Medicina Natural

14 diciembre 2011

¿Ampliar la definición de “prediabetes”?

Filed under: noticias — mednat @ 21:23

Tener niveles normales de azúcar en sangre no es una garantía contra la aparición de la diabetes mellitus tipo 2 en algún momento de la vida.

De hecho, un equipo de Italia publica en la revista Diabetes Care que las personas en el límite máximo de lo que se considera el rango normal de glucosa son dos veces más propensas a desarrollar diabetes que aquellas en el límite mínimo.

Pero, ¿eso significa que los médicos deberían tratar distinto a esos pacientes? No, respondió uno de los autores.

“Aquí, la preocupación es que las personas empiecen a tomar medicamentos cuando el nivel de glucosa está por debajo del umbral acordado para la diabetes mellitus”, dijo el doctor Michael LeFevre, médico de familia de la University of Missouri en Columbia.

“Mi recomendación es que la población cuide el peso y haga actividad física sin importar cuáles son sus niveles de azúcar en sangre”, agregó.

La diabetes  mellitus tipo 2 aparece cuando el organismo ya no responde adecuadamente a la insulina, la hormona que transporta el azúcar al interior de las células después de comer.

Cuando el nivel de glucosa en ayunas llega a 126 mg/dL o más, los médicos diagnostican diabetes porque demasiado azúcar en sangre produce daños graves al corazón, los riñones y otros órganos.

Siempre se consideraron seguros los niveles por debajo de 100 mg/dL, mientras que entre 100 y 126 indican un alto riesgo de desarrollar diabetes (prediabetes).

Pero según el nuevo estudio, del equipo del doctor Paolo Brambilla, de la Universidad de Milán Bicocca en Italia, el rango considerado “normal” sería demasiado amplio.

El equipo analizó datos de unos 14 000 hombres y mujeres a los que se les había extraído sangre varias veces en su clínica. Los participantes tenían entre 40 y 69 años, y todos presentaban niveles iniciales normales de glucosa en sangre.

En los siguientes siete a ocho años, el 2% de las mujeres y casi el 3% de los hombres desarrollaron diabetes.

Menos del 1% de aquellos que comenzaron con niveles de glucosa en ayunas entre 51 y 82 mg/dL terminaron con la enfermedad, mientras que más del 3% lo hizo cuando tenían valores iniciales entre 91 y 99 mg/dL.

Tras controlar otros factores que podían influir en el riesgo de desarrollar la enfermedad, los resultados revelaron una diferencia dos veces mayor en el riesgo de desarrollar diabetes mellitus.

Esto coincide con un estudio previo de Oregón y el equipo de Italia asegura que puede ayudar a identificar a los pacientes que necesitan atención médica adicional.

Según la Asociación Estadounidense de Diabetes, más de 25 millones de estadounidenses son diabéticos y 79 millones son prediabéticos.

Pero LeFevre, que integra un panel de expertos en Estados Unidos, expresó su preocupación por el alcance del término “prediabetes”, sobre todo si se quiere bajar aún más el límite del rango de azúcar en sangre.

“No sabemos si existe un umbral mágico” del nivel de glucosa, dijo. “A medida que aumenta el nivel de azúcar en sangre, crecen las complicaciones”, añadió.

Lo mejor es comer saludablemente y hacer mucho ejercicio. Y eso también es aplicable a las personas con bajos niveles de glucosa.
Nueva York, mayo 12/2011 (Intramed)

14 junio 2011

Cambio en el estilo de vida de esquimales canadienses factor de riesgo de desarrollar diabetes mellitus

Filed under: noticias — mednat @ 19:23

Un clima cambiante y un estilo de vida más sedentario quitaron cualquier protección a la diabetes mellitus que los esquimales canadienses pudieron haber tenido alguna vez, según indicó un informe publicado en Canadian Medical Association Journal.

Los investigadores pensaron durante mucho tiempo que los esquimales de Alaska y Groenlandia eran ampliamente inmunes a los riesgos de la obesidad para la salud, dado que los casos de diabetes mellitus eran extraños en estas comunidades.

Pero el artículo de la revista, escrito por investigadores de dos universidades canadienses, reveló que los esquimales del norte de Canadá tenían niveles de diabetes similares al resto de la población del país.

“Las historias de que los esquimales estaban protegidos contra la diabetes mellitus disminuyeron con el tiempo, con la occidentalización y los cambios rápidos en el Ártico, estamos encontrando que ellos corren básicamente el mismo riesgo que la población canadiense en general”, dijo Grace Egeland de la McGill University en Montreal.

El deshielo polar complicó la caza de los esquimales a través de largas distancias. Al mismo tiempo, están estableciéndose cada vez más en comunidades permanentes y llevando a cabo trabajos menos activos, dijo Egeland.

El cambio desde un estilo de vida basado en la caza provocó que muchos esquimales modifiquen su dieta tradicional rica en pescado o caribú hacia una alimentación con más cantidad de comida procesada rica en grasas y azúcares y a un mayor consumo de alcohol, agregó la autora.

Esos cambios en el estilo de vida suman centímetros a la cintura de las personas y aumentan los niveles de los triglicéridos, que son indicadores de diabetes mellitus.

“Los cambios han sido bastante profundos en muchos niveles”, dijo Egeland.

La diabetes mellitus tipo 2, principal forma de la enfermedad, se produce cuando el cuerpo no usa efectivamente o no produce la cantidad suficiente de insulina, la hormona que controla la cantidad de azúcar en la sangre.

Investigadores de la McGill y la University of Toronto emplearon datos de un estudio del 2007/08, sobre casi 2600 esquimales canadienses.

Su trabajo reveló que el 1,9% de los menores de 50 años tenían diabetes, mientras que el 12,2% de las personas de 50 años y más presentaban la condición. Esas tasas son levemente menores, aunque similares, a las registradas en el resto de la población de Canadá.

El artículo informó que el 35% de los esquimales eran obesos, en línea con el resto de la población. El reporte se centró en esquimales canadienses, pero las tasas de diabetes entre los esquimales de Alaska y Groenlandia también están aumentando, dijo Egeland.
Winnipeg, Canadá, mayo 9/2011 (Reuters)

19 mayo 2011

Millones de personas mueren por causas asociadas a la obesidad

Filed under: noticias — mednat @ 23:45

Más de dos y medio millones de personas mueren cada año en el mundo como consecuencia del sobrepeso o la obesidad, mientras aumenta la carga de diabetes mellitus, cardiopatías isquémicas y tipos de cáncer por ese concepto.

Así lo destaca la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un reporte difundido que resalta además la alta cifra de niños menores de cinco años que padecen exceso de peso (estimado en 43 millones en el 2010).

La obesidad infantil se asocia en la niñez a dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión arterial, resistencia a la insulina y efectos psicológicos, a la muerte prematura y discapacidad en la edad adulta.

El sobrepeso y la obesidad eran considerados un problema propio de los países de ingresos altos, pero actualmente se observa en Estados de bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos.

Un aumento en el consumo de alimentos hipercalóricos ricos en grasa, sal, azúcar, pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes, el descenso en la actividad física, son las principales causas de los altos índices de obesidad en el mundo.

A menudo ello se corresponde con los cambios ambientales y sociales asociados al desarrollo y la falta de políticas de apoyo en sectores como: la salud, agricultura, transporte, planeamiento urbano, medio ambiente, procesamiento, distribución y comercialización de alimentos, y educación, señala la OMS.

El organismo sanitario internacional estableció el plan de acción 2008-2013 de la estrategia mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles, para ayudar a los millones de personas afectadas por estas enfermedades.

El plan de acción se basa en el Convenio Marco para el Control del Tabaco y la Estrategia Mundial de la OMS sobre régimen alimentario, actividad física y salud, y proporciona una hoja de ruta para establecer y fortalecer iniciativas de vigilancia, prevención y tratamiento de afecciones no transmisibles.
Ginebra, marzo 31/2011 (PL)

28 agosto 2010

No amamantar a los hijos aumenta el riesgo de las madres de desarrollar diabetes tipo 2

Filed under: noticias — mednat @ 15:26

Agosto 2010

Las madres que no amamantan a sus hijos presentan tasas significativamente más altas de diabetes tipo 2 a lo largo de su vida que las madres que si dieron el pecho, según un estudio de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, cuyos resultados se publican en la edición de septiembre del American Journal of Medicine.

“Hemos visto aumentos dramáticos en la prevalencia de la diabetes tipo 2 en el último siglo”, asegura Eleanor Bimla Schwarz, autora de dicha investigación, que está convencida de que “además de la influencia ya conocida de la dieta y el ejercicio”, la lactancia materna también reduce el riesgo de las mujeres de desarrollar esta enfermedad “al disminuir la grasa del vientre materno”.

El presente estudio incluyó a 2.233 mujeres de entre 40 y 78 años, de quienes el 56% aseguró que habían amamantado a sus bebés durante al menos un mes. El 27% del resto de mujeres, que no amamantaron a sus hijos, desarrollaron diabetes 2, con casi el doble de probabilidades de tener la enfermedad que las mujeres que sí lo hicieron o no tuvieron hijos.

Por el contrario, las madres que amamantaron a todos sus hijos no tenían más probabilidades de desarrollar diabetes que las mujeres que nunca dieron a luz. Además, los investigadores no encontraron diferencias en función de la edad, la raza, la actividad física y el consumo de tabaco o alcohol.

“Nuestro estudio proporciona otra buena razón para alentar a las mujeres a amamantar a sus bebés, al menos durante el primer mes de vida”, reconoce Schwarz, que propone también a los médicos que adviertan del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 si no lo hacen.

Fuente: JANO.es y agencias
            AMJMED, Volume 123

Vegetales de hoja reducen el riesgo de desarrollar diabetes

Filed under: noticias — mednat @ 14:11

Agosto, 2010

Un equipo de investigadores de Gran Bretaña, que revisó seis estudios publicados sobre la relación entre la diabetes y el consumo de frutas y verduras, halló que ingerir una porción más por día de vegetales como espinaca, repollo y brócoli reducía un 14 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en los adultos.

No obstante, los resultados no prueban que los vegetales prevengan la diabetes.

Quienes consumen más vegetales de hoja tendrían una alimentación más saludable, harían más ejercicio o tendrían una mejor posición económica que los que consumen menor cantidad de verduras. Cualquiera de esos factores podría influir en la posibilidad de desarrollar diabetes.

Pero “los datos sugieren que los vegetales de hoja son clave”, dijo Patrice Carter, de la Unidad de Investigación de la Diabetes de la Leicester University.

La revisión, que publicó British Medical Journal, incluyó seis estudios sobre un total de más de 200.000 personas de entre 30 y 74 años en Estados Unidos, China y Finlandia.

“Todas las frutas y las verduras son buenas, pero los datos revelan que los vegetales de hoja son especialmente interesantes”, dijo Carter. Es que contienen antioxidantes, magnesio y ácidos grasos omega 3, que son buenos para la salud.

Cada estudio que revisó el equipo de Carter siguió a un grupo de adultos durante períodos de ente 4,5 y 23 años para registrar la cantidad de porciones de frutas y verduras que ingería cada participante por día y examinar a quién se le había diagnosticado diabetes tipo 2.

No hubo una diferencia significativa en el riesgo de desarrollar la enfermedad según la cantidad de vegetales en general, de frutas en general o de combinaciones de vegetales y frutas. Pero los vegetales de hoja verde se destacaron por sobre el resto: 1,15 porciones por más día redujo un 14 por ciento el riesgo individual de desarrollar diabetes.

La diabetes tipo 2 aparece por la incapacidad del organismo de utilizar la insulina, una hormona que produce el páncreas, para regular el nivel de azúcar en sangre que aportan los alimentos. Cuando la glucosa está descontrolada, puede dañar los ojos, los riñones, los nervios, el corazón y las arterias principales.

A menudo, la diabetes tipo 2 está asociada con una mala alimentación y el sedentarismo; ya está llegando a niveles epidémicos con el aumento de la obesidad.

Se estima que 180 millones de personas en el mundo tienen diabetes. Los costos son enormes en los países ricos y se están transformando en una carga creciente en los países en desarrollo.

Aunque la diabetes no tiene cura, los pacientes pueden minimizarla con más actividad física y sin engordar. Algunos diabéticos necesitan fármacos para controlar el nivel de azúcar en sangre y de insulina, pero otros sólo tienen que controlar la dieta.

El doctor Iain Frame, director de investigación de Diabetes UK, que no participó en el estudio, agregó que dada la poca cantidad de estudios revisados, “es demasiado pronto como para presentar a los vegetales de hoja como una herramienta aislada para reducir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2″.

 

FUENTE: British Medical Journal
        Reuters Health

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art