Medicina Natural

6 abril 2011

Vinculan obesidad infantil con malos hábitos de salud

Filed under: noticias — mednat @ 15:49

Los niños obesos ingieren más comidas escolares, ven más televisión y hacen menos ejercicio que otros niños con peso normal, por lo que su sobrepeso tiene que ver con malos hábitos de salud y no con la herencia, señaló un estudio. Según la investigación del Centro Vascular de la Universidad de Michigan (UM), cuyos resultados fueron publicados en la revista American Heart Journal, se basó en exámenes médicos de control de 1300 alumnos de sexto grado de educación elemental en el estado de Michigan.
El análisis demostró que los niños obesos son más propensos a consumir el almuerzo que se ofrece en la escuela en lugar de llevar el propio de casa, que pasan dos horas por día entretenidos con la televisión o con juegos de video.
De acuerdo con el estudio, el 58% de los niños obesos vio televisión durante dos horas el día anterior, comparado con el 41% de los niños no obesos. Se comprobó que el 45% de los estudiantes obesos siempre come el almuerzo escolar y que solo el 34% de los estudiantes no obesos lo hace. Además,  que los niños no obesos que hacen ejercicio regularmente toman clases de educación física o son miembros de un equipo deportivo.
“En los casos de niños con exceso de peso se puede considerar el aspecto genético, pero el aumento de la actividad física, reducción del tiempo frente a una pantalla y una mejoría en el valor nutritivo de la dieta escolar revertiría la tendencia de obesidad”, dijo Kim A Eagle, director del Centro Cardiovascular de la UM y autor principal del estudio.
Los niños involucrados en la investigación participaban en el “Proyecto Escuelas Saludables”, un programa escolar apoyado por las comunidades y el Sistema de Salud de la UM que enseña a los alumnos estilos de vida saludables.
Los investigadores concluyeron que el estilo de vida está más vinculado con la obesidad infantil que la herencia genética, debido a que los patrones de alimentación y de ejercicio de los niños obesos resultaron tan diferentes de los de sus pares con peso normal.
El presidente Barack Obama promulgó recientemente la Ley de Niños Saludables y Libres del Hambre, de 2010, para la creación de menús escolares más saludables para los 31 millones de niños en Estados Unidos que comen en los programas de almuerzo escolar.
La ley tiene el propósito de mejorar la nutrición reduciendo el contenido de sal, grasas y azúcar en las comidas escolares, y disminuir la obesidad infantil que se ha triplicado en Estados Unidos en los últimos treinta años. La prevalencia de la obesidad entre los niños de Estados Unidos de 6 a 11 años subió del 6,5% en 1980 al 19,6% en el 2008.
Chicago, enero 31/2011 (Notimex)

NOTA: El artículo está disponible para los lectores del dominio *sld.cu copiando el número doi en la portada de la revista, accesible a través de Hinari.

3 enero 2011

El ejercicio ayuda a controlar el aumento de peso en el embarazo

Filed under: noticias — mednat @ 23:28
Enero 2011
Practicar deporte de forma moderada mejora el ánimo y la sensibilidad a la insulina, y no tendría efectos adversos durante el embarazo, según expertos.
Hacer ejercicio durante el embarazo ayuda a las mujeres a engordar menos, según una revisión de 12 estudios recientes. Así lo demostró un equipo de Munich, Alemania, que halló que las embarazadas que hacían ejercicio engordaban 0,60 kg menos que el resto. Probablemente, eso no sea una gran incentivo para las mujeres que están pensando en hacer ejercicio durante el embarazo, pero hay otros motivos para hacerlo, sostuvo el Dr. Michael Kramer, de la McGill University, de Montréal, Canadá, que revisó los resultados. El ejercicio mejora el ánimo y la sensibilidad a la insulina, y no tendría efectos adversos durante el embarazo, detalló el Dr. Kramer. Además, ayuda a las mujeres a mantener su aptitud física previa al embarazo.
“Las mujeres que hacían actividad física pueden seguir haciéndola y las que no lo hacían, pueden empezar. Pero no deberían esperar grandes resultados para ellas o sus bebés”, aseguro el experto. Las embarazadas que engordan demasiado tienen riesgo de tener varias enfermedades, incluida la diabetes, la hipertensión y las complicaciones en el trabajo de parto. Un estudio reciente halló también que suelen tener bebés más pesados, que, a la vez, son más propensos a ser adultos obesos y a desarrollar cáncer, alergias y asma.
Por su parte, el equipo de Ina Streuling, de la Ludwig-Maximilians University, Alemania, revisó 12 estudios sobre los efectos de una intervención física con embarazadas. En total, los estudios compararon los resultados obtenidos en más de 1.000 mujeres. Al azar, algunas habían participado en programas de actividad física tres veces por semana, hasta una hora de ejercicios aeróbicos, footing, bicicleta y ejercicios de fuerza muscular, a partir del primer o segundo trimestre.
Todos los estudios no demostraron que el ejercicio estaba asociado con un menor aumento del peso en el embarazo, pero, en general, los datos tuvieron esa tendencia, señaló el Dr. Kramer. Y algunas mujeres adelgazaron más de 0,60 kg, indicó Streuling, en especial las que tenían sobrepeso u obesidad antes de quedar embarazadas. Los resultados aparecen en la revista BJOG.
Streuling explicó que lo importante no es sólo hacer ejercicio, sino también cuánto se come. “Si una persona hace mucho ejercicio, tendrá hambre. Entonces, a menos que reduzca las porciones, no adelgazará”, indicó. Aunque el ejercicio suele ser seguro durante el embarazo, el Dr. Kramer recomendó evitar los deportes extremos, de contacto y el ejercicio intenso, como los maratones.
Fuente: JANO.es ·
BJOG 2010;DOI:10.1111/j.1471-0528.2010.02801.x

21 septiembre 2010

Dieta inadecuada y poca activad física podrían conducir al asma inducido por el metabolismo

Filed under: noticias — mednat @ 2:05

Septiembre, 2010

Una mala alimentación y la falta de ejercicio pueden causar un desequilibrio en el metabolismo que podría incrementar el riesgo de un niño de desarrollar asma, sugiere un nuevo estudio.

Esto es así incluso entre los niños que tienen un peso saludable, un hallazgo que pone en duda la creencia generalizada de que la obesidad es en sí misma un factor de riesgo para el asma, según los autores del estudio.

Los investigadores analizaron los datos de casi 18,000 niños, de 4 a 12 años, que participaron en el Proyecto de detección del riesgo para la arteria coronaria en las comunidades de los Apalaches (CARDIAC, por su sigla en inglés).

El equipo de investigación se centró en un grupo de marcadores de problemas metabólicos tempranos, incluyendo los niveles de triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre) y la presencia de acantosis nigricans, protuberancias de color bronceado o marrón en la piel que a menudo son biomarcadores de la resistencia a la insulina y niveles excesivos de insulina en la sangre.

Tras controlar una serie de factores, los investigadores concluyeron que la prevalencia del asma entre los niños se relacionaba fuertemente con los niveles de triglicéridos y la presencia del trastorno de la piel acantosis nigricans, independientemente del índice de masa corporal.

Los hallazgos del estudio aparecen en una edición avanzada en línea de la próxima edición impresa de la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine.

“Nuestra investigación demostró que las anomalías tempranas en los lípidos y/o el metabolismo de la glucosa pueden estar relacionadas con el desarrollo del asma en la infancia”, señaló en un comunicado de la American Thoracic Society el autor principal, el Dr. Giovanni Piedimonte, profesor y director del departamento de pediatría en la Facultad de medicina de la Universidad de West Virginia (WVU), médico jefe en el Hospital Infantil de la WVU y director del Instituto de Investigación Pediátrica de la WVU.

“Nuestros hallazgos también implican una influencia fuerte y directa de las vías metabólicas en los mecanismos inmunitarios, tanto innato como adaptativo, que participan en el [desarrollo paso a paso la enfermedad] del asma en los niños”, agregó.

 

FUENTE: American Thoracic Society, Sept. 2010
HealthDay

24 julio 2010

El ejercicio mejoraría el control del asma

Filed under: noticias — mednat @ 8:49

Los adultos asmáticos que no logran controlar completamente la enfermedad con medicamentos podrían beneficiarse con una rutina de ejercicios, de acuerdo a un pequeño estudio.

Si bien la actividad física puede disparar los síntomas en algunas personas, existen pruebas de que los asmáticos que hacen ejercicio tienden a lograr un mejor control del asma que los pacientes sedentarios. Pero hasta ahora se desconocía si eso indicaba que el deporte era positivo para ellos.

El equipo de Shilpa Dogra, de la York University, en Toronto, Canadá, reunió a 36 adultos sedentarios con síntomas asmáticos parcialmente controlados. Casi todos usaban medicamentos y, en muchos casos, fármacos para prevenir las crisis asmáticas.

Dieciocho participantes hicieron entrenamiento físico supervisado durante tres meses, incluyendo ejercicio aeróbico como trote, caminata en cinta o pedaleo en una bicicleta fija tres veces por semana y ejercicios de fuerza una vez por semana.

Luego, ese grupo siguió haciendo gimnasia por su cuenta durante otros tres meses.

El resto de los participantes actuaron como grupo de control sin variar su estilo de vida habitual.

Al finalizar los primeros tres meses, el equipo observó que el grupo que había entrenado rendía mejor en un cuestionario estandarizado para medir el control de los síntomas del asma. Ese cambio hizo que su enfermedad pasara de la categoría “relativamente bien controlada” a “bien controlada”.

La calidad de vida asociada con el asma también mejoró en ese grupo, según un cuestionario que mide, por ejemplo, en qué medida los síntomas afectan las actividades diarias o el bienestar emocional.

El grupo mantuvo ese progreso durante los tres meses que hizo ejercicio en el hogar, mientras que los indicadores en el grupo de control no variaron durante el estudio.

Esta es la primera investigación que demuestra que el ejercicio no sólo mejora el control del asma, sino también de los síntomas, dijo Dogra a Reuters Health.

“El mensaje es que 30 minutos de ejercicio aeróbico a intensidad moderada a intensa tres días por semana ayudan significativamente a controlar el asma”, señaló.

El estudio incluyó un programa supervisado para que los participantes siguieran cierta rutina, que, según Dogra, los adultos asmáticos pueden hacer con moderación y por su cuenta. Aun así, recomendó que los asmáticos sedentarios hablen con sus médicos antes de comenzar la actividad.

El equipo halló pocas pruebas de daño debido al ejercicio. Un participante sufrió un ataque de asma y debió ser hospitalizado, pero eso no ocurrió durante la actividad ni estuvo asociado con la rutina física.

El ejercicio puede provocar síntomas asmáticos en algunos casos y siempre se recomienda que las personas sedentarias con enfermedades crónicas reciban el visto bueno del médico antes de comenzar.

 

Fuente: European Respiratory Journal
              Reuters Health

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art