Medicina Natural

7 julio 2011

Potencialidades del yoga en la práctica clínica

Filed under: Investigaciones — mednat @ 19:17

yoga_grupo11En una reciente revisión se evidencian los efectos positivos de la práctica del hatha yoga en pacientes con padecimientos crónicos tales como hipertensión, diabetes, asma, osteoartritis y enfermedad coronaria. En estudios de grupos de pacientes con linfoma y cáncer mamario se constató una mejoría en la calidad del sueño y la disminución de los niveles de ansiedad, respectivamente.
El hatha yoga comprende un sistema de posturas donde el control de la atención, la respiración y la relajación contribuyen a un mejoramiento gradual en el bienestar general del practicante. La autora del trabajo atribuye el mecnismo de acción del yoga al incremento del tono vagal y la disminución de los niveles de cortisol.

18 enero 2011

Caminar es aconsejable para disminuir sobrepeso y diabetes

Filed under: noticias — mednat @ 16:47

Subir escaleras y caminar son algunas de las más recientes recomendaciones de los endocrinos para mantener el peso ideal y estar alejados de la diabetes mellitus, una enfermedad que aumentará su prevalencia en los próximos años. En un estudio publicado en la British Medical Journal (BMJ), los autores sugieren además que es necesario fomentar el hábito de caminar.
La investigación dio continuidad a un ensayo previo destinado a evaluar la incidencia de la diabetes mellitus en el país con un seguimiento a 592 adultos de mediana edad durante cinco años. Los pacientes se sometieron además a una serie de pruebas para evaluar su estado de salud y hábitos de alimentación y ejercicio. Aquellos que habían aumentado el número de pasos diarios presentaban menor índice de masa corporal, utilizado para estimar el grado de sobrepeso y mejor sensibilidad a la insulina, cifra esta empleada para evaluar el riesgo de desarrollar la enfermedad endocrina.
Una persona sedentaria, capaz de cambiar sus hábitos -entre ellos, caminar los 10 000 pasos diarios aconsejados- logrará mejorar tres veces más, su sensibilidad a la insulina, aconsejan los investigadores. La clave de una buena salud está en la actividad física. El hábito de caminar es beneficioso porque reduce el tejido adiposo, señalan los académicos.
La diabetes mellitus, caracterizada por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, o sea, una  hiperglucemia, es un conjunto de trastornos metabólicos que afecta a diferentes órganos y tejidos.
Entre los principales factores de riesgo de desarrollar la dolencia se encuentran la nutrición excesiva y el sedentarismo. En su prevención, una pérdida de peso reduce hasta en un 60% las posibilidades de desarrollo de la enfermedad.
Londres, enero 18/2011 (PL)

10 septiembre 2010

Un suplemento dietético podría ayudar a tratar la diabetes y la obesidad

Filed under: noticias — mednat @ 8:07

Septiembre, 2010

 

El aceite de pescado podría ser útil para tratar la inflamación en la obesidad y la diabetes.
Investigadores de la Escuela de Medicina de San Diego, Estados Unidos, han identificado el mecanismo molecular que convierte a los ácidos grasos omega-3 en eficaces para reducir la inflamación crónica y la resistencia a la insulina. El descubrimiento, publicado en la revista Cell, podría conducir al desarrollo de un remedio dietético simple para los pacientes de diabetes y otros trastornos.
La obesidad y la diabetes están estrechamente correlacionadas. Los investigadores hallaron un receptor clave en los macrófagos, de forma abundante en la grasa corporal obesa. Así, los científicos aseguran que los ácidos grasos omega-3 activan este receptor de macrófagos, lo que da lugar a amplios efectos anti-inflamatorios y a una mejor sensibilidad sistémica a la insulina.
Los investigadores examinaron los receptores celulares que se sabe que responden a los ácidos grasos. Se centraron finalmente en el receptor GPR120, de una familia de moléculas de señalización que participan en numerosas funciones celulares. El receptor GPR120 se encuentra sólo en los macrófagos pro-inflamatorios en las células grasas maduras.
Cuando el receptor se desactiva, el macrófago produce efectos inflamatorios. Pero expuesto a los ácidos grasos omega-3, en concreto el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido eicosapentaenoico (EPA), el receptor GPR120 se activa y genera un efecto anti-inflamatorio fuerte.
Según explica Jerrold Olefsky, uno de los autores del estudio, “es un efecto increíblemente potente, los ácidos grasos omega-3 activan el receptor, eliminando la respuesta inflamatoria”.

Experimentación en ratones
Los científicos realizaron su investigación utilizando cultivos celulares y ratones, algunos de ellos modificados genéticamente para carecer del receptor GPR120. Todos los ratones fueron alimentados con una dieta alta en grasas con o sin suplementos de ácidos grasos omega 3. El tratamiento de suplementación inhibió la inflamación y mejoró la sensibilidad a la insulina en los ratones obesos ordinarios, pero sin efecto en los ratones con GPR120 desactivado. Un agonista químico de los ácidos grasos omega-3 produjo resultados similares.
“El receptor evolucionó para responder a un producto natural, ácidos grasos omega-3, por lo que el proceso inflamatorio puede controlarse. Nuestro trabajo muestra cómo los aceites de pescado producen este efecto de forma segura y sugiere una posible vía para tratar los problemas serios de inflamación en obesidad y en condiciones como la diabetes, el cáncer y la enfermedad cardiovascular a través de una suplementación dietética simple”, añade Olefsky.
Sin embargo, los investigadores indican que será necesaria más investigación, ya que sigue sin estar claro la cantidad de aceite de pescado que constituye una dosis segura y efectiva, además, su consumo elevado se ha vinculado a un mayor riesgo de hemorragia e ictus en algunas personas.
Sobre si los aceites de pescado podrían no ser prácticos como agentes terapéuticos, Olefsky señala que la identificación del receptor GPR120 significa que los investigadores pueden dirigir su investigación al desarrollo de un fármaco alternativo que imite las acciones de DHA y EPA y proporcione los mismos efectos anti-inflamatorios.

 

Fuente: JANO.es y agencias
            Cell, Volume 142, Issue 5, 687-698

Autor: mednat | Contáctenos
Otro blog más de Art