efecto de forma segura y sugiere una posible vía para tratar los problemas serios de inflamación en obesidad y en condiciones como la diabetes, el cáncer y la enfermedad cardiovascular a través de una suplementación dietética simple”, añade Olefsky.
Sin embargo, los investigadores indican que será necesaria más investigación, ya que sigue sin estar claro la cantidad de aceite de pescado que constituye una dosis segura y efectiva, además, su consumo elevado se ha vinculado a un mayor riesgo de hemorragia e ictus en algunas personas.
Sobre si los aceites de pescado podrían no ser prácticos como agentes terapéuticos, Olefsky señala que la identificación del receptor GPR120 significa que los investigadores pueden dirigir su investigación al desarrollo de un fármaco alternativo que imite las acciones de DHA y EPA y proporcione los mismos efectos anti-inflamatorios.

 

Fuente: JANO.es y agencias
            Cell, Volume 142, Issue 5, 687-698

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art