Medicina Natural

19 mayo 2011

Millones de personas mueren por causas asociadas a la obesidad

Filed under: noticias — mednat @ 23:45

Más de dos y medio millones de personas mueren cada año en el mundo como consecuencia del sobrepeso o la obesidad, mientras aumenta la carga de diabetes mellitus, cardiopatías isquémicas y tipos de cáncer por ese concepto.

Así lo destaca la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un reporte difundido que resalta además la alta cifra de niños menores de cinco años que padecen exceso de peso (estimado en 43 millones en el 2010).

La obesidad infantil se asocia en la niñez a dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión arterial, resistencia a la insulina y efectos psicológicos, a la muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

El sobrepeso y la obesidad eran considerados un problema propio de los países de ingresos altos, pero actualmente se observa en Estados de bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos.

Un aumento en el consumo de alimentos hipercalóricos ricos en grasa, sal, azúcar, pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, el descenso en la actividad física, son las principales causas de los altos índices de obesidad en el mundo.

A menudo ello se corresponde con los cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y la falta de políticas de apoyo en sectores como: la salud, agricultura, transporte, planeamiento urbano, medio ambiente, procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y educación, señala la OMS.

El organismo sanitario internacional estableció el plan de acción 2008-2013 de la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, para ayudar a los millones de personas afectadas por estas enfermedades.

El plan de acción se basa en el Convenio Marco para el Control del Tabaco y la Estrategia Mundial de la OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud, y proporciona una hoja de ruta para establecer y fortalecer iniciativas de vigilancia, prevención y tratamiento de afecciones no transmisibles.
Ginebra, marzo 31/2011 (PL)

6 mayo 2011

La dieta en los primeros tres años de vida podría afectar el coeficiente intelectual

Filed under: noticias — mednat @ 16:53

Una dieta alta en grasas y azúcares durante los primeros años de vida podría afectar al desarrollo del coeficiente intelectual (CI) de los niños.
Así lo ha demostrado un estudio publicado en la Journal of Epidemiology and Community Health, y llevado a cabo por especialistas de la Universidad de Bristol, Reino Unido.
Los autores de la investigación basan sus conclusiones en el estudio ALSPAC (Avon Longitudinal Study of Parents and Children), que se realizó con 14 000 niños nacidos entre 1991 y 1992 y pretendía hacer un seguimiento a largo plazo de la salud y el bienestar de los participantes.
Con este objetivo, los padres completaron cuestionarios detallados sobre el tipo de comida y bebida que sus hijos consumían a los tres, cuatro, siete y ocho años y medio.
Periódicamente, se sometió a los niños a la prueba de inteligencia Wechsler, que reveló que aquellos que consumían una dieta poco sana presentaban un CI menor que los que se alimentaban bien.
Los patrones de alimentación entre los cuatro y los siete años no tuvieron impacto en el nivel de inteligencia de los niños pero sí su tipo de dieta entre los cero y los tres años.
En comparación, los niños que consumían dietas ricas en vitaminas y nutrientes mostraron tendencia a tener un CI más elevado, según los resultados que se publicaron en la versión digital de la Journal of Epidemiology and Community Health.
La investigadora principal Kate Northstone, de la Universidad de Bristol, dijo que una dieta nutritiva podría marcar una significativa diferencia en los registros del CI a lo largo del tiempo. Mientras apuntó que se requerían más estudios para confirmar estos hallazgos, dijo que los padres deben estar conscientes que una alimentación saludable tiene un impacto no solo sobre el peso corporal de los niños.
Los especialistas aclaran que estos estudios sugieren que “los efectos cognitivos relacionados con los hábitos alimentarios en los primeros años de vida podrían persistir aunque se cambiara la dieta”.
Sin embargo, los expertos también aclaran que estos resultados son “modestos” y recomiendan efectuar nuevas investigaciones para conocer mejor el efecto sobre la inteligencia que puede tener el tipo de dieta a una temprana edad.
Londres, febrero 7/2011 (EFE)

Nota: El artículo completo puede consultarse en la sección “Online First” de la edición de la revista del 7 de febrero del 2011, a través de Hinari.

26 abril 2011

El artesunato es eficaz en el tratamiento contra el paludismo grave

Filed under: noticias — mednat @ 17:11

The Cochrane Library publica un artículo de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool en Reino Unido en el que subraya que los nuevos antipalúdicos como el artesunato son más eficaces contra el paludismo grave.

Según señalan, los resultados hacen evidente que el fármaco antipalúdico artesunato, derivado de hierbas utilizadas en la medicina china, es más eficaz para prevenir la mortalidad en pacientes con este tipo de paludismo.

El paludismo grave se produce cuando la enfermedad afecta al funcionamiento de los órganos vitales. Se asocia al paludismo cerebral, que afecta al cerebro y puede conducir a una discapacidad a largo plazo. Más de un millón de personas muere cada año por paludismo grave, la mayoría en el África Subsahariana.

El artesunato fue recomendado como tratamiento preferente para los adultos con paludismo grave por la OMS en el 2006, pero no existían evidencias suficientes en ese momento para recomendar un cambio en el tratamiento estándar de quinina en niños.

Los investigadores actualizaron la revisión de artesunado al añadir un nuevo ensayo multicéntrico en niños africanos publicado en The Lancet en el 2010 a los 8 ensayos ya existentes. La revisión incluye ahora un total de 1664 adultos y 5765 niños, de una variedad de instalaciones de África y Asia.

Según muestran los resultados, el consumo de artesunato reduce el riesgo de mortalidad en un 39% en los adultos y en un 24% en los niños en comparación con la quinina. En adultos, las muertes causadas por el paludismo grave se redujeron de un 241 por 1000 con la quinina a 147 con el artesunato. En niños, las muertes se redujeron de 108 por 1000 con quinina a 83 con artesunato.

“Ahora existe suficiente evidencia para estar seguros de estos resultados en adultos y niños. El artesunato intravenoso se recomienda ahora como el tratamiento de elección para adultos y niños con paludismo grave en todo el mundo”, señala Peter Olumese del Programa de Malaria Global de la Organización Mundial de la Salud.

En el caso de los niños, aquellos que tomaban artesunato mostraban más problemas neurológicos que los que tomaban quinina a los que se proporciona artesunato. Sin embargo, estos problemas se resolvían en el plazo de un mes de tratamiento y los efectos secundarios eran compensados por las mayores tasas de supervivencia.

“El equilibrio de beneficios y daños se encuentra a favor del tratamiento con artesunato”, concluye David Sinclair, director del equipo que ha realizado la revisión de estudios.
marzo 16/2011, JANO

Cochrane Database of Systematic Reviews. Artesunate versus quinine for treating severe malaria. Enero 2011, No. 3. Art. No.: CD005967.

Para los lectores del dominio *sld.cu acceder al artículo a texto completo a través de Hinari. The Lancet. Prereferral rectal artesunate for treatment of severe childhood malaria: a cost-effectiveness analysis.  Volume 376, No. 9756, pág. 1910 – 1915, 4 Diciembre 2010|

6 abril 2011

Vinculan obesidad infantil con malos hábitos de salud

Filed under: noticias — mednat @ 15:49

Los niños obesos ingieren más comidas escolares, ven más televisión y hacen menos ejercicio que otros niños con peso normal, por lo que su sobrepeso tiene que ver con malos hábitos de salud y no con la herencia, señaló un estudio. Según la investigación del Centro Vascular de la Universidad de Michigan (UM), cuyos resultados fueron publicados en la revista American Heart Journal, se basó en exámenes médicos de control de 1300 alumnos de sexto grado de educación elemental en el estado de Michigan.
El análisis demostró que los niños obesos son más propensos a consumir el almuerzo que se ofrece en la escuela en lugar de llevar el propio de casa, que pasan dos horas por día entretenidos con la televisión o con juegos de video.
De acuerdo con el estudio, el 58% de los niños obesos vio televisión durante dos horas el día anterior, comparado con el 41% de los niños no obesos. Se comprobó que el 45% de los estudiantes obesos siempre come el almuerzo escolar y que solo el 34% de los estudiantes no obesos lo hace. Además,  que los niños no obesos que hacen ejercicio regularmente toman clases de educación física o son miembros de un equipo deportivo.
“En los casos de niños con exceso de peso se puede considerar el aspecto genético, pero el aumento de la actividad física, reducción del tiempo frente a una pantalla y una mejoría en el valor nutritivo de la dieta escolar revertiría la tendencia de obesidad”, dijo Kim A Eagle, director del Centro Cardiovascular de la UM y autor principal del estudio.
Los niños involucrados en la investigación participaban en el “Proyecto Escuelas Saludables”, un programa escolar apoyado por las comunidades y el Sistema de Salud de la UM que enseña a los alumnos estilos de vida saludables.
Los investigadores concluyeron que el estilo de vida está más vinculado con la obesidad infantil que la herencia genética, debido a que los patrones de alimentación y de ejercicio de los niños obesos resultaron tan diferentes de los de sus pares con peso normal.
El presidente Barack Obama promulgó recientemente la Ley de Niños Saludables y Libres del Hambre, de 2010, para la creación de menús escolares más saludables para los 31 millones de niños en Estados Unidos que comen en los programas de almuerzo escolar.
La ley tiene el propósito de mejorar la nutrición reduciendo el contenido de sal, grasas y azúcar en las comidas escolares, y disminuir la obesidad infantil que se ha triplicado en Estados Unidos en los últimos treinta años. La prevalencia de la obesidad entre los niños de Estados Unidos de 6 a 11 años subió del 6,5% en 1980 al 19,6% en el 2008.
Chicago, enero 31/2011 (Notimex)

NOTA: El artículo está disponible para los lectores del dominio *sld.cu copiando el número doi en la portada de la revista, accesible a través de Hinari.

22 marzo 2011

Recomiendan más horas de sueño para prevenir la obesidad infantil

Filed under: noticias — mednat @ 14:42

Los padres de familia que dejan dormir más tiempo a sus hijos los fines de semana estarían ayudándolos a prevenir el sobrepeso, dijo un estudio auspiciado por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).El estudio “La duración y regularidad del sueño, el peso corporal y la homeostasis metabólica en niños en edad escolar”, concluye que “el sueño adicional tiende a mitigar los efectos adversos del sueño irregular que tienen los menores de lunes a viernes”.
El grupo de investigadores de la Universidad de Chicago, de Illinois y de Louisville en Kentucky, coordinados por Karen Spruyt, examinó los efectos de los períodos de sueño en el índice de masa corporal (IMC) y la regulación metabólica de los niños. Los resultados del estudio serán publicados en la revista Pediatrics.
Se examinaron los patrones de sueño y el IMC de 308 niños, de 4 a 10 años durante una semana, así como el ayuno, los niveles plasmáticos de glucosa en la mañana, de  insulina, de lípidos y de proteínas, entre otros, de manera independiente al peso. Los niños registraron un promedio de ocho horas de sueño por noche, significativamente menor que las recomendaciones actuales y se observó una tendencia no lineal entre el sueño y el peso.
La presencia de gran variación en la duración del sueño  o de la corta duración, era más probable que estuviera asociado con la insulina modificada, las lipoproteínas de baja densidad y alta sensibilidad de los niveles de proteína C reactiva en plasma. Los niños cuyos patrones de sueño se encontraban en el extremo inferior de la duración, sobre todo en la presencia de los horarios de sueño irregular, mostraron el mayor riesgo para la salud.
Aunque los obesos no tuvieron diferencias radicales en sus horarios de sueño por día escolar, la duración del mismo fue menor y más irregular los fines de semana en comparación con los días lectivos. Además, esos niños eran menos propensos a recuperar el sueño los sábados y domingos. La combinación de menos horas de sueño y los patrones más variables se asoció con resultados adversos en las funciones metabólicas.
Los autores concluyen que las campañas de promoción de la salud dirigidas a las familias deben incluir la recomendación de “más horas de sueño regulares”, lo que puede favorecer la disminución de las tasas de obesidad. De igual forma, un mayor tiempo de sueño ayuda a mejorar la función metabólica de los niños, lo que les permite mantener un peso corporal estable.
Chicago, enero 24/2011 (Notimex)

Recomienda la OMS controlar la publicidad de alimentos dirigida a los niños

Filed under: noticias — mednat @ 13:20

Más de 42 millones de menores de cinco años son obesos o sufren de sobrepeso y la tendencia mundial va en aumento, debido, en gran parte, al bombardeo de publicidad de productos malsanos dirigida a niños, algo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a tomar cartas en el asunto. “La dieta malsana es un factor de riesgo clave en las enfermedades no transmisibles que puede modificarse, pero actualmente, a nivel mundial, la mayoría de los mercados ofrecen una amplia variedad de alimentos y bebidas ricos en grasas, azúcar o sal”, advierte la OMS en un conjunto de recomendaciones destinado a orientar a los estados miembros en sus políticas sobre los mensajes publicitarios de alimentos dirigidos a los niños.
“La obesidad infantil se está incrementando, y lo peor es que 35 millones de los 42 millones de niños obesos viven en países en desarrollo”, señaló el doctor Tim Amstrong, coordinador de la OMS en materia de prevención.
Amstrong destacó que en el creciente contexto de globalización, los niños de todo el mundo están sometidos a publicidad y otras formas de mercadotecnia de alimentos y bebidas ricos en grasas, azúcar o sal, incluso con técnicas que consiguen llegar a los menores en escuelas y guarderías. El experto recordó que un niño obeso será un adulto enfermo con males no transmisibles como los cardiovasculares, el cáncer, diabetes o enfermedades respiratorias crónicas, que causan el 60% de las muertes a nivel mundial.
Las recomendaciones publicadas hoy fueron elaboradas con las aportaciones de los estados miembros y de otras partes interesadas -entre ellas importantes industrias alimentarias- durante la última Asamblea Mundial de la Salud celebrada en mayo del 2010.
Entre las empresas que participaron en los debates, Amstrong citó a grandes transnacionales como Coca Cola, Kellogs, McDonalds, Nestlé, Pepsico o Kraft, aunque no especificó sus posiciones.
Los países constataron que la publicidad de productos con grasas saturadas, ácidos grasos tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a niños es común en todo el mundo. Y diferentes estudios han demostrado que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimentarias, las solicitudes de compra y las pautas de consumo de los niños.
Ningún país es ajeno a esta tendencia, y así, como destacó hoy el director general de Salud de Noruega, Bjorn-Inge Larsen, la obesidad infantil en su país se ha doblado en los últimos diez años. “Está comprobado que el marketing aumenta el consumo de tabaco y de alcohol, por lo que tenemos razones para pensar que lo mismo ocurre con este tipo de alimentos malsanos, por ello la política de Noruega quiere ir en la dirección de reducir esa publicidad”, señaló.
La globalización y el impacto de las nuevas técnicas y métodos publicitarios -como valerse de famosos, mascotas o actividades filantrópicas- no deja a salvo ni a países pequeños y perdidos en mitad del Pacífico, como Samoa.
“La población autóctona de Samoa era alta y fuerte, y ahora es gorda y obesa. Tenemos un creciente problema de obesidad infantil y las enfermedades no transmisibles son la principal causa de mortalidad”, constató la secretaria de Salud de Samoa, Toelupe Palantina.
“Aunque en el 2008 pudimos aprobar leyes para el control del tabaco, en el caso de estos alimentos y bebidas malsanas sufrimos una fuerte presión de las multinacionales, así como de la industria local”, agregó.
Las recomendaciones de la OMS son de carácter general, con el objetivo de que las políticas nacionales reduzcan el impacto de la promoción de estos alimentos. Ello puede hacerse a través de la reducción a la exposición de los niños, bien sea de forma integral restringiendo toda promoción de productos ricos en grasas, azúcares o sal, o legislando, por ejemplo, sobre canales u horarios televisivos en este sentido.
También recomienda la OMS que los entornos donde se reúnan niños, como colegios, lugares de juego, u otros, estén libres de toda forma de promoción de estos productos nocivos.
Ginebra, enero 21/2011 (EFE)

1 diciembre 2010

Los niños que consumen frutas y verduras podrían reducir su riesgo cardíaco

Filed under: noticias — mednat @ 21:38

Noviembre, 2010

 
Un estudio reciente sugiere que los niños que tienen una alimentación rica en frutas y verduras podrían ser capaces de mantener la aterosclerosis, precursora de la enfermedad cardíaca, a raya en la edad adulta.

Y otro estudio halla que los niños, incluso desde los nueve años, podrían tener ya problemas de salud como hipertensión, lo que los pone en riesgo de enfermedades cardiacas en la edad adulta.

Ambos informes, realizados por investigadores de Finlandia, aparecen en la edición en línea del 29 de noviembre de Circulation.

Al comentar sobre el primer estudio, el Dr. David L. Katz, director del Centro de Investigación Preventiva de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale, que no participó en el estudio, señaló que esto lleva el conocimiento sobre la salud de la dieta y el corazón un paso más allá.

“Ciertamente, antes de este estudio, sabíamos que el consumo de frutas y verduras era bueno para nuestra salud en general y para la salud cardiovascular en particular”, señaló.

Para el primer estudio, investigadores dirigidos por el Dr. Mika Kahonen, médico jefe del Departamento de Fisiología Clínica del Hospital Universitario de Tampere (Finlandia), analizaron los factores de estilo de vida y midieron el pulso de 1,622 personas que participaron en el estudio sobre riesgo cardiovascular en jóvenes finlandeses. La edad de los participantes oscilaba entre los 3 y los 18 años al inicio del estudio. Se les dio seguimiento durante 27 años.

Los investigadores también evaluaron “la velocidad de la onda de pulso”, una medida de la rigidez arterial. Los investigadores encontraron que los jóvenes que comían menos frutas y verduras tenían una velocidad de onda de pulso más alta, lo que quiere decir que tenían arterias más rígidas. Pero los que comían más verduras y frutas tenían una onda de pulso 6 por ciento más baja que las personas que comían menos frutas y verduras.
Además del bajo consumo de frutas y verduras, otros factores del estilo de vida como la falta de actividad física y el tabaquismo en la infancia se relacionaron con una onda de pulso más fuerte en la edad adulta, señalaron los investigadores.
“Estos hallazgos sugieren que un patrón de por vida de bajo consumo de frutas y verduras se relaciona con rigidez arterial en la edad adulta”, apuntó Kahonen en un comunicado de prensa de la American Heart Association, que publica Circulation. “Los padres y los pediatras tienen otra razón más para animar a los niños a consumir más frutas y verduras”.

“Aunque nunca es demasiado tarde para empezar una dieta saludable con el fin de prevenir las enfermedades cardiacas, también es cierto que nunca es demasiado pronto para hacerlo”, señaló Katz. “Parece ser que la mejor forma de tener vasos sanguíneos sanos en la edad adulta es alimentar bien a los niños”.

En el segundo estudio, investigadores finlandeses descubrieron que los niños, incluso desde los nueves años, que tenían la mayoría de los factores de riesgo para enfermedades cardiacas, como hipercolesterolemia, hipertensión y un índice de masa corporal alto, enfrentaban un mayor riesgo de engrosamiento de las paredes de las arterias carótidas en la edad adulta, una señal temprana de enfermedad cardiaca.
“Los factores de riesgo cardiovascular medidos a los nueve años o después predicen los cambios vasculares en los adultos”, señaló el Dr.l Dr. Markus Juonala, investigador principal y profesor adjunto del Hospital Universitario de Turku (Finlandia).

“De los factores de riesgo individuales, la obesidad infantil era la que más se relacionaba con los cambios vasculares en los diferentes grupos de edad”, destacó.

La prevención de la aterosclerosis debería comenzar en la infancia, apuntó Juonala, al agregar “Deberíamos hacer todos los esfuerzos por mantener a nuestros niños en forma y alejados de la obesidad”.
Para el estudio, el equipo de Juonala recopiló datos sobre 4,380 participantes en cuatro estudios que analizaron los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca en los niños y el grosor de las arterias carótidas en la edad adulta.
Encontraron que niños tan jóvenes como de nueve años de edad que tenían la mayoría de los factores de riesgo para enfermedades cardiaca afrontaban un riesgo 37 por ciento mayor de tener arterias carótidas más gruesas, las arterias que suministran sangre rica en oxígeno a la cabeza y al cuello, en la edad adulta, en comparación con otros niños.
A la edad de 12 años el grupo con más factores de riesgo para las enfermedades cardiacas tenía un riesgo 48 por ciento mayor de tener arterias carótidas más gruesas. Ese riesgo aumentaba a 56 por ciento a los 15 años, señalaron los investigadores.

Al comentar sobre el estudio, el Dr. Gregg Fonarow, vocero de la American Heart Association y profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que “la enfermedad vascular aterosclerótica puede comenzar temprano en la infancia y la adolescencia, pero se manifiesta clínicamente más tarde en la vida”

“En la actualidad, existe la importante necesidad, aún por satisfacer, de prevenir y revertir los factores de riesgo cardiovascular en la infancia”, apuntó Fonarow.

FUENTE: HealthDay

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art